Está en la página 1de 11

TITULO: ¿Quién es el espíritu santo?

TEXTO: Juan 14:26

PROPOSITO GENERAL: Conocer quién es el Espíritu Santo

PROPOSITO ESPECÍFICO: Que la iglesia conozca quien es el Espíritu Santo, y de esta forma anhele
de su llenura.

INTRODUCCION:
Recuerdo que hace algún tiempo una persona se integró al lugar donde trabajo, lo curioso de este asunto
es que solo tenía información de su persona de otros compañeros los cuales me contaron información
errónea y poco agradable, esto género en mi una idea errada de quien era esta persona. Recuerdo que el
primer día de trabajo fui indiferente y creo que hasta lo trate mal. Sin embargo, al transcurrir el tiempo
fui conociendo realmente quien era al interactuar cada día mas con el y conocer mas profundamente
sobre su persona, (claro porque el así lo permitió). Al final se convirtió en uno de mis mas cercanos
amigos junto con su familia, lo que es hasta la fecha
Para hablar de la obra del espíritu santo el estudioso de la palabra se puede introducir en varios
conceptos teológicos que lo llevaría a descubrir que esta obra es mucha mas profunda de lo que imagina
y que no solo consiste en lo que poéticamente se conoce (la tercera persona de la trinidad), un ejemplo
de esto es creer que el actuar del Espíritu Santo solo consiste en el hablar en lenguas (en la
manifestación de los dones).
Sin embargo, para ello debemos entender quien es el Espíritu Santo para luego entender como opera en
su vida después de su conversión. Lo mismo que me sucedió con mi amigo. Primero tenemos que
conocer quien es, de lo que es capas y de otras características que solo pueden darse interactuando con
el día a día
TEMA: 1 ¿Quién es el Espíritu Santo?

PROPOSICION (TESIS SERMONARIA): El presente sermón es con el fin de que la iglesia conozca
quien es Espíritu Santo y esto le ayude a dejar que el actúe en su vida.

FRASE DE TRANSICION: Conoce a tu amigo y cada día lo amaras mas y desearas que él esté más
tiempo contigo.

FRASE INTERROGATORIA. ¿Cómo puedo conocer a mi amigo Espíritu Santo?


Palabra o frase clave: mí amigo Espíritu Santo

I. Para conocer a mi amigo el espíritu santo, debo conocer sus nombres y sus símbolos.
El estudio de quien es el Espíritu Santo ha tenido sus implicaciones, han surgido diversas
escuelas de interpretación que intentan describir quien es y como opera. Sin embargo,
nuestro pobre entendimiento nunca lograra conocer en su totalidad quien es el Espíritu
Santo. Empero la escritura nos ha dado pautas desde Genesis para que pudiéramos tener una
revelación progresiva para comprender algunos conceptos relacionados con su persona.

Algo que nos ayudara a entender la naturaleza de mi amigo Espíritu Santo, es el conocer los
títulos que se le da en las sagradas Escrituras

a) Los nombres de mi amigo Espíritu Santo.


