Está en la página 1de 16

10 de julio

LOS SIETE HERMANOS MÁRTIRES


SANTA RUFINA Y SANTA SEGUNDA
VIRGENES Y MÁRTIRES
III clase, rojo
GUIA DE LOS FIELES PARA LA SANTA MISA CANTADA
FORMA EXTRAORDINARIA DEL RITO ROMANO SEGÚN LAS
DISPOSICIONES DE S.S. BENEDICTO XVI EN EL MOTU PROPIO
SUMMORUM PONTIFICUM

III ENCUENTRO VAYAMOS JUBILOSOS


2020
ORACIONES PREPARATORIAS
PARA LA SANTA MISA
ORACIÓN DE OFRECIMIENTO DE LA MISA
Señor, concédenos poder participar con verdadero amor, atención y piedad en
la santa misa que te ofrecemos, primero, para adorarte y agradecerte todos
los beneficios que nos has hecho; segundo, para pedirte perdón de nuestros
pecados y los de todos los hombres; tercero, para suplicarte las gracias que
nos son necesarias para nuestra vida y para este día en concreto. Te ofrezco
en particular esta Misa de hoy para... (expresa aquí la intención que quieras).
Concédenos, Señor, asistir a esta Misa con los mismos sentimientos de amor
y piedad de tu Madre al pie de la Cruz. Con el espíritu y fervor con que la
vivieron los santos. Te suplico que nos ayudes a prepararnos para recibirte
dignamente, lo mejor que podamos. Amén.

ORACIÓN DE SAN AMBROSIO


Señor mío Jesucristo, me acerco a tu altar lleno de temor por mis pecados,
pero también lleno de confianza porque estoy seguro de tu misericordia.
Tengo conciencia de que mis pecados son muchos y de que no he sabido
dominar mi corazón y mi lengua. Por eso, Señor de bondad y de poder,
con mis miserias y temores me acerco a Ti, fuente de misericordia y de
perdón; vengo a refugiarme en Ti, que has dado la vida por salvarme, antes
de que llegues como juez a pedirme cuentas.
Señor no me da vergüenza descubrirte a Ti mis llagas. Me dan miedo mis
pecados, cuyo número y magnitud sólo Tú conoces; pero confío en tu infinita
misericordia.
Señor mío Jesucristo, Rey eterno, Dios y hombre verdadero, mírame con
amor, pues quisiste hacerte hombre para morir por nosotros. Escúchame,
pues espero en Ti. Ten compasión de mis pecados y miserias, Tú que eres
fuente inagotable de amor.
Te adoro, Señor, porque diste tu vida en la Cruz y te ofreciste en ella como
Redentor por todos los hombres y especialmente por mí. Adoro, Señor, la
sangre preciosa que brotó de tus heridas y ha purificado al mundo de sus
pecados.
Mira, Señor, a este pobre pecador, creado y redimido por Ti. Me arrepiento
de mis pecados y propongo corregir sus consecuencias. Purifícame de todos
mis maldades para que pueda recibir menos indignamente tu sagrada
comunión. Que tu Cuerpo y tu Sangre me ayuden, Señor, a obtener de Ti el
perdón de mis pecados y la satisfacción de mis culpas; me libren de mis
malos pensamientos, renueven en mí los sentimientos santos, me impulsen
a cumplir tu voluntad y me protejan en todo peligro de alma y cuerpo.
Amén.
10 de julio
LOS SIETE HERMANOS MÁRTIRES
SANTA RUFINA Y SANTA SEGUNDA
VIRGENES Y MÁRTIRES
III clase, rojo
Gloria y prefacio común

Los siete hermanos (Jenaro, Félix, Felipe, Silvano, Alejandro, Vidal y Marcial),
cuya fiesta celebramos, son los hijos de Santa Felicitas, ilustre romana del
siglo II. Confesaron la fe valientemente ante la mirada de esta madre
admirable que temía más, dice San Gregorio Magno, dejar a sus hijos vivos
después de ella, que, como suelen temer los padres carnales, verlos morir
antes.
Rufina y Segunda eran hermanas; sus padres las habían prometido a dos
señores romanos, pero rehusaron casarse, porque ya habían elegido como
esposo a Jesucristo. Se las encarceló y se las azotó para que consintiesen en
la pérdida de la virginidad y de la fe. Se las arrojó al Tíber, pero un ángel
acudió a sacarlas. Finalmente, fueron decapitadas por orden de los
emperadores Valeriano y Galo, en el año 257.
Al toque de la campana, comienza la Santa Misa con la procesión de entrada. El sacerdote
revestido con los ornamentos sagrados se dirige hacia al altar donde se renovará el santo
sacrificio de la Misa. Al llegar a las gradas del altar, el sacerdote junto con los ministros
rezan las oraciones preparatorias. Al mismo tiempo el coro interpreta el introito.
DE PIE
INTROITO Salmo 32, 5-6. 1. Salmo 126, 1

