Está en la página 1de 23

# G VtpuhHca Oomioicana

DVBID RO(VSO

internocionoles del principio dcl debido


principio del El debido proceso de ley en los Tratados
del principio
del
- 3.1.- La nocidn restrictiva del debido proceso.- roceso del
princip proceso debido.-
3.2.- clase de p
el proceso.- 3.3.- Aplicacidn general a cualquier
libertodoes uinculobles ct
.-nerechos y
elementos del debido proceso su aplicacio n acceso a un tribunal o juez natural u
gener
Obido - 4.1.- Consideraci ones 4.2. Derecho del justiciable.- 4.4.- La igualdad
de los derechos
e El derecho de la defensa letrada o
defensa. 4.7.-
- .- El Derecho a no incriminarse o
4.10.- La 4.12.- Derecho a la
arantfas procesaIes.-5.1.-
presunci6n 4. Ideas generales.-
fIO- . S.- ct /OCCS
foa me rican OS•
debido
los Estados

Escaneado con CamScanner


” !"" ” "
**•

Escaneado con CamScanner


, t3gce *°° I*° <*€f Fl e s O p t ..U S

_ „eve f eseñn h;s itq:


i -s
zl d en om jqh p O
Q f oceso
deb ld Ode d el
law), en cunq
enm nfcndo e debe ser
0 Ideol
den›r O del
democré tico-bUbguesa , oli t ico
ClJ Cl l e1
en
aspec†os OCTrin
a les es un O ge S U S
es
qf nnd
de
es las eIl }e , fruto
rev
cq,
mo co
que, Ol13 ciO R b^‹ qv esas
eHp e ,
obsolutis mo resiñ n de rech azo nl
l
abusos y » rbit IJ ff a lo s
‹OfI ICO
eno
. del antI
re men,
esp ln CO RCibe ln le
v. v
entos COfTlO
que est ablecen,
los podef es
SIR S llm ite los
1ndivi du ‹xl es de los
s,
OS; CO1 el mejof ff eno a los
eHcesos0
y ab vsos de qoberna ntes
sobre qobernndos.
los
mo es el fruto de esas revoluciones burguesas de los

laraci 1 de XIX, COMO son: La Revolucidn Francesa y su


loserechos
D del Hombre ydel Ciudadano, la Revolucidn
’* pende>cia
de OS Estados Unidos de América, y la Revolucidn
£'p€'F'ldencia de las Naciones Iberoamericanas del Siglo XIX.
El Debido p
0r§t ‹oceso
de Ley (Due Process of Law), adn fruto de ese nuevo
y jurfdiCo, es propio del sistema de DerechoAnglo-Sajdn
” La CU OS precedentes aparecen ya en el año 12 J 5, R FI !a
ina, al jgua I,
donde se or‹y
OCFO
existe un consenso en cuanto 8! ConIi q
Cana Magna de IngIat‹e el G peept del debido proceso de ley. dO que dt
•.r texto derecho de Habeas be deli \,
e

en endas iibe !^ 88 antia o el


el que not
principio fundamental co^^ „\m¿rica dandy las enm i i n dividu al y las imposicion E's e
Corpus; pero es eq |os ominadO ”Due ntre
Estados la socieda d tS ntre los individuos por mediode endo los
‹O• (liC
V, Vl y xlv de la e it›
Process of Law", e on d uranle 5igloS, mente , par o\ra parte, ignorar que se try
*8
nortea n1ericana y en l rudencia; especia! £^ influenciada de una def
particularmenle debida 6 p U gC), esto es,
la Doctrina y la ¿ et )Uf fdicos,
jurisprudeDCi2
(h igiol og \¿gs, éticos, morales, etc., que conflu
en un
Yen
determin ado. De ahf que el elemen to
definir el esP^ •
i.z.- Definiciñn: Dificult od de definit , 0
tado de flexibilida d, que es
estar dO
debido proceso de ley: debe
La doctrina advierte de la complejidad de la institucion tratada para de tiem@ os !”^’ Individuo.
ser
de(inida, por razones como aquella de que se trata de una institucion EstadO IndividuO, que ^^"”^8^ el interés
de
origen y desarrollo anglosajdn, consecuencia de la constante ual Y Social. Asf, en un doble sentido, el debido proceso, en
aplicacion i ndivid primer
e interpretacidn de parte de la jurisprudencia y la doctrina, en espec ial
de los E.U.A. (Due Process of La\x'), entre cuyas caracterfsticas no términO, como derecho subjetivo, signi(iCa
g| individuo
h0 SIf}O mediante
estâ fr ente a otFO individuo de no ser privado de
nin
precisamente las de ser definitorias. Por eso Esparza Leibar afirma
que a pesar de su larga vigencia, su constante estudio y aplicacion, “se un proceso donde se ie permita o garantice su defensa y un juicio
ha I mis mo tiempo significa quejuno. Y
el Estado no pued ii mitar 0 privar ni
de
resistido a una definicidn en el sentido al que estamos I
acostumbrados qu a lquier odo violar, desconocer atentar de ma nera arbitraria contra
en los ordenamientos continentales". m o
los derechos fundamentales inherentes a tado individuo en raz6n de
El Castanj su naturaleza humana, los cuales pueden resultar ya sea de los
Principios G enerates, ya de la Constitucién, o de una Convention
lnternacional. Por eso nadie puede ser condenado a una pena, o
declarado deudor sino después de un proceso justo, ni los poderes
péblicos puedendiclar leyes, decretos o actos que atenten contra los
derechos, libertades y ganntias de los ind1viduos.

