Está en la página 1de 6

Vigas comunes

Se hace referencia a vigas comunes como a aquellas que se encontrarán en las construcciones ordinarias
como casas o edificaciones menores que no resistirán mayor carga. La metodología se puede resumir en
cuatro sencillos pasos, el encofrado, el doblado y montaje de armaduras, el colocado de hormigón y el
desencofrado.

En este tipo de vigas el encofrado casi siempre es realizado de madera, primero se deberán colocar
puntales a lo largo de la luz que cubrirá la viga, los cuales servirán para sostener el fondo de la viga, se
arma el encofrado lateral y se nivela de modo que toda la viga quede perfectamente alineada, los
encofrados laterales deberán tener refuerzos (arriostres) que eviten una posible rotura o
desplazamientos cuando se vierta el hormigón.

El montaje de armaduras se realiza acorde al diseño específico para la obra, debe tomarse en cuenta
que debe armarse para todo el largo de la viga, teniendo en cuenta la continuidad entre elementos y
especial cuidado en las uniones con columnas. La armadura puede armarse en la superficie y
posteriormente ser elevada hasta su posición final.

La colocación del hormigón o fundición de la viga es una parte importante para la continuidad, una
fundación monolítica asegurara que se cumplan los efectos de continuidad entre tramos. El
desencofrado lateral puede realizarse después de unos dos días de puesto el hormigón mientras que el
inferior después de los 28 días.
Vigas de grandes dimensiones (gran peralte)

Si la viga resistirá mayor carga como por ejemplo en grandes edificios, entonces, tendrá mayores
dimensiones y resulta complicado seguir los mismos procedimientos y especificaciones para vigas
comunes, sin embargo, los principios son los mismos. Bajo este concepto se adoptan medidas
alternativas y más eficientes.

Para empezar el encofrado al recibir mayor cantidad de hormigón deberá ser más resistente por lo que
se opta por usar formaletas metálicas. Para remplazar a los puntales de madera que sostienen el
encofrado inferior se usan pórticos con parales y crucetas metálicas.

Debido a que las dimensiones de los refuerzos serán mucho más grandes que una viga común el
refuerzo deberá ser armado ya sobre la formaleta inferior, además se deberán armar (y fundir) la viga
por tramos.
Para este ejemplo la viga tiene un peralte de 1,60m lo cual dificulta realizar el armado en la superficie
para una posterior elevación. Después de tener el armado se completa el encofrado lateral, para evitar
una posible apertura en estos casos se suele usar una varilla de acero roscada con tuercas en los
extremos (form clamps) que juntan a las dos formaletas laterales (además del uso de puntales
inclinados).

Considerando las dimensiones de la viga será complicado realizar una sola fundición (se necesita mucho
hormigón), por lo que se realiza por partes. Al momento de realizar la fundición del siguiente tramo se
deberá tomar las medidas necesarias para que se asegure la continuidad del elemento. Deberá
asegurarse que el hormigón nuevo se adhiera al hormigón viejo y al refuerzo colocado con anterioridad
para que así el elemento estructural pueda trabajar como uno solo.
Vigas prefabricadas

Las vigas prefabricadas constituyen aquellas que no son realizadas en obra sino en instalaciones fijas
apartadas, se emplean por lo general para ser las soportadoras de losas. Podemos encontrarlas por lo
común en construcciones de puentes donde en ocasiones se construyen en un lugar poco apartado
(como a un costado) de la obra principal para posteriormente ser colocadas con ayuda de maquinaria.

En el mercado se puede encontrar vigas prefabricadas de distintas formas acorde a la tarea que vayan a
cumplir. Por ejemplo, vigas boomerang o piñón de sección T de hormigón armado son utilizados para
construcciones industriales con cubierta colocándose principalmente en pórticos de fachada.