 El Espíritu de Dios. 1Corintios 2:10-11
El Espíritu Santo es el poder ejecutivo de la Deidad, el cual trabaja en todas las esferas,
tanto físicas como morales. Por medio del Espíritu Santo, Dios creó y preserva el Universo.
Por medio del Espíritu Santo - "el dedo de Dios," Lucas 11:20 - Dios opera en la esfera
espiritual, convirtiendo a los pecadores y santificando y sustentando a los creyentes.
Su Deidad queda demostrada por medio de los hechos siguientes: Se le confieren atributos
divinos. Es eterno, omnipresente, omnipotente, y omnisciente. Hebreos 9:14; Salmos
139:7-10; Lucas 1:35; 1Corintios 2:10-11. Se le adscriben operaciones divinas, como son:
la creación, regeneración y resurrección. Genesis 1:2; Job 33:4; Juan 3:5-8; Romanos.8:11.
Se le pone a un mismo nivel de dignidad con el Padre y el Hijo. 1Corintios 10:4-6;
2Corintios 13:14; Mateo 28:19; Apocalipsis 1:4.
El Espíritu Santo es una persona y tiene personalidad la Biblia menciona que tiene intelecto,
tiene voluntad, habla, es intercesor, guía, se le puede contristar, se le puede ofender.
Algunos dudan de su personalidad porque no pueden crear en su mente una imagen corporal
del Espíritu Santo, pero, esto no es necesario ya que para ser una persona no se necesita de
un cuerpo. Esto no quiere decir que sea un ser independiente a Dios, pues actúa conforme a
su voluntad.
 El Consolador.
Juan 14:16-17 y 15:26. Cristo hablo de que cuando él se fuera dejaría a alguien que seguiría
guiando a sus Discípulos y “mas que eso”. El señor Jesús tranquilizó todos estos temores no
expresados con la siguiente promesa: "Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para
que esté con vosotros para siempre." La palabra Consolador ("paracletos," en el idioma
griego) tiene el siguiente significado literal: uno llamado al lado de otro para el propósito de
ayudarle en cualquier forma, particularmente en procedimientos legales y criminales. Pero
el E.S. es mas que eso, su obra como consolador no solo radica en una defensa, sino que
también es nuestra guía que nos va llevando a la santidad pues de igual forma es el que nos
santifica.
 El Espíritu Santo.
El Espíritu es llamado santo porque es el Espíritu del Santo, y porque su principal obra es la
santificación. Necesitamos un Salvador por dos razones, a saber: para hacer algo por
nosotros y para hacer algo dentro de nosotros.
Jesús hizo lo primero al morir por nosotros, y mediante el Espíritu Santo vive dentro de
nosotros, transmitiendo a nuestra alma su divina vida. El Espíritu Santo ha venido a
reorganizar la naturaleza del hombre y para oponerse abiertamente a todas las malas
tendencias. Juan 1:33, 1 Corintios 6:19.
 El Espíritu Santo de la promesa.
El profeta Joel y Ezequiel lo profetizaron Ezequiel 36:27; Joel 2:28. Y Jesucristo lo
prometió Galatas:3:14 y Lucas 24:49
 El Espíritu de Verdad.
Es quien nos ayuda a entender las verdades eternas y nos proporciona una clara idea de
quien es Cristo. Así como el Hijo no habló de sí mismo, sino de lo que había recibido del
Padre, así tampoco el Espíritu hablará de sí mismo, como si fuera una fuente distinta de
información, declarara que Dios padre tiene para el creyente.
 El Espíritu de gracia.
Hebreos 10:29, Zacarias 12:10 es quien nos acerca al perdón, al arrepentimiento, el único
que puede conmover el corazón del hombre para arrepentimiento.
 El Espíritu de vida.
Romanos 8:2; Apocalipsis 11:11 es quien crea y persevera la vida.
 El Espíritu de adopción
Romanos 8:15. Cuando una persona es salvada, no solamente se le da el nombre de hijo de
Dios, y es aceptado en la familia divina, sino que también recibe dentro de su alma la
conciencia de que es participante de la naturaleza divina.

b) Símbolos de mi amigo Espíritu Santo.


