Está en la página 1de 9

Relaciones internacionales Rusia – Venezuela

Las relaciones bilaterales entre Venezuela y Rusia se remontan al siglo XVIII, siempre sujeta a
cambios por intereses geopolíticos para ambas naciones. Con la llegada de Hugo Chávez a la
presidencia de Venezuela se inicia un nuevo ciclo de relaciones entre ambos países,
estableciendo una sólida alianza en aspectos energéticos, geopolíticos, diplomáticos y de
cooperación militar.

En el marco de la Asamblea General de la ONU en el año 2000 se da el primer encuentro


bilateral entre el presidente Hugo Chávez y el presidente Vladimir Putin. Este fue el inicio de
una sólida relación de cooperación que se vio concretada fundamentalmente en los ejes
militares, energéticos y geopolíticos. Siendo, hasta ahora, la militar la más lucrativa.

Relaciones económicas y comerciales

El mecanismo principal para el desarrollo de la cooperación económico-comercial entre Rusia


y Venezuela es la Comisión Intergubernamental Ruso-Venezolana de Alto Nivel (la CIAN),
creada el 23 de diciembre de 2002. En septiembre de 2007, en Moscú y en noviembre de
2007, en Caracas tuvieron lugar encuentros entre el Vicepresidente del Gobierno de la
Federación de Rusia Alexander Zhukov y el Vicepresidente de la República Bolivariana de
Venezuela Jorge Rodríguez. En junio de 2008 y en agosto de 2009, el Vicepresidente de la
República Bolivariana de Venezuela, Ramón Carrizalez, efectuó visitas de trabajo a nuestro
país. En el transcurso de su última visita fue suscrito el Acuerdo sobre la creación del Banco
Ruso-venezolano.

En septiembre de 2008, la delegación gubernamental rusa encabezada por el Vicepresidente


del Gobierno de la Federación de Rusia Igor Sechin visitó Venezuela. Los días 6-7 de
noviembre de 2008, los días 27-28 de julio de 2009 y el 31 de marzo - el 1 de abril de 2010,
Igor Sechin celebró rondas de negociaciones con la dirección venezolana, y para el 5 de junio
se realizó visita a Caracas donde sostuvo negociaciones con el presidente Hugo Chávez.
Como resultado fue firmada una serie de documentos jurídicos sobre los asuntos de
cooperación ruso-venezolana en las esferas financiero-crediticia y energética.
En diciembre de 2014, el Dmitry Rogozin visitó Venezuela, tomando parte en el encuentro de
los Copresidentes de la CIAN. En mayo de 2015, en Moscú se celebró la XI Sesión de la CIAN.

En diciembre de 2016, en Caracas tuvo lugar la XII Sesión Ordinaria de la CIAN. El Sr. Dmitry
Rogozin sostuvo negociaciones con el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela,
Nicolás Maduro, y con Delcy Rodríguez quien en aquel entonces presidía la Parte Venezolana
de la CIAN. Como resultado de esos encuentros y un análisis detallado realizado sobre todo el
conjunto de relaciones bilaterales las partes determinaron nuevas direcciones de cooperación
de largo alcance (en particular, fue alcanzado el acuerdo de suministros del trigo ruso al
mercado venezolano).

El 1 de septiembre de 2017 el primer suministro de trigo ruso de 30.525 toneladas llegó a


Puerto Cabello (Estado Carabobo).

Del 20 al 24 de noviembre de 2017 se celebró la XIII sesión de la Comisión Intergubernamental


del Alto Nivel Rusia-Venezuela en las ciudades de Moscú y Sochi.

El 13 de abril de 2018 la delegación del Ministerio de Agricultura de Rusia llegó a Venezuela


para participar en negociaciones con los representantes del sector agropecuario de la
República.

Rusia y Venezuela desarrollan de una manera continua la cooperación mutuamente ventajosa


en los ámbitos de energía, industria, comercio, transporte, agricultura, educación y ciencia,
cultura, así como en las esferas técnico-militar y financiera.

El intercambio comercial entre Rusia y Venezuela en 2016 fue cerca de 250 millones de USD.
Rusia exporta a Venezuela maquinaria, equipos, vehículos, producción de la industria química,
madera, mercancía de celulosa y papel. Venezuela exporta a Rusia, ante todo, los productos
alimentarios (ron, frutas, cacao, semillas, pescado y etc.), así como mármol y granito.

