Está en la página 1de 2

Hola.

Espero que te haya gustado la primera


semana de "La magia en la Edad Media". Hoy es un día soleado en Barcelona y estoy
aquí en el claustro
de la Facultad de Letras para grabar el primer vídeo semanal y discutir algunos de