Está en la página 1de 7

Marx, IV Y V Tesis sobre Feuerbach

P.F.G: ECONOMÍA POLÍTICA

EPISTEMOLOGÍA

ESMIR CABRERA

MARCOS PLAZA FERRADA

82255561
[IV] tesis

Feuerbach arranca de la auto enajenación religiosa, del desdoblamiento


del mundo en un mundo religioso, imaginario, y otro real. Su cometido
consiste en disolver el mundo religioso, reduciéndolo a su base terrenal.
No advierte que, después de realizada esta labor, queda por hacer lo
principal. En efecto, el que la base terrenal se separe de sí misma y se
plasme en las nubes como reino independiente, sólo puede explicarse por
el propio desgarramiento y la contradicción de esta base terrenal consigo
misma. Por tanto, lo primero que hay que hacer es comprender ésta en su
contradicción y luego revolucionarla prácticamente eliminando la
contradicción. Por consiguiente, después de descubrir, v. gr., en la familia
terrenal el secreto de la sagrada familia, hay que criticar teóricamente y
revolucionar prácticamente aquélla.

[V] Tesis

Feuerbach, no contento con el pensamiento abstracto, apela a la


contemplación sensorial; pero no concibe la sensoriedad como una
actividad sensorial humana práctica.
Con la cuarta tesis, Marx, explica que, según Feuerbach, el ser humano
mentalmente proyecta un mundo que esta mas allá, y que en el deposita todos
sus deseos y necesidades que no han sido satisfechos y que esta proyección,
convertida en ilusión necesaria para el ser terrenal, es la raíz de su auto
alienación, del desdoblamiento, y que al no someter esa ilusión a las condiciones
históricas del ser humano, esta pasa a ser un hecho eterno. Feuerbach en su
libro, Esencia de la Religión, escribió: “El hombre religioso con respecto a lo que es
Dios para él -de otra relación no sabe nada- se siente enteramente satisfecho: pues
Dios es para él lo que puede ser para el hombre. Mediante aquella distinción, el
hombre hace caso omiso de sí mismo, de su esencia, de su medida absoluta; pero
esta omisión es solamente una ilusión.”.

Para Marx, Feuerbach tiene una falta de crítica, ya que solo se limita a la
explicación filosófica de esta auto alienación religiosa y que no da el salto a la
verdadera y necesaria filosofía de la práctica, porque su teoría no conduce a la
transformación del mundo, suprimir la idea de un más allá para centrarse en el
futuro, en el porvenir de la sociedad.

Esta falta de crítica, o filosofía teórica, no solo está presente en


Feuerbach, otros filósofos también dedicaron su trabajo a este tema, cometiendo
la misma carencia, como ejemplo citamos a Nottingham:

"La religión está asociada a las tentativas del hombre de sumergirse en las
profundidades del sentido de sí mismo y del universo. Ha dado origen a los más
diversos productos de su imaginación, y sirvió para justificar las más grandes
crueldades del hombre contra el hombre. Puede conjugar formas de la exaltación
más sublime y también imágenes de miedo y terror. Se ha utilizado para marcar
nuevas senderos en el corazón de lo desconocido y se crearon utopías en su nombre;
también sirvió para encadenar a los hombres con gastados grillos de costumbres y
creencias" (1)

Pero no queremos centrarnos en un sentido ateísta y criticar religiosamente


la conducta humana, sino enfocarnos en el planteamiento de Marx y desarrollar
la filosofía de que teoría y praxis, juntas, son la solución para la auto alienación.

(1) Nottingham. (1964) E.K. Sociología de la religión.. Barcelona: Paidos.


Como inicio a esto recordaremos que Marx, como materialista, reconoce
que existe la naturaleza, comprendiendo esto a todo lo que en ella se contempla,
las estrellas, los mares, etcétera, y en este conjunto también forma parte el
hombre con su capacidad de razonar y pensar, por lo tanto no puede existir los
fenómenos sobrenaturales o fuerzas que se puedan adjudicar a entes fuera de
la naturaleza, con lo cual Marx pone de manifiesto la no existencia de dios.

