Está en la página 1de 6

1.

  2  LA  TRADICIÓN  HINDÚ 

Es  conveniente  observar  que  en  la  India  se  llevaron  a 


cabo  estudios  muy  serios  sobre  el  lenguaje.  Se  tiene  noticia  de 
que  por  lo  menos  doce  escuelas  diferentes  florecieron  allí  con 
señaladas  características  lingüísticas  y  literarias. 
Hay  que  anotar,  además,  que  la  lingüística  hindú  fue  un 
poco  anterior  a  la  griega  aunque  las  dos  escuelas  ofrecen 
un  par  de  puntos  paralelos:  el  primero  de  ellos  es  sin  duda 
el  relacionado  con  la  controversia  entre  naturaleza  y  con­
vención  que  también  se  presentó  en  la  India 36  con  las  mis­
mas  características  que  en  Grecia.  El  segundo,  versa  sobre  la 
prelación  del  lenguaje  escrito  —pulcro  y  correcto—  sobre  el 
oral,  preocupación  constante  de  los  filósofos  y  gramáticos  hin­
dúes.  Sin  embargo  en  este  aspecto  se  encuentra  la  gran  dife­
rencia  de  las  dos  escuelas.  En  efecto,  se  dijo  anteriormente 
que  los  griegos  no  avanzaron  mucho  en  la  estructura  fono­
lógica  de  su  lengua;  los  hindúes,  por  el  contrario,  estudiaron 
y  describieron  con  mucho  detalle  los sonidos  del  sánscrito 

36
  En  efecto,  los  filósofos  hindúes  se  dividieron  en  dos  grandes  y 
opuestos  grupos  los  partidarios  de  la  teoría  Mīmānsāque  sostenían  que 
la  conexión  de  la  palabra  y  el  objeto  en  el  lenguaje  humano  existe  por 
naturaleza  y  permanentemente  y  que,  por  consiguiente,  el  lenguaje  ha  de 
ser  increado  y  eterno;  y  los  que  sustentaban  la  hipótesis  Vaiśesika  con  la 
creencia  de  que  la  relación  entre  el  mundo  y  el  objeto  es  creada,  bien  por 
el  hombre  en  un  pasado  muy  remoto,  o  bien  por  algún  dios  poderoso. 
Apud  H.  SCHARFE,  Pāmni's  Metalanguage,  Philadelphia,  American  Philo­
sophical  Society,  Independence  Square,  1971,  pág.  1. 
LA  TRADICIÓN  HINDÚ  47 

debido  en  especial  al  enorme  interés  que  para  ellos  tenía  el 
traspaso  —de  generación  en  generación­­  de  los himnos
védicos  que,  como  se  sabe,  son  una  colección  de  textos  sagra­
dos  compuestos  muchos  siglos  atrás  a  la  aparición  del  len­
guaje  escrito  y  conservados  mediante  la  transmisión  oral.  De 
ahí  la  importancia  que  para  los  hindúes  tenía  el  sánscrito 
(lengua perfecta,  por  etimología),  idioma  en  el  que  origina­
riamente  se  encontraban  los  mencionados  cánticos. 
Al  formar  los  himnos  parte  de  actividades  religiosas  de 
singular  importancia  era  menester  conservarlos  en  toda  su 
pureza  y  corrección,  pues  el  menor  error  en  la  pronunciación 
de  un  solo  sonido  anulaba  completamente  el  valor  sagrado 
que  tenía  todo  aquel  ceremonial.  De  ahí  se  infieren  los  gran­
des  adelantos  que  en  el  campo  fonético  realizaron  los  hindúes. 
Tales  avances,  logrados  merced  a  un  poder  excepcional 
de  análisis  y­ a  una  descripción  detallada  y  diáfana  de  los 
sonidos  de  su  lengua,  sólo  se  conseguirán  en  Europa  dos  mi­
lenios  más  tarde  cuando  aparezca,  ya  en  el  siglo XIX, la filo-
logía comparada.  (Como  se  estudiará  más  adelante,  la  gra­
mática  comparada  realizó  buena  parte  de  sus  muchos  aciertos 
gracias  al redescubrimiento  del  sánscrito  una  vez  que  el  juez 
británico  en  la  India  — sir  William  Jones —  llamó  la  aten­
ción  sobre  esta  lengua.  Al  estudiarla  y  cotejarla  con  el  griego 
y  el  latín,  los  comparatistas  decimonónicos  entraron  en  con­
tacto,  además,  con  toda  la  tradición  hindú)  37. 
Todos  los  adelantos  de  los  hindúes  en  materia  lingüística 
se  hubieran  perdido  si  Pāņini  (siglo  IV  a.  C.)  — universal­
mente  reconocido  como  el  más  grande  gramático  de  la  anti­
güedad — no  los  hubiese  compilado  en  su Gramática,  reputada 