INTROITO Salmo 112, 1.9.2


Laudáte, púeri, Dóminum, laudáte Alabad, servidores del Señor, alabad
nomen Dómini: qui habitáre facit el nombre del Señor, que hace morar
stérilem in domo, matrem filiórum en casa a la estéril, madre feliz de
lætántem. V/. Sit nomen Dómini numerosos hijos. V/. Bendito sea el
benedíctum: ex hoc nunc, et usque in nombre del Señor desde ahora para
sǽculum. V/. Glória Patri et Filio et siempre. V/. Gloria al Padre, y al
Spiritui Sancto. Sicut erat in principio Hijo y al Espíritu Santo. Como era en
et nunc et semper, et in saecula el principio, ahora y siempre, por los
saeculorum. Amén siglos de los siglos. Amén.

KYRIE
Cuando el sacerdote sube al altar, el coro comienza el canto del Kyrie alternando con el
pueblo. Después de venerar el altar con un beso, lo inciensa. El canto del Kyrie, en lengua
griega, expresa la súplica de perdón por los pecados. Se recita tres veces en honor a la
Santísima Trinidad. El humo del incienso simboliza la oración de los santos, y la nuestra, que
sobre todo durante la Misa debe dirigirse hacia Dios igual que el incienso que se eleva al
cielo.

Señor,
ten piedad.
Cristo,
ten piedad.
Señor,
ten piedad.
GLORIA
Terminada la incensación, rezado en voz baja el Introito y el Kyrie, el sacerdote se dirige al
centro del altar y entona el Gloria que es seguido por el coro y los fieles. El canto del Gloria
es un himno de alabanza, de acción de gracias y de petición de perdón a la Santísima
Trinidad.
Gloria a Dios
en el cielo,
y en la tierra
paz a los
hombres
que ama el
Señor. Por tu
inmensa
gloria te
alabamos, te
bendecimos,
te ado-
ramos, te
glorificamos
, te damos
gracias,
Señor Dios,
Rey ce-
lestial, Dios
Padre todo-
poderoso
Señor, Hijo
único, Jesu-
cristo.
Señor Dios,
Cordero de
Dios, Hijo
del Padre; tú
que quitas el
pecado del
mundo, ten
piedad de
nosotros; tú
que quitas el
pecado del
mundo,
atiende
nuestra
súplica; tú
que estás
sentado a la
derecha del
Padre, ten
piedad de
nosotros;
porque sólo
tú eres
Santo,
sólo tú
Señor, sólo
tú Altísimo,
Jesucristo,
con el
Espíritu
Santo en la
gloria de
Dios Padre.
Amén.

ORACION COLECTA
Terminado el Gloria, el sacerdote invita a los fieles a unirse a la oración de la Iglesia con el
saludo Dominus vobiscum. El contenido de la oración expresa las intenciones de este día.
V/.Dominus vobiscum. V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Et cum spíritu tuo. R/. Y con tu espíritu.
Præsta, quǽsumus, omnípotens A los gloriosos mártires, cuya
Deus: ut, qui gloriósos Mártyres intrepidez en la confesión de su fe
fortes in sua confessióne hemos conocido, sintámoslos
cognóvimus, pios apud te in nostra también, Dios omnipotente, ardorosos
intercessióne sentiámus. Per en su intercesión por nosotros cerca
Dominum Jesum Christum, Filium de ti. Por nuestro Señor Jesucristo, tu
Tuum, qui Tecum vivit et regnat in Hijo, que contigo vive y reina en la
unitate Spiritus Sancti, Deus, per unidad del Espíritu Santo y es Dios
omnia saecula saeculorum. Amen. por los siglos de los siglos. Amén.

