Está en la página 1de 19

SEMINARIO

“Entrenando para soñar”

TEMA # 1
“La verdad que construye”
Lampara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino. Salmo 119:105


Propósito: Que cada pareja distinga entre las realidades que vivimos y la verdad de Dios
para nosotros como pareja, los planes de Dios y como llegar a hacerlos realidad a través de
Jesucristo la base y soporte de mi relación.

Introducción: Cada vez la figura del hombre y la imagen del matrimonio es más atacada. En
esta época de la historia de la humanidad, vivimos el post modernismo (postura de
pensamiento que trajo consigo ideas opuestas a lo que la modernidad aceptaba) y sus ideas
traen cambios que la sociedad acepta como buenos y los asume para su vida diaria, por
ejemplo, dice el post modernismo:” La verdad no existe todo es relativo”, “No hay progreso,
el futuro no será mejor, probablemente será peor”.
Esto nos cambia la forma de vida, ideas de familia, relaciones como pareja y nos
encontramos que esta influencia se ha ido adueñando de la forma de vivir hasta de aquellos
que siguen creyendo en Dios.
Algunas ideas se han ido adueñando de nuestra sociedad post modernista,
§ Parejas que primero probamos y luego decidimos si nos conviene estar juntos.
§ Cero hijos, este mundo va de mal en peor y yo no quiero traer hijos al mundo a que
sufran.
§ Cambiamos los hijos por mascotas, sin hijos disfrutamos más y nos podemos dedicar
más tiempo y dinero a nosotros mismos, no me siento capaz de traer un hijo al mundo
y formarlo.
§ Pasamos de dos géneros humanos a más de 16 géneros.
El motor de todo sueño es la esperanza, que es precisamente lo que la post modernidad ha
perdido y no tiene como recobrarlo. (1 Cor. 13:13)
El amor de Dios es la verdad que alimenta nuestros sueños y esperanzas, la gasolina que
mueve nuestras esperanzas de ver una vida buena para mí y los míos. (Jeremías 29:11).
¿Qué tiene Dios para sus hijos?, Él es el mismo de hoy y siempre, en Él no hay sombra de
variación, Gen. 2:14, Gen. 12 2-3, Deut. 6:3-7, Efesios 5 y 6, son palabra de Dios que no ha
perdido vigencia y son la esperanza que el método de Dios no caduca y sigue dando buen
fruto para las familias de hoy.
Solo conociendo la verdad, ella nos hará libres para distinguir entre lo bueno y lo malo,
entre la verdad y la mentira disfrazada.
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
Los agentes del FBI son adiestrados no en conocer muchas falsificaciones o las mejores sino
más bien en conocer tan bien lo verdadero que al tener algo falso lo reconocería con
facilidad.
De manera similar mi pareja necesita de mi ayuda para estar alerta a la verdad de Dios
acerca de si mismo y la vida que han decidido vivir. Al convivir con la verdad de Dios e
incorporarla a su vida comenzará a darse cuenta que las mentiras o pensamientos falsos
solo niegan la verdad de Dios para mí y serán fácilmente descartadas en nuestra vida.
(Efesios 4:22-23)

La verdad, una nueva forma de comparación
Para que surja la seguridad que tu pareja necesita, se requiere una nueva norma de
comparación que mida de manera precisa y autoritativa su dignidad y valor. La verdad de la
Biblia es precisamente esa norma. Tal como Dios lo estableció, la verdad es un patrón
eterno de valor y dignidad. No cambia con los cambios que da la sociedad.
El concepto de verdad puede suscitar todo tipo de respuestas negativas, entre otras: “que
aburrimiento”, “que cosa más sin gracia”, “muy restrictivo”, “solo para profundos
pensadores”. Si, la verdad es la única norma por la que las personas se pueden medir en
forma precisa y confiada. Es el fundamento sobre el que se disponen los bloques de
construcción del valor propio, ¿Quién soy? ¿Cuánto valgo? ¿Qué soy capaz de hacer? Sin el
fundamento de la verdad todos tus esfuerzos por edificar a tu pareja, se derrumbarán
cuando ambos, inevitablemente, se fallen el uno al otro.
Es la verdad que trae la palabra de Dios a tu vida la que enseña con parámetros claros como
vivir ordenadamente y en paz (1 Corintios 10:23). Por esta razón le llamamos el Manual de
Vida, ya que en él encontramos los parámetros de una muy buena calidad de vida.
(Deuteronomio 28: 1-14)

La verdad es poderosa
La verdad de la palabra de Dios promete emoción, sanidad y trato para crecer y esto no
exonera de dolor al ejercitar músculos atrofiados por el conformismo, la desidia y el confort.
(Hebreos 4:12)
¿Quieres marcar la diferencia en tu relación, en tu familia, en tu propia vida?, ¿Quieres
alcanzar el inalcanzable fantasma de tu pareja? ¿Quieres aprender a manejar los conflictos
que atacan a la mayoría de parejas? Es tiempo de ser diferente, de regirse por las leyes del
cielo y permitir que venga su reino a nosotros.