El debido proceso, es, pues, underecho subjetivoque implicaelejexicio


un ›a de la funci6n jurisdiccional. En ese sentido imporld retener la
nocidn, a lOs fines de dar una definici6n que debe ser enfocada
divi aales '
condone a quieno consideramos como los mas autorizados en la
Bas ideas esencia les en cuanto a definir el ver materia: la jurisprudenc
doCtrina norteamericanas, que lo enfocan desde una opt'88 ! !*^
legales consul i ndadero proceso de ley,
aparecen en otr
de Derechos sal POt un lado, y desde otra ampliativa por el otro.
la D
Chiles y p !• aCtO [ nterna Cional Conforme al criterio restrictivo, la observaClfin del debido proceso
de
Sobre los
Co nvencidrt s
6-) ), Conve ñ UFO pea de los De ley derivada , COD$iste
en solo procede cuando la sanci6n o condena
ncid n lntera meri un atentado al derecho a la vida, la IibeFtdd l&
D rechos
ca na de I OS erech fste es el
de E.u. os Criterio E.U£. (Sentencias:
odas, tres ideas o v›, Para del Tribunal o Corte Suprerna 19801. Por el
i nde penden ° ^c ptos
e
citar cia del tF #egenude
COOde na ibu nal, garantfg son CO unes: Vs. Roth 1972, y US Labor Party -
co
onales y | CO justa
nstit uc de los de recho ntrario, de acuerdo al criterio ampliativo, u
OnRS litiC s S ’*’ iFIOS vida, libertad y propiedad en sU
veremOS t 0$ OtfO
aQue esas i con ven
fOria expr
sa, deas cone P a S de ditere io s W, abarcan do todos los intereses y garaDtfdS
feces ts ntes
CO/
que eS el • cit
a
per 0 FIe s, Y, ya a Estad
a os,
debido P+oceSq de ie mean y 8byacen veces de
hcepto de to
al
d e dec ision justa, P +que
la
tja de todo proceso 8lViI, pp{ja 0 Que
I .'. — A) $U ROS genera l, solo es
vâli d tra mo
del neb idO Q roceso.- da si es pray
del concep lo n de la 'Odolt, gue e |q
q la ePendencia y""Gada
el Juez hace justit|q
con
C0 qpg
POS*!
EI cicbido proceso i0d partes invol ucrad0s en elm;, q
d• las
jurisprudcncia h85
lihertades
de ley no vicne Jefiniclo ni jurfdico d•rec pique IO jU5to, entendido COYOQ|
raciO8+1
cIaJ fac qLa llau tiene
5'tic i a COFMO
es un valsu
or fi n u todo
ante
que protege. E$ u 0 V ñ
dust inado a garanliZ.4£ 8! ^l’ \I e oblet0, y | que ‹i
e n nsu concepto nnas
cW" *°' ere8h • rte del ho. Y g
derec dentro de la norms
suceptible de vulnerarlo, sea por el aCto dc s, •i ante todo son FaCionaleS; porque Io
un Estado, por to que la teorffi an,giiativa e(e y la arbitrariedad es un contravalor de gue
es la bitrari.
aspeclo el debido prOC0SO rfa s que se excluyen.
como nuestra definicién Ca tego
Siguiendo nuestra actitud € rftlra veremos
se aparta cle naric has de las que del debido proceso son dadas,
cuyas deficiencias como definir ion resultan a consecuencia de Io que .,.- en conslitucion y el print ipi de|
nosotros denominaremos ”la nocién c4eI concepto restrictivo del
debido proceso” debid o p roceso.—
pues generalmente enfocan el mismo hacia los derechos del acusado La recepcion del principio del Debido ProCeso de Ley, o simp|
o demandado, sujeto pasivo en el proceso penal, obv iand o al gmgqtg del debido proceso, siendo considerado como uno de los
demandante y otros procesos, cuando la realidad es que a ambos derechos como una garantia fundamental del individuo, inhere^t9 a
sujetos, su condicién, y por ende, transcendente en el liempo y en el
activo y pasivo, con motivo de un proceso cualquiera, no solo espacio, es co^•y•do en la actualidad, ya de modo indirecto, o
penal, pueden vulnerarse sus derechos. Por eso preferimos el ya directamente, par las
término justiciables, y aquel de libertades y derechos fundamentales constituciones politicas de los distintos Estados qu
reconocidos par el ordenamiento, y no por la ley, porque los ’ Estados democrâticos y de derecho, adquiriendo rango a
derechos, en especial, aquellos considerados como cales, no solo categorfa constitucional como derecho fundamental,
no resultan de la ley que cuando los recoge simplemente los reconocido para toda justiciable sin distincion de ninguna
enuncia y no los crea, sino que se trata de valores jurfdicos especie.
inherentes al individuo en razon de su naturaleza humana, de donde
resultan ante todo, y son valores normativos supremos y universales, Tomaremog en cuenta nuestra Constitucién, la de la key idi€3 '8 .
que constituyen los principios generales del derecho que subyacen fi mOdO badicional, ya desde nuestra pimPfd COf6litU€
y permean de modo comun, todo sistema u ordenamiento jurfdico, 'Ibnede 1844,g nsagrd en su artfculo
no importa el lugar, la realidad sociopolftica, el régimen politico, la 19,que: ni sentenc\ado, sino por el Juez o Tribunal
ideologia y sistema de gobierno imperante, ni el momento compete^
historico, ^f\‘^' al delito y i n la forma que ellas prescn ”'
puesto que transcienden toda categorfa existencial de tiempo y espacio
con sus circunstancias actuales de existencia.

i.q.- concepto del Debido proceso.


Resumiendo y partiendo de las reflexiones ante riores, rios
ceso de Ley (Due Debido, Proceso, como aquelen pasivo, concurren at mism indi‹ado
s, de

SODI rPCO0OC idos par el orden i a ey


una decisidn justa Y ‹azonable.

pals de origen de nuestra leg


artfculo 66 de la Col\Stit«ci dn
un q4°¿e tt to y garantia
la autoridad
la prohibicidn de la prisidn arbitraria y con fiar a ($ . 18), 8oliva
judici0T IN respeto a
guarda de la libertad individual y del J• ef . gr8
dicho principio. La Fabia (art
Const it uc idn Cuhana, au n cu anda es eI
fru to dc un proceso g(Oy Uruguay
revolucionario (Cuba es un Estado donde cuanJo poMbe
impcra c) . gUmera^ tOdaS \ Cada
de fuerza) cons,agra, no ohslante, el principio analizfit4O, e
Q poccda ie un nas.
el encausamienlo (proceso o|uicin) y Ia ‹undcna quo ^
Irihunal competence, con I•as garant'as eb id o p roceso de te\ en los
derecho a la defensa (an. 'i9). L.a C‹›nslilur sur¿i‹Ia en N icaragLl0
ion
como fruto dc la Revolution S.anclinista clc ! . ^* una de la que tp ter nncionnles.-
consagra cJe forma mas an1plia y clctallatJ. el cJerecho "' debido
proceso y en mas consonancia con las normas jurfdi«as
internacionales que Io gt O ley, Como derecho inher
ordenan. Asf enuncia el principle Q@ |¿t g€•rcsirIad de un ido no s6lo ha sido el
procedimiento de *
y con rango constitu
legal (an. 33) y cJe igualdad dc condiciones y garantfas mfnimas cada
(art. 34), para luego cnunciar y explicar el cunlcnido de esas
principios (art.
33, parrafos 1, 2, 2. T y 2.*, y art. 34, pârrafos 1 al 10). de
(, nteras, juiidito
Por
unenotra parte, la Constitucién Española de 1978, pals al que nos siendo a IBSt\tUCTdf\ 0 VBfOf )undlC0 y”igente y

