Está en la página 1de 127

Editorial 2

1 Caracterización y alternativas de uso de la especie Dichrostachys 3


cinerea (L.) Wight et Arm. (marabú)
Dra. Katia Manzanares, M.Sc. Adolfo Núñez, Ing. Digna Velázquez,
M.Sc. María Antonia Guyat, Ing. Celia Guerra, Dr. Carlos Sosa y
Téc. Miguel Sosa
2 Influencia de la posición radial sobre las deformaciones de la madera 13
aserrada de Pinus caribaea Morelet var. caribaea
Lic. Inés González, Dr. Arnaldo Díaz y Dr. Daniel Álvarez
3 Etnobotánica sobre el cogollo de la palma real de los bosques 21
cubanos
M.Sc. Adolfo Núñez y Esp. Jefrey Puentes
4 Empleo de aserraderos móviles en la economía forestal en Cuba 31
Ing. Celso Carpio, Dr. Juan Manuel García, Dr. Pedro Pablo Henry e
Ing. Hernaldo Pérez
5 Influencia del manejo del agua y del sustrato en la calidad de la planta 43
de Eucalyptus grandis Hill ex Maiden en contenedores
Dra. Iris Castillo, M.Sc. René Medina, Dr. Eduardo González y Dr. José
Manuel Pérez
6 Principales características físico-mecánicas de la madera de cinco 53
especies forestales de la Cordillera de Guaniguanico
Dr. Pedro Pablo Henry, Ing. Alberto Ibáñez, Téc. María Victoria
García e Ing. Celia Guerra
7 Rehabilitación y ordenamiento de la faja hidrorreguladora del río 65
Cuyaguateje
Ing. Bárbara Mitjans y Dr. Eduardo González
8 Estudio etnobotánico de especies que crecen en el macizo 75
montañoso Guaniguanico
Ing. Digna Velázquez, M.Sc. María Antonia Guyat, Dra. Katia
Manzanares e Ing. Celia Guerra
9 Valoración de los costos de establecimiento de la regeneración 85
natural
Dr. Heriberto Benítez
10 Homologación de madera blanda y semiduras de latifolias para su 93
uso como encofrados
Dr. Juan Manuel García, Dr. Guillermo Rey, Dr. Pedro Pablo Henry
e Ing. Alberto Ibáñez
11 Tabla de surtidos para plantaciones de Pinus tropicalis Morelet en 105
Pinar del Río
Dr. Germán Padilla, Dr. Edilio Aldana y M.Sc. Ilya García
12 Habilidades competitivas y adaptativas de algunas especies de 113
importancia forestal existentes en Camagüey

Dr. E. Pérez, Lic. L. Velasco y Lic. A. Fals


Coincide la publicación de este número con la celebración del V Sim-
posio Internacional sobre Manejo Sostenible de los Recursos Foresta-
les (SIMFOR), el cual se celebra cada dos años, organizado por el
Centro de Estudios Forestales de la Universidad de Pinar del Río y el
coauspicio de instituciones de gran prestigio internacional como la
FAO, CIFOR, IUFRO, el Centro Internacional de Monitoreo de Incen-
dios y otras instituciones cubanas, entre las que figuran el Cuerpo de
Guardabosques (CGB), el Instituto de Investigaciones Forestales (IIF),
el Grupo Empresarial de Agricultura de Montaña (GEAM) y la Asocia-
ción Cubana de Trabajadores Agrícolas y Forestales (ACTAF).
SIMFOR se desarrolla con la participación de importantes especialis-
tas, profesores e investigadores, tanto de Cuba como de otras nacio-
nes, y constituye un espacio ya reconocido para la presentación, dis-
cusión e intercambio de los principales avances de la ciencia forestal,
en particular en Latinoamérica, aunque siempre se ha contado con
especialistas de Europa y África. Junto al Congreso Forestal de Cuba,
constituye hoy uno de los eventos científicos forestales de mayor tras-
cendencia celebrados en Cuba
DR. ALBERTo VIDAL CORONA

Comité Editorial
Presidente: Dr. Alberto Vidal Corona Miembros
Vicepresidente: Lic. Humberto Dra. Alicia Mercadet Portilla
García Corrales Dr. Juan M. García Delgado
Secretaria: Lic. Isis Benítez Aguilar Dr. Arnaldo Álvarez Brito
M. Sc. Haylett Cruz Escoto
Instituto de Investigaciones M. Sc. Orlidia Hechavarría Kindelán
Forestales (IIF) Ing. Katia Manzanares Ayala
Calle 174 no. 1723 e/ 17B y 17C, Ing. Juan M. Montalvo Guerrero
Rpto. Siboney, Playa, Dr. Pedro A. Álvarez Olivera
La Habana, Cuba Dr. Rogelio Sotolongo Sospedra
c.e.: direccion@forestales.co.cu Dr. Daniel Álvarez Lazo
Dra. Gretel Geada López
Dr. Fernando R. Hernández Martínez

Edición: Fermín Romero Alfau


Diagramación: Gladys Armas Sánchez
Diseño de cubierta: Pablo Ferret Brown
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

CARACTERIZACIÓN Y ALTERNATIVAS
DE USO DE LA ESPECIE DICHROSTACHYS
CINEREA (L.) WIGHT ET ARM. (MARABÚ)

DRA. KATIA MANZANARES AYALA, M.SC. ADOLFO NÚÑEZ BARRIZONTE,


ING. DIGNA VELÁZQUEZ VIERA, M.SC. MARÍA ANTONIA GUYAT DUPUY,
ING. CELIA GUERRA RIVERO, DR. CARLOS SOSA SUÁREZ Y TÉC. MIGUEL SOSA ARIAS
Instituto de Investigaciones Forestales. Calle 174 no. 1723
e/ 17B y 17C, reparto Siboney, Playa, La Habana,
katia@forestales.co.cu

RESUMEN ABSTRACT
Se realiza una valoración de las propiedades y It is carried out a valuation of the properties and
características de la especie Dichrostachys characteristics of the species Dichrostachys
cinerea (L.) Wigth et Arm. (marabú) basado en cinerea (L.) Wigth et Arm. (marabú) based on
la metodología de los atributos funcionales de the methodology of the functional attributes of
la especie, con el objetivo de formular un ma- the species, with the objective of formulating a
nejo agroecológico de ella. handling agro ecological of the same one.
Los valores de las propiedades físico-mecáni- The values of the physique-mechanics pro-
cas indican que la madera de marabú es apta perties indicate that the marabú wood is capable
para ser utilizada en la construcción, y dadas to be used in the construction and given their
sus características organolépticas puede ser organoleptic characteristics can be employees
empleada en artículos artesanales, tanto uti- in handmade articles, so much utilitarian as or-
litarios como ornamentales. Se considera una namental. It is considered to non durable wood,
madera no durable, pero con tratamiento quí- but with chemical treatment it dog be used in
mico puede ser utilizada en exteriores en con- external in contact with the floor. I was suitable
tacto con el suelo. Resultó favorable la compa- with the Portland cement after having washed,
tibilidad con el cemento Portland después de which also facilitates their uses in mineralized
lavada, lo que posibilita su uso en tableros boards. The chemical composition corroborates
mineralizados. La composición química corro- its excellent energy qualities, providing a
bora sus excelentes cualidades energéticas, charcoal of good quality comparable with those
proveyendo un carbón vegetal de buena cali- of yana and casuarinas species.
dad comparable con los de yana y casuarina.
Key words: invasion species, integral use,
Palabras claves: especie invasora, uso inte- marabú, handling agro ecological
gral, marabú, manejo agroecológico

INTRODUCCIÓN
La comunidad internacional está ble de la diversidad biológica, fórmu-
muy preocupada por el uso sosteni- la que garantizará a las generacio-
3
Katia Manzanares et al.

nes presentes y futuras a servirse de El derrumbe del bloque socialista, con


los recursos de la naturaleza de ma- el cual Cuba perdió el 80% de su
nera armónica [Rondón, 2002]; sin mercado internacional implicó, por
embargo, el círculo vicioso entre las diversas razones, un retroceso en las
necesidades humanas y la degrada- medidas de control y un avance des-
ción ambiental [Loayza, 2004] ha con- medido de la invasión de esta plan-
tribuido a la disminución y elimina- ta, que llegó a ocupar casi el 50% del
ción de la flora natural en muchos área agropecuaria del país, según
sitios con vistas a la utilización de reporta el Minagri, referido por Núñez
los suelos en la actividad agropecua- (2001).
ria. Esta práctica ha conducido al Esta circunstancia conllevó a prácti-
agotamiento y la pérdida de la biodi- cas no sostenibles de eliminación de
versidad, así como el establecimien- la vegetación, tales como la lucha
to espontáneo y causal de especies mecánica basada en el desbroce, el
vegetales indeseables que merman pase de grada y subsolador, la limpia
el rendimiento y obstaculizan el ma- con hacha, machete y guataca, así
nejo de las áreas invadidas. Numero- como los métodos químicos con la
sas de estas plantas presentan poten- aplicación de herbicidas. A partir del
cialidades de utilización productiva análisis de los criterios establecidos
insospechadas, y pudieran ser benefi- en la tecnología de eliminación in-
ciadas mediante acciones agroeco- tegral del marabú elaborada por
lógicas adecuadas. Álvarez et al. (1985), y de los atribu-
El marabú es una de las plantas le- tos de la especie en cuanto a propie-
ñosas indeseables que en Cuba se ha dades medicinales, melíferas,
propagado con intensidad, afectando maderables, comestibles para los ani-
objetivos económicos específicos, fun- males y de su contribución paisajís-
damentalmente agropecuarios. La tica como planta ornamental, se va-
existencia de esta especie leñosa en loró la posibilidad de estudiar las
los campos cubanos se hacía sentir características de la planta.
pesadamente a principios del pasado El presente trabajo tiene como obje-
siglo, ya que según datos estadísti- tivo evaluar las posibilidades de apro-
cos, en 1932 había cubierto 33 000 vechamiento de la especie Dichros-
caballerías, y en 1960 la cifra se ha- tachys cinerea (L.) Wigth et Arm.
bía duplicado, tal como informa Acu- (marabú) a través de un enfoque
ña, referido por Ibáñez et al. (2000). agroecológico con la aplicación de
Desde esa fecha tan temprana has- tecnologías menos nocivas al medio-
ta la década de los noventa el país ambiente.
importaba a través del Consejo de
Ayuda Mutua Económica (CAME) her-
MATERIALES Y MÉTODOS
bicidas hormonales específicos que,
junto a otros métodos de control, per- El material empleado para los diferen-
mitían niveles aceptables de leñosas tes ensayos se recibió en el Instituto
indeseables en las áreas agrícolas. de Investigaciones Forestales (IIF)

4
Caracterización y alternativas de uso...

procedente de la industria de mate- Se recogieron los residuos del cepi-


riales de la construcción de la provin- llado como muestras de granulo-
cia de Las Tunas, y consiste en una metría correspondiente para el en-
partida de muestras de la madera sayo de compatibilidad con cemento
aserrada de Dichrostachys cinerea, en que se realiza en correspondencia
forma de listones de 1 m de largo y 50 con el método establecido por San-
x 50 mm de sección. El material de dermann (1964), referido por Manza-
prueba se encontraba en estado seco nares et al. (2004), basado en la me-
y se destinó a la obtención de probetas dición de la temperatura máxima de
prismáticas para el ensayo de densi- hidratación de las muestras testigo
dad, contracción, flexión estática, y de ensayo.
compresión paralela, dureza, hienda,
Se aplicó el método de Browing (1967)
cizalla y tracción perpendicular a la
para la determinación de los compo-
fibra. Los ensayos se realizan en co-
nentes químicos de la madera y se
rrespondencia con las normas ASTM,
realizó el análisis del carbón vegetal
ISO y DIN vigentes hoy, y referidas
a partir de muestras obtenidas en
por Ibáñez et al. (2000).
hornos tradicionales en áreas carbo-
Para verificar la identidad botánica de neras de la provincia de Las Tunas.
la especie, el material vegetal fue com-
Los estudios de durabilidad natural
parado macroscópicamente con mues-
de la madera de esta especie en con-
tras ya clasificadas existentes en la
tacto con el suelo se realizaron me-
colección (xiloteca) del IIF que está
diante la Norma TGL 189 85/02 de
adscripta desde 1977 al Index Xyla-
la entonces República Democrática
riorum Institucional Wood Collectión
Alemana; la clasificación empleada
of the World con el código HBW, donde
para conocer el estado de conserva-
aparece esta especie registrada con el
ción de las muestras fue la descrita
número 216 [Ibáñez et al., 2007]. Se
por Sosa Castro (1974), y la clasifica-
evaluaron los aspectos que se reseñan
ción de Forest Products Research
seguidamente, basados en una estra-
Laboratory, citada por Hesse y Mesa
tegia de identificación y caracteriza-
(1977). Se realizaron además inves-
ción de los valores efectivos de las en-
tigaciones acerca de la incidencia de
tidades objeto de estudio.
hongos xilófagos o descomponedores
• Descripción de la especie y propie- de la madera [León y Guerra , 1985].
dades organolépticas. Para prolongar la vida útil de la ma-
• Propiedades físico-mecánicas. dera al menos tres veces, se realiza-
• Composición química. ron estudios de preservación de la
• Calidad del carbón vegetal. madera rolliza con diámetros entre
• Aptitud de la madera para su trans- 30-40 y 70-100 mm, y longitud de
formación mecánica. 2100 mm. La madera se descortezó
• Compatibilidad de la madera con y sumergió en tanques con solución
el cemento Portland para la pro- de sales hidrosolubles para la deter-
ducción de aglomerados. minación de la retención a la pene-
• Durabilidad natural. tración.

5
Katia Manzanares et al.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN dura y pesada, de textura fina, grano


recto, medianamente lustroso, resis-
Descripción de la especie tente y suave al tacto.
Dichrostachys cinerea (L.) Wight et Propiedades de la madera
Arm. es una especie originaria de
África del Sur, perteneciente a la fa- Los resultados de las propiedades fí-
milia Mimosaceae, conocida en sico-mecánicas de la madera de ma-
nuestro país como marabú o espina rabú revelan que es una madera de
del diablo. Se ha convertido en una alta densidad, dura, pesada y resis-
de las peores plagas de la actividad tente, propiedades que coinciden con
agropecuaria, no solo por su propa- la descripción realizada por Fors
gación desenfrenada e invasora, sino (1975), quien informa además que es
también por las numerosas espinas una planta invasora, formadora de
presentes en troncos y ramas que matorrales impenetrables, de cora-
dificulta su eliminación. zón color rojo subido como el caguai-
rán, no durable, con albura estrecha
Es un arbusto leñoso, de corteza grue-
blanco-amarillenta, empleada en car-
sa y fibrosa, usualmente de 3 a 5 m
bón, postes de cerca y horconcillos
de altura, que crece formando masas
de casas rústicas. Se observa que
compactas, impenetrables, con pre-
la madera presenta una estabilidad
ferencia en los terrenos arcillosos.
dimensional bastante buena ante
Tiene ramas espinosas, con hojas
los cambios del estado higrométrico,
bipennadas de foliolos pequeños en
ya que la contracción volumétrica
números de 20 a 25 pares; inflores-
total registra valores medios, muy
cencia en espiga pedunculada, con
cercanos a los límites de bajo (Ta-
flores pentámeras, sesiles, amari-
bla 1).
llas. Fruto en legumbre lineal com-
primida, lampiña, retorcida, coriácea Los valores de los esfuerzos mecáni-
e indehiscente o abriéndose por cos son altos, especialmente los li-
valvas de suturas irregulares; con- gados a la industria constructiva (Ta-
tinúa interiormente formando un bla 1), ya que dada su resistencia, la
conjunto de legumbres aglomera- madera es apta para vigas, pilotes,
das semejante a un erizo, según lo columnas, componentes de cerchas
reportado por Bisse (1988), referido y otros elementos estructurales, se-
por Ibáñez et al. (2000). Las vainas gún Muller (1980). Con relación a las
son pardo-oscuras y tienen aproxima- posibilidades de transformación me-
damente cada una cuatro semillas cánica, la misma cita sugiere ase-
abovales, muy pequeñas, con cutícula gurarse de los ángulos de corte en la
extremadamente dura que les permi- operación de desfibración principal
te mantenerse en estado latente mediante cortadora de disco en la for-
mucho tiempo para germinar tan mación de virutas, ya que la pene-
pronto las condiciones les sean favo- tración profunda de las cuchillas del
rables. La madera, de albura estre- disco pudiera provocar una fricción
cha amarillo-blanquecina y duramen fuerte y quebrarse. Este fenómeno es
diferenciado, de color fuerte, es muy causado por la alta resistencia de la
6
Caracterización y alternativas de uso...

madera a la penetración por ser muy que presenta valores bajos de resis-
dura, así como a la alta resistencia a tencia a la separación de fibras, al
los efectos cortantes transversales en parecer por presentar esta estructu-
la formación de virutas; sin embar- ra morfológica distribuida de forma
go, la madera puede desfibrarse por- irregular.

En cuanto a la transformación se- naz, es favorable la utilización de la


cundaria en molinos de martillo, pue- madera en la elaboración de imple-
de manifestarse un proceso menos mentos deportivos específicos como
tenso según los valores de tenacidad juegos de bolo, ya que garantiza la
y resistencia a la flexión estática. conservación de las piezas cuando en
Esta propiedad representa una ven- su manipulación diaria son someti-
taja para la formación de astillas con das a golpes, vibraciones, rozamien-
respecto a la de virutas, ya que la tos, impactos y distintas intensida-
desintegración transcurre por la ac- des mecánicas propias del deporte,
ción del efecto concentrado dinámi- tanto por el choque entre ellas como
co y estático de la fuerza del martillo con la pelota. A pesar de no ser con-
contra el material procesado [Man- siderada como una madera preciosa,
zanares et al., 1996]. Posibilita ade- sus características organolépticas,
más su utilización en elementos es- en particular su color claro y dura-
tructurales como vigas, pilotes y men diferenciado, favorecen su uti-
columnas, evitando que piezas del- lización en diversos objetos artesa-
gadas, largas y planas, como las usa- nales (Fig. 1), ya que les imprimen a
das en estanterías, se flechen cuan- los artículos terminados vetas muy
do se cargan fuera de los soportes o agradables, peculiaridad de gran im-
de los puntos de apoyo. Por la resis- portancia en las labores artísticas
tencia al choque, medianamente te- que determina en muchas ocasiones
7
Katia Manzanares et al.

su valor decorativo; sin embargo, la plejidad y laboriosidad como man-


presencia de células cristalíferas gos de herramientas –cabos de mar-
septadas, reportadas por Carreras y tillos y de palas, rodillos convencio-
Dechamps (1995) como carácter es- nales, tallas pequeñas en bloques
pecial para la especie, desgasta te- simplificados sin rasgos en detalles
nazmente los instrumentos de cor- (Fig. 2)– que puedan ser comercia-
te, como la sierra y el cincel, por lo lizados por sus usos finales sin exi-
que se recomienda solamente la gencias de la mercadotecnia [Nú-
producción de artículos de poca com- ñez, 2001].

Fig. 1. Madera de marabú. Fig. 2. Artículos artesanales.

Por la correspondencia de la conducti- es un uso tradicional que aún se


vidad acústica del duramen y la ca- practica por los campesinos. Tanto la
pacidad de aumentar el sonido sin leña como el carbón vegetal presen-
alterar el tono, el Ministerio de Cul- tan un alto rendimiento, son fácil-
tura [Mincult, 1988] clasifica esta mente encendibles y presentan una
madera como de segunda clase para brasa duradera. Las ramas más finas
la fabricación de instrumentos mu- pueden emplearse también, ya que
sicales idiófonos de percusión, como la alta densidad de la madera impli-
claves, y de accesorios como las ba- ca menor cantidad de poros, y por
quetas o varillas de tambor. ende menor cantidad de oxígeno en
su interior, por lo cual queman len-
Química, preservación y otros
tamente y producen poco humo y ce-
usos de la madera
niza. Las cualidades del carbón ve-
Composición química. La madera de getal de marabú es comparable con
marabú presenta un poder calórico los carbones de yana y casuarina, lo
de 4654 kcal/kg (Tabla 2), y en su cual ha sido corroborado en estudios
caracterización química revela un etnobotánicos realizados por Ve-
alto contenido de lignina (33,27%) y lázquez et al. (2007) en zonas de la
de extractivos en agua (12,49%), pro- localidad de Viñales, en la provincia
piedades que identifican a las made- de Pinar del Río, y tiene amplias pers-
ras energéticas (Tabla 3). El empleo pectivas para la exportación por ser
de la especie con fines energéticos muy apreciado en Europa (Tabla 3).
8
Caracterización y alternativas de uso...

Tratamiento preservativo. Se observa se en marcos de puertas, ventanas y


que con un día de tratamiento en en elementos de cerchas, mientras
madera seca se puede lograr un uso que con siete días se logran retencio-
en exteriores sin contacto con el suelo nes superiores que posibilitan em-
(Tabla 4). Este resultado indica que plear esta madera en contacto con el
puede ser aprovechado para utilizar- suelo, como son pilotes y columnas.

Afinidad de la madera con el cemento. cativo cuando la pulpa se lavó con


El ensayo reveló un ascenso de la agua corriente, mientras que con
temperatura de hidratación signifi- empleo de muestras sin lavar la apti-
9
Katia Manzanares et al.

tud es evaluada como mala (Tabla 5). nares et al. (2004) al estudiar algu-
Este comportamiento pudiera deber- nas especies de bambúes. Este as-
se a la existencia de sustancias inhi- pecto debe ser considerado desde el
bidoras del fraguado en la composi- punto de vista práctico cuando se uti-
ción química de la madera que se lice la especie con fines constructi-
eliminan con el tratamiento de la- vos en un objeto de obra o especial-
vado de la muestra. Resultados simi- mente cuando se emplee como
lares han sido descritos por Manza- refuerzo de morteros para vigas.

Figura 3. Curvas de hidratación de la madera con cemento.

La utilización en la actividad agríco- además del aporte de nitrógeno en su


la de suelos que estuvieron cubier- condición de leguminosa. La caída de
tos durante años por marabú resulta su follaje permite un significativo
favorable gracias a caracteres botá- aporte anual de materia orgánica al
nicos de la especie que mejoran suelo, mientras que el potente sis-
orgánicamente su estructura física. tema radicular de la planta, que pue-
La presencia de esta especie brinda de penetrar hasta 2 m de profundi-
protección al suelo contra los efectos dad, facilita su remoción, aireación
erosivos del viento, la lluvia y el sol, y la infiltración del agua, así como la
10
Caracterización y alternativas de uso...

fijación del nitrógeno atmosférico. Al que requieran piezas pequeñas de


desmontar un suelo cubierto por gran resistencia, artículos torneados,
marabú para actividades agrícolas, tallas pequeñas en bloques simplifi-
los campesinos dejan establecidas, cados, cuchillería, cabos de herra-
entre campo y campo, estrechas fa- mientas, instrumentos musicales,
jas de marabú no solo para aprove- ebanistería, refuerzo de hormigones
char estas cualidades de la especie, en forma de astillas y postes de cer-
sino también en función de cinturón ca, pero estos deben de ser tratados
protector de la biodiversidad como con productos preservadores, aten-
cortina rompevientos [Núñez, 2001]. diendo a su baja durabilidad en con-
tacto con el suelo.
Durabilidad natural de la madera. La
• De acuerdo con su composición
durabilidad natural de esta especie
química, constituye un excelente
en contacto con el suelo osciló entre
portador energético como madera
dos y tres años. Según la clasifica-
combustible y para la producción
ción empleada en estos estudios, to-
de carbón vegetal de excelente ca-
das las especies cuya duración, en
lidad.
contacto con el suelo, es menor de
• La nueva actitud de consumismo
cinco años, se clasifican como «no
verde merece se les preste aten-
durables», ya que muestran alta sus-
ción a las propiedades beneficiosas
ceptibilidad a las afectaciones por
del marabú frente a la filosofía de
agentes xilófagos. Estos resultados
eliminación de la especie, que con-
corroboran lo planteado por Fors
lleva a una actitud no ecológica de
(1975).
conservación de la biodiversidad.
Incidencia de agentes xilófagos. Se • Desde el punto de vista socioam-
informa la incidencia de los hongos biental los resultados representan
xilófagos Schizophyllum commune Fr., un reto para conservar el capital
causante de pudrición blanca de la ambiental y evitar la simplifi-
madera, y Auricularia sp., afectando cación de la biodiversidad, por lo
pequeños troncos de madera de esta que se recomienda no eliminar el
especie [León y Guerra, 1985]. marabú hasta tanto no se tenga
Anteriormente Leontovyc (1972) se- definido el uso inmediato que se
ñaló que en los pequeños troncos le dará al suelo y no se cuente con
muertos aparecen S. commune Fr., los recursos para llevarlo a cabo.
Polyporus hydnoides, Trametes sp., y
Stereum sp. BIBLIOGRAFÍA
ÁLVAREZ, M; M. BETANCOURT; H. VALDÉS; J. LÓPEZ; J.
LEÓN: «Tecnología para eliminar a Dichrostachys
CONCLUSIONES cinerea (marabú) en la preparación de sitios
forestales». Información Express.
• La madera de marabú, de acuerdo
BROWING, B.: Methods of Wood Chemestry, vol. I y II,
con sus dimensiones, puede ser Interscience, Publishers, Nueva York, 1967.
empleada en diferentes objetivos
finales, tales como construcciones CARRERAS, R.; R. DECHAMPS: Anatomía de la madera
de 157 especies forestales que crecen en Cuba

11
Katia Manzanares et al.

y sus usos tecnológicos, históricos y cultura- MINCULT: «Especificaciones de calidad de materia


les. Parte 1, 1995, pp. 74 y 75. prima: madera para la fabricación de instrumen-
tos musicales». Segundo Activo Nacional de
FORS, J. A.: Maderas cubanas, Ed. Pueblo y Edu- Normalización, Metrología y Control de la Cali-
cación., La Habana, 1975. dad, La Habana, 1988.
HESSE, R.; MARGARITA MESA: «Ensayos de durabilidad MULLER, M.: «División general T.F. La división prima-
natural de algunas especies maderables cubanas ria del material maderero; astillamiento, clasifi-
en cementerios de maderas», CIF, La Habana, 1977. cación, desintegración, almacenamiento, Icidca,
La Habana, 1980.
I BÁÑEZ , A. ET AL .: Compendio de 56 especies
maderables de algunas regiones tropicales. NÚÑEZ BARRIZONTE, A.: «Alternativa para la elimina-
CD Room, IIF, La Habana, 2000. ción constructiva del marabú y su relación con
indicadores de sostenibilidad». Tesis en opción
IBÁÑEZ, A. ET AL.: «Colección de maderas cubanas:
al título de Máster en Ciencias en Agroecología
fuente de conocimientos para futuras genera- y Agricultura Sostenible, Centro de Estudios de
ciones», Revista Forestal Baracoa, La Haba- Agricultura Sostenible, UNAH, 2001.
na, 2007.
RONDÓN , A.: «Nota editorial», revista Pitteria 31
LEÓN, J.; CELIA GUERRA ET AL.: Informe Final PR-908- (2001-2002)
08. «Incidencia de xilófagos y estudios de toxi-
cidad», IIF, La Habana, 1985. SOSA CASTRO, D.: «Ensayos de campo con produc-
tos preservadores de la madera», Instituto de
LEONTOVYC, R.: Informe final de fitopatología fores- Investigaciones Agronómicas R.P.A, 1974.
tal, Centro de Investigaciones y Capacitación
Forestales, 1972. TGL 18985/02. «Determinación del tiempo de efec-
to de medios de preservación en bastones y
LOAYZA, M.: «El cambio desde adentro», revista bastoncillos en cementerios de madera. Ensa-
Actualidad Forestal Tropical 12(2):3-6, 2004. yos al aire libre y en contacto con el suelo»,
RDA, 1975.
MANZANARES, K.; D. VELÁZQUEZ; MARÍA A. GUYAT: «Apti-
tud de algunas especies de bambúes en la cons- VELÁZQUEZ, D.; M. A. GUYAT; K. MANZANARES; C. GUERRA:
trucción ecológica», representación de la FAO «Estudio etnobotánico de especies que crecen
en Cuba, La Habana. Disponible en http:/. www. en el macizo montañoso Guaniguanico», Revista
Fao. Cubasi. Cu [consulta: 5 octubre del 2004]. Forestal Baracoa no. 2, La Habana, 2007.

12
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

INFLUENCIA DE LA POSICIÓN RADIAL


SOBRE LAS DEFORMACIONES
DE LA MADERA ASERRADA DE PINUS
CARIBAEA MORELET VAR. CARIBAEA

LIC. INÉS GONZÁLEZ CRUZ, DR. ARNALDO DÍAZ Y DR. DANIEL ÁLVAREZ LAZO
Universidad de Pinar del Río. Calle Martí 270 esq. a 27 de No-
viembre, Pinar del Río, Cuba, ines@geo.upr.edu.cu,
arnaldo@af.upr.edu.cu, daniel@af.upr.edu.cu

RESUMEN ABSTRACT
Conocer acerca del comportamiento de las de- The knowledge of the behaviour of these
formaciones en la madera aserrada es de gran timber deformations is of great importance
importancia porque permite establecer los pro- because it allows establishing procedures that
cedimientos que en el proceso tecnológico de la contribute to minimize them in the technological
madera minimicen estas deformaciones. El tra- process of the wood sawn. The present work
bajo que se presenta es el resultado de un es- is the result of an experimental study about
tudio que se realizó de las deformaciones (ala- the deformation (twist) of sawn wood of the
beo, curvatura de cara y curvatura de canto) de Pinus caribea Morelet var. caribaea in the
la madera aserrada de Pinus caribaea Morelet radial direction. Pieces of different linear
var. caribaea, en diferentes posiciones, en la dimensions, boards (13 x 100 x 3000 mm) and
dirección médula-corteza, o sea, en la dirección planks (75 x 100 x 3000 mm) which were
radial de la troza, tomando en cada posición exposed to a natural drying process during 90
una muestra de 150 piezas de dimensiones days, were observed that the deformation (twist
13 x 100 x 3000 mm y 150 de dimensiones 75 angle) is larger for those pieces close to the
x 100 x 3000 mm, expuestas al proceso de core, exhibing monotonic increased defects
secado natural durante un período de 90 días. when it is taked samples from the crust to the
Como resultado de este estudio se obtuvo que core, inverse to the positive radial direction,
la deformación experimentada en las piezas de being this effect larger the smaller is the cross
diferentes dimensiones es diferente para las section of the pieces for each studied position
distintas posiciones: las piezas tomadas en la (larger in boards than in planks).
posición más próxima a la médula presentan
mayores deformaciones que aquellas que se Key words: Pinus caribaea, natural drying,
tomaron cerca de la corteza, y las de mayor di- position radial of sawing, wood defect, timber
mensión experimentan menor deformación. quality

Palabras claves: Pinus caribaea, posición ra-


dial de aserrado, secado natural, defectos, cali-
dad de las piezas

13
Inés González et al.

INTRODUCCIÓN tras del aserrado radial durante el


proceso de secado.
La madera de la especie Pinus cari-
baea Morelet var. caribaea es un pro-
ducto que aún con el desarrollo al- MATERIALES Y MÉTODOS
canzado en la época contemporánea
sigue siendo muy apreciado, no solo La investigación se realizó en el
por sus características que la hacen aserradero Álvaro Barba, pertene-
insustituible para algunos usos, sino ciente a la empresa forestal inte-
también por su carácter multipropósi- gral Pinar del Río, localizado en la
to y que se obtiene de fuentes de mate- carretera a San Juan y Martínez en
ria prima renovables. la provincia de Pinar del Río. Se to-
maron 300 trozas de un mismo si-
Durante los procesos de primera
tio y de la misma edad; de ellas se
transformación de la madera, y con
obtuvieron 900 muestras de dife-
posterioridad a su aserrado, se pro-
rentes posiciones en la dirección
ducen pérdidas de material debidas
radial, es decir, en la dirección mé-
a deformaciones excesivas, que se
dula-corteza.
ponen de manifiesto, sobre todo, a
consecuencia de los cambios de hu- Las muestras se tomaron de diferen-
medad a que son expuestos durante tes dimensiones: 13 x 100 x 3000 mm
el secado del material, lo cual impli- y 75 x 100 x 3000 mm, y fueron codi-
ca la contracción anisotrópica de la ficadas como A, B y C. Las piezas tipo
madera [Pang, 2002]. Se consideran A son las obtenidas en la troza de la
como causas del mayor número de posición más próxima a la médula;
piezas deformadas en los lotes de las B, de la zona media entre la mé-
madera, la edad de las trozas y cali- dula y la corteza; y las piezas del tipo
dad del sitio. C son las que se obtuvieron de la par-
En cualquier caso el conocimiento de te de la troza más cerca de la corteza
los factores que producen deformacio- (Fig. 1). Todas las piezas se expusie-
nes dentro de una partida de madera ron al proceso de secado al aire libre
de la misma especie y procedencia durante 90 días.
puede ayudar a una selección ade-
Se adoptó el método de secado na-
cuada del material antes de su
tural bajo techo. Las piezas con las
aserrado y secado para optimizar la
cuales se hicieron las pilas inicial-
utilización de cada troza recibida en
el aserrío [Ormarsson et al., 2000]. mente tenían el mismo contenido
de humedad, así como el mismo es-
En el presente trabajo, y tomando pesor.
como material de estudio la madera
aserrada de Pinus caribaea Morelet Para hacer la valoración estadística
var. caribaea, se analizan las defor- de los resultados fue utilizado el soft-
maciones (alabeo, curvatura de cara ware SPSS 10.0, y se realizó el aná-
y curvatura de canto) en dependen- lisis de varianza (con un nivel de sig-
cia de la posición radial de las mues- nificación de 5%).