En la esfera de energía y combustibles de la colaboración ruso-venezolana desempeñan el


papel principal las empresas "Rosneft" y "Gazprombank", participando, junto con "PDVSA", en
las empresas mixtas dedicadas a la exploración de petróleo. En 2016, las empresas mixtas
con participación rusa registraron un rendimiento de 305 mil bpd, produciendo 9 millones de
toneladas en el transcurso del año (7 % del volumen total de la producción venezolana de
petróleo).

Buques tanques del grupo de compañías ruso PAO "Sovkomflot", durante más de 6 años,
transportan el petróleo venezolano. En 2016, dicha empresa transportó 11 millones de
toneladas de petróleo y sus derivados. La empresa rusa "Inter RAO" suministró a Venezuela
instalaciones energéticas de turbinas a gas.La empresa rusa PAO "KAMAZ" ensambla en el
país autobuses utilizando chasis rusos.

La empresa rusa PAO "Uralcaliy" es el suministrador principal de abonos de potasio al


mercado venezolano. En 2016 la misma suministró a Venezuela 29 mil toneladas de cloruro de
potasio.

Relaciones en la esfera militar

En 2005 Venezuela le compra a Rusia 100.000 fusiles AK 103 y 104 y 44 helicópteros, a raíz
de la ruptura de las relaciones militares con EEUU y el boicot explícito de este país a la compra
por parte de Venezuela de material bélico con componentes estadunidenses, en 2006 se
intensificó la relación comercial entre Venezuela y Rusia.

Los días 17-19 de septiembre de 2008, dos bombarderos estratégicos de la aviación de gran
radio de acción TU-160 efectuaron una visita de amistad a Venezuela según el plan de patrulla
aérea de las regiones geográficas lejanas. En 2008, se celebró la visita de amistad a
Venezuela del grupo de buques de Marina de guerra de Rusia encabezado por el buque
insignia de la Marina del Norte, el crucero pesado atómico porta mísiles "Pedro el Grande", en
el marco de la cual fueron celebrados ejercicios navales conjuntos ruso-venezolanos. En 2013,
un grupo de buques de Marina de guerra de Rusia encabezado por el crucero porta mísiles de
Guardia "Moscú" hizo una escala en Venezuela. En febrero de 2015, el Ministro de Defensa de
Rusia, Serguey Shoygu, efectuó visita oficial a Venezuela. En 2016, una numerosa delegación
venezolana tomó parte en los Juegos Internacionales de Ejércitos celebrados en Rusia. Los
Ministerios de Defensa de ambos países han suscrito el acuerdo de cooperación militar.

Cooperación científico-técnica
Se basa en las disposiciones del Convenio Intergubernamental sobre la cooperación cultural y
científica, firmado el 24 de mayo de 1996. Se ha suscrito el Memorando de cooperación en las
esferas de ciencia, tecnología e innovación. En 2009, en Caracas tuvo lugar la Exposición de
las tecnologías avanzadas rusas y un encuentro de científicos de Rusia y Venezuela.

Relaciones culturales y humanitarias.  Ambos países dan pasos firmes para fortalecer la
cooperación bilateral en las esferas de cultura y educación. Como la apertura del centro de
cultura Latinoamericana Simón Bolívar, En la Biblioteca Estatal de Literatura Extranjera en
Moscú, visita de amistad del velero-escuela ruso "Pallada" y el velero-escuela de vela
"Kruzenshtern", visita el puerto de San Petersburgo del velero-escuela venezolano "Simón
Bolívar" visitó el puerto de San Petersburgo

Festivales de música, de cinematografías, exposiciones de arte fotográfico, danza,


conferencias, celebraciones como la de 70 años de la Victoria de la URSS a la Alemania
Nazis, proyecciones de películas rusa, ferias internacionales, actuaciones de bandas
musicales.

El convenio intergubernamental sobre la supresión de las formalidades de visado en viajes


mutuos de los ciudadanos de ambos países que fue firmado en Caracas el 26 de noviembre de
2008 y entró en vigor el 6 de marzo de 2009, contribuye al desarrollo de los vínculos
humanitarios entre Rusia y Venezuela. Fue establecida la cooperación bilateral en materia de
educación superior y la capacitación en las principales universidades de Rusia.

Relaciones internacionales Venezuela – China

China y Venezuela establecieron relaciones diplomáticas el día 28 de junio del año 1974, a lo
largo de los 45 años a partir de entonces, los lazos bilaterales han obtenido un feliz
desenvolvimiento en múltiples áreas, gracias a los esfuerzos mancomunados de los Gobiernos
y las personalidades de diversos sectores sociales de las dos naciones.