SEMINARIO
“Entrenando para soñar”

La verdad exige una respuesta.
Una noche, bajo una espesa neblina, el capitán de un gran barco, vio lo que parecía ser la
luz de otro gran barco aproximándose a la distancia. Este aparente barco iría rumbo a una
segura colisión. Rápidamente el capitán hizo señales al barco que se acercaba y le dijo: “por
favor cambie su rumbo 15 grados al este”. La respuesta no se hizo esperar y se le pidió a él
que cambiase su rumbo 15 grados al oeste. Indignado el capitán mandó otro mensaje
diciendo:” soy un capitán con treinta años de experiencia y le solicito gire su rumbo 15
grados al este” sin mucha espera la respuesta fue clara: “cambie usted de rumbo yo soy un
marinero de quinta”, ya el capitán enfurecido y fuera de si dijo: “Le doy la orden que cambie
15 grados al este su rumbo y este es un buque de carga de 50 mil toneladas” La respuesta
fue sencilla “cambie usted de dirección porque yo soy un faro”.
¿Seremos como ese capitán?, podemos necesitar cambiar de rumbo cuando nos
enfrentamos a la verdad de Cristo. Lo que hemos pensado siempre pudiera no ser la verdad,
ideas erróneas en absoluto. En nuestra relación, en nuestra familia o en nosotros mismos;
podemos necesitar algo más que un mínimo 15 grado este u oeste.
Puede ser que lleguemos a concluir que necesitemos algo más, que debemos cambiar
rumbo, dirección y hasta destino, porque le hemos hecho frente a nuestros conflictos en
forma equivocada.
Sin tener claro las verdades de Dios para mi vida, podemos estar luchando
equivocadamente y por eso nos sentimos frustrados con los resultados. El conocerlas me
ayudan a trabajar más productivamente y obtener lo que ambos buscamos, paz y
crecimiento.

Aplicación Teoterapica
La verdad de Dios siempre se enfrentará a la realidad nuestra, la realidad humana es
variante, egoísta, prepotente, siempre dependerá de los cambios que nos beneficie. La
verdad de Dios es eterna, nunca cambia, pero requiere compromiso y decisión.
Dios bendice a todo aquel que oye atentamente su voz para guardar y poner por obra todos
sus mandamientos. Deuteronomio 28:1-14





SEMINARIO
“Entrenando para soñar”

TEMA # 2
“Leyes para volar libremente”
“Como el águila que excita su nidada, Revolotea sobre sus polluelos, extiende sus alas, los toma, los lleva sobre sus
plumas”. Deuteronomio 32:11

Propósito: Que los participantes comprendan que la felicidad no se logra pensando en mí.
Que en la medida que nos damos por otra persona el egoísmo se disipa y la felicidad
encuentra un buen terreno para florecer.

Introducción: Es natural que el ser humano sueñe, desde niño fantasea, planea, hace
castillos en el aire y tiene la capacidad de llamar a lo que no es como si fuera. ¿Porqué
perdemos esa capacidad?, algunos dirán porque creció, porque es más realista.
Creo que la razón es el sentido de competencia, la lucha por destacar, un proceso donde
nunca nos gusta perder, y el sentido de competencia alimentado por el egoísmo no nos
permite fallar, nos atemoriza perder y ser la burla de otros, quedarme atrás en esta carrera
por triunfar y tener que ser tan realistas que el soñar es una gran pérdida de tiempo.
Abandonamos el mayor de todos los sueños, amar en libertad para ser realmente felices.
Quizás hoy muchas parejas viven una relación atada a una gran cantidad de mentiras que
hemos creído como verdad, estas se han convertido en una bola de hierro que no nos
permite volar, atados a mentiras que nos han esclavizado pero que llegó el momento de
conocer la verdad de Dios para ser libres.
Vamos a compartir nueve verdades, leyes o principios que comenzarán a liberarnos para
construir en la vida de mi pareja la capacidad de creernos capaces de llegar más lejos de lo
que lo hemos logrado hasta hoy.

Ley #1: La ley de Dar.
Jesús dijo: Da y se te dará, una medida buena, apretada, remecida y rebosante darán en el
regazo, porque con la misma medida con la que mides, serás medido. Lucas 6:38
La ley del dar se aplica a muchas áreas de la vida, pero muy especialmente en el valor propio.
Sin embargo, una filosofía dominante dice: “Nadie puede dar lo que no tiene” El mundo
secular susurra: “Espera hasta que cubras todas tus necesidades; luego serás
suficientemente fuerte para proyectarte a los demás. Entonces podrás “verdaderamente
dar”.
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
¿Es eso lo que quería decir Jesús cuando dijo dad?
¿Acaso puso limitaciones en sus mandamientos para excusar a los pobres?
No parece que fuera así. “¿Por qué?, quizás porque Jesús sabía que todos caemos, un uno
y otro grado, en la categoría de los pobres. Y entonces, no habría nadie que diese, sino solo
un mundo lleno de personas esperando recibir.
El cristianismo está lleno de aparentes paradojas incluyendo una que Jesús nos enseña: Si
damos, recibiremos. De alguna manera tiene lugar una transferencia, de modo de que
cuando damos no somos vaciados, sino enriquecidos, incluso, si no lo vemos o sentimos en
aquel momento.
Quizás estemos cansados de dar. Puede que estés pensando: “No conoce usted a mi
cónyuge. No quiero dar esta vez”, incluso puede que pienses
“No me importa lo que diga la Biblia”. Pero cuando rige la verdad, rigen los sentimientos,
actuar en base de sentimientos negativos, no servirá para edificar la propia imagen de tu
cónyuge ni de tu matrimonio, solo derribará lo que hayas edificado.
¿Eres un dador? Recuerda: Dar es uno de los requisitos en un matrimonio exitoso. Incluso,
si piensan que durante años no has hecho más que dar y dar, por favor no abandones. Tu
pareja necesita más que lo que piensas. Sigue dando, Dios ve y él recompensa, recuerda
que D.A.R es estar dispuesto a recibir.

