Está en la página 1de 6

Rodriguez Reyes Jorge Eduardo

Tutorías
Motivación Y Actitud

Nayeli Díaz Gonzales


Motivación
La motivación se puede definir como la determinación o voluntad
que impulsa a la persona a hacer determinadas acciones o
comportamientos para alcanzar un determinado objetivo. Es decir,
ésta influye de forma determinante en la puesta en marcha de
conductas hacia un determinado fin. Dependiendo de la importancia que
tenga para la persona el objetivo que desea alcanzar o las
consecuencias positivas de éste, la motivación será mayor o menor. Por
ejemplo, ante la existencia de un problema psicológico como problemas
de autocontrol a mayor motivación por el proceso terapéutico, mayor
probabilidad de éxito.
Como hemos comentado al principio de este artículo, según las
diferentes teorías o criterios existirían diferentes tipos de motivaciones.
Nosotros en este artículo, hablaremos sobre los dos tipos que surgen a
raíz del origen de los beneficios
1. Motivación extrínseca: es la motivación extrínseca hace
referencia a la determinación que se produce por unas consecuencias
externas. Así, las consecuencias que se producen en el entorno son
las que generan la determinación por la tarea. El dinero a fin de mes,
el reconocimiento social entre otras

2. Motivación intrínseca: este tipo de motivación es conocido por


que es causada por el deseo de una persona por ejemplo adquirir
conocimiento alcanzar un bienestar personal, cumplir una meta etc.
técnicas de motivación.
(Para la motivación personal)
1. Preguntarse cada día acerca de qué le hace feliz en el momento
y qué le entusiasma.
2. Plantearse metas a largo plazo.
3. Prometerse una recompensa o pequeño placer a cambio de
superar la procrastinación.
4. Actuar como si ya se estuviera motivado o entusiasmado por la
tarea pendiente, en pocos segundos, la sensación real nos
invadirá.
5. Llevar a cabo una tarea pequeña, pero altamente satisfactoria.
6. Comenzar por lo más difícil y terminar por lo más sencillo y
placentero, a la hora de enfrentarse a cualquier actividad.
7. Centrarse en todo aquello que hemos mejorado, en comparación
con nosotros mismos hace algún tiempo.
8. Rememorar los momentos de éxito, en vez de los de fracaso.
9. Dejarse inspirar por personas a las que admiramos y leer sobre
ellos, escucharlos, ver vídeos…
10. Atreverse a salir de la zona de confort y arriesgarse a
aceptar nuevos desafíos.
(Motivación laboral)
1. Ser ejemplo de motivación
2. Conocer al equipo
3. Ajustar las tareas al perfil del trabajador
4. Contar con los trabajadores en la toma de decisiones
estratégicas
5. Definir objetivos personales y comunes
6. Brindar refuerzos positivos
7. Ofrecer flexibilidad
8. Velar por un buen clima laboral
9. Proporcionar un entorno de trabajo adecuado
10. Dar la importancia adecuada al salario
Actitud
La actitud es una tendencia psicológica que se que se expresa
mediante la evaluación de una entidad u objeto concreta, con cierto
grado de favorabilidad o des favorabilidad (Eagly y Chaiken). La
actitud se trata de un estado interno de la persona, por lo tanto, no es
una respuesta manifiesta y observable. Se concibe como algo que
media entre los aspectos del ambiente externo (estímulos), y las
reacciones de las personas (respuestas evaluativas manifiestas).
Para poder valorar las cualidades de las actitudes debemos tener en
cuenta dos ejes principales:
Valencia o dirección: Carácter positivo o negativo que se atribuye al
objeto actitudinal.
Intensidad: Gradación de esa valencia.
Puede darse el caso de que la actitud sea neutra. La actitud suele
representarse como un continuo, el "continuo actitudinal", que tiene en
cuenta los aspectos de valencia e intensidad.

La actitud tiene 3 implicaciones principales:


1. La actitud apunta siempre "hacia algo". Cualquier cosa que se
pueda convertir en objeto de pensamiento, también es
susceptible de convertirse en objeto de actitud.
2. Por ser un estado interno, actúa como mediador entre las
respuestas de la persona y su exposición a los estímulos del
ambiente social.
3. La actitud es una variable latente: a ella subyacen procesos
psicológicos (proceso de categorización) y fisiológicos. La actitud
no es ese proceso de categorización, sino su resultado. Una vez
llevado a término el proceso de categorización, lo que subsiste
es un estado interno evaluativo, es decir la actitud.
La actitud posee algunos componentes los cuales lo definen mejor
Componente emocional: este pilar comprende las reacciones de
tono sentimental que van dirigidas al objeto sobre el que tendremos
una actitud.
Componente conductual: este componente es el reflejo de los
comportamientos orientados a una actitud concreta.
Componente cognitivo: constituye los pensamientos y
razonamientos que retroalimentan una actitud en concreto.

Características de la actitud
Las actitudes están sometidas a diversas características
completamente reconocibles:

Las actitudes están predispuestas al cambio espontáneo y a una


flexibilidad innata.
Las actitudes son el principal motor de influencia en relación a las
respuestas frente a estímulos y a las conductas adoptadas.
Las actitudes pueden responder a múltiples situaciones, por lo
tanto, se dice que son transferibles.
Las actitudes se adquieren con la experiencia y la obtención de
conocimientos en cada suceso que compone la vida de un
individuo. De esta manera, las actitudes influyen en las distintas
conductas que el sujeto adopte

Tipos de actitud
Actitud egoísta. La persona que actúan con este tipo de actitudes
se caracteriza por interesarse en conseguir satisfacer sus propias
necesidades sin interesarse en las necesidades ajenas.
Actitud manipuladora. Los individuos que poseen estas actitudes
suelen tener características en común al caso anterior, a diferencia
que realmente utilizan a los demás como el instrumento para
alcanzar satisfacer sus propias necesidades, es decir que
efectivamente utilizan a otras personas como herramientas.
Actitud altruista: Las personas que adoptan este tipo de actitudes
resultan completamente opuestas a los dos casos mencionados
anteriormente ya que no se interesan por el beneficio propio, si no
en el de los demás. Las otras personas no son utilizadas como un
medio o herramienta si no que son entendidas como fines en sí
mismos. Las personas con actitud altruista suelen ser comprensivas
y atentas.
Actitud emocional: Las personas que adquieren actitudes de este
tipo suelen interesarse en los sentimientos y estado emocional de
las otras personas. Al igual que el caso anterior no buscan
satisfacer de manera exclusiva sus necesidades si no que son
considerados con los demás. Muchas veces estas personas son
afectivas y sensibles para con los demás.

También podría gustarte