SENTADOS
EPÍSTOLA Proverbios 31, 10-31
Léctio libri Sapiéntiæ. Lectura del libro de la Sabiduría.
Mulíerem fortem quis invéniet? ¿Quién hallará una mujer fuerte? Su
Procul, et de últimis fínibus precio es, con mucho, mayor que el de
prétium ejus. Confídit in ea cor las perlas. Confía en ella el corazón de
viri sui, et spóliis non indigébit. su marido, que no le faltarán ganancias.
Reddet ei bonum, et non malum, Ella le acarrea el bienestar y no la
ómnibus diébus vitæ suæ. desgracia, todos los días de su vida.
Quæsívit lanam et linum, et Busca lana y lino, y trabaja con la
operáta est consíllio mánuum habilidad de sus manos. Es como nave
suárum. Facta est quasi navis de comerciante, que trae víveres de
institóris, de longe portans panem lejos. Se levanta cuando aún es de noche
suum. Et de nocte surréxit, y distribuye la comida a su casa y la
dedítque prædam domésticis suis. tarea a sus criadas. Pone su mira en
Considerávit agrum, et emit eum: unas tierras, y las compra; del fruto de
de fructu mánuum suárum sus manos planta una viña. Ciñe
plantávit víneam. Accínxit vigorosamente sus lomos y arma de
fortitúdine lumbos suos, et vigor sus brazos. Comprueba que
roborávit bráchium suum. marcha bien su negocio; no se apaga su
Gustávit, et vidit, quia bona est lámpara de noche. Aplica sus manos a la
negotiátio ejus: non exstinguétur rueca y sus dedos manejan el huso.
in nocte lucérna ejus. Manum Abre sus brazos al desdichado y tiende
suam misit ad fórtia, et dígiti ejus su mano al indigente. No teme para su
apprehendérunt fusum. Manum casa las nieves, porque todos traen
suam apéruit inopi, et palmas vestidos forrados. Hácese ella sus
suas exténdit ad páuperem. Non cobertores y se viste de lino y púrpura.
timébit dómui suæ a frigóribus Su esposo es respetado a las puertas de
nivis: omnes enim doméstici ejus la ciudad, cuando se sienta entre los
vestíti sunt duplícibus. ancianos del país. Ella teje finas telas y
Stragulátam vestem fecit sibi: las vende y proporciona ceñidores al
byssus et púrpura induméntum mercader. La fortaleza y la gracia son
ejus. Nóbilis in portis vir ejus, sus atavíos; y sonde al porvenir. Abre su
quando séderit cum senatóribus boca con prudencia y la buena palabra
terræ. Síndonem fecit, et véndidit, esta sobre su lengua. Vigila la marcha
et cíngulum trádidit Chananǽo. de su casa y no come ociosa el pan.
Fortitúdo et decor induméntum Levántanse sus hijos para aclamarla
ejus, et ridébit in die novíssimo. dichosa; su marido la alaba diciendo:
Os suum apéruit sapiéntiæ, et lex Muchas mujeres se han mostrado
cleméntiæ in lingua ejus. valientes, pero tú aventajas a todas.
Considerávit sémitas domus suæ, Engañosa es la gracia y vana la
et panem otiósa non comédit. hermosura; la mujer que teme al Señor,
Surrexérunt fíllii ejus, et ésa es digna de alabanza. Dadle del
beatíssimam prædicavérunt: vir fruto de sus manos, y sean sus obras las
ejus, et laudávit eam. Multæ fíliæ que hagan su elogio a las puertas de la
congregavérunt divítas: tu ciudad.
supergréssa es univérsas. Fallax
grátia, et vana est pulchritúdo:
múlier timens Dóminum, ipsa
laudábitur. Date ei de fructu
mánuum suárum: et laudent eam
in portis ópera ejus.

Al final de la lectura, los fieles responden:


R/. Deo gratias R/. Demos gracias a Dios.
GRADUAL Salmo 123, 7-8
Terminada la Epístola, el coro interpreta el Gradual tomado del libro de los Salmos como
respuesta a la Palabra de Dios; y a continuación el Aleluya. Aleluya es una palabra hebrea
que significa “alabad a Dios” y expresa alegría y júbilo.