14
Influencia de la posición radial sobre las...

Fig. 1. Esquema de la toma de muestras para el estudio.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Comportamiento de las deformacio- te 90 días, se les realizaron medicio-
nes en las piezas de dimensiones de nes del alabeo, curvatura de cara y
13 x 100 x 3000 mm. curvatura de canto. Los valores me-
A las piezas de madera, y después de dios de estas variables aparecen en
≤ expuesta al proceso de secado duran- la Tabla 1.

TABLA 1
Valores medios de las deformaciones en tablones. Análisis
de varianza
Posición Alabeo Curvatura Curvatura
radial (mm) de cara (mm) de canto (mm)

A O,57308a 0,306a 0,213a

B O,53116b 0,2510b 0,151b

C O,48423c 0,225c 0,101c

Resultados con la misma letra, no existe diferencia significativa


entre ellas para p ? 0,05 según SNK.

15
Inés González et al.

Fig. 2. Comportamiento de los valores medios


de las deformaciones (tablas) en las diferentes
posiciones en la dirección radial.

Los resultados que se muestran en negativa fuerte entre estas variables,


la Tabla 1 dan que el mayor nivel de o sea, el alabeo disminuye con el in-
deformación experimentada es el ala- cremento de la distancia a la médu-
beo, el cual, según Mats (2004), es la la en dirección radial.
deformación más perjudicial. Es evi-
dente (Fig. 2) que las deformaciones Las deformaciones, específicamente
varían en la dirección radial dismi- alabeo, curvatura de cara y curvatu-
nuyendo hacia la corteza. Es decir, ra de canto que experimentan los ta-
la deformación que experimenta la blones al someterse a variaciones de
madera durante el secado depende humedad, y tomados desde posiciones
de la distancia a la médula. En este diferentes en la dirección radial para
sentido el resultado es coincidente un contenido de humedad de 18%, se
con los planteamientos de Ormarsson muestran en la Tabla 2 y Fig. 3.
(1999) y Kliger et al. (2003). Análisis comparativo
En el análisis de varianza y compara- de las deformaciones en tablas
ción de media para un nivel de signi- y tablones
ficación de 0,05 se demuestra que exis- Los resultados de la deformación ex-
ten diferencias significativas entre la perimentada por tablas y tablones
deformación alabeo en las posiciones después del proceso de secado se
A, B y C (p = 0) curvatura de cara (p = 0) muestran en la Tabla 3.
y curvatura de canto (p = 0).
Es evidente que, de forma coinciden-
Haciendo análisis de correlación se te, tanto en tablas como tablones las
obtuvo un coeficiente entre el alabeo deformaciones disminuyen hacia la
y la distancia de r = –0,878, lo que corteza, y que de todas las estudia-
demuestra que existe una relación das el alabeo es la de mayor valor.

16
Influencia de la posición radial sobre las...

Fig. 3. Comportamiento de los valores medios


de las deformaciones (tablones) para diferentes
posiciones radiales.

En cuanto a las deformaciones en En el análisis de varianza, para un


dependencia de las dimensiones, los nivel de significación de 0,05, la dife-
resultados evidencian que las piezas rencia de los valores del alabeo entre
de mayor espesor experimentan de- tablas y tablones para las diferentes
formaciones más pequeñas. posiciones estudiadas es significati-
17
Inés González et al.

va (p = 0), curvatura de cara (p = 0) y celulares más delgadas, menor por-


curvatura de canto (p = 0). centaje de madera tardía, resisten-
cia mecánica más baja, menor con-
Este comportamiento de las deforma-
tracción transversal, ángulo de la
ciones en las diferentes posiciones
microfibrilla más grande respecto al
puede explicarse teniendo en cuenta
eje de la célula en la capa S2, traquei-
que la madera codificada con la posi-
das más cortas [Echenique y Robles,
ción A se corresponde con madera ju-
1998].
venil, y la que está codificada como C
con la madera adulta, y entre ambas Resultados del análisis
las características son bien diferentes. de las deformaciones
con el tiempo de secado
La madera juvenil tiene como carac-
terísticas una densidad más baja, Los valores de las deformaciones es-
más madera de compresión, conte- tudiadas en diferentes períodos du-
nido de celulosa más bajo, diámetros rante el proceso de secado se mues-
de lúmenes más grandes, paredes tran en la Tabla 4.

TABLA 4
Comportamiento de las deformaciones con el tiempo de secado.
Análisis de comparación de medias según SNK

Tiempo de secado
Posiciones
20 días 60 días 90 días

Alabeo

A 0, 2951a 0,5128a 0,5731a


B 0,1818 b 0,4921b 0,53166b
C 0,1220 c 0,413c 0,48423c

Curvatura de canto

A 0,201a 0,386a 0,410a


B 0,184b 0,192b 0,351b
C 0,123c 0,1641c 0,251c

Curvatura de cara
A
0,245a 0,301a 0,441a
B 0,171b 0,191b 0,213b
C 0,162 0,170c 0,198c
≤ 0,05.
Resultados con la misma letra, no existe diferencia significativa entre ellas para p ?

18
Influencia de la posición radial sobre las...

Según se muestra en la Tabla 4, las ción transversal de la troza sobre


deformaciones varían con el tiempo la magnitud de las deformaciones.
de secado, aumentando con él, pero • Las vitolas cercanas a la médula
esto ocurre a partir de determinado presentan los mayores niveles de
período. Puede notarse que a los 20 deformación.
días de estar sometido a este proce- • Las deformaciones de la madera
so se registran deformaciones muy aserrada dependen de la dimensión
pequeñas. Este comportamiento tie- de la sección transversal de las pie-
ne su explicación en el contenido de zas: las de menor grosor experi-
humedad a la cual se encuentran las mentan mayores deformaciones.
piezas. Si está por debajo del punto
de saturación de la fibra, en este es-
tado el agua que se pierde por secado BIBLIOGRAFÍA
es el agua libre y no agua ligada. ECHENIQUE; ROBLES: Ciencia y tecnología de la ma-
dera I, Universidad Veracruzana, México, 1998,
Las tensiones que se producen en un
p 137.
trozo de madera durante el secado son
de naturaleza diferente, según que EGAS, A. F. : «Consideraciones para incrementar la
su contenido de humedad se encuen- eficiencia de los aserraderos de la provincial de
Pinar del Río». Tesis para optar por el grado de
tre por encima o por debajo del punto Doctor en Ciencias Forestales, Universidad de
de saturación de las fibras. Pinar del Río, Cuba, 1998.
Por encima del punto de saturación de FERNÁNDEZ-GOLFÍN, J. I.: Manual de secado de ma-
las fibras la tensión capilar es la res- dera. Ed. Palermo, España, 1998, p. 168.
ponsable de los esfuerzos que se pre- JOHANSSON, M.; R. KLIGER: «Influence of Material
sentan en la madera, y en condiciones Characteristic Son Warp of Norway Spruce
extremas puede conducir a un aplasta- Timber», Wood Fiber Science, 2002.
miento celular conocido como colapso. KLIGER, R.; M. JOHANSSON; M. PERSTORPER; G. JOHANSSON:
Por debajo del punto de saturación de «Distortion of Norway Spruce Timber», Holz als
Werkstoff (61): 241-250, 2003.
las fibras las tensiones de secado, res-
ponsables de la contracción normal de MATS, E.: Twist of Wood Studies: Dependence on
la madera, se desarrollan en las pa- Spiral Grain Gradient, University of Technology,
Skeria, Suecia, 2004, p.23.
redes celulares, y son una consecuen-
cia del gradiente de contenido de hu- ORMARSSON, S.: «Numerical Analysis of Moisture-
medad que se presenta entre las Related Distortion in Sawn Timber Chalmers»,
University of Technology, Canadá, 1999.
capas superficiales y el centro de la
pieza de madera. En condiciones ex- ORMARSSON , S.; O. DAHLBLOM; H. PETERSSON: «A
tremas estas fuerzas pueden condu- Numerical Study of the Shape Stability of Sawn
cir a la aparición de defectos como en- Timber Subjected to Moisture Variation», Wood
Science and Technology (34):207-219, 2000.
durecimiento, grietas superficiales y
grietas internas. PANG, S.: «Anisotropic Shrinkage Prediction of
Softwood», Wood Science and Technology
(36):75-91, 2002.
CONCLUSIONES PERSTORPER, M.; M. JOHANSSON; R. KLIGER; G.
JOHANSSON: «Distortion of Norway Spruce Timber.
• Existe una marcada influencia de Part 1. Variation of Relevant Wood Properties»,
la posición de la vitola en la sec- Holz als Werkstoff 59 (1-2):94-103, 2001.

19
Instituto
de Investigaciones
Forestales

SERVICIOS CIENTÍFICO-TÉCNICOS
Silvicultura

• Evaluación de proyectos o de áreas establecidas para la pro-


tección de cuencas hidrográficas.
• Evaluación de proyecto o áreas establecidas para sistemas
agroforestales.

Protección y genética forestal

• Fenología forestal.
• Estudio sobre las causas, métodos y protección contra in-
cendios forestales.
• Metodología para la creación de fincas especializadas en la
producción de semillas mejoradas.

Tecnología y aprovechamiento de la madera

• Propiedades físico-mecánicas de la madera y definición de


usos.
• Identificación de especies maderables.
• Conservación de la madera por métodos físico-químicos.
• Caracterización química elemental de la madera.
• Caracterización y recomendaciones de usos de especies
maderables.
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

ETNOBOTÁNICA SOBRE EL COGOLLO


DE LA PALMA REAL DE LOS BOSQUES
CUBANOS

M.SC. ADOLFO NÚÑEZ BARRIZONTE1 Y ESP. JEFREY PUENTES DÍAZ2


1
Instituto de Investigaciones Forestales. Calle 174 no. 1723
e/ 17B y 17C, reparto Siboney, Playa, La Habana,
adolfo@forestales.co.cu
2
ICAIC. Calle 23 e/ 10 y 12, Vedado, Plaza de la Revolución,
La Habana

RESUMEN ABSTRACT
La relación de las plantas con el hombre a par- The relationship of the plants with the man
tir del conocimiento de costumbres y tradicio- starting from the knowledge of customs and
nes sobre su uso constituye el objeto de estu- traditions on its use, constitutes the object of
dio de la etnobotánica como ciencia. Se analizan study of the Etnobotanical like science. In this
en este artículo los resultados del estudio article are analyzed the results of the study
etnobotánico sobre el cogollo de la palma real y etnobotanical on the heart of the real palm and
del análisis estadístico de variables cualitati- the statistical analysis of qualitative variables,
vas, con el objetivo de recuperar información with the objective of recovering information
sobre el aprovechamiento actual de este im- about the current use of this important non-
portante producto forestal no maderable de los wood forest product of the cuban forests. At
bosques cubanos. Se definen usos tradiciona- the same time are defined the traditional uses
les de este producto, las cualidades que lo ca- and the qualities characteristics of this product,
racterizan y que permiten su aprovechamiento, as well as the environmental aspects that keep
así como los aspectos que tienen en cuenta los in mind the farmers during their obtaining. The
campesinos desmochadores durante su obten- occurrence of the statisticians allows corroborat-
ción. La ocurrencia de los estadígrafos permite ing important valuations, in order to recommend
corroborar valoraciones importantes a fin de favourable stocks for the sostenibility of its use.
recomendar acciones favorables para la
sostenibilidad de su aprovechamiento. Key words: etnobotanical study, heart, non-
wood forest product
Palabras claves: etnobotánica, cogollo, produc-
to forestal no maderable

INTRODUCCIÓN
La etnobotánica es la disciplina que bres y tradiciones que generalmen-
estudia la relación del hombre con te se transmitían de generación en
las plantas, considerando las costum- generación de forma ágrafa, sin cam-
21
Adolfo Núñez y Jefrey Puentes

bios significativos en el presente, provincia de Pinar del Río, donde se


para valorar sus posibilidades de uso realizaron entrevistas abiertas a un
a partir de la información que se ob- grupo de cogolleros.
tiene como resultado de las técnicas
Fueron entrevistados un total de 17
aplicadas. No se limita a ningún uso
cogolleros, de ellos 12 campesinos
en específico; tampoco a ninguna
desmochadores y cinco palmanautas,
especie ni parte alguna en particu-
todos del sexo masculino, con edades
lar, pues desde todos los tiempos el
que oscilan entre los treinta y cin-
hombre se ha servido de distintas
cuenta años. Las diferentes denomi-
plantas y productos para satisfacer
naciones obedecen al carácter de
sus múltiples necesidades. Actual-
realización de la actividad. Los pri-
mente la disciplina constituyen una
meros la realizan de acuerdo con
especialidad de la botánica.
necesidades de consumo familiar,
En el aspecto sociocultural, numero- grupal o colectivas, o cuando resul-
sos productos provenientes de los ár- tan contratados por alguna entidad
boles, sobre todo productos forestales estatal consumidora. Los segundos
no maderables (PFNM), adquieren hacen de la actividad un medio irra-
gran importancia no solo como recur- cional e ilegal de vida. La baja cifra
sos naturales que cubren determina- de palmanautas obedece a la negati-
das necesidades de subsistencia, va de estos individuos de ser entre-
sino también porque forman parte de vistados.
la vida de la gente involucrada en su
Las entrevistas abiertas realizadas
recolección y consumo, llegando a
a fin de obtener la información de-
convertirse en elementos comunes
seada partieron de cuatro variables
de identidad bajo el contexto en el
referidas a las formas de obtención,
cual son utilizados.
los usos, las regulaciones ambienta-
Es objetivo del presente trabajo recu- les tenidas en cuenta durante el
perar información sobre el aprove- aprovechamiento y los beneficios
chamiento actual del cogollo de la que genera la actividad.
palma real como producto forestal no
maderable obtenible de nuestros bos- Para las variables regulaciones am-
ques, de gran importancia por su uso bientales tenidas en cuenta duran-
sociocultural tradicional y milenario. te el aprovechamiento y beneficios
que genera la actividad se realizó un
test de independencia mediante un
MATERIALES Y MÉTODOS análisis de chi-cuadrado, con un ni-
vel de significación del 1%, utilizan-
El estudio etnobotánico sobre el co- do el paquete estadístico Statgraphics
gollo de la palma real, definido como
Plus 5.1.
el brote que arroja la planta en la
zona de crecimiento terminal y que Se consultaron fuentes bibliográficas
constituye una nueva hoja (penca) en relacionadas con el tema; se revisa-
formación, se realizó en localidades ron las normas cubanas, las normas
rurales del municipio de Candelaria, ramales y las normas de empresa del
22
Etnobotánica sobre el cogollo...

Ministerio de la Agricultura (Minagri) cia dura y cubierta coriácea, dispues-


y de otras entidades nacionales con- to en racimos muy cargados. La es-
sumidoras de productos procedentes pecie siempre ha sido de gran utili-
de la palma real, así como la Norma dad para los campesinos, pues de ella
Oficial Mexicana de Emergencia 007- obtienen tablas para distintos usos,
SAH3-1994, llegándose a valoracio- pencas para techar, fibra para tejer,
nes importantes con el fin de reco- y del fruto alimento para los cerdos,
mendar acciones favorables para la además de que sus flores son
sostenibilidad del aprovechamiento. melíferas.
Formas de obtención y usos
RESULTADOS Y DISCUSIÓN En cuanto a las formas de obtención
Características del lugar de estudio y usos, el total de entrevistados co-
incidió en las respuestas. El cogollo
El municipio de Candelaria, pertene- de la palma real se obtiene directa-
ciente a la provincia de Pinar del Río, mente de la planta, y no es una labor
cuenta con 5730,57 ha de patrimo- independiente, sino que forma parte
nio forestal, de las cuales más del del aprovechamiento integral de la
80% se encuentran cubiertas de bos- especie. Primero el desmoche de
ques naturales de carácter semi- palmiche para la alimentación de los
deciduo, ricos en su composición de cerdos; luego el tumbe de las pencas
especies, con numerosas arboledas para cobijar techos, y finalmente el
de palmares. Por sus características corte del cogollo con dos fines funda-
geográficas el territorio es conside- mentales: obtención de fibras rústi-
rado estratégico para la defensa del cas para el amarre del guano de las
país, de ahí que la actividad forestal cobijas y del «guano bendito», que se
dedique especial atención a los pro- entrega cada año durante el Domin-
ductos forestales no maderables en go de Ramos, que da comienzo a la
el manejo de los bosques existentes semana santa, celebración litúrgica
y el fomento de las plantaciones. de la religión católica. En ambos usos
Descripción breve de la especie se aprovechan las singulares carac-
terísticas y excelentes cualidades de
La palma real, nombre común por el los foliolos tiernos del cogollo, inser-
que se conoce la especie Roystonea tos en el raquis de la penca y aún
regia, perteneciente a la familia sin desplegar.
Arecaceae (Palmaceae), es una palme-
ra usualmente frecuente en los cam- Como fibra rústica, la forma estre-
pos cubanos, de tronco liso, color gri- cha y alargada de los foliolos, la lon-
sáceo y talla elevada, que puede gitud que pueden alcanzar –hasta 1 m
alcanzar hasta 30 m de altura, con los de la base de la hoja que son los
hojas largas pinnadas, dispuestas en más largos–, la alta resistencia per-
forma de penacho; inflorescencia pendicular a la disposición del hilo
muy ramificada, con flores blanque- y la gran flexibilidad natural, les per-
cinas aromáticas; y fruto en drupa, mite ser empleadas como cuerdas o
esférico, de color marrón, consisten- tiras en el amarre de los mazos del
23
Adolfo Núñez y Jefrey Puentes

guano destinado para cobijas o cu- vechamiento solo de plantas adultas


bierta de techos cuando son trasla- y el corte del cogollo de adentro ha-
dados de un lugar a otro. cia afuera y de abajo hacia arriba,
con una herramienta de corte apro-
Como guano bendito, la fina capa de
piada y bien afilada, dejando 10 cm
cera vegetal, muy sólida, con apa-
sobre la base a fin de evitar daños
riencia de parafina, de la cual están
mecánicos a la zona de crecimiento
recubiertos exteriormente y que les
terminal, y al hijuelo o cogollo que
protege contra la humedad y los hon-
está en despunte. La consideración
gos y les ayuda a mantener su color
de estos aspectos, que por experien-
[Minil, 1993], posibilita su conserva-
cia son transmitidos de padres a hi-
ción durante un año, fecha en la
jos y así sucesivamente, muestra el
cual, según la costumbre, debe ser
sentido de preocupación y cuidado
quemado con la llegada de la nueva
ambiental de los campesinos des-
semana santa, lo que constituye una mochadotes, y se corresponden ade-
tradición cultural milenaria de los más con las exigencias de la Norma
pueblos, relacionada, según las narra- Oficial Mexicana de Emergencia
ciones bíblicas, con la entrada triun- [NOM-EM-007-SARH3-1994], que es-
fal de Jesucristo en la ciudad santa tablece los procedimientos, criterios
de Jerusalén, cuando todos los niños y especificaciones para realizar el
pequeños llevaban ramos en sus aprovechamiento, transporte y alma-
manos, unos de palmeras y otros de cenamiento de cogollos de vegetación
olivos [GER, 1989]. forestal para la obtención de fibras
Regulaciones ambientales duras conocidas en esa nación como
para la obtención del producto ixtles, lo cual demuestra el sentido
de cuidado ambiental de nuestros
En cuanto a las regulaciones tenidas campesinos desmochadores.
en cuenta durante la obtención del
cogollo, se observan posiciones dife- Los palmanautas, por el contrario,
rentes entre los campesinos des- solo tienen en cuenta el carácter
mochadores y los palmanautas. comercial de la actividad que con-
vierten en un medio de vida. Esta
Pese a la inexistencia de normati- actitud irracional en el corte de co-
vas cubanas al respecto, corroborado gollos podría exceder las regulacio-
en la revisión de las normas cuba- nes ambientales establecidas en el
nas, ramales y de empresa de las Art. 91 de la sección sexta del Cap. VI
entidades nacionales, son varios los del Reglamento de la Ley Forestal del país
aspectos que los campesinos des- (Ley 85) referidas al aprovechamiento
mochadores no descuidan, como por de las palmáceas, si el número de
ejemplo la madurez de cosecha del pencas aprovechables por palma en
cogollo, expresada en el vislumbre de cada temporada es excedido. La in-
los primeros indicios de apertura y fracción implicaría al mismo tiempo
otras características fisiológicas es- la violación de los Arts. 47 y 48, Cap. VI
pecíficas que determinan el momen- referido a los derechos y deberes res-
to óptimo de su recolección, el apro- pecto al bosque, del propio instrumen-
24
Etnobotánica sobre el cogollo...

to jurídico, que limita la comercia- ras, pues los ingresos derivados solo
lización de los productos del bosque proporcionan un complemento ocasio-
por libre albedrío. nal para el sustento, dada la baja re-
muneración del trabajo, que no se corres-
Beneficios que genera la actividad
ponde con el esfuerzo que se realiza, y
Respecto a los beneficios que genera los riesgos que se corren durante la
la actividad, que de hecho constitu- operación, que requiere además de
ye un empleo temporal sujeto a los personal experimentado no solo para
calendarios de aprovechamiento de garantizar la seguridad de la vida hu-
las pencas y las autorizaciones del mana, sino también para evitar cor-
servicio estatal forestal del territorio, tes incorrectos que puedan ocasionar
resultan bajos y precarios para los daños físicos y mecánicos a la palma,
campesinos desmochadores contra- y por consecuencia alteraciones fun-
tados por las empresas consumido- cionales en su metabolismo.

TABLA 1
Resultados de las entrevistas realizadas

Entrevistados

Variables Campesinos
Palmanautas Total
desmochadores
Resultados Total Resultados Total

Formas de
Directamente de la palma 17
obtención
Obtención de fibra rústica.
Usos Obtención de guano bendito 17

Sí prevalecen
Regulaciones Prevalece el No prevalecen
ambientales para sentido de la Prevalece el
12 5 –
la obtención del preocupación sentido
producto y el cuidado mercantil
ambiental

Beneficios
que genera la Bajos 12 Altos 5 –
actividad
Total de – –
– – 17
entrevistados

Esta situación, señalada incluso por cumplimiento de las regulaciones de


los palmanautas, y que estos toman carácter fisiológico para el aprovecha-
como justificación para sus actitudes, miento de los productos de las palmas,
es advertida por Mesa, Álvarez y además de incidir en la escasez de
Sánchez (1999) como un elemento desmochadores y cogolleros y el bajo
característico en el aprovechamien- nivel de contrataciones legales de los
to de la mayoría de los PFNM que se pocos existentes por la falta de incen-
debe superar, pues atenta contra el tivos económicos, favoreciendo, al
25
Adolfo Núñez y Jefrey Puentes

mismo tiempo la ilegalidad de los rante el aprovechamiento –expresa-


palmanautas, que convierten la ac- dos en el sí y no–, y beneficios que
tividad en un medio de vida, al no genera la actividad –expresados en
contar con la licencia requerida y alto y bajo–, así como el contraste de
pactar el precio del producto directa- hipótesis del test chi-cuadrado, se
mente con el cliente, lo que puede acepta la hipótesis de que para am-
llegar el pago por cada unidad de co- bos casos las categorías y las varia-
gollo hasta los 10 pesos; sin embar- bles no son independientes. De inte-
go, la mejora en la remuneración eco- rés particular resultan lambda y el
nómica no puede implicar un coeficiente de contingencia que mi-
incremento del aprovechamiento por den el grado de asociación en la es-
encima de lo estipulado y lo autori- cala de 0 a 1. Al ser el valor de lambda
zado por el servicio estatal forestal. igual a 1, en ambos casos el error de
pronóstico se reduce en un 100% por
Test de independencia
tanto, no hay error de pronóstico. Esto
Al analizar la ocurrencia de los dos corrobora el hecho de que los benefi-
valores de categoría –representados cios más altos son obtenidos por los
por campesinos desmochadores y palmanautas debido precisamente a
palmanautas– en cada uno de los dos la no consideración de regulaciones
valores de las variables regulaciones ambientales durante la obtención del
ambientales tenidas en cuenta du- cogollo (Tablas 2.1 y 2.2).

TABLA 2.1
Frecuencias para categoría según regulaciones ambientales
Fila
No Sí Total
—————————————
Campesino 0 12 12
0,00% 70,59% 70,59%
—————————————
Palmanautas 5 0 5
29,41% 0,00% 29,41%
—————————————
Columna 5 12 17
Total 29,41% 70,59% 100,00%

Contenido de celda:
Frecuencia observada
Porcentaje de tabla

26
Etnobotánica sobre el cogollo...

Resumen estadístico
Con filas Con columnas
Estadístico Simétrico dependientes dependientes
------------------------------------------------------
Lambda 1,0000 1,0000 1,0000
------------------------------------------------------
Valor
------------------------------------------------------
Coeficiente de 0,7071
Contingencia

TABLA 2.2
Frecuencias para categoría según beneficio
Fila
Alto Bajo Total
—————————————
Campesino 0 12 12
0,00% 70,59% 70,59%
—————————————
Palmanautas 5 0 5
29,41% 0,00% 29,41%
—————————————
Columna 5 12 17
Total 29,41% 70,59% 100,00%

Contenido de celda:
Frecuencia observada
Porcentaje de tabla

Resumen estadístico
------------------------------------------------------
Con Filas Con Columnas
Estadístico Simétrico Dependientes Dependientes
------------------------------------------------------
Lambda 1,0000 1,0000 1,0000
------------------------------------------------------
Valor
------------------------------------------------------
Coeficiente
de contingencia 0,7071

27
Adolfo Núñez y Jefrey Puentes

En cuanto a la ocurrencia entre pendientes, corroborando el hecho


ambas variables, por el resultado de de que los beneficios son mayores
los estadígrafos se acepta la hipó- cuando las regulaciones ambienta-
tesis de que el beneficio y las regu- les no son tenidas en cuenta (Ta-
laciones ambientales no son inde- bla 2.3).

TABLA 2.3
Frecuencias para beneficio según regulaciones ambientales
Fila
No Sí Total
---------------------------
Alto 5 0 5
29,41% 0,00% 29,41%
---------------------------
Bajo 0 12 12
0,00% 70,59% 70,59%
---------------------------
Columna 5 12 17
Total 29,41% 70,59% 100,00%

Contenido de celda:
Frecuencia observada
Porcentaje de tabla

Resumen estadístico
------------------------------------------------------
Con Filas Con Columnas
Estadístico Simétrico Dependientes Dependientes
------------------------------------------------------
Lambda 1,0000 1,0000 1,0000
------------------------------------------------------
Valor
------------------------------------------------------
Coeficiente de
contingencia 0,7071

CONCLUSIONES
• El cogollo de la palma real consti- aprovechamiento de este producto
tuye en Cuba un PFNM de gran im- los campesinos desmochadores
portancia sociocultural. Sobre el acumulan una vasta experiencia
28
Etnobotánica sobre el cogollo...

de importante valor en la iniciati- categorías o por implementación


va hacia modelos sostenibles de de un sistema de remuneración
desarrollo de los PFNM. económica favorable posibilitarían
• Los resultados del análisis del dis- mejorar los mecanismos de reco-
curso de los informantes constitu- lección y aumentar los ingresos
yen una motivación para realizar durante la comercialización, lo que
y profundizar en estudios etno- incentivaría el aprovechamiento
botánicos de este tipo. Consideran- sostenible del recurso.
do que la palma real está distribui-
da por todo el territorio nacional y
que su aprovechamiento es gene- BIBLIOGRAFÍA
ralizado, las dimensiones de las GER: Gran Enciclopedia RIALP, t. XXI, 6.a ed., Edi-
consecuencias actuales, corrobo- ciones RIALP, Madrid, 1989, pp. 141 y 142.
radas en la ocurrencia de los MESA, MARGARITA; MANUEL ÁLVAREZ; NICOLÁS SÁNCHEZ:
estadígrafos analizados y vistas a Los productos forestales no maderables en
través de un territorio, permiten Cuba, FAO, Santiago, 1999, pp. 11-14.
visualizar la necesidad de poten- MINAGRI: Ley forestal, su reglamento y contraven-
ciar acciones relacionadas con la ciones, 1999, pp. 19 y 20, 53-55.
ordenación forestal de los PFNM y MINIL: «Características, usos y localización del
la protección del medioambiente y yarey. Curso de capacitación para artesanos»,
de nuestro árbol nacional. Tema I, 1993, p. 3.
• El incremento del valor del produc- NOM-EM-007-SARH3-1994 (Norma Oficial Mexicana
to a partir de su clasificación por de Emergencia).

29
Instituto
de Investigaciones
Forestales

PATENTES
• Uso de bioestimulantes en la resinosis inducida.

OTRAS OFERTAS
• Turismo científico.
• Posturas forestales y frutales.
• Literatura científica y materiales informativos.
• Semillas forestales.
• Aceite trementina, colofonia.
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

EMPLEO DE ASERRADEROS MÓVILES


EN LA ECONOMÍA FORESTAL EN CUBA

ING. CELSO CARPIO CAMAROTTI,1 DR. JUAN MANUEL GARCÍA DELGADO,2


DR. PEDRO PABLO HENRY TORRIENTE 2 E ING. HERNALDO PÉREZ ARIAS1
1
Grupo Empresarial de Agricultura de Montaña (GEAM), Instituto
de Investigaciones Forestales. Calle 174 no. 1723 e/ 17B y 17 C,
reparto Siboney, Playa, La Habana
2
Instituto de Investigaciones Forestales. Calle 174 no. 1723
e/ 17B y 17 C, reparto Siboney, Playa, La Habana

RESUMEN ABSTRAC
En Cuba en los últimos años se han realizado In Cuba in the last years have been carried out
inversiones en la compra de aserraderos móvi- investments in the purchase of mobile sawmills
les por un valor superior a los 500 000 dólares. for a superior value to the 500 000 USD.
Se trata en este estudio de determinar los re- It is in this study to determine the economic
sultados económicos de las inversiones reali- performance of the investments carried out
zadas en este campo y de proponer algunas in this field and of proposing some
recomendaciones con el objetivo de trazar es- recommendations with the objective of tracing
trategias a corto plazo. short term strategies.
En el análisis de los rendimientos potenciales y In the analysis of the potential and real yields
reales de la mano de obra empleada en los of the manpower used in the most modern
aserraderos fijos convencionales más modernos, conventional fixed sawmills, the old ones and
los antiguos y los portátiles instalados en la the laptops installed in the plant of Guane and
planta de Guane y Ciénaga de Zapata, se apre- Ciénaga de Zapata , it is appreciated that the
cia que los rendimientos son mayores en las ins- yields are bigger in the fixed facilities, mainly
talaciones fijas, sobre todo las que fueron mon- those that were mounted in the last years. The
tadas en los últimos años. Los aserraderos portable sawmills have lightly superior yields
portátiles tienen rendimientos ligeramente su- to the old sawmills.
periores a los aserraderos antiguos. An analysis of the total costs is included and
Se incluye un análisis de los costos totales y de of operations of the portable sawmills
operaciones de los aserraderos portátiles com- compared with the approved study of feasibility
parado con el estudio de factibilidad aprobado for the investment of the sawmill The Jagua. It
para la inversión del aserradero de La Jagua. Se is appreciated that the costs as much in total
aprecia que los costos, tanto en moneda total currency as in foreign currencies are very infe-
como en divisas son muy inferiores en La Jagua; rior in the Jagua; equally the internal rate of
igualmente la tasa interna de retorno (TIR) es return (TIR) it is 5% superior in this sawmill,
5% superior en ese aserradero, mientras que el while the period of recovery of the investment
período de recuperación de la inversión es lige- is lightly higher due to the biggest costs in the
ramente más alto debido a los mayores costos equipment and facilities.
According to the obtained results, the level of
del equipamiento e instalaciones.
exploitation of these facilities is not uniform
31
Celso Carpio et al.