En cuanto a las relaciones entre China y Venezuela al igual que con Rusia, se ven
profundizadas desde la llegada a la presidencia del presidente Chávez, con la promoción del
mundo multipolar y con la firma de acuerdos basados en la solidaridad, cooperación,
reconocimiento y complementariedad se abre un nuevo camino hacia las economías
emergentes con especial atención hacia China con la cual se ha tenido relaciones basadas en
el respeto, teniendo como posición común el rescate de un orden financiero justo y equitativo.

En 1974, el intercambio comercial entre ambos países fue de US$ 1.4 millones;
incrementándose de forma sostenida hasta 1999 cuando promedió los US$ 400 millones,
cuando se suscribieron 36 instrumentos de cooperación en los sectores petrolero, científico,
manufacturero, comercial, agrícola, ganadero y pesca, con el establecimiento en Venezuela de
11 empresas de capital chino.

En lo referente al ámbito petrolero, según datos oficiales venezolanos, sólo en 1946 Venezuela
exportó a China unos 29.000 barriles al año de productos refinados, cifra que se duplicó al año
siguiente, cuando aumentaron a 59.000 barriles. Luego, en 1966 hay registros de
exportaciones de petróleo y productos por 63.000 barriles. A partir de 1970 no se reportaron
exportaciones petroleras hacia China por el resto de siglo XX. Con el arribo de Hugo Chávez a
la presidencia de la República en 1999, las relaciones bilaterales recibieron un impulso sin
precedentes.

Venezuela buscó disminuir su dependencia de la potencia del norte como principal mercado
para sus crudos, utilizando principalmente el petróleo como herramienta de negociación;
mientras se procuraba nuevos apoyos políticos, China prosiguió avanzando en el “proceso de
internacionalización”, posicionándose estratégicamente en la Faja Petrolífera del Orinoco y
posteriormente, en el Arco Minero.

Desde 2001, una serie de encuentros bilaterales desembocaron en el diseño del “Plan
estratégico energético China-Venezuela 2001-2011” y la concreción de la ‘’Comisión Mixta de
Alto Nivel’’, máxima autoridad de esta relación. En 2003 este acuerdo tomó un impulso
creciente, para materializar en 2007 el instrumento conocido como Fondo de Financiamiento
Conjunto Chino Venezolano y luego, el Fondo de Gran Volumen a Largo Plazo. Desde
entonces la cooperación se fue estrechando, abarcando diferentes ámbitos; el económico, en
sus aristas petrolera, financiera y comercial, así como el sector defensa, infraestructura,
minería y tecnología; para desembocar en 2014 en la figura de la Asociación Estratégica
Integral que China le otorgaría a su relación con Venezuela.
Estos Fondos Chinos fueron creados en el marco de la Comisión Mixta de Alto Nivel con el
propósito de estrechar alianzas en materia económica y financiera a cambio del suministro de
crudo desde Venezuela hacia China.

El año 2007 también representó el inicio de un período de entrada de recursos económicos a


territorio venezolano a través de préstamos y otras operaciones de financiamiento. El
otorgamiento de créditos por hasta US$ 50.300 millones, a través del Fondo de Financiamiento
Conjunto Chino Venezolano y el Fondo de Gran Volumen a Largo Plazo (son mecanismos de
financiamiento de inversión pública y promoción de inversiones) monto que se incrementaría
hasta los US$ 67.499 millones con los desembolsos dirigidos a los sectores petrolero, minería
y construcción.

El Fondo de inversiones directa china en Venezuela se incrementó notablemente desde el año


2007, focalizándose en los sectores materias primas y servicios, y en menor medida, en el
sector manufacturas. Aunque las inversiones directas en Venezuela fueron menores que en
otros países de América Latina y el Caribe, la tendencia fue similar en lo relativo a la creación
de proyectos nuevos y las fusiones y/o adquisiciones de activos. Además, del país asiático
desde el año 2005, diversas compañías han sido beneficiadas para realizar proyectos de
infraestructura en suelo venezolano, entre los que es posible mencionar la construcción de
autopistas y nuevos sistemas de transporte masivo, la fabricación de viviendas y el desarrollo
de condominios industriales en las zonas petroleras del país.

La cooperación económica entre Venezuela y China ha estado influenciada por la estrategia de


fortalecimiento comercial y exportación de capitales desarrollada por este último hacía América
Latina y el Caribe, con la particularidad de que su interés ha estado focalizado en incrementar
su presencia en el sector petrolero venezolano y centralizándose la mayor parte de la deuda
entre ambos países utilizando esta materia prima como garantía.

Inversiones productivas

Con ámbito productivo nos estamos refiriendo a las relaciones de Venezuela con China en
cuanto al establecimiento de empresas de carácter industrial que tengan un impacto en la
economía real venezolana y que, de alguna manera, impliquen transferencia tecnológica. En
mayo de 2011, el fabricante chino de automóviles Chery firmó un acuerdo para abrir su tercera
planta de América Latina en Venezuela.