Anima nostra, sicut passer, erépta Nuestra alma escapó, cual pájaro, del
est de láqueo venántium. v. Láqueus lazo de los cazadores. ℣. Se ha roto el
contrítus est, et nos liberáti sumus: lazo, y nosotros hemos sido
adjutórium nostrum in nómine liberados; nuestro socorro es el
Dómini, qui fecit cælum et terram. nombre del Señor, que ha hecho el
cielo y la tierra.
ALELUYA
Allelúja, allelúja. V/. Hæc est véra Aleluya, aleluya. V/. Ésta es la
fratérnitas, quæ vicit mundi crímina: verdadera hermandad, que ha
Christum secúta est, inclyta tenens triunfado de los pecados del mundo.
regna cæléstia. Allelúja. Ha seguido a Cristo; posee la gloria
del reino celestial. Aleluya.
DE PIE
EVANGELIO Mateo 12, 46-50
De toda la Sagrada Escritura, la Iglesia venera de modo especial los Santos Evangelios que
nos transmiten las enseñanzas y obras de Nuestro Señor Jesucristo. La proclamación del
Evangelio va precedida de una procesión con el turiferario y los ceroferarios.
El sacerdote inclinado en el centro del altar pide al Señor que lo haga digno ministro de su
evangelio. Con el Dominus vobiscum invita a los fieles a escuchar con atención las divinas
enseñanzas.
V. Dominus vobiscum. V. El Señor esté con vosotros.
R. Et cum spiritu tuo. R. Y con tu espíritu.
V. SEQUENTIA SANCTI EVANGELII V. LECTURA DEL SANTO EVANGELIO
SECUNDUM LUCAM. SEGÚN SAN LUCAS
R. Gloria tibi, Domine. R. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore: Loquénte Jesu ad En aquel tiempo: Hablando Jesús aún
turbas, ecce mater ejus, et fratres a las turbas, su madre y sus hermanos
stabant foris, quæréntes loqui ei. estaban fuera buscando hablarle.
Dixit autem ei quidam: «Ecce mater Alguien le dijo: Mira, tu madre y tus
tua, et fratres tui foris stant, hermanos están fuera y te buscan.
quæréntes te.» At ipse respóndens Pero él respondió al que le hablaba:
dicénti sibi, ait: «Quæ est mater ¿Quién es mi madre y quiénes son mis
mea, et qui sunt fratres mei?» Et hermanos? Y extendiendo su mano
exténdens manum in discípulos hacia sus discípulos, dijo: He aquí a
suos dixit: «Ecce mater mea et mi madre y a mis hermanos. Porque
fratres mei. Quicúmque enim fécerit quien hace la voluntad de mi Padre
voluntátem Patris mei, qui in cælis que está en los cielos, ése es mi
est: ipse meus frater et soror, et hermano, mi hermana y mi madre.
mater est.»

Terminada la lectura, los fieles responden:


R. Laus tibi, Christi. R. Alabanza a ti, Cristo.
El sacerdote vuelve a ser incensado y besa reverentemente el misal
SENTADOS

HOMILÍA
El sacerdote exhorta a los fieles.
DE PIE

OFERTORIO
V.Dominus vobiscum. V. El Señor esté con vosotros.
R. Et cum spiritu tuo. R. Y con tu espíritu.
V. Oremus V. Oremus
SENTADOS

Salmo 123, 7
Anima nostra, sicut passer, erépta Nuestra alma ha escapado como
est de láqueo venántium: láqueus pájaro, del lazo de los cazadores; el
contrítus est, et nos liberáti sumus. lazo se ha roto y hemos sido liberados.

El sacerdote prepara las ofrendas y ofrece el pan y el vino que se convertirán el Cuerpo y la
Sangre de Cristo. Ofrécete tú también con tu vida, tus trabajos, tus sufrimientos…
Mientras tanto el coro canta la antífona propia, y seguidamente puede cantarse otro
motete o canto apropiado.