Según los resultados, el nivel de explotación and in all the cases it is below its potential
de estas instalaciones no es uniforme, y en capacities, that which owes you, according to
todos los casos está por debajo de sus capaci- the elements obtained in the production and
dades potenciales, lo cual se debe, según los to the authors’ to that different models of
elementos obtenidos en la producción y a crite- several suppliers have been acquired approach,
rio de los autores, a que se han adquirido dife- the intense exploitation to that you/they are
rentes modelos de varios suministradores, la subjected and to the lack of financial liquidity.
intensa explotación a que están sometidos y a Of all the above-mentioned it is recommended
la falta de liquidez financiera. to carry out an evaluation of each one of the
De todo lo anterior se recomienda realizar una facilities in operation in order to improve their
evaluación de cada una de las instalaciones en use in the locus in quo they are or to relocate
funcionamiento a fin de mejorar su utilización them and to analyze the possibility to
en el lugar donde están o reubicarlas, y anali- substitute in the current places or foreseen in
zar la posibilidad de sustituir en los lugares the future the portable sawmills for facilities
actuales o previstos en el futuro los aserraderos temporary manufacturing foreigner or national.
portátiles por instalaciones temporales de fa-
bricación extranjera o nacional. Key words: sawmills, yield, lumber

Palabras claves: aserríos, rendimiento, ma-


deras

INTRODUCCIÓN
Según García Esteban y col. (2002), deros fijos, y que no pueden ser so-
«las instalaciones móviles montadas metidas a intensas jornadas de ex-
sobre chasis pueden desplazarse plotación debido a que ven aumen-
hasta las mismas fuentes de abas- tados ostensiblemente el índice de
tecimiento de materias primas». Ge- roturas.
neralmente se emplean en explota-
En Cuba la decisión de adquirir este
ciones madereras pequeñas, donde
tipo de instalación debe conllevar un
los costos de transportación de la
análisis profundo, ya que por lo ge-
materia prima hasta las industrias
neral las áreas con posibilidades de
existentes son altos y no se disponen
ser explotadas no se encuentran a
de recursos financieros suficientes
una distancia de los aserraderos, que
para una inversión en una instala-
por motivo de la distancia de trans-
ción fija en el lugar o la construcción
portación no sea económica su ex-
de varios kilómetros de caminos.
plotación.
Los mismos autores definen como la
Por efecto de desastres naturales y
principal ventaja de este tipo de ase-
otros intereses productivos, en los úl-
rradero que «los residuos y desperdi-
timos años se han comprado en el
cios quedan en el mismo lugar de
exterior varios aserraderos portátiles,
elaboración, y lo que se transporta en
los cuales se han ubicado con deter-
lugar de ser madera en rollo es pro-
minados criterios productivos que no
ducto elaborado o semielaborado, con
en todos los casos responden a los ob-
la consiguiente economía de trans-
jetivos para los que fue creado y com-
porte». Como desventaja se le puede
prado este tipo de instalación.
señalar que son producciones incom-
pletas, con relativas bajas produccio- Considerando lo antes señalado, y
nes en comparación con los aserra- conociendo que existe la falsa percep-
32
Empleo de aserraderos móviles...

ción de que estas instalaciones pue- terio de la Agricultura (Minagri) en


den sustituir a los aserraderos con- la toma de decisiones.
vencionales, el objetivo de este tra-
bajo es presentar un estudio de los MATERIALES Y MÉTODOS
resultados en algunas instalaciones
que poseen las empresas forestales, A fines del 2004 en las empresas fo-
particularizando en los efectos eco- restales trabajaban 16 aserraderos
nómicos cuando los datos están dis- portátiles para aserrar madera, cuya
ponibles. Este trabajo va dirigido a localización por empresas, el costo de
trazar una estrategia que ayude al la inversión y la producción lograda
Grupo Económico Forestal del Minis- en el 2003 se ofrece en la Tabla 1.

TABLA 1
Distribución, nivel productivo y de inversión de los aserraderos portátiles
instalados en Cuba
Inversión Producción
Empresa Cantidad
(miles de dólares) en el 2003 (m3)
Guanacahabibes 1 35,0* **

Planta de Guane 2 67,0 406,7

Matanzas 2 59,2 580,0

Ciénaga de Zapata 4 121,0 2086,0

Villa Clara 1 33,5 168,0

Sancti Spíritus 1 35,0* 418,0

Bayamo 2 71,6 80,0

Guantánamo 1 35,9 **

MADECA 2 70,0* **

Total 16 528,2 3700,0


* Estimado de los autores. ** No se disponen de datos.

Para el análisis económico de los re- financiero se realizó a partir de los


sultados se utiliza el programa ba- elementos siguientes:
lance, y el programa flujo, que es el
que realiza el análisis del flujo finan- • Datos económicos productivos apor-
ciero. Ambos programas han sido tados por la EMA Victoria de Girón,
establecidos por el Ministerio de Eco- la cual tiene instalados en Playa Lar-
nomía y Precios (MEP). El análisis ga cuatro de estas instalaciones.
33
Celso Carpio et al.

• Datos económicos productivos ob- instalaciones fijas, sobre todo las que
tenidos a partir de la Planta de Pre- fueron montadas en los últimos años
servación de Guane sobre dos –Combate de la Tenerías, Pons, La
aserraderos de la Wood Mizer que Jagua y La Baría–, aunque los rendi-
poseen. mientos obtenidos en el 2003 están
• Datos económicos productivos so- muy afectados por el insuficiente
bre los aserraderos permanentes abastecimiento de materia prima.
de Pinar del Río, tomados de Sebok Los aserraderos portátiles tienen ren-
(2001) (Tabla 2). dimientos ligeramente superiores a los
• Sistema de análisis financiero ela- aserraderos antiguos. En cuanto a los
borado por el MEP. llamados aserraderos móviles, existen
criterios técnicos que fundamental-
RESULTADOS mente señalan a la sierra circular como
un implemento de corte con mejores
Como se aprecia en la Tabla 1, el ni-
opciones para este tipo de aserradero.
vel de explotación de estas instalacio-
nes no es uniforme, y en todos los De esta forma el Estudio FAO (1982),
casos está por debajo de sus capaci- cuando habla de aserraderos móvi-
dades potenciales. Esto se debe, se- les, tácitamente los señala con la
gún los elementos obtenidos en la pro- sierra circular, las que se colocan
ducción y a criterio de los autores, a sobre un armazón de acero prefabri-
que se han adquirido diferentes mo- cado equipado con ruedas.
delos de dos marcas fundamental- El equipo principal circular, sobre
mente: Wood Mizar, de Estados Uni- todo para coníferas, constituye la ins-
dos, y Silvan Saw, de Canadá, a varios talación industrial con mayor poten-
suministradores, que no siempre res- cial productivo en la actualidad. El
ponden con la misma premura en el sistema ARI tiene como equipo prin-
tiempo de garantía a las interrupcio- cipal dos sierras circulares enfren-
nes productivas de los equipos, lo que tadas [Vignote, 1996]. Igualmente la
unido a la intensa explotación a que tecnología Link, de procedencia ale-
están sometidos y a la falta de liqui- mana, está caracterizada como uno
dez financiera que confrontan las de los equipos más productivo en el
empresas que dificulta obtener en ámbito mundial, constituido por una
tiempo los repuestos y accesorios es- combinación de sierras circulares y
pecializados que necesitan, se oca- fresas con varios equipos en línea
sionan prolongadas paralizaciones. que permiten producciones hasta de
En la Tabla 2 se muestran los rendi- 1500-3000 m3 por día (Aserradero
mientos potenciales y reales de la Barthel Pauls Söhne A. G., Büllingen,
mano de obra empleada en los Bélgica). Estas tecnologías, por el tipo
aserraderos fijos convencionales más de dientes que poseen, así como las
modernos, los antiguos y los portáti- fresas, permiten obtener un residuo
les instalados en la planta de Guane industrial con opciones de ser em-
y Ciénaga de Zapata. Se aprecia que pleado por otras industrias forestales
los rendimientos son mayores en las sin ninguna limitación.
34
Empleo de aserraderos móviles...

35
Celso Carpio et al.

La posibilidad de adquirir aserra- A partir de la experiencia de los au-


deros circulares temporales para las tores se puede señalar que en el cam-
coníferas cubanas, cuyos diámetros po del aserrado de madera los talle-
medios se encuentran entre 19 y 20 cm, res nacionales pueden jugar un
es una opción aún no explotada por importante papel en el diseño y per-
los técnicos del país, pero que debe manente perfeccionamiento de
ser valorada con grandes perspecti- equipamientos nacionales, que pue-
vas, ya que a diferencia con los mó- dan solventar determinadas necesi-
viles de banda, poseen la sierra prin- dades emergentes o el aserrado de
cipal y el resto del equipamiento que pequeñas partidas de madera en bolo.
conforman un aserradero convencio- La EFI Sierra Maestra, en Santiago
nal. En este caso se encuentran los de Cuba, tiene mucha experiencia al
aserraderos marca Laimet y Kara, respecto en sus talleres mecánicos,
de Finlandia. El plan Sierra, de Re- conocidos antiguamente como
pública Dominicana, tiene positivas Babún, donde se han fabricado pe-
experiencias con los aserraderos del queños aserraderos circulares y
tipo temporal como el instalado en el equipos auxiliares.
plan de La Celestina y uno nuevo Sobre este último aspecto, y hacien-
recién adquirido en Finlandia de la do alusión nuevamente a la expe-
marca Laimet. Sus especialistas de- riencia dominicana, se puede seña-
finen que sus preferencias favorecen lar que no son pocos en ese país los
al aserradero temporal sobre los por- que eligen a los pequeños aserra-
tátiles de la marca Wood Mizer, aten- deros móviles fabricados en Santia-
diendo a sus mejores ventajas pro- go de los Caballeros por los Hnos.
ductivas [González, 2003], y señalan Diplan, sobre los de la Wood Mizer,
al modelo 130 de la Laimet con deter- atendiendo a su robustez, los intere-
minadas reformas y las mejores op- ses productivos y precios más redu-
ciones para las coníferas tropicales. cidos.
Estudio FAO (1982) puntualiza que los Análisis técnico-económico
aserraderos temporales «están dota-
dos de una mínima protección con- Se presenta un análisis técnico-eco-
tra la intemperie, pudiendo desmon- nómico de los aserraderos portátiles
tarse y trasladarse el aserradero a instalados en Ciénaga de Zapata
una nueva ubicación cada dos o tres desde el 2003 y de los que funcionan
años». De la misma forma, en el Es- en la planta de Guane desde princi-
tudio FAO (1989) se precisa que «las pios de 1999.
sierras circulares se emplean para El estudio en Cienaga de Zapata (Ta-
muchas operaciones de aserrío y son bla 3) se realizó sobre la base de
más versátiles que los otros tipos de cuatro aserraderos portátiles de la
sierras». Kontro (1999), por su par- marca Wood Mizar, de fabricación nor-
te, «la señala como uno de los tipos teamericana, instalados en Playa Lar-
más aplicables en la pequeña indus- ga, donde se dispone de existencias
tria». limitadas de maderas preciosas (ce-
36
Empleo de aserraderos móviles...

dro, caoba), duras (ocuje y júcaro ne- crucetas para líneas de transmisión
gro), y en mucha mayor disponibili- de electricidad y 368 m3 de madera
dades las semiduras (soplillo) y blan- aserrada, cuyas ventas generaron
das (almácigo). El valor de las cuatro ingresos por valor de 272 700 dóla-
instalaciones más una máquina de res. La inversión inicial ascendió a
afilar, un tractor, una motosierra y las 67 000 dólares, obtenidos mediante
instalaciones, fueron de 140 800 dó- un aporte del Grupo Nueva Banca sin
lares, financiados mediante un cré- cobrar intereses, rembolsables en un
dito a pagar en tres años al 12% de plazo de tres años. En el estado de
interés. La capacidad anual de pro- resultados para los cinco años de ope-
ducción de madera aserrada se esti- raciones (Tabla 4) se aprecia un cos-
ma en 2000 m3 en dependencia de to de operación desde 25 hasta 40
las vitolas que solicitan los clientes centavos por dólar de ingreso, y un
y la calidad de la madera en rollo que costo total de 0,65 hasta 0,75 dólares
recibe la instalación. En el estado de por cada dólar de ingreso. En el 2001
resultados en moneda total para un el costo alcanzó un dólar debido a las
año (Tabla 3) se aprecia un costo de paralizaciones de las instalaciones,
operación de 76 centavos por cada y a que fueron utilizadas para la pro-
peso de ingreso, y un costo total que ducción de madera aserrada vendi-
varía de 83 centavos el primer año da en moneda nacional. Debido a la
hasta 79 en el quinto por cada peso falta de mercado para las traviesas,
de ingreso. Estos niveles de produc- en mayo del 2003, después de una
tividad y eficiencia son inferiores a prolongada paralización por falta de
los que se pudiesen obtener en una repuestos y accesorios, se decidió
instalación fija con un nivel de ex- iniciar la producción de madera
plotación de más de veinte años, aserrada de pino en vigas de 100 x
como son los casos de los aserraderos
100 mm.
de la EFI La Palma y el de Macurije,
o como el construido en la propia EMA En la Tabla 5 se incluye un análisis
Victoria de Girón. de los costos totales y de operacio-
nes de los aserraderos portátiles
El estudio de los dos aserraderos por-
comparado con el estudio de facti-
tátiles de la marca Wood Mizar, que
bilidad aprobado para la inversión del
entregan su producción a la planta
aserradero de La Jagua. Como se
de preservación de maderas de
aprecia, los costos, tanto en mone-
Guane (3) (Tabla 4), se realizó sobre
da total como en divisas, son muy
la base de la producción real obteni-
inferiores en La Jagua; igualmente
da desde 1999 hasta el 2003. Estos
aserraderos fueron comprados en la tasa interna de retorno (TIR) es
1998 a través de una firma radicada 5% superior en el aserradero de La
en Costa Rica con el objetivo de aserrar Jagua, mientras que el período de re-
traviesas de ferrocarril para preser- cuperación de la inversión es lige-
var. Durante los cinco años de explo- ramente más alto debido a los ma-
tación han producido 11 201 travie- yores costos del equipamiento e
sas y largueros de ferrocarril, 3400 instalaciones.
37
Celso Carpio et al.

TABLA 3
Resultados económicos en moneda nacional de los aserraderos portátiles
en Ciénaga de Zapata
Concepto Año 1 Año 2 Año 3 Año 4 Año 5
1.Total de ingresos 640,5 640,5 640,5 640,5 640,5
Todos los valores en moneda nacional
2.Costos directos 446,2 446,2 446,2 446,2 446,2
Insumos o merc. p/venta (mat. primas
y materiales) 402,2 402,2 402,2 402,2 402,2
Salarios directos (incl. imp. util. fza.
trab.y seg. social) 37,1 37,1 37,1 37,1 37,1
Servicios públicos (electricidad, agua,
etc.) 6,9 6,9 6,9 6,9 6,9
3.Costos indirectos 43,6 43,6 43,6 43,6 43,6
Gastos comerciales (distrib. y ventas) 9,0 9,0 9,0 9,0 9,0
Gastos de dirección (incl. imp. util.
fza. trab. y seg. social) 23,4 23,4 23,4 23,4 23,4
Gastos de mantenim. 11,2 11,2 11,2 11,2 11,2
Otros gastos
4.Costos de operación (2 + 3) 489,8 489,8 489,8 489,8 489,8
5.Depreciación y amortización 18,2 18,2 18,2 18,2 18,2
6.Gastos financieros (intereses y
servicios bancarios) 24,1 11,3 5,6 0,0
7.Honorarios de admin.
8.Costos totales (4 + 5 + 6 + 7) 532,1 519,3 513,6 508,0 508,0
9.Utilidades brutas (1-8) 108,4 121,2 126,9 132,5 132,5
10.Reserva p/conting. 5,4 6,1 6,3 6,6 6,6
11.Utilidad. imponibles (9-10) 103,0 115,1 120,6 125,9 125,9
12. Impuestos s/utilidad. 36,1 40,3 42,2 44,1 44,1
13. Utilidades netas (11-12) 66,9 74,8 78,4 81,8 81,8
14. Fondo de estimulac.
15. Dividendos (13-14)
Parte nacional
Parte extranjera 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0
16. Utilid. no distrib.. 66,9 74,8 78,4 81,8 81,8
17. Utilidades no distribuidas
acumuladas 66,9 141,7 220,1 301,9 383,7
18. De ellas, distr. posteriormente
5,42 6,06 6,345 6,625 6,625
Años => 1 2 3 4 5
– Costo oper./ingr. 0,76 0,76 0,76 0,76 0,76
– Costo total/ingr. 0,83 0,81 0,80 0,79 0,79

38
Empleo de aserraderos móviles...

TABLA 4
Resultados en divisa de los aserraderos portátiles en Guane
Concepto Año 1 Año 2 Año 3 Año 4 Año 5
1.Total de ingresos 59,2 89,5 23,5 39,2 61,6
Todos los valores en usd
2.Costos directos 11,6 18,6 5,2 13,3 16,4
Insumos o mercancía para venta(mat.
primas y materiales) 11,4 18,2 5,1 13,2 16,4
Salarios directos (incl. imp. util. fza. trab.
y seg. social)
Servicios públicos (electr., agua, etc.) 0,2 0,4 0,1 0,1 0,0
3.Costos indirectos 3,0 4,0 2,2 2,8 8,3
Gastos comerciales (distrib.. y ventas)
Gastos de dirección (incluye Imp.Util. Fza.
Trab. y Seg. Social)
Gastos de mantenim. 2,9 3,7 1,9 2,6 7,9
Otros gastos 0,1 0,3 0,3 0,2 0,4
4.Costos de operación (2 + 3) 14,6 22,6 7,4 16,1 24,7
5.Depreciación y amortización 13,4 13,4 13,4 13,4 13,4
6.Gastos financieros (intereses y serv. banc.) 8,0 5,4 2,8 0,0
7.Honorarios de admin..
8.Costos totales (4 + 5 + 6 + 7) 36,0 41,4 23,6 29,5 38,1
9.Utilidades brutas (1-8) 23,2 48,1 -0,1 9,7 23,5
10.Reserva p/conting. 1,2 2,4 0,5 1,2
11.Utilid. imponibles (9-10) 22,0 45,7 -0,1 9,2 22,3
12.Impuestos s/utilid. 7,7 16,0 0,0 3,2 7,8
13.Utilidades netas (11-12) 14,3 29,7 -0,1 6,0 14,5
14.Fondo de estimulac.
15.Dividendos (13-14)
Parte nacional
Parte extranjera 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0
16.Utilid. no distrib.. 14,3 29,7 -0,1 6,0 14,5
17.Util. no distr. acum.. 14,3 44,0 43,9 49,9 64,4
18. De ellas, distr. posteriormente
1,16 2,405 0 0,485 1,175
Años => 1 2 3 4 5
–Costo de oper./ingreso 0,25 0,25 0,31 0,41 0,40
–Costo total/ingreso 0,61 0,46 1,00 0,75 0,62

39
Celso Carpio et al.

40
Empleo de aserraderos móviles...

CONCLUSIONES RECOMENDACIONES
• La productividad de la mano de • Evaluar la alternativa de usar los
obra en los aserraderos móviles es aserraderos portátiles en la presta-
menor en aproximadamente la ción de servicios en aquellos luga-
mitad de la que se obtiene en los res donde los aserraderos existen-
aserraderos adquiridos por el país tes dejan pérdidas o se mantienen
en los últimos quince años del tipo solamente por la necesidad de pres-
fijo, no obstante que la producción tar servicios al sector campesino,
actual de estas últimas instalacio- y que no satisfacen las necesida-
nes no se corresponde con sus ca- des locales debido a la lejanía de
pacidades y no están bien utiliza- los beneficiarios. Estudiar fórmu-
das. las de compensación de los gastos
• Los costos totales y de operación, en que incurra la empresa me-
tanto en moneda total como en di- diante el pago del servicio con par-
visas de los aserraderos móviles, te de la producción realizada, la
son inferiores en los aserraderos cual fundamentalmente se refie-
fijos. La tasa interna de retorno re a maderas del grupo de las pre-
(TIR) de las inversiones es supe- ciosas.
rior en los aserraderos fijos, lo que • Analizar la posibilidad de sustituir
indica que estas instalaciones son en los lugares actuales o previstos
más viables desde el punto de vis- en el futuro los aserraderos portáti-
ta económico. les por instalaciones temporales de
• Las características de las instala- fabricación extranjera o nacional.
ciones móviles o portátiles no re- • Considerar la necesidad de crear
sisten una explotación intensiva reservas de instalaciones circula-
como los aserraderos fijos, exis- res construidas en Santiago de
tiendo averías frecuentes, sobre Cuba para enfrentar desastres na-
todo de los rodamientos de los vo- turales o situaciones especiales.
lantes y un consumo alto de útiles • No considerar que los aserraderos
de corte que se caracterizan por su portátiles pueden sustituir las ins-
especificidad. El criterio de mu- talaciones modernas de aserrío
chos especialistas, extranjeros y fabricadas por firmas de reconoci-
nacionales, es que estas instala- do prestigio internacional, pues
ciones solo deben usarse en la ex- solo adquiriendo esas tecnologías
plotación ocasional de pequeñas se puede alcanzar los niveles de
reservas de bosques en lugares eficiencia y calidad competitivos
aislados y de difícil acceso donde que demanda el mercado actual de
no se dispongan de otros aserra- madera aserrada.
deros, como vía para añadir valor
a su producción sin grandes inver-
siones iniciales; pero nunca pue- BIBLIOGRAFÍA
den sustituir a las modernas ins- ESTUDIO FAO: «Aserraderos pequeños y medianos
talaciones fabriles en eficiencia y en los países en desarrollo», Montes no. 28,
FAO, Roma, 1982, p. 17, Fig. 19.
productividad.
41
Celso Carpio et al.

ESTUDIO FAO: «Cuidado y mantenimiento de sierras», KONTRO, MATTI: Sierra circular móvil. Manual técni-
Montes no. 58, FAO, Roma, 1989, pp. 85 y 86. co. Manejo, aprovechamiento y pequeña indus-
tria, Cemapif-Procafor, 1999, pp. 131-179.
«Informe sobre la producción de los aserraderos
RODRÍGUEZ, ROBERTo: Comunicación personal, 2003.
portátiles», Unidad de Impregnación de Made-
ras, Guane, Pinar del Río, Cuba, 2004 SEBOK KALMAN, P.: «Anteproyecto de inversión para
la producción de madera aserrada e instalación
GARCÍA L.; A. GUINDEO; C. PERAZA; P. DE PALACIOS: La de una planta termoeléctrica a partir de los pina-
madera y su tecnología. Ediciones Mundi-Pren- res de la provincia de Pinar del Río», Prodefor,
sa, AITIM, Madrid, 2002, p. 18. Concepción, Chile, 2001, p. 15.
GARCÍA DELGADO, J. M.: Comunicación personal, 2003. VIGNOTE, S.; F. J. JIMÉNEZ: Tecnología de la madera,
Ministerio de la Agricultura, Pesca y Alimenta-
GONZÁLEZ, ROBERTO: Comunicación personal, 2003. ción, Madrid, 1996, p. 293.

42
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

INFLUENCIA DEL MANEJO DEL AGUA


Y DEL SUSTRATO EN LA CALIDAD
DE LA PLANTA DE EUCALYPTUS GRANDIS
HILL EX MAIDEN EN CONTENEDORES

DRA. IRIS CASTILLO MARTÍNEZ,1 M.SC. RENÉ MEDINA MUÑOZ,2 DR. EDUARDO
GONZÁLEZ IZQUIERDO3 Y DR. JOSÉ MANUEL PÉREZ MELÉNDEZ4
Universidad de Pinar del Río. Calle Martí 270 esq. a 27 de No-
viembre, Pinar del Río, Cuba, eduardo@af.upr.edu.cu

RESUMEN ABSTRACT
Los programas de reforestación que se llevan a The reforestation programs that are carried out
cabo en el país requieren de la obtención de in the country require a good quality of plants
plantas de calidad en vivero. En el presente in nursery. In this work is studied the influence
trabajo se estudia la influencia de sustratos y of growing media and irrigation in the quality of
el manejo del agua en la calidad de la planta de the Eucalyptus grandis plant in the nursery
Eucalyptus grandis en el vivero docente de la of Pinar del Río University. To the different
Universidad de Pinar del Río. A los diferentes used growing media were obtaining the
sustratos utilizados se les determinaron la chemical composition and physical properties.
composición química y propiedades físicas. Se Parameters and morphological index of the
evaluaron parámetros e índices morfológicos plants were evaluated, as well as their
de las plantas, así como su estado nutritivo. Se nutritious state. Physiologic parameters are
analizan parámetros fisiológicos como transpi- analyzed as: cuticular transpiration and hidric
ración cuticular y potenciales hídricos de ma- potential at dawn and at noon. The Scholander
drugada y al mediodía. Se utiliza la cámara pressure chamber is used for the determination
de Scholander para la determinación del po- of the hidric potential. It was carried out an
tencial hídrico. Se realizó una valoración eco- economic valuation in function of the growing
nómica en función de los sustratos estudiados media studied and irrigation. The results
y el agua. Los resultados demostraron que los demonstrated that the smallest values of
menores valores de transpiración cuticular, así cuticular transpiration, as well as the smallest
como las menores diferencias de potencial differences of hidric potential at dawn and at
hídrico de madrugada y al mediodía, funda- noon they base the irrigation in alternating days
mentan el riego en días alternos en la fase de in the hardening phase, what demonstrates
endurecimiento, lo que demuestra que la plan- that the plant has created a mechanism able to
ta ha creado un mecanismo capaz de soportar support the hidric deficit. It is corroborated that
el déficit hídrico. Se corrobora que los nuevos the new proposed growing media presents a
sustratos propuestos presentan un mejor com- better behaviour as for the morphological

43
Iris Castillo et al.

portamiento en cuanto a los atributos morfoló- attributes of the plants taken place with equal
gicos de las plantas producidas con igual re- result in the survival, height and diameter at
sultado en la supervivencia, altura y diámetro neck of the root in the plantation and inclusive
del cuello de la raíz en la plantación, e inclusive their decrease in the production costs. The
su disminución en los costos de producción. growing media compound for filter cake (cacha-
Los sustratos compuestos por cachaza entre za) between 50 and 90% more peat 40% and
un 50 y 90% ,turba al 40% y guano de murcié- hen-dung and bat manure 10%, they are those
lago o gallinaza al 10%, son los de mejores re- of better results.
sultados.
Key words: Eucalyptus grandis, hidric poten-
Palabras claves: Eucalyptus grandis, poten- tial, cuticular transpiration, morphological
cial hídrico, transpiración cuticular, parámetros parameters, hardening phase
morfológicos, endurecimiento por agua

INTRODUCCIÓN
Partiendo de la necesidad que tiene diense para la empresa forestal in-
el país de reforestar regiones con pla- tegral (EFI) Guanahacabibes.
nes que respondan al desarrollo Teniendo en cuenta que la calidad de
económico que demanda Cuba, es los sustratos es un factor importante
conveniente trabajar en el perfeccio- para el cultivo con éxitos de las plantas
namiento de tecnologías que permi- en contendores, se comenzó a trabajar
tan producir plantas de mayor cali- en la búsqueda de sustratos económi-
dad, que abaraten sus costos de cos que reúnan las características
producción y les den mayor seguri- fisico-químicas y biológicas adecuadas
dad a las plantaciones al establecer- encaminadas a mejorar la calidad de
se, haciendo más rentable la econo- la planta de eucalipto, en condiciones
mía forestal. de vivero, y pronosticar el comporta-
Con la ejecución del programa de miento y desarrollo en el campo en años
posteriores. Para ello se utilizaron una
desarrollo forestal a nivel de país y
serie de componentes orgánicos tales
en especial en la provincia de Pinar
como guano de murciélago, gallinaza,
del Río, como uno de los objetivos de
corteza de eucaliptos, estiércol de ca-
plantación se encuentra la produc-
ballo, corteza de pinos, suelo mejorado,
ción de madera para astillas, la cual
compost, además de la turba y la cás-
tendrá como finalidad la producción
cara de arroz.
de pulpa para papel. Teniendo en
cuenta la necesidad de mejorar las El presente trabajo utilizó cuatros
tecnologías existentes para la pro- nuevos sustratos teniendo como ele-
ducción de plantas forestales de ca- mento principal a la cachaza entre un
lidad, y en aras de satisfacer las 50 y un 90%, la turba al 40% y el gua-
plantaciones que en un futuro cu- no de murciélago o la gallinaza al 10%,
brirán parte de la demanda de este más tres manejos diferentes de agua
programa, se adquirió un vivero de (dos veces al día, diario y días alternos).
nueva tecnología para nuestro país Durante los tres primeros años de
por el método de tubetes plásticos con producción del vivero se utilizó un
estrías interiores de origen cana- sustrato compuesto por turba al 70% y
44
Influencia del manejo del agua...

cáscara de arroz al 30%, y riego dos ve- ratorios de la Universidad de Pinar


ces al día donde el comportamiento de del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.
los parámetros morfológicos (altura y Se utilizaron cincos sustratos y se
diámetro) no superan las expectativas combinaron con tres manejos del
de esa tecnología; además, el compor- agua (Tabla 1): dos veces al día (con-
tamiento postransplante (superviven- trol R1), diario una vez al día (mode-
cia) es muy bajo (entre un 60 y un 70%). rado R2) y en días alternos (fuerte R3),
en los que se obtuvieron 15 trata-
MATERIALES Y MÉTODOS mientos. El diseño experimental se
realizó tomando bloques completa-
El ensayo se desarrolló en el área del mente al azar, y se montaron 15 tra-
vivero ubicada en el edificio de labo- tamientos, con tres réplicas cada uno.

TABLA 1
Composición de los tratamientos (sustratos y manejo del agua)

Tratamientos Abreviatura Composición

1 S1R1 C90% + Gm10% – R1


2 S1R2 C90% + Gm10% – R2
3 S1R3 C90% + Gm10% – R3
4 S2R1 C90% + G10% – R1
5 S2R2 C90% + G10% – R2
6 S2R3 C90% + G10% – R3
7 S3R1 T70% + Ca30% – R1
8 S3R2 T70% + Ca30% – R2
9 S3R3 T70% + Ca30% – R3
10 S4R1 C50% + T40%+G10% – R1
11 S4R2 C50% + T40%+G10% – R2
12 S4R3 C50% + T40%+G10% – R3
13 S5R1 C50% + T40% + Gm10% – R1
14 S5R2 C50% + T40% + Gm10% – R2
15 S5R3 C50% + T40% + Gm10% – R3

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
En la Tabla 2 se muestran los resul- tura y al DCR, los tratamientos con
tados en el tratamiento estadístico riegos mañana y tarde (S1R1), (S2R1),
realizado a la interacción sustrato y (S4R1) y (S5R1) se obtienen mayores
manejo del agua. En cuanto a la al- valores en cuanto a altura y diáme-
45
Iris Castillo et al.

tro. De forma general el tratamiento ñana y tarde. El mayor porcentaje


que mayor altura (27,85 cm) y diá- de raíces finas lo presenta el S4R2
metro (2,31 mm) alcanzó fue S4R1, el con 60,68% y el menor porcentaje
de peor comportamiento se corres- S4R1 con 33,44%. Mientras mayor
ponde con S3R3 en 9,36 cm y 0,79 mm, es el contenido de agua presente en
teniendo diferencias significativas los sustratos menor será el estímu-
con todos los demás tratamientos. La lo a la formación de raíces finas.
altura es un parámetro que está in- Villar et al. (1997), en Pinus ha-
fluido tanto por las características lapensis, constató que niveles ba-
del sustrato como por el manejo del jos o moderados de endurecimiento
agua aplicado, coincidiendo que las no ejercen ninguna influencia sobre
mayores alturas corresponden a los la capacidad de formación de nuevas
tratamientos con mejores propieda- raíces, pero niveles fuertes sí la
des físicas y químicas, y el riego1 ma- inhiben.

TABLA 2
Comportamiento de algunos parámetros morfológicos con relación a la variable
interacción manejo del agua-sustrato
Long. raíz
Tratamientos Altura (cm) DCR (mm) Rg (%) Rf (%)
(cm)
S1R1) 21,28c 2,07c 46,83cde 53,17abc 9,65bcd

S1R2 16,18f 1,72d 42,40de 57,59ab 10,02bcd


S1R3 11,94hi 1,05i 50,53bcde 49,46abcd 9,86bcd
S2R1 25,31b 2,30a 41,50de 58,49ab 10,45abc
S2R2 17,48e 1,68e 42,42de 57,57ab 9,92bcd

S2R3 12,72hg 1,30g 43,81de 56,18ab 9,88bcd


S3R1 12,77hg 1,19h 44,37de 55,62ab 9,45cd
S3R2 11,33i 0,99j 46,78cde 53,21abc 9,71bcd
S3R3 9,36j 0,79k 64.03a 35.96e 10,53abc
S4R1 27,85a 2,31a 58.68abce 41.32cde 10,65ab

S4R2 19,22d 2.07c 39,31e 60,68a 11,10 a


S4R3 13,65g 1,17h 60,17ab 39,82de 10,35abc
S5R1 24,72b 2,12b 52,56abcde 47,43bcde 9,78bcd

S5R2 17,25fe 1,63f 39,02e 60,97a 9,02d

S5R3 12,26hi 1,06j 58,68abc 41,31cde 10,28abc


En una misma columna letras desiguales difieren significativamente para p < 0,05.
Prueba de comparación de medias de Duncan.

