Está en la página 1de 5

TRAMO PEDAGÓGICO

ASIGNATURA: Análisis institucional

Trabajo practico numero 2: Autoridad y Poder

DOCENTE: Luis Acosta

COMISIÓN: 1

ALUMNOS: Abraham Nicolas

Azul, 02 de julio del 2020


Sin duda Autoridad y Poder son dos conceptos que debemos diferenciar para poder
emprender el camino del análisis institucional. Gerald Mendel, un médico psicoanalista y
sociólogo francés que nos permite una aproximación al vocabulario escolar.

Los invito a realizar una lectura comprensiva del texto, extraer los conceptos y con ellos
construir una red conceptual.

El objetivo de esta tarea es poder incorporar conceptos que debiéramos incorporar en


nuestro análisis institucional.

Me resulto mas enriquecedor el desarrollo de un análisis.

1- Necesidad de una aproximación pluridisciplinaria y, en definitiva


antropológica.
La investigación y práctica teórica consiste en reconocer las ideas fuerzas, es decir, los
ejes a partir de los cuales se puede señalar y describir la lógica interna de una
investigación.
Los términos autoridad y poder son ejes pertinentes, indagar por su polisemia es
ahondar en algunos conceptos fundamentales.
Autoridad es un término utilizado tanto en el campo sociológico como en el
psicológico.
Este término junto con el de poder se enmarca dentro de la psicología social, campo
que pretende ser decididamente pluridisciplinario. Las investigaciones de este tipo
articulan un método particular de intervención psico sociológica: una teoría de la
psicología social basada en el concepto de acto poder y una determinada concepción
acerca del psicoanálisis.
Ese método, esa teoría y esa concepción se apoyan en un campo de lo social y en el de
lo inconsciente: en una práctica. De esta forma nos vemos obligados a tomar
explícitamente una posición antropológica. Dentro de este campo complejo los
términos autoridad y poder son valiosos.
2- Las sociedades tradicionales, las que nos han precedido, se fundaron
psicológica, cultural y socialmente en el fenómeno de la autoridad.
Esto significa que el vínculo social jamás se basó exclusivamente en la fuerza pura,
aunque esta se percibiera siempre como telón de fondo de la autoridad.
La ideología en una sociedad es la mezcla de tradiciones y valores culturales que
dependen de su historia, de las formas sociales y económicas, fundando entonces, una
manera singular de vivir juntos.
La estructura psico familiar, es decir, la autoridad inconsciente se impone a los
miembros de una sociedad que es vivida por ellos como una gran familia, este es el
lugar dentro de las estructuras de parentesco de las relaciones patriarcales.
A nivel psicológico la autoridad se expresa en nosotros cada vez que, a partir de
nuestras fantasías, nuestros deseos, o nuestros logros o actos nos comportamos en
forma diferente a lo que creemos que nuestras imágenes parentales internas
desearían, desafiar la autoridad internalizada, provoca en nosotros una culpabilidad
inconsciente y consciente. Es decir, miedo inconsciente a perder el amor paterno que
garantiza la protección, la seguridad y la vida.
A nivel social los personajes que encarnan la autoridad explotan esta base psicológica
en forma empírica, pero con un empirismo alimentado por miles de años de uso social.
Por ejemplo: la distancia, el misterio, la frialdad, la superioridad que manifiestan,
representan al poder, permitiendo una manipulación de la culpa inconsciente de cada
uno. Incluso dejando de lado el carisma personal, los superiores jerárquicos son vividos
inconscientemente como figuras parentales, y los subordinados como niños (relación
alumno-docente).
Sin embargo, esto se puede plantear de forma diferente, es decir, más allá de las
simples identificaciones la sociedad es vivida inconscientemente por cada uno de
nosotros como una gran familia a esto se refiere las imágenes de madre patria, lengua
materna, patriotismo, nacionalismo, etc.
Esto contradice lo que la experiencia social nos enseña a saber: que son las lógicas
sociales económicas y políticas las cuales estructuran la sociedad y no la relación
paterno filial. Dicho de otra forma, el fenómeno autoridad inconsciente desarrolla en
cada uno de nosotros una fuerza considerable por la cual debemos obedecer sin
discutir, y aún sin pensar, a los personajes o representantes que encarnan a la
autoridad.
En síntesis, a nivel de lo social el inconsciente no es democrático, sino familiarista, ama
los guías, a los padres de la nación, a los líderes máximos, a los grandes conductores, a
los caudillos.
3- Cómo en las sociedades contemporáneas la autoridad social ya no es más
lo que era, lo cual permite una nueva reflexión acerca del poder