SECRETA
Terminados los ritos del ofertorio y la incensación, el sacerdote dice en voz baja la oración
secreta que concluye cantando e hilándola con el canto del prefacio
Sacrifíciis præséntibus, quǽsumus, Mira, Señor, aplacado el presente
Dómine inténde placátus: et, sacrificio; y por la intercesión de tus
intercedéntibus Sanctis tuis, santos, haz que aproveche a nuestra
devotióni nostræ profíciant, et salúti. fidelidad y a nuestra salvación. Por
Per Dominum Jesum Christum, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que
Filium Tuum, qui Tecum vivit et contigo vive y reina en la unidad del
regnat in unitate Spiritus Sancti, Espíritu Santo y es Dios
Deus,
DE PIE
V/. Por los siglos
de los siglos. R/.
Amén. V/. El Se-
ñor esté con vo-
sotros. R/. Y con
tu espíritu. V/.
Levantemos el
corazón. R/. Lo
tenemos levan-
tado hacia el
Señor. V/. Demos
gracias al Señor
nuestro Dios. R/.
Es justo y nece-
sario.
PREFACIO DE SAN JOSÉ
El prefacio es un canto de acción de gracias donde los fieles son invitados a unirse.
Vere dignum et iustum est, Verdaderamente es digno y justo,
æquum et salutáre, nos tibi equitativo y saludable que te demos
semper et ubíque grátias ágere: gracias en todo tiempo y lugar ¡Señor
Dómine, sancte Pater, Santo, Padre todopoderoso y eterno Dios!
omnípotens ætérne Deus: per Por cuanto, por el Misterio de la
Christum Dóminum nostrum. Per Encarnación del Verbo ha brillado a los
quem majestátem tuam laudant ojos de nuestra alma un nuevo
Angeli, adórant Dominatiónes, resplandor de tu gloria: para que al
tremunt Potestátes. Cæli conocer a Dios visiblemente, seamos por
cælorúmque Virtútes, ac beáta Él arrebatados al amor de las cosas
Séraphim, sócia exsultatióne invisibles. Y por eso, con los Ángeles y
concélebrant. Cum quibus et los Arcángeles, con los Tronos y las
nostras voces, ut admítti júbeas Dominaciones, y con toda la milicia del
deprecámur, súpplici ejército celestial, entonamos a tu gloria
confessióne dicéntes: un himno, diciendo sin cesar:
SANCTUS
El coro y el pueblo canta el Sanctus, mientras que el sacerdote después de recitarlo en voz
baja comienza el Canon: parte central de la Santa Misa por la que se renueva el sacrificio de
Cristo para el perdón de los pecados.
Santo,
Santo, Santo
es el Señor
Dios de los
ejércitos.

10
Llenos están
el cielo y la
tierra de tu
gloria.
Hosanna en
el cielo.
Bendito el
que viene en
nombre del
Señor.
Hosanna en
el cielo.

Ya está cerca la consagración. Pide a Dios por la Iglesia, por el Papa, los obispos y
sacerdotes, por los religiosos, por todos los cristianos, por tus intenciones y necesidades.

“Jesucristo,
la víspera de su
pasión, tomó el pan en sus santas
y venerables manos, y levantado
los ojos al cielo hacia ti, oh Dios,
su Padre omnipotente, dándote gracias, lo bendijo, lo partió y los dio a
sus discípulos diciendo: Tomad y comed todos de él:
PORQUE ESTE ES MI CUERPO.
"Del mismo modo, tomando también
este precioso Cáliz en sus santas y
venerables manos, dándote de nuevo
gracias, lo bendijo y lo dio a sus
discípulos, diciendo Tomad y bebed de él;
PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,
DEL NUEVO Y ETERNO TESTAMENTO, MISTERIO DE FE,
LA CUAL SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR MUCHOS
EN REMISIÓN DE LOS PECADOS"
Da gracias a Dios por el inefable don de la Eucaristía que Cristo ha dado a su Iglesia y por
todas las gracias recibidas. Pídele a Jesús presente en el Altar en el sacramento de su
Cuerpo y de su Sangre por el eterno descanso de los difuntos. También para que nosotros
tengamos la gracia de participar de la felicidad del cielo junto con los santos.
El sacerdote termina de forma solemne el canon, cantando:
V. Per omnia saecula saeculorum. V. Por todos los siglos de los siglos.
R. Amen. R. Amén.

