Está en la página 1de 21

GCP/ELS/008/SPA

“Apoyo a la rehabilitación productiva y el manejo sostenible de


microcuencas en municipios de Ahuachapán a consecuencia de la
tormenta Stan y la erupción del volcán Ilamatepec”

Documento técnico 1
Agricultura y Desarrollo Rural con Enfoque Territorial
Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que
aparecen presentados los datos que contiene, no implica, de parte de la
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación,
juicio alguno sobre la condición jurídica o nivel de desarrollo de países,
territorios, ciudades o zonas, o de sus autoridades, ni respecto de la
delimitación de sus fronteras o límites.

Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción y difusión de


material contenido en esta publicación para fines educativos y otros fines no
comerciales sin previa autorización escrita de los titulares de los derechos de
autor, siempre que se especifique claramente la fuente. Se prohíbe la
reproducción para reventa u otros fines comerciales sin previa autorización
escrita de los titulares de los derechos de autor.

Representación de la FAO en El Salvador


Calle La Jacaranda, No. 11-B, Colonia Maquilishuat, San Salvador, El Salvador
Teléfono: (503)2264-2326 y (503)2264-4064
E-mail: FAO-SV@fao.org
Sitio Web Nacional: www.fao.org/sv
Sitio Web del Proyecto: http://www.fao.org/climatechange/71215/es/

© FAO 2011
1. Introducción
El propósito de esta Nota Conceptual es presentar los elementos que están siendo
incorporados en el fomento del desarrollo rural, ahora desde un enfoque territorial
que contempla acciones que van más allá de la promoción del incremento de
producción y productividad y la dotación de servicios básicos para la población. Este
enfoque parte del echo de que “el territorio no solo es el vertedero de los fenómenos
económicos, naturales y políticos de la vida social, sino que en la relación entre
sociedad y naturaleza se encuentra la principal dimensión para el análisis de los
fenómenos situados en un espacio socio-territorial determinado”1.
Se trata de un enfoque que centra los esfuerzos en la promoción de la competitividad
mediante la difusión del progreso técnico y del conocimiento, como condición
necesaria de sobrevivencia de las unidades productivas, en la medida que la
competitividad constituye un fenómeno sistémico, dependiente de las particularidades
del entorno en que estas se insertan. Por otro lado, plantea la necesidad de fomentar
la innovación tecnológica con la finalidad de mejorar la productividad para el
mejoramiento de los ingresos de la población pobre rural.
De esta manera, el logro de procesos sostenibles de desarrollo a nivel territorial se
sustenta en la capacidad que los territorios tienen de dar respuesta a la demanda
externa al mismo, concebida esta como el motor de las transformaciones productivas
que a su vez dinamizan la productividad y la generación de ingreso.
Bajo este enfoque, adquiere especial importancia la agricultura familiar, en su carácter
de una unidad doméstica de producción y consumo, que debe contar con apoyo de las
instancias estatales mediante políticas que contemplen la doble función de ésta
unidades que operan con racionalidad productiva y social.
Sin embargo, para lograr los objetivos perseguidos con el desarrollo rural territorial es
imprescindible la participación del estado como constructor de una nueva
institucionalidad de los territorios debido a la necesidad de redefinir tanto las reglas
formales e informales de funcionamiento de los territorios como las funciones
normativas y regulatorias de los mismos; lo cual implica una coordinación efectiva
entre el gobierno central y los gobiernos locales que permita la territorialización de las
políticas públicas.

2. Desarrollo Rural
El desarrollo rural entendido en un sentido amplio, abarca diversas actividades
complementarias, entre las que se pueden mencionar: el aumento de la
competitividad agroalimentaria, el desarrollo social rural, el manejo sostenible de los
recursos naturales, la modernización institucional, y la integración económica
subregional y regional.

1
Lima Facio y Aguilar Astorga: "El territorio y la nueva ruralidad: elementos teóricos en la construcción
de los “campesinos urbanos” del Distrito Federal" en Observatorio de la Economía Latinoamericana, Nº
121, 2009
El desarrollo rural puede contribuir a consolidar el crecimiento económico y lograr una
mayor equidad. Para ello, es de vital importancia modernizar los sectores
agroalimentarios, como parte de un esfuerzo regional para aumentar la competitividad
rural. Asimismo, es importante reconocer numerosas alternativas para reducir la
pobreza rural, tales como la promoción de actividades rurales agrícolas y no agrícolas y
la creación de redes sociales para aquellos segmentos de la población que no son
capaces de migrar o que no están empleados; además de la tradicional migración y del
reconocimiento de la pluriactividad, por la cual los habitantes rurales utilizan éstas y
otras alternativas de manera dinámica.

3. Desarrollo Rural Territorial


Si bien existen diversos conceptos sobre territorio, todos apuntan a señalar que éste
constituye una unidad espacial, integrada por un complejo tejido social, asentada
sobre la base de recursos naturales, articulada por las formas de producción con
unidades productivas de diversos tamaños, división del trabajo y encadenamientos
importantes de producción, consumo e intercambio, armonizadas por sus instituciones
y formas de organización2.
Así, la propuesta del enfoque territorial surge de la necesidad de buscar un desarrollo
rural a través del fortalecimiento de las instituciones y la autogestión local, con base
en la integración productiva que fomenten procesos de desarrollo económico en los
territorios. Este esquema territorial también manifiesta el papel determinante de las
comunidades y municipalidades en la construcción de horizontes de desarrollo rural
adecuados a los contextos en los que nacen.
Con esta nueva visión es posible identificar diferencias importantes en el abordaje del
desarrollo rural desde la visión territorial y en enfoque convencional, siendo algunas
de estas las siguientes:

2
Sergio Sepúlveda, S., Rodríguez, A.; Echeverri, R y Portilla, M. 2003. El enfoque territorial de
desarrollo rural. San José, Costa Rica. Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura.
Cuadro 1. Diferencias de abordaje del Desarrollo Rural de acuerdo al enfoque
tradicional y al enfoque territorial.