lazos de un pasado colonial, y cuya Constitucidn actual es el fruto atoria, tanto en el Derecho Publico Intt‹•0, COmo en el
de la reinstauracion de la monarqufa y del ensayo democrâtico Publico.
posterior a la dictadura franquista, el principio en cuestién es ln ternaciional
enunciado en el artfculo 24 de ese ordenamiento constitucional, al que la comunidad intemacional, co«sti u\a g‹ ya
garantizarse la tutela por parte de los jueces y tribunales, (como un nde las Nacionales Unidas
derecho inherente a toda persona) de los derechos e intereses E5tBd0S (COfTtO Id
legftimos, prohibiendo la indefensién; para luego consagrar los
aspectos que informan ese derecho, como el derecho a un juez .ONu-›, ya COMO
de Estados Americanos-
as yOEA-), a través
asambleas y COfTtO
generales
lbs diferentes conferenci
(fUt0 &
ordinario, a la defensa, la asistencia legal y otros. En la evolucion del rganizacidn
ocelebraéas
por esas organizaciones de Estados,
constitucionalismo moderno, el caso mas reciente es el de
han
periddicamente
log‹adoacuerdos o tratados en0e ellos, quesancio
Venezuela, en el contexto de los pafses iberoamericanos, donde establecer
una especie de mo\’imiento de transformacién dentro del mismo
sistema y régimen
polftico acaba de culminar con la aprobacion de la nueva legislativo de cada Estado, adquieren el
naturaleza, o colocad^
Constituci6n de fecha 17 de noviembre de 1999 que, con
relaci6n al principio estudiado establece el derecho de toda en el
persona at acceso a los tribunales para hacer valer sus derechos e
intereses con la garantia de una justicia Dominicana), y al mismo tiempo como
no
que debe ser entre otras cosas gratuita, imparcial, autdnoma, *
independiente y expedita (art. 26). t1ferentes Estados en el ordenamiento intemaciona!-
Finalmente, no podemos obviar la Constitucidn Norteamericana, pues Diferentes convenciones internaciona!
corresponde a los pals anglosajones, en especial los Estados Unidos Nos Estados, consagran y reconoCen nuestra
de América, la formulacidn legal del principio, su aplicacion y cabe destacar:
desarrollo, como derecho fundamental de todo individuo. Asiel
principio del debido proceso en el Sistema Norteamericano se
encuentra establecido en las
enmiendas V, VI y XIV de la Constitucidn Federal, y la Constitucion humana el de tener un
del Estado Libre Asociado de Puerto Rico (art. II, seccidn 7),
estableciendo que nadie puede ser privado de la vida, libertad y j0);
propiedad sin el debido proceso de ley.
en condiciones de
En el contexto de las naciones iberoamericanas, todas y cada una reconoce y sanciona entre los den
hUmana, iguales e inalienables el de C
de las Constituciones vigentes en esos Estados consagran el debido
proceso
enfocado hacia el proceso penal; los mencionados instrumentos ana lizar agm I esas
Oormativos, generalmente, a continuacidn de la formulacidn s llamados
del principio, enuncian una serie de derechos del acusado que as, tos
tienden a garantizarlo, como son la publicidad y oralidad ue en un proceso penal,
del juicio, el derecho de defensa, la presuncidn de de la prueba,
inucencia, etc.; sin embargo las Convenciones Europes e los princi extraño
lnteramericana de Derechos Humanos y el Pacto dad y de l
Internacional de los Derechos Civiles y Polfticos, Io refieren **ioeldela
tamhién at proceso civil, at laboral, al contencioso de la publicidad y la °° ttadicciñ amentales entre el proceso civ precisiones con
administrativo y a todo proceso en general. son
ayudar â a comprender
c) La aplicacidn y desarrollo del principio: Es en los
procesos ;o del lDebido Proceso a todo
penales donde el principio ha tenido la mas viva y etc -
constante aplicacion; su abundance desarrollo, estudio y
anâlisis es de modo casi exclusivo de la Jurisprudencia a• i
Penal y de la doctrina del Derecho Penal, pudiendo
afirmarse que esa labor ha sido obra de la jurisprudencia y
de la Doctrina Penal, siendo extraña a las otras ramas del
Derecho, en las cuales podemos afirmar que se trata de una
}j¿q¿j@n general o ciiolquier tlqse
labor en ciernes. cesodel prlncipio del pfoceso
TO Obstante, como demostraremos en este mismo sector de este
trabajo, el Debido Proceso de Ley, es un principio aplicable a todo Legislativa: La aplicaciñn general del principio, su
proceso en general, que salvaguarda los derechos de todos los co nsagrac idn
legisl ativa ante todo, resulta en primer el lugar de la
justiciables, sujeto activ y pasivo i n el mismo, siendo ilusoria la
doble restriccidn del P incipio, por un tado hacia el proceso penal,
y por elproceso
mismo otro, dentro del
penal hacia los derechos del procesado; no podemos,
sin embargo, de jar de reconocer que es en los derechos del q pg\§n genéricajuzgado
que delsin
mismo
haberestablece
sido oidoelo texto constitucional
debidamente citado ni
procesado p@
en el proceso penal donde el principio ha encontrado su mayor C e
campo
de aplicacidn y desarrollo. ‘Nadie puede ser
sin la observac ia de procedimientos que establezca la ley para asegurar
io del derecho de defensa. tisaudiencias
i n juicio impartial y el ejercic
Dom1nicana, añ g, 2,| Si esuiamos
sergn pdblicas" (COnStitucidn constitucionaes analzados Y que " ’
3. ñ.- NOCion o concepto del proceso. umdnd todosy cada uno de los textos en
anteriormente, vamos a encootrar los misroos ttt inos concebifios
de lv nocion del proceso.- ' Korma general, sin distinguir tipo O cla se de proceso en p8TlICUl8f 98
' definimos el proceso (independientemente de objeto y causa que Estados
in ! era) como el conjunto de relaciones
jurfdicas quesurgendel confiictode libenad o la P‹ Piedad sin
que nadie puede ser privado “de
intereses sometidos a decisidn a la decisidn final o sentencia de un el debido proceso legal” (£mm. X!V' P resulta de modo expreso de
Tribunal de Justicia, estamos defin ierdoesa i Cap
que el proceso es esencialmente tstado Dominicano es parte, y por ta
contenciosas que demandan Asl, tenemos el Pacto Internacion al de los D
aunque mâs contundente es la Convencid n lntera>+"‘^" ” para
bre