Ley # 2: La ley de la compensación.
En el mundo donde vivimos cada cosa que sucede tiene una razón, aunque a veces no lo
entendemos o no tenemos la perspectiva para entenderlo, todo tiene una razón.
Entender por qué mi pareja reacciona de una u otra forma solo lo comprendo cuando le
conozco, se sus conflictos de niño o joven, todos tenemos un pasado y este nos afectará
tarde o temprano y si no ha sido tratado peor aún.
Así, el entendimiento o la compensación no es solo una transferencia de información, sino
una empatía para con la otra persona basado en lo que he compartido o comunicado. En
nuestra relación de pareja hemos encontrado que la comprensión es esencial para
desarrollar la auto imagen de mi pareja.
El contexto de la vida mía o el de mi pareja nos ayuda a explicar nuestra propia imagen,
nuestra conducta y nuestras actitudes.
La aplicación de la ley de la compensación nos dará el derecho de ser escuchado por mi
pareja. Las sugerencias y los intentos de edificar una auto imagen sana en ella, nos
permitirán además crear espacios para realmente conocernos e identificarnos con aquella
persona que amamos. Nos permite entender el porqué de su comportamiento y la razón de
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
sus temores. Y nos dará la oportunidad que tu pareja comprenda o al menos deseas
comprender el porqué de las cosas.
La próxima vez que tu pareja exprese alguna preocupación, pregúntale a tu pareja si cree
que tú le comprendes. Practica el escuchar a tu pareja y pide al Espíritu Santo que te enseñe
a mirar más allá de su respuesta. ¿Qué ha ocurrido en la vida de tu pareja en el pasado para
que actúe así, o tenga esa actitud?
Recuerda que tenemos la pareja que vamos construyendo (Prov. 24:3), voy formando o
deformando mi pareja y dedicar este tiempo evitará muchos dolores de cabeza en el futuro.

Ley#3: Ley de la perseverancia.
El mundo actual desea todo pronto sin espera, vajilla desechable, pizza en 30 minutos,
comida precocida, todo pronto y con el mínimo esfuerzo. Queremos ver cambios con una
sola queja o una conversación superficial ojalá ayer, pero si no, la paciencia me permite
esperar hasta hoy. Sin embargo, y en contra de nuestros deseos, los cambios positivos que
podemos ver van teniendo lugar lentamente y muchos siguen el proceso.
Muchos de nuestros pensamientos nos acompañan desde hace ya muchos años, empezar
a “descargarle” las verdades de Dios al sistema traerá situaciones donde debemos conocer
más al Dios de las verdades para entender su plan en mi vida. Necesitamos crecer en
confianza y entender que esto es un proceso (2 Cor. 3:18)
La ley de la perseverancia nos advierte que no busquemos un cambio inmediato, los
verdaderos cambios requieren tiempo porque son de adentro hacia afuera. Esto requerirá
tiempo como el “Bambú Chino” requiere mucho tiempo para echar raíces, pero luego nada
lo seca porque sus raíces lo sostendrán. Los cambios por imagen o por satisfacer a mi pareja
serán momentáneos, son solo externos.

Ley #4: Ley de la siembra y la cosecha. Gálatas 6:7
Uno de los grandes defectos del ser humano es que generalmente tiene sueños de vivir
bien, pero todo se queda en grandes deseos y cuando no se realizan, creen que Dios o la
pareja les fallaron.
Todos soñamos con vivir bien y que el futuro de mi relación y mi familia sea excelente,
porque no todos lo logran. La fuente de la verdad, el manual de vida o la palabra de Dios
enseña: “No os engañéis, Dios no puede ser burlado, todo lo que el hombre siembra eso
mismo recogerá” (Gálatas 6:7)
Veo con futuro nuestra relación, espero que muchas cosas sean mejores después, o espero
solo que el tiempo pase como aquel que paga una pena, hasta que la muerte nos separe o
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
decimos “Señor te lo llevas o te lo mando”. El final de la historia no depende de la suerte o
de la buena voluntad de Dios.
¿Qué estás sembrando hoy en tu relación? ¿Sembramos comprensión, paciencia, bondad,
amor, gozo? ¿Sembramos la mala hierba de la desconfianza, las exigencias, egoísmo,
impaciencia o el descuido? Lo que vivamos en el mañana es fruto de lo que sembramos hoy.
Debemos sembrar la buena semilla con fidelidad, cuidar de ella con paciencia y cuidar el
fruto para luego cuando este maduro disfrutar de él.

Ley # 5: Ley de la susceptibilidad a la enseñanza.
El manual de vida enseña una y otra vez que el crecimiento no puede tener lugar sin un
corazón susceptible, apto, dispuesto a ser enseñado. Creemos que un espíritu dispuesto es
uno de los elementos más importantes en cualquier relación y con esto en el crecimiento
de la misma.
Entendemos por espíritu dispuesto a ser enseñado a un espíritu deseoso de aprender cada
día más, lo de ayer ya paso, aprendí y hoy es un nuevo día para aprender siempre algo nuevo
con el firme propósito de hacer siempre lo correcto delante de Dios y sus planes para mí.
No temamos delante de Dios ni de mi pareja decir “No sé”, “ayúdame”, “Por favor ayúdeme
a crecer en esta o aquella área”. Quizás es posible tener una pareja que no sea muy
susceptible a aprender, nuestro trabajo empieza en orar para que tenga sed y hambre de
progreso y que no se satisfaga con la mezquindad de una vida sin sueños ni metas. Estar
dispuesto a prender es contagioso si sabemos transmitir y no como punto de comparación
o critica.

