Está en la página 1de 3

Estudiante: JOHNNY FERNANDO YELA ROSERO

Docente: Juan Guillermo Ocampo


Maestría en Gerencia y Asesoría Financiera – 1° Ciclo
Universidad Mariana – San Juan de Pasto – Mayo del 2015

INFORME DE LECTURA

La Dimensión Ética Y Las Finanzas

Sin duda la ética hoy en día se ha convertido en un punto clave de progreso


y desarrollo dentro de las organizaciones involucrando a todas sus partes
internas y externas.

Esta conducta refiere al ser humano como parte fundamental y dirigente de


una empresa a quien le permite reflexionar sobre la manera como se realizan
las acciones y función social de estas, muchas veces sólo buscando un fin
para dar cumplimiento a la petición de los socios o accionistas, el
embellecimiento de sus riquezas, sin darle importancia el sacrificio del capital
humano.

Muchas veces el gerente financiero está supeditado a funciones que van en


contra de su ética profesional por favorecer el crecimiento material de una
organización o en su defecto para satisfacer los intereses de uno o varios
grupos de la empresa dejándose llevar por una politiquería empresarial.

Su función es optimizar los beneficios de acuerdo al riesgo que implica su


logro haciendo uso de sus capacidades financieras y operacionales que
posee. Una mala decisión acarreará múltiples inconvenientes a futuro,
incrementando el riesgo asumido por la empresa, por ejemplo la política de
apalancamiento financiero, aunque puede ser ventajoso, también puede
entrar en desventaja para algunos grupos de interés como los proveedores
(entre otros).

Una gran debilidad ética y moral se ha presentado en los mercados


financieros, haciendo uso de prácticas corruptas presentando informes con
balances maquillados, evasión de impuestos, lavado de activos y muchas
otras sumergidas al alcance sólo de quienes las promueven, todo porque en
materia de dinero la naturaleza humana es sensible y su único propósito es
incrementar su beneficio económico.

Bajo las actuaciones mencionadas anteriormente se ha perdido la confianza


por parte del inversor y del público, este fenómeno financiero se ha
presentado constantemente en el mercado bursátil en donde muchos hacen
uso de falsos indicadores de rentabilidad que muestran empresas prosperas.

El artículo menciona algunos de las prácticas usadas las cuales impiden


mantener confianza en estos mercados, como son: el insider trading, la
omisión, el inadecuado manejo de la información contable, la asimetría, la
manipulación del mercado, el muscle play, además las operaciones de
arbitraje y las switching; todos estos problemas con el fin de favorecer a unos
pocos y perjudicar a muchos.

El buen funcionamiento y la permanencia de un sólido mercado financiero es


el esperado por muchos inversionistas que de buena fe han asumido estos
riesgos financieros que cada vez son mayores.

Los servicios financieros han sido catalogados como los más rentables
dentro de este mercado. Según la teoría de agencia presentada en el
artículo, el que vende el servicio lo presenta visionando un negocio de interés
ambicioso para el cliente desconociendo posibles alternativas, las cuales
podrían ser aún mejor y no existiría un detrimento de él; cuando en realidad
lo que busca es la satisfacción económica de quienes lo promueven sin
importar las condiciones reales en las que se encuentre.

Dentro del sector financiero han existido múltiples escándalos financieros y


crisis de mercado de valores, que gracias a esas actuaciones se opta por
prevenir y corregir prácticas corruptas mediante una adecuada formación de
quienes serán agentes y gerentes financieros, hasta un sistema de control y
sanción de fallas contra la ética.

El código de buen gobierno, es creado con el fin de fortalecer los valores


principales de una organización y las reglas éticas para sus integrantes,
regulando y vigilando el correcto manejo de los recursos monetarios,
protegiendo intereses particulares y de un público de interés.

En Colombia, el Estado por medio de leyes, decretos, resoluciones que


emite, son como soporte jurídico para las empresas en donde previene o
sanciona a quienes impongan prácticas no éticas, incluso están inmersas en
la educación formal e informal.

Hoy en día también encontramos la auditoría ética, como una herramienta


nueva de evaluación de las actividades empresariales (sobre todo las
conductas de los agentes y gerentes financieros) y gestión que permite
fortalecer la integridad del carácter organizacional con fines de mejoramiento
del desempeño ético y del cumplimiento de la responsabilidad social; aunque
en Colombia su uso es desconocido, si lo están utilizando en países como
Estados Unidos, Inglaterra y Alemania.

La cimentación en valores que desde la familia se crean, se deben llevar y


complementar con el código del buen gobierno y la auditoría ética para
fortalecer las organizaciones desde el talento humano como activo primordial
y fundamental, brindando formación en valores como la honestidad, la
responsabilidad, el diálogo y la justicia y así generar confianza dentro y fuera
de la organización.