O9MGdadtn W @ culares frente al D erechos Humanos, que generaliza el prinClg io CUando diG ”
y administrativo), sea cual sea su la SUbstanciaci 6n de cualqu1er acusacibn
la accidn pdblica o contencioso- • para la determinaci6n de sus dereChoS y oblig
ca, por tanto, que el proceso es
/abo£ Q/ fiscal o de cualquier carâcter“. (An.8-1).
,
8*dades que puedan resukar
cardcter pdblico o privado, par to que |a a la relaci6n juridica de
a mo institucidn juridica) es uno ya iin!^°'to es lo que varros aderx-
m v como la unidad de la nocidn del i
DOm inicano, en nuestra madre patria
jurfdica el derecho at debido
proceso, (y mas especfficamente uno de sus
aspectos, el derecho de e en luz8dr
acceso a un juez o tribunal) es de gqgsagrac idn jurisprudenc ial; asf, en la mun a be di
fundado en su carâcter tod laboral)“.
ausenc ia de disposicidn del derecho i nterno,
de
',ge* p
derecho fundamenta I, el Consejo Co nstitucio nal (Tr ibunal Constitucional S. a ntos del debido roceso\ s U
de carâcter preventivo) la deduce del principio de la igualdad consagrado
en el art/culo 6 de la De claracidn de los DerechOS del Hombre y del
Ciudadano de 1 789 y ha declarado como conlrarias a la
Constitucidn las leyes que excluyen cualquier categorfa de Por razones de economia, vamos a
individuo del ejercicio
de los recursos o garantfas diferenles ante el juez de Apelacidn" (Decs. ) gl d o tros derechos que se relacionen con éce y que son
en& aqui tincipi ; asf, el derecho de acceso al tribunal a a un
NO.Z3-51, Die. 27/1973, DC 51. Sirey. No.2 1, NO.84-J 83, En/J 8.J del P
985,
D. 986, 425).
tOS ese juez o tribunal sea independiente e impartial,
También los tribunales franceses deducen el principio de aquél i(jO juez natural u ordinario; es\e derecho se aplica a
consagrado par la Constilucidn (art. 66) segñn el cual la justicia es d todo dad°que,por
la guardiana de la libertad individual, asi como del principio que elpñncipodelaiguadaddetoJoslos la ley el
prohibe at juez denegar justicia (Céd. Civil, art. 4), y del Principio ind g derecho se vUlneraria si se priva o se limia el
de la Garantia |q tJ ier jUstic lable ante el juez, o se ie obliga a comparecer
de los Derechos del Ciudadano y Separacidn de Poderes, ¿cc eso de natural u ordinario; y si el tribunal a
no sea el juezparcial,
c a
se vulnera y sed esnaturaliza
endiente ni im
th
consagrado por la Declaracidn de los Derechos del Hombre y del
ante la lor del sistema juridica y del £' d '
Ciudadano de 1789 (art. 6). Por eso el Consejo Constitucional ha
declarado: “No puede ser objeto de acentados sustanciales el derecho que ese aspecto del Debido IIA
que
de las personas interesadas
en ejercer un recurso efectivo ante una jurisdiccidn” (Dec. 96-373, administrativo y aén
Abr. 9/1996) ; en una sentencia de principio, la Asamblea Plenaria icable al proceso civil, penal, labof8{,
vâlido y apl
plinario.
de la Corte de Casacion Francesa ha juzgado que el ejercicio di•u
ibu0âl
efectivo del derecho de defensa “exige que sea asegurado el tg tela E lective de s
acceso de cada uno,
con la asistencia de un defensor, al juez apoderado de estatuir IN proteccién elect ue la
sobre su re
pretensidn”. (Cas. Junio 30/1995. D. 1995. 513).
nable debe se{/0 d 6dQ cO^8

La posicién de la Doctrina: En el âmbito doctrinal la tésis de |p pgumentos


que el principio es aplicable a todo proceso en general ( sea civil, en este sentido, debe haber u0
penal o laboral) es admitida por autores que han profundizado y han de derecho o norma aplicable y
estudiado de modo particular el principio del Debido Proceso de Ley los cuales ella se va apliC6£, de mode
afirmando alguno de ellos que: “El principio del proceso debido planteada, cuya solucion es
contiene la totalidad de los principios integrantes de la teorfa de los motivada como para que no
las partes. Debe
principios (principios comunes a todos los procesos, principios pa
especfficos, principios de procedimiento) siempre que no sean
pane en sus manos p
incompatibles,siendo ademâs adaptables y aplicândose al proceso mencionar el derecho a la ejecucion
penal como al proceso civil y a aquellos que de él derivan, a
\Os derechos derivados o yppgocid
respetando la naturaleza de cada uno de ellos“. iera
lormales o meras intenciones, cualq\J
que
revolver.
En ese orden de ideas, se distingue entre los principios “técnicos”
del proceso, que responden a los fines concretos perseguidos con el prism°'
proceso en cada jurisdiccidn y proceso en particular y que varfan de Y uno de
acuerdo a cada uno, y los principios “jurfdiCo$-natural ni tiene sentido el derecho ’e ’e
Un principio o elemento del Debido al