Ley # 6: Ley de la responsabilidad.
La ley de la responsabilidad demanda que sometamos nuestra vida al juicio y la autoridad
de otra persona para que te ayude a vivir la vida cristiana. La verdad destacada en el manual
de vida a través de Pablo nos lo solicita en Efesios 5:21.
Someterse a otra persona involucra riesgo y temor. Pero con el riesgo viene la esperanza de
ser conocido y aceptado. Y con la aceptación viene un crecimiento en la confianza y con ella
la protección.
En una relación sana se demuestra la necesidad uno del otro, y qué tan importantes es el
otro para mí, qué quiero compartir mi vida con él (ella), se demuestra el deseo de ser amigo
y la confianza que crece cada día.
La responsabilidad establece una sociedad de protección mutua. Cuando me vuelve
responsable ante mi pareja, te deja entrar en el interior de su vida. Es probable que en esa
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
libertad se puedan revelar las debilidades para entender que nos necesitamos y que
tenemos la confianza para pedir ayuda a quien me ama.
La responsabilidad funciona como un paraguas, protege. Cuando nos damos en libertad nos
hace sentir que soy parte de la vida de mi pareja. El designio de Dios es que la relación sana
que incluye una sociedad de responsabilidad para los propósitos de crecimiento, protección
y confianza. Y la confianza es algo innegociable, sin confianza no hay unidad.

Ley # 7: Ley del riesgo.
Toda inversión trae su propio riesgo, el matrimonio puede ser la mejor o la peor de las
inversiones en la vida. Los especialistas recomiendan que la principal característica para
invertir sea que haya transparencia y libertad para saber cómo va el negocio. Eliminar las
máscaras, ser sinceros, decir con respeto lo que pienso y siento nos deja frágiles ante mi
socio de inversión, pero me da claridad en el camino y seguridad por dónde ando.
Asumir riesgos, dejar que otra persona entre en tu vida y te conozca como eres, es un riesgo,
pero lo estás haciendo con aquella persona que amas y te ama, con tu complemento no con
tu contrincante. Ayudémonos como pareja a ser valientes y romper esquemas de
precaución, abramos espacios de comunicación, escucha y ten paciencia. Es cierto esto te
hace vulnerable o frágil ante los demás, pero es la única forma de romper temores y crecer,
es tiempo de confiar de arriesgarse para ganar.

Ley # 8: Ley de la valía dada por Dios.
Helen Keller una escritora estadounidense, sorda ciega decía.” Es tanto lo que recibido de
Dios que no tengo tiempo para pensar lo que no me ha sido dado”
Solo las personas con visión clara (no es lo mismo vista que visión) son capaces de mirar
más allá de las circunstancias y condiciones que nos limitan a ver todas aquellas cosas que
se nos dieran para disfrutar en la vida. Darse cuenta de que Dios nos ha dado valía y
dignidad, somos hechura de sus manos, especial tesoro para él, saber esto nos genera
seguridad y confianza.
Efesios 1:3-4 es solo una muestra de lo que somos para nuestro dueño y Señor, esta verdad
en un corazón sano y fortalecido por el Espíritu Santo traerá sobre nosotros la capacidad de
creer ser y serlo cada día. Mi comportamiento, mis acciones, mi vida reflejará que hay
dentro de mí y no permitiré ser tratado menos de lo que soy, ni más de lo que debo ser.
(Romanos 12:3)
Estimulemos la valía y respeto alcanzada por la pareja recordándole los cambios que ha
realizado, sus éxitos y sus aportes a que esta relación este mejorando, estimulémonos el
uno al otro y estaremos siempre en un proceso de crecimiento y refrescar de la relación.
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”

Ley # 9: Ley de la suficiencia divina
Todo lo que hemos visto hasta ahora podría ser solo una ilusión vendida a través de muchas
palabras si no tenemos el fundamento básico en la vida de toda persona; Jesucristo. Él es la
base sobre la cual fundamentamos todo proyecto que soñamos.
Toda relación de pareja debe de ser de tres; Yo, mi Pareja y Jesucristo como base y
fundamento de nuestra relación. No es que nosotros lo logremos todo o que no tengamos
inconvenientes, sino que nuestra competencia viene de Dios. (2 Cor. 3:5)
La tarea de mantener sana nuestra relación no es sencilla, el trabajo de cumplirle a mi pareja
tampoco lo es, inclusive pueden surgir normalmente sentimientos de incompetencia o
desesperanza y envolvernos como una espesa niebla. Durante estos tiempos, la verdad
puede parecernos poco práctica o hasta irreal pero el centrar mi vida en la suficiencia de
Jesucristo nos dará fuerza y no nos dejará quedar avergonzados, Él está vivo y dispuesto a
brindarnos la ayuda y el soporte para salir adelante. No importa que tan inadecuado te
sientas para ayudar a tu pareja, o cuan dañada este la relación, Dios es totalmente capaz de
hacer lo que parece imposible. Su poder se hace aún más notorio conforme más débil soy
(2 Cor. 12:10)

Aplicación Teoterapica
Siempre hemos creído que para ser libres debemos hacer lo que cada uno quiera sin atarme
a nada ni a nadie y que al casarme o unir mi vida a otra persona pierdo allí muchas de las
capacidades u oportunidades de volar, sin embargo, lo más maravilloso de este estado es
poder volar acompañado, con libertad, aprendemos a compartir, a sembrar con sabiduría,
a perseverar, a arriesgar por amor y otras tantas cosas que nos permiten salir del egoísmo
y volar dependiendo de la única fuente inagotable de amor, Jesucristo.