46
Influencia del manejo del agua...

El tratamiento que mayor porcenta- soportar el momento crítico del


je de raíces gruesas presentó fue arraigo. Cobas (2001), utilizando rie-
S3R3 con 63,67%, y el de menor por- go diario y cada tres días, obtiene va-
centaje S4R2 con 39,31%. En cuanto lores entre 1,13 y 1,71 en Hibiscus
al tratamiento S3R3 está compuesto elatus. El tratamiento S5R1 es el que
por turba 70% + cáscara de arroz 30%, peores resultados mostró, con los ma-
el cual tiene la más baja capacidad yores valores.
de campo, mayor contenido de partí-
culas gruesas, y unido a esto un rie- E n r e l a c i ó n c o n e l ín d i c e d e
go con días alternos, lo cual hace que Dickson, los tratamientos que me-
el contenido de humedad sea el más jor comportamiento presentan son
bajo de todos los tratamientos inves- el S2R1 y el S2R2 con una relación
tigados y justifique los mayores valo- de 0,07 (Tabla 3), mientras que los
res de porcentaje de raíces gruesas menores se encuentran en los tra-
(63,67%). tamientos S3R2 y el S3R3, con un
El mayor valor de longitud de la raíz valor de 0,02, lo cual refleja un
se obtiene en el tratamiento S4R3 desbalance entre la parte aérea y
con 11,10 cm, el menor valor se pre- la radical y/o la altura y el diáme-
senta S5R2 con 9,02 cm. Como se tro. Este índice expresa la potencia-
puede observar no existe una mar- lidad de la planta, tanto de sobrevi-
cada diferencia entre los dos valores. vir como de crecer. Cobas (2001), en
Esto viene dado porque la longitud Hibiscus elatus, logró índices de has-
de la raíz está estrechamente rela- ta 0,14 con riego diario en este
cionada con el tamaño del contene- mismo lugar, pero utilizando dife-
dor y no con el régimen de riego em- rentes sustratos.
pleado. Thompson (1985) plantea
Con relación a la esbeltez (Tabla 3),
que la longitud o superficie de la raíz
el mejor comportamiento lo presen-
es un indicador de su capacidad ab-
ta el tratamiento S1R2 con un valor
sorbente.
de 9,55, y el tratamiento S4R1 tiene
En la Tabla 3 se muestra el resulta- el peor comportamiento, con 12,07,
do de la interacción sustrato-mane- siendo el que mayor altura y diáme-
jo del agua que para la variable par- tro alcanzó.
te aérea/parte radical, el mejor
comportamiento lo tuvo el trata- Birchler et al. (1998) plantean que
miento S2R1 con 1,6. Este trata- la esbeltez es un indicador de la
miento además presenta un riego densidad de cultivo. Según Thom-
diario dos veces al día, lo cual favo- pson (1985) este parámetro permi-
rece el peso aéreo y radical de la te una estimación de la resisten-
planta. Grene (1978), Mullin et al. cia mecánica de las plantas durante
(1982) y Hobbs (1984), citados por las operaciones de plantación o fren-
Oliet (2000), recomiendan valores te a vientos fuertes, especialmen-
entre 1,5 y 2 para esta relación, in- te en planta producidas en conte-
dicando una mayor capacidad para nedores.
47
Iris Castillo et al.

TABLA 3
Relación índice de calidad de Dickson, esbeltez y balance hídrico
de la planta con la interacción sustratos-riego
Tratamientos PA/PR QI Esbeltez

S1R1 2,35abc 0,05cd 10,27efg

S1R2 1,94bc 0,066ab 9,58g

S1R3 2,56ab 0,036fg 11,34abcd

S2R1 1,60c 0,074a 11.03bcde

S2R2 2,26bc 0,071 a 10,41efg

S2R3 2,44abc 0,047def 9,78fg

S3R1 1,74bc 0,036fg 10,74cde

S3R2 2,34abc 0,028gh 11,45abc

S3R3 2,00bc 0,02h 11.86ab

S4R1 2,28bc 0,058bc 12,07a

S4R2 2,10bc 0,049cde 11,14bcde

S4R3 2,41abc 0,04efg 11,68ab

S5R1 3,15 a 0,039efg 11,68ab

S5R2 2,48abc 0,043def 10,55def

S5R3 2.23bc 0,044def 11,56abc


En una misma columna letras desiguales difieren significativamente
para p < 0,05. Prueba de comparación de medias de Duncan.

En la Fig. 1 se observa que los mayo- nes adversas de postrasplante, y la


res valores se alcanzaron en los tra- supervivencia será baja, ya que las
tamientos T4, T10, T13, con riego dos plantas no desarrollan mecanismos
veces al día. Esto hace que las plan- de adaptación a condiciones de
tas, al estar abastecidas constante- estrés hídrico [Barceló et al., 1983].
mente de agua, desarrollan una cu-
tícula fina y por ende se pierde a Los tratamientos que presentaron
través de ella más agua por transpi- menores valores de transpiración
ración; también las características del cuticular fueron el T3, T6, T9, T12,
sustrato de retener abundante agua T15, los cuales se sometieron a un
hacen que esté garantizada la fuente riego en días alternos. Esta reducción
de abasto para la planta. Esto lejos de conllevó a desarrollar una cutícula
beneficiar perjudica a las plantas, más gruesa como respuesta a la me-
pues resistirán menos las condicio- nor disponibilidad de agua, lo cual hace
48
Influencia del manejo del agua...

que las plantas desarrollen caracte- sus dimensiones), como un mecanis-


rísticas morfológicas (reducción de mo de tolerancia a esas condiciones.

Fig. 1. Transpiración cuticular por tratamientos.

No existe una marcada diferencia en cidas. La ventaja de esa respuesta


cuanto a la retención de agua por está en que las plantas endurecidas
parte de los sustratos y ponerla a dis- mantienen un mejor estado hídrico
posición de la planta según las nece- que las no endurecidas en condicio-
sidades, o sea, no hay diferencias nes de sequía.
marcadas en cuanto a sus propieda- Los tratamientos T (T2, T5, T8, T11
des de retención de agua, por lo que y T14) con riego una vez al día tuvie-
la variable riego decide el comporta- ron de forma general un comporta-
miento de la transpiración. miento intermedio con respecto a los
Según Oliet (2001), en Pinus hale- tratamientos que se le aplicaron las
pensis y Quercus ilex el sometimien- otras dos variantes de riegos, por lo
to a un preacondicionamiento por que la decisión de escoger una com-
estrés hídrico moderado y fuerte re- binación de riego para lograr un en-
duce la tasa de transpiración durecimiento está en corresponden-
cia con el desarrolló alcanzado por la
cuticular en un 25%. Esto significa
planta.
que ante una situación de estrés
hídrico la velocidad con que las plan- En la Fig. 2 se observa que la fuerza
tas endurecidas pierden agua, una con que las células de los tejidos de
vez que los estomas se han cerrado, las plantas fueron capaces de rete-
es menor que las plantas no endure- ner agua T (potencial hídrico) estuvo
49
Iris Castillo et al.

en correspondencia con la variable transpiración estomática, lo que ha-


de manejo de agua aplicado. cen que las células queden carentes
de agua T (plasmolizadas) y el poten-
De forma general, cuando se aplicó
cial hídrico se incrementa.
riego dos veces al día, se desarrolla-
ron potenciales hídricos al mediodía Los tratamientos con riego dos veces
en valores absolutos muy altos debi- al día desarrollan potenciales hídricos
do a la rápida pérdida de agua por de madrugada muy bajos, lo que signi-
transpiración a través de la cutícu- fica ganancia de turgencia debido a la
la, provocando además una mayor disponibilidad de agua en los sustratos.

Fig. 2. Comportamiento del potencial hídrico de madrugada


y al mediodía por tratamientos.

Los tratamientos T13, T14, T15, T8 de menor disponibilidad de agua, esto


y T9 fueron los de potenciales de no repercutiría negativamente, pues
madrugadas más altos, lo que nos la planta realiza su propia economía
dice que la turgencia de la célula es teniendo en cuenta que estos resul-
poca; pero teniendo en cuenta las tados de potenciales de madrugada
adaptaciones morfológicas que la altos corresponden generalmente
planta realiza bajo estas condiciones cuando se aplica un riego diario y rie-
50
Influencia del manejo del agua...

go días alternos. La comparación de 3. Por concepto de ahorro de agua,


estos dos valores dará una idea del el riego mañana y tarde durante
estrés que sufren las plantas, ya que la campaña (90 días) tiene un
especies más adaptadas a restriccio- gasto total de 7425 m3 (en 950 000
nes de agua son capaces de mante- plantas), con la propuesta de un
ner potenciales muy negativos, mien- riego combinado (riego dos veces
tras que al contrario las especies con al día durante la fase de estable-
menos facilidad de adaptación a la cimiento; riego diario en la fase
sequía no tienen el mismo control que de crecimiento rápido y un riego
las anteriores, y no consiguen evitar alterno en la fase de endureci-
las pérdidas de agua disminuyendo los miento) se tiene un gasto de 4064
valores de potencial hídrico al medio- m3, con un ahorro de 3361 m3.
día [Escarré, 2003].
Beneficios sociales
Valoración económica
1. Se humaniza aún más el traba-
Durante la valoración económica de jo de los obreros en vivero, pues
los resultados en la investigación se se elimina o reduce hasta un
tuvieron en cuenta una serie de be- 60% la actividad de tamizado.
neficios económicos, sociales y am-
2. Mejoramiento de las condiciones
bientales.
higiénicas en el momento de tra-
Beneficios económicos bajar con el sustrato.
3. Su manipulación se hace mucho
1. Con el empleo de los nuevos
más fácil por su bajo peso.
sustratos (S1: cachaza 90% +
guano de murciélago 10%; S2: ca- 4. Se atenúan un tanto las moles-
chaza 90% + gallinaza10%; S4: tias (dolores en la vista y dolor
cachaza 50% + turba 40% + ga- de cabeza), pues se reduce la ac-
llinaza 10%; y S5: cachaza 50% tivad de escarde.
+ turba 40% + guano de murcié- Beneficios ambientales
lago 10%) se reduce en 27 días
la producción de postura con res- 1. Se elimina o reduce hasta un 40%
pecto al sustrato testigo (turba el uso de la turba como elemento
70% + cáscara de arroz 30%), lo principal del sustrato utilizado en
que equivale a un ahorro en gas- vivero por el método de tubotes, y
to de salario de $1973,04 y com- con ello el impacto ambiental que
bustible de $48,00. provoca su extracción.
2. Los valores de los costos de pro- 2. Se les da un nuevo uso a los dese-
ducción en los nuevos sustratos chos sólidos de la industria azu-
(en 950 000 plantas) son: S1 carera (cachaza), el cual no tiene
($1193), S2 ($909), S4 ($1195) y un marcado efecto contaminante.
S5 ($1479). El valor del sustrato
utilizado por la empresa S3 (tes- CONCLUSIONES
tigo) es de $2067, lo que permite
un ahorro de $873 en S1, $1157 • Los sustratos compuestos por ca-
en S2, $871 en S4 y $887 en S5. chaza entre un 50 y un 90%, turba

51
Iris Castillo et al.

un 40% y guano de murciélago o BIRCHLER, T.; R. ROSE; A. ROYO; M. PARDO: «La planta
ideal: revisión del concepto. Parámetros
gallinaza un 10%, presentaron un definitorios e implementación práctica», Revis-
mejor comportamiento que el ta de Investigación Agraria, Sistemas y Recur-
sustrato testigo (turba 70% + cás- sos Forestales 7 (2):109-119, Madrid, 1998.
cara de arroz 30%) en los atributos COBAS, L. M.: «Caracterización de los atributos de
morfológicos. El uso por parte de la calidad de la planta de Hibiscus elatus. S W
cultivada en tubetes. Pinar del Río». Tesis en
entidad empleadora va a estar en opción al grado científico de Doctor en Ciencias
correspondencia con su disponibi- Forestales, Universidad de Pinar del Río, Cuba,
lidad. 2001.
• Los menores valores de transpira- ESCARRÉ, A.: «Medida del potencial hídrico. Método
ción cuticular, así como las meno- de la bomba de Scholander (metodología)». Cur-
so de postgrado impartido en la Universidad de
res diferencias de potencial hídrico Pinar del Río, Cuba, 2003.
de madrugada y al mediodía, fun-
OLIET, J. A.: La calidad de la planta forestal en
damentan el riego en días alternos vivero, ETSIAM, Córdoba, España, 2000.
en la fase de endurecimiento, lo
––––: Aplicaciones de la medida del estado
que demuestra que la planta ha hídrico en el vivero, Universidad de Córdoba,
creado un mecanismo capaz de España, 2001.
soportar el déficit hídrico. THOMPSON, B.: «Seedling Morphological Evaluation.
• El mejor manejo del agua es regar What Can You Tell by Looking?», Evaluating
diariamente una vez al día para Seedling Quality: Principles, Procedures and
Predictive Abilities of Major Test. Oregon State
Eucalyptus grandis con los sustratos University, EE.UU., 1985, pp. 59-69.
propuestos.
VILLAR, S. P.; B. L. OCAÑA; R. J. PEÑUELAS; M. I. CARRASCO;
L. S. DOMÍNGUEZ: «Efectos de diferentes niveles
BIBLIOGRAFÍA de endurecimiento por estrés hídrico en el con-
tenido de nutrientes y la resistencia a la dese-
BARCELÓ, J.; G. NICOLÁS; G. SABATER; R. SÁNCHEZ: Fi- cación de plántulas de Pinus halepensis Mill.»,
siología vegetal, Ediciones Pirámide, Madrid, Actas del I Congreso Forestal Hispano-Luso,
1983. vol. 3, 1997, pp. 673-678.

52
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS
FÍSICO-MECÁNICAS DE LA MADERA
DE CINCO ESPECIES FORESTALES
DE LA CORDILLERA DE GUANIGUANICO

DR. PEDRO PABLO HENRY TORRIENTE, ING. ALBERTO IBÁÑEZ DRAKE, TÉC. MARÍA
VICTORIA GARCÍA MANTILLA E ING. CELIA GUERRA RIVERO
Instituto de Investigaciones Forestales. Calle 174 no. 1723
e/ 17B y 17C, reparto Siboney, Playa, La Habana

RESUMEN ABSTRACT
En el estudio se relacionan las características In the study they are related the physical-
físico-mecánicas de cinco especies de la Cor- mechanical characteristics of five species of the
dillera de Guaniguanico: Quercus cubana A. Rich mountain range of Guaniguanico: Cuban
(encino), Pithecellobium obovale (A. Rich.) Wr. Quercus A. Rich. (encino), Pithecellobium
(encinillo), Zantthoxylum elephantiasis obovale (A. Rich.) Wr. (encinillo), Zantthoxylum
Macfd. (bayúa), Poepiggia procera Presl. (ten- elephantiasis Macfd. (bayúa), Poepiggia
gue), Pithecellobium arboreum (L.) Urb. (sabicú eminent person Presl. (tengue), Pithecellobium
moruro). Los resultados de la investigación arro- arboreum (L.) Urb. (sabicú moruro). The results
jan que la densidad normal es superior en to- of the research throw that the normal density
dos los casos a 0,600 g/cm3, siendo los valo- is superior in all the cases 0,600 g/cm3, being
res más altos para el encino, con 0,871 g/cm3. the highest securities for the encino, with 0,871
Las relaciones de contracción son favorables g/cm3. The contraction relationships are favo-
(1,6), excepto para el tengue, que es ligeramen- rable (1,6) except for the tengue that is lightly
te superior con 1,8. Este resultado supone cam- superior with 1,8. This result supposes quite
bios dimensionales bastante uniformes durante uniform dimensional changes during the drying.
el secado. In mechanical property, they are indicated
En cuanto a las propiedades mecánicas se in- bigger securities for the encino and the sabicú
dican mayores valores para el encino y el sabicú moruro, being in the static flexion more than
moruro, siendo en la flexión estática más de 1000 kgf/cm2 and the tangential hardness as
1000 kgf/cm2, y la dureza tangencial como ra- radial above 1000 kg. The compression so much
dial por encima de 1000 kg. La compresión, parallel, as perpendicular they had maximum
tanto paralela como perpendicular, tuvieron securities of 870 kgf/cm2 for the bayua and
valores máximos de 870 kgf/cm2 para la bayúa 363 kgf/cm2 for the encino.
y 363 kgf/cm2 para el encino.
Key words: wood, physical property, mecha-
Palabras claves: madera, propiedades físicas, nical property
propiedades mecánicas

53
Pedro P. Henry et al.

INTRODUCCIÓN llera de Guaniguanico, en la provin-


cia de Pinar del Río, dividida en Altu-
El bosque representa un valioso re- ras de Pizarras y la Sierra del Rosa-
curso natural con un alto potencial rio y de los Órganos, con el punto
económico. Dentro de él la madera culminante en el Pan de Guajaibón,
es uno de los más importantes y uti- con 699 m de altura. De este macizo
lizados, a pesar de que su uso múlti- se seleccionaron cinco especies, y de
ple se hace cada vez mayor a partir cada una se obtuvieron cinco árbo-
de lo que significan y brindan sus les, y se hizo un muestreo al azar. A
productos forestales no maderables. partir de la muestra obtenida, y con-
Independientemente de las maderas siderando las normas utilizadas para
de uso constantes, aún existe un gru- los diferentes ensayos, se elaboraron
po de especies poco conocidas, que de probetas para realizar los estudios fí-
estudiarse con mayor profundidad sicos y mecánicos. Se estudiaron las
aportarían un mayor valor agregado especies siguientes: Quercus cubana
a la economía forestal cubana. A. Rich. (encino), Pithecellobium obovale
(A. Rich.) Wr. (encinillo), Zantthoxy-
La madera, como material heterogé- lum elephantiasis Macfd. (bayúa),
neo, puede variar sus propiedades fí- Poepiggia procera Presl. (tengue)
sico-mecánicas según las condicio- Pithecellobium arboreum (L.) Urb.
nes en que se desarrolle. Córdova (sabicú moruro). Unido a la muestra
(2001) señala que esto es debido a de madera se colectó el material bo-
factores tales como sitio y condicio- tánico y se envió al Instituto de In-
nes de crecimiento, edad, altura, taza vestigaciones Forestales. Este mate-
de crecimiento, ubicación respecto al rial fue debidamente identificado en
radio del fuste, prácticas silvicul- el Instituto de Ecología y Sistemáti-
turales y estado fitosanitario. ca de la Academia de Ciencias de
De ahí la importancia que tiene cono- Cuba.
cer el desarrollo de determinadas es- Para la determinación de la densi-
pecies en diferentes ecosistemas, para dad se utilizaron probetas de 3 x 3 x
de este modo garantizar la satisfacción 10 cm en correspondencia con la
de necesidades y mejorar la calidad de norma NC-43-37-87 «Determinación
vida de los pobladores que la habitan. de la densidad. Método de ensayo».
En el presente trabajo se propone es- Fueron utilizadas un total de 10 para
tudiar y profundizar en las caracterís- cada especie. Los valores responden
ticas físicas y mecánicas de cinco es- a la densidad verde, normal, seca al
pecies maderables que se desarrollan horno y básica. Las mediciones se
en la Cordillera de Guaniguanico, en hicieron con un micrómetro, y los
la provincia de Pinar del Río. valores de peso con una balanza
digital Sartorius Multiplato de 0,1 g
MATERIALES Y MÉTODOS de precisión. El volumen se determi-
nó por el método estereométrico. Es-
La madera para la realización de tas probetas sirvieron también para
este estudio se extrajo de la Cordi- la determinación de la contracción
54
Principales características físico-mecánicas...

volumétrica total según lo estableci- ron probetas de 2 x 2 cm de sección


do por la norma DIN 52-184. En la transversal y 30 de largo, de ellas
determinación de las contracciones ocho de encino, diez de encinillo, doce
transversales, tangenciales y radia- de bayúa, seis de tengue, nueve
les se utilizaron 15 probetas por es- sabicú moruro. Para la flexión diná-
pecies con dimensiones de 30 x 30 x mica o tenacidad se siguieron los
15 mm. requisitos definidos por la norma NFB
51-009, que utiliza probetas de las
Las pruebas mecánicas se hicieron
mismas dimensiones. En total se
en la prensa universal Avery de 40 t.
ensayaron ocho de encino, seis de
En caso de la flexión estática se uti-
encinillo, doce de bayúa, seis de ten-
lizó una prensa de 1 t, y para la diná-
gue y nueve de sabicú moruro. Los
mica un péndulo de 100 J.
resultados de cada una de las prue-
Para el ensayo de dureza se empleó bas mecánicas fueron referidos al
la metodología establecida por la nor- 12% de humedad a partir de los co-
ma NC-43-31-87 «Determinación de eficientes utilizados al respecto.
la dureza estática Janka. Método de
Para la densidad normal y la flexión
ensayo». Se utilizaron 37 probetas
estática se hizo un análisis de
para las cinco especies: diez de
varianza con un nivel de significa-
encino, siete de encinillo, cinco de
ción de 0,05, con el paquete estadís-
bayúa, siete de tengue y ocho de
tico SPSS versión 11.5.
sabicú moruro.
Los ensayos de la compresión para-
lela a las fibras se realizaron según RESULTADOS Y DISCUSIÓN
la norma ISO 3787 con probetas de Los resultados de los ensayos físicos
20 x 20 de sección transversal y 50 mm (Tabla 1) arrojan que la densidad nor-
de longitud. En cuanto al ensayo de mal promedio para todas las especies
compresión perpendicular a las fi- es superior a 0,650 g/cm3. Los valo-
bras, se utilizó la norma ISO 3132, res de los descriptivos fundamenta-
cuyas dimensiones en la sección les se pueden observar en la Tabla 3.
transversal y longitud coinciden con La Fig. 1 muestra una gráfica del
las probetas de paralela. En el primer comportamiento de cada una de
caso se determinó la resistencia a ellas, donde el valor más alto resultó
la rotura, y en el segundo la resis- para el encino, con 0,871 g/cm3, y el
tencia al límite proporcional de las más bajo para el encinillo, siguiendo
fibras. Para cada prueba se emplea- los datos en todos los casos una dis-
ron 54 probetas distribuidas de la si- tribución normal. En la Tabla 4 el
guiente forma: 10 de encino, 12 de análisis de varianza refleja que exis-
encinillo, 12 de bayúa, 10 de tengue ten diferencias estadísticamente sig-
y 10 de sabicú moruro. nificativas para las especies; mas las
En el ensayo flexión estática se de- comparaciones demuestran que no
terminó el módulo de ruptura con la existen entre el tengue y el encinillo
norma ISO 3133, donde se ensaya- (Tabla 5). Las relaciones de contrac-

55
Pedro P. Henry et al.

ción se presentan en la Fig. 2, sien- resultado supone cambios dimensio-


do por lo general favorables con valor nales bastante uniformes durante el
de 1,6; sin embargo, el tengue se ale- secado, y por tanto poca posibilidad
ja ligeramente llegando a 1,8. Este de grietas y alabeos.

Fig. 1. Densidad normal de la madera.

Fig. 2. Contracciones de la madera.

56
Principales características físico-mecánicas...

TABLA 1
Propiedades físicas de las especies estudiadas
Quercus Pithecellobium Zantthoxylum Poepiggia Pithecellobium
cubana obovale elephantiasis procera arboreum
Propiedades físicas A. Rich. (A. Rich.) Wr. Macfd. (bayúa) Presl. (L.) Urb.
(encino) (encinillo) (tengue) (sabicú oruro)

Densidad (g/cm3)

Verde 1,016 0,922 0,980 1,100 0,992

Normal 0,852 0,669 0,746 0,891 0,791

Seca al horno 0,805 0,621 0,692 0,821 0,743

Básica 0,718 0,566 0,601 0,729 0,665

Contracción (%)

Volumétrica
12,800 9,650 15,600 12,560 11,770
total

Tangencial 7,900 5,710 9,800 8,800 6,611

Radial 4,800 3,370 6,500 4,800 4,125

T/R 1,640 1,690 1,500 1,800 1,603

Anisotropía
3,100 2,340 3,300 4,000 2,486
absoluta
Coeficiente de
contracción 0,450 0,435 0,540 0,506 0,455
volumétrica
Punto de
saturación 27,000 22,500 17,100 24,800 26,000
de las fibras
Higroscopicidad 0,005 0,004 0,001 0,004 0,004

En cuanto a las propiedades mecá- En las Tablas 6, 7 y 8 se presenta la


nicas, se indican mayores valores estadística descriptiva y un análisis de
para el encino y el sabicú moruro, varianza para la flexión, indicando la
siendo la flexión estática más de existencia de diferencias estadística-
1000 kgf/cm 2, y la dureza, tanto mente significativas para las especies
tangencial como radial superior a en general (Tabla 8). En las pruebas de
1000 kg de Janka. La compresión comparación (Tabla 8) se aprecia no
paralela y perpendicular tuvieron existencias de diferencias para una
valores máximos de 870 kgf/cm 2 probabilidad mayor de 0,05 entre el ten-
para la bayúa, y 363 kgf/cm2 para el gue y el encinillo, tengue y bayúa, y
encino (Tabla 6 y Fig. 3). sabicú moruro y encino.
57
Pedro P. Henry et al.

58
Principales características físico-mecánicas...

TABLA 6
Resultados de la estadística descriptiva para la flexión estática
Especie N Mínimo Máximo Media Desv. típ. CV Varianza
Encino 8 834,00 1746,00 1158,0000 304,54509 26,29 92747,714
Encinillo 8 490,00 1218,00 900,7500 245,12606 27,21 60086,786
Bayúa 8 611,00 1326,00 950,1250 246,32640 25,29 60676,696

Tengue 8 630,00 799,00 701,7500 69,28152 9,82 4799,929


Sabicú
8 1104,00 1559,00 1312,8750 138,28897 10,53 19123,839
moruro

59
Pedro P. Henry et al.

TABLA 7
Análisis de varianza para la flexión estática
Anova
Suma Media
gl F Sig.
de cuadrados cuadrática
Intergrupos 2174090,249 4 543522,562 11,627 0,000
Intragrupos 2056839,017 44 46746,341
Total 4230929,265 48

Fig. 3. Propiedades mecánicas de la madera.

RESULTADOS DE LAS PROPIEDADES lo que se clasifica como una madera


POR ESPECIES pesada. Estos resultados son compa-
rables a los obtenidos por Sotomayor
Quercus cubana A. Rich. (encino) (2002) para 20 especies de Quercus,
Características físicas. La madera del cuyas densidades básicas se compor-
encino tiene una densidad normal de taron entre 0, 560 y 0, 820 g/cm3.
0,852 g/cm3, ligeramente inferior a La contracción volumétrica total es
lo obtenido por Fors (1965) y Soler media con 12,18%, y las contraccio-
(2004), quienes indican un valor para nes transversales son medianas con
la especie alrededor de los 1000 kg/m3. 4,8 para la radial y 7,8 para la
La densidad verde es de 1,016 g/cm3 tangencial. La relación tangencial-
con un contenido de humedad del radial es de 1,64 normal, y el coefi-
42,8, y la básica de 0,718 g/cm3, por ciente de contracción volumétrica es
60
Principales características físico-mecánicas...

de 0,45, clasificándose como media- radial es normal, al igual que la


namente nerviosa. La higroscopia es higroscopicidad. El coeficiente de con-
fuerte. tracción volumétrica es mediana-
mente nerviosa, y el punto de satu-
Características mecánicas. El resulta-
ración de las fibras es bajo, con 22,5.
do de las características mecánicas
arroja que la compresión paralela a Características mecánicas. La compre-
las fibras es alta, y la perpendicular es sión paralela y perpendicular a las
baja, con valores de 666 y 333 kgf/cm2 fibras tienen valores bajos y medios
respectivamente. Su flexión estáti- respectivamente. Las flexiones está-
ca de 1152 kgf/cm2 y la dinámica de tica y dinámica son pequeñas y poco
0,61 kgf/cm2 clasifican como media- resistentes respectivamente. La du-
na y medianamente resistente. La reza es media tanto en sentido tan-
dureza Janka, tanto radial como gencial como radial. Fors (1965) se-
tangencial, es muy alta, llegando a ñala que por sus características
valores que superan los 1200 kg. Fors tecnológicas es fácil de trabajar: ma-
(1965) la clasifica como una madera dera veteada, con textura media, gra-
dura, pesada, resistente y durable. no grueso, además de presentar una
durabilidad media.
La madera del encino, según sus ca-
racterísticas, puede ser usada para Las características de esta madera
la construcción en general, principal- la hacen útil para construcciones
mente en rollo, aspecto que reafir- interiores, sin soportes de pesos, ade-
ma lo apuntado por Fors (1965), al más de muebles como mesas, sillas,
señalar su empleo en horcones para estantes, etc. Fors (1965) expone que
casas rústicas, traviesas, postes, etc. puede ser utilizada en traviesas, pos-
Puede ser empleado igualmente para tes, leña para combustibles, etc.
marcos de puertas y persianas, ade-
Zantthoxylum elephantiasis
más como madera estructural en di-
Macfd. (bayúa)
ferentes construcciones.
Características físicas. La madera de
Pithecellobium obovale (A. Rich.)
bayúa tiene una densidad normal de
Wr. (encinillo)
0,746 g/cm3, clasificándose como
Características físicas. Es una made- semipesada. Esta densidad es similar
ra semipesada con una densidad nor- a los valores obtenidos por Fors (1965)
mal de 0,669 g/cm3, algo inferior a lo de 380 y 900 kg/m3. La densidad ver-
señalado por Fors (1965), que reportó de de la especie es de 0,980 g/cm3, y
820 kg/m3. Presenta una densidad la básica y seca al horno de 0,601 y
verde de 0,922 g/cm3 y una básica 0,692 g/cm3 respectivamente.
de 0,566 g/cm3.
La madera presenta una contracción
La contracción volumétrica total es volumétrica total de 15,6%; sin em-
pequeña con 9,65%, e igualmente lo bargo, el resultado de la relación
son las transversales, tangenciales tangencial-radial indica una baja ten-
y radiales, con 5,71 y 3,37% respec- dencia al atejado. El coeficiente de
tivamente. La relación tangencial- contracción volumétrica es de 0,54,
61
Pedro P. Henry et al.

clasificándose como medianamente a ligeramente alta, con 1,8, indican-


nerviosa, y la higroscopicidad es dé- do un cuidado medio cuando se seca
bil con 0,0006. El punto de saturación después de ser aserrada. El coefi-
de las fibras es bajo, con 17,1. ciente de contracción volumétrica se
clasifica como medianamente ner-
Características mecánicas. Es una
viosa con 0,506, y la higroscopicidad
madera semipesada con una com-
se considera normal con 0,0042.
presión paralela a las fibras alta y
una perpendicular baja, reportando Características mecánicas. La madera,
valores de de 530 y 159 kgf/cm2. La según los resultados en el ensayo de
flexión estática y dinámica se clasi- dureza, tanto tangencial como radial,
fica como baja, siendo la última poco se clasifica como alta y muy alta res-
resistente. La dureza, tanto radial pectivamente, siendo una especie
como tangencial, es baja, con valo- dura. Los valores de las compresio-
res inferiores a los 350 kg de dureza nes paralelas y perpendiculares a las
Janka. Fors (1965) dice que es una fibras son de 712 y 272 kgf/cm2,
especie difícil de trabajar, dura y re- clasificándose como alta y baja res-
sistente a los insectos, además de pectivamente. La flexión estática,
alcanzar un buen pulimento. con un valor de 1174 kgf/cm2, se cla-
Los usos de la especie, atendiendo a sifica como mediana. La flexión di-
sus propiedades, indican que dada su námica está en el grupo de las me-
estabilidad dimensional, el buen pu- dianamente resistentes, con un
limento y las vetas, debe ser utiliza- valor de (0,86 kgfm/cm2).
da en muebles, en mesas interiores Los resultados de las propiedades in-
y gavetas. Fors (1965) apunta sus dican usos en mangos de herramien-
usos en traviesas, postes, escaleras tas, traviesas y algunas construccio-
y marcos de puertas y persianas. nes rurales. Fors (1965) señala que
Poepiggia procera Presl. (tengue) puede ser utilizada como decorado
interior, y la clasifica como una es-
Características físicas. La madera del pecie no durable.
tengue se considera en sentido ge-
neral pesada con una densidad nor- Pithecellobium arboreum (L.) Urb.
mal de 0,856 g/cm3. Este valor es algo (sabicú moruro)
superior al reportado por Fors (1965), Características físicas. La madera de
que obtuvo 825 kg/m3 para la espe- esta especie se considera pesada con
cie. La densidad verde, seca al hor- una densidad normal de 0,791 g/cm3.
no y básica fueron de 1110; 0,821; y Este valor es algo inferior a lo repor-
0,729 g/cm3 respectivamente. tado por Fors (1965), que ofrece un
Es una madera de contracción me- rango entre los 900 y 1000 kg/m3. Su
dia con un valor de 12,6%, siendo densidad verde, seca al horno y bási-
también medios los valores transver- ca tienen valores de 0,992; 0,743 y
sales tangenciales y radiales con 0,665 respectivamente. Esta última
8,8% y 4,8% respectivamente. La re- es muy similar a la obtenida por
lación tangencial-radial es de normal Sotomayor (2002), de 650 kg/m3.
62
Principales características físico-mecánicas...

Se considera una especie de con- CONCLUSIONES


tracción media con 11,77%, sien-
do los valores de las contracciones • Los resultados de las propiedades
transversales medios, la tangen- físicas reflejan que las maderas
cial 6,6 y la radial 4,125. El coefi- de este macizo tienen una densi-
ciente de anisotropía es de 1,6 nor- dad media y una relación tan-
mal, y su anisotropía absoluta es gencial-radial normal que infiere
también baja. Tiene un coeficien- pocas deformaciones durantes el
te de contracción volumétrica me- secado.
diano y la higroscopicidad es nor- • Basado en las propiedades físicas
mal. Estos resultados auguran una y mecánicas de la madera, se pue-
gran estabilidad dimensional du- de señalar que las especies de este
rante el secado. macizo tienen diferentes usos, y
Características mecánicas. Esta made- que abarcan desde la carpintería
ra, según Fors (1965), es de color par- en macizo hasta en blanco, y por
do rojizo opaco, muy dura y pesada, lo tanto se pueden resolver los pro-
de textura media y grano recto y du- blemas locales.
rable. La dureza de esta especie es • Continuar realizando estudios con
muy alta, tanto radial como otras especies de los diferentes
tangencial, superando los 1300 kg de macizos montañosos con el objeti-
Janka. Presenta una flexión estáti- vo de ampliar la gama de especies
ca mediana y una muy alta tenaci- que han de utilizar para uso de la
dad, superando esta última los 1,35 comunidad.
kgfm/cm2, por lo que se considera
una especie muy resistente. Las BIBLIOGRAFÍA
compresiones paralelas y perpendi-
culares a las fibras tienen valores de AMERICAN SOCIETY FOR TESTING AND MATERIALS: «Paint,
Naval Store, Cellolose, Wax, Polish, Wood,
630 y 251 kgf/cm2, clasificándose Acoustical Materials», Sandwich and Building
como mediana y baja respectivamen- Contrucction, Fire tests, Part 4, Philadelfia, 1955.
te. Los resultados de la especie son DEL RISCO, E.: Los bosques de Cuba. Su historia y
en todos los casos superiores a los ob- características, Ed. Científico-Técnica, La Ha-
tenidos por Sotomayor (2002). bana, 1995.

