Está en la página 1de 6

Tramo pedagógico

ASIGNATURA: Teoría Socio-Política y Educación

DOCENTE: Canevello, Carlos

COMISION 1

ALUMNA: Aspiroz, Maria Cristina


Fittipaldi, Carolina
Salsamendi, Maite
Torres, Carla

Azul, 16 de Noviembre de 2019


Trabajo Práctico N.° 4

Las funciones sociales de la escuela: de la reproducción a la reconstrucción crítica del


conocimiento y la experiencia. Sacristán, Gimeno
• Educación y socialización
La educación y la socialización son dos procesos que van de la mano, se complementan y
necesitan mutuamente, ya que la educación cumple la función de socialización. La especie
humana elabora instrumentos y códigos, entre otras cosas, para supervivir. Los grupos
sociales ponen en marcha mecanismos y sistemas externos de transmisión de estos
instrumentos y códigos con dicho fin y a este proceso de socialización es que llamamos
educación.
En grupos sociales reducidos, los jóvenes adquieren los conocimientos de supervivencia en
contacto con los miembros adultos de la comunidad, pero en sociedades grandes y más
complejas, estos procesos de socialización son deficientes, y para cubrir tales deficiencias, es
que se constituyeron formas de especialización en el proceso educativo como los tutores,
escuelas, etc. Con el fin de preparar a las nuevas generaciones para su participación en el
mundo del trabajo y en la vida pública.
Al concebir la escuela como institución socializadora, su función es garantizar la
reproducción social y cultural como requisito para la supervivencia de la sociedad.

1.2.a Diferencias entre el goce de derechos en la política ciudadana y en la economía


Como ya se ha mencionado, parte de la función de la escuela es la formación del individuo
para su intervención en la vida pública, para que pueda mantenerse el equilibrio en las
instituciones y la dinámica de las normas de convivencia. Pero aquí es donde la participación
en la vida social nos plantea una dicotomía entre la vida política y la vida económica.
El mundo de la economía está gobernado por la ley de oferta y demanda y por la estructura
jerárquica de las relaciones laborales. Esto plantea requerimientos diferentes a los que
plantea la escuela al tratar de sociabilizar a los individuos ya que en la esfera política se
apunta a formar ciudadanos democráticos que sean por derecho iguales ante la ley y las
instituciones.
Fernandez Enguita lo plantea de una forma muy clara cuando dice que en la esfera política
todas las personas tienen los mismos derechos pero en la esfera política lo que prima no son
los derechos de las personas sino los de la propiedad.
La escuela, por tanto, al socializar lo hace transmitiendo una ideología cuyos valores son el
individualismo, la competitividad, y la insolidaridad; la igualdad formal de posibilidades y la
igualdad natural de los resultados en función de los esfuerzos individuales.
La escuela socializa preparando al ciudadano para aceptar como natural la imposición
cultural, el hecho de que tengan que competir para llegar más lejos, sin importar la
solidaridad en la tanto énfasis se pone durante los primeros años escolares.

1.2.b “La escuela legitima el orden existente y se convierte en válvula de escape de las
contradicciones y desajustes sociales”
Con esta frase, el autor nos dice que la escuela, en lugar de repudiar estos comportamientos
y tendencias individualistas, los avala y enseña a los jóvenes a competir por un lugar en la
sociedad, en la que al parecer, no solo sobrevive el más apto, sino que éste es quien manda,
posee, subordina y dirige las vidas de los menos aptos, o menos competitivos, o quienes
tienen dificultades, resaltando las contradicciones sociales y las diferencias en lugar de
homogeneizar.
• Aspectos fundamentales en el desarrollo del currículum para entender los mecanismos de
socialización de la escuela
En la escuela, los alumnos aprenden y asimilan teorías, disposiciones y conductas como
consecuencia de la transmisión e intercambio de ideas explícitas en el currículum, pero
también aprenden como consecuencia de la interacción social que tiene lugar en la
institución.
Algunos aspectos del desarrollo del currículum, son especialmente relevantes para entender
los mecanismos de socialización que utiliza la escuela. Ellos son:
• La selección y organización de los contenidos del currículum. Qué se elige y qué no
dentro de la cultura pública, y quién tiene el poder de seleccionar estos temas y
modificarlos.
• El modo y el sentido de la organización de las tareas académicas y el grado de
participación de los alumnos.
• La disposición del espacio y tiempo de clase. La flexibilidad o rigidez del escenario,
del programa y de la secuencia de actividades.
• Las formas y estrategias de valoración de las actividades. Los criterios de valoración,
la utilización de diagnóstico y clasificación de los resultados y la participación de
maestros y alumnos.
Los mecanismos de distribución de recompensas como recursos de motivación, la forma y el
grado de competitividad generada y la colaboración.
• Las formas de organizar y promover la participación del alumno en la creación de
normas de convivencia e interacción.
• El clima de relaciones sociales presidido por la ideología del individualismo y la
competitividad o colaboración.