son inmutables dado que, en ! s mismos medios


mi rtxia&xm quedefinen el proomo como categorfa y rxx;idn dnica; p›rtodo
s oportunidades, con
defenderse en iguales condiciones e iguale
la
Posibilidad racional de hacer valer sus alegatos, medios y
pruebas sin
quiere, en los asuntos civiles, comerciales, ]
Star colocadas en situacidn de desventaja. ral g\
g
re mpIazamiento; en general, la
e ar e\ Objeto de la dcmanda y su causa,
dJ El derecho de audienria• Manifestacidn concreta del derecho ; di« os molivosde
En definitiva, el anda6 Jebe conocer la razon
de
acceso a los tribunales y posibilidad que permite la realizaci6n en dem
la de
Prâctica del derecho de defensa, el derecho de audiencia conriste en el ual que el acusado de una infraccion penal.
derecho a ser ofdo por el tribunal; es obvio que resultarfa ual se
imposible de ejercer el derecho de defensa si el juez no escucha a '{eg CtOt Tamhié n a quI se maniiiesla la nocion
las panes de forma OFF} (proceso penal), o si el acto de restrictiva al establecer ese derecho (art. 8-2-i), la
emplazamienlo y las conclusiones escritas fproceso civil, laboral, Conslitucian que nadie puede ser uhligado a declarar
etc.) no contiene los medios que las partes contra sf
i0vocan en apoyo de sus pretensiones, de modo que el juez pueda tener que rse como relerido exclusiyamente al
^ c”miento de los fundamentos de hecho y de derecho en que se miv”' cualquier proceso o materia, no sélo
agOggN has mismas. ro ces debe ser voluntaria y obtenida par medios lfcilos de
o
eJ El derecfo de defensa: De
inn
ue la n resultante de medios ilfcitos en un proceso civil,
ponancia capital dentro del contenido laboral, da Iugar a su nulidad. Se entiende producida la
debido proceso, el del derecho de defensa consiste en la facultad co r de medios ilfcitos cuando se obtiene par la violencia
justiciable a dis de todo conf edio del dolor (arts. 1109 y JJ16, C. Civil).
ordenamient o o
derechos e const‹
de sus
de defensa.
^ ! w produce cuando dere
de defensa y la
SINO t8mbién cuando se atenta contra cuales tales garantfas de orden penal,
jurisdictional,
o to en el proceso, ya sea por pane del civil, laboral, comercial
organo
por la de una deg las partes, siempre que implique
privacidn o dismifi a continuac16n pormenorizadamente:
la
UC i6n de las Tbilidadesde defenderse. Algunos autores
consideran como distinto al de la defensa el derecho a la asistencia o que el sujelo,
defensa letrada o técnica, esto es, la asisencia de un consejero • Derecho a la aportacion de la prueba: Implied
o de tanto activo como pasivo del proceso, tiene elrecho
de
tunasa que
y necesarias
sean admitidas las pruebas pertinentes, op0
^ungado. Sin embargo, entendemos que tal derecho es
una forma juez, y a utilizar
del
ejercicio del de defensa, ya que en la Repdblica D para probar sus alegatos y pre te r.siones ante el
ominican medios lfcito* y ,
salvo en materia de ha@W CO@US g pF eso a, y ser praticados por el tribunal, todos los
s criminales,
gado
art. (Ley 91 de 1983, es obligatoria la admitidos
•P•^ r en el ordenamiento para r el juez.
COlegio de Abogado de R. D.J ante 7, Orgdnica prueba y para permitir su valoraci én objetiva p0
!OdO
tribunal del
en materia crimina| existe el abogado de oficio, y en todas las
material; £sencial al derecho dC
defensor ptiblico (art. 78, Ley 82a de 1927 Ilamado en otros pafses • Derecho a juicio contradictorio: alizac i6n de las
de O@. re
inculpado en su defensa cuando carezca jldd.), que asistirâ defensa par permitir la
al de
asistencia de un defensor remunerado. recursos para obtener pruebas, la contradicci6n en
la las partes, constituyendo un ask
f} Derecho a conqj-p de armas. El mencionado derecho
donde se manifie )urisprudencia de la Corte Europes de tacultad de
de los aspecios del los
proceso
6tJtores lfegan a señalar e e| “esa e
del debido proceso, algunos y en lo que a las partes se re lieve, roducidas POS la
ps ecifico del proceso en ‘!^ gptt, pues, que
qu siendo un GO mipara penal" conocimiento de las observaC
pero, Strumento s
la realizacidn del . Podemo
de la derens otra parte, ast como de discutirl0 ’ cer Ia5 pruebas,
derecho f
a, el menciona derecho
de proceso, con las diferendo cias que es
undamental
Ie inherente a toda clase o tipo constituye la facultad de
so medios y alegatos a fin de erlasen
pan
acusado en el procegq penal, ya sea Por la l N onsecuentes; asf como o contradecirlas.
al
sea en la citacidn a 8 mparecer al autorid8d que Ie persigue,
contenido,
tri la indicacidn de la inf • Derecho a la
publicidad I: Teniendo @8“ nalidad el
bunal,
ya se ie debe informar
raccidn o textos el judicial, este
legalesen control social a pdblico de
viu«dde la
garantiza la imparcialidad y diligencia del juez
para administrar justicia, y significa que en todo
proceso la
t \J‹idic idad• aplicable en general t ‹ ^ c\ase de
discusidn de las pruebas, los alegatos y p q cesos.
conclusiones de las panes, el dictamen del
ministerio pdblico y el pronunciamiento de la La regla non bis in idem: También se pretende
sentencia dehen lcner lugar en una audicncia ap\ittt on exclusividad al proceso penal la regla
pdblica, salvo en los casas en que la publicidad que prohibe ge termina que nadie puede ser
sea perjudicial, como cuando es contraria al orden juzgado dos feces, o mas de un* vez, por la
pdblico fConstituci6n Dominicana, art. 8-2-)). misma Causa. Sin negzr gutp ap { ica de una
manera mas cruda y notoria en e|ptp e $q
y e ga \, no podemos olv idar que en \odas \as materias a
• Derecho a un juicio sin dilaciones: Este derecho
nacc de la prontitud y Ta celeridad de la justicia, roceso5 se aplica el principio de la cos‹ iuzgada, con
que son carâc teres esenciales y definitorios de la las diferencias y variances necesarias de cada proceso
eso, la ap\icaciéf\ de ta regla de que
misma. Consagrado o no por la Constitucion, o por puede ser )u• sado dos o mls veces par
convenios o tratados vinculantes entre 1os distintos
nadie
lamisma conclusion, es un principio
causa, en
Estados, se trata de un principio general, de orden aplicable a todo proceso, y no esclusivo en su
supraconstitucional, vigente en todo ordenamiento aplicacion a\ proceso penal en particular.
y sistema. Por ello, el derecho a un juicio sin
diTaciones es sin importar la naturaleza concreta
del proceso (si es civil o pena|, o de otra indole).
Asi, para todos los asuntos o procesos la ley
e echos lib ertades vin ulables ol
adjetiva establece los pTazos dentro de los cuales los deebb l ddoO roo cee O
asuntos deben ser fallados.
erales.-
q.i.- consid er n ciones $en
• Derecho a las garantfas procesales: Es un derecho
cuyo contenido es enormemente amplio, ya que
engloba todas las garantias y derechos previstos o no,
que pone en juego
todo proceso en relacion a las panes en el mismo, Prelerimos hablar de de no de derechos Y
para ceso de ley, señalando que
culminar en una sentencia )usta. Ese carâcter libertades vinculables al debido pro
8eneral,
amplio y no limitativo deeste derecho nos Ileva a
concluir prenden UDIO
forzosamente que el mismo es aplicable at proceso esos derechos y garantias com ue rftOtiV8^
bjeto del ,
en general, y por ende a todos los procesos, no puestos en causa por \as partes y q
Y
impona su naturaleza, y no a un proceso en rechos O garantia
proceso,
(
como aquellos de
particular.
de naturaleza procesal) de las
• El principio de la le8•Iidad: En la prâctica, se
restringe con motivo de1 mismo, ya que
oCOTTtQ
sin la @mgtida,
se ve
la realizaci6n de ]os primeros
su aplicacidn exclusiva al proceso penal, enunciado $enten
que afecta la justeza y racionatidad de la
en la maxima “nullum crimen, nullus delictus,
nulla US g\ Contenido
en a aflimar fi
poena sine previa lege”. Serb asi st adoptamos la tests Las al debido
del dogmatismo jurfdico que reduce el Derecho a de los derechos y garantias exhaust 8 -
la ley, y en consecuencia no admite que la simplemente e nunciativo Y n n lg key 0 ^ '
legalidad es ^
formu1aci6n de eso
un aspecto de un principio mts amplio que es el derechos y garantias previstds i s
impllcitos. Lad erg€ho5 § e
de la juridicidad; adn cuando los derechos y
Constituci6n y leyes procesales/ sob OS a\ criterio gel
\{lbU
garantfas son ilimitados en un proceso civil,
un principio general, sia tend
e

comercial o en que se debaten intereses privados, el e nc1a Citd'


Constitucional EN*°' °*8a t urispr\Jd 1989)-
principio de la juridicidad serfa contrario al carâcter (Sent. 163/198s, del 16 0de
limitativo del Derecho y del Proceso Penal, (segdn
el cual todo derecho, libertad o garantia este en el Por otra parte, debemos
vinculables al debido
ordenamiento). Asf, el principio penal de la
legalidad de la pena y del de1ito, no es mâs que
una aplicacidn concreta y particular del principio
de
Escaneado con CamScanner
estân directaente relacionaclos con los del epfgra(e anterior,
lo Qu e nos remi t;naos a Io aIIiex}3uesto, .auncjue afiacliremos a
por
continuacidn un estudio <" los menc ion•ados derechos rna I i zado con un ueces de mayor jerarqula en la or
cnfoQue j9zg de Organizacibn
di feren te.