 Fuego.
Isaías 4:4; Lucas 3:16. El fuego ilustra la limpieza, purificación, arrojo vehemente y celo
producido por la unción del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es comparado al fuego porque
el fuego calienta, ilumina, purifica y se propaga. Jeremías 20:9.
 Viento.
La palabra hebrea Ruáj tiene una notable amplitud semántica. Puede significar “aliento”,
“espíritu” o “viento”. Se usa paralelamente a Nefesh. El significado básico de Nefesh es
“ser viviente”; esto es, todo lo que respire. Su amplitud semántica se desarrolla a partir de
aquí, para referirse a prácticamente todos los aspectos emocionales y espirituales de un ser
humano vivo. Ruáj toma parte de la amplitud semántica de Nefesh. Así, en Ezequiel 37:5-
10, vemos que algunas traducciones ponen “aliento”.
La palabra griega Pnéyma tiene una amplitud semántica casi idéntica a la de Ruáj. El
símbolo del viento lleva consigo la naturaleza invisible del Espíritu Santo, tal como vemos
en Juan 3:8. Podemos ver y sentir los efectos del viento, pero el viento en sí es invisible.
Hechos 2:2 usa con gran fuerza la imagen del viento para describir la venida del Espíritu
Santo el día de pentecostés.
El viento llega a donde quiere no tiene límites, puede ser destructor y regenerador, es
invisible pero real, es fresco y por lo tanto refresca la tierra.
 Agua.
Éxodo 17:6; Ezequiel 36:25-27 Juan 3:5: Juan 4:14; Juan 7:38-39. El Espíritu Santo es la
fuente de agua viva, la más pura, la mejor, porque él es el verdadero río de la vida cuya
corriente impetuosa inunda nuestras almas, limpiándolas del polvo del pecado.
El poder del Espíritu Santo hace en el terreno de lo espiritual, lo que el agua hace en el
orden Material. El agua purifica, refresca, Apaga la sed y convierte el campo estéril en
tierra fructífera. Purifica lo que está manchado y restaura la limpieza; es un símbolo muy
Apropiado de la gracia divina que no solamente limpia el alma, sino que le añade belleza
divina.
 Aceite.
El aceite es quizá el más familiar y común de los símbolos del Espíritu. Toda vez que se
usaba aceite en los ritos del Antiguo Testamento, ello representaba utilidad, fructificación,
belleza, vida y transformación. Se usaba por lo común para alimentos, luz, lubricación,
remedio.
Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret” Hechos 10:38. Citando
Isaías 61:1–2, Jesús proclama: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha
ungido para dar buenas nuevas a los pobres” Lucas 4:18. El aceite era usado desde el
principio para ungir primero a los sacerdotes y después a los reyes y los profetas. Es el
símbolo de la
consagración del creyente por parte de Dios, al servicio del reino de Dios.
 La paloma.
El Espíritu Santo descendió sobre Jesús en la forma de una paloma en los cuatro relatos del
Evangelio. La paloma es un arquetipo de delicadeza y paz. El Espíritu Santo habita en
nosotros. No nos posee. Nos ata a sí en el amor, en contraste con las cadenas de los hábitos
pecaminosos. Es delicado. Nos da la paz en medio de las tormentas de la vida
Frase de transición: también conocer algunos datos de las personas sobre su historia de vida nos
ayuda a relacionarnos mejor.

II. Para conocer a mi amigo el espíritu santo, debo conocer su historia descrita en el
Antiguo Testamento.
a) El Espíritu creador.
El Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad, por cuyo poder el Universo fue
creado. El Espíritu Santo se movía sobre la faz de las aguas y compartía así la gloria de la
creación. Genesis 1:2; Job 26:13; Salmo 33:6; Salmo 104:30.
El Espíritu Santo creó al hombre y lo sostiene. Genesis 2:7 y Job 33:4. Todo individuo,
sirva a Dios o no, es sostenido por el poder creador del Espíritu de Dios. Daniel 5:23;
Hechos 17:28. La existencia del hombre es cual la nota de un órgano, que dura mientras el
Creador mantiene el dedo en la tecla. El hombre debe su ser a las "manos de Dios," o sea al
Verbo, Juan 1:1-3, y al Espíritu Santo, porque fue a ellos que les fueron dichas las palabras:
"Hagamos al hombre..."
b) El Espíritu dinámico, que produce:
 Obreros de Dios.
 Portavoces de Dios.
 Era dado solo para unos cuantos; personas que tenían algún cargo en particular,
como, profeta, sacerdote o juez. Nm 11:29 menciona, Y Moisés le respondió:
¿Tienes tú celos por mí? Ojalá todo el pueblo de Jehová fuese profeta, y que Jehová
pusiera su espíritu sobre ellos.
 Era temporal; Jueces 14:6 Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien
despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano; y
no declaró ni a su padre ni a su madre lo que había hecho. Se puede notar que el
Espíritu venia sobre las personas para realizar prodigios y luego se alejaba.

Frase de transición: conocer como mi amigo se relaciona con las demás personas me ayuda a
confiar más en él.

III. Para conocer a mi amigo el espíritu santo, debo conocer su relación con Jesucristo
María concibió a Jesús por el Espíritu Santo Mateo 1:20
Jesús fue lleno del Espíritu Santo y actúo con su poder. Mateo 3:16 esto se reflejo en todo
su ministerio. Predicación, crucifixión y resurrección.
Frase de transición: conocer que mi amigo tiene un propósito escrito desde tiempos pasados
me ayuda a anhelar su compañía.
IV. Para conocer a mi amigo el espíritu santo, debo conocer que su derramamiento es una
promesa cumplida Hechos 2:14
Su derramamiento General Una bendición futura
Esto es una promesa cumplida en el nuevo pacto la cual esta al alcance de todos.