Enfoque convencional Enfoque territorial


Cooperación, inclusión y co-
Participación y compensación.
responsabilidad.
Economía rural con énfasis productivista y Economía territorial de multiactividad
economicista con visión política y económica
Enfoque multisectorial, énfasis en
Políticas sectoriales y/o focalizadas por
cadenas y clusters productivos,
producto y con estrategias agrícolas
políticas de objetivos múltiples.
Sinergismos del continuo urbano –
Dicotomía urbano – rural.
rural.
Perspectiva ambiental. Enfoque de desarrollo sostenible
Políticas de descentralización y reforma del Políticas ordenamiento territorial,
sector público. autonomía y autogestión.
Políticas públicas orientadas por la oferta Políticas orientadas por la demanda.
Innovación tecnológica y
Tecnología para la productividad.
competitividad territorial.
Énfasis en capital físico, económico Crea capital humano, valoriza capital
humano. natural y desarrolla capital social.
Sistemas activos de gestión del
Sistemas pasivos de información.
conocimiento.
Ampliación e integración de mercados
Énfasis en la producción de exportación
nacionales
Unidad territorio como unidad de
Unidad productiva como centro de análisis
análisis (visión holística)
Ruralidad con estructura
Ruralidad sinónimo de agricultura
socioeconómica diversa
Fuente: adaptado de Schejtman, A. y Berdegué, J. 2004. Desarrollo Territorial Rural, RIMISP, Santiago,
Chile.

A la luz de de este cambio de paradigma, se entiende el desarrollo rural con enfoque


territorial como un intento de revalorizar el papel de las instituciones en el desarrollo
productivo, y los vínculos entre el medio rural local espacios externos a él; y se
sustenta en dos grandes características:
a. El enfoque territorial es holístico ya que armoniza las políticas públicas con
múltiples objetivos y dimensiones.
La dimensión social esta vinculada a las estructuras y relaciones sociales, la
distribución y utilización de la renta, la disponibilidad de la infraestructura social
(salud, saneamiento, habitación), de la cantidad y calidad de la educación.
En lo tecnológico se busca el incremento de la productividad y calidad de la producción
de los diferentes sectores de la economía del territorio y supone eficiencia en la
prestación de servicios de innovación y transferencia de tecnología.
En la dimensión ambiental busca un análisis desde diferentes ópticas para identificar la
influencia, presente y futura del ser humano con el medio ambiente y sus relaciones
con los procesos de contaminación y degradación.
En la dimensión económica se relaciona con la dinámica general de la economía
tomando en cuanta aspectos clave como el contexto del territorio, las estructuras
productivas, las cadenas productivas; las interrelaciones entre oferta y demanda de
bienes, productos, servicios e infraestructura dentro y fuera del territorio, las ventajas
competitivas y comparativas, las oportunidades y restricciones del mercado; entre
otros. Todo ello en busca de incrementar la competitividad de los territorios.
Sobre la dimensión cultural comprende el análisis socio antropológico de los grupos
sociales, costumbres y tradiciones. Busca entender y explotar la identidad cultural, así
como las diferentes manifestaciones religiosas, éticas y morales, reglas de conducta, y
la organización y funcionamiento de las redes sociales de solidaridad, ayuda mutua,
entre otros.
Finalmente, la dimensión político-institucional esta vinculada con el ejercicio de la
autoridad local y sus relaciones externas. Esta asociada también al funcionamiento del
sistema político y la estructura de poder existente, las relaciones entre los actores
sociales, los grupos de interés, el Estado y de la sociedad. Enfatiza la importancia de los
procesos de gobernabilidad en los territorios a través de las diferentes instituciones.
b. El enfoque territorial es multisectorial
La multisectorialidad del enfoque territorial queda de manifiesto en el énfasis que este
coloca en las cadenas y cluster productivos o de prestación de servicios, lo que a su vez
conduce a la necesidad del diseño y ejecución de políticas con objetivos múltiples para
poder atender la multiactividad que opera en el territorio.
Este abordaje multisectorial permite atender una agricultura multifuncional articulada
con otros sectores de la economía (secundario y terciario) así como con los aspectos
ambientales que dan soporte a las diferentes actividades económicas.
Para atender la acción multisectorial de los territorios se requiere de la incorporación
de innovaciones3 que faciliten la creación de iniciativas en Ciencia y Tecnología en el
ámbito de nuevos y/o mejores productos y procesos. En ese sentido, las innovaciones
deben tener como finalidad llegar a los diferentes mercados satisfaciendo necesidades
de los distintos segmentos de los mismos, es decir que debe tener la capacidad de
satisfacer una necesidad y/o solucionar un problema
La incorporación de innovaciones en los territorios ofrece la oportunidad de mejorar la
competitividad en los mismos, por ser un fenómeno sistémico, es decir no es un
atributo de empresas o unidades de producciones individuales o aisladas, sino que se

3
Una definición aceptada es que la innovación es la búsqueda de nuevas formas de creación de valor y de nuevos
valores que crear. Con la investigación se crea conocimiento y con la innovación se usa el conocimiento para la
creación de riqueza
funda y depende de las características de los entornos en que están insertas. Así, la
innovación está en los modelos de negocios y la competitividad en la oportunidad de
negocios que brinda el mercado
En general, en el territorio no solo confluyen sectores económicos y sociales como
educación, salud, industria, producción primaria y servicios; en él también se pueden
identificar los impactos de las relaciones sociales y el rol de los actores sociales e
institucionales en el marco de la evolución de las sociedades estacionadas en un
territorio específico (localidad, municipio y región). En ese sentido, la innovación del
enfoque territorial supone la presencia de actividades que van más allá del enfoque
sectorial (primario, secundario y terciario).
En resumen, el enfoque territorial del desarrollo rural pretende dar respuesta a la
diversidad de existente en el territorio y a la dinámica de las relaciones para
responder a la heterogeneidad de los territorios rurales y a la dinámica de los cambios
que ahí se producen, ello con la finalidad de reducir la pobreza y promover el bienestar
de la población. Se trata, entonces, de “un enfoque pragmático orientado a revertir el
círculo vicioso de exclusión e ineficiencia económica a fin de convertirlo en un círculo
virtuoso de inclusión, prosperidad e inclusión para lograr una mayor integración de los
territorios rurales entre sí y con el entorno económico nacional, donde el hilo
conductor sean las políticas de estado con visión de país. Solo así será posible ofrecer
soluciones que permitan potenciar las oportunidades de los territorios.