• Contradicciones en el proceso de socialización escolar


El proceso de socialización es arduo y conflictivo, lleno de contradicciones. En primer lugar,
considerando la socialización como la inserción en el mundo sociocultural, el aula está
repleta de contradicciones, allí se intercambian ideas, valores e intereses diferentes que hacen
que haya cierta rivalidad, pero que conduce a un proceso de negociación. El maestro cree que
gobierna la vida del aula pero solo lo hace superficialmente, ya que los alumnos discrepan
con él tanto en el modo de enseñar, pensar o referirse a un tema, como en las reglas
impuestas.
En segundo lugar, si consideramos la socialización como parte de la inserción del alumno en
la vida laboral, las contradicciones se dan en los diferentes ámbitos del mercado de trabajo.
La escuela homogénea no puede incentivar el desarrollo de ideas y actitudes que satisfagan
las exigencias del trabajo asalariado y burocrático (disciplina, sumisión) y a la vez el los
requisitos del ámbito del trabajo autónomo (iniciativa, diferenciación).
Otros ámbitos que discrepan con las exigencias y los fines de la socialización escolar para la
vida laboral son la política, el consumo y las relaciones familiares.
Para salvar estas diferencias, en la escuela, al igual que en la vida, se debe asumir cierto
grado de hipocresía en correspondencia con las peculiaridades de la sociedad. Además, el
hecho de reconocer y aceptar las contradicciones entre los distintos ámbitos es parte de la
socialización escolar, ámbito en el que a través de la homogeneidad se lleva a cabo un
proceso de selección, clasificación y exclusión.
• Opinión personal respecto a lo expresado por Bernstein, Baudelot, y Establet, Bowles y
Gintis en relación con la “orientación homogeneizadora de la escuela”
Los autores afirman que la orientación homogeneizadora de la escuela, en lugar de suprimir
confirma y acentúa las diferencias sociales. A mi parecer están en lo cierto, ya que al tratar a
todos los alumnos por igual, aquellos que por ejemplo tienen más facilidad se verán
beneficiados y aquellos que tengan dificultades se verán altamente desfavorecidos. En
relación con este tema, sería justo y muy productivo para el desarrollo de cada alumno que
cada uno pueda desarrollar las aptitudes que sobresalen y aprender de una forma y a una
velocidad individual, pero esto también sería utópico, ya que se necesitarían aulas con
números de alumnos reducidos, más maestros, más maestros más capacitados para lidiar con
problemáticas o aptitudes de diferentes índoles, y es bien sabido que no nos encontramos en
circunstancias sociales, políticas, económicas ni culturales en que una educación de este tipo
sea factible.
• Según los autores, “los influjos de la comunidad en función de sus necesidades
económicas, políticas y sociales ejercidas sobre la escuela, en el proceso de socialización
de las nuevas generaciones, deban sufrir la mediación crítica de la utilización del
conocimiento” y esto se debe a que éste es necesario para comprender los orígenes,
mecanismos, intenciones y consecuencias de los influjos y ofrecer debate publico acerca
de ellos para analizar los efectos que tiene sobre la comunidad de ese tipo de
reproducción. La escuela, por tanto, plantea el uso del conocimiento social e
históricamente construido y condicionado para comprender más allá de las apariencias del
statu quo. Así, haciendo los influjos (recibidos en la escuela y en la sociedad) explícitos, es
que el individuo encuentra de relativa autonomía para construirse como ciudadano adulto.
• El Desarrollo radical de la función compensatoria es la posibilidad que tiene la escuela de
no evitar sino aceptar las desigualdades e injusticias sociales, asumir que son inevitables
y proponer una política para compensar dichas desigualdades. Esta intervención tiene el
objetivo de planear un modelo flexible y plural, que si bien significa un reto pedagógico,
permite atender las diferencias individuales de cada alumno. Este modelo tiene la
capacidad de provocar y favorecer un desarrollo hasta el máximo de las capacidades de
cada individuo, pero siempre respetando sus tiempos, intereses y aptitudes. Estamos de
acuerdo con que cada alumno tiene diferentes tiempos e intereses, y sería muy productivo
tener docentes capacitados para seguir el currículum común y a la vez respetar los
tiempos de los alumnos, pero para eso serían necesarias otras cosas, como aulas
equipadas de diferente manera, escuelas con más docentes y menos alumnos por curso, y
un cambio radical en la forma de pensar la enseñanza.
• “El niño llega a la escuela con un abundante capital de informaciones y con poderosas y
acríticas preconcepciones sobre los diferentes ámbitos de la realidad.”
• ¿Cuál es el papel de esas informaciones y preconcepciones en el niño?
La información y concepciones con las que el niño llega a la escuela son cruciales en
el proceso de adquisición de nuevos conocimientos, ya que puede comparar y asociar
lo que ya conoce con lo nuevo y así generar un espacio de aprendizaje fluido,
didáctico y con debate acerca de lo que cada uno sabe y como asociarlo con lo que
aprende. De esta manera además es más fácil retener la información y el proceso de
evaluación es un momento más del proceso, y no un momento en el que el niño se ve
forzado a memorizar contenidos nuevos que nada tienen que ver con lo que él ya
sabe.
• ¿Cuál sería la función de la escuela a la hora de reestructurar esa forma de entender el
mundo?
La escuela, como institución formadora de ciudadanos tiene la función de hacer de
estas experiencias un material de estudio. Cada individuo llega con ideas, que van a
ser distintas de las del resto, y así, es posible generar diferencias, que conducirán al
diálogo, el diálogo a la aceptación y con ella, llegarán al entendimiento mutuo,
indispensable para pertenecer a una sociedad y funcionar en ella.