4- ^.- oerecho de occcso n u n †ribu ml


independien te e o juez en ia del
egend
La im parcialid ad implica la neu\ ralioad \ el desinlerés
Derinido corno derechO ale todo individuo de recurri r a ios (ribunales ,bi•• os de imparcialidad subjetiva para evidenciar camo
u mO un tercero respecto de las panes en cl proceso,
’6 a n •^ Ju°isrlicC ionales, sin limited o disc riminac ionp$ de ninguna
es su fuero in terno despojarse de toda conyiccién personal e
un tutela y proteccion
la proceso, de sus derechos en
el juez o tribun en
*°"! que son el niotivo de con t • resaltar
l acion a los litigantes, y de imparcialidad objetiva
que los jueces deben carecer de todo interns,
* lamente cual se persigue el proc $ al debe, no uerem°* as partes, como también y sobre todo con relacion
r lacié n a I
una sen ‹em'a di ri m iton e o para obtener
sino adem as re u nir d eter m in ad a s +-’
del proceso, de
modo que quede excluida toda duda a sospecha
a,
cana c terfstic as. Asf ,
imparcial. debe tratarse de un juez ordinario, ind } pble*° ] t specto; pero la imparcialidad no significa la pasividad del
ependiente e a \ pl
£• na inaci6n a la iniciativa de las panes. Sobre todo
LlbOFd
}U€g ordinario a na u s
d €'
t • tj3 c ivil, siemp re que se manten8a dentro de los limited del
reliore al juez que, siendo
y dentro de Io que las partes pretender,
etermina do o te por q objeto y partes, deber de ordenan
Orden a miento juridica es las leyes y n probar, el juez tiene la iniciativa y el
, el que debe conocer el ormas del
parte$ en razon de materia uier actuacion procesal que considere necesaria.
la
ademâs de la creact6n y del territorio.
de tribunales ad-h oc,Este principio prohibe,
$.3.- zuteln zfectiu o de los derechos del
en derogacion de las leyes
88Cidn judic ja|, que un asunto
de exe cuando corresponde a sea conocido por un tribunal
exige epcion
que el tribunal esté un juez ordinar io Y viceversa, y justicinble.-
observando
constituldo conforme al ord enamie nto
los procedimien tos y normas pro c€^sales
P‹ivilegio de ^^*°. sin que exclusi6 n del llamado
or la Constituc i on y las
jur'sdiccion,
Sleyes,
procesos
que cabrfa e que involuc rasen at
del o a altos funcion a r\ g de los distintos manifiesia '
!bf1 DOminica na, and. 61-1 y 71-2). poderes la tutela efectiva de los derechos del justipjabl• que se
• ]uez indep endien te: co
fiste ncepto hace referencia a s como el derecho de acceso all
cuanto a su designa ej ercicio de SUS que el juez, en itgn fundada en U
SU bOrdinado ni fu nciones, no debe estar
^° n y °ongrueiite y motivada. el dere€ho derce ^"
independen cia
sometido a de pendencia ASI, hablamos de cuando la decisidn perjudique al
que el juez en cuanto a su e jerciendo las distintas vias de recursos de que diS9°
para expr
ecciona do at
e$designaci
e
atstableciddnpOr endie ndo al estatuto
Ie o debe
la ser el sel la sentee cia, derecho este ult imo resultan te de md° '*8g"g"p'°s que la ley
Y. Y no el que resul te de Ofgâ nic o
o de otro poder del un acto derecho a juicio o de acceso a la justicia, 8^’°^ qp IOS ICT° " ucidn
Estado, como t oder Ejecutivo CO3{orme al principio constitucional de la razonabilidBd ue
del ambién
inamovilid ad en sus funcion es, y a la duracidn e DQ inicana, art. 8-5), exclude y sup e ,@prso. De ahf q
de rime las
expresar falta de vinculaciones del yIaS d ‘la
El juez debe ser !8ncional” para el
parten
eselenejercici de sus f unciones.
y otros iltls, de los demés poderes
de los distin toS tribunal es
SI, sobre todo en to que afecta y jueces entre
de menor jerarqui '• °nâbte’
a jueces ^ ^^^ u•lacidn el a la de la send°
ejecuci6n
Escaneado con CamScanner
Y !• erza publica, esto ul‹im $ g necesario, pues de lo contrario
los derechos as; |gt q ,cklos serfan mera declaracidn de
intenciones g| y e(ectivo de los intereses de los aén entre
litigantes, y
e
;tmas, de modo recfproc pero no ha y
sin malizacidn prgctica. ersas ese derecho, cuando un o* Y
t de iusticiable, teniendo la
*iolaci6n
et mismo y que Ie o(rece el ordenamiento,n Up
4. §.- LO iqiioldnd de pnrtes.-
Las panes deben comparecer al tribunal con i8ualdad de derechos con la pericia y diligencia suficiente.
y de Oportunidades, teniendo a su disposicidn las m ismas garantfas,
medios de ataque y de defensa, igualdad de armas y de acceso a los
medios de prueba (son estos derechos procesales consustanciales al
d r e Cho de lo defense letrodo o
derecho de defensa). Asf, los derechos de las partes no pueden cm
sufrir limitaciones ni
merma una frente a la otra, ni frente al tribunal. El sujeto pasivo nsidera técnica
distintoo letrada,
al derecho de el defensa,
quan d8 se co
consideramos es decir, derecho
del defensa
proces, o tierie cIerc«'ao a conocer los medios en que funda su pretensidn a la asistencia de gado, de un conse|ero o perito del
el sujeto activo del mismo, y éste los medios de defensa de aquel; dereCho de parte de aquél
un n proceso o es citado a comparecer con motivo del mismo,
la
‹gualdad de armas a posibilidad razonable de litigar en 6n concreta del derecho de defensa, de ahfque los jueces
g l ar PDF SU efectividad. En nuestro pais, salvo casos
condiciones
que no impliquen desventajas apreciables de una pane frente a
la
otra y
disponer, ejercer y tener a su aIcance los diferentes med ios y
procedimientos para aportar y adm i nistrar
pretensione, s supervisar Su realizacidn, discutirla las pruebas de sus deben en el |uicio de habeas corpus y bajo cienas
y contradecirla, y e
en el juiClo Criminal, el ministerio de abogado para estar
que
f• '# cep
sean examinadas y apreciada s de manera objetiva por el juez cOndi
ciones
IOS tribunales, es obligatorio. Asi results como principio
ante el por la ley (Ley del Cole8io de Abogados de R. D., No.91
cual se realiza o administra. resente
de que en los procesos criminales, la ley hace obligatorio
la
4-s- ml derecho de nudiencin.-
C onsideramos que, si no forma parte de Asistencia para el acusado del abogado de oficio, ode(enux péblico, como
consustandial al derecho de defensa, que su contenido, es al $e ie denomina en otros pa+ses (Ley de Organizaci6n judicial, 82J de
menos de manera definitiva sin nadie puede ser t927, art. 88\-
condenado ser oido, o al menos legal
mente citado
(Constitucion Dominicana,
el prevenido art. 8-2-1). Por eso, asf como en materia $.8.- Derecho o conocer In rozñn del proceso
penal estar presente o citado a la audiencia y
comparecer
COC C goCimi *nto
Ie imputa, en materia
civil, ento o el acto Este derecho implica que se debe indicar la infraccibn y los hechos por
introductivo de la cua1 o por los cuales se persigue al inculpado o acusado, asl como
de citar at demandado a comparecer al también los procesos civiles, comerciales o de otra indoIe, deben
ftiOtlvos de hecho y de derecho y el objeto de ’
emanda, a fin de ponerle en condicidn de defenderse. el objeto
es un derecho que si p del contenido, Como cual el
no es arte de la demanda (an. 61, Codigo
vemos,
COnsustancial a la vez, for to menos demandado debe comp
tanto at derechodefe de nsa, permitirle el ejercicio del
es juicio o de a como al derecho
••- aI tribunal. la vinculaci6n de este derecho a la regla del
que su omisidn o indicacion vaga o indeteminada conduce a la
4•<-- e1 derecho de defense.- indefensi6n o violacidn del derecho de
5tJStancial es este derecho en el c defensa.
ontenido del debido
que, hacia él confluyen otros derecho P eso, de modo
garantfas
este trabajO. Consiste esencialmen
8y
que se analizan 4- g. - el d e recho o no Incrimina rse o
y q} te en no pFiy en
para umento,
ningdn
la derecho
protecci6n y y garantia que el ordena
efectiva de defensa
a justiciable de
miento pond a SP g|Q a autoacusorse.—
nce de C n mateia
D ominicana, art. 8-2-J). Tiene sus derechos onsagrado por 1a
Constitucidn declara£ COOtTB 8! mismo. La
(Constituci6n US doble car
implica, por un lado, el respeto de âcter: material Y !0Fmal, que penal, el acusado no estâ obligado a de suerte que el silencio
las y par el otro, i
juez, Par parte del confes16n debe ser voluntaria y libre, de confesid8• P ’
a prohibiCi6n del
devul
nerarlasy Con cuIcarlas o prevenido no significa una presuncid
decl atar, lo hard dentro del contenido y enlos IB '
iimitarlat
Esaneado con
CamScanner
LV Misma 8pliCacion debe recibir en todo proceso en getJeral, de
ahf que e ’ ^^'Ctdfo T 3I S del Codigo Civil, vierte la carga de la
prueba a aquel que inicia la demanda, al demandante, y no al lv p ruebo \ « U n juici
demandado, que ene el derecho a la prueba conlraria. Es un p e Tech O o
derecho unido de modo
esencia ypmO.-
I af de la presuncion de inocencia. derecho de defensa y su ejercicio, ni es efectivo
„b• el a queI
c.o’ uebas y a los medios de ^'• pre que sean
prueba,
4 '°-- *np resuncion de inocencici.- $e para culminar en una
En a € ^i0 represiva, particu larmcnte el acusado de un crimen, se p °‹•›•‹ Los medios
^’e ^"^ e inocente hasta que la sentencia que lo condena no tiene la prueba, y los
la hechus
^NJ‘ " a d irrevocable de cosa juzgado, y en los asuntos c iviles y
Mercia les por ejemplo, salvo ejecucion provisional, y la posibilidad ¿e
de ejercer medidas cnnservatorias, la sentencia no puede ser
C | nes
ejecutada, ntradiccion del
Sinu Jcsputs de su notificacién al
*^ ^'tir
^d€‘.tado, y consujero
que todo igual carâcler
pasivo decieun
cosa juzgado. En general, podemos
proceso, se presume inocence
que la condenacion en su contra nosea definitiva e irrevocable. eba es ^ U!^ Y conduce a la indefension. Esto nos ]leva a analizar la
obtencioD de la prueba, de suerte que, obtenida par medios
de laprohibida
hasta |icitu desta su va lorac ion par el juez, aue oebe descartarla
rad icalmen te nula y sin efecto. Asi ocurre cuando la prueba es
pO t ser
Por las mismas razones es que el acusado penalmente no esta
aobligado
incriminarse
proceso
II g FObar su inocencia, y el demandado en por media de violencia o constreñimiento, par medios dolosos
obtenida
cualquier
Civil
no es a quien ie incumbe la carga de la prueba 315 p„ métodos no admltidos por el ordenamiento procesal.
(art. Codigo
), y en los procesos civiles,Y P•^ analogfa aplicable a todo
proceso, par ser un p incipioM i neral es la parte demandante o la
parte acusadora, quien debe probar los hechos imputados, siendo l debido roceso en el Derec
en algunos casos la presuncidn iure et de iure, que no admite prueba COm Q/ONO.
contraria (arts. 1349, 8S0 g 1352 del Cddigo Civil .