4. Nueva Ruralidad
Las concepciones del desarrollo rural se han ido modificando en la medida en que se
percibe con mayor claridad la complejidad y diversidad de la realidad rural y se
evidencian las restricciones que existen en el plano teórico/práctico para explicar su
dimensión y alcance.
“Las áreas rurales se enfrentan en la actualidad a grandes cambios, que están
afectando a las bases mismas de sus estructuras y su organización social, económica y
administrativa. De alguna manera, los límites de lo rural se están desdibujando y está
apareciendo un nuevo escenario en el que se asiste a una reconceptualización de la
ruralidad y a una reformulación de las políticas públicas y de las acciones privadas que
le afectan”4.
Por tanto, “…la nueva ruralidad abarca un conjunto de regiones y de zonas (un
territorio) cuya población desarrolla diversas actividades o se desempeña en diversos
sectores como la agricultura, la artesanía, las industrias pequeñas y medianas, el
comercio, los servicios, la ganadería, la pesca, la minería, la extracción de los recursos
naturales y el turismo, entre otros. Los asentamientos que hay en estas zonas, se
relacionan entre sí y con el exterior y en los cuales interactúan una serie de
instituciones públicas y privadas”5.

4
Delgado Serrano, M. 2004. La política rural europea en la encrucijada. Ministerio de Agricultura, Pesca y
Alimentación, Madrid.
5
Pérez, E. 2001. Hacia una Nueva Visión de lo Rural. En: ¿Una Nueva Ruralidad en América Latina? Norma Giarracca
(compiladora). Colección Grupos de Trabajo de Clacso. Grupo de Trabajo Desarrollo Rural. Clacso, Buenos Aires.
Desde esta perspectiva, lo rural trasciende lo puramente agropecuario y se inserta en
la pluriactividad como condición esencial del desarrollo, presupuesto que rompe con la
concepción tradicional de lo rural, complejizando el modelo y anunciando que para su
estudio se requieren de nuevos planteamientos teóricos que propicien un repensar de
las metodologías de intervención en las comunidades rurales; de tal manera que si
bien el desarrollo rural ya no es sinónimo de agricultura, ésta tiene mucho que aportar
al desarrollo rural.

