Está en la página 1de 2

El registro de todas las transacciones monetarias producidas entre un país y el

resto del mundo en un determinado periodo es conocido como balanza de pagos.


Se considera aspectos como la balanza comercial, entendida como la diferencia
entre las importaciones y exportaciones de bienes y servicios, y considera también
la llamada cuenta de capitales. Cuando todos los componentes de la balanza de
pagos se incluyen, el total debe sumar cero, sin posibilidad de que exista un
superávit o déficit.
La cuenta de la balanza de pagos general siempre tiene que estar en equilibrio
cuando todos los tipos de pagos son incluidos, es posible que ocurran
desequilibrios en las cuentas individuales que forman la balanza de pagos, como
la cuenta corriente, la cuenta de capital o la financiera. Algunos incluyen aspectos
como balanza de rentas y de transferencias, que al final de cuentas forman parte
de la balanza comercial o de capitales.
La balanza comercial, al considerar importaciones y exportaciones de todo tipo,
considera también los pagos e ingresos en divisas, por cuanto las importaciones
se tienen que pagar con divisas y las exportaciones son remuneradas también con
divisas.
La cuenta de capitales considera los movimientos de capitales que el país realiza
con el mundo exterior, tales como el endeudamiento externo público y privado,
emisión de deuda pública o privada en el mercado financiero internacional, como
es el caso de la emisión de bonos. Se considera también la colocación de
acciones de sociedades nacionales en el mercado bursátil internacional, lo que
representa un ingreso de divisas, de capitales.
En la cuenta de capitales, se considera también la inversión extranjera en el país,
esto implica el ingreso de capitales, de divisas. Igualmente se considera el
comportamiento o variación de las reservas internacionales, las que a su vez
dependen de aspectos como la misma balanza comercial o de otros componentes
de la cuenta de capitales. Todos estos conceptos son registrados en la balanza de
pagos, lo que al final puede dar un resultado positivo o negativo, en la medida en
que los pagos y salidas de divisas sean superiores o inferiores a las divisas y
capitales recaudados. Cuando la balanza de pagos es negativa, significa que el
país en su interacción con el mundo, tiene como resultado final una mayor salida
que entrada de recursos, lo que implica recurrir al endeudamiento para suplir la
falta de dinero para equilibrar la balanza de pago.

Para una mayor comprensión hay que definir el concepto de gasto, por lo que
gasto comprende todos los costos expirados que pueden deducirse de los
ingresos. De este modo, podemos definir como gasto público como la suma de los
gastos realizados por las diversas instituciones, entidades y organismos
integrantes del sector público de una economía nacional. El cual comprende el
gasto realizado por el Estado y sus Organismos Autónomos, las Corporaciones
Locales, las Empresas Públicas y la Seguridad Social. Y es por medio del gasto
público que se trata de dar respuesta, en los países con economía de mercado, a
las necesidades de carácter público o colectivo. Por lo que se piensa que el gasto
público se puede clasificar desde un punto de vista orgánico, económico y
funcional.
El gasto corriente es utilizado para realizar actividades ordinarias productivas o de
prestación de servicios de carácter regular y permanente, así como para trabajo
de conservación y mantenimiento menor. Además, incluye los gastos destinados a
las actividades de investigación y desarrollo, debido a que no producen beneficios
concretos y generalmente no están incorporados en los activos físicos de las
dependencias y entidades. 

Podemos concluir diciendo que el país de acuerdo con los diferentes tipos de
ingresos con los que cuenta, ya sean impuestos, derechos, aprovechamientos o
productos, contará con activos que le permitirán llevar a cabo los diferentes
proyectos o planes anuales con los que trabajará para el bienestar de la sociedad
en general, sin embargo, es de gran importancia saber que a pesar de que se
cuente con esos ingresos, la mayoría de las veces la mala elaboración del
presupuesto lleva al gobierno a caer en excesos, pues el mal uso de los recursos
con los que cuenta así como la mala administración de los mismos, es un grave
problema que tienen que atenderse antes de convertirse en una enorme de duda.

Es por eso que para poder entablar un buen presupuesto de los recursos,
debemos conocer en que es en lo que se está gastando y así, de esta manera
lograr una mejor distribución, que a su vez trate de ser al máximo equitativa y que
permita también el desarrollo sustentable del país.