Se recomienda observar el siguiente video:
https://www.youtube.com/watch?v=5RwyELvnr7A






SEMINARIO
“Entrenando para soñar”

TEMA # 3
“Distintos pero felices”
Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas. Hechos 2:44

Propósito: Existe un mito en las parejas de creer que la media naranja aparecerá y seremos
iguales nos gustará lo mismo y nunca habría diferencias. Tan irreal como que la naturaleza
nos da medias naranjas, así de irreal es encontrar alguien igual a mí, ama lo que amo,
disfruto lo que disfruta, duerme y despierta a la misma hora que yo. Para amarse y viajar
juntos en este proyecto de vida no es necesario ser iguales aunque si se necesita ir en la
misma dirección.

Introducción: La idea de que un hombre y una mujer se relacionaran y decidieran establecer
una relación formal fue del mismo creador que al ver su obra perfecta y terminada vio que
no era bueno que el hombre desarrollara su vida solo, sino que contara con un
complemento que no solo lo acompañaría, sino, sería su ayuda idónea, compañera de por
vida y socia para juntos formar sueños y hacerlos realidad.
Viene entonces la aceptación incondicional de Adán hacia Eva, cuando Dios le presenta al
varón su complemento la reacción de él no es volver a ver a su lado si tiene otras opciones
o si puede mejorársela en tal o cual detalle. La reacción es clara de aceptación, satisfacción
y aprobación total.
Como si se tratara de aquel traje de vestir hecho a la medida, donde fue tallado a su medida,
pero es necesario irlo amoldando a su cuerpo. Ella es huesos de mis huesos y carne de mi
carne calza a la medida, es solo lo que necesitaba, lo que Dios había dado para la necesidad
de Adán.
¿Como creen que se sintió Eva ante la reacción de su pareja? Completamente aceptada, sin
reproches, sin condiciones. Ella también decidió, aceptó a su pareja e inician una aventura,
un sueño de vivir complementándose el uno al otro, a moldearse a la medida del otro,
aceptándose y trabajando en la misma dirección y para un fin común. Esto es
complementación.
Dios no creo medias naranjas ni medios seres humanos que nos completara otro ser
humano, creo a seres diferentes pero que a través de una dosis grande de amor fueran
capaces de amarse, aceptarse y perdonarse por un fin en común, un sueño o una meta
compartida, donde cada uno aportaría al otro lo que a este le faltaba.
Dios había trazado un camino (Gen.2:24) esto implicaba:
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
1. Dejará; Significa ir más allá de solo irse a otra casa a dormir o vivir, implica cortar el
cordón umbilical, la dependencia económica, emocional y hasta espiritual, nos
convertimos en “harina de otro costal”. Para muchos no se corta sino solo se estira
aquel cordón o ligamen donde se depende aún para tomar decisiones, para
escondernos en medio de los conflictos o para tener siempre una barca escondida
para huir.
Esto genera competencia entre la nueva familia y la que aún no dejo, competencia
en dependencia y lealtad que debe ser primero con mi cónyuge. Debemos
diferenciar entre familia y familiares.
2. Se Unirá… es imposible unirme si antes no he dejado, se unen los planes, las metas,
los sueños, unir es formar un vínculo permanente, empezar o realizar un
compromiso que nos une por siempre y que buscamos separar fácilmente. Si esta
unión se tratara de romper sin duda alguna quedaría ya una marca o un daño visible.
La intención de Dios era que la unión fuera un compromiso irreversible.
3. Y será una solo carne… hacer el milagro de que dos seres diferentes logren llegar a
ser uno solo, que, aunque pensaran diferentes si irían en la misma dirección,
compartirían un mismo norte, un mismo objetivo.

Las decisiones mal tomadas
El manual de vida nos narra que el proceso de adaptación de Adán y Eva fue muy productivo,
ambos gozaron de una perfecta relación mediante la aceptación el uno del otro, todo iba
bien hasta que surgió el eterno enemigo de la humanidad (Gen. 3:1-5)
Las consecuencias de hacer lo que no debíamos no esperaron y brotaron en el corazón del
hombre su primer mal, el miedo. Adán nunca había sentido esa cosa tan incómoda (Gen.
3:10), esa sensación tan extraña los empujó a hacer lo inesperado, nos cubrimos el uno del
otro, se escondieron detrás de unas hojas de higuera, aprendieron a ocultar su temor y
depender cada uno solo de si mismo. Se hicieron esclavos del pecado y el miedo a partir de
este momento y lo heredaron.
Adán y Eva habían conocido el vivir plenamente en la aceptación en su relación y con Dios.
Ahora viven solo recordando aquello que tenían y se dan cuenta que en esta relación tienen
un nuevo compañero, el temor y este se involucra no solo en su relación de pareja sino
también en su relación con Dios. Hoy Dios nos ofrece aceptación total y sin condiciones,
pero nos parece imposible tenerlo y aún más difícil aceptarlo para disfrutarlo.
El temor solo es capaz de ser expulsado de nuestro interior a través del amor (1 Juan 4:18)
y es el amor que nos permite traer a la relación dos elementos importantes: uno, la
aceptación total, sin centrarnos en las imperfecciones o las diferencias, verle como la
provisión de Dios para mi vida y dos: el compromiso de luchar con mi pareja contra viento
y marea, en la salud y en la enfermedad, en la abundancia y en los escases, etc., etc. Son
estos factores los responsables de generar la unidad perfecta de hacer de dos, uno, que no
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
se fragmente por temor a perder algo de lo que soy, porque ahora al ser uno el bien de ella
es el mío y viceversa.
La piedra angular de esta relación debe ser Jesucristo, de eso estamos claros pero la
columna vertebral de esta relación en la aceptación incondicional de dos personas que
dependen de Dios y le aman más a El que a sus propias vidas, de seguro allí no habrá
egoísmo ni prejuicios, ni temores.
Aclaremos, no se trata de una aceptación resignada, derrotada o porque no hay de otra, se
trata de una aceptación que trae expectativa y entusiasmo de luchar cada día por enfrentar
lo que hay que mejorar y cambiar por el bien de la relación. Sin aceptación incondicional
hay criticas constantes sin enfrentar, grietas en el alma sin resolver y heridas que no las
sana el tiempo.
Cuando me concentro en lo que el otro tiene que cambiar soy yo quien le estoy tratando
de cambiarle. Solo el Espíritu Santo quien convence de pecado, justicia y juicio (Juan 16:8),
es quien convence el corazón de un hijo de Dios que lo que hace lo debe de corregir. Si soy
yo quien corrijo, reclamo o reprocho cada día llegará el momento que ya no tendremos una
sociedad productiva sino una terrible guerra civil en casa.