5. La innovación y competitividad un gran desafío del país


Para hacer posible los procesos de innovación a lo largo de las cadenas y en territorios
específicos, es importante considerar el papel de por lo menos cuatro grupos de
actores: a) las empresas privadas que están en el negocio agrario como proveedores o
usuarios de bienes tecnológicos; b) las instituciones y organizaciones que hacen la
inversión para generar bienes y servicios tecnológicos; c) los gremios; y d) las
entidades del Estado que apoyan el proceso
En cuanto a la participación de empresas privadas en la generación de innovaciones,
en El Salvador existen pocos casos en los cuales se ha implementado esta práctica. En
esta práctica las empresas se pueden vincular en la producción o adquisición de
insumos (semilla de maíz, frijoles, viveros, producción y congelamiento de semen y
embriones).
Es aquí en donde se requiere poner más atención, pues la inversión privada debe
incrementar sus inversiones y al mismo tiempo servir de motivación para que crezcan
los negocios en el campo de las innovaciones. Se requiere de incentivos y un marco de
protección de derechos de propiedad que propicie que más empresas innovadoras se
adentren en especial, en el campo del aprovechamiento de la biodiversidad y en la
biotecnología; siendo necesario que el mercado para los bienes que generen debe
valorarse a nivel internacional. Así como El Salvador es un gran importador de bienes
tecnológicos para la agricultura, así también podría convertirse en exportador de los
mismos. En tal contexto, son importantes las alianzas con los centros internacionales y
con empresas trasnacionales.
Respecto a las instituciones que hacen investigación básica, destacan las universidades
y algunos institutos, como el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal
(CENTA). En general es allí donde se centra la generación de conocimiento y la
formación de recursos humanos altamente especializados. Su papel ha sido muy
importante, pero ahora requiere una renovación sustancial a tono con el contexto
nacional en el que hay más actores institucionales, nuevas oportunidades y exigencias,
y tomando más en cuenta el contexto internacional.
El principal cambio en estas instituciones se enfoca en la valoración de los bienes
tecnológicos resultantes de la investigación y experimentación. En este sentido, es
importante encontrar el equilibrio entre los bienes públicos y aquellos que por sus
características deben ser bienes estratégicos. El segundo cambio esta asociado a la
incorporación de los aspectos de gestión a lo largo de las cadenas de innovación. De
nuevo, en este terreno las instituciones mencionadas tienen un papel importante; para
ello deben promoverse las oportunidades para consolidar o construir alianzas
estratégicas internacionales.
Sobre el papel de los gremios, estos deben jugar un papel más protagónico en la
generación y transferencia de tecnología, en la medida que muestren mayor interés
por los temas de investigación de mercados y la captura de tecnología, para lo cual
cuentan con vínculos internacionales. Por otro lado, tienen alto potencial de
contribución al desarrollo territorial por contar con capacidad de promover y alcanzar
acuerdos con sus asociados en la inversión, que faciliten la captura de recursos
financieros por medio del auto gravámenes o la recepción de servicios remunerados;
lo que a su vez les permite alcanzar un mejor desempeño y la participación en la toma
de decisiones para la selección y supervisión de la entrega de los servicios que
contratan.
Con relación al apoyo de la institucionalidad pública, debe anotarse que existe una
gran dispersión de esfuerzos entre entidades que aparentemente tienen el mismo
objetivo sin que existen acciones de complementariedad entre sí; prevaleciendo una
visión de atención directa a los pobladores usuarios de los servicios, dejando de lado la
oportunidad de crear una “masa crítica” de actores que puedan hacer entrega de
bienes y servicios. En este campo se requiere cambios sustantivos. Por un lado, el
Estado debe mantener su apoyo a la investigación básica, con preferencia a aquellos
programas adecuadamente orientados hacia los procesos de innovación y no la
investigación en sí misma. Como alternativa para la extensión pública, el Estado podría
subsidiar a los productores con mayores limitaciones económicas para que adquieran
servicios, haciendo ajustes a la prestación de servicios para evitar la dependencia y la
falta de sostenibilidad en la prestación de los mismos.
Además de las medidas necesarias para democratizar los beneficios de la innovación,
el mejor apoyo que debe dar el Estado son normas claras, sanción a la corrupción y la
ineficiencia, y un esfuerzo sustancial por corregir la informalidad. Estas son
condiciones necesarias para aumentar la inversión privada a lo largo de todas las
cadenas de innovación.
En cuanto al papel del Estado, si bien éste se ha ido retirando de la oferta directa de
servicios para los actores privados en la agricultura, al hacerlo no siempre ha cumplido
una función de facilitador del desarrollo del mercado de bienes y servicios. Esto ha
dado como resultado que el mercado para muchos bienes tecnológicos y servicios para
la innovación y la gestión, sean poco desarrollados. En otros casos estos mercados se
han desarrollado notablemente cuando creció la demanda en forma significativa,
porque hubo fuerzas que la alentaron, como por ejemplo, la demanda por servicios de
control de calidad de productos para la exportación.
En general, los actuales retos del país señalan la necesidad de ampliación de las
oportunidades, la valorización de la producción y el trabajo, la modernización de las
instituciones y la búsqueda del dinamismo económico de los territorios. Ello implica, la
promoción y puesta en marcha de un modelo de desarrollo nacional que promueva
una reinserción más dinámica e inteligente en los escenarios nacional, regional e
internacional. En ese sentido, el país requiere de un enfoque estratégico que haga
posible los objetivos del desarrollo rural con enfoque territorial para alcanzar
prosperidad rural y la seguridad alimentaria nutricional de la población.
6. Enfoque estratégico
Un aspecto relevante, al momento de intentar diseñar respuestas pertinentes y
oportunas para el futuro, esta relacionado con la necesidad de definir un enfoque
estratégicos que vincule la el desarrollo rural territorial con la sostenibilidad y
competitividad que se debe impregnar en los territorios. En ese a continuación se
presentan los ejes programáticos que deben ser tomados en cuenta en la promoción
del desarrollo a nivel local.
6.1 Ejes programáticos
Las intervenciones en la promoción del desarrollo rural cruza al menos tres ejes
programáticos importantes: (a) desarrollo sostenible; (b) competitividad e innovación y
(c) seguridad alimentaria. Estos ejes programáticos deben necesariamente estar
vinculados a los atributos del desarrollo sostenible que son: competitividad,
productividad, calidad, estabilidad, elasticidad y apoyo a la gobernabilidad.
a. Desarrollo sostenible
El ámbito del desarrollo sostenible puede dividirse conceptualmente en cuatro partes:
ambiental, económico, social y cultural. Se consideran los aspectos sociales por la
relación entre el bienestar de las personas con el medio ambiente y el crecimiento
económico. El resultado de la combinación de estas cuatro partes es el logro de un
modelo de producción económicamente rentable, ambientalmente amigables,
equitativamente aceptable y culturalmente respetable.
Si bien deben ser satisfechas las necesidades humanas (alimentación, ropa, vivienda y
trabajo, entre otras), para erradicar el flagelo de la pobreza y de esta manera evitar
todo tipo de desequilibrios a nivel global; el desarrollo y el bienestar social, están
limitados por el nivel tecnológico, los recursos del medio ambiente y la capacidad del
medio ambiente para absorber los efectos de la actividad humana.
Ante esta situación, se plantea la posibilidad de mejorar la tecnología y la organización
social de forma que el medio ambiente pueda recuperarse al mismo ritmo que es
afectado por la actividad humana.
b. Competitividad e innovación
De manera sencilla, innovar es transformar conocimiento en dinero; investigar es
transformar dinero en conocimiento. La innovación implica cambio, pero no todo
cambio es innovación. Cuando el cambio se valida, tiene acogida y demanda en los
mercados, entonces se tiene una innovación.
Competitividad e innovación están cada día más estrechamente asociadas. Hoy por
hoy, ninguna actividad productiva puede ser competitiva si no se renueva
constantemente en respuesta a las expectativas de los consumidores o usuarios —
sean éstos personas o empresas— y si no incorpora nuevos conocimientos. Todos los
países que han prosperado en los últimos 50 años, han invertido en educación, ciencia
y tecnología para la innovación. No hay excepción a esta regla.
La competitividad depende cada vez más del valor que agrega el conocimiento y, por lo
tanto, aporta a la construcción de un sistema de innovación que tenga como fin lograr
dicha competitividad. Su respuesta está orientada por la demanda, a través de un
sistema descentralizado y liderado por el sector privado. Se innova en los procesos, en
los productos, en la organización, en el mercadeo; así, la innovación es un componente
esencial para la productividad y competitividad de los agricultores y la agroindustria.
Se innova tanto para competir con mayores ventajas en el mercado como para ofrecer
bienes públicos con una mejor relación costo efectividad. La innovación puede basarse
en el resultado de una investigación científica o sobre los procesos o los atributos de
un producto, como también, de nuevos arreglos organizativos que optimicen la
producción, gerencia o gestión. Existen también innovaciones en las tecnologías de
procesos, que poco a nada tienen que ver con la investigación técnica y científica, pues
se refieren a la forma de organizar la cadena de producción y distribución o de
presentar un producto.
La innovación culmina cuando un buen servicio permite satisfacer mejor una
necesidad, sea por una mayor productividad; más calidad, como sabor, aroma y color;
mejor rendimiento en olla; un envase que protege el contenido nutricional; un arreglo
comercial para una distribución que sirva más al consumidor o un sistema de costos
que permita fijar precios más atractivos. Si bien la innovación está emparentada con la
investigación no deben ser confundidas porque son diferentes y cumplen roles
distintos.
Uno de los desafíos más importantes de la innovación es el logro de mayores niveles
de eficiencia en las diferentes actividades económicas. Ello requiere por un lado,
aumentar la rentabilidad de los sistemas de producción agropecuaria y otras
actividades y servicios que se prestan en el territorio para generar confianza de estas
actividades negocio (especialmente la agricultura) y crear una capacidad mínima de
ahorro e inversión.
Por otro lado, pero de manera concomitante, la innovación debe asegurar que los
aumentos de rentabilidad no provoquen deterioro ambiental y beneficien a la mayoría
de familias dentro de los territorios. Esto implica mantener y mejorar la fertilidad de
los suelos, optimizar el uso y calidad del agua, lograr un balance en cuanto a la
extracción y regeneración de los recursos vegetales y animales, generar empleos y
abaratar los costos relativos de los alimentos
Lo anterior supone la existencia de al menos cuatro ejes sistémicos vinculados con la
promoción del desarrollo rural territorial: (i) los territorios rurales; (ii) la innovación
tecnológica; (iii) las cadenas agroproductivas y (iv) el entorno local, nacional e
internacional. Un modelo de producción que cuenta con estos atributos tiene más
posibilidades de ser viable a largo plazo
c. Seguridad alimentaria nutricional
Para la FAO, “…existe seguridad alimentaria cuando todas las personas tienen en todo
momento acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para
satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a los alimentos a
fin de llevar una vida activa y sana.”6
La definición anterior implica que para garantizar la seguridad alimentaria nutricional
de la población es necesario contar con: (i) una producción suficiente y estable de
alimentos durante todo el año; (ii) generación de ingresos que le permitan a la
población tener acceso económico para la comprar de los alimentos, así como el
acceso físico que permita acercar los alimentos de los centros de producción a los
centros de consumo; (iii) patrones de consumo adecuado de los alimentos tomando en
cuenta su valor nutricional y los hábitos de consumo; y (iv) condiciones adecuadas de
salud que le permita a la población una utilización biológica eficiente de los alimentos.
6.2 Vinculaciones entre ejes programáticos
De acuerdo a los cuadros 1 y 2 del anexo, el análisis de las interrelaciones de los ejes
programáticos anteriores conduce a la identificación de acciones orientadas a la
búsqueda de:
 Prosperidad rural: mediante la inserción de los territorios rurales7 en las
dinámicas del desarrollo sostenible, de tal manera que es posible propiciar el
desarrollo económico local mediante el fomento de empresas rural
competitivas (agropecuarias y no agropecuarias); promover un desarrollo con
equidad ambiental con la sustitución o reducción de procesos químicos por
biológicos; mantener y/o fortalecer los medios de vida de la población
mediante una producción enfocada en esquemas ambientalmente
responsables; lo que a su vez conduce a un mejoramiento de su calidad de vida;
y finalmente a la promoción de mecanismos de asociatividad y alianzas público-
privadas en los territorios facilita la inserción en nuevos mercados y la
generación de ingresos.
 Promoción de la innovación tecnológica: la introducción de innovación
tecnológica como acción prioritaria en la promoción del desarrollo territorial
permite la adopción de tecnologías enfocados en las necesidades y problemas
del mercado La Innovación se da en los modelos de negocios y en la
oportunidad que brinda el mercado, de esta manera los productores son
innovadores si crean diversidad de productos por las actividades que
desarrollan y atienden diferentes segmentos del mercado. Para ello, es
imprescindible contar con una oferta de calidad de productos y servicios, que
permitan que la producción obtenida satisfaga los requerimientos y demandas
del mercado. Además, la promoción de innovación tiene un alto potencial de
hacer una utilización apropiada del paisaje que a su vez permite el rescate de la
identidad cultural. No se debe olvidar que el sector público también debe ser
innovador para levantar barreras que generan limitaciones al crecimiento
productivo y social de los sectores más vulnerables, en colaboración con el
sector privado

