Está en la página 1de 3

Selección de huevos

La selección de huevos para incubación es importante para obtener buenos resultados.


La prioridad mayor se le debe dar a los huevos de gallinas de ocho a dieciocho meses de
edad. Esto es así porque el tamaño, la calidad interior y del cascarón de los huevos de
las gallinas de esta edad son muy buenos para los propósitos de incubación. Observe el
cascarón minuciosamente. Elimine los huevos que estén rajados, sucios o deformes. La
mejor manera de determinar cuales huevos estén formados en la forma regular es
colocar aproximadamente 20 huevos en una mesa.

Selección de huevos

1. Elimine todos los huevos que tengan la forma de una pelota redonda.

2. Elimine todos los huevos que tengan casi el mismo tamaño en ambas extremidades.

3. Elimine todos los huevos cuyo cascarón tenga una estructura desigual.

4. Los huevos que le queden deben asemejarse a esta forma.

Puede que tengan algunas marcas producidas por depósitos de calcio en el exterior. Esto
no importa si el tamaño de las marcas es menor al tamaño del punto al final de esta
oración.

Las bacterias en los huevos penetrarán el cascarón a las dos a cinco horas después de
puesto el huevo. Los huevos limpios deben ser desinfectados hundiéndolos en una
solución de cloro (500 partes de cloro por cada millón de partes de agua) a una
temperatura de 105 grados F. No use canastas o envases de metal para hacer ésto ya que
éstas dejarán residuos de moho en los huevos. La amonia cuartanaria es muy efectiva
como desinfectante. Use 500 partes por millón y hunda los huevos en una solución que
esté más caliente que los huevos. En cualquiera de los casos, remueva los huevos de la
solución y no los toque hasta que estén secos.

Operación del incubador artificial.

Una gallina sentada en un nido de huevos provee constante calor y humedad, y vira los
huevos frecuentemente. La buena incubación artificial simula las condiciones en el
nido.

Un buen incubador es una caja aislada con una fuente de calor que se pueda regular, un
termostato y un termómetro de alta calidad que se pueda leer sin dificultad y que
muestre con precisión las fracciones de grados. En incubador debe tener una ventana
pequeña de vidrio por medio de la cuál se pueda leer el termómetro, y un método para
medir y controlar la humedad. Debe proveerse una bandeja llena de agua para generar la
humedad necesaria. La humedad debe ser medida utilizando un termómetro húmedo. El
termómetro húmedo consiste simplemente de un termómetro regular con el extremo
inferior del termómetro inmerso en agua, o de un termómetro colocado sobre una fuente
de agua con un pedazo de tela alrededor y la cubeta puesta en agua. El incubador debe
tener algún método de ventilación que se pueda regular también.

Incubadora calentada con kerosén

Limpie bien el incubador con un desinfectante fuerte antes de usarlo. Aviso: no utiliza


fenol, alquitrán mineral o brea de pino para desinfectar el incubador Cuando se caliente,
los residuos dejarán escapar gases que pueden matar a los embriones y a los pollitos.

Cuando usted haya construido o comprado el incubador opérelo vacío por lo menos tres
días para practicar la regulación de la temperatura, manteniéndolo a 37.8 - 38.3 grados
C (100 - 101 grados F). Entonces coloque los huevos en el incubador.

El incubador debe estar en un lugar con buena ventilación pero libre de ráfagas. Cuando
la temperatura interior llegue a los 37.8-38.3 grados C (100 - 101 grados F), coloque los
huevos adentro. Marque una equis (x) con un lápiz en la parte superior de los huevos.
Coloque una bandeja de agua dentro o llene los receptáculos provistos en el incubador y
manténgalos llenos.

El virar los huevos evita que los embriones se pequen al interior del cascarón. Los
huevos se deben virar por lo menos una vez cada ocho horas, pero intervalos más cortos
resultan ser aún mejor. Vire los huevos por un número impar de veces cada día para que
la posición de los huevos se alterne cada intervalo de las noches largas. Remueva la
bandeja, cerrando la puerta del incubador para que no se pierda el calor. Use la x que
marcó con lápiz como guía para virar los huevos 180 grados. Si la bandeja es cuadrada,
vírela un cuarto de vuelta cada vez que usted vire los huevos. Esto ayudará a nivelar los
efectos de temperaturas desbalanceadas en los diferentes lados del incubador Mantenga
un registro preciso de las temperaturas, tiempo de cada virada y de cuál lado numerado
de la bandeja está al frente.

Al séptimo día de incubación para los huevos blancos y al décimo día para los huevos
pardos, usted puede utilizar un candelero para examinar la fecundidad de los huevos
(vea la pág. 75). Cuando esté manejando los huevos, recuerde que hay un embrión
delicado adentro. Si no hay ningún embrión, el huevo puede ser comestible con el
proviso de que el espacio de aire en el huevo (visto por el candelero) no sea mayor de 9
milímetros (3/8 pulgadas). El tamaño del espacio de aire también ayudará a medir la
humedad en el incubador.
Un huevo mirado a trasluz mostrando el espacio normal de aire durante la
incubación.

Si el espacio de aire es mayor que el indicado, aumente el área de la superficie de agua


disponible para la condensación; si el espacio es menor, disminúyalo.

Sean comestibles o no, remueva todos los huevos que no tengan embriones o que tengan
cascarones rajados. Aumente la temperatura a 38.9 grados C (102 grados F).

Al decimoctavo día, duplique el área disponible de la superficie de agua para aumentar


la humedad. Abra todos los conductos de ventilación del incubador para permitir la
máxima circulación de aire.

Al día decimonono, y durante los siguientes tres días, no abra el incubador excepto para
verificar la temperatura si no hay ninguna ventana que permita hacer ésto. Disminuya la
temperatura de la cubeta hasta alcanzar cerca de 99 grados F.

Al día veintiuno, los pollitos comenzarán a incubar. Si todo ha salido bien, todos los
pollitos deberán haber completado la incubación exactamente a los 21 días y 6 horas
después de puestos en el incubador Algunos pollitos quizás no salgan hasta más tarde en
el día; estos pollitos han resultado ser genéticamente inferiores a los que salen a tiempo.
Después de los 21 días y 6 horas, usted debe abrir el incubador y remover todos los
cascarones rotos y los que no han completado el proceso. Si el incubador tiene más de
una bandeja, distribuya los pollos equitativamente y reduzca gradualmente la
temperatura a 35 grados C (95 grados F). Remueva cualquier fragmento de cascarón que
se haya pegado a los pollos. Los pollos están listos ahora para la crianza.