“Quienes consideran que lo primero es el principio material, la naturaleza, y que el


pensar, el espíritu, es una propiedad de la materia, se sitúan en el campo del
materialismo. Quienes afirman que el pensar, el espíritu o la idea existieron antes que
la naturaleza, que ésta, de una manera o de otra, es creada por el principio espiritual,
militan en el campo del idealismo……. El materialismo, ofrece un cuadro real y
verdadero del mundo, sin el menor aditamento de espíritus, de un Dios creador, etc.
Los materialistas no esperan ayuda alguna de las fuerzas sobrenaturales, creen en el
hombre y en su capacidad para transformar el mundo con su propia mano y de
hacerlo digno de él.” (2)

Ante la cita textual, nace el planteamiento de Marx sobre la unidad, de la teoría y la


práctica, radica en que no existe una limitación, de la práctica, en solo plantear
problemas a la teoría, sino en orientar a la investigación de los distintos fenómenos y
procesos del mundo y que son importantes para la sociedad, mediante la creación de
medios que permitan investigar y conocer los mismos, esto con el objetivo de generar la
real transformación del mundo objetivo que nos rodea.

(2) Manual de marxismo-leninismo, capítulo I, Edición Grijalbo,Méjico 1960.

Cuando teoría y práctica se unen, así como la ciencia y la producción, también


puede incluirse la vida política y social en donde la teoría forma parte importante como
una respuesta de las necesidades sociales, decía Marx, “de la lucha de clases…La
teoría se encuentra al servicio de la lucha práctica de la clase obrera, mientras que la
práctica alumbra el camino de la teoría. En el caso contrario sufren la una y la otra.
La teoría, apartada de la práctica, se convierte en una planta estéril; la práctica, sin el
auxilio de la teoría, está condenada a debatirse en medio de tinieblas”. (3).

La quinta tesis es sustancialmente la continuación de la primera y que


guarda relación con el pensamiento del sujeto y su intuición, si vemos el
planteamiento de FeuerBach el cual refleja la sensibilidad como una receptividad
y pasividad y a esto Marx plantea que la sensibilidad debe ser una práctica activa
del sujeto sensible y que esto retorna a lo sensible, es decir que la practica
sensible parta de lo sensible y vuelva a lo sensible, esto con la idea de trasformar
lo sensible, comprendida esta sensibilidad como la relación del sujeto con su
medio, la naturaleza, y que a través de esta práctica se pueda transformar.

Feuerbach niega que lo real, lo que existe, simplemente sea la forma en


que el ser humano tiene conocimiento de la idea del objeto, así también, ve la
actividad humana como un acto subjetivo ya que no pone los objetos como
actividad que transforma lo real.

La sensibilidad no debe considerarse desde un punto de vista pasivo, como


reflejo de los objetos, sino desde un punto de vista activo, decíamos
anteriormente, la actividad que se ejerce en el mundo sensible para
transformarlo.

(3) Manual de marxismo-leninismo, capítulo III, Edición Grijalbo,Méjico 1960.


Conclusión

En síntesis, y como recordamos no queremos entrar en la discusión


teológica, si no antropológica de la alienación, entendiendo por esto que si se
conoce al ser humano y su historia podemos comprender que la alienación
religiosa no es más que, la forma en que los sectores dominantes han mantenido
al ser humano condicionado a una realidad que no es tal, con la intención de
dominarlos y favorecer su condición, aquí recordamos la frases de Marx “La
religión es el opio del pueblo…El fundamento de la crítica irreligiosa es: el
hombre hace la religión; la religión no hace al hombre.”(4) y que cuando el
hombre pueda sacudirse de esta condición alienante, no podrá existir otro
sistema social más que el comunismo, ya que desaparece el ser “Dios”, como
sujeto todopoderoso que condiciona la conducta humana y la superestructura
religiosa como realidad económica que la hace posible.

(4) Marx, K. Critica de la filosofía del derecho de Hegel,. México: Grijalbo (1962).
Bibliografia.

• Feuerbach Ludwig, “La esencia del cristianismo. Crítica filosófica de la


religión”, Editorial Desclée de Brouwer, Bilbao, 1960.

• Marx Karl, “Critica de la filosofía del derecho de Hegel”, editorial Grijalbo,


México, 1962.
• Marx Lenin, Manual de marxismo-leninismo, Editorial Grijalbo, México,
1960.

• Nottingham Elizabeth k., “Sociología de la religión”, Editorial Paidos,


Barcelona, 1964.