6
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Cumbre Mundial de
la Alimentación. Roma, 1996.
7
un “territorio rural” puede corresponder a una microcuenca, a una microrregión o a un conjunto de
municipios que cuenta con una identidad natural y cultural única.
 Posicionamiento internacional: la implementación adecuada de intervenciones
orientadas a la promoción del desarrollo sostenible debe contemplar la
generación de un clima (local, nacional e internacional) que propicie
condiciones económicas favorables para el desarrollo de una agricultura
competitiva. Para ello se debe promover la diferenciación de productos a nivel
territorial mediante la especialización a nivel local, con base a las ventajas
comparativas y competitivas que permitan aprovechar las oportunidades. Este
tipo de intervenciones demandará, de una institucionalidad ambiental de
amplia participación, el fortalecimiento de capacidades y oportunidades locales
y comunitarias y de la promoción de negociaciones y alianzas comerciales en
diferentes niveles.
 Seguridad alimentaria: la seguridad alimentaria como se vio anteriormente,
demanda de un abordaje multisectorial, el cual si bien puede verse influenciado
de manera inmediata por la actividad vinculada con las cadenas
agroproductivas en los territorios en la medida que éstas propician condiciones
para la integración vertical y horizontal; fomentan la competitividad e
inocuidad de los alimentos, facilitan las relaciones de mercado entre
productores y compradores y por ende las alianzas y negociaciones entre pares;
también esta vinculado con todos los elementos discutidos anteriormente ya
que no es posible tener seguridad alimentaria nutricional sin prosperidad,
innovación y posicionamiento en los mercados.
6.3 En busca de la competitividad
El trabajo desarrollado a nivel territorial y nacional que vincula el desarrollo sostenible
con la agricultura busca alcanzar los siguientes objetivos estratégicos:
 Competitividad: el aprovechamiento del potencial productivo y comercial
en los territorios mediante la utilización de las innovación tecnológica, la
vinculación de la producción con las cadenas agroproductivas y la
disposición de entornos económicos favorables facilitan el logro de la
competitividad de la agricultura, entendida esta como la adopción de
estrategias y políticas integrales para la modernización de la agricultura que
se apoya en tecnologías ambientalmente sostenibles que mantienen
concordancia con una estrategia social dirigida a aumentar la calidad de
vida de la población rural.
 Calidad e inocuidad: la aplicación de medidas de certificación, inocuidad y
trazabilidad deben garantizar la máxima reducción de riesgos aplicando el
principio de calidad a lo largo de la cadena alimentaria; el establecimiento
de estrategias de control de los alimentos de base científica; y
especialmente el reconocimiento de que el control de los alimentos es una
responsabilidad ampliamente compartida que requiere la interacción
positiva entre todas las partes interesadas. El marco político institucional
facilita a los reguladores gubernamentales cumplir con la responsabilidad
de supervisar el comportamiento del sistema alimentario mediante la
aplicación de normas jurídicas y normativas8.
 Equidad: cuando se establecer vinculaciones justas entre los diferentes
agentes y actores del desarrollo se propicia la búsqueda de relaciones de
equidad. Así, el respecto a los valores socioculturales y la promoción del
desarrollo humano en los territorios, mediante la búsqueda de relaciones
comerciales y sociales entre pares, que faciliten el fortalecimiento de
capacidades y conocimientos para el buen aprovechamiento de las activos y
oportunidades
 Armonía ambiental: la producción bajo tecnologías innovadoras con
esquemas ambientalmente responsables permite la construcción de una
dinámica orientada a la búsqueda de soluciones a los problemas
ambientales frente a la necesidad de hacer crecer la economía a tasas
sostenidas en armonía con el medio ambiente, es decir que representa un
reto importante para los municipios y el país en general lo que implica la
conjugación de esfuerzos de todos los sectores de la sociedad. Este reto
solo es posible de alcanzar si existe concertación y creación de alianzas que
conlleven a la modificación de patrones de producción y consumo y que se
de la oportunidad de construir una sociedad más limpia, justa y equitativa,
contribuyendo a la mejora de la calidad de vida de la población.
 Gobernabilidad: la gobernabilidad es un factor que incide en el desarrollo
humano, es una herramienta importante para crear un entorno favorable
para mejorar las condiciones de vida de las personas. De igual manera la
gobernabilidad es importante en el fomento del desarrollo sostenible en
tanto no es simplemente un problema social, económico o tecnológico; sino
una búsqueda constante de soluciones en la legitimidad y valoración de las
alianzas e institucionalidad, para lo cual se requiere del fortalecimiento de
la participación. Por consiguiente la gobernabilidad implica un abordaje
holístico de los problemas sociales, económicos, tecnológicos,
institucionales y políticos.