Conclusión conocer quién es el Espíritu Santo nos acercara a comprender como actúa en
nuestras vidas, y por lo tanto nos ayudara a dejar ser guiados por él. Pero como a todo
amigo se le puede entristecer y ofender y esto limitara su obrar en tu vida.

PARTE 2

TITULO: La obra del Espíritu Santo en el nuevo creyente

TEXTO: Juan 16:7-11

7Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no


vendría a vosotros; más si me fuere, os lo enviaré.

y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.

de pecado, por cuanto no creen en mí;
10 
de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;
11 
y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.

PROPOSITO GENERAL: Conocer como el Espíritu Santo opera en el nuevo creyente

PROPOSITO ESPECÍFICO: Que el nuevo creyente conozca como opera Espíritu Santo en su vida y de
esta forma pueda anhelar su llenura.

INTRODUCCION:
Todos tenemos necesidades en la vida, desde lo más común a lo más complicado, como por ejemplo
problemas de plomería, de electricidad, de salud o legales y por lo regular buscamos recomendaciones,
es decir algún amigo siempre nos va a proporcionar una referencia porque ya el ha utilizado esos
servicios. Pero aclaro esta recomendación se hace conociendo los antecedentes de dicha persona, es
decir la calidad de su trabajo y esto nos genera mayor confianza en buscar más de sus servicios.
La semana pasada descubrimos quien es el Espíritu Santo, con el fin de comprender los aspectos
fundamentales acerca de su naturaleza y sus características. Ahora nos compete comprender como opera
en nuestras vidas. Entenderemos que sin su presencia en nuestras vidas seriamos como artefactos sin
energía, lo que nos haría poco funcionales. Entonces conocer lo que hace en tu vida motivara a que
anheles que nunca se aparte de ti.

TEMA: 2 Como opera el Espíritu Santo en el creyente.

PROPOSICION (TESIS SERMONARIA): El presente sermón es con el fin de que la iglesia conozca
como actúa del Espíritu Santo en su vida.

FRASE INTERROGATIVA O FRASE DE TRANSICION: Veremos mediante el estudio de cuatro


acciones, el cómo el Espíritu Santo va actuando en el creyente, conoceremos que efectos tiene este en
nuestra vida. y porque es importante anhelar su llenura.

Que hace el Espíritu Santo con respecto al pecado del hombre

I. Convencer al mundo de pecado; Juan 16:7-11


El hombre vive en pecado, desde el momento que Adán y Eva pecaron, esta acción paso al
hombre como una herencia de destierro. Además de que el hombre por su naturaleza busca
alejarse de los designios de Dios y por lo tanto vive una vida que no es agradable a sus ojos.
El hombre es orgulloso y vive segado por lo tanto necesita de la intervención divina que es
la única que puede traer luz a la vida del hombre pecador.
La primera etapa de la santificación, y la obra mayor del Espíritu Santo consiste en traer a
las personas a una relación de pacto con Dios. El Espíritu tiene tres tareas entre los que no
son convertidos: convencer de pecado, dar testimonio de Cristo y confirmar la Palabra de
Dios. Son sus tareas mayores, porque las realiza entre el grupo mayor de personas:
virtualmente todos los habitantes de la tierra que no son cristianos. La salvación sólo puede
comenzar cuando la persona ha sido convencida de pecado personal. Por “convencer”
entendemos que la persona se da cuenta de que ha actuado mal; de que es verdaderamente
culpable delante de Dios. El Espíritu Santo es el que produce esa convicción. La convicción
de pecado es la primera etapa en la santificación de la persona, y la única que no exige
nuestro
consentimiento. Jesús hablaba de este ministerio del Espíritu cuando dijo: Y cuando él
venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no
creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por
cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado” (Juan 16:8–11).
El creyente puede ayudar al inconverso a arrepentirse de sus pecados al el mismo ser
ejemplo de convencimiento de pecado y de un actuar poderoso en los cambios radicales de
una vida pasada.
De igual forma el Espíritu convence al actuar por medio de los prodigios y milagros que
realiza.
Después de convencer de pecado que otras acciones hace el Espíritu Santo en el Nuevo
creyente.
Qué proceso realiza el espíritu santo con respecto al nuevo creyente

