Está en la página 1de 29

La intervención corporal

Daniel Calmels
Técnica- estrategia- ideología
La técnica no sustituye el conjunto de ideas que
nos orientan a pensar el por qué de signos y
señales que se perciben en la práctica clínica. La
técnica, su ejecución, es el modo de llevar a cabo
una estrategia.
La estrategia es una elección, que materializa en
actos, una ideología, una forma de concebir la
niñez.
Contexto histórico - Orígenes

Represivo: Búsqueda de dominio sobre el otro,


aplicación de un castigo. Estado- Familia-Religión.
Proceso que va de las prácticas que se dirigían al
organismo a las prácticas que afectan al cuerpo.
Contexto histórico - Orígenes

Mágico sanador: Imposición de manos. Toque


curativo. Magnetismo. Bio-energoterapia.
Contexto histórico - Orígenes

Correctivo: de carácter ortopédico, kinesiología,


traumatología.
Correctivo

... “no hubo imagen más popular que la del


moldeamiento físico del niño, al que se consideraba como
cera blanda, yeso o arcilla a la que había que dar
forma.”

Incluso los niños. Apuntes para una estética de la infancia.


Contexto histórico - Orígenes

Normativo: Educación Física tradicional. No se


trata de corregir sino de evitar posibles desvíos.
Poner en común un modelo de posición, postura y
actitud postural.
Normativo
En la educación la intervención corporal se hizo necesaria
cuando se encaro la educación infantil. Las dificultades
que encontraban los niños para reproducir el modelo que
mostraba el maestro o el instructor. Es ante esta dificultad
que el instructor abandona su lugar en el “frente” de la
clase y se acerca al alumno para intervenir con sus propias
manos en la construcción de una postura, de un
movimiento de una actitud. Esta acción del hombre sobre
el hombre se denominaba en griego praxis, a diferencia de
la acción del hombre sobre las cosas que se denominaba
techne.
Contexto histórico - Orígenes

Estimulante: Masajes, deshacer un nudo, bajar


el tono, estimulación propioceptiva.
Contexto histórico - Orígenes

Asistencial: en función de brindar cuidados.


Crianza. Funciones maternales.
Crianza
Durante la crianza la madre pone en actividad la
mayoría de sus sentidos en forma excepcional.
Pone su cuerpo y sus manifestaciones corporales
en la relación.
La madre toca, besa, huele, mira, sonríe, palpa,
escucha, muerde, ríe, friega, canturrea, roza,
susurra, prueba, acaricia, cuenta.
Crianza
El adulto al usar sus sentidos para comunicarse y expresar
sus sentimientos hacia el bebe, habilita estos sentidos en
el propio niño, le otorga jerarquía y validez para ponerse
en funcionamiento en la comunicación humana,
humaniza los sentidos más primarios, dignifica los
medios que el bebe tiene para comunicarse. El adulto le
otorga un sentido al cúmulo de señales que el niño
percibe, y en estos actos de comunicación, trasforma las
señales en signos, o sea los introduce en el campo de la
comunicación humana con su carga cultural y simbólica.
Procedimiento corporal

La técnica empleada en el trabajo con niños


pequeños, es un procedimiento corporal.
Aunque se intervenga solo con el lenguaje
verbal, la operatividad de la intervención
requiere de una puesta del cuerpo en los matices
de la voz.
“Toda técnica es técnica del cuerpo. Simboliza y
amplía la estructura metafísica de nuestra carne”

Maurice Merleau-Ponty.
A mediados del siglo XX el adulto comienza a
jugar con el niño.
Hasta el siglo XVIII el niño era considerado un adulto
en miniatura

Incluso los niños. Apuntes para una estética de la infancia.