7. Herramientas para la planificación de desarrollo rural con


enfoque territorial
7.1 Clusters
El concepto de clusters se refiere a la concentración geográfica de predios
productivos, empresas y de instituciones, todas vinculadas entre sí, en un
territorio determinado9. Se supone que si en una zona de un país o en varios
municipios, un conjunto de empresas se concentran en una misma actividad
económica, consolidar este entramado social y productivo y potenciarlo para

8
Organización Mundial de la Salud y Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.
2003. Garantía de la Inocuidad y Calidad de los Alimentos: Directrices para el Fortalecimiento de los Sistemas
Nacionales de Control de los Alimentos. Roma

9
Schejtman, A. y Berdegué, J. 2004. Desarrollo Territorial Rural, RIMISP, Santiago, Chile.
desarrollar una adecuada economía de escala permite ahorrar costos, incrementar
la competitividad y mejorar la exportación. Este enfoque considera que donde hay
una aglomeración de producción, un enjambre de productores y de empresas,
existe también potencial para desarrollar la capacidad de competir con éxito en el
mercado nacional e internacional.
La promoción de estos conglomerados depende de una inversión pública cuantiosa en
cada país, de la modernización aduanera, de reformas en las políticas públicas
vinculadas con la gobernabilidad, el sistema judicial, la macroeconomía, la
competividad y el medio ambiente. En general, depende procesos de integración entre
los países, tal es el caso de la integración centroamericana.
La práctica de promoción de clusters económicos muestra que los más comunes y
reconocidos son los: energía, textiles y vestuario, forestales y productos de madera;
pesca y acuacultura; carne y productos lácteos, turismo y agroindustria con
procesamiento de alimentos. Aún cuando en el pasado han existido esfuerzos por
promover la integración de clusters económicos, todavía no se observan avances
significativos en su funcionamiento.
7.2 Mapas de activos y de oportunidades
Tradicionalmente, dentro de las Estrategias de Reducción de la Pobreza las instancias
gubernamentales han utilizado el mapa de la pobreza como herramienta tanto para
la gestión de recursos de la cooperación internacional como para guiar la ejecución de
los proyectos. En la actualidad se consideran otras herramientas como el mapa de
activos, mapa de oportunidades, mapas tecnológicos, mapa de clusters, entre otros.
a. Mapa de Activos
El mapa de activos o fortalezas de la comunidad o territorio, proporciona una
herramienta para descubrir capacidades y talentos individuales y colectivos, opuesto a
la práctica usual de hacer un inventario de deficiencias de individuos y comunidades.
Este método reconoce que cada individuo tiene talentos, habilidades, intereses y
experiencias que constituyen un valioso arsenal que puede usarse para el desarrollo de
comunicadlos territorios. El mapa de activos de la comunidad no sólo incluye las
fortalezas de cada individuo sino también las asociaciones ciudadanas como las
iglesias, clubes, grupos culturales y las instituciones como las escuelas, bibliotecas,
hospitales, universidades, parques, entre otros.
A pesar de que la gente entiende que esta es una herramienta útil, existen algunas
resistencias para utilizarla, de tal manera que se debe trabajar en la valoración de las
diferencias y el disenso como elementos enriquecedores.
En general, existen tres enfoques para elaborar mapa de activos desde el punto de
vista medioambiental y de recursos naturales: a) contabilidad de los recursos
naturales en términos físicos, b) cuentas medioambientales en términos monetarios y
c) enfoque del bienestar. 10
 Contabilidad de los recursos naturales en términos físicos
10
Chávez Villacorta, G. Medio Ambiente y Recursos Naturales en las Cuentas Nacionales. Revista de la
Facultad de Ciencias Económicas. Año V, N" 16. 2000. Lima, Perú.
Se han realizado algunos estudios sobre valoración en varios países en vías de
desarrollo, en los cuales el PIB se ajusta para tener en cuenta seleccionados costos
tales como el costo de la deforestación, el agotamiento de la reserva de pesca y el
costo de la erosión del suelo. Aunque estos estudios se fundamentan en análisis
detallados en términos físicos, que distinguen entre una variedad de especies de
madera, peces y diferentes tipos de suelo basados en la localización geográfica y el uso
agrícola, la atención última se centra en el ajuste del PBI, pero estos estudios no se
ocupan de la asignación explícita de los ajustes medioambientales a nivel de cada
actividad o del gasto.
Asimismo, la valoración del uso de los activos naturales es una de las tareas más
difíciles de la contabilidad y la estadística ambientales. El examen ha revelado tres
métodos de valoración: valoración de mercado; valoración directa no comercial (que
entraña por ejemplo, el concepto de disposición a pagar); y valoración indirecta no
comercial (que entraña datos relativos a los costos sobre, por ejemplo, los costos de los
daños a los gastos efectuados para cumplir ciertas normas).
 Cuentas medioambientales en términos monetarios
La valoración de mercado parece a primera vista ser una manera fácil de evaluar la
utilización de los activos porque el procedimiento de valoración puede utilizar datos
observables. Con todo, la complejidad de la valoración de mercado se pone de
manifiesto en las diferentes formas de valoración11 de los bienes y servicios
ambientales.
Si la explotación de éstos activos se extiende a un período largo, la corriente de
utilidades netas futuras tendrá que ser descontada. En algunos casos, las reservas de
activos naturales agotables y los derechos de explotación se pueden vender en el
mercado. Los precios de mercado reflejarán así en gran medida las utilidades netas
previstas de la explotación de los recursos.
b. El enfoque del bienestar
Este enfoque centra la atención en las repercusiones medioambientales del costo
soportado o, en un sentido más amplio, en el bienestar. Este enfoque considera los
servicios medioambientales gratuitos prestados a los productores y consumidores por
la naturaleza y el consiguiente daño que sufre ésta.
Otro enfoque se basa en el concepto de los estándares de sostenibilidad del medio
ambiente y en la estimación de los costos necesarios de prevención o restauración
para alcanzar esos estándares. Este método se ocupa de las repercusiones
experimentadas durante un período no especificado de tiempo. Propone que el costo
debería cargarse a las industrias capaces de absorberlo, dado el precio de sus
productos; estas industrias no son necesariamente las que causaron inicialmente la
degradación.
c. Mapa de oportunidades