II. Limpiar al creyente por medio de la sangre de Cristo cuando nace de nuevo; es el
proceso que el Espíritu realiza mediante 3 acciones.
a) Regeneración
Cuando respondemos al llamado de Dios y al acercamiento del Espíritu y de la Palabra,
Dios realiza actos soberanos que nos hacen entrar en la familia de su reino: regenera a
aquéllos que están muertos en sus transgresiones y pecados; justifica a los que comparecen
condenados ante un Dios santo, y adopta a aquéllos que son hijos del enemigo. Aunque
estas cosas ocurran de manera simultánea en la persona que cree, podemos estudiarlas por
separado. La regeneración es el acto decisivo e instantáneo del Espíritu Santo, en el que éste
recrea la naturaleza interna. El sustantivo que traducimos “regeneración” (gr. palinguenesía)
sólo aparece dos veces en el Nuevo Testamento. Mateo 19:28 lo usa con referencia a los
últimos tiempos. Sólo en Tito 3:5 se refiere el vocablo a la renovación espiritual de una
persona humana.
Pedro afirma que Dios, por su gran misericordia, “nos hizo renacer para una esperanza
viva” (1 Pedro 1:3). Es una obra que sólo Dios realiza. “Nacer de nuevo” habla de una
transformación radical. Con todo, sigue haciendo falta un proceso de maduración. La
regeneración nos inicia en el crecimiento de nuestro conocimiento de Dios, en nuestra
experiencia en Cristo y en el Espíritu, y en nuestra personalidad moral.
La regeneración es un tema de suma importancia pues el hombre teniendo una mente y un
cuerpo sometido al pecado, necesita ser transformado y llevado de acuerdo a la mente de
Cristo. Necesita dejar de pensar en lo incorrecto y llenarse de pensamientos que lo acerquen
más al Señor
Para mí como psicólogo.
b) Justificación:
Si bien la regeneración efectúa un cambio en nuestra naturaleza, la justificación efectúa un
cambio en nuestra posición con respecto a Dios. Este término se refiere a un acto por medio
del cual, apoyado en la obra infinitamente justa y satisfactoria de Cristo en la cruz, Dios
declara que los pecadores condenados quedan libres de toda la culpa del pecado y de sus
consecuencias eternas, y los declara plenamente justos ante su presencia. El Dios que
detesta “justificar al impío” (Proverbios 17:15) mantiene su propia justicia, al mismo
tiempo que justifica al culpable, porque Cristo pagó ya todo el castigo debido por el pecado
(Romanos 3:21–26). Por ese motivo, nosotros podemos comparecer ante Dios totalmente
justificados, y
lo hacemos.

c) Santificación
En la regeneración, el Espíritu Santo efectúa un cambio fundamental en el alma, al impartir un
nuevo principio de vida. ello no implica, sin embargo, que el Hijo de Dios es al instante
perfecto. Siguen latentes las debilidades adquiridas y heredadas; es necesario vencer al mundo,
a la carne y al diablo. Puesto que el Espíritu Santo no obra de una manera mágica, sino en forma
vital y progresiva, es gradualmente que el alma es renovada. Será necesario fortalecer la fe
mediante Numerosas pruebas. También debe ser fortalecido el amor, para sobrevivir las
penalidades y la tentación. Deberán vencerse los halagos del pecado y corregirse las
tendencias y los hábitos.
Si el Espíritu de Dios hiciera un solo trabajo y luego partiera, el convertido con seguridad
volvería a sus antiguos caminos. Pero el Espíritu Santo prosigue la buena obra comenzada. El
evangelio, que fue el medio de nuestro nuevo nacimiento, continúa siendo el medio de
crecimiento en nuestra vida cristiana. Aquéllos que han nacido de la incorruptible semilla de la
Palabra de Dios (1Pe_1:23), deben desear "como niños recién nacidos, la leche espiritual no
adulterada, para que por ella crezcáis para salvación." 1Pedro 2:2. Asimismo el Espíritu Santo
Actúa directamente sobre el alma, produciendo esas virtudes especiales del carácter cristiano
conocidas como los frutos del Espíritu Santo. Gálatas 5:22-23. La operación del Espíritu es
progresiva, yendo "del corazón a la superficie, del interior al exterior, de la raíz de la vida a las
manifestaciones de la vida, a las acciones y a las palabras. Al principio permite muchas cosas
que son incompatibles con su naturaleza santa y luego, poco a poco, las ataca una tras otra,
un año éstas, otro año aquéllas, entrando en detalles de una forma tan completa que sin
dejar que nada escape a su influencia, un día todo el hombre, glorificado por el Espíritu,
resplandecerá con la vida de Dios."