Juegos
tradicionales
Los efectos estimulantes de la intervención
corporal del profesional (siempre y cuando
sea adecuada) nos confirma que los juegos
tradicionales pueden se de utilidad en la tarea
educativa y terapéutica, en la medida que la
intervención contemple un sentido
“La linda manito”, juego corporal versificado,
puede funcionar como un paradigma del
proceso de corporización del niño y de la
función corporizante que llevan a cabo los
adultos. A su ves es un modelo propicio para
pensar las intervenciones corporales en la
práctica profesional.
Diálogo tónico-cinético
El adulto al introducir su mano en movimiento va en la
búsqueda de un diálogo cinético. Comparar, aparear la
mano del adulto y la del niño es introducir al cuerpo en
los procesos de comunicación y expresión.
Ofertar al movimiento auto-estimulante un diálogo
tónico-cinético, es convertir lo activo en interactivo.
Descubrir un movimiento sucesivo y ponerlo al borde de
la secuencia es proponerle al niño la ruptura de la
continuidad aglutinante, propia de los movimientos
estereotipados, repetitivos auto-estimulantes.
SUBJETIVIDAD
La construcción y el funcionamiento del cuerpo
tienen una carga de subjetividad. En un niño
pequeño la subjetividad se muestra en su
corporeidad, en esa manera particular que tiene
para tomar del cuerpo de sus criadores, en forma
selectiva, una serie de rasgos que matizará con su
estilo, desarrollando sus manifestaciones
corporales.
Mecanizar o Ritualizar
No podemos dejar a un lado la subjetividad, si
pudiéramos anular la subjetividad no seríamos humanos,
seríamos máquinas. Y siendo máquinas nuestros actos
serían respuestas mecánicas. Entre otras acciones, como
profesionales, no podríamos evitar el hecho de mecanizar
nuestras intervenciones corporales.
Podemos diferenciar entre lo que sería mecanizar o
ritualizar las intervenciones.
Mecanizar o Ritualizar
Si se automatiza la intervención, se lo ubica al
niño en lugar de objeto de la automatización.
Por lo tanto nada de su singularidad va a ser
contemplada.
Por otro lado el profesional que se refugia en un
acto repetitivo y esteriotipado, pierde su
condición subjetivante en pos de una
objetivación que enajena su trabajo y por lo
tanto su condición de sujeto.
Mecanizar o Ritualizar
Si bien la automatización de las intervenciones en la
práctica con niños deja al profesional en una condición
de autómata, es necesario una sistematización del
trabajo y una normatización de las intervenciones que
me permitan el acceso al uso de una herramienta de
trabajo.
Es por eso que la sistematización de las intervenciones
nos van a permitir operar profesionalmente en un
campo de cruce de subjetividades.
Características de la intervención
corporal en la clínica con niños

Profesional: Se realiza desde un lugar de


asimetría, y enmarcado dentro de una trabajo
profesional, bajo la responsabilidad de sus
consecuencias.
En este sentido la intervención presentifica la tarea
profesional y a la persona del profesional que la
lleva a cabo.
Características de la intervención
corporal en la clínica con niños

Intencional: No surge de un acto casual, o


accidental. Se realiza con conciencia y voluntad.
Características de la intervención
corporal en la clínica con niños

Hipotética: Responde a una hipótesis, que los


resultados de las intervenciones pueden
confirmar o no.
Características de la intervención
corporal en la clínica con niños

Contextual: Posee un carácter temporal,


responde a una situación particular en un
espacio y tiempo determinado. Por lo tanto va a
tener un sentido en ese contexto y no en otro.
Características de la intervención
corporal en la clínica con niños

Direccional: Tiene una dirección precisa,


busca la aparición de una conducta, una
sensación, un pensamiento. Que sea direccional
no quiere decir que sea directiva, no está
formulada como una orden o un mandato.
Características de la intervención
corporal en la clínica con niños

Aproximativa: Su ejecución carece de certeza,


no cuenta con un blanco preciso. Por más que
tenga dirección, esta no busca puntería. Su
efecto está en la reiteración, por eso raramente
se trata de “La Intervención”, sino de las
intervenciones.
“ El reeducador se aferra a la técnica como a una
máscara y el niño le responde también mediante
una máscara”.
Jean Bergés

También podría gustarte