11
Se refiere a la existencia de distintos activos ambientales (activos naturales producidos como los
inventarios naturales, activos naturales fijos producidos tales como los huertos y las plantaciones; activos
fijos no producidos, que es el caso de la tierra, entre otros) que requieren de métodos diferentes de
valoración.
Con el uso de esta herramienta se logra generar una visión de conjunto de la situación
geográfica del territorio y conocer la disposición de sus recursos naturales, las
condiciones medioambientales y en general la situación de la infraestructura básica
que tiene el mismo. La herramienta tuvo como finalidad que los participantes
elaboren un mapa de oportunidades del territorio para acordar en qué sectores
económicos y ámbitos geográficos deben desarrollarse nuevas iniciativas económicas.
d. Mapas tecnológicos
La vigilancia tecnológica se propone precisamente obtener información sobre lo que
está sucediendo en una determinada área tecnológica: en qué temas se está
investigando, cuáles son las líneas de investigación emergentes, cuáles son las
entidades y los equipos de investigación líderes.
En el ámbito de la vigilancia, los mapas tecnológicos, obtenidos a partir del
tratamiento de la información contenida en bases de datos técnicos, son una potente
herramienta para el análisis de las tendencias tecnológicas. Pero los resultados que
ofrecen no son suficientes para la toma de decisiones si no se pueden enlazar con el
comportamiento del mercado.
Si bien se han definido ya metodologías para la elaboración de mapas tecnológicos,
hasta el momento se ha avanzado poco en estudiar su vinculación con el mercado; por
ello, es importante dar una visión de conjunto sobre la aplicación de los mapas y su
relación con los análisis del mercado para la detección de oportunidades tecnológicas
competitivas.
Para ello se parte de los mapas obtenidos y de esta manera, diseñar una metodología
que incorpore los datos procedentes de los estudios de mercado.

8. Planificando el desarrollo rural con enfoque territorial a


nivel municipal
8.1 Objetivos
Los objetivos de un plan de desarrollo rural con enfoque territorial son:
a. Proveer un camino claro para acortar el proceso de selección de nuevos
proyectos por medio de un Mapa de Oportunidades, acorde con los objetivos y
estrategias del plan de desarrollo municipal;
b. Dimensionar los beneficios de los proyectos de mejora continua identificados;
c. Asegurar que el camino elegido de mejoramiento continuo cumpla con las
necesidades y prioridades del plan;
d. Involucrar a todos los actores y usuarios claves del sector público y privado;
e. Definir en un proceso estructurado los objetivos, alcances, impactos, equipos
de trabajo, costos y beneficios.
8.2 Metodología
El plan municipal de desarrollo rural con enfoque territorial tiene etapas de trabajo
definidas para lograr un conocimiento detallado de los procesos internos de los
productores, pequeñas y mediana empresa y la forma como sus soluciones
tecnológicas están trabajando en aportar valor a cada paso de los mismos. Estas
etapas son:
 Acordar plan de trabajo - Orientado a tener un entendimiento claro de cuales
son los objetivos del proceso y comprometer recursos y tiempo.
 Levantamiento de información - Entrevistas con los principales usuarios por
cada área y función incluida en el proceso y revisión de estos
 Confirmación de posibles mejoras - Reunión con los participantes orientado a
obtener consensos sobre las posibles mejoras a efectuar.
 Presentar mapa de oportunidades - Presentación de la mapa de oportunidades
y el impacto sobre la operación de los emprendimientos
 Análisis de costos y beneficios
 Análisis de los costos asociados a los proyectos elegidos, sus alcances y plazos
 Decidir proyectos de mejora - definición por parte de las partes interesadas de
los proyectos a ejecutar

9. Pequeños productores creciendo a través del


encadenamiento productivo y el desarrollo territorial:
Papel de la Agricultura Familiar
La agricultura familiar es aquella forma de producción rural que tiene al agricultor
como su fin y no como su medio, que vincula el estilo de vida con el medio físico
productivo en un igual espacio, donde la agricultura es la principal ocupación y fuente
del ingreso familiar12. La familia aporta una fracción predominante de la fuerza de
trabajo utilizada en la explotación, se garantiza su autoreproducción para el arraigo de
los jóvenes como nuevos agricultores, produce tanto para el autoconsumo y el
mercado de manera diversificada y transmite de padres a hijos pautas culturales, de
formación y educativas como pilares de un proceso de desarrollo rural integrado.
Una característica importante de la agricultura familiar es que constituye una unidad
doméstica de producción y consumo en las que la mano de obra familiar no
remunerada y por cuenta propia es la principal fuerza laboral. En ese sentido la unidad
doméstica muestra relaciones estrechas con la actividad económica desarrollada en la
parcela, de tal manera que no es posible analizarlas de forma aislada.
En El Salvador la importancia de la agricultura familiar radica en el hecho de que se
desarrolla prioritariamente zonas frágiles de laderas, que representan el 60% del
territorio nacional (tierras arriba del 15% de pendiente); en las áreas de laderas se
concentra la pobreza rural; en las laderas de las cuencas se cosecha el agua; en las
laderas se concentra la producción de granos básicos (maíz, frijol y sorgo), de la cual
depende la seguridad alimentaria de la población y finalmente en las laderas se
conjugan y se vuelven imperativos los componentes de la sostenibilidad (ambiental,
económico y social)

