Está en la página 1de 4

Licenciatura en Psicología 1

Psicología Jurídica y Política

Código: 18597

Plan 1107

Año 2020

COMISIONES A y B COLEGIO PIEDRAS

Dr. Osvaldo H. Varela


Lic. Alicia Vieyto

Psicología Jurídica y Política


SEGUNDO PARCIAL ESCRITO

FECHA DE ENTREGA: 04 de JULIO de 2020

A partir de la siguiente viñeta y teniendo en cuenta el recorrido realizado desde el


inicio de la cursada, el alumno deberá responder:

1) Desde el campo de la Psicología Jurídica, mencione al menos tres tipos de


intervención posible en un caso como el presente, indicando en cada una en
qué ámbito de inserción desarrollaría su práctica.

2) De acuerdo a la respuesta anterior, elija UNA sola intervención y desarrolle la


labor profesional del psicólogo jurídico, describiendo el ámbito al que
pertenece. Fundamente su respuesta con la bibliografía de la materia.
VIÑETA

Nicolás es un adolescente de 17 años de edad al momento de su re-ingreso a la


Residencia de Libertad Restringida. Había estado alojado en este dispositivo un
año atrás luego de haber sido derivado desde un Centro de Régimen Cerrado tras
9 meses en este Centro. Posteriormente, luego de tres meses de permanencia en
la Residencia y tras una licencia concedida de fin de semana con su madre, el
joven no retorna al dispositivo. Meses después es detenido por la presunta
comisión de un ilícito y trasladado al CAD (Centro de Admisión y Derivación). El
Juzgado competente oficia la derivación al Centro de Régimen Cerrado Agote y
tras un proceso favorable en este Centro se trabaja la derivación del joven
nuevamente a la Residencia para continuar su proceso de inclusión en el ámbito
socio-comunitario.
La causa por la que ingresa el joven es “tentativa de robo”. Acumula a la fecha 12
ingresos al sistema penal, 5 de los cuales se constituyeron en causas penales por
haber sido cometidas a partir de sus 16 años de edad. “Robo para consumir”
sostiene Nicolás en respuesta a sus reiterados ingresos al circuito penal.
En relación a situaciones de transgresión penal, comenzó a sus 14 años de edad
hurtando celulares, incentivado según sus dichos por la “ranchada” del Abasto,
lugar de referencia del joven y anclaje subjetivo desde donde construye gran
parte de su identidad. El Abasto para Nicolás es un lugar de pertenencia, pero
también un contexto donde suele exponerse a situaciones de riesgo. Es también
donde comenzó a consumir sustancias. En un principio ocasionalmente
marihuana hasta llegar a un cuadro de policonsumo (marihuana, clonazepam,
pasta base). No obstante, comenta haber reducido el consumo desde que conoció
a Micaela, su pareja actual.
Su familia está constituida por su Madre, sus 4 hermanas de 3, 6, 14 y 19 años,
dos hermanos de 5 y 20 años, su abuela de crianza, su abuelo materno y la pareja
de su madre. Su padre, por su parte, se desvinculó a muy temprana edad
quedando al cuidado de su madre.
Vivió parte de su infancia en la casa de su abuelo, en Rafael Calzada. No cuenta
con estudios primarios completos y está aprendiendo a leer y escribir. Tras
situaciones de maltrato familiar por parte del abuelo hacia su madre, esta decidió
irse a vivir a capital con sus hijos, donde realiza actualmente “changas” y alquila
una pensión por medio de un subsidio habitacional otorgado vía judicial.
En entrevistas con la madre del joven, esta relata tanto las dificultades
económicas por las que atravesó, solicitando ayuda económica al equipo de
intervención, como su propia problemática de consumo (fundamentalmente
pasta base). No obstante, señala encontrarse “completamente recuperada” y no
consumir desde hace dos meses, motivo por el cual manifiesta querer que su hijo
egrese con ella. En su relato se entrevé la intervención aguda y fragmentada por
parte de los servicios sociales de protección, sin poder acompañar a la familia
teniendo en cuenta la presencia de niños y adolescentes en situación de
vulneración social.
La problemática de salud de la madre ocasionó que parte de sus hijos fueran
criados un trayecto de sus vidas por la Sra. Amanda, vecina de la madre, y a
quien Nicolás considera como una “abuela del corazón”, en la localidad de Rafael
Calzada. No obstante, en forma temprana Nicolás comenzó a ausentarse del
domicilio de su abuela para frecuentar el Abasto, donde tenía su grupo de pares,
aunque también para ver a su madre, quien se encontraba en situación de calle
en la zona del obelisco. “Siempre me pone mal verla así” dice el joven en
referencia a la situación de consumo de su madre que culminan en fuertes peleas
con ella y sus hermanas mayores, escenas en donde resulta dificultoso a la
familia poner en palabras sus sentimientos primando situaciones de violencia
verbal y física. Las oscilaciones en el proceso de salud-enfermedad de su madre y
la dificultad de los otros referentes significativos para ubicarse en un rol de
protección y cuidado, generan una gran inestabilidad emocional en Nicolás,
repercutiendo en sus actitudes y comportamientos. Es en estos momentos donde
suele exponerse mayoritariamente a situaciones de consumo. “Los pibes me
ayudan siempre. Todos me dicen que no les de cabida porque me llevan a
robar, pero son los únicos que me escuchan”, relata angustiado.
El resto de los adultos tienen dificultades para poder sostener al joven. La Sra.
Amanda, “abuela de crianza” del joven, relata haber hecho demasiado y que tiene
sus propios problemas. El Sr. Carlos, ex pareja de la madre del joven y con quien
residen parte de los hijos de la Sra., relata “yo cartoneo todo el día y tengo que
cuidar a mis otros hijos. Él ya está grande”.
Antes de su último ingreso al sistema penal se encontraba en situación de calle,
“parando” en la zona del abasto y alternando alojamiento en paradores del
GCBA. Habría comenzado a permanecer en el abasto en forma progresiva tras los
problemas de salud de su madre. “Se me va” relata la madre del joven en
referencia a las actitudes de huida.
Al momento de su reingreso al dispositivo, refiere encontrarse “cansado” de
estas instituciones y se compromete a “hacer las cosas bien” para salir adelante,
habida cuenta además de la cercanía a su mayoría de edad y de que actualmente
mantiene una relación amorosa con una joven de su misma edad. “Quiero dejar
las drogas por Mica”.

NOTA:
 El parcial domiciliario deberá constar de un máximo de cinco carillas de
producción propia de cada alumno o grupo de alumnos, y se organizará del
siguiente modo: Carátula con los datos personales completos del/los
alumnos (nombre y apellido, N° de legajo y/o documento de identidad, N°
de comisión y docente a cargo, mail, fecha de entrega); consigna;
respuestas; bibliografía. Usar letra arial 12 interlineado uno y medio.
 Deberá enviarse por mail en formato PDF y presentarse por escrito a
requerimiento del docente y/o de las autoridades de la Universidad
Kennedy cuando éstas lo soliciten.
 Tenga presente que para la evaluación se considerarán los siguientes ítems:
Fundamentación teórica y precisión conceptual. Amplitud en consulta de
bibliografía del programa. Rigurosidad terminológica.
 No transcribir párrafos de bibliografía, dado que no se considerarán al
momento de la calificación del trabajo.
 Resulta necesario cumplimentar todos y cada uno de los requisitos
señalados.