¿Qué hacemos entonces con las diferencias?
Como una piedra en el zapato, esa piedra que por pequeña que sea a lo largo del camino
dejará una marca y una molestia, que por no tratarla, traerá consecuencias que atormentan
cada vez que la piedra se hace sentir. Desechar el zapato sería un gran error, sacar la piedra
es la solución sana.
Las diferencias son amenazas que nos roban nuestro ambiente de aceptación sana y amor
pacifico, irónicamente son esas diferencias lo que nos atrajo siendo novios, los polos
opuestos se atraen, pero pasada la luna de miel aquellas diferencias nos molestan e
intentamos cambiar a mi pareja para mi bienestar.
Tenemos dos opciones únicamente: o trabajamos con mi pareja negociando esas
diferencias (no con critica permanente) con paciencia sabiendo que no puedo cambiar yo
al otro sino negociar y aportar si es posible o solo tener paciencia para estimular el cambio
y esperar. O la otra opción, rechazar las diferencias y vivir una continua batalla que desgasta
la relación y generan muchas heridas que tendremos luego que intentar sanarlas. Esta
batalla puede durar toda la vida e incluso aprender a pasar el tiempo y no hacer ningún
cambio.
Si decidimos tomar la primera opción y trabajamos las diferencias aquí hay algunas
recomendaciones:
1. Ore por usted mismo: Comencemos por orar por nosotros mismos para que entremos
en sintonía con Dios y poder escuchar su guía, su dirección. El desgaste que tenemos
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
al tratar YO de cambiar al otro, es demasiado, ver con la perspectiva de Dios es lo
apropiado.
Probablemente lo que yo considero como errores de mi pareja tenga muchas cosas
que Dios permite para formar algo en mí y cumplir así la complementación en esta
relación. Para descubrir ese trato de Dios en mi vida es esencial revisar mis actitudes
hacia mi pareja.
Pide a Dios que examine tus actitudes y tus motivos, y que te dé una mayor capacidad
para comprender y aceptar las diferencias de tu pareja. Recuerda que Dios nos está
puliendo, que el proceso de formación no ha terminado y que eres tú el instrumento
de Dios usa para ayudar a pulir a tu pareja.

2. Habla de las diferencias con tu pareja: La comunicación asertiva en una pareja se da
cuando estos tienen la capacidad de sentarse a conversar en paz y tranquilidad, no en
medio del conflicto o cargando el resentimiento de conversaciones no resueltas
donde me siento señalado y juzgado.
Demos y pidamos el derecho de ser oído sin antes ser juzgado, aclare que no estás
rechazándole y que le amas a pesar de las diferencias.
No trates de resolver todos los temas en un solo momento vamos poco a poco. Dios
nos mostrará y nos dará el momento para hablar temas “Prohibidos” que
generalmente nunca trataríamos para evitar grandes guerras. Pero también debemos
ser conscientes que en esta vida tendremos debilidades o predisposiciones que nunca
venceremos del todo y solo el amor será capaz de cubrir la falta. Termina siempre toda
conversación con la afirmación de que le amas y siempre estarás allí para ayudar.

3. Ayuda y protege a tu pareja con su permiso: Cuando hablamos de diferencia no
hablamos de conflictos que tienen que ver adicciones o vicios que mi pareja trae desde
su vida individual, conflictos de personalidad o costumbres de formación familiar que
son propias de una cultura. Hablamos de diferencias como la impuntualidad, la
paciencia, la planificación, la tendencia a ser impulsivo o controlador, en su mayoría
tienen que ver con comportamientos asumidos de algunos de sus padres pero que se
pueden corregir si se trabaja en equipo. La ayuda no puede ser tan fuerte que se haga
públicamente o avergüence o desnudes sus errores en público, donde se sienta mi
pareja atacada y no apoyada.
Si tu pareja autoriza que le ayudes, pide a Dios sabiduría de cómo, cuándo y dónde
debes hacerlo para ser un apoyo y no un tropiezo para que sea percibido como apoyo
y aceptación y nunca como rechazo.

4. Ignóralas: Algunas diferencias de tu pareja pueden no ser debilidades suyas sino más
bien detalles que me formarán y ayudarán a corregir las mías. Encomendemos en
oración estas diferencias al Señor, pidiendo que tengas paz incluso si mi pareja no
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
cambia. Traigamos a memoria los puntos fuertes de nuestra relación y agradezcamos
al Señor por su provisión a través de la vida la pareja.
Nunca nos cansemos de expresar el compromiso en esta relación y de hablar siempre
de la aceptación de mi ser querido. Ejercitémonos cada día en decir lo bueno.
Experimentar la aceptación es un proceso que se construye día a día.