12
Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC). 2010. Estrategia Centroamericana de Desarrollo Rural Territorial
(ECADERT). San José, Costa Rica.
Para incentivar la producción de la agricultura familiar se requiere de un conjunto de
acciones que permitan apoyar su inserción al mercado mediante el mejoramiento de
sus niveles de competitividad.
a. fomentar la innovación tecnológica en las actividades productivas;
b. promover mecanismos financieros acordes a la realidad de la agricultura
familiar;
c. promover la empresarialidad con vinculación de la producción y/o servicios a
cadenas productivas competitivas;
d. ofrecer servicios de asistencia técnica y transferencia de tecnología eficientes;
e. fomento y fortalecimiento de la asociatividad para la organización de la
producción;
f. vinculación de las organizaciones de productores con los gobiernos locales para
la dotación de servicios e infraestructura de apoyo a la producción.

10. Requerimientos para el impulso del Desarrollo Rural


Territorial
Emprender una tipo de desarrollo como el anteriormente descrito requiere de
medidas estratégicas que faciliten la operatividad y apropiación en los territorios. Las
estrategias deben considerar, entre otros aspectos:
a. la revalorización del ciudadano como protagonista de los procesos de
desarrollo implementados por el gobierno central y los gobiernos locales;
b. la definición gestión de la cuestión pública mediante políticas, estrategias,
marcos legales para el ordenamiento territorial y el acceso a financiamiento
para la implementación de planes, programas y proyectos;
c. la articulación de lo nacional con lo local para la definición de política de estado
con horizonte de largo plazo;
d. el impulso al desarrollo territorial mediante el fortalecimiento de capacidades
locales y nacionales, el fomento procesos asociativos municipales y
comunitarios; que permitan incrementar la competitividad de los territorios;
e. la promoción del desarrollo económico local mediante el fortalecimiento de las
actividades económicas de producción y prestación de servicios tanto
agropecuarias como no agropecuarias; con la definición y puesta en marcha de
mecanismos de incentivos;
f. dinamizar los municipios, ofreciendo a la población, oportunidades reales para
que permanezcan, e inclusive retornen, en sus comunidades de origen por la
vía de salarios que compitan otras fuentes de ingreso externas a la finca;
g. apoyo a la gestión y ejecución de prioridades del territorio mediante la gestión
de recursos para asistencia técnica y capacitaciónel ordenamiento del quehacer
de los diferentes actores y agentes de desarrollo en los territorios con la
finalidad de priorizar acciones e inversiones;
Cuadro 2. Matriz para una agricultura y desarrollo rural sostenible
Ejes sistémicos de
la Agricultura
TERRITORIOS CADENAS ENTORNO
OBJETIVOS
Ejes de sostenible INNOVACION
RURALES AGROPRODUC- NACIONAL - ESTRATÉGICOS
desarrollo TIVAS INTERNACIONAL
Sostenible
Fomentando Adopción de Entorno
PRODUCTIVO- tecnologías
Integrando las cadenas COMPETITIVIDAD
empresas y fortaleciendo su Favorable para
COMERCIAL rurales innovadoras una agricultura
competitividad
competitivas competitiva

Alimentos inocuos, Diferenciación de


CALIDAD
Sustitución de Oferta de productos saludables, productos para la
CERTIFICACIÓN
y servicios certificados funcionales, exportación
– INOCUIDAD Y procesos químicos
(denominación de origen,
por biológicos nutricionales
TRAZABILIDAD trazabilidad).

Producción bajo Medidas De la finca SOSTENIBILIDAD


esquemas Participando en la
ECOLÓGICO- innovadoras a la mesa:
"Ambientalmente construcción de
Responsables”
de resguardo impulsando gestión
AMBIENTAL la institución
ambiental ambiental ambiental

SOCIO- Calidad de vida Creación


Hacer del productor Fortaleciendo el
de capacidades y
CULTURAL- en zonas rurales agrario un aprendizaje y el oportunidades EQUIDAD
HUMANO innovador conocimiento en las comunidades
permanente en la cadena
Asociatividad y Medidas innovadoras Promoviendo
POLÍTICO- participación para atender Fortaleciendo el Políticas y la GOBERNABILIDAD
INSTITUCION público-privada requerimientos que diálogo y cooperación
de servicios exigen los mercados los compromisos
AL regional y hemisférica

PROSPERIDAD RURAL

PRODUCTORES INNOVADORES
OBJETIVOS DESARROLLO
ESTRATÉGICOS SEGURIDAD ALIMENTARIA SOSTENIBLE

POSICIONAMIENTO INTERNACIONAL

Fuente: Benites, J. 2009.


Cuadro 3. Vinculaciones entre la agricultura y el desarrollo rural sostenible

Agricultura Sostenible Entorno: Local,


Cadenas
Territorios Rurales Innovación Nacional e
Desarrollo Sostenible Productivas
Internacional
Integración Horizontal
Condiciones Económicas
Productivo-Comercial Desarrollo Económico Local Producción Estable y Vertical en el
Favorables
Mercado
Calidad de productos y Inocuidad y Especialización
Certificación-Inocuidad Equidad Ambiental
servicios Competitividad Territorial

Utilización apropiada del Gestión ambietal con Institucionalidad


Ecológico-Ambiental Medios de Vida Sostenibles
paisaje Equidad Ambiental

Identidad y Rescate Fortalecimiento de


Sociocultural Calidad de Vida
Cultural
Equidad Económica
Capacidades Locales

Demandas y
Asociatividad, Alianzas Negociaciones entre
Político Institucional Público Privadas
Requerimientos del
Pares
Negociaciones y Alianzas
Mercado