Lo resumiere de esta manera: Un hombre que piensa en cosas malas hace cosas malas, por lo
tanto, el Espíritu Santo transforma su vida para ya no ser igual.
Que hace del hombre el Espíritu Santo.

III. Nos hace su morada1 corintio 6:19


Esta característica la perdimos cuando Adán peco, sin embargo, es recuperada al acepta a
Jesucristo como nuestro salvador. Esto perite que podamos tener una relación directa con el
espíritu Santo y por consiguiente con Dios pues ahora ya no está fuera de nosotros sino dentro.
A diferencia del antiguo testamento en el cual el Espíritu no permanecía en el hombre ahora
vive dentro de nosotros.

Que hace el Espíritu Santo con respecto a mi relación con los demás

IV. Llenar de poder al creyente para que ayude en el proceso de santificación de otros por
a) La proclamación del evangelio a los no creyentes Mateo 10:20
Hablar de Cristo en los tiempos de los apóstoles no era tarea fácil. Sufrían de persecución
El bautismo en el Espíritu Santo abre un papel nuevo para el creyente en la santificación del
mundo. Los creyentes están mejor capacitados para ayudar al Espíritu en su obra de
santificar a otros, una vez que lo han recibido. Jesús les ordenó a sus discípulos que
esperaran el bautismo en el Espíritu, de manera que tuvieran poder para testificar
(Hechos 1:4–5, 8). Ese bautismo llegó con una señal que simbolizaba que el nuevo pacto se
hallaba a disposición de todos los seres humanos del mundo entero: la señal de “hablar en otras
lenguas” (2:4). Hoy día, pocas personas reconocen que “otras lenguas” fue originalmente hablar
idiomas que no eran ni el hebreo ni el arameo. Virtualmente por vez primera, Dios habló en
otros idiomas y llamó a seres humanos que no eran judíos a entrar en una relación de pacto con
Él. Ésta fue una poderosa señal de que la santificación universal de la que habían hablado los
profetas estaba ya a disposición de todos. Pedro, reconociendo que en la multitud había muchas
clases diferentes de personas, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, citó Joel 2:28–32 para
apoyar aquella experiencia. Muy pronto, Dios le revelaría que esto incluía también la
conversión de gentiles (Hechos 10 y 11). La misión a los gentiles capturaría la imaginación de
la Iglesia naciente. En unos pocos años, el evangelio de Jesucristo se extendería a lo largo y
ancho del mundo entonces conocido.
Que dificultades crees tener para hablar de Cristo; el te puede empoderar con su llenura para
predicar de su palabra.
b) La edificación de los creyentes.
Los dones espirituales, a disposición de todos los que han bautizados en el Espíritu, también
pueden contribuir en la edificación de los santos, otro aspecto de la obra continua de
santificación que lleva a cabo el Espíritu. Esto puede incluir una palabra de sabiduría o de
conocimiento,
una exhortación, una profecía, o lenguas e interpretación (1 Corintios 12:7–10). Sin embargo,
todos estos fenómenos son “para provecho” común (v. 7) y para la “edificación” de la Iglesia
(14:26). El Espíritu también edifica a los santos para un ministerio eficaz de otra forma: por
medio de su ministerio de intercesión. Pablo dice lo siguiente: “Y de igual manera el Espíritu
nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el
Espíritu
mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe
cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los
santos” (Romanos 8:26– 27).

Conclusión:
Todos estos aspectos son como el Espíritu Santo ha operado en tu vida,….
Después de conocer aspectos fundamentales del espíritu Santo, ¿Seguirás ignorando la necesidad de
primero de que necesitas de su llenura? O por otro lado si aun no has aceptado a Jesucristo como tu
Salvador ¿Seguirás negando que hay alguien que quiere hacer esa obra de convencimiento, justificación,
redención y santificación? Que quiere hacer de ti su morada y llevarte a la salvación eterna. El espíritu
santo es capaz de transformar hasta la vida mas pecaminosa siempre y cuando la persona esté dispuesta.