37
  Cf.  el  apartado  2.2  del  presente  manual. 
48  GRAMÁTICA  TRADICIONAL 

como  el  más  importante  monumento  que  se  ha  escrito  sobre 
ese  tema. 
La Gramática  de  Pánini 38 ,  sobra  decirlo,  es  una  gramática 
del  sánscrito  que  consta  de  ocho (asta)  capítulos  (adhyāya) 
por  lo  que  se le conoce  también  con  el  nombre  de astādhyņāyī. 
Toda  ella  se  desarrolla  en  cuatro  mil  reglas  llamadas  sūtra 
—colección  de  pequeños  aforismos—.  Tienen  las  reglas  la 
particularidad  de  que  están  ordenadas  cíclicamente,  de  tal 
suerte,  por  ejemplo,  que  cualquiera  de  ellas  se  basa  en  la 
inmediatamente anterior y es soporte, además, para la siguiente. 
(Tal  ordenación  de  las  reglas  recuerda  bastante  los  procedi­
mientos  empleados  por  la gramática generativa  en  la  descrip­
ción  de  los  varios  componentes  de  las  lenguas). 
Las  reglas  están  antecedidas  por  un  catálogo  de  sonidos 
del  sánscrito,  y  dividido  en  catorce  grupos.  Junto  al corpus  de 
reglas,  y  como  elementos  auxiliares,  se  encuentran  dos  catá­
logos,  uno  de  raíces  y  otro  de  bases  nominales. 
El  filólogo  y  lingüista  George  Cardona,  uno  de  los  me­
jores  glosadores  de  la  gramática  de  Pāņini,  la  particulariza  un 
poco  más  de  la  siguiente  manera: 
Las  reglas  de  la  gramática  sirven  para  derivar  formas  que  con­
cuerden  con  el  uso  correcto.  Estas  reglas...  se  emplean,  además,  como 
medios  para  caracterizar,  es  decir,  para  explicar  por  medio  de  la 
derivación  las  formas  de  uso  correcto.  Clave  para  este  sistema  de  deri­
vación  es  la  distinción  entre  las  bases (prakrti)  y  los  afijos (pratyaya).
La  gramática,  pues,  introduce  los  afijos  después  de  las  bases,  una  'vez 
que  se  den  ciertas  condiciones  para  derivar  los  elementos  con  ter­
minación  verbal  o  nominal.  Las  bases  son  de  dos  tipos:  raíces  ver­
bales  (dhātu)  y  bases  nominales  (prātipadika).  Fuera  de  eso,  las 

38
 Todos  los  lingüistas  que  se  han  referido  a  ella  conceptúan,  sin  em­
bargo,  que  si  bien  es  la  más  perfecta  de  todas  las  escritas  hasta  ahora,  se 
requiere  ser  experto  sanscritista  para  leerla  y  estudiarla. 
LA  TRADICIÓN  HINDÚ  49 

bases  pueden  ser  primitivas  o  derivadas...  Las  bases  derivadas  se 


consiguen  previa  aplicación  de  las  reglas  de  la  gramática.  Las  raices 
de  los  verbos  derivados  se  forman  merced  a  las  raíces  primitivas  y  a 
las  formas  nominales 39 . 

Como  puede  inferirse  de  lo  transcrito,  hay  un  afán  del 
lingüista  hindú  por  la  morfología  de  la  lengua  sánscrita.  Las 
bases  nominales  y  verbales,  las  raíces  y  los  afijos  y  la  mane­
ra  como  éstos  se  introducen  por  medio  de  reglas,  son  aspec­
tos  que  competen  a  esa  rama  de  la  lingüística.  Previamente 
a  ese  trabajo  morfológico,  Pāņini  ha  establecido  ya  todo  el 
inventario  fonológico  de  la  lengua,  dado  que  la  ordenada  su­
cesión  de  fonemas,  de  acuerdo  con  las  reglas  que  las  deter­
minan  en  los  patrones  sonoros,  constituyen  los  morfemas. 
El  aspecto  semántico  es  para  el  gramático  hindú  de  vital 
importancia  en  su  concepción  de  la  gramática.  Continúa 
Cardona: 

Las  condiciones  bajo  las  cuales  los  afijos  se  introducen  son  de  la 
siguiente  manera:  algunas  reglas  necesitan  de  los  significados  como 
condición  previa:  el  afijo  A  se  introduce  después  del  elemento  I 
cuando  el  significado  M  debe  denotarse.  Otras  reglas  establecen 
condiciones  de  coocurrencia:  el  afijo  A  se  introduce  después  del  ele­
mento  I  si  se  da  el  elemento  J...  Además,  algunos  afijos  pueden 
ser  introducidos  por  las  reglas  sin  ninguna  condición  previa...  Los 
significados  que  sirven  como  condiciones  para  la  fijación  son  de  dos 
clases:  para  la  mayor  parte  de  las  reglas  que  introducen  afijos  según 
ciertas  condiciones,  Pāņini  usa  términos  como  bhūta  'pasado',  bhavisyat 
'futuro',  vartāmina  'presente',  vidhi  'imperativo',  los  cuales  no  son  in­
troducidos  en  la  gramática  por  definición  alguna.  Tales  reglas  envuel­
ven,  pues,  nociones  puramente  semánticas.  Por  el  contrario,  otras 

