Está en la página 1de 2

¿QUÉ ES LA GRAVEDAD?

Como gravedad se denomina, en física, la fuerza que ejerce la Tierra sobre


todos los cuerpos, atrayéndolos hacia su centro. Es la gravedad la que hace
que los objetos caigan al suelo y la que nos crea la sensación de peso. Asimismo,
es la responsable de todos los movimientos que observamos en el universo.
Aunque el científico italiano Galileo Galilei fue uno de los primeros en investigar
qué provocaba el movimiento de los objetos, no fue hasta que Isaac
Newton estudió la «gravedad» cuando empezamos comprender esta
característica del universo

LA GRAVEDAD SEGÚN NEWTON


El físico, matemático, filósofo e inventor inglés Sir Isaac Newton fue quien
propuso la ley de gravitación universal o teoría de la gravedad.
Newton afirmó que todo objeto que posee masa ejerce una atracción
gravitatoria sobre cualquier otro objeto con masa, más allá de la distancia
existente entre ambos. A mayor masa, mayor fuerza de atracción; por otra parte, a
mayor cercanía entre los objetos, mayor fuerza de atracción.
No obstante, no hay que olvidar tampoco el hecho de que a lo largo de la historia
han existido otros científicos e investigadores que también han dejado su
impronta sobre el término que nos ocupa. Este sería el caso, por ejemplo, del
físico alemán Albert Einstein que es conocido precisamente por su Teoría de la
relatividad general.

LA GRAVEDAD SEGÚN EINSTEIN
En el año 1915, el físico alemán Albert Einstein presentó su teoría de la
relatividad general a la comunidad científica, que básicamente podríamos
decir que es una reformulación del término.
Einstein hipotetiza que el espacio y el tiempo fueron uno, y que sirvieron como
la fábrica del universo. Estableció que la gravedad era una curvatura simple en el
espacio-tiempo, creada por un objeto con una masa mucho mayor que la de
los objetos de alrededor, la cual podría causar que estos de menor masa cayeran
encima de este de densidad superior.

GRAVEDAD CERO
Este concepto denomina la condición en que la gravedad parece estar
ausente. Como tal, se produce cuando el peso que tiene un cuerpo es
contrarrestado por otra fuerza, equilibrando así las fuerzas gravitatorias, lo cual
puede ocurrir como consecuencia de la aceleración de un cuerpo en órbita o en
caída libre.
Así, la situación gravitacional cero se puede experimentar durante una caída
libre o en una nave espacial. La permanencia en este estado, por su lado, se
denomina ingravidez.