La sociedad occidental fue fundada en la base de la autoridad, la tradición y la familia
patriarcal. El trabajo, la eficacia, el individualismo, el dinero son los valores ideológicos
actuales. Desde el alba de la sociedad capitalista hasta nuestros días se ha desarrollado
un fenómeno sociocultural fundamental que en el último medio siglo adquirió
enormes proporciones: es la declinación de la imagen del padre y su responsabilidad
es atribuible a las nuevas relaciones sociales que destruyen las costumbres habituales
que tornan poco a poco las posiciones del hombre y la mujer que hacen que los niños y
adolescentes reciban información y estímulos muchos más numerosos (la tv, la calle).
Se produce así una separación entra la autoridad y los valores tradicionales e
ideológicos que quedan expuestos a la crítica.
En síntesis las relaciones de dominación entre los sexos o entre las generaciones que la
autoridad planteaba como hechos naturales aparecen más claramente como
relaciones de poder que estaban disimuladas por la culpa inconsciente proveniente de
los esquemas psicofamiliares inconscientes. Por un lado, en el inconsciente individual
existen todavía esos esquemas, ya que todo niño atraviesa por las identificaciones
parentales y el Edipo, pero por otro lado ese esquema tiene menos fuerza debido al
debilitamiento de las identificaciones y de la imagen del padre. Además, la naturaleza
de las lógicas sociales aparece cada vez con mayor claridad en las sociedades en crisis
como la nuestra: crisis económica, crisis cultural, crisis política y moral.
La autoridad ocultaba, en los tiempos de la modernidad, que las relaciones de poder
no tenían nada de naturales, sino que eran enteramente sociales.
4- El socio psicoanálisis, el acto poder, el movimiento de apropiación del
acto
El acto poder expresa el hecho de que todo acto modifica la realidad material sobre la
que se aplica, lo que permite diferenciar objetivamente, al acto de fantasma. Además,
es una capacidad humana de poder sobre los propios actos, tanto sobre el proceso del
acto mismo, como sobre los efectos de ese acto (posibilidad de ver el fin de los propios
actos). El acto poder también expresa el hecho de que habrá para el sujeto
consecuencias psíquicas según disponga o no de un verdadero poder sobre su propio
acto.
La consecuencia psíquica siempre será que el sujeto mutilado en alguna de sus
dimensiones se degradará psicológicamente perdiendo su identidad, su propia estima,
sus vínculos más o menos estrechos con los demás. A la inversa, generalmente el
poder sobre el propio acto, la capacidad de iniciativa individual y colectiva están
asociadas para el sujeto al placer en el trabajo, al interés y la motivación para llevarlo
adelante, al desarrollo del sentido de la responsabilidad personal.
El movimiento de apropiación del acto intenta dar cuenta de aquello que ha sido de
lado por el concepto de acto poder. Este se psicologiza durante el desarrollo del
proceso siempre contradictorio de las estructuras sociales, es decir, el sujeto aprende
a reconocer sus propias limitaciones de poder en relación a lo social, a situarse
psicológicamente dentro de lo social, así es como se desarrolla la personalidad
psicosocial.
5- Un método particular de intervención psicosociológica, que favorece la
apropiación del acto poder y el desarrollo de la personalidad psicosocial
En el dispositivo institucional se encuentra una división técnica y jerárquica del trabajo
que impide al sujeto individual llevar a cabo por sí mismo un acto completo. Se
incluyen al
mismo tiempo: la formación de grupos homogéneos y una comunicación indirecta y no
jerárquica entre los grupos que disminuye los efectos la división de trabajo.
Dentro del dispositivo institucional se produce un doble movimiento. Uno de avance
hacia la apropiación del acto colectivo y otro de retroceso, producto de la culpa
generada por
el avance anterior inconscientemente vivido como una transgresión a la autoridad.
Por lo tanto, este dispositivo debe enfrentarse a la autoridad, a la estructura
organizacional de la institución y a la ideología social y en particular al individualismo.
Por último, el poder y la autoridad representan un telón de fondo contradictorio,
conflictivo sobre el cual se juegan nuestros destinos individuales e incluso a menudo
colectivos. Por otra parte, entre la personalidad psicofamiliar inconsciente en la cual y
a través de la cual se expresa la autoridad en todas sus formas, y la personalidad
psicosocial,
situada en la intersección entre las estructuras sociales y el movimiento de apropiación
del acto aparece una contradicción que no se disolverá por largo tiempo (si acaso no
logra disolverse algún día).

También podría gustarte