Puede notarse que se cumplen las condiciones de una viga continua, la cual tiene varios apoyos a lo
largo de su luz. Para este caso se aprovechan las condiciones y bondades del prefabricado para realizar
uniones de precisión asegurando los efectos de continuidad. De igual manera podríamos mencionar
como otro ejemplo vigas de sección H utilizadas en tejados.
Así se podría mencionar un sin número de ejemplos y cualidades para las cuales se podrían aprovechar
las vigas continúas prefabricadas, pero se escaparía del alcance de este proyecto. El proceso
constructivo y de puesto en obra para vigas prefabricadas continuas podría resumirse de la siguiente
manera. Una fase principal en la cual se construyen las vigas o bien en instalaciones industriales o en
una área muy cercana a la obra principal, serán producidas acorde a los requerimientos específicos de la
obra por lo general se aprovecha al máximo puntos importantes como lograr un hormigón de calidad
con altas resistencias, un vibrado que garantice un buen comportamiento, un encofrado efectivo, que
por lo general no son de madera sino se utilizan planchas metálicas por ejemplo, las cuales pueden
reutilizarse ya que se producirán varias vigas de las mismas dimensiones. La fase posterior es la de
transporte y colocación (lanzado en puentes). El transporte hasta el lugar de ubicación se realiza
mediante maquinaria pesada como grúas o también puentes de lanzamiento. La colocación jugara un
papel importante en lo que respecta al cumplimiento de continuidad entre vigas y la interacción entre
apoyos. El hecho que los refuerzos de acero recorran el largo de la viga, enlazando las partes
independientemente prefabricadas, hará que se cumpla con la condición de continuidad. Estas
conexiones se realizarán mediante postesado del refuerzo.

Vigas Postensadas

Las vigas postensadas están relacionadas con las prefabricadas en lo que respecta a cumplir la
continuidad al conectar dos vigas. En términos generales, con el fin de no desviarse del tema principal, el
postensado es un método de presfuerzo en el cual calbles de acero se colocan a lo largo de un ducto que
se encuentra en el elemento de concreto y se someten a fuerzas opuestas producidas en las cargas de
trabajo por medio de gatos hidráulicos aumentando así su capacidad de carga. Cuando las vigas son
prefabricadas, dentro del encofrado se coloca una vaina o tubo ya sea de plástico, acero o aluminio que
recorre el interior de la viga siguiendo la franja donde se necesita aplicar el refuerzo postensado.
Luego de que se ha vertido el hormigón y se ha endurecido se pasan los refuerzos de acero a través de
estos tubos que se dejaron en el encofrado y uniendo a cuantas vigas se desee estos cables de acero son
tensados mediante gatos hidráulicos, cuando los cables se han estirado lo suficiente (por asi decirlo) de
acuerdo al diseño, estos se atrapan en esta posición mediante cuñas o sistemas de anclaje que
mantienen la tensión después que se retiren los gatos hidráulicos. Logrando así juntar las vigas
prefabricadas unas con otras generando el efecto de un elemento continuo. Si es que la luz de todas las
vigas juntas es demasiado grande se suelen hacer elementos continuos por partes, es decir, (por
ejemplo) se juntan vigas y se realiza el postensado de dos en dos o de tres en tres.

http://oa.upm.es/4514/1/TESIS_MASTER_JOEL_NOVAS_CABRERA.pdf

http://noesis.uis.edu.co/bitstream/123456789/36463/1/170472.pdf

https://slideplayer.es/slide/3406695/

https://structurae.net/de/fachliteratur/fachartikel/estudio-experimental-de-un-puente-continuo-
prefabricado-de-hormigon-pretensado

http://noesis.uis.edu.co/bitstream/123456789/36463/1/170472.pdf

https://victoryepes.blogs.upv.es/2017/09/04/ejecucion-de-una-losa-postesada-en-edificacion/

https://www.researchgate.net/publication/274784302_El_porvenir_de_los_puentes_con_vigas_prefabr
icadas

También podría gustarte