La función y Formación del profesor en la enseñanza para la comprensión

• Kirk (1986) ha identificado tres perspectivas ideológicas dominantes en el discurso teórico


y en el desarrollo práctico de la función docente y de la formación del profesor. Tales
perspectivas se encuentran en conflicto entre ellas, y son:
• La perspectiva tradicional que concibe la enseñanza como una actividad artesanal y al
profesor como un artesano.
• La perspectiva técnica que concibe la enseñanza como una ciencia aplicada y al docente
como un técnico.
La perspectiva radical que concibe la enseñanza como una actividad crítica y al docente
como un profesional autónomo que investiga reflexionando sobre su práctica.
• La perspectiva tradicional concibe la enseñanza como una actividad artesanal, cuyo
proceso se ha ido modificando y adaptando por un proceso de ensayo y error, dando lugar a
la sabiduría profesional. En este modelo, el conocimiento profesional se verbaliza de forma
escasa, es tácito y se aprende a lo largo del proceso de indicción y socialización del
aprendiz. Este enfoque se asienta en un modelo no reflexivo, intuitivo y rutinizado llevado a
cabo en el mundo privado del aula.
La perspectiva técnica se propone otorgar a la enseñanza el status quo y el rigor que no
tiene la práctica tradicional. Se basa en la enseñanza como intervención tecnológica, en la
que la calidad de la enseñanza se manifiesta en la calidad de los productos y en la eficacia y
economía de su consecución. El profesor es un técnico que domina las aplicaciones del
conocimiento científico producido por otros y convertido en reglas de actuación. El
problema de este enfoque es que se cree que es posible enseñar de una forma más rigurosa
los procesos de enseñanza-aprendizaje, de modo que el conocimiento adquirido a través de
la investigación pueda regular el proceso de formación de los profesores.
La perspectiva radical es relativamente nueva y de nula aplicación en nuestro país. Solo se
ha llevado a la práctica por algunos docentes involucrados con la renovación pedagógica.
Surge a modo de contrapunto crítico al modelo establecido por la educación moderna.
Concibe la educación como una instancia posible de liberación personal o de
transformación social en beneficio de la colectividad. De este modo, la relación entre lo
político y lo educativo se manifiesta mediante el desarrollo de una acción tendente hacia el
bien común, basada en criterios de justicia y equidad.
• A nuestro criterio, se deberían tomar aspectos de todos los enfoques para poder trabajar
frente al alumnado de forma eficaz. De la perspectiva tradicional tomaríamos el hecho de
que el docente se forma y enseña con base en el ensayo y error. El error es necesario, y de él
muchas veces se aprende más que de los resultados óptimos. De la perspectiva técnica
tomamos el hecho de que muchas veces la calidad de la enseñanza refleja la calidad del
aprendizaje, aunque no en todos los casos. Y De la perspectiva radical tomamos el hecho de
que este enfocada en el bien común, en busca de la equidad que se encuentra ausente en el
resto de los modelos estudiados.

También podría gustarte