DE PIE
PADRENUESTRO
El Sacerdote comienza el rito de la comunión cantando el Padrenuestro.
Al Padrenuestro se le llama también ‘la oración dominical’ por haber sido enseñada por
Nuestro Señor Jesucristo. En la liturgia extraordinaria –desde tiempos de San Gregorio que
lo introdujo en la liturgia romana- lo canta solamente el celebrante recordando que Cristo
fue quien se lo enseñó a los discípulos.
V. Oremus. Praeceptis salutaribus V. Oremos. Teniendo en cuenta la
moniti, et divina institutione orden del Señor y aleccionados por el
formati, audemus dicere: divino Maestro, nos atrevemos a
exclamar:
PATER NOSTER, qui es in coelis; PADRE NUESTRO, que estás en los
sanctificetur nomen tuum; adveniat cielos. Santificado sea tu nombre.
regnum tuum: fiat voluntas tua Venga a nosotros tu reino. Hágase tu
sicut in coelo et in terra. Panem voluntad así en la tierra como en el
nostrum quotidianum da nobis cielo. El pan nuestro de cada día
hodie; et dimitte nobis debita dánosle hoy; y perdónanos nuestras
nostra, sicut et nos dimittimus deudas, así como nosotros
debitoribus nostris. Et ne nos perdonamos a nuestros deudores. Y
inducas in tentationem. no nos dejes caer en la tentación.
R. Sed libera nos a malo. R. Mas líbranos del mal.
EMBOLISMO
La oración “libera nos” es un ampliación de la última petición del Padrenuestro, implorando
la protección de la Virgen y de los santos. El Sacerdote la recita en voz baja:
Libera nos, quaesumus Domine, ab Líbranos, Señor, de todos los males
omnibus malis praeteritis, pasados, presentes y futuros; y por la
praesentibus, et futuris: et intercesión de la gloriosa siempre
intercedente beata et gloriosa semper Virgen María, Madre de Dios, y de tus
Virgine Dei Genitrice Maria, cum bienaventurados Apóstoles San
beatis Apostolis tuis Petro at Paulo, Pedro, San Pablo y San Andrés, y
atque Andrea, et omnibus sanctis, da todos los demás Santos danos
propitius pacem in diebus nostris: ut bondadosamente la paz en nuestros
ope misericordiae tuae adjuti, et a días; a fin de que, asistidos con el
peccato simus semper liberi, et ab auxilio de tu misericordia, estemos
omni perturbatione securi. Per siempre libres de pecado y al abrigo
eumdem Dominum nostrum Jesum de cualquier perturbación. Por el
Christum Filium tuum. Qui tecum mismo Jesucristo tu Hijo, nuestro
vivit et regnat in unitate Spiritus Señor, que contigo vive y reina en
Sancti Deus. unidad del Espíritu Santo.
Y la concluye cantando:
Per omnia saecula saeculorum. Por los siglos de los siglos.
R. Amen R. Así sea.
Y realiza la Fracción de la Hostia, que concluye con el rito de la paz:
V. Pax Domini sit semper V. La paz del Señor sea siempre con
vobiscum. vosotros.
R. Et cum spiritu tuo. R. Y con tu espíritu.
CORDERO DE DIOS
Mientras el sacerdote realiza la conmixtión (la mezcla de una pequeña partícula del pan
consagrado con el Sanguis del Cáliz), y se prepara para la comunión; los fieles y el coro
cantan el Agnus Dei.
Cordero de
Dios que
quitas el
pecado del
mundo, ten
piedad de
nosotros. (2)
Cordero de
Dios que quitas
el pecado del
mundo, danos
la paz.
Aprovecha estos momentos para prepararte a recibir la Comunión.
Puedes utilizar esta oración que también el sacerdote recita.
Oh Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que, por voluntad del Padre cooperando
el Espíritu Santo, diste la vida al mundo por tu muerte: líbrame, por tu sagrado
Cuerpo y Sangre de todas mis iniquidades y de todos los demás males, y haz que
cumpla siempre tus mandamientos y no permitas que jamás me aparte de Ti,
quien siendo Dios, vives y reinas con el mismo Dios Padre y con el Espíritu
Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
CONFITEOR
Cuando el sacerdote termina de comulgar los fieles se preparan de forma inmediata a
recibir la sagrada comunión recitando el Confiteor.
Confíteor Deo Omnipoténti, beá- Yo, pecador, me confieso a Dios
tæ Maríæ semper Vírgini, beato todopoderoso, a la bienaventurada siem-
Michaéli Archángelo, beato pre Virgen María, al bienaventurado San
Joanni Baptístæ, sanctis Após- Miguel Arcángel, al bienaventurado San
tolis Petro et Paulo, ómnibus Juan Bautista, a los santos Apóstoles San
Sanctis, et tibi, Pater: quia Pedro y San Pablo, a todos los Santos y a
peccávi nimis cogitatióne, verbo vos, Padre; que pequé gravemente con el
et opere: mea culpa, mea culpa, pensamiento, palabra, y obra, por mi
mea máxima culpa. Ídeo precor culpa, por mi culpa, por mi grandísima
beátam Maríam semper culpa. Por tanto, ruego a la biena-
Vírginem, beátum Michaélem venturada siempre Virgen María, al
Archángelum, beátum Joánnem bienaventurado San Miguel arcángel, al
Baptístam, sanctos Apostólos bienaventurado San Juan Bautista, a los
Petrum et Paulum, omnes Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo,
Sanctos, et te, Pater, orare pro a todos los Santos, y a vos, Padre, que
me ad Dóminum Deum nostrum. roguéis por mí a Dios nuestro Señor.
El Sacerdote vuelto hacia el pueblo dice:
V/. Misereátur vestri omnípotens Deus, V/. Dios tenga misericordia de
et dimíssis peccátis vestris, perdúcat vosotros y perdone vuestros
vos ad vitam ætérnam. pecados y os lleve a la vida eterna.
R/. Amen. R/. Amén.
V/. Indulgéntiam, absolutiónem et V/. El Señor todopoderoso y mise-
remissiónem peccatórum vestrórum ricordioso os conceda la
tríbuat vobis omnípotens, et miséricors absolución y el perdón de vuestros
Dóminus. pecados.
R/. Amen. R/. Así sea.