Aplicación Teoterapica
El ser diferentes nunca será una razón para separarnos, al contrario, las diferencias pueden
ser instrumentos de Dios para pulirnos y hacer de nuestra relación un proceso de mejora
constante. La aceptación nos da la capacidad de ser reales y aprobados, si con aquel “error”
no dañamos a nadie o dejamos de crecer podemos aprender a vivir con él, pero de lo
contrario debemos corregir por amor a los que amo.
Recordemos que el miedo a cambiar o pedir un cambio, solo traerá zozobra y la
imposibilidad de avanzar y crecer en la vida de familia.

























SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
TEMA # 4
“Viajando con la maleta liviana”
“Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. Mateo 11:30

Propósito: Que cada persona tenga claro la necesidad de viajar por la vida sin cargas
innecesarias y descubran que es mejor soñar y vivir sin peso que solamente generan
desgaste y agotamiento

Introducción: En una ceremonia de sepultura, un persona decía que cuando venimos al
mundo llegamos sin nada, somos totalmente dependientes y lo que vamos adquiriendo nos
genera una maleta que conforme avanza el camino se vuelve más pesada y difícil de llevar,
el orador decía en esta ocasión que al volver a la casa del Padre debíamos dejar la maleta y
entrar sin ella como salimos.
Estoy de acuerdo con el orador sin embargo yo ampliaría que cada ser humano debería de
viajar por la vida liviano sin cargas para volar, para poder soñar y avanzar en la vida.

¿Qué cargamos en nuestra maleta?
El ser humano desarrolla su vida en etapas, cuando nacemos somos totalmente
dependientes de lo que nuestros padres, abuelos, tíos o personas influyentes van
depositando en nuestras mentes y formando conceptos que serán lo que utilizaremos para
formar nuestros principios y reglas para la vida. Son estas enseñanzas lo que nos permitirá
enfrentar la siguiente etapa de nuestra vida y salir del cascaron del hogar y enfrentar un
mundo muy cruel llamado niñez.
En esta etapa salimos a enfrentar un mundo que probará nuestro auto estima y valores, nos
añadirá otros tantos que recibiremos por presión de grupo e incluso asumiremos nuevos
comportamientos y valores con tal de no ser rechazados por nuestro grupo social.
El deseo de Dios era darle al hombre la confianza de que el estaría para ayudarle y
protegerle siempre, que podía depender de él, Dios era y será siempre más fuerte y firme,
no habría nada que temer. Pero el hombre decide depender de si mismo y surge por
primera vez un sentimiento que nunca había percibido “El Temor”.
Este sentimiento que le deja al descubierto su incapacidad de depender de si mismo y es la
principal causa de que nuestra maleta se llene cosas innecesarias y pesadas.
Aunque no todo es malo, estas etapas nos dejaran recuerdos y vivencias que fortalecerán
principios y valores de familia que nos darán herramientas para la vida.
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
La maleta la llenamos de buenos recuerdos que fortalecen la autoestima, momentos que
me dan identidad, ideas falsas que me dañan mi valor y hasta experiencias que como
fantasmas salen a provocar temores irreales y dudas que nos minimizan.
Deficiencias de nuestros padres, sobre protección o des protección, padres permisivos o
demasiado exigentes, padres ausentes o presentes, pero como si no estuvieran, padres
proveedores de lo material solamente o de los que ni eso proveen, son solo unas de las
tantas causas de una vida precavida que hace que nuestra maleta este llena de cosas que
no ocupamos o que justifiquen mis comportamientos.
En la Teoterapia no buscamos culpables sino soluciones y nuestro objetivo no es culpar a
nuestros padres que solamente trataron con las herramientas que tenían hacer lo mejor
que les fue posible. Sin embargo, es importante ponernos en paz con nuestras raíces, obviar
esto y solo alejarnos de aquellos de quienes tenemos resentimientos pero que por el que
dirán mejor no los expresamos o los justificamos para no enfrentar.
Ser sinceros con mi pareja y con nosotros mismos nos ayudara a plantearse soluciones para
sanar nuestras raíces y no cargar comportamientos aprendidos a nuestras familias. Hablar
de estas cosas no es sencillo, sobre todo porque me descubro ante mi pareja y quedo a
expensas de su prudencia y discreción.
Debo ser consciente de que la gracia de Dios es mayor que cualquier error que mis padres
o ser querido hubieran cometido. El perdón es la herramienta básica para ser libre y quitar
peso a mi maleta, este es personal y es real solo cuando yo decido que lo sea, para libertad
de la otra persona y mejor aún de la mía. Perdonar no implica exponerse otra vez ante aquel
que no ha comprendido el daño causado o no quiere serlo, se perdona y se aparta si es
necesario, solo con el fin de dejar atrás el pasado.
Si es posible honre a aquellos que te dieron la vida, hónrelo con su forma de vida, con su
buen trato y hasta con su dinero. Si la relación no es para crecer o más bien traería roce o
dolor, hónrele con su vida y nunca hable mal de ellos solo diga lo que es bueno y si no lo
hay guarde silencio.