Los resultados de esta especie la ha- FORS, J.: Maderas cubanas, Ed.. INRA, La Habana,
1965.
cen apta para la carpintería en blan-
co, específicamente marcos de puer- GARCÍA, J. M. ; PEDRO P. HENRY; MARÍA V. MANTILLA:
»Pérdida de humedad de la madera de cinco
tas y persianas. Se recomienda, dada
especies de importancia económica del macizo
su tenacidad, sea ampliamente uti- montañoso Sagua-Nipe-Baracoa», IV Simposio
lizada en aplicaciones que exigen Internacional sobre Manejo Sostenible de los
choques, vagones, mangos de herra- Recursos Naturales, SINFOR 2006, La Habana.
mientas, traviesas de ferrocarril, IBÁÑEZ, A.: Propiedades y usos de 50 especies
paletas para puertos, etc. Fors (1965) maderables que crecen en Cuba (propuesta a
considera que puede ser usada en premio Academia 2001), La Habana, 2002.
traviesas y postes. NC 43-27:87 «Propiedades físico-mecánicas».

63
Pedro P. Henry et al.

SOLER, M.: Mil maderas II, Editorial de la UVP, 2004. mexicanas», Universidad Michoacana de San
Nicolás de Hidalgo, México, 2002.
NORMAS ISO-1975 «Draft International Standard» ISO
3133, ISO 3137. U NE 56-540-78 «Características físico-mecáni-
cas de la madera: interpretación de los re-
SOTOMAYOR, J. R.: «Tabla Fitecma de clasificación de sultados de los ensayos. Norma española»,
características mecánicas de maderas 1978.

64
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

REHABILITACIÓN Y ORDENAMIENTO
DE LA FAJA HIDRORREGULADORA
DEL RÍO CUYAGUATEJE

ING. BÁRBARA MITJANS MORENO Y DR. EDUARDO GONZÁLEZ IZQUIERDO


Sede Universitaria de Guane. Universidad de Pinar del Río. Calle
Martí 270 esq. a 27 de Noviembre, Pinar del Río, Cuba,
eduardo@af.upr.edu.cu

RESUMEN ABSTRACT
Se realizó un estudio en la faja hidrorreguladora It is studied the hydroregulator strip of
del río Cuyaguateje, basado en el deterioro de Cuyaguateje River, based on the deterioration
su flora, de su fauna, la erosión de sus suelos of their flora, of their fauna, the erosion of their
y los demás componentes que se relacionan soils and the other components that are related
con ella a causa del inadecuado manejo de los with the same one, because of the inadequate
recursos naturales. Los autores se proponen handling of the natural resources. The authors
como objetivo divulgar la protección de esa faja intend as objective, contribute to the protection
hidrorreguladora, comprendida en el municipio
of this hydroregulator strip, understood in the
de Guane, a través de la reforestación y con-
Guane municipality; through the reforestation
servación de los suelos, la flora y la fauna, so-
and conservation of soils, flora and fauna, on
bre la base de la sustentabilidad, marcando un
the base of the sustainability, marking a social
impacto social y ambiental en las áreas y comu-
nidades que abarca la región. Para su cumpli- and environmental impact in the areas and
miento se realizaron inventarios del uso de la communities, that it embraces the region. For
tierra en toda la zona de estudio y la expe- their execution they were carried out inventories
dientación de todos sus propietarios. Poste- at use of land in the whole study area and the
riormente fueron reforestadas ambas márge- proceedings of all their owners. Later on both
nes del río, con marcos de plantación de 3 x 3 m riverbanks of the river were reforested, with
para las especies maderables y de 4 x 4 m para distance of plantation of 3 x 3 m for the timber
el caso de los frutales. La preparación del sitio species and of 4 x 4 m for the fruit species. The
se realizó de forma manual en hoyos de planta- site preparation was carried out in a manual
ción, auxiliándose de chapeas en el área. Las way in plantation holes, being aided of weeding
especies que mejor se adaptaron a las condi- in the area. The better adapted species to the
ciones existentes en la faja hidrorreguladora existent conditions in the hydroregulator strip
después de la reforestación fueron Hibiscus after the reforestation were: Hibiscus elatus
elatus (majagua), Andira inermes (yaba), (mahoe), Andira inermis (yaba), Bambusa
Bambusa vulgaris (caña brava), y los frutales vulgaris (brave cane) and Manguifera indica
Manguifera indica (mango), Psidium guajava (mango), Psidium guajava (guayaba). The
(guayaba). El trabajo de educación ambiental actions of environmental education in the area
en la zona permitió elevar la conciencia de sus allowed to elevate the conscience of its
moradores, todo lo cual incidió en los resulta- residents, all that which impacted in the reached
dos y en la disminución de las infracciones y results and in the decrease of the infractions
contravenciones.
and breaches.
65
Bárbara Mitjans y Eduardo González

Palabras claves: cuencas hidrográficas, Key words: hydrographical basins, refores-


reforestación, supervivencia, erosión, educa- tation, survival, erosion, environmental
ción ambiental education

INTRODUCCIÓN
Guane, municipio occidental de la montañosas como en las márgenes
provincia de Pinar del Río, es bañado de los ríos, presas, cañadas y suelos
por las aguas de uno de los principa- marginales agrícolas». Posteriormen-
les ríos del país, el Cuyaguateje, que te el III Congreso planteó que «el de-
nace en las faldas del Cerro de Ca- sarrollo del programa de reforestación
bras (Sierra de los Órganos) y tiene estará dirigido fundamentalmente a
su desembocadura en la costa sur del restituir las áreas deforestadas, en
municipio. particular las de la montaña. Tam-
bién se intensificará el trabajo en las
En su travesía se encuentran los pi- márgenes de los ríos y presas» [Herre-
nares naturales de la zona oeste del ro, 1992].
municipio de Viñales, áreas ricas en
biodiversidad como es el monumen- Hasta 1997, cuando se realizó el pri-
to nacional Bosque de Piedra y el área mer levantamiento a la faja hidrorre-
protegida Sabanalamar-San Ubaldo. guladora, el hombre hizo uso desme-
Asimismo posee, a lo largo de 4 km surado de sus recursos, de sus aguas
de su desembocadura, un bosque y sus riberas, las que eran aprove-
natural de manglar con una alta den- chadas hasta sus márgenes, sin im-
sidad de individuos, representados portar el impacto ambiental que pro-
fundamentalmente por las especies vocaba. También se alteraron sus
Conocarpus erecta (yana), Laguncularia características hidrológicas con el
racemosa (patabán), Avicennia gemi- represado de sus aguas, y con ello
nans (mangle prieto), Rhizophora man- todo el desequilibrio de su ecosis-
gle (mangle rojo). tema. Esto fue mencionado ya por
Sus márgenes han sido deforestadas, Samek (1974).
utilizando estos suelos para el culti-
vo del tabaco y los cultivos varios. El OBJETIVOS ESPECÍFICOS
hombre ha constituido en elemento
degradador e inestabilizador de este • Fomentar, a través de los méto-
valioso ecosistema fluvial. dos de plantación por estacas, de
plantas en bolsas y siembra direc-
Desde muy temprano el gobierno re-
ta, las especies que tengan una
volucionario enfatizó en la necesidad
buena adaptación y se ajusten al
de proteger sus recursos naturales.
Ya en los lineamientos económicos tipo de formación boscosa de toda
y sociales para el quinquenio 1981- la zona que abarca la faja hidrorre-
1985 aprobados por el II Congreso del guladora.
PCC se decía: «continuar la refores- • Insertar a todos los actores socia-
tación del país tanto en las zonas les con marcado interés en la co-
66
Rehabilitación y ordenamiento...

munidad que comprende la cuen- rios de tierras de la faja hidrorre-


ca hidrográfica del río Cuyaguateje guladora del río.
a través de talleres, intercambios
El levantamiento se hizo con el ob-
de experiencias, conferencias y
jetivo de contabilizar toda el área
otras actividades surgidas de este
deforestada y el estado de degrada-
trabajo.
ción de los suelos en la faja. Se de-
• Instrumentar y desarrollar un plan
sarrolló a través del método de la
de acción de medidas de conser-
encuesta mediante el cuestiona-
vación de los suelos que minimi-
cen el proceso de degradación de rio, y se aplicó la planilla oficial
los suelos. «Control de entidades, campesinos
• Diseñar un programa de manejo y usufructuarios con incidencias
basado en los principios de la en fajas hidrorreguladoras», de la
sostenibilidad, en las áreas donde asamblea del Poder Popular pro-
sea posible desarrollar, luego de vincial.
una previa evaluación, desagre- Fueron reforestadas las márgenes de
gados en diferentes etapas, las la franja a partir del fomento de las
cuales nunca se ejecutaron sin lle- plantaciones mediante el de propa-
var previamente una evaluación gación por estacas para el caso de
satisfactoria. Bambusa vulgaris y por el método de
• Convertir algunos lugares de ca- posturas en bolsas las demás espe-
racterísticas particulares de esa cies propuestas: Hibiscus elatus,
faja en senderos interpretativos, Cedrela odorata, Swietenia mahagoni,
con el fin de lograr un ingreso en Manguifera indica, Tectona grandis y
divisas, el cual se retribuirá a su Psidium guajava. Los marcos de plan-
propia protección y conservación,
tación utilizados fueron de 3 x 3 m
así como a la mejora de la calidad
para las especies maderables, y de
de vida de la comunidad.
4 x 4 m para el caso de los frutales.
Para ello se utilizaron 42 586 postu-
MATERIALES Y MÉTODOS ras en la primera etapa y 75 902 en
Esta investigación se realizó en los la segunda. La preparación del sitio
62 km del río Cuyaguateje, que se se realizó de forma manual en hoyos
ubican en el municipio de Guane. de plantación, con el auxilio de cha-
Para ello se llevó a cabo inicialmen- peas en el área.
te, en 1999, un inventario de la si-
tuación del uso de la tierra de la faja
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
hidrorreguladora a través de un le-
vantamiento del 100% de su área, Se identificaron, a partir de la en-
desde la margen hasta los 20 m es- cuesta en el levantamiento, siete
tablecidos, en ambas riberas. En el tenentes de tierras, con una mayor
2002 se efectúo el levantamiento y incidencia el sector forestal y cam-
expedientación de todos los propieta- pesino (Tabla 1).

67
Bárbara Mitjans y Eduardo González

Reforestación de las áreas 1. Alto grado de indisciplinas socia-


deforestadas les.
Se plantaron en la primera etapa 2. Desconocimiento en la mayoría
(1999-2001) 51,6 ha del área, lo que de la población de la comunidad
representa un 56% del total defo- de la cuenca acerca del proble-
restada. No fue posible la refores- ma fundamental en la faja.
tación de todas las hectáreas de- 3. Las plantaciones fueron realiza-
forestadas a consecuencia de varias das en su totalidad en la época
causas externas. Las indisciplinas lluviosa del año (meses de mayo
sociales resultan una de las princi- y junio), lo que provocó severas
pales agravantes, el laboreo y el cul- pérdidas por las inundaciones del
tivo extensivo de estos suelos en la río en sus márgenes.
actividad agrícola, así como el pasto- Adaptación de las especies
reo intensivo de ganado vacuno y utilizadas para reforestar el área
ovino a lo largo de toda la faja.
Se plantaron nueve especies pro-
Para la segunda etapa (2002-2004) se puestas y aprobadas por la Comisión
reforestó el 100% del área de la faja de Cuenca Municipal. Su adaptación
hidrorreguladora, debido a que todas se muestra a través de los conteos
las plantaciones fomentadas en la
de logros y supervivencias, resultan-
etapa anterior se perdieron por de-
do las de mejor adaptación (Tablas 3
sastres naturales (huracanes Isidore
y 4) Hibiscus elatus (majagua), Andira
y Lili). En el segundo período, por la
inermis (yaba), Bambusa vulgaris
experiencia acumulada en la etapa
(caña brava), y los frutales Manguifera
anterior, se realizaron las plantacio-
nes de noviembre y diciembre con el indica (mango), Psidium guajava (gua-
propósito de garantizar su estableci- yaba). A pesar de que estos índices
miento y crecimiento antes de los aún son bajos, sus valores incidie-
meses lluviosos. ron fundamentalmente por las indisci-
plinas sociales, dadas generalmente
Los índices de logros y superviven- por el desconocimiento y la poca con-
cias (Tabla 2) resultaron muy bajos ciencia ante el impacto ambiental.
en la primera etapa (1999-2001), con Resultados semejantes con Bambusa
un logro del 22,9% del área plantada vulgaris obtuvieron Cordero et al.
y una supervivencia de las especies
(2004). Hibiscus elatus también es
del 61,2%. En la segunda etapa se
recomendada por Álvarez (2005) para
observa un incremento gradual en
enriquecer bosques naturales
los índices de logro y supervivencias,
sobreexplotados, toda vez que mejora
para un logro de 70% del área plan-
la composición maderable de los
tada y una supervivencia de las es-
rodales, al ser apropiada para todos
pecies del 77%.
los bosques semideciduos de Cuba y
Situación de la reforestación ser capaz de regenerarse natural-
Principales causas de la variación de mente en los rodales enriquecidos y
los índices de logros y supervivencia: tratados.
68
Rehabilitación y ordenamiento...

69
Bárbara Mitjans y Eduardo González

70
Rehabilitación y ordenamiento...

71
Bárbara Mitjans y Eduardo González

Erosión del suelo (Tabla 5). la deforestación de sus márgenes, el


Las cárcavas manejo inadecuado de estos suelos,
A lo largo de todo el período de la in- así como su laboreo intensivo y el alto
vestigación, y mediante el método de grado de las pendientes, las cuales
la observación, se pudo comprobar facilitan los escurrimientos superfi-
que los factores de mayor incidencia ciales a mayor velocidad, removien-
en este proceso de erosión resultan do grandes volúmenes de suelo que
las inundaciones o crecientes del río, se depositan en otras áreas.
TABLA 5
Situación de la erosión del suelo por concepto de cárcavas
Primera etapa Segunda etapa
Situación (1999-2001) (2002-2004)
de las cárcavas
U Porciento U Porciento
Localizadas 73 100 150 100
Rectificadas 25 34,3 54 36
Recuperadas – 0 7 4,6

Divulgación, capacitación Principales contravenciones


y educación ambiental (Tabla 6) en la faja (Tabla 7)
Atendiendo a los resultados del estu- En el área que abarca la faja hi-
dio de percepción ambiental realiza- drorreguladora la protección y vigi-
dos en el territorio, se reflejan que lancia de los recursos naturales se
solo el 12% de la población insertada realiza en el municipio a través de
en la faja hidrorreguladora es capaz las acciones de cuatro inspectores
de identificar sus problemas ambien- del CGB, tres del SEF y tres de la ONIA.
tales, presentándose en ellos un sen- Se aplicaron 590 sanciones en la
tido de pertenencia. Con el desarro- primera etapa de trabajo, las cuales
llo de estos eventos educativos se ha se redujeron a 190 para la segunda,
elevado el número de personas ca- lo que reduce a un 77,8% el número
pacitadas al 40%, y un incremento de violaciones y los tipos de infrac-
en la participación de la población en ciones encontradas en la prime-
la tarea. ra etapa. La infracción más fre-
Educación municipal y el servicio es- cuente en ambas etapas lo
tatal forestal fueron las entidades en- constituye el pastoreo intensivo e
cargadas de la promoción y capacita- incontrolado de ganado mayor y me-
ción de la población de la faja. Los nor, fundamentalmente en el hora-
medios masivos de comunicación tam- rio nocturno, ya que en otro momento
bién han jugado un importante papel del día es muy difícil el acceso al
en el desarrollo de este objetivo. área sin ser requerido.
72
Rehabilitación y ordenamiento...

TABLA 7
Comportamiento de las regulaciones forestales en la faja hidrorreguladora

Sanciones aplicadas

Contravenciones Primera etapa Segunda etapa


(1999-2001) (2002-2004)
U Porciento U Porciento
Pastoreo incontrolado 425 72,03 187 98,4
Fomento de cultivos agrícolas 108 18,30 – –
Movimiento de tierra 22 3,73 2 1,06
Incumplimiento de las disposiciones
normativas, técnicas y recomendaciones 12 2,03 – –
del SEF
Tala de árboles 23 3,90 1 0,54

Total 590 100 190 100

Vinculación del hombre al área


Con el propósito de alcanzar mejores índice de logro del 70% y una su-
resultados en la reforestación y con- pervivencia de un 77%, y aumen-
servación de la faja hidrorreguladora tó todo esto con relación a lo anali-
del río Cuyaguateje, se llevó a cabo zado en la primera etapa.
la incorporación de la vinculación del • Las especies que mejor se adapta-
hombre al área a partir de las normas ron al sitio en esta localidad fue-
establecidas en la Resolución 960 del
ron Hibiscus elatus, Andira inermis,
2002 del Comité Estatal de Trabajo y
Bambusa vulgaris, Manguifera indi-
Seguridad Social. Se vincularon un
ca y Psidium guajava.
total de 28 campesinos en 63 ha, y
todas se lograron, y como resultados • Se logró aumentar la capacitación
mayores índices en los logros y su- de la comunidad rural en un 40%,
pervivencias, menos incidencias en y se notó un incremento del cono-
las violaciones, mayor conciencia y cimiento sobre los problemas am-
conocimientos de los problemas de bientales de la faja hidrorre-
esas fajas, así como un mayor senti- guladora.
do de pertenencia de los campesinos • Se obtuvo una marcada incidencia
vinculados a ella. en la disminución del total de in-
fracciones cometidas por la pobla-
ción, así como su variedad.
CONCLUSIONES • Se rectificaron 54 cárcavas de las
• Se llevó a cabo la reforestación de 150 detectadas en el área de estu-
las 90,9 ha deforestadas con un dio, lo que representa un 36%.
73
Bárbara Mitjans y Eduardo González

RECOMENDACIONES BIBLIOGRAFÍA
• Mantener una sistematicidad en ÁLVAREZ, P.: «Valoración silvícola para el enriqueci-
la aplicación y control de todas las miento de bosques naturales sobreexplotados»,
acciones diseñadas para la recu- Revista Forestal Baracoa, vol. 24 (1):3-11, 2005.
peración de toda la faja. CORDERO, E. M.; A. MERCADET; J. M. MONTALVO; J. R.
• Realizar un estudio actualizado de PÉREZ; Y. CORDERO; M. A. BETANCOURT: «Resulta-
la fauna silvestre con el objetivo dos del inventario forestal realizado en las plan-
de comparar, al cabo de tres años, taciones de Bambusa vulgaris Schard var.
su comportamiento. vulgaris en el municipio de Guane, pertenecien-
• Seguir impartiendo conferencias, te a la empresa forestal integral Macurije de la
talleres, eventos, videos, concur- provincia de Pinar del Río» Revista Forestal
sos, todos sobre la base de la Baracoa, vol. 23 (2):33-37, 2004.
sustentabilidad, con el objetivo de
HERRERO, J.: «Función hidrológica y antierosiva de
crear una educación ambiental en
los bosques de las zonas montañosas y
la comunidad.
premontañosas de Cuba». Tesis en opción al
• Aplicar métodos de plantación en grado científico de Doctor en Ciencias Agríco-
tresbolillos a ambos lados de la faja las, INCA, 1992.
reforestada.
• Utilizar especies de mayor poten- SAMEK, V.: Elementos de silvicultura de los bos-
cial de supervivencia y crecimien- ques latifolios, Ciencia y Técnica, La Habana,
to en las reposiciones de fallas. 1974.

74
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

ESTUDIO ETNOBOTÁNICO DE ESPECIES


QUE CRECEN EN EL MACIZO
MONTAÑOSO GUANIGUANICO

ING. DIGNA VELÁZQUEZ VIERA, M.SC. MARÍA ANTONIA GUYAT DUPUY,


DRA. KATIA MANZANARES AYALA E ING. CELIA GUERRA RIVERO
Instituto de Investigaciones Forestales. Calle 174 no. 1723
e/ 17B y 17C, reparto Siboney, Playa, La Habana,
digna@forestales.co.cu

RESUMEN ABSTRACT
Se presenta un estudio etnobotánico de espe- A study etnobotanico of forest species is
cies forestales que se desarrollan en el macizo presented that are developed in the Solid
montañoso Guaniguanico. Se empleó el méto- Mountainous Guaniguanico, the method of
do de entrevistas abiertas directamente en las open interviews was used directly in the s
comunidades. El trabajo se realizó en dos loca- communities. The study was carried out in two
lidades (Jazmines, del municipio de Viñales, y towns (Jasmines of the Municipality Viñales
Quemados, del municipio de Minas de and Burnt of the Municipality Mines of
Matahambre), en Pinar del Río. Se hizo encues- Matahambre) of Pinar del Río. The interview
ta a un total de 100 personas de ambos sexos, was carried out at a total of 100 people of both
diferentes ocupaciones y nivel cultural. Se ob- sexes and different occupations and cultural
tuvo una información referida al conocimiento level. Information was obtained referred to the
y uso de las diferentes partes de los árboles, knowledge and use of the different parts of
características de la madera y su abundancia the trees, characteristic of the wood and its
relativa en la localidad. relative abundance in the town.
Palabras claves: etnobotánica, árboles, made- Key words: etnobotanica, hoist, wood, fo-
ra, bosques rests

INTRODUCCIÓN
La realización de estudios etnobo- La percepción de la población con re-
tánicos con grupos de poblaciones lación a la utilidad de las especies
rurales puede proporcionar intere- de la biodiversidad es un aspecto de
santes y valiosas experiencias, así suma importancia para medir la di-
como datos sobre la evaluación de los mensión social a través de un diag-
recursos forestales utilizados por las nóstico sociológico de la comunidad.
comunidades locales [Dubois, 1996]. El aumento de la población y la de-
75
Digna Vázquez et al.

manda continua de madera han pro- MATERIALES Y MÉTODOS


vocado la sobreexplotación de este
recurso, tal como plantea Jolitz y Las cinco especies seleccionadas (Ta-
Thomas (2001). bla 1) fueron previamente caracte-
rizadas en estudios precedentes des-
Para las investigaciones sobre bio- de el punto de vista de las ciencias
masa forestal es importante consi- de la madera [Guerra et al., 2000]. Se
derar los métodos tradicionales para escogió como escenario de experi-
rescatar los conocimientos existen- mentación para realizar el estudio
tes sobre la abundancia relativa de dos comunidades (Los Jazmines y
la plantas, así como la información Quemados) en los municipios de
sobre procesos orientados a la protec- Viñales y Minas de Matahambre res-
ción y domesticación de las especies pectivamente, en la provincia de Pi-
[FAO, 1994]. nar del Río, correspondiente al ma-
Basado en la afirmación anterior, se cizo montañoso Guaniguanico. Este
hace necesario verificar el conoci- macizo tiene gran importancia como
miento que tienen los campesinos centro de evolución y desarrollo de la
sobre el posible empleo de las espe- flora de Cuba con gran cantidad de
cies forestales presentes en su en- especies endémicas [Del Risco, 1995].
torno, muchas de las cuales actual- En Los Jazmines predominan los bos-
mente son de poco uso a gran escala ques de pinos y encinos, con algunas
y que pudieran constituir un rublo otras especies en las cañadas y de-
importante en el futuro, si se tienen clives de las elevaciones. En Quema-
en cuenta los criterios de los pobla- dos, aunque también existen bos-
dores. Este acercamiento al aspecto ques de pinares, la variedad de
social permite transmitir conoci- especies es mayor por existir áreas
mientos de los habitantes adultos, a de latifolias conocida por los habitan-
las nuevas generaciones de la comu- tes de la comunidad como La Sierra
nidad, de manera que posibilite pre- (Fig. 1). La metodología se basó en los
servar las especies más valiosas y de siguientes aspectos:
más difícil propagación, y dar mayor
amplitud de aprovechamiento a las • Revisión de material bibliográfico
especies menos conocidas, pero que para el conocimiento de los ante-
también son útiles para determina- cedentes de la zona.
• Recorrido por las áreas cercanas a
dos fines.
las asentamientos urbanos, periur-
El objetivo del trabajo es realizar un banos y rurales para seleccionar
diagnóstico sobre el conocimiento y el marco de ejecución del trabajo.
uso que se les da a algunas especies • Preparación de las entrevistas
forestales que se desarrollan en las abiertas y dirigidas.
áreas boscosas del macizo Guanigua- • Levantamiento de la información
nico para conocer el potencial de sa- en las viviendas seleccionadas y
biduría popular de su la población y los informantes claves.
el sentido de pertenencia de su en- • Identificación de las especies y con-
torno. sultas con diccionarios botánicos.
76
Estudios etnobotánico de especies...

TABLA 1
Especies estudiadas
Número de
identificación
No. Nombre vulgar Nombre científico Familia
en xiloteca
Julián Acuña
del IIF

1 146 Encino Quercus cubana (A. Rich.) Fagaceae

Encinillo, cenizo, Pithecellobium obovale Leguminosaceae


2 190
abey (A. Rich). Wr. (Mimosaceae)
Sabicú moruro, Pithecellobium arboreum Leguminosaceae
3 192
moruro rojo (L.) Urban. (Mimosaceae)
Leguminosaceae
4 209 Tengue Poeppigia procera Presl.
(Caesalpinaceae)
Bayúa, ayúa Zanthoxylum elephantiasis
5 357 Rutaceae
amarilla Macfd.

• Comparación y/o verificación de do en cuenta la noción sobre posibles


los criterios con la literatura. usos, tales como alimentación huma-
• Partiendo del interés de los encues- na y/o animal, bioenergía, empleo de
tados, se decidió incluir además la madera (uso directo o elaborada),
en este trabajo la información medicinal (parte que se utiliza y for-
dada sobre otras cuatro especies ma de empleo), así como otros posibles
forestales que se desarrollan en ritos. También en la conversación se
esta zona: ocuje (Calophyllum indagó sobre las características de la
antillanum Britt.), marabú (Dich- madera, época de floración, forma y
rostachys cinerea (L.) Wright et facilidad de reproducción, así como
Arm.), aroma (Pithecellobium cualquier otro criterio de interés que
keyense Britt. (L.) Urb. y macurije el informante deseara expresar. Los
(Matayba oppossitifolia (A. Rich.) principales datos de los informantes
Britt.). que se recogieron en la entrevista son
El diálogo se inició partiendo del co- la edad, el sexo, la ocupación y el ni-
nocimiento de la especie, y tenien- vel cultural (Tabla 2).

Fig. 1. Localización geográfica de los


i i i d t di
Quemados, Minas Los Jazmines, Viñales
Fig. 1. Localización geográfica de
de Matahambre
los municipios de estudio.
77
Digna Vázquez et al.

TABLA 2
Modelo de encuesta para posibles usos
Características de la especie
Especie Encuestado
Conoce Usos

Nombre Otros Carbón Obser.


S E O Sí No Madera Hojas Flores Frutos
vulgar nombres B-R-M

S: Sexo E: Edad O: Ocupación

RESULTADOS Encino (Quercus cubana A. Rich.)

Se realizaron entrevistas domicilia- El árbol es de amplio conocimiento


rias a un total de 100 personas, de en la zona de estudio. El 100% de los
ellas 70 hombres y 30 mujeres com- encuestados manifestaron que la
prendidos en diferentes rangos de conocen. Es un árbol robusto, de ma-
edades, como son 30 mayores de se- dera dura, sirve para leña y carbón
senta años, 40 entre cincuenta y cin- de buena calidad cuando la planta es
cuenta y nueve, y 30 entre cuarenta joven, pero si es vieja hace cisco.
y cuarenta y nueve años. El total de La madera también sirve para imple-
las mujeres encuestadas son amas mentos agrícolas y horcones de vi-
de casa con escolaridad primaria, y viendas rurales. Puede aserrarse
de los hombres 15 son jubilados, los para marcos de puertas, y sirve para
que de alguna manera continúan hacer rastras en forma de V para ser
realizando labores agrícolas, 35 son tirada por bueyes y trasladar diferen-
campesinos u obreros agrícolas, cin- tes objetos en el campo, como tan-
co obreros calificados, 10 técnicos ques con agua, leña y cosechas. Se
medios y cinco con la categoría de encuentra con mayor abundancia en
técnico superior. Los criterios reco- la localidad Los Jazmines. En Que-
gidos para cada especie se exponen mados existen algunos árboles de for-
a continuación. ma aislada (Figs. 2 y 3).

Fig. 2. Árbol de encino Fig. 3. Pila de leña de encino


próximo a Los Jazmines. empleada por los habitantes de
la zona.

78
Estudios etnobotánico de especies...

Todos los encuestados refieren que puede ser empleada en traviesas,


el fruto de encino (bellota) es muy postes y leña, mientras Bisse (1988)
bueno como alimento de cerdos, por describe que se trata de un árbol pe-
lo que estos transitan sueltos en las queño de hasta 10 m, que presenta
áreas boscosas próximas a las vivien- semillas elipsoides azulosas; puede
das para alimentarse. La especie aparecer con otros nombres vulgares
madura en agosto y septiembre tie- como cenizo, argelino, abey y abey
ne regeneración natural, aunque las blanco, y crece cerca de los arroyos,
semillas pueden ser atacadas por en suelos no calcáreos. Se encuen-
insectos cuando están germinando, tra en Pinar del Río e Isla de la Juven-
lo que afecta la regeneración. Las flo- tud. Los informantes no manifiestan
res son visitadas por las abejas. conocimiento sobre su regeneración
ni sobre las características de sus flo-
Fors (1975) precisa el empleo de la
res y frutos.
madera con similares fines, y que es
dura, pesada, resistente y durable, Sabicú moruro (Pithecellobium
mientras Bisse (1988) señala que de arboreum (L.) Urb.)
este género solo existe una especie
Solo el 43,7% manifestó algún cono-
en Cuba, que es endémica y que se
cimiento sobre él. El resto no lo co-
distribuye en Pinar del Río e Isla de
noce o lo confunden con otras espe-
la Juventud en suelos arenoso-arci-
cies. Se plantea que la madera es
llosos ácidos, y coincide con la des-
muy buena, que sirve para cabos de
cripción realizada por los informan-
herramientas e implementos agríco-
tes de las comunidades en que es un
las. Se emplea también en hacer ras-
árbol grande que alcanza hasta 20 m
tras para ser tiradas por bueyes, al
de altura.
igual que el encino. Consideran que
Encinillo (Pithecellobium debe dar buen carbón, pero como es
obovale (A. Rich.) Wr.) poco abundante no debe emplearse
para este fin. La madera se puede
Los resultados de las entrevistas
aserrar, es rosada, dura y muy bue-
arrojan que es un árbol menos cono-
na. La corteza sirve para hacer so-
cido que el encino; solo el 37% brin-
gas. El crecimiento es lento; abunda
dó criterios sobre él. Se plantea que
más en la sierra, por lo que debe te-
la madera es menos dura que la de
ner regeneración natural. Algunos
encino, aunque pudiera tener un uso
informan que las flores de esta espe-
similar y servir para carbón. En la
cie son visitadas por las abejas, pero
práctica se emplea menos porque es
no hay criterios sobre su regenera-
más escasa y se encuentra con ma-
ción natural (Fig. 4).
yor frecuencia en la zona próxima a
la localidad de Los Jazmines (La Ma- Según Fors (1975), la especie moruro
jagua), pero en Quemados no se lo- rojo es una planta de corteza lisa, de
caliza con facilidad. Fors (1975) color pardo oscuro y follaje verde os-
plantea que la madera de encinillo curo, de crecimiento lento. La ma-
es fácil de trabajar. Es veteada, dura dera, de corazón color pardo rojizo, es
y pesada; posee durabilidad media y muy dura, pesada y durable; la albu-
79
Digna Vázquez et al.

ra más clara. Se emplea en traviesas y especie planteada por este autor, en la


postes. Bisse describe la especie sabicú descripción plasmada por los informan-
moruro como un árbol grande de 15 m. tes pudiera tratarse de otra especie con
También puede ser conocida como gi- características de la madera similares
gante, y que solo se encuentra en y con nombre común igual, por lo que
Oriente en montes semicaducifolios y se recomienda verificar la identifica-
pluvisilvas de suelo fértil. Si se tiene ción de la especie conocida en la zona
en cuenta el área de distribución de la de estudio.

Figs. 4 y 5. Muestras de madera de


sabicú y tengue respectivamente. Obsér-
vese diferencia entre albura y duramen.