COMUNIÓN DE LOS FIELES


Después tomando una Sagrada Forma del copón, lo muestra al pueblo diciendo:
ECCE AGNUS Dei, ecce qui tollit HE AQUÍ el Cordero de Dios, he aquí
peccata mundi. al que quita los pecados del mundo.
Y, junto con los fieles, dice por tres veces:
R. Domine, non sum dignus ut intres R. Señor, yo no soy digno de que
sub tectum meum; sed tantum dic entres en mi casa, pero di una sola
verbo et sanabitur anima mea. palabra y mi alma será salva.

A continuación, distribuye la Sagrada Comunión.


En la Forma Extraordinaria, la Sagrada comunión se
recibe de rodillas –las personas que no estén impedidas-
y en la boca.

Antífona de Comunión Mateo 12, 50


Durante la comunión el coro interpreta la antífona de comunión y otros cantos apropiados.
«Quicúmque enim fécerit voluntátem El que hace la voluntad de mi
Patris mei, qui in cælis est: ipse meus Padre, que está en los cielos, ése es
frater et soror, et mater est,» dicit mi hermano, mi hermana y mi
Dóminus. madre; lo dice el Señor.

DE PIE
ORACION POSCOMUNION
Terminada la purificación de los vasos sagrados el sacerdote, invita a los fieles a la acción de
gracias por los dones recibidos.
V/.Dominus vobiscum. V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Et cum spíritu tuo. R/. Y con tu espíritu.
OREMUS: OREMOS:
Deus: ut intercedéntibus Sanctis tuis, Te suplicamos, Dios omnipotente,
illíus salutáris capiámus efféctum: que por la intercesión de tus santos
cujus per hæc mystéria pignus nos hagamos participes de los frutos
accépimus. Per Dominum Jesum de aquella salvación, cuya prenda
Christum, Filium Tuum, qui Tecum hemos recibido en estos misterios.
vivit et regnat in unitate Spiritus Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
Sancti, Deus, per omnia saecula que contigo vive y reina en la unidad
saeculorum. Amen. del Espíritu Santo y es Dios por los
siglos de los siglos. Amén.

DESPEDIDA
Nuevamente desde el centro del Altar, el sacerdote saluda a los fieles:
V. Dominus vobiscum. V. El Señor esté con vosotros.
R. Et cum spíritu tuo. R. Y con tu espíritu.

El sacerdote despide al pueblo cantando:


V. Id, la misa ha
concluido.
R. Demos gracias a Dios.

BENDICIÓN
DE RODILLAS
El Sacerdote reza inclinado y en voz baja la oración Placeat e imparte la bendición.
BENEDICAT VOS Omnipotens Deus, OS BENDIGA Dios Omnipotente,
Pater et Filius et Spiritus Sanctus. Padre, Hijo y Espíritu Santo.
R/. Amén. R/. Amén.
A continuación recita el Prólogo del Evangelio de San Juan, mientras el coro interpreta
algún motete de acción de gracias.