Tambien la construcción en Los Valles del Tuy, de una planta de fabricación de


electrodomésticos a través de una empresa de capital mixto con la firma china Haier.

También se destaca la construcción de dos fábricas de teléfonos celulares en terreno


venezolano por parte de las dos principales empresas de telecomunicaciones de China,
Huawei y ZTE.

El impacto de China en Venezuela también es posible observarlo a partir de los proyectos de


infraestructura realizados por empresas de este país entre 2000 y 2018. La mayor parte de
dichos proyectos abarcaron diferentes áreas: vivienda, transporte terrestre, sector eléctrico e
industria petrolera, financiados con los recursos provenientes del Fondos chinos ya
mencionados; y otros préstamos aprobados por instituciones financieras chinas.

En lo que respecta a la distribución del monto invertido, el 54% del total desembolsado por
parte del gobierno venezolano a empresas chinas estuvo dirigido al sector energía, seguido
por construcción de viviendas (23%), agricultura (11,7%), transporte (4%), infraestructura
portuaria (3%), minería (3%) y petroquímica (1,6%).

La construcción del tramo de ferrocarril Puerto Cabello-La Encrucijada, del Sistema Central
Ezequiel Zamora,

Venezuela y China entablaron una relación especial, apuntalada con cuatro visitas oficiales del
presidente Chávez a Pekín entre 1999-2006 y del presidente Maduro en 2018, mientras Jian
Zemin visitó Caracas en 2001, 2004 y 2006. La misma se basó en: a) El establecimiento de
relaciones de cooperación en el marco del respeto mutuo; b) La no injerencia en los asuntos
internos de cada Estado; c) El establecimiento de relaciones de beneficio recíproco; d) Dar
prioridad a las relaciones bilaterales Estado-Estado; y d). El fomento de la paz internacional.

Telecomunicaciones: En el ámbito de las telecomunicaciones, se destaca la fabricación,


construcción y lanzamiento del primer satélite artificial venezolano, el Venesat I o Simón
Bolívar, en virtud de un acuerdo entre ambos gobiernos suscrito en 2005. El satélite fue
lanzado desde China al espacio el 29 de octubre de 2008.

El segundo satélite se denomina Satélite Miranda (VRSS-1), y fue lanzado desde China el 28
de septiembre de 2012.

El tercer satélite se denomina Satélite Sucre (VRSS-2), fue lanzado desde China el 9 de
octubre de 2017

Resumiendo, en Venezuela los préstamos chinos pueden dividirse entre los destinados a
financiar proyectos de infraestructura y programas sociales, y los dirigidos al desarrollo de
actividades relacionadas con la producción de petróleo. En el primer grupo pueden ubicarse
los préstamos acordados en torno al Fondo de Financiamiento Conjunto Chino Venezolano y el
Fondo de Gran Volumen a Largo Plazo, así como también, otros instrumentos aprobados entre
2009 y 2013; mientras que, en el segundo grupo, se ubican los financiamientos dirigidos a
garantizar un nivel óptimo de producción de petróleo en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Comparación entre las relaciones chino-venezolana con relaciones ruso-venezolana

Militar: Según el Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI) el gasto militar de
Venezuela en la última década ha crecido continuamente. El gobierno venezolano, con Chávez
y ahora Maduro, ha emprendido una compra irracional de armamento militar. Rusia es
notoriamente superior a China en cuanto intercambio en materia militar con Venezuela. Esta
relación es relativamente favorable para Rusia y para China, claramente por la ganancia
monetaria.

Económica: Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), desde 1999 hasta la actualidad, el
comercio (no petrolero) de Venezuela con China y Rusia ha experimentado una creciente alza,
exageradamente grande respecto a China frente a Rusia. La balanza comercial, en ambos
casos, no es favorable para Venezuela: las exportaciones venezolanas hacia China y Rusia
son ínfimas en comparación a las exportaciones desde estos países. Aunque las
exportaciones hacia China son significativamente mayores.

Respecto a la comercialización de petróleo, Venezuela exporta este producto a China y no a


Rusia ya que este último es uno de los mayores productores de hidrocarburos en el mundo, a
diferencia de China que se ha visto en la necesidad de abastecerse de los recursos naturales
de otros países por su incesante crecimiento. Según datos de PDVSA (2015) Venezuela
exportó más de 300 mil barriles de petróleo por día a China, lo que supone una balanza
favorable a Venezuela en cuanto a ingreso de divisas al país.