¿Es tiempo de limpiar mi maleta?
Uno: Tratar de volar sin alas es literalmente imposible, y no alejarse de quienes las cortan
es igual de dañino, por eso el ser humano lo primero que necesita es reconocer su necesidad
y pedir ayuda a la única fuente capaz de darme soporte y sostén.
Dios da la ser humano la probabilidad de sanar y reiniciar lo que le sería imposible por sus
propias fuerzas además de empoderarle para que sane, perdone y sea capaz de reconstruir
sueños y metas para seguir adelante sin depender de lo que otro ser humano le pueda dar.
La llegada de Jesucristo a nuestra vida es trascendental y con la promesa del Espíritu Santo
(Juan 14:16) son el dúo necesario para iniciar este trabajo, no inicie la limpieza sin ellos.
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”

Dos: Lo permitido para el viaje de la vida en nuestra maleta debe de cumplir con requisitos
básicos para ayudarnos a definir y cumplir el norte de vida, mi propósito y como lograrlo.
Debe de alumbrar mi camino (Salmo 119:105), debe definirme lo que gobierne mi mente
(Filipenses 4:8), y ser el mapa que guía mi diario vivir y me enseñe los principios eternos
(Deuteronomio 28:1)
Nuestra maleta muchas veces fue llena de reglas o principios que utilizaron nuestros padres
y no les dieron los frutos esperados, sin embargo, nuestra mente los asume como los aptos
para mi vida. Aunque vi que no funcionaron en ellos los repito y transmito como si fueran
buenos. Necesito renovar estos parámetros con las verdades de Dios (Romanos 12:2)

Tres: Desechar lo que debo no es fácil, los apegos, los temores, las dudas, la inseguridad
nos lo impiden, pero hoy es el día de soltar todo aquello que no nos hace crecer, ser libres
para amar y perdonar. Permita que esos “inconvenientes” puedan ser tema de
conversación con su pareja y cuando los hablamos nos confirma la libertad y seremos
capaces de soltarlos y no cargarlos más.
Podríamos encontrar allí cosas que no recordábamos o hasta que habíamos bloqueado para
evitar dolor, podríamos encontrar recuerdos que desde niños nos duelen, pactos que nos
hicimos nosotros mismos o que escuchamos de un adulto o autoridad y lo asumimos como
cierto. Es necesario que yo decida romper esas cuerdas que me atan a ese pasado que hoy
es presente porque no lo deje allí sino lo cargue conmigo cada uno de estos años.
Aunque no todo peso es del pasado, hoy tenemos decisiones no tomadas, sueños
congelados, victorias que no he soltado y las sigo creyendo y basando mi éxito de hoy en
esas cosas que ya son solo historia. Tenemos temores no enfrentados y esquemas que no
queremos romper porque son mi justificante para actuar como lo hago.

Cuatro: Ahora es tiempo de dejar entrar solo lo que necesito para el día de hoy (Gálatas
5:22-23), valores duraderos que pueda heredar a los que amo, nuestra vida no puede
depender de posesiones materiales, muchos aseguran que lo único que le dejamos a
nuestros hijos es la educación sin embargo hoy la sociedad se llenó de muchos
profesionales, pero sin principios ni valores espirituales.
Recuerde que daremos y dejaremos a los que amamos solo lo que contenga nuestra maleta.
Ten muy presente que no soy culpable de lo que otros me hayan heredado o depositado en
mi maleta yo hoy decido si me lo dejo o no, pero también debo saber que soy responsable
de lo que a partir de hoy decida dejar entrar a mi maleta. Soy yo quien la cargo y no puedo
dejar que la culpa o los temores no me permitan escoger.

SEMINARIO
“Entrenando para soñar”
Cinco: Limpiar el equipaje es muy importante para un viaje más placentero, que alivio dejar
atrás lo que me cargaba, pero igualmente importante es aprender a mantener este equipaje
liviano.
Solo déjese lo que le permita crecer, ir hacia adelante, soñar, volar y ser libre para amar y
servir sin precauciones ni temores.
El maestro nos enseña que llevar en el camino de la vida, Lucas 9:3 nos da la lista y es muy
corta. No llevar nada que nos haga depender de eso, nuestra dependencia debe de ser de
Dios, en forma total como en el principio.
Depender de él, de su palabra, de su fuerza, lo demás es añadidura, los recuerdos de
quienes amamos y nos ayudan a crecer, el complemento que me dio a mi medida para no
estar solo y lo demás son solo regalos para alivianar el camino.

Aplicación Teoterapica
La clave de una buena vida no está en lo que se come el comején, ni en las muchas cosas
que se destruyen con el tiempo. Lo transcendental, lo eterno lo marca solo aquello que
viene de la fuente eterna. ÉL sabe que, como y cuando nos conviene lo que pedimos.
Librémonos hoy de todo peso que asedia (Hebreos 12:1) ya que tenemos muchos que hoy
nos miran para hacer lo que usted y yo hacemos.
Es tiempo de volver a soñar y que el vuelo sea ligero y provechoso para cumplir tus sueños.

Actividad sugerida:
§ Se le entrega una maleta a cada persona con 3 ó 5 papeles donde deberán escribir
5 cosas que le generan peso en su vida personal y que afecta su relación de pareja.
§ Luego se orará por lo escrito y se destruyen los papeles.
§ Seguidamente se le entregaran la misma cantidad que tenía anteriormente, para
que escriban ahora con qué actitudes, acciones positivas deciden llenar ahora su
maleta y se ora para que en el Señor sus decisiones se concreten y puedan ser
implementadas.

** Puede utilizarse también cajitas o una bolsita. Obsérvese el molde acontinuación como
sugerencia.
SEMINARIO
“Entrenando para soñar”


Referencia: “Reconstruyendo la Autoestima de tu pareja”. Autores Dennis y Barbara Rainey, de
Editorial CLIE.

También podría gustarte