Tengue (Poeppigia procera Presl.) Los informantes plantean que la


Solo 50% de los encuestados la cono- madera de tengue es buena, que pue-
cen y dieron criterios sobre esta es- de tener uso directo. Sirve para
pecie. Se plantea que da buen car- horcones; el corazón es negro, coin-
bón, pero no debe emplearse por ser cidiendo con Fors (1975), quien des-
poco numeroso, aunque aparece na- cribe la madera con marcada diferen-
tural en el bosque. Este criterio no cia entre albura y duramen, y a veces
coincide con lo referido por Fors veteada; también manifiestan coin-
(1975), quien reseña que la especie cidencia en los criterios sobre la du-
se produce con bastante abundancia reza, fortaleza y resistencia. Puede
debido al traslado de las legumbres servir para tornería, implementos
por el viento. Al parecer, a pesar de agrícolas y viviendas; es fácil de tra-
que la especie se pueda regenerar bajar. En cuanto a la época de flora-
con facilidad, existe algún agente ex- ción y su posible clasificación como
terno (plagas, chapea irracional u melífera, no manifestaron ningún
otro factor) que impide que llegue a conocimiento. Algunos informantes
desarrollarse con igual abundancia declaran que las hojas hervidas sir-
(Fig. 5). ven como «contra guao» para aliviar

80
Estudios etnobotánico de especies...

el efecto tóxico producido por el guao semicaducifolios y pluvisilvas hú-


(Metopium brownii (Jacq.) Urb.). medos, en cañadas y suelos más o
menos profundos. Se conoce tam-
Ibáñez et al. (2002) clasifican la ma-
bién como ayúa baría, bayúa y ayúa
dera de tengue como no muy durable
amarilla. Es un árbol de 5 a 18 m
y medianamente pesada, y que se
con aguijones cónicos y semillas
puede emplear en traviesas, postes
negras.
y para decorado interior, mientras
Bisse (1988) reseña que del género Los encuestados, fundamentalmen-
Poeppigia solo hay una especie en te el 100% de los hombres, manifes-
Cuba. Puede conocerse también taron amplio conocimiento de las
como abey hembra. Al parecer se tra- especies maderables estudiadas,
ta de una especie muy plástica, de pero también particularizaron sus
gran adaptabilidad, ya que el propio criterios sobre algunas que emplean
autor plantea que se encuentra dis- con mayor frecuencia por ser de re-
tribuida en Las Villas, La Habana, lativa abundancia en la zona y que
Pinar del Río, y de México a Brasil, no están incluidas en este grupo de
en lugares húmedos como cañadas y estudio, las que por su importancia
suelos variados. reseñamos en este trabajo.
Bayúa (Zanthoxylum Ocuje (Calophyllum antillanum
elephantiasis Macfd.) Britt.)
El 56% de los encuestados conocen Especie de la familia Clusiaceae y
esta especie. Con frecuencia es con- representada con el no. 87 en la co-
fundido su nombre vulgar con la lección del IIF. Los informantes
ayúa, nombrada también como ayu- plantean que es abundante y que se
da. Manifiestan que la madera de encuentra cerca de los ríos; su ma-
bayúa sirve para horcones, para dera es buena, sirve para aserrar y
puertas y otro tipo de construcción. se emplea en construcciones y car-
Es excelente para tablillas de persia- bón, de fácil regenereración natu-
nas; es dura, de alta calidad y muy ral. La resina sirve para los nervios,
abundante en las sierras. Regenera y las flores son ampliamente visita-
de forma natural y sus flores son vi- das por las abejas. Bisse (1988) re-
sitadas por las abejas, aunque no re- seña que esta especie se distribuye
cuerdan en que época florece. en toda Cuba e Isla de la Juventud.
Con frecuencia se emplea como or-
Bisse (1988) informa que la bayúa se namental. Manzanares et al. (2005)
encuentra entre las especies arbó- reporta la especie por su empleo en
reas típicas del primer piso de los la silvicultura urbana, mientras
montes pluvisilvas de montaña, que Fors (1975) apunta que por incisión
están por encima de los 600 m hacia del tronco produce una resina ama-
el noreste de la zona oriental. Se rilla con propiedades medicinales, y
encuentra distribuida en toda Cuba que la semilla contiene un aceite
e Isla de la Juventud, Antillas y Amé- que puede servir para la ilumina-
rica tropical continental en montes ción.
81
Digna Vázquez et al.

Marabú (Dichrostachys cinerea las especies que los campesinos de-


(L.) Wright et Arm.) claran que se encuentra con relati-
va abundancia en la zona, sobre todo
Pertenece a la familia Legumino-
de la localidad de Quemados. Refie-
saceae (Mimosaceae). Está asentada
ren que es muy similar al marabú
con el no. 216. Es una de las espe-
en su madera, pero más ligera, cre-
cies que los interrogados refieren con
ce menos, puede tener igual uso que
mayor frecuencia. Lo identifican
este, se diferencia en el color de las
como un arbusto, pero que también
flores, una es rosada y otra es ama-
puede alcanzar mayor altura en de-
rilla, pero no hacen referencia exac-
pendencia del lugar donde se encuen-
ta de los detalles de identificación.
tre; que su madera es muy buena y
Al parecer los campesinos nombran
sirve para hacer objetos artesanales,
indistintamente o confunden las es-
de carbón excelente, las hojas como
pecies aroma y marabú en dependen-
alimento de las reses y rápida pro-
cia del color de las flores; pero si se
pagación, por lo que invade los
tiene en cuenta la descripción que
terrenos, tiene espinas y es difícil
realiza Bisse (1988) del color de las
eliminarlo. Estos criterios son coin-
flores de marabú, que pueden ser tan-
cidentes con lo esbozado por Fors
to rosadas como amarillas, esto re-
(1975), que describe la especie como
presentaría la base de la confusión
una planta invasora, introducida de
planteada.
África, que forma matorrales impe-
netrables y que la madera de cora- Macurije (Matayba apetala
zón es rojo subido como el caguairán, (Macf.) Radlk.), familia
dura, pesada, no durable, con su al- Sapindaceae
bura estrecha de color blanco ama-
Esta especie se encuentra asentada
rillento. Se emplea en carbón, postes
en la colección del IIF con el no. 456.
de cerca y horconcillos de casas rús-
Los encuestados manifiestan que es
ticas. Bisse (1988) señala que en Cuba
muy abundante, tanto en Viñales
solo existe una especie del género
como en toda la región; que la made-
Dichrostachys, y la identifica como D.
ra es bastante buena, que sirve para
glomerata (Forsk) Chiov o Mimosa
leña y carbón, y también se emplea
glomerata Forsk, con nombre vulgar de
marabú y aroma, y describe la espe- para otros fines en construcciones
cie como un arbusto o arbolito de hasta campesinas. Se reproduce fácilmen-
5 m, con espinas y un tercio de las te, por lo que es muy abundante en
flores hermafroditas y amarillas, y el la zona. Se puede encontrar cerca de
resto masculinos y rosados, que cre- los pinares y en las cañadas. Fors
ce natural en Cuba y la Florida. (1975) también señala que esta es-
pecie es frecuente en lomas arcillo-
Aroma (Pithecellobium keyense sas en asociación con encino y már-
Brito. (L.) Urb.) genes elevadas de ríos; florece en
También pertenece a la familia Legu- enero y madura en abril, de fácil re-
minosaceae (Mimosaceae), y está re- producción por renuevos; general-
presentada con el no. 673. Es una de mente se corta para carbón y leña,
82
Estudios etnobotánico de especies...

pero puede producir bolos para travie- • De las especies estudiadas las más
sas. La madera es bonita, de color conocidas son encino con un 100%
pardo rosáceo claro uniforme y fina- de los encuestados, seguido de
mente rayado, lustrosa, fácil de tra- bayúa con 56%, tengue con 50% y
bajar, medianamente dura y pesada. sabicú con 43%. Encinillo es el
También se puede emplear en la fa- menos conocido con 37%.
bricación en muebles, horcones, pos- • En cuanto a su empleo, también
tes y traviesas. el encino es la especie más versá-
til, ya que puede se útil tanto su
Se observó que la población encues-
madera como sus flores y frutos,
tada presenta amplios conocimien-
seguida de sabicú moruro, que se
tos sobre la utilización de los árboles
señala la posibilidad de uso múlti-
que rodean su entorno, y otros que,
ple de la madera de buena calidad
aunque menos abundantes en la
y la corteza, y las flores visitadas
zona, lo conocen por referencia. Re-
por las abejas.
sultados similares informa Manzana-
• Se demostró que en todos los ca-
res et al. (2000) al realizar el estudio
sos, tanto las cinco especies in-
en la comunidad de La Majagua, en
cluidas en el estudio como las res-
el municipio de Viñales.
tantes descritas, pueden ser útiles
en alguna medida con diferentes
CONCLUSIONES objetivos, y que los habitantes de
las comunidades perciben la ne-
• Se pone de manifiesto cómo el sa- cesidad de su cuidado, protección
ber popular está involucrado en las y/o manejo.
prácticas de manejo y conserva-
ción del bosque en las comunida-
des de Los Jazmines y Quemados,
BIBLIOGRAFÍA
y se comprobó que el empleo de los BISSE, J.: Árboles de Cuba, Ed. Científico-Técnica,
métodos de investigación etnobo- La Habana, 1988.
tánicos son efectivos para conocer DEL RISCO, E.: Los bosques de Cuba, su historia y
el arsenal de ideas que tienen los características. Ed. Científico-Técnica, La Ha-
bana, 1995.
campesinos sobre la biodiversidad
forestal y la utilidad que esto les DUBOIS, J. C. L.: «Utilización de productos foresta-
les madereros y no madereros por los habitan-
pueda brindar. tes de los bosques amazónicos», Unasylva
• Es evidente que los hombres pre- 186(47):8-14, 1996.
sentan máxima intuición sobre las
FORS, J. A.: Maderas cubanas, Ed. Pueblo y Edu-
especies estudiadas, fundamental- cación, La Habana, 1975.
mente por el posible empleo de su
GUERRA ET AL.: «Informe final del Proyecto 309. «Ca-
madera, mientras que las muje- racterización integral de especies
res, la mayor noción sobre el em- maderables»», Instituto de Investigaciones Fo-
pleo de las plantas está dada por restales, La habana, 2000.
su posible uso como alimento ani- I BÁÑEZ , A. ET AL . «Compendio de 56 especies
mal y humano, planta medicinal y maderables cubanas y de otras regiones tropi-
leña. cales», CD-Rom, La Habana, 2000.

83
Digna Vázquez et al.

JOLITZ, T.; D. THOMAS: «Simplificando el manejo de gral de especies maderables»», Instituto de In-
fincas agroforestales», Actualidad Forestal vestigaciones Forestales, La Habana, 2000.
Tropical 9(1):11-14, 2001.
MANZANARES K. ET AL.: «Presencia de Callophyllum
MANZANARES, K. ET AL.: «Estudio etnobotánico de cin- antillanum Brito (ocuje) en algunos territorios
co especies de Guaniguanico en la localidad La de la capital», Revista Forestal Baracoa
Majagua. Proyecto 309 «Caracterización inte- 24(1):31-39, 2005.

84
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

VALORACIÓN DE LOS COSTOS


DE ESTABLECIMIENTO
DE LA REGENERACIÓN NATURAL

DR. HERIBERTO BENÍTEZ LÓPEZ


Empresa Forestal Integral Minas. Minas de Matahambre, Pinar
del Río, Cuba, efiminas@enet.cu

RESUMEN ABSTRACT
La regeneración natural en coníferas consti- The natural regeneration in coniferous forests
tuye un método de posible aplicación en el
is a method of possible application in de
contexto de la silvicultura en Cuba, donde la
silvicultural context of Cuba, where the stands
renovación de los rodales se realiza, casi exclu-
renovation is made by planting.
sivamente, utilizando plantaciones artificiales.
In particular case of Caribbean pine (Pinus
En el caso particular de Pinus caribaea var.
caribaea prácticamente no se aplica la regene- caribaea var. caribaea) the natural regeneration
ración natural por su disponibilidad de semi- there is not applied because the abundant seeds
llas, incluso mejoradas, y las facilidades de sources and easy management in nursery.
manejo en viveros. However, one deep analysis shows the specie
No obstante, un análisis más profundo pone possibilities for natural reproduction and
de manifiesto las posibilidades de la especie economics and ecological advantages by the
para reproducirse por vía natural y las ventajas high numbers of plants obtained by area.
económicas de este sistema, sin considerar los Besides, the reductions in environment impacts
beneficios ecológicos que proveen la regenera- to be considered above all in sites with pour
ción natural y el elevado número de plantas nutrient content.
por área que se obtienen. In this paper were assessed a brief economic
En este artículo se hace un análisis económico analysis of this method derived of the natural
breve de la regeneración natural y las planta- regeneration trials located in the Gilberto Leon
ciones artificiales derivado de un estudio de- Forest District that belong to Minas Forest
sarrollado en la UEB silvícola Gilberto León, de Enterprise of Pinar del Río.
la empresa forestal integral (EFI) Minas, Pinar Here, we contrasted some areas regenerated
del Río. Aquí fueron contrastadas áreas rege- by natural reproduction with artificial
neradas por vía natural y por plantaciones arti- plantations since establishment until the first
ficiales, desde el establecimiento hasta el mo- clear felling in relation to silvicultural establish-
mento del primer raleo, en relación con costos ment costs and timber costs as a function of
de establecimiento, tratamientos y valor de la different rotations by the possible elongation
madera en función de diferentes turnos, to- of the rotation in naturally regenerated way.
mando en cuenta el probable alargamiento de
la vida del rodal que supone la regeneración Key words: natural regeneration, Pinus cari-
natural con relación a la plantación artificial. baea, rotation, clear felling, costs

Palabras claves: regeneración natural, Pinus


caribaea, turno, tratamientos silvícolas, costos

85
Heriberto Benítez López

INTRODUCCIÓN
La utilización de la regeneración na- ral es siempre más barata que la re-
tural (RN) constituye una alternativa población artificial. Leslie (1987) –en
posible en la renovación de los rodales Kellmann, 1997– compara costos/be-
de coníferas en Cuba, y en algunos neficios entre plantaciones artificia-
casos es la vía más económica y se- les y el manejo del bosque natural, con-
gura para garantizar el manejo sos- cluyendo que solo donde altas tasas de
tenible de estos bosques. descuentos son utilizadas, las planta-
ciones son económicamente superio-
En el momento actual, cuando no hay
res al bosque regenerado en forma
urgencia de acometer voluminosos
natural. Kellmann (1997) expone que
planes de reforestación, es posible ir
mientras las plantaciones artificiales
hacia la búsqueda de las técnicas de
son altamente productivas, necesitan
manejo locales, más que hacia aque-
también sustanciales suministros
llos métodos que homogenizan la ges-
para su establecimiento y manteni-
tión de la reforestación.
miento. Hay que seleccionar especies
Es necesario buscar en cado caso la adecuadas por vía experimental, y apro-
solución puntual más expedita y no piadas fuentes de semillas con una
ceñirse a esquemas rígidos. En este continua mejora genética. La prepa-
sentido se consideró que las venta- ración del sitio y la plantación son cos-
jas de la RN no son aprovechadas tosas, así como una adecuada infra-
eficientemente en ninguna de sus estructura de caminos. Debe haber
variantes: talas con portagranos, ta- protección contra enfermedades y fue-
las en fajas, etc. gos, hay que extremar las limpias y
mantenimientos (Tabla 1).
En este artículo se hace un análisis
breve de las ventajas económicas de Cuando se emplea un método de ges-
la RN, contrastando rodales obtenidos tión forestal más conservativo resul-
por vía natural y por plantaciones ar- ta perentorio conocer cómo influye
tificiales en lo relativo a cortas de es- este en la disminución de los costos
tablecimiento, tratamientos silvícolas ambientales. Llevar esto a vías de
iniciales y valor de la madera, sin con- hecho resulta difícil aún disponien-
siderar los beneficios ecológicos que do de guías metodológicas apropiadas.
trae aparejado utilizar un método más
Según Fuentes e Hidalgo (1985), la ac-
cercano a la naturaleza que disminu-
tividad económica genera desequi-
ye los impactos ambientales, directos
librios ambientales que son costos del
y garantiza elevado número de plan-
proceso productivo y distributivo no con-
tas por hectárea provenientes de se-
templados como tales, fenómeno cono-
millas estrictamente locales.
cido como externalidades. Jacobs (1991)
Muchos autores coinciden en que argumenta que puede aceptarse que
generalmente la regeneración na- existe un valor monetario por descu-
tural resulta más económica que la brir, pero que por una u otra razón las
plantación artificial. Samek (1967) técnicas disponibles son incapaces para
asegura que la regeneración natu- hallarlo con mucha precisión.
86
Valoración de los costos de establecimiento...

TABLA 1
Costos comparados de RN y plantación

Indicadores Bosque natural Plantación

Incremento medio anual (m3 . ha–1 . año–1) 1,8 18

Período de rotación (años) 60 20

Precios de la madera en pie (dólares . ha–1) 15 5


Costos de establecimiento (dólares . ha–1) – –

Inicial 50 1000

Segunda rotación – 50
Tercera rotación – 100
Costo anual (dólares . ha–1 . año–1) 1 1

Según Gregersen et al. [1995, en • Chapea más aradura en surcos.


Raddi, 2001] es importante que los • Chapea, quema, aradura en sur-
valores calculados sean percibidos cos y rastrillado.
como útiles y creíbles. En este senti-
do la credibilidad ha sido afectada por En ambos casos se valoraron, además
valores irreales que se han publica- de otros elementos, los gastos de
do que merman la confianza de los mantenimiento y tratamientos silví-
técnicos y los políticos. colas aplicados a las masas regene-
radas basados en fichas de costos
zonales, y cómo puede influir el pro-
MATERIALES Y MÉTODOS bable alargamiento del turno fores-
En este trabajo se tomó como base tal en costos al final del turno de
de información los resultados en ex- corta. Se utilizó como término de
perimentos de RN practicados en la evaluación la denominada tasa o des-
unidad silvícola (US) Gilberto León, cuento en función de tres turnos de
perteneciente a la EFI Minas, de Pi- corta diferentes.
nar del Río. Fueron examinados
rodales regenerados de Pinus caribea
var. caribaea provenientes de dos va- RESULTADOS
riantes:
Se analizaron los costos económicos
• Área regenerada posfuego y tala. de establecimiento de los rodales para
• Plantas regeneradas en un diseño la regeneración natural, comparán-
de bloques al azar donde fueron dolos con plantaciones artificiales y
evaluados tres tratamientos considerando el momento en que
facilitadores de la RN. ambos métodos deben recibir el pri-
• Chapea. mer tratamiento silvícola (raleo I).
87
Heriberto Benítez López

Los resultados en los experimentos los experimentos de regeneración


de regeneración y la tendencia es- natural.
perada en el crecimiento de los ro- 2. Señalar en la plantación artificial
dales indican que la limpia en ellos las operaciones que se aplican
debe aplicarse entre los cinco y sie- realmente en la zona de estudio en
te años. la actualidad.
En el período considerado se definie- Los costos monetarios en todos los
ron cuáles labores están asociadas a casos fueron tomados de las fichas
ambos métodos de renovación y con de costos zonales que se utilizan en
ajuste a dos restricciones: la EFI Minas para los cálculos econó-
1. Considerar en los cálculos el tra- micos. La tabla siguiente resume los
tamiento más intenso aplicado en elementos señalados.

TABLA 2
Resultados experimentales del autor en la US Gilberto León, EFI Minas

Plantación artificial Regeneración natural

Costo Costo
Labor Labor
(pesos) (pesos)

Viveros 150,00 Chapea preparatoria 76,57

Preparación de Construcción de
159,08 14,54
suelos trochas

Plantación 137,78 Aplicar fuegos 64,01

Control de plagas 6,46 Araduras 96,23

Reposición de fallas 13,78 Rastrillado manual 19,48

Mantenimientos (3) 575,85 Chapea I 76,57

Limpia forestal 89,30 Chapea II 76,57

Raleo I 74,68 Limpia forestal 89,30

Raleo I 74,68

Totales 1206,93 Totales 587,95

88
Valoración de los costos de establecimiento...

Valoración del alargamiento la regeneración natural en lugar de


del turno forestal al emplear la plantación artificial. Samek (1967)
la regeneración natural señala como plazo de establecimien-
to de la regeneración natural un pe-
El método seleccionado para estable-
ríodo de dos a cuatro años. En los ex-
cer un nuevo rodal influye en los ren-
perimentos desarrollados por el autor
dimientos de madera de tres formas
de este artículo se corrobora esta apre-
diferentes [Teegbarden et al., 1982]:
ciación.
velocidad de la regeneración, densi-
dad de árboles obtenidos por áreas y Considerando que no existen expe-
composición de especies. riencias prácticas en Cuba que es-
tablezcan comparaciones entre masas
El alargamiento de los turnos y los
jóvenes de Pinus caribaea gestionadas
períodos de regeneración son acon-
por ambos métodos de renovación
sejables solo cuando la especie y su
(natural y artificial) a lo largo de un
función prioritaria lo permitan, de
turno de corta, se pueden asumir al-
forma que se aumente el número de
gunas consideraciones que permi-
clases de edad y la diversidad en la
tan estimar la cuantía monetaria
estructura vertical [González, 1996,
que significa alargar el turno de
en Madrigal, 1996].
corta. Existen elementos importan-
Boyle [1975, en Kimmins, 1996] sos- tes que están excluidos del análi-
tiene que el cambio en los turnos de sis como:
corta es decisivo en la exportación de
• Restringir la consideración solo al
nutrientes con las cosechas. Así,
turno técnico que busca la máxi-
cuando se sustituye una rotación de
ma renta en volumen maderable.
treinta años en álamo por tres rota-
Las variaciones o fluctuaciones de
ciones de diez años, las pérdidas de
los precios de los productos
nutrientes en el último caso son 345,
madereros y no madereros no per-
239, 234 y 173% mayores en N, P, K
miten hacer cálculos financieros
y Ca, respectivamente.
fiables a largo plazo.
Pueden esperarse variaciones en las • El elevado número de plantas que
características intrínsecas de la se produce en la regeneración na-
madera si se recuerda que cuando tural y las variaciones en las di-
Burley et al. (1973) estudiaron árbo- mensiones de los árboles permiten
les de Pinus caribaea en una planta- dejar, después de los tratamientos
ción de doce años en Topes de Co- iniciales que se aplican a la masa,
llantes (Cuba), hallaron diferencias individuos que no estén alejados
evidentes entre los radios de los ani- sustancialmente de aquellos per-
llos de crecimiento anual, la longi- tenecientes a plantaciones artifi-
tud de las traqueidas y la densidad y ciales o que incluso se equiparen
espesor de la pared celular. con ellos.
El punto más controversial sería el • No es posible predecir cómo las
alargamiento que debe experimentar masas naturales y artificiales res-
el turno forestal cuando se practica ponderán ante eventos desfavora-
89
Heriberto Benítez López

bles severos: sequías prolongadas, tivamente la regeneración (dos o tres


plagas y enfermedades, etc. años).
• Los beneficios ambientales de la Se decidió utilizar un turno de trein-
regeneración natural necesitan ta años, tomando como referencia la
un estudio particular fuera del al- edad de corta que más se utiliza en
cance de este trabajo. esta región. La fórmula que utiliza-
En los experimentos llevados a cabo mos es:
en esta región se obtuvieron, a los
DR = R/(1 + GR)t – 1
siete años, 1656 árboles . ha–1 para
el 95% de confianza en el intervalo donde:
de 1481 a 1876 árboles en la zona re- R: Ingresos monetarios de las plan-
generada posfuego. La distribución taciones de Pinus caribaea a la edad
por clases diamétricas y alturas se del turno
equiparó con plantaciones artificia- t: Rotación (años)
les adyacentes. GR: Tasa de retorno
Para conocer cómo influye este alar- DR: Tasa de descuento
gamiento teórico del turno se consi- Para estimar los ingresos a la edad
deró aplicar la fórmula de la tasa de de corta (R) fueron asumidos los si-
descuento en dos momentos diferen- guientes valores, calculados de las
tes: final de turno indicado y la dura- cifras medias obtenidas realmente en
ción de ese turno más el período los últimos cinco años, y los precios
promedio, que se consideró que debe actuales de los surtidos de madera,
transcurrir para que se establezca efec- según la Tabla 3.

TABLA 3
Producción promedio de la madera en plantaciones
de P. caribaea, EFI Minas
Rendimiento medio por hectárea de las plantaciones
de P. caribaea var. caribaea
Volumen total 221 m3

Volumen aprovechable 198,9 m3

Madera en bolos 119,3 m3

Madera rolliza 45,7 m3

Leñas 33,8 m3

El rendimiento de la madera en bolos madamente 50% de cada una). En re-


que va a la industria es de 51% de ma- sumen los ingresos que aporta 1 ha de
dera aserrada desglosada en 62% de plantación, sin considerar costos, son
madera clase A, y 38% de B y C (aproxi- los siguientes, según Tabla 4.
90
Valoración de los costos de establecimiento...

TABLA 4
Valores en madera aserrada por hectárea en la EFI Minas
Volúmenes Precio Valor total
Surtidos
(m3) (pesos) (pesos)
Madera
198,9 – –
aprovechable
Madera aserrada
60,8 – –
total
Clase A 37,6 204,00 76,70
Clase B 11,6 163,00 1890,80
Clase C 11,6 130,00 1508,00

Rollizas 45,7 44,00 2010,80


Leñas 33,8 16,00 540,80
Totales – – 13 620,80

Partiendo de los valores anteriores, tural, considerados hasta el primer


se calculó DR para tres rotaciones tratamiento silvícola, son inferio-
diferentes: el turno de la plantación res a los alcanzados en las planta-
(t = 30 años), y dos turnos para la re- ciones artificiales ($1206,90 vs.
generación (t = 32 años y t = 33 años). $587,95).
Utilizando una tasa de retorno de • Un alargamiento del turno de cor-
12%, que es la empleada en la rama ta en dos o tres años significa una
forestal en Cuba, se alcanzan los si- merma por hectárea en el valor
guientes resultados: actual neto de $98,13 y $139,01,
respectivamente.
DR a los 30 años = $470,49
DR a los 32 años = $372,36
DR a los 33 años = $331,48 BIBLIOGRAFÍA
De estos resultados se infiere que un AGEE,J, K.: «Fire and Pine Ecosystems», Ecology
alargamiento de dos años en el turno and Biogeography of Pinus, Cambridge
de corta significa una pérdida de Universyte Press, 1998, pp.193-218.
$98,13/ha en el valor presente de los BURLEY, J. ET AL.: «Variación de la calidad de la ma-
ingresos; si el turno se prolonga tres dera de Pinus caribaea var. cariabea Barret y
años la pérdida asciende a $139,01. Golfori: análisis preliminar de cinco árboles de
plantaciones de Topes de Collantes (Cuba)»,
Revista Forestal Baracoa, año 3 (3-4), 1973,
pp. 42-60.
CONCLUSIONES
FUENTES, R.; M. HIDALGO: Problemas de economía
• Los costos de establecimiento por aplicada, Estudios Pirámide, Madrid, 1985,
hectárea en la regeneración na- pp.185-191.

91
Heriberto Benítez López

JACOBS, M.: La economía verde, Medio Ambiente, MADRIGAL, A.: Ordenación de montes arbolados,
Desarrollo Sostenible y Política del Futuro, Ministerio de la Agricultura, Pesca y Alimenta-
ICARIA, 1991. ción, ICONA, 1944.
KELLMANN, M.; R. TACKABERRY: Tropical Environments.
RADDI, A.: «Respecto a la valoración de las externa-
The Functioning and Management of Tropical
Ecosystem, Routeledge, 1997. lidades del monte», Montes (64):75-75, 2001.

KIMMINS, J. P.: «Forest Ecology», A Foundation for SAMEK, V.: Elementos de silvicultura de los pina-
Sustainable Management, 2.a ed., 1996 res, Universidad de La Habana.

92
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

HOMOLOGACIÓN DE MADERA BLANDA


Y SEMIDURAS DE LATIFOLIAS
PARA SU USO COMO ENCOFRADOS

DR. JUAN MANUEL GARCÍA DELGADO,1 DR. GUILLERMO REY GARCÍA,2


DR. PEDRO PABLO HENRY TORRIENTE1 E ING. ALBERTO IBÁÑEZ DRAKE1
1
Instituto de Investigaciones Forestales. Calle 174 no. 1723
e/ 17B y 17C, reparto Siboney, Playa, La Habana
2
Centro Técnico para el Desarrollo de Materiales
de la Construcción. Carretera Casa Blanca y Calle 70,
Rpto. Bahía, Regla, La Habana

RESUMEN ABSTRAC
El uso de madera para encofrado se mantiene The wood use to timbering exists in Cuba like
en Cuba como una de las primeras opciones one of the first options to solve the problem of
para solucionar la problemática de la fundición the concrete foundry in situ in the construc
de hormigón in situ en las construcciones con tions with different objectives.
diferentes objetivos. Traditionally it has been used with this
Tradicionalmente se ha utilizado con este fin objective the conifer ones autochthonous and
las coníferas autóctonas e importadas, atendien- imported assisting to their good physical-
do a sus buenas características físico-mecáni- mechanical and technological characteristics
cas y tecnológicas, y debido a su mayor abun- and due to their biggest abundance, being the
dancia, siendo las especies predominantes en predominant species in the forests of the north
los bosques templados del hemisferio norte, y hemisphere and being in big extensions of
encontrándose en grandes extensiones de plan- plantations and natural forests of the south
taciones y bosques naturales del hemisferio sur. hemisphere.
En los últimos años en Cuba se han manifes- In the last years in Cuba has shown remarkable
tado incrementos notables de la actividad cons- increments of the constructive activity endorsed
tructiva avalados por el interés nacional de by the national interest of building 100 000
edificar 100 000 viviendas anuales, lo cual annual housings, that which demands high
exige altos volúmenes de madera aserrada con wooden volumes with different uses.
diferentes usos. The objective of the work is to generalize inside
El objetivo del presente trabajo es generalizar the pitch of wooden species feasible of being
dentro del diapasón de especies maderables used in the construction, some broad leaf species
factibles de ser utilizadas en la construcción, ones soft present in the Cuban forests, that
algunas latifolias blandas y semiduras presen- which would allow to increase the readiness of
tes en los bosques cubanos, lo cual permitiría this important constructive material.
aumentar las disponibilidades de este impor- The species selected are Sterculia apetala
tante material constructivo. (Jacq.) Karst. (anacahuita), Bursera simaruba
Las especies seleccionadas son Sterculia (L.) Sargent (almácigo), Cecropia peltata L.
apetala (Jacq.) Karst. (anacahuita), Bursera (yagruma), Spondias monbin L. (jobo),
simaruba (L.) Sargent (almácigo), Cecropia Samanea saman (Jacq.) Merril. (domestic locust)

93
Juan M. García et al.

peltata L. (yagruma), Spondias monbin L. and Erythrina peoppigiana (Walp.), A. F. Cook


(jobo), Samanea saman (Jacq.) Merril. (algarro- (búcare).
bo del país) y Erythrina peoppigiana (Walp), The normal density was determined to 12% of
A. F. Cook (búcare). humidity of the wood. Equally the static
Se determinó la densidad normal al 12% de bending is calculated using the norm ISO 3133
humedad de la madera. Igualmente la flexión with specimens of 2 x 2 cm of traverse section
estática se calcula utilizando la norma ISO 3133 and 30 cm of long.
con probetas de 2 x 2 cm de sección transver- The obtained results allow to contain to the
sal y 30 cm de largo. species studied in Pino Macho, group 1 (almá-
Los resultados permiten agrupar a las espe- cigo, algarrobo y jobo), group 2 (anacahuita,
cies estudiadas en pino macho, grupo 1 (almá- yagruma and búcare). Is defined that the
cigo, algarrobo del país y jobo) y grupo 2 species softwood resistance drops in value to
(anacahuita, yagruma y búcare). Se define que bending , is propoused to reduce the space
por presentar las especies blandas menores among all the component elements of the
valores de resistencia a flexión, se propone re- timbering, included the props, in 66% for the
ducir el espacio entre todos los elementos com- species considered in the group 2, and in 50%
ponentes del encofrado, incluido los puntales, for those of the group 1.
en un 66% para las especies consideradas en
el grupo 2, y en un 50% para las del grupo 1. Keep words: timbering, static bending, con-
crete
Palabras claves: encofrado, flexión estática,
hormigón

INTRODUCCIÓN
No obstante los disímiles materiales así como la reparación de viejos
con idénticas o similares caracterís- inmuebles existentes a todo lo largo
ticas utilizados por el hombre con di- del país, para lo cual se dificulta enor-
ferentes objetivos, la madera sigue memente el poder contar con los re-
siendo de muy difícil sustitución en queridos volúmenes de madera que
el ámbito constructivo. les den respuesta.
Si bien es cierto que antes de 1990 Por otra parte, un proyectista, al con-
Cuba importaba anualmente más de cebir las soluciones generales de un
medio millón de metros cúbicos de proyecto, está preestableciendo la uti-
madera aserrada para su empleo en lización de materiales, equipos de
las diferentes esferas de la economía construcción, fuerza de trabajo y re-
nacional, principalmente las cons- cursos en general de la nación. De
trucciones, la situación actual es hecho el proyectista «ordena» el em-
otra, matizada en lo fundamental con pleo de estos recursos en la forma que
las posibilidades de la selvicultura e su experiencia técnica lo indica. Sin
industria nacional de servir a la eco-
embargo, no son solo estos los factores
nomía del país, en lo fundamental
que deben ser considerados por el pro-
mediante las plantaciones creadas
yectista en la elaboración del proyec-
después del triunfo revolucionario.
to, ya que la directiva de la economía
Actualmente la voluntad política y las enmarca e incide decididamente en
necesidades de la población cubana las posibilidades de empleo de todos los
exigen aumentar los niveles en la recursos necesarios para la realiza-
construcción de nuevas viviendas, ción de las obras [Roque y col., 1977].
94
Homologación de madera blanda...

