Está en la página 1de 4

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

TEMA : DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL Y

EL CONTROL DE LA CONSTITUCIONALIDAD EN EL PERÚ

CURSO : DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL

DOCENTE : MG. GIRALDO NORABUENA FRANKLING

CICLO : VIII

ESTUDIANTE : LENIN EDDY TELLO ESQUIVEL

TRUJILLO – 2020
PROCESO CONSTITUCIONAL

El Derecho Procesal Constitucional es una rama del Derecho que se encarga del
estudio de las vías procesales que permiten la protección de la supremacía
constitucional y de los derechos contenidos en la Constitución.
Está constituido por el conjunto de procedimientos (como, por ejemplo, la acción de
amparo, el habeas corpus y la acción de inconstitucionalidad) y órganos destinados
a preservar la supremacía de la Constitución.
En virtud a la Ley 28237, se encuentra vigente el Código Procesal Constitucional,
cuerpo normativo que unifico a todos los procesos de tutela constitucional que hasta
ese momento se encontraba desperdigados en diferentes normas, siendo el primer
código procesal en materia constitucional de la historia.
El objetivo de la creación de este código era el sistematizar una legislación que
estaba dispersa, actualizar la tecnología, los conceptos y el enfoque, no solo
teniendo en cuenta los avances de la moderna doctrina sino, sobre todo, la
experiencia jurisprudencial. En principio no pretendía ser un código, pero a medida
que fue creciendo y abundaba en consultas y el texto tenía un crecimiento continuo
no podía ser una simple ley o ley orgánica o ley procesal constitucional. Tomaba
una estructura de artículos muy compleja y guardaba una similitud a un código, por
lo que fue llamado Código Procesal Constitucional. El Código Procesal Peruano, fue
el primero del mundo iberoamericano con esa contextura y de alcance nacional.
Por lo tanto, le corresponde al Derecho Procesal Constitucional la función de aportar
al sistema jurídico nacional, los elementos orgánicos y funcionales necesarios y
apropiados para que un conflicto constitucional pueda ser decidido por medio de
una decisión jurisdiccional, lográndose así la plena vigencia de la Supremacía
Constitucional.
A partir de entonces, esta disciplina surge con fuerza, independizándose
decididamente del Derecho Constitucional, cuando en el año 1955, Mauro
Cappelletti, publica en Italia su monografía intitulada Jurisdicción Constitucional de
la Libertad. Esta obra, en opinión de Héctor Fix-Zamudio, fue aceptada por un sector
mayoritario de ambos continentes -Europa y América-, y corresponde en su
desarrollo al conjunto de instituciones procesales tutelares de los derechos
consagrados constitucionalmente. El trabajo de Cappelletti se complementará, más
tarde, con su estudio sobre El control de constitucionalidad de las leyes en el
derecho comparado.
El Derecho Constitucional analiza la Constitución, sus normas y valores, desde un
punto de vista más estático. Pero, cuando su preceptiva es violentada y surge un
conflicto de intereses de relevancia constitucional que debe ser resuelto, éste
escapa del ámbito del Derecho Constitucional, que carece per se del poder
indispensable para restablecer la supremacía de la Constitución. Ésta sólo puede
obtenerse por medio de una sentencia jurisdiccional.
De este modo, cuando el sistema crea tribunales constitucionales con competencia
para dar solución al conflicto constitucional, se ingresa, a través del proceso, al
ámbito del Derecho Procesal, que pone a disposición de los afectados por la
infracción constitucional un tribunal competente e idóneo y las normas funcionales
necesarias para tramitarlo y decidirlo en un debido proceso.
EL CONTROL DE LA CONSTITUCIONALIDAD EN EL
PERÚ

El control de la constitucionalidad es un proceso en virtud del cual se verifica, si las


decisiones (actos u omisiones) de quienes ejercen el poder político por disposición
de las normas jurídicas, corresponden formal y materialmente a la Constitución, con
el propósito de que si se determina que esa correspondencia no existe, sean
anulados los efectos de esas decisiones.
Perú es un país que se ha caracterizado por la poca duración de sus textos
constitucionales desde los inicios de vida republicana, lo cual se ve reflejado en la
cantidad Constituciones a lo largo de su historia. Son el total once las Constituciones
que han existido a lo largo del devenir político y jurídico en la historia peruana,
siendo la de 1993 la que está vigente en la actualidad. Este número de
Constituciones nos hace reflexionar acerca de nuestra propia cultura constitucional
ya que sustituir una carta fundamental por otra supone inestabilidad e inseguridad.
Ciertamente esto se debió, en parte, a que las constituciones políticas de años atrás
sirvieron como marco político en lugar de uno jurídico, considerando más importante
las leyes dadas por el poder legislativo y las normas con rango de ley del ejecutivo
que lo contenido en el propio texto constitucional. Todo esto cambió a lo largo de
los últimos años en donde la Constitución Política pasó de ser un simple referente
“político” a ser una “norma jurídica” en sí misma, esto es, que su observancia,
cumplimiento y respeto es vital para un Estado Constitucional de Derecho. Es así
que lo dispuesto por la Constitución empezó a jugar un rol determinante en el control
político y jurídico de la Nación.
El presente artículo tiene como objetivo brindar una aproximación a los diversos
controles de constitucionalidad contenidos en el vigente texto constitucional
peruano. En esta ocasión, nos centraremos en el control relativo a la defensa del
principio de supremacía constitucional respecto de las demás normas que
conforman el sistema jurídico peruano. A manera de sinopsis, abordaremos lo
referido a los sistemas de control de constitucionalidad existentes. Luego,
explicaremos los sistemas de control contenidos en la Constitución Política peruana.
Por último, tocaremos un tipo de control no muy usado pero que constituye una
herramienta de control más nos que ofrece el sistema jurídico peruano.

También podría gustarte