• • LOS I C¥llfi€£S JOCeSO)eS.— 3.i.- ideas generales.-


De cardcter general se refiere a toda garantia que en el proceso
debe asegurarse al justiciable, de suerte que aquellas que son AI respecto basta señalar que, ya de modo directo o ya indirecto,
enunciadas y consagradas expresamente en el ordenamiento, ya por toda las Constituciones polfticas consagran el principio del debido
Q^ 8 • del mismo modo que en los convenios o acuerdos
la Constitucidn o norma equivafente, u otra norma adjetiva, son
aplicaciones concretas de ese principio. Los derechos que de él se inteF••°ionala que
derivan, pueden ser expifcitos los Estados, y partiCul8FM98
O implfcitos con carâcter enunciativo y no limitativo, que “imponen ma<o de las Naciones
al Unidas Universal de los D
erechos
tribunal actuaciones no previstas en las leyes procesales, cuya Humanos y el n la Convenci6^
violacidn dentro del marco de
Humanos, entre los
conduce a la indefension". En esta parte de nuestro trabajo, nos org Europea de los Pl Con venci6
la
limitamos Derechos
a enunciarlas, comentando solo aquellas que to ameriten, asf
tenemos:
COmunidad Europea (CE), Y
el derect›o a la prueba, la publicidad del juicio, la celeridad o Estados que conforman la
Derechos Humanos, entre toda
pronfitud del juicio o administracidn de la justicia, la legalidad, el OEA); pero mas alia de de
derecho de no encia trasciende.
ser juzgado mds de una vez por la misma causa (non bis in idem) y de Estados Americanos ( P U #$tg qUe se trata
la
contradiccidn deI juicio, de todas ellas y por su legislativa del principio. *U "!g
juridica que dentro del ordenamiento
fntima relacidn in princip1o general, LJn valoF
analizaremos y de modo conjunto, el aspecto ny leyes, Y en el que subyace
de la prueba y la esta par encima de la
conlradiccidndeljuicio. constitucid demâs
todo ordenamiento.
udio se han de rec08
8n esta parte de nuestra g5t antfas dcl P^^C*P
ctos principa les, d erecho*
de aquellos ask
nes de las jurlsdicciones tribunal es con atribuci6n
tesultan de Ia8dW'+!
Escaneado con CamScanner
p }a d • los derechos humanos exige aquel “de
inferno C°<° la •t
que es objeto” tsentencia Mayof
ta ohra nd er
c°S y e pte
tanto °" °'
o competencia pafa COV9
su r Su vigen IN
C
Indie ium et Vita, ie p°,ju y obser defecho xgUazBa sitencio:E mismo
puramene eddca y f°'*°*. qcen*'°Y
Be In l izaciñn del proceso, y aplicando la
particularmente en lOs Estados H›5P^
cir co d e g onvencion \nteramericana de 1os Oe‹echos
5. z.- e1 d ebido }› roc eso en e1 i» IOS
qy g) respe‹ tivameote, y cl Pacio lnternacion*l de