En este caso están un grupo de espe- (anacahuita), Bursera simaruba (L.)


cies maderables blandas y semiduras Sargent (almácigo), Cecropia peltata L.
nacionales, las cuales siempre se (yagruma), Spondias monbin L. (jobo),
han utilizado localmente, pero que en Samanea saman (Jacq.) Merril. (alga-
su uso en las grandes obras que se rrobo del país) y Erythrina peoppigiana
ejecutan encuentran un gran recha- (Walp.), A. F. Cook (búcare). Se cuen-
zo, que le limitan posibilidades a la ta igualmente con las investigacio-
economía cubana de un material nes realizadas a Pinus caribaea Mo-
suplementario que pudiese facilitar relet var. caribaea (pino macho),
la ejecución de las diferentes obras. especie maderable que se toma como
patrón para la homologación de las
Otra definición importante de Roque
especies blandas y semiduras en las
y col. (1977) se refiere a que «este
construcciones.
balance, de lo proyectado con las po-
sibilidades de construcción, da por Se determinó la densidad normal, es
resultado la imposibilidad de la utili- decir, peso (kg) entre volumen (m3)
zación de las soluciones generales con un 12% de humedad de la made-
adoptadas, teniendo el proyecto que ra. Igualmente la flexión estática se
realizar las alternativas necesarias calcula utilizando la norma ISO 3133
de solución, hasta encontrar aquella con probetas de 2 x 2 cm de sección
que por sus características y recur- transversal y 30 cm de largo.
sos empleados esté acorde y armoni-
Según el Micons (1979) Peurifoy
ce con la posibilidad de recursos de la
(1967), para el diseño de los enco-
etapa de desarrollo económico, en la
frados de madera los elementos de
cual se está realizando el proyecto».
cálculo que determinan las dimen-
Es importante hacer referencia a siones y distribución de los compo-
Griñán (1967) cuando expresa que es nentes son el módulo de elasticidad
importante que el encofrado se adapte (E), del cual dependen las deforma-
a los diversos tipos (de madera) que ciones a flexión, y la tensión de tra-
existen en el mercado para sus distin- bajo admisible a flexión (R*f), que li-
tos usos. El objetivo del presente traba- mita los momentos de carga que
jo es generalizar dentro del diapasón de resisten los elementos.
especies maderables factibles de ser
En resumen, diseñando los elemen-
utilizadas en la construcción, un grupo
tos a flexión de un encofrado, los
de especies de latifolias blandas y
parámetros determinantes en el uso
semiduras que se presentan en los bos-
de las diferentes secciones son el
ques cubanos, lo cual permitiría au-
mentar las disponibilidades de este módulo de elasticidad y la tensión
importante material constructivo. admisible a flexión (R*f).
Para los puntales, el parámetro de-
terminante es en primer lugar el
MATERIALES Y MÉTODOS módulo de elasticidad, y en segundo
Las especies seleccionadas fueron lugar la resistencia de trabajo a com-
Sterculia apetala (Jacq.) Karst. presión paralela a las fibras (R*cpa).
95
Juan M. García et al.

Para la homologación que se ha de de los elementos a flexión y la defi-


realizar en encofrados se cuenta con nición por tensiones máximas admi-
los módulos de elasticidad (E) y la re- sibles entre dos apoyos (G) de sección
sistencia a la compresión paralela a cuadrada o rectangular, hasta obte-
la fibra (Rcpa) de todas las especies. ner el valor del coeficiente de reduc-
No sucede así con la tensión de tra- ción de longitud por tensiones admi-
bajo admisible a flexión con el esfuer- sibles para las especies blandas y
zo paralelo a la fibra (R*f), del cual solo semiduras, el cual se determinará
se cuenta con diferentes valores pro- según la expresión:
puestos para el pino macho en la li-
teratura consultada [Micons, 1979; R*f eb
Peurifoy, 1967; Sequeiro, 1984; Infor- K TA
RL = [1]
mación Técnica, 1971]. R *f pm
Se calcula para el pino macho un donde:
coeficiente de correlación (K*cf) en- TA
tre los valores R*f y el módulo de rup- K RL: Coeficiente de reducción de lon-
tura a flexión estática (R*rfe), median- gitud
te la fórmula: R*f: Trabajo admisible a flexión en el
esfuerzo paralelo a la fibra
R *f El procedimiento matemático para el
K cf* = cálculo de este coeficiente de reduc-
Rrfe TA
ción (K RL ) es complejo, y no viene al
caso explicarlo al detalle, solo definir
Con el valor del coeficiente de corre- que en su realización se utiliza como
lación obtenido, y el valor del módulo elementos esenciales la ecuación
de ruptura a flexión estática (R*rfe) de clásica de resistencia de materiales
cada especie semidura y blanda, se de tensiones máximas producidas
obtienen los valores de R*f. Posterior- por flexión, la ecuación de la longi-
mente se definen los criterios de tud equivalente para uso de especies
homologación, realizándose el resto blandas o semiduras por criterio de
de los cálculos de la forma siguiente. tensiones admisibles, y los valores de
tensiones máximas producidas por
Elementos a flexión
flexión (G) de 90 kg/cm2 para el pino
Se parte de la determinación del co- macho y el calculado para las espe-
eficiente de reducción de longitud KRL cies blandas y semiduras. Poste-
que afecta en todos los casos la dis- riormente se determina el valor del
tancia entre los diferentes componen- coeficiente de reducción por defor-
tes de encofrados a flexión que se uti- maciones admisibles.
lizan para el caso de pino macho. Esta En la definición de las deformaciones
es la especie maderable que se toma admisibles se parte de la ecuación
como referencia debido a que los para la determinación de las defor-
encofradores tienen hábito de empleo. maciones máximas para elementos
El cálculo de los coeficientes de re- a flexión entre dos apoyos (f) que vie-
ducción que se expone trata el caso ne dada por la expresión:
96
Homologación de madera blanda...

KWL4 Eeb
f= DA
K RL = [7]
Ebh 3 [2] E pm
donde:
donde la variable E es conocida,
K: Coeficiente numérico que depen-
de del caso de carga entonces se obtiene que:
W: Valor de la carga distribuida so-
bre el elemento Leb = L pm K RL
DA
[8]
L: Distancia entre apoyos del ele-
mento
E: Módulo de elasticidad Elementos a compresión
b: Ancho de la sección Al igual que para los elementos a
h: Altura de la sección flexión, se requiere la definición de
El valor de la flecha máxima admisi- un coeficiente de reducción de dis-
ble f se establece por la expresión: tancia entre apoyos KRD que afecte en
todos los casos la distancia entre los
f= L [3] puntales, muletas o acodalamientos
270
que se utilizaría en el caso del pino
El valor de f es similar tanto para macho.
encofrados de especies blandas o Este coeficiente se obtendrá del cálcu-
semiduras como para los elaborados lo de las tensiones máximas admisi-
con pino macho, y considerando los bles para las especies blandas y
subíndices pm para el pino macho y semiduras en comparación con el
eb para las especies blandas o pino macho.
semiduras, se plantea que:
Para el caso de elementos a compre-
KWL4pm KWL4eb [4]
= sión (puntales y acodalamientos), los
E pmbh3 Eebbh 3
cálculos para la definición de un coefi-
Como K, W, b y d tienen los mismos ciente de reducción de distancia entre
valores para todas las maderas, se apoyos se parte de la ecuación del es-
eliminan, y la expresión anterior se fuerzo admisible a compresión (Padm),
simplifica quedando: tomado del Micons (1979) y Peurifoy
(1967) para el caso más desfavorable,
que es el elementos con esbeltez
Eeb
Leb = L pm 4 [5] geométrica superior a d = 21.
E pm h

Despejando el valor Leb: 0 , 274 bd 3 E [9]


Padm =
h2
Eeb
Leb = L pm 4 [6] donde:
E pm
h: Altura del puntal
Planteando que el coeficiente de re- b: Mayor dimensión de la sección
ducción de longitud ( K RL
DA
) es igual a: transversal
97
Juan M. García et al.

Como el esfuerzo actuante (Pact) es Se plantea definir el coeficiente de


proporcional a la distancia entre los reducción de la distancia de apoyo
elementos, y partiendo que el esfuer- (Krd), mediante la ecuación:
zo actuante sea igual al admisible,
se plantea la expresión: Eeb
K rd = [16]
E pm
Padm = Pact = WD [10]
donde:
Entonces, sustituyendo en [15] el
D: Distancia entre puntales valor de Krd en [16] se obtiene la ex-
presión:
Sustituyendo [10] en [9] se obtiene:

0, 274bd 3 E Deb = KRD Dpm [17]


WD = [11]
h2

Despejando los valores de las varia- Para ambos casos


bles se determina la expresión:
No resulta conveniente la obtención
de un coeficiente de reducción KRL o
D 0,274bd 3 KRD diferente para cada especie, pues
= [12]
E W .h 2 ello haría engorrosa su aplicación
debido a la diversidad de variedades
Partiendo del caso de sustitución del que equivaldría a varios coeficientes,
pino macho por especies blandas y y por lo difícil de la clasificación para
semiduras con elementos de igual el personal no especializado en las
sección geométrica y cargas simila- construcciones. Puede además tam-
res, y utilizando los subíndices pm bién ocurrir la mezcla en obra de dis-
para pino macho, y eb para especies tintas especies de madera.
blandas y semiduras, se puede plan- Por esto, para la obtención de los co-
tear: eficientes de reducción KRL y KRD se
D pm Deb 0,27bd 3 [13] utilizarán los valores más bajos de
= =
E pm Eeb Wh 2 R*f y E de las especies consideradas
en el estudio, y ello equivaldría ade-
lo que equivale a: más a una reserva de seguridad adi-
cional para las especies con valores
superiores a los mínimos.
[14]

RESULTADOS
Despejando Deb se obtiene que:
A partir de los estudios realizados por
el Instituto de Investigaciones Fores-
Eeb
Deb = D pm [15] tales del Ministerio de la Agricultura,
E pm
en la Tabla 1 se expresan los valores
obtenidos para algunas propiedades
de resistencia.
98
Homologación de madera blanda...

TABLA 1
Valor de las propiedades mecánicas determinadas para las especies maderables
Resistencia dentro del límite
Tipo de Densidad elástico (kg/cm²) Modelo de
Módulo de
madera seca al ruptura a
Compresión Compresión elasticidad
(nombre aire flexión estática
paralela perpendicular (kg/cm³)
común) (kg/m³) (R*fe) (kg/cm²)
a la fibra (R cpa) a la fibra (R cpe)

Pino macho 767 674 166 1415 112 500


Almácigo 340 154 31,9 620 70 000
Anacahuita 400 259 23 416 60 000
Yagruma 680 247 45 507 65 000
Algarrobo del
551 408 89 703 80 000
país
Jobo 570 319 81 674 63 000
Búcare 316 177 213 347 55 000

En el pino macho se dispone ade- fibras de todas las especies (Tabla 1).
más del dato de tensión de trabajo No sucede así con el valor de la ten-
admisible a flexión y a compresión sión de trabajo admisible a flexión con
paralela a las fibras (R*fpa y R*cpa), se- el esfuerzo paralelo a la fibra (R*f), del
gún diferentes fuentes. cual solo se cuenta con diferentes va-
lores propuestos para el pino macho en
Para la homologación se cuenta con la literatura consultada [Micons, 1979;
los módulos de elasticidad y la resis- Peurifoy, 1967; Sequeiro, 1984; Infor-
tencia a compresión paralela a las mación Técnica, 1971].

Dado que este valor resulta también cuatro valores disponibles se se-
necesario para el cálculo de homolo- leccionan los dados por Sequeira
gación de las especies blandas, se (1984) e Información Técnica
utiliza para su obtención el siguien- (1971), que resultan los más con-
te procedimiento: servadores y ofrecen, por tanto,
mayor seguridad.
1. Basado en los datos disponibles
para el pino macho se obtiene un
coeficiente de correlación (K*cf)
entre los valores R*f y Rrfe. De los
99
Juan M. García et al.

2. Basado en el coeficiente de corre- R*f = K*cf x Rrfe


lación obtenido se determina el
valor de R*f por utilizar para las A partir de la expresión anterior, en
especies blandas y semiduras. La la Tabla 2 se reflejan los valores de
posible inexactitud del procedi- R*f (kg/cm²). Estos resultados permi-
miento propuesto resulta con ten definir un agrupamiento de las
una elevada reserva de seguri- especies maderables. De esta forma
dad, pues los valores calculados se establece un grupo 1 constituido
no sobrepasan el 6,4% del valor por las especies almácigo, jobo y al-
Rrfe de cada especie. Entonces los garrobo del país, y un grupo 2 forma-
valores de R*f se obtienen por la do por las especies búcare, anacahui-
siguiente expresión: ta y yagruma.

Es muy importante definir las consi- establecida en el diseño de


deraciones sobre las que se basa el encofrados, la cual es imprescindi-
criterio de homologación selecciona- ble utilizarla en los encofrados de
do, las cuales se relacionan a conti- envergadura o con implicaciones de
nuación: riesgo, incertidumbre o peligrosidad.
• El resultado de este trabajo preten- • Generalmente en las construccio-
de ofrecer criterios simples para el nes el diseño y elaboración de los
empleo de las especies de made- encofrados es realizado por carpin-
ras incluidas en los grupos 1 y 2 teros especializados que no domi-
en los trabajos de encofrado. En- nan la metodología de cálculo y
tiéndase de forma masiva, toman- aplican solo sus criterios de expe-
do en cuenta que en diferentes riencia. A ellos van dirigidos los
zonas del país muchas de estas resultados de este estudio a los
especies se utilizan sin mayores efectos de brindar recomendacio-
dificultades. nes muy simples que permitan la
• Los resultados no implican la anu- utilización de las especies consi-
lación de la metodología de cálculo deradas en el estudio.
100
Homologación de madera blanda...

• En la definición del criterio de ho- De los coeficientes de reducción ob-


mologación se tiene como orien- tenidos, los valores por tensiones
tación determinar coeficientes de admisibles para las diferentes espe-
reducción del espaciamiento entre cies oscilan entre 0,5 y 0,7 (Tabla 3);
los elementos de soporte, cierre y sin embargo, el menor valor calcula-
rigidización, tales como viguetas, do por deformaciones admisibles re-
largueros, cepos, carretas, mon- sulta de 0,84. De esto se concluye
tantes, costillas, puntales y mule- que la necesaria reducción de las
tas, de manera de que en forma distancias entre apoyos y elemen-
muy simple el personal que dise- tos de cierre para los elementos a
ña y ejecuta los trabajos de enco- flexión admisibles son los valores
frado pueda introducir las especies entre 0,5 y 0,7 de las dimensiones
blandas y semiduras en condicio- utilizadas para el pino macho.
nes de igual o mayor capacidad,
El establecimiento de un coeficiente
resistencia o rigidez que en el caso
de reducción diferente para cada tipo
de uso del pino macho. Este crite-
de especie resulta muy engorroso por
rio resulta de más fácil aplicación y
las posibilidades de confusión. Por
reporta más economía de madera.
ello se recomienda establecer un co-
Resultados para elementos eficiente de reducción único para
a flexión todas las especies del grupo 2 (KRL = 0,5)
y un coeficiente único, KRL = 0,66,
El valor del coeficiente de reducción
para las especies del grupo 1 (valo-
de longitud por tensiones admisibles
res mínimos de cada grupo tomados
( ) para las especies del grupo 1 y 2
de la Tabla 3).
se determina por la expresión [1] re-
flejada en la metodología. A partir Resultados para los elementos
de esta fórmula el valor del coeficien- a compresión
te para las diferentes especies se
Aplicando la ecuación [16] se obtie-
refleja en la Tabla 3.
ne el valor de KRD para las diferentes
Los resultados corroboran la clasifi- especies, resultados que se reflejan
cación en grupos 1 y 2 propuesto a en la Tabla 4.
partir de la Tabla 2.
Dado que los valores de la tabla son
Posteriormente se calcula el coefi- cercanos entre sí, y que además muy
ciente de reducción de longitud por próximos a los obtenidos para los co-
deformaciones admisibles ( K RL DA) para
eficientes de reducción por flexión,
cada una de las especies, seleccio- se propone la utilización de un coefi-
nando el valor más bajo del módulo ciente de reducción de distancia en-
de elasticidad determinado para el tre apoyos KRD con valor de 0,5 para
búcare. La forma de cálculo es me- todas las especies del grupo 2 y un
diante la expresión [8]. De esta forma: coeficiente KDR = 0,66 para todas las
especies del grupo 1, similares a los
55000 determinados para los elementos a
DA
K RL = = 0,84
flexión.
112500
101
Juan M. García et al.

TABLA 4
Valor de Krd para las diferentes
especies
Especie (Krd)
Almácigo 0,62
Anacahuita 0,53

Yagruma 0,58

Algarrobo del país 0,71

Jobo 0,56

Búcare 0,49

No obstante, la necesidad de realizar tencia de siete calidades. La dos úl-


investigaciones tendientes a darles timas categorías de madera, VI y VII,
un mayor uso a las maderas tradi- son las que se recomiendan para
cionales o no empleadas en enco- encofrados.
frados, también se debe valorar lo que
representa para la economía cubana
la utilización en encofrados de la CONCLUSIONES
madera aserrada de primera calidad, • La utilización de maderas no tradi-
ya que los valores de las tensiones cionales en la construcción de
admisibles utilizadas en los cálculos encofrados basada en criterios prác-
en algunos casos difieren hasta en ticos de reducción de distancias
quince veces a las tensiones de rup- entre elementos constructivos, en
tura, lo cual sin lugar a dudas per- comparación a las utilizadas en la
miten obtener valores del coeficien- práctica para el pino macho, impli-
te de reducción no tan bajos como los ca que para las especies del grupo 1
obtenidos en el presente estudio. (búcare, anacahuita y yagruma) se
Vignote (2006) particulariza que en debe reducir al 50% la distancia
el sistema de clasificación para el entre todos los elementos compo-
pino gallego en Galicia existen cua- nentes del encofrado, incluido pun-
tro calidades de madera aserrada: lim- tales, y para las especies conside-
pia, semilimpia o especial, corrien- radas en el grupo 2 (almácigo, jobo y
te y encofrado. En esta última algarrobo del país), al 66%.
categoría señala que se admite cual- • Este criterio de uso práctico au-
quier tipo de defecto, aunque una mentaría solamente los volúmenes
cara debe estar libre de gema. Este de los elementos de carga, cierre,
mismo autor, al referirse a los siste- rigidizacion y apuntalamiento,
mas de clasificación de la madera pero no al entablado (tableros).
aserrada de coníferas en Suecia y • Dado que los elementos afectados
Finlandia, hace referencia a la exis- constituyen hasta un 40% del vo-
102
Homologación de madera blanda...

lumen de la madera consumida en vestigaciones que puedan poner a


encofrados, la aplicación del coefi- la madera de especies nativas en
ciente de reducción duplicaría el su justo lugar, cuestión que sin
volumen de madera por utilizar en duda permitirá reducir los volúme-
ellos y elevaría hasta en un 40% nes por utilizar significativamente.
el volumen total de madera que ha
de utilizarse en los encofrados en BIBLIOGRAFÍA
los usos de especies del grupo 2, y
en un 21% en los usos de madera GRIÑÁN, JOSÉ: Encofrados, monografías sobre cons-
trucción y arquitectura, Ediciones CEAC, Bar-
del grupo 1. celona, 1967, pp. 19, 20, 27.
• Es importante reiterar que esta
INFORMACIÓN TÉCNICA: Construcción industrial, t. 1,
propuesta elaborada con fines prác-
La Habana, 1971.
ticos no propone la eliminación a
la sustitución del cálculo de enco- VIGNOTE, S.; I. MARTINEZ: Tecnología de la madera,
Ediciones Mundi-Prensa, Barcelona, 2006, pp.
frados como método de diseño, que 218-239.
debe ser aplicado siempre en
«Manual de cálculo y diseño de encofrados de
encofrados de envergadura, o en madera», no. 2, Ecoind, Micons, La Habana,
todo caso que ofrezca dudas en 1979.
cuanto a su comportamiento es-
PEURIFOY, R.: Encofrados para estructuras de hor-
tructural. migón, Edic. Española, 1967.
• Como se ha visto en los cálculos
ROQUE, ROLANDO Y COLS .: «Cálculo y diseño de
realizados, los valores reales de encofrados de madera», ECOI no. 2, Micons, La
resistencia de la madera sobrepa- Habana, 1977, pp. 8-10.
san significativamente los valores
SEQUEIRO, JOSÉ: Temas sobre materiales de cons-
utilizados en los cálculos, cuestión trucción, Ed. Pueblo y Educación, La Habana,
que justifica la realización de in- 1984.

103
Instituto
de Investigaciones
Forestales

ASESORÍAS
• Organización y manejo de fincas forestales integrales.
• Agroforestería.
• Aprovechamiento de productos forestales madereros y no
madereros.
• Propagación y manejo de bambú y ratán.
• Tratamientos silvícolas y manejo de bosques.
• Semillas forestales.
• Conservación física de la madera e industria del aserrado
y carpintería.
• Propuesta de equipamiento y organización del flujo tecno-
lógico.
• Conservación de especies en peligro de extinción.
• Determinación de manejo de frutos y semillas de especies
forestales con especial énfasis en las especies amenaza-
das.
• Clasificación de fuentes semilleras sobre la base de su
genética y la calidad de sus productos.
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

TABLA DE SURTIDOS PARA PLANTACIONES


DE PINUS TROPICALIS MORELET
EN PINAR DEL RÍO

DR. GERMÁN PADILLA TORRES, DR. EDILIO ALDANA PEREIRA Y M.SC. ILYA
GARCÍA CORONA
Universidad de Pinar del Río. Calle Martí 270 Final, Pinar del Río,
Cuba, odelyn@af.upr.edu.cu

RESUMEN ABSTRACT
El uso adecuado de la madera y su definición The adequate use of wood and the correct
correcta traen consigo un mejor aprovechamien- definition, bring about better profits and better
to y mejor rendimiento. La función de forma en yields of it. The function in the tree form are
el árbol es una expresión que relaciona los diá- expressions that relate the diameters or trunk
metros o secciones del tronco en cualquier pun- sections in any point of it in the height to which
to con la altura a la que se encuentre. Por esa it is found. That is why this work is presenting
razón en el trabajo se plantea un modelo mate- a mathematic model of the timber profile with
mático de perfil del fuste con el objetivo de the objective of realizing an estimation of the
realizar la estimación de los surtidos ma- assortment of wood for this conifer specie.
derables para esta especie de coníferas.
Key words: Pinus tropicalis, diameters
Palabras claves: Pinus tropicalis, diámetros, mathematic models, bole profile, assortment of
modelo matemático, perfil del fuste, surtidos logs
maderables

INTRODUCCIÓN
La reforestación del país deberá financiero al país y elemento impor-
lograrse con un incremento en la tante para la protección del medio-
calidad del trabajo que posibilite al- ambiente.
tos índices de supervivencia de las Actualmente se trabaja sobre la base
posturas plantadas y mediante la de un programa de desarrollo fores-
atención y preservación del bosque, tal hasta el 2015, el cual se sustenta
constituirse en fuente para la susti- en la gestión de las entidades econó-
tución de importaciones, de aporte micas, y estima alcanzar 27% del
105
Germán Padilla et al.

área cubierta de bosques, modernizar MATERIALES Y MÉTODOS


y desarrollar su industria, incremen-
tar el nivel de elaboración de los pro- El trabajo se realizó utilizando infor-
ductos forestales y diversificar su uso mación de las cuatro empresas fores-
para aumentar el valor agregado. tales integrales que poseen planta-
ciones de Pinus tropicalis Morelet en
Todas las operaciones de explotación la provincia de Pinar del Río.
disminuirán la masa futura en ma-
yor o menor grado. Una tasa de ex- Según Prieto y López Quero (1993),
plotación demasiado severa traería una función de forma del árbol es una
como consecuencia final la liquida- expresión que relaciona los diáme-
ción del recurso forestal; una tasa tros o secciones del tronco en cual-
muy ligera puede privar a la comu- quier punto con la altura a la que se
nidad de recursos inmediatos y re- encuentre. Por tanto, la estimación
ducir el potencial del crecimiento de los surtidos maderables se puede
futuro del bosque. Solamente podrán realizar mediante la construcción de
tomarse decisiones nacionales sobre un modelo matemático del perfil del
intensidad y épocas de clareos y ex- fuste tal y como plantean Prieto y
plotaciones, si la respuesta de los López Quero, al redefinir una función
bosques a estas operaciones puede de forma o perfil del árbol como una
cuantificarse. Los estudios de creci- expresión que relaciona los diáme-
miento y rendimiento son los medios tros relativos o secciones relativas a
utilizados para lograr este fin. lo largo del tronco con la altura rela-
tiva a que se encuentren. Para la
La silvicultura de una especie pue- realización de esta tabla de surtido
de determinar el tipo de modelo que se utilizaron los datos de los 264 ár-
ha de utilizarse para predecir su cre- boles de muestra.
cimiento. Los aspectos silvicultu-
rales más resaltantes de una espe-
cie sugerirán relaciones que deben RESULTADOS Y DISCUSIÓN
ser inducidas en un modelo cuanti-
La realización de esta tabla de surti-
tativo si se desea que ese modelo sea
do se desarrolló utilizando los datos
efectivo.
de los 264 árboles de muestra, con el
Un modelo cuantitativo que conten- cálculo en cada uno de ellos delos si-
ga relaciones adecuadas puede ser guientes parámetros como variables
usado para probar hipótesis silvi- independientes o dependientes.
culturales, y para sugerir diseños
La muestra de 264 árboles contiene
experimentales y tratamientos que
un total de 4320 mediciones, con cor-
probablemente suministrarán re-
teza y sin ella, a intervalos de un
sultados útiles. Por tanto, permite
metro, desde el nivel del suelo hasta
conocer los porcientos de los dife-
el ápice del árbol.
rentes surtidos que de esta madera
de coníferas se pueden obtener en 2 3
; hi ; ⎛⎜ ⎞⎟ ; ⎛⎜ ⎞⎟
di hi hi
función de la clase diamétrica que d 1,30 ht ⎝ ht ⎠ ⎝ ht ⎠
[1]
se trate.
106
Tabla de surtidos para plantaciones...

donde: Para este fin se utilizaron diferen-


tes intervalos de diámetro:
d: Diámetro del árbol en las respec-
tivas trozas de a metro
d 1,30: Diámetro a 1,30 m TABLA 1
hi: Altura correspondiente a cada diá- Surtidos que han de obtenerse
metro mínimo prefijado según el Surtido Diámetro (cm)
surtido
ht: Altura total Leña Menor de 6

Se probó esta ecuación para diversas Madera rolliza 6-13


variables independientes, y final-
Madera en bolo 1 13-24
mente resultó ser la ecuación con
tres variables independientes –ecua- Madera en bolo 2 Más de 24
ción [1]– la que mejor se ajustaba por
poseer un mejor coeficiente de de-
terminación y menor error estándar. Con la ecuación que aparece debajo
En esta ecuación: se obtuvieron los coeficientes nece-
hi sarios para poder determinar poste-
=x riormente el volumen maderable to-
h tal y por surtido, exceptuando la
corteza, para lo cual fue necesario
por lo que al sustituir quedaría del
utilizar la segunda ecuación, o sea,
siguiente modo:
la empleada para la tabla de volumen
con corteza. Son ellas:
di
= a + bx + cx 2 + dx 3 [2]
d1.30 2 3
dcc Hi ⎛ Hi ⎞ ⎛ Hi ⎞
= 1,1192 − 1,5224 + 1,7340⎜ ⎟ − 1,2644⎜ ⎟
d1.30 H ⎝H ⎠ ⎝H ⎠
Si despejamos [2] para determinar el
diámetro, la ecuación sería la si-
log Vcc = −3,8920 + 1,9799 × log d1.30 + 0 ,5665 × log Ht
guiente:

Fue necesario hacer esta operación


(
di = a + bx + cx2 + dx 3 × d1,30 ) [3] porque la ecuación de perfil describe
de ahí que: una línea recta, y para el porciento
de corteza esto no es lógico, puesto
que disminuye cuando aumenta el
∫ (a + bx + cx ) π
V = 2
+ dx3 × * d 12.30 × ht [4] volumen del árbol.
4
Es importante tener presente que la
integración de la ecuación de volu-
Después de determinar las hi con el men nos permite obtener los volú-
software denominado Derive versión menes totales y por surtidos usando
3.14, se calculó el volumen de madera lógicamente los valores de los coe-
para los diferentes surtidos (leña, ma- ficientes (a, b, c, d) obtenidos en el
dera rolliza y madera en bolo 1 y 2). análisis de regresión con el uso del
107
Germán Padilla et al.

paquete estadístico denominado SPSS culo de los volúmenes anteriormen-


versión 10. Las fórmulas para el cál- te enunciados son las siguientes:

⎛ d 2 cd 2bd + c 2 ad + bc 2 ac + b 2 ⎞π
Vt = ⎜ + + + + + ab + a 2 ⎟ × d 12.30 × h
⎜ 7 3 5 2 3 ⎟4
⎝ ⎠

Si hi = 6 (en función del surtido por


obtener), entonces:

⎡⎛ ⎞⎤
( )
7 6 5 4
⎢⎜ d 2 * ⎛⎜ hi ⎞⎟ ⎛ hi ⎞
cd⎜ ⎟
⎛ hi ⎞
⎜ ⎟ + 2 bd + c 2 ⎛ hi ⎞
⎜ ⎟ × (ad + bc) ⎟⎥
⎢⎜ ⎝H⎠ + ⎝H ⎠ +⎝H⎠ H ⎟⎥
⎢⎜ +⎝ ⎠ ⎟⎥
7 3 5 2
VS = ⎢⎜ ⎟⎥GH
⎢⎜ ⎛ hi ⎞3 ⎟⎥

⎢⎜ + ⎝ H ⎠
(
⎢⎜ ⎜ ⎟ * 2ac + b 2 ) ⎛ hi ⎞
2
2 ⎛ hi ⎞
⎟⎥
⎟⎥
⎢⎜ + ab⎜ ⎟ + a ⎜ ⎟ ⎟⎥
⎣⎝ 3 ⎝H⎠ ⎝H ⎠ ⎠⎦

donde: y X = hi/H de los 264 árboles de mues-


a, b, c, d: Coeficientes de la ecuación tra para tres variables independien-
usada en función de las va- tes es:
riables independientes
Vs: Volumen según los surtidos por (Hi/H); (Hi/H)3 [5]
obtener (sea 6, 13 o 24 cm)
hi: Denominación del surtido
H: Altura total R = 0,9592
Vt: Volumen total del bolo R2 = 0,9201
G: Área basal del bolo Ajuste r2 = 0,9200
La ecuación de regresión obtenida Error Standard estimado = 0,09535
entre las variables relativas Y = d/d1,30 STd error = 0,003332

Análisis de varianza de la regresión


Fuente Sum. de GL Cuadrado Razón F p-level
cuadrado medio
Regresión 414,6253 3 138,2084 16 561,2 0,00
Residual 36,0017 4314 0,0083
Total 450,6270

108
Tabla de surtidos para plantaciones...

Finalmente la ecuación para el cálcu- determinar el volumen de surtido con


lo de los coeficientes necesarios para corteza quedaría del siguiente modo:

dcc
= a + bx + cx 2 + dx 3
d 1. 30
2 3
dcc Hi ⎛ Hi ⎞ ⎛ Hi ⎞
= 1,119 2 − 1,52 24 + 1, 73 40 ⎜ ⎟ − 1, 2644 ⎜ ⎟ [6]
d 1 .30 H ⎝ H ⎠ ⎝ H ⎠

Los cálculos del diámetro sin corteza r2 = 0,8947


para tres variables independientes Ajuste r2 = 0,8946
arrojaron los siguientes resultados: Error Standard estimado = 0,8634
R = 0,9459 STd error = 0,003149

Análisis de varianza de la regresión


Fuente Sum. de GL Cuadrado Razón F p-level
cuadrado medio
Regresión 273,3503 3 91,1167 12 221,86 0,00
Residual 32,1619 4314 0,00746
Total 305,5122

La ecuación para conocer los coefi- nar el volumen de surtido sin corte-
cientes que se usaron para determi- za es la siguiente:

2 3
Dsc Hi ⎛ Hi ⎞ ⎛ Hi ⎞
= 0,90188 − 1,0972 + 1,1441⎜ ⎟ − 0,84729⎜ ⎟ [7]
D1.30 H ⎝H ⎠ ⎝H⎠

Con estas ecuaciones obtenidas para donde:


los volúmenes con corteza y sin ella
x: Valores de Hi según los surtidos
fue posible determinar los volúmenes
a: Diámetro aprovechable (6, 13, 24)
totales y por surtido, después de cal-
b: Diámetro a 1,30 m
cular las Hi a través del software De-
c: Altura total
rive, lo que facilita una aceptable pre-
cisión con el uso de la siguiente Con el uso de las fórmulas de volu-
expresión: men total y por surtido, y usando el
paquete estadístico SPSS se determi-
F (x, a, b, c) [8]
naron los valores de volúmenes en
109
Germán Padilla et al.

cada uno de los casos, y por diferencia métrica disminuye el porcentaje de


debía obtenerse el porcentaje de volu- corteza en relación con el volumen to-
men de corteza. Esto último no fue po- tal de madera. Tal problema fue resuel-
sible, ya que la ecuación de perfil del to usando la ecuación logarítmica con
fuste describe una línea recta a lo lar- dos variables independientes elegida
go del tronco del árbol, y el porciento para el cálculo en la tabla de volumen
de ese residuo se mantiene constan- con corteza. Así, finalmente pudo cons-
te, lo que no se corresponde con la rea- truirse la tabla de surtido para las
lidad, pues de todos es conocido que a plantaciones de Pinus tropicalis Morelet
medida que aumenta la clase dia- en la provincia de Pinar del Río.
Tabla de surtidos para Pinus tropicalis Morelet
M. rolliza M. en bolo 1 M. en bolo 2
CD
(6-13 cm) (13,1-24 cm) (+ 24 cm) Leña (%) Corteza (%)
(cm)
(%) (%) (%)
6 17,23 31,66 51,11
8 34,87 17,69 47,44
10 44,2 11,28 44,52
12 51,83 3,4 6,24 38,53
14 33,98 23,8 3,89 38,33
16 23,27 35,99 2,57 38,17
18 16,97 43,26 1,75 38,02
20 12,49 48,38 1,24 37,89
22 10,00 47,85 6,71 0,98 34,46
24 7,72 41,36 15,85 0,73 34,34
26 6,61 35,26 28,26 0,58 29,29
28 5,32 30,16 36,76 0,48 27,28
30 4,44 24,52 43,48 0,38 27,18
32 3,58 20,35 48,68 0,31 27,08
34 3,00 17,65 52,11 0,25 26,99
36 2,57 15,15 56,97 0,20 25,11
38 2,14 13,13 59,52 0,18 25,03
40 1,80 11,24 61,87 0,14 24,95
42 1,55 9,70 63,75 0,12 24,88
44 1,36 8,39 65,34 0,10 24,81
46 1,19 7,41 66,58 0,08 24,74
48 1,02 6,73 69,23 0,07 22,95
50 0,92 5,8 70,33 0,06 22,89
52 0,81 5,25 71,07 0,05 22,82
54 0,71 4,64 71,84 0,04 22,77
56 0,63 4,20 72,43 0,03 22,71
58 0,57 3,79 72,95 0,03 22,66
60 0,53 3,35 73,50 0,02 22,60
110
Tabla de surtidos para plantaciones...