39
 G. CARDONA, Pāņini. A Survey of Research, The Hague­Paris, Moumon, 
1976, págs.  182­183. 

4
50  GRAMÁTICA  TRADICIONAL 

nociones  no  presentan  el  cariz  semántico  y  sus  términos  sí  necesitan 
definición  40. 

La  sintaxis,  por  otra  parte,  no  adquiere  todavía  mucha 


importancia.  Aunque  las  relaciones  de  coocurrencia  —que 
aparecen  en  el  texto—  indican  un  tratamiento  sintáctico  del 
problema,  su  estudio  aún  es  muy  incipiente.  Los  conocedores 
de  la  gramática  de  Pāņini  han  señalado  en  más  de  una ocasión, 
por  ejemplo,  que  el  estudio  de la  oración  desde  una  perspectiva 
sintáctica  no  se  advierte  en  la  obra.  A  este  respecto  debe  te­
nerse  presente  que  el  olvido  o  el  desdén  por  dicha  disciplina 
es  una  característica  general  que  subyace  en  la  concepción  de 
la  gramática  tradicional.  La  mayor  parte  de  las  gramáticas, 
hasta  bien  entrado  el  siglo  xx,  centran  su  atención  en  los  as­
pectos  fonológicos  y  morfológicos  de  las  lenguas  y  poco  o 
nada  en  los  sintácticos. 
Con  todo,  el  gran  mérito  de  la  gramática  hindú  es  su 
carácter  eminentemente  descriptivo  y  es  en  este  punto  donde 
se  diferencia  de  las  gramáticas  de  los  griegos  y  de  las  subsi­
guientes.  Pāņini  describe,  no  prescribe.  Siempre  se  ha  insistido 
en  que  la  concepción  descriptiva  puede  obedecer  al  modo 
como  consideraban  los  hindúes  la  gramática.  Por  etimología, 
la  palabra  sánscrita  para  'gramática'  es vyakarana  que  signi­
fica separación, análisis,  mientras  que  para  los  griegos  era 
techne grammatiké  (arte  de  escribir).  Alguna  diferencia  va 
de  una  a  otra  concepción. 
En  el  desarrollo  de  los  estudios  gramaticales  la  perspec­
tiva  que  primó  fue  la  griega.  De  haber  prevalecido  la  hindú, 
el  estudio  del  lenguaje  hubiese  logrado  un  desarrollo  que 
sólo  llegó  a  alcanzarse  en  la  presente  centuria  cuando  el  es­

40
Ibid.,  pág.  83. 
LA  TRADICIÓN  HINDÚ  51 

tructuralismo  lingüístico  empleó  los  mismos  métodos  hindúes. 


Tales  métodos,  evidentemente  científicos,  tienen  por  objeto, 
precisamente,  la  separación  y  el  análisis  de  los  diferentes  ni­
veles  de  la  lengua. 
Fuera  de  todo  lo  anterior  la  lingüística  debe  a  Pāņini  la 
presentación  del  morfema  cero  ( 0 ) .  Advirtió  lúcidamente  el 
hindú  que  hay  formas  lingüísticas  que  carecen  de  una  repre­
sentación  fonológica,  al  menos  en  su  estructura  superficial.  La 
forma  española  lunes,  por  ejemplo,  carece  por  sí  misma  de  la 
característica  morfológica  del número plural.  En  efecto,  sólo 
por el  contexto  se  puede  distinguir:  (El  lunes  es  aburrido;  los 
lunes  son  aburridos).  Otro  tanto  sucede  con  la  forma  inglesa 
sheep  (oveja).  (The  sheep  is  eating  grass;  The  sheep  are 
eating  grass).  Para  obviar  el  problema  Pāņini  sugirió  colocar 
el  morfema  0  allí  donde  faltaba  la  marca,  así: 

Finalmente,  los  gramáticos  posteriores  a  Pāņini  se  limita­


ron  a  glosar  su  obra.  El  más  famoso  de  todos  ellos  es  Pataňjali 
con  un  libro  muy  conocido  entre  los  estudiosos  del  sánscrito 
llamado  El  gran  comentario  (Mahābhāsya)  que,  como  sugiere 
su  nombre,  es  un  conjunto  de  observaciones  sobre  la  gramá­
tica  paniniana.