zstodos n m e ri C €l DOG. pQ@GCOSâ n. 9)\a Cor\e Suprema de }uslicia


C jpites Y del
+bero n ’minar la vigencia te chos
vio\a e1 debido procesolegal, porvolacién
Una serie de decisiones a scntencias nos permite det esulta' adO 9 US
ha d)uzg de inoceo cia y por consecuencia
del principio, asi, tenemos q•• P"’ g\plo e
P rde‹ech
I a e\ o a guardar silencio, poner a cargo de1
esvin°'°"
n de I n
tribunales: Pol apliCacid rin p@ OtFOS inocencia de manera diâ\ana
raW S de “d y£ystrar Su
• Tul ela judicial y acreso a lab de
-h), la Corte t99S).
Convencidn In leramcrirana eta do la udas” tsen tenci l <^Y° ’ '
p
de Ars•• ‹i na declaro i consi nal i di•v• siccasacifi
idn del Codigo ad
Suprema
itucio I ° »e et derecho a un proceso lu•!°, °
Procesal Penal (art. 4 59-2), que } jm ita eI recurso de p sales: Al
co nsagrar
Suprema de )uslicia, Sentencia Abrit/7/l995ii también °' aplicacifin constitucionales,
DerechoS proceso, como una de las Panama, est$
garantias
I nteramerica na de un
de la Constitucion (art 32)y laConvencid" es una garantia deodo , ta c • rte Suprem a de t@ps
justicia de
Humanos (art. 8), el derecho a un proceso justa '° uestién• C ^ los derec hos y
con$titucional en el ordenamie nto Panameño (Corte Suprema de ju ando el de modo e preso o espliCito, a
Sentencia Nov78/1990) q\je de e1unci£tiyO. queimphca tOdO
Od '” ’ de uo
aldad de derechos procesales: Los artfCulOS 233 y 234 del C6digo de >
garan+'^ Y actu
Penal que otorgan como derecho excltJSlVO del marido, et
ejercicio de
t5ent
la acci6n penal por el delito de adulterio, son gqntrarios al art(culo 4 de
la Constitucidn, que establece igualdad de derechos de todos los
seres a•dtencta ha juzgado que, el debidoD°°
7
humanos en Cuatemala (Cone Constituciona l, Sentencia Marzo/7/1996 de Guatemala, otros derechos, envuelve la
por dad
la
y Feb/15/1996), derechos consagrados también por la enunciado o eralidad, enitud de los derechos
Convenci6n
lntetamericana de Derechos Humanos (art. 24), y Pacto lnternacional gd$qtttia del co ntr adi ctorio bilat ser cicadas, oldas
y}Ts panes a
de Derechos Civiles y Polfticos (art. 14).
de defensa y a la
de igua1dad” , y aquel
vencidas en proceso legal” ts
• Dered+ode • La aplicaci6nde undecreto par el cual ^ ^a ^ entericia
funcimaria de sus fuKk›nes, sin una causa debidamente comprobada, que sr
• Derecho de la pms' p mayor parte de las cuestiones de to
que no rueba, es con relatjjn a la licittfd
resultade un debidoproceso, privadel derecho de defensa, par carecer el plantean con tespecto a la p ser obtenida, 1 respecto la Sat
cese
en sus funciones, de motivacidn y razonabilidad y, {xx tanto, violatorio de medios por IOS cuales debe de COSt8 Ric bsolutade valer
la Convencidn lnteramericana de Derechos Humanos (art. 8-1) y del Constitucional de 1a Corte Suprema
Pacto
International de Derecho» Civiles (art. 14-1), conforme el criterio de la prueba objetiva“implica, desde luego, ta pr si dehet#
oshubie
Sala de ohibicia
Derecho Consitucional de la Corte Suprema del Perd (Sent.Oct/7/1994). danes a •ést°
de medios probatorios '! 8'!’” * m t rial" (Setntencia s
e
Pero en Reptiblica Dominicana, la decisidn del juez que niega la ninguna trascendencia formal ° a

lectura de una o variaspk Mayo/31/1994).


asdeunexpedienteaiminaI,consideradacomoviolaci6n al defecho de
defensa, no puede ser impugnada porvfa de la accidn o recurso de amparo
(Sup. Corte justicia, Sent. Junio/t 8/1991), que implica violacidn a los
articuk›s 2S y 6 de la Convencidn, y t4 del Pacto, ya citados.

• Conocimiento de la imputaci0n: Por ap| icacidn del principio de ta


constitucionalizacidn del proceso, la Corte Suprema de justicia de
Paraguay, aplicando los instrumentos internacion ales ya citados
varias
S a nner
gyq I ne ado c on C£l C
aibliografia
Esparza Leibar, Iñaki. “El Princip io del Proceso Debido“
- , pâg. 72. Editora Bosch. Barcelona, España.
l99\-
- Houed Ontario, Sanchez Cecilia, Fallas Proceso Penal y D erechos Fundamentales“, pas
David. **
Investigaciones jurfdicas. San José, Costa Rica. 1998.
Esparza Leibar, lñaki. Op. Cit. pâg. 78.
Guinchard, Serge y Otros. “DrOit et Pract
- ique de la Procédure Civile“, Tomo I, pâg. 482. No.211§. Dd!!

*“
- Guinchard, Serge y Otros. “Ibidem“, peg.
- Esparza Leibar, Iñaki. Op. Clt., pig. 25. 483. N o.2113.
- Cordén Moreno, Faustino y OtrOSe “20 @ñOs
de Ordenami 2FIt
Ct co nstitucional“. Procesal.
Escaneado con CamScanner