Está en la página 1de 3

Anticoagulantes

Los anticoagulantes son medicamentos que previenen la formación de


coágulos sanguíneos. También evitan que los coágulos de sangre ya
existentes se hagan más grandes. Los coágulos en las arterias, las venas y el
corazón pueden causar ataques al corazón, derrames cerebrales y bloqueos.
Usted puede tomar un anticoagulante si tiene:

 Ciertas enfermedades del corazón o de los vasos sanguíneos


 Un ritmo cardíaco anormal llamado fibrilación auricular
 Un reemplazo de válvula cardíaca
 Un riesgo de coágulos de sangre después de una cirugía
 Defectos cardíacos congénitos

Hay dos tipos principales de anticoagulantes. Los anticoagulantes como


la heparina o la warfarina (también llamada Coumadin) desaceleran el
proceso de formación de coágulos en su cuerpo. Los fármacos
antiplaquetarios, como la aspirina, previenen que las células sanguíneas
llamadas plaquetas se aglomeren para formar un coágulo

Un anticoagulante es un diluyente de la sangre, que previene la formación


de coágulos. Estos medicamentos se utilizan para evitar la formación de
coágulos en las venas y arterias que pueden causar ataques al corazón y
embolias.

Son fármacos con estructura parecida a la vitamina K. Algunos son


sustancias naturales: plantas como el trébol. Los más usados son:
Dicumarol, Acenocumarol (SINTROM®), Warfarina (ALDOCUMAR®),
Heparina, Ribaroxavan. Los anticoagulantes orales actúan como
antagonistas de vitamina K impidiendo sus acciones e inhibiendo la
coagulación. La acción de los anticoagulantes orales comienza a aparecer a
los varios días porque primero deben agotarse los factores de coagulación.
Los antiagregantes potencian la acción de anticoagulantes.

Los anticoagulantes orales son medicamentos que hacen que la sangre


tarde más tiempo en coagular, con el fin de evitar la trombosis y/o embolia.
El contenido en vitamina K de la dieta puede interferir en la eficacia del
tratamiento, favoreciendo tanto un exceso como un defecto de esta. Existen
diferentes formas de vitamina K, pero la más importante es la vitamina K1.

Un aumento de vitamina K produce un menor efecto del medicamento, lo


que conllevaría un aumento del riesgo de trombos. Por el contrario, si
disminuimos bruscamente la ingesta de alimentos ricos en vitamina K,
provocaríamos un mayor efecto del medicamento que se traduciría en un
aumento del riesgo de hemorragia

Warfarina: Este es el anticoagulante más común y es un medicamento de


tipo cumarínico que presenta estructura parecida a la vitamina k y lo que
hace es competir con ella para inhibir la síntesis de factores dependientes
de vitamina k como son la protrombina (factor II) y factores VII, IX y X. lo
que nos alterara el tiempo de Protombina

Los antibióticos pueden interactuar con la warfarina, ya sea aumentando la


formación de trombos o aumentando el sangrado o sea que puede actuar en
ambos sentidos, según los estudios interactúan a través de flora intestinal
reduciendo la formación de vitamina k.

Los AINES también nos pueden afectar aumentando el sangramiento por lo


que se recomienda como único analgésico Acetaminofén o Paracetamol.