La tabla de surtido elaborada utilizan- CABALLERO M.: Tablas y tarifas de volúmenes, Sub-
secretaría Forestal y de la Fauna, Dirección
do una muestra considerable de ár-
General del Inventario Nacional Forestal, INF N
boles derribados permite conocer los 7, México DF, 1972.
porcientos de los diferentes surtidos
CAILLIEZ, F.: «Estimación del volumen forestal y pre-
que han de obtenerse en dependen- dicción del rendimiento», Estimación del volu-
cia del desarrollo que posea la planta- men, V 22/1,Estudio FAO, Montes, Roma, 1980.
ción, donde se realiza el aprovecha- CAMPOS, A. J.: «Curvas de índice de sitio para
miento o la intervención silvicultural Eucalyptus camaldulensis en América Central»,
en función de sus clases diamétricas. Manejo y aprovechamiento de plantaciones fo-
restales con especies de uso múltiple. Actas
de reunión IUFRO, Guatemala, Centro Agronó-
mico Tropical de Investigación y Enseñanza,
CONCLUSIONES Turrialba, Costa Rica, 1989, pp. 351-365.
• Se logra establecer la clasificación CUE, J. L.; E. CASTELL; J. M. HERNÁNDEZ: Estadística,
de los surtidos de madera para las Primera Parte, Facultad de Matemática Ciberné-
tica, Universidad de La Habana, 1987.
diferentes clases diamétricas con el
objetivo de propiciar el máximo apro- CUEVAS GARCÍA, X. ET AL.: «Modelo de crecimiento
vechamiento y mejor empleo de este para una plantación de caoba (Swietenia
macrophilla King)», revista Ciencia Forestal,
importante recurso forestal. vol. 17 no. 71, 1992, pp. 87-101.
GRA ET AL.: «Confección de tablas de volúmenes,
RECOMENDACIONES surtido y densidad del Pinus caribaea en plan-
taciones puras para Cuba», 1990.
• Emplear la tabla de surtido elabora-
GRA ET. AL. «Estudio dasométrico en plantaciones
da a partir de las ecuaciones loga- de Pinus caribaea var caribaea. Distribución
rítmicas y de perfil del fuste garanti- de frecuencia», Revista Forestal Baracoa, vol.
zando el mejor aprovechamiento de 22, no. 3, 1992, pp. 89-95.
la madera y el más alto rendimiento IBARRA, R. ET AL.: «Elaboración de tabla de volumen
en función del uso asignado. y referencia de índices de sitio para plantacio-
nes de Pinus tropicalis en la EFI Minas de
Matahambre», Forum de Ciencia y Técnica,
BIBLIOGRAFÍA 1996.

ALDER D.: «Estimación del volumen y predicción del LARA O. ET AL.: «Estudio del coeficiente mórfico,
rendimiento» vol. 2, Estudio FAO, Montes 22/2, incremento y surtido en plantaciones de Pinus
Organización de las Naciones Unidas para la tropicalis de la Empresa Forestal Integral (EFI)
Agricultura y la Alimentación, Roma, 1980. Minas de Matahambre», Jornada Científica Es-
tudiantil, 1996.
BÁEZ, R.; H. GRA: (1988): «Estudio dasométrico en
Casuarina equisetifolia. Tabla de volumen», PRIETO, A.; M. LÓPEZ QUERO: Manual de ordenación
Revista Forestal Baracoa, vol. 18, no. 2, 1988, forestal, versión española de Manuel
pp. 41-52. Diaménagement, 1993.
BÁEZ, R.: «Estudio dasométrico de plantaciones de WEBSTER ALLEN, L.: Estadística aplicada para la
Casuarina equisetifolia Forst en suelos cena- empresa y para la economía, 1996, pp. 800-
gosos de la provincia de La Habana». Tesis en 821.
opción al grado científico de Doctor en Ciencias
Agrícolas, ISCAH Fructuoso Rodríguez, INCA, WENSEL, L. C.; B. KRUMLAND: Volume and Taper
1988. Relationships for Redwood, Douglas-fir and
BOBKÓ, A.; E. ALDANA: Ordenación de Montes, Par- other conifers in California North Coast, Division
tes I y II, Unidad Docente de Ingeniería Forestal, of Agricultural Sciences, University of California,
Bulletin, 1983.
Centro Universitario de Pinar del Río, 1981.
111
Instituto
de Investigaciones
Forestales

ASESORÍAS TÉCNICAS
Silvicultura

• Manejo silvícola de plantaciones forestales.


• Evaluación de impacto del cambio climático y del sector
forestal. Medidas de adaptación.
• Manejo sostenible de la especie Bambusa vulgaris.

Tecnología de la madera y productos naturales

• Química de la madera.
• Organización de flujo tecnológico de la industria de la ela-
boración primaria y secundaria de la madera.
• Sociología rural. Estudios de etnobotánica de recursos
madereros y no madereros.
• Tecnología de resinación de Pinus sp.
• Química de los productos forestales madereros y no
madereros.
• Obtención de productos bioactivos a partir de la biomasa
forestal.

Protección y genética forestal

• Mejoramiento genético. Introducción de especies, pruebas


de procedencia y pruebas de progenies.
• Confección de catálogo para el estadio de plántulas de las
especies arbóreas de un país determinado por formaciones
vegetales.
Revista Forestal Baracoa vol. 27 (1), junio 2008

HABILIDADES COMPETITIVAS
Y ADAPTATIVAS DE ALGUNAS ESPECIES
DE IMPORTANCIA FORESTAL
EXISTENTES EN CAMAGÜEY

DR. E. PÉREZ CARRERAS, LIC. L. VELAZCO HERNÁNDEZ Y LIC. A. FALS PÉREZ


Universidad de Camagüey. Circunvalación Norte, Camagüey,
Cuba, everardo.perez@reduc.edu.cu

RESUMEN ABSTRACT
Se valoran, por el índice de las habilidades com- Are valorized, by competitive & reproductive
petitivas, reproductivas, requerimientos hídri- skills index, hydrides and edafics requirements,
cos y edáficos, 27 especies pioneras, 88 colo- 27 pioneers species; 88 colonizers; 108
nizadoras, 107 estabilizadoras y 62 rezagadas. balancers and 63 laggards. Those four ecology
Estos cuatro grupos ecológicos funcionales functional basic groups, are applicable index
básicos resultan índices aplicables por el by sylvicultor and are conceived to solve one of
silvicultor, y están concebidos para contribuir the main problems at woody sector: to obtain
a la solución de uno de los principales proble- more survivors in plantations species. Are in it
mas del sector forestal: obtener mayor porcen- important species by it etnobotanical value,
taje de supervivencia de las especies en las shining woody and precious taxons, but few
plantaciones. Lo conforman importantes ones at province and other species with
taxones por el valor etnobotánico, destacándo- biological habits, trees and some bushes, but
se los maderables preciosos, escasos en la pro- with many uses, besides that the ecological
vincia, y otras especies con hábitos biológicos, function, like main components of forestall
árboles y arbustos con usos múltiples, además landscape. More than two decades of deep
de las funciones ecológicas como componentes investigation, perfection and actual continuity,
importantes del funcionamiento del paisaje fo- with their own documents has permitted to offer
restal. La investigación, con más de dos déca- and apply the reforestation, with economically
das de profundización, perfeccionamiento y useful species that exist at the territory, with
continuidad actual, que cuenta con los avales seeds and plants banks that give adaptive and
correspondientes, ha permitido proponer y apli- competitive the lot of survives in plantations,
car la reforestación, con especies útiles econó- their growing and healthy development.
micamente, que existen en el territorio, con ban- Applying the ecology indicator, were recover
cos de plántulas y semillas, que garantizan back isolated areas, in bald of semideciduos
adaptativa y competitivamente el mayor núme- secondary forests and rivers gallery vegetation
ro de supervivencia en las plantaciones, creci- are applied like scientist criteria in forestal
miento de las plántulas y saludable desarrollo. houses. The use of taxons, following ecological
Con la utilización del indicador ecológico se re- behaviors and functional categories, ready to
cuperaron áreas deforestadas, en calveros de dry and humid locations are scientist

113
E. Pérez Carreras et al.

bosques semideciduos secundarios y con ve- fundament of Successional Reforestation


getación de galería en algunos ríos y arroyos, y Ecotechnology. The same used yet limited and
se utiliza como criterio científico en la inclusión sublime, in some Cuban zones.
de especies para fincas forestales. El empleo
de los taxones, según comportamientos Key words: competitive skill, pioneer, colonizer,
ecológicos y categorías funcionales y aptas para balancers, laggard
sitios secos, húmedos o para ambos, constitu-
yen el fundamento científico de la ecotecnología
de reforestación sucesional, la que es practica-
da todavía discreta y limitadamente, en algu-
nos territorios de Cuba.
Palabras claves: habilidad competitiva, pio-
nera, colonizadora, estabilizadora, rezagada

INTRODUCCIÓN
El especialista forestal debe conside- des de supervivencia de las plántulas
rar, para obtener éxito en las planta- y garantizar la calidad de los cultivos
ciones, entre otros aspectos silvícolas con un considerable ahorro de recur-
los índices o categorías funcionales sos económicos y humanos.
que agrupan la diversidad de espe-
cies en el bosque o plantación fores-
tal, logrando con la utilización de los MATERIALES Y MÉTODOS
cuatro grupos funcionales, según
Para esta investigación se realizaron
habilidades competitivas y adaptacio-
observaciones y determinaciones di-
nes a los sitios silvestres, restablecer
rectas en el campo y colectas de mues-
las áreas forestales, manteniendo su
tras de ejemplares, los que se iden-
sustentabilidad ecólogo- productiva.
tificaron en diferentes instituciones
Como objetivos fundamentales, este
con herbarios y colecciones de ma-
resultado científico aporta nuevos
deras del Minagri; ISP José Martí,
conocimientos sobre las estrategias
CITMA en Camagüey e Instituto de
funcionales de algunas especies con
Ecología y Sistemática (IES). En los
valor ecológico y económico que exis-
trabajos de gabinete se utilizaron di-
ten en la provincia y otros territorios
ferentes bibliografías con informacio-
del país, poniéndolo a disposición de
nes botánicas, dendrológicas, silví-
los productores forestales para que
colas y ecológicas, entre otros datos
sea utilizado por ellos de forma prác-
fenológicos, principalmente de las
tica. Esta información sobre el com-
especies forestales. Las habilidades
portamiento funcional de cuatro gru-
competitivas y adaptaciones de las
pos primarios de especies, las que en
especies arbóreas y algunas arbus-
su mayoría pueden incluirse en la
tivas se basaron en los estudios de
reforestación de áreas degradadas o
Capote et al. (1988), Herrera et al.
para establecer nuevas plantaciones,
(1987, 1988, 1997) y Pérez-Carreras et
persigue incrementar las posibilida-
al. (1992, 1993, 1994, 1995, 1998);
114
Habilidades competitivas y adaptativas...

Pérez-Carreras (2003). Se valoraron Segundo grupo: Especies


los índices de respuesta funcional, de colonizadoras
tensión abiótica y ceno-competitivo de
Agrupan taxones que tienden a ser
las especies. En las categorías funcio-
productivos, con la facultad de colo-
nales se incluyen longitud foliar (Lf),
nizar sitios perturbados junto y des-
esclerofilia (Esc), estera radical (ER),
pués del establecimiento de las es-
estructura-altura (EA) e índice ceno-
pecies pioneras. Este grupo también
competitivo (ICC) [IES, 1990], inter-
es denominado restaurador, ya que
actuando con la etapa sucesional del
junto y después de las pioneras son
área de interés.
los que colonizan el ecosistema y con-
tribuyen a restaurarlo, lo que posibi-
RESULTADOS Y DISCUSIÓN lita el desarrollo posterior de las es-
pecies tolerantes (de crecimiento
Se discuten los resultados con cua- más lento). El crecimiento es relati-
tro grupos primarios de especies, vamente rápido y la longevidad me-
analizadas según los criterios expre- dia. Son de capacidades variables para
sados en el concepto categorías fun- resistir las tensiones ambientales;
cionales. Sus características distin- tienen gran crecimiento en diáme-
tivas se presentan como siguen: tro y altura, producen semillas de di-
Primer grupo: Especies pioneras versos tamaños, algunas especies
forman bancos de semillas y otros de
Poseen como función principal in- plántulas. Tienen valor industrial,
vadir los claros del bosque y pre- con maderas consideradas como pre-
parar las condiciones microam- ciosas.
bientales para la implantación y
germinación de las semillas y el Tercer grupo: Especies
posterior desarrollo de las plántulas estabilizadoras
de las especies maderables o fruta- Estabilizan el ecosistema forestal,
les primarias; jugar un papel en la son tolerantes a la competencia y
formación de umbráculos naturales dominan lugares poco protegidos.
y garantizar con ello la continuación También se denominan grupo de es-
de la regeneración natural y el res- pecies resistentes y eficientes, por ga-
tablecimiento del ecosistema fores- rantizar la eficiencia del ecosistema
tal, ya sea natural o artificial. Como y la resistencia a los factores abió-
estrategia de regeneración tienen ticos adversos. Se caracterizan por
alta capacidad reproductiva, producen un crecimiento lento, con maderas
generalmente grandes cantidades de en su mayoría de alta densidad, ciclo
semillas y poseen escasos bancos de de vida largo, capacidad repro-
plántulas. Los individuos tienen cre- ductiva baja, producen generalmen-
cimientos rápidos, ciclos de vida re- te pocas cantidades de semillas, casi
lativamente cortos y poca densidad y siempre grandes. La estrategia
peso de las maderas, las que por lo regenerativa es el banco de
general son blandas con poco valor plántulas. Muchas son maderables
comercial. valiosas, duras, incorruptibles y re-
115
E. Pérez Carreras et al.

sistentes, entre otros atributos dendro- ciclos de vida largos y maderas de alta
lógicos. densidad y peso; capacidad reproduc-
tiva baja, en su mayoría con pocas
Cuarto grupo: Especies rezagadas
cantidades de semillas, casi siempre
Con alta especialización, se estable- grandes. La estrategia regenerativa
cen en sitios tensionados y menos es el banco de plántulas. Las made-
protegidos. Son tolerantes a las com- ras son muy duras y resistentes, con
petencias. De poca talla o altura, cre- valor comercial por su uso en objetos
cimiento generalmente muy lento, de artesanía y muebles finos.

Datos (según comportamiento de las categorías funcionales)


Longitud foliar: Índice ceno-competitivo (ICC):
(P): (0,5-40 cm) aciculares, cartáceas, membranáceas, (P): 6-12 (bajo a medio)
subcoriáceas. (C) (0,6-60 cm) (+) glabras, coriáceas. (E) (C): 13-14 (Medio a alto)
(0,5-130 cm). (R) (0,2-130 cm) (+) escamosas (en los (E): 15-17 (Alto a muy alto)
cuatro grupos micrófilo, notófilo, mesonotófilo, mesófilo) (R): 18-20 (muy alto)

Esclerofilia: Rango del peso de la madera:


(P): 0,07-0,36 g (hipoesclerófilo a mesoesclerófilo) (P): 250-898 kg/m³ (ligera a
(C): 0,17-0,44 (hipoesclerófilo a euesclerófilo). medianamente pesada)
(E): 0,35-0,61 (mesoesclerófilo a euesclerófilo). (C): 250-979 kg/m³ (ligera a pesada).
(R): 0,40-0.,74 (esclerófilo a euesclerófilo). (E): 580-1300 kg/m³ (medianamente
ligera a muy pesada y dura)
(R): 670-1500 kg/m³ (medianamente
pesada a muy pesada y dura)
Crecimiento: Semillas (cantidad x kg):
(P): Muy rápido, en su gran mayoría heliófilos (P): 360-760 000.
(C): Rápido a medio, en su mayoría heliófilos) (C): Desde 60 hasta 300 000
(E): Medio a lento, en su mayoría de umbral medio a (E): Desde 3 hasta 5000 (raramente
alto o heliófilos) (R): Lento a muy lento. De umbral bajo con más, principalmente: Fabaceae,
hasta medio (heliófilos) Moraceae, Tiliaceae)
(R): Desde 1 hasta 1000 (rara vez con
más, como algunas Euphorbiaceae y
Ulmaceae)
Comportamiento: Empleos:
(P), (C), (E), (R): Sitios secos, indiferente, húmedos. (P), (C), (E), (R): Maderable,
(generalmente vegetación secundaria) combustible, frutal, medicinal,
ornamental, nectaríferos poliníferos y
otros empleos
Tipos de frutos: Tipo de especie:
(P): Drupa, aquenio, cápsula, baya, sámara, (P), (C), (E), (R): Polígama, monoica,
cuneiforme, legumbre, péndulo unilocular. C (+): dioica, hermafrodita
estróbilos, conos. (E) (+): agregado carpelar, secos, Germinación: (epígea, hipogea, según
piriformes, péndulo unilocular. (R) (+): escamiformes las especies)
imbricados (P): 10-90%; (C): 20-95%; (E): 25-98%;
(R): 20-80%
Hábito biológico: En todos: árboles, arbolitos y arbustos (bajo a alto). (P): 3-30 m; (C): 3-35 m;
(E): 3-50 m (R): 2-12 m
HC (habilidad competitiva): (P) Pionera, (C) Colonizadora, (E) Estabilizadora, (R) Rezagadas,
(H) Sitios húmedos, (S) Sitios secos, (I) Indiferentes.

116
Habilidades competitivas y adaptativas...

No. Especies Nombre común Familia HC


1 Spondias mombin L. Jobo, mombin (H) Anacardiaceae C
2 S. purpurea L. Ciruela (I) C
3 Anacardium occidentale L. Marañón (S) E
4 Mangifera indica L. Mango (I) E
5 Metopium browneii (L.) Krug. et Urb. Guao de costa (S) E
6 Comocladia dentata Jacq. Guao prieto (S) R
7 Annona cherimolia Miller Chirimoya (H) Annonaceae E
8 A. glabra L. Bagá (H) E
9 A. muricata L. Guanábana (I) E
10 A. reticulata L. Mamón (H) E
11 A. squamosa L. Guanábana (I) E
12 Xilopia obtusifolia (A. D. C.) A. Rich. Malagueta (H) E
13 Annona bullata A. Rich. Anón de cuabal (S) R
14 Oxandra lanceolata (Sw.) Baill. Yaya (I) R
15 Plumeria emarginata Griseb.. Lirio (I) Apocynaceae E
16 Cameraria latifolia L. Maboa (S) R
17 Tabernaemontana amblyocarpa Urb. Huevo de gallo (S) R
18 Thevetia peruviana (Berg.) K. Schum. Cabalonga (I) R
19 Didymopanax morototonii (Aubl.) D. C. Yagrumón (H) Araliaceae P
20 Acrocomia aculeata (Jacq.) Lodd. Corojo Jamaica (S) Arecaceae C
21 Gastrococos crispa (Kunth) H. E. Moore Corojo cubano (S) C
22 Roystonea regia (Kunth.) O. F. Cook. Palma real (H) C
23 Sabal palmetto (Wart.) Hoddiges ex J. A. Palma cana (H) C
24 Cocos nucifera L. Cocotero (I) E
25 Coccothrinax miraguana ssp. miraguana Miraguana (S) E
León
26 C. salvatoris var loricata León Yuraguana (S) E
27 Copernicia fallaense León Yarey (S) E
28 C. hospita Mart. Guano (S) E
29 C. rigida Britt. et Wils. Jata (S). E
30 C. yarey Burret. Yarey hediondo(S) E
31 Thrinax radiata Lodd ex Schult. in Linc. Yarey (S) E
32 Gochnatia ilicifolia Less. Cordobancillo (S) Asteraceae. R
33 Crescentia cujete L. Güira cimarrona (I) Bignoniaceae. C
34 Jacaranda coerulea (L.) Griseb. Framboyán azul (I) C
35 Tabebuia angustata Britt. Roble blanco (H) C
36 T. leptoneura Urb. Roble blanco (H) C
37 T. pentaphylla (L.) Hemsl. R. maquiligua (H) C
38 T. shaferi Britt.. Roble estrecho (S) C
39 Enallagma latifolia (Mill.) Small. Magüira (H) E
40 Ceiba pentandra (L.) Gaertn. Ceiba (I) Bombacaceae P
41 Pseudobombax ellipticum (Kunth) Dugand Carolina (I) P
42 Cordia obliqua Willd. Ateje americano (I) Boraginaceae P
43 C. alba (Jacq.) R. et. S Ateje amarillo (I) C
44 C. alliodora (R. et P.) Cham. Varía prieta (I) C
45 C. collococca L. Ateje hembra (I) C
46 C. gerascanthus L. Varía (S) C
47 C. nitida Vahl. Ateje de costa (S) C
48 C. sulcata DC. Palo tabaco (S) C
49 Ehretia tinifolia L. Roble prieto (S) C
50 Cordia sebestena L. Vomitel (S) E

117
E. Pérez Carreras et al.

118
Habilidades competitivas y adaptativas...

119
E. Pérez Carreras et al.

120
Habilidades competitivas y adaptativas...

121
E. Pérez Carreras et al.

CONCLUSIONES
• Se valoran, por las habilidades total de 284 especies, las que per-
competitivas, requerimientos tenecen a 60 familias de plantas
hídricos y edáficos, 27 especies pio- superiores, todas con algún valor
neras; 88 colonizadoras; 107 esta- etnobotánico, principalmente made-
bilizadoras y 62 rezagadas, para un rables.
122
Habilidades competitivas y adaptativas...

• Las especies estudiadas responden BISSE, JOHANNES: Árboles de Cuba, Ed. Científico-
Técnica, La Habana, 1988.
al funcionamiento ecológico del
sitio silvestre dado, según sus es- FORS Y REYES, ALBERTO J.: Maderas cubanas. Minis-
terio de la Agricultura, La Habana, 1957.
tadios sucesionales y los valores de
las categorías o índices funciona- HERRERA, RICARDO; LEDA MENÉNDEZ; DAYSI VILAMAJÓ. «Las
estrategias regenerativas, competitivas y
les, lo que les permite responder sucesionales en los bosques siempreverdes en
adaptativamente al estrés del te- la Sierra del Rosario», Ecología de los bosques
rritorio, constituyendo el indicador siempreverdes de la Sierra del Rosario, Cuba,
utilizado un elemento por conside- Inst. Ecol. Sist., ACC. Ofic.. Reg. de Cien. y Tec-
nología de la Unesco, Rostlac, Montevideo, Uru-
rar durante las plantaciones fores- guay, 1988, pp.29-362.
tales.
INSTITUTO NACIONAL DE DESARROLLO Y APROVECHAMIENTO
FORESTAL: Árboles maderables de Cuba, INDAF,
RECOMENDACIONES La Habana, 1970.
LEÓN, HNO. Y HNO. ALAIN: Flora de Cuba. Contr. Ocas.
• Planificar las plantaciones mixtas, Mus. Hist. Nat. Colegio La Salle, 2(10):1-456;
con especies de uso múltiple, pio- 3(13):1-502; 4 (16):1-556; 5:1-362, 1964.
neras, colonizadoras, estabilizado- PÉREZ-CARRERAS, EVERARDO; BARTOLO ÁVILA; NÉSTOR
ras y rezagadas, que respondan ENRÍQUEZ: «Las especies maderables y su utili-
adaptativamente a los sitios secos, zación en la provincia de Camagüey», Rev.
Electr. Agrisost. 2(2):7, Inst. Sup. Ped. José
húmedos o ambas condiciones (in- Martí, Camagüey, Cuba, 1995.
diferentes), considerando los nive-
P ÉREZ -C A R R E R A S , E V E R A R D O : «Reforestación
les de tensiones de cada localidad, sucesional en la Sierra de Cubitas, Camagüey,
estadio sucesional y los intereses Cuba». Tesis de grado en opción a Doctor en
económicos del territorio. Ciencias Biológicas, Instituto de Ecología y Sis-
temática, CITMA, 2003.
• Continuar las investigaciones so-
bre las categorías funcionales de ROIG Y MESA, JUAN TOMÁS: Árboles maderables cu-
banos, Boletín no. 80, Centro Nac. de Exp. y
las diferentes especies con valor Extensión Agrícola, La Habana, 1960.
forestal, buscando siempre la ma-
––––: Diccionario botánico de nombres vulgares
yor supervivencia de las plantacio- cubanos, Ed. Nac. de Universidades, La Haba-
nes. na, 1965.
––––: Catálogo de maderas cubanas, Est. Central
BIBLIOGRAFÍA Exp. Agrop. Santiago de Las Vegas, La Haba-
na, 1966.
BETANCOURT BARROSO, ANASTASIO: Silvicultura espe-
SABLÓN PÉREZ, AMELIA M.: Dendrología, Ed. Pueblo y
cial de árboles maderables tropicales. Ed. Cien-
Educación, La Habana, 1984.
tífico-Técnica, La Habana, 1999.
SAMEK, VEROSLAV: Elementos de silvicultura de los
––––: Árboles maderables exóticos en Cuba, Ed. bosques latifolios, Ciencia y Técnica, La Haba-
Científico-Técnica, La Habana, 2000. na, 1974.

123
Normas editoriales
Revista Forestal Baracoa
Instrucciones a los autores

Los originales para la Revista Forestal Baracoa deben enviarse al Comi-


té Editorial, escritos en español, por una sola cara, a espacio y medio
y en hojas de papel bond 8 ½ x 11 cm, con 2,5 cm de margen a cada
lado, letra Arial, en 11 puntos, texto justificado que no debe exceder
de 10 páginas, incluidas las tablas e ilustraciones. Debe enviarse una
copia en soporte magnético en procesador de texto Microsoft Word.
Los trabajos que sobrepasen las 10 páginas y que hayan sido aproba-
dos por sus respectivos consejos científicos, y que no puedan adecuarse
al formato establecido, deberán ser divididos en partes, agregándole al
título Parte I, II…, etc.
Los artículos irán precedidos de un título en letra mayúscula y en
negritas. Debajo del título correspondiente aparecerán el nombre o
los nombres de los autores, con dos apellidos, indicando en la parte
superior del segundo apellido con numeración arábiga (ej. Alicia
Mercadet Portillo1), el grado científico y la dirección completa del autor
principal, que figurará al final de la primera página (ej. 1Dra. en Cien-
cias Forestales, Instituto de Investigaciones Forestales (IIF). Calle
174 no. 1723 e/ 17B y 17C, Reparto Siboney, Playa, Ciudad de La Ha-
bana), c.e.: mercadet@forestales.co.cu, teléf.: 208 2554, fax.: 208 2189.
Los autores que proceden de la misma institución tendrán con el mis-
mo número.
A continuación del autor o autores, aparecerá la palabra Resumen,
que irá alineada a la izquierda, en mayúscula y en negritas, con un
texto justificado que contenga entre 250 y 300 palabras. Al final del
resumen, cinco palabras clave que identifique el tema.
Se elaborará un Abstract que irá insertado inmediatamente después
del Resumen. Al final del Abstract, cinco key words que identifiquen
el tema.
Cada artículo debe contar con los siguientes epígrafes primarios: In-
troducción, Materiales y Métodos, Resultados y Discusión, Conclu-
siones y Bibliografía.
Estos epígrafes se escribirán alineados a la izquierda, en mayúscula y
en negritas.
Las páginas se enumerarán con números arábigos y consecutivamen-
te a partir de la primera. Las palabras en latín y los nombres científi-
cos de las categorías de género, especies y subespecies se escribirán
con letra cursiva.
Las palabras escritas en un idioma diferentes al del artículo debe-
rán escribirse en cursiva.
Al final se confeccionará la bibliografía tendiendo en cuentas la
Norma de Asiento Bibliográfico por tipos de Documentos, Norma
ISO 690 para Documentos Convencionales y Norma ISO 690-2
para Recursos Electrónicos.
Los artículos para su publicación serán sometidos al Comité Edi-
torial. Su aceptación o rechazo será informado al autor en un plazo
dentro de los sesenta días posteriores a su recepción. Los traba-
jos aceptados que no se ajusten a estas normas serán devueltos a
los autores para que realicen los cambios pertinentes. La veraci-
dad del contenido y su rigurosidad científica es responsabilidad de
los autores, por lo que el Comité Editorial no se responsabiliza
con ello.

Comité Editorial
DEFORS 2009
IV ENCUENTRO INTERNACIONAL
POR EL DESARROLLO FORESTAL SOSTENIBLE

Abril 13-17 de 2009


Palacio de Convenciones, La Habana

Eventos asociados:
• III Tecnología de la Madera.
• IV Encuentro Internacional de Jóvenes Investigadores Forestales.
• I Taller sobre Bosques y Cambios Climáticos.
• II Taller Internacional sobre Forestería Análoga.
• V Simposio internacional en Técnicas Agroforestales.
• I Taller sobre Integración de la Investigación Forestal y el Sector
Productivo.

Modalidades del programa:


Los interesados podrán presentar sus trabajos en las siguientes modalidades:
conferencias, mesas redondas y temas libres como exposiciones orales o
pósteres.

Las mesas redondas que tendrán lugar durante el encuentro abordarán los
siguientes temas:
• Desarrollo energético y bosques.
• La mujer en la actividad forestal.
• La sociedad y el desarrollo forestal sostenible.

TEMÁTICAS
Silvicultura sostenible, Bienes y servicios de los bosques, Tecnología de la
madera y productos forestales. El bosque en la ciudad.

Para mayor información dirigirse a:

Lic. Alicia García González c.e.: aliciag@palco.cu


Organizadora Profesional de Eventos htpp: // www.complejopalco.com
Lic. Martha González Izquierdo
Palacio de Convenciones, La Habana
Secretaria Comité Organizador
Calle 146 e/11 y 13, Playa
Instituto de Investigaciones Forestales
La Habana, Cuba, CP 16046
c.e: mgonzalez@forestales.co.cu
Fax: (537) 208 7996 o 208 3470 o
defors2009@forestales.co.cu
202 8382496
Fax: (537) 2082189
Teléfs. (537) 208-5199 o 202 6011
Teléf.: 208-0544
PROGRAMA DE MAESTRÍA
EN CIENCIAS FORESTALES

Modalidad
La maestría se imparte en dos modalidades: a tiempo completo y a tiempo parcial.
Salidas de la maestría
• Silvicultura.
• Protección forestal.
• Aprovechamiento forestal.
Duración: Tres años.
Requisitos de ingreso
• Graduado de Ingeniería Forestal.
• Servicio en la actividad forestal.
Perfil del egresado
Desarrollar investigaciones con un alto grado de integralidad con especial énfasis
en las áreas del manejo forestal sostenible, la protección integral del bosque y el
aprovechamiento forestal con tecnología de bajo impacto ambiental.
Cursos básicos
El maestrante deberá vencer un total de 11 cursos básicos que acumularán 30
créditos, así como los cursos específicos de acuerdo con la mención escogida.
Claustro de profesores
El claustro de profesores está compuesto por 22 doctores en Ciencias Forestales y
otras ramas afines, con importantes resultados científicos y reconocido prestigio
internacional.
Resultados
Se han realizado tres graduaciones con un total de 63 egresados, de ellos siete de
otros países.
Se imparte además en la universidad del estado de Beni, en Bolivia.
Costo de la colegiatura
La colegiatura tiene un costo total de 3500 USD.
Contacto
Dra. Milagros Cobas López
Jefa del Departamento Forestal de la Universidad de Pinar del Río
c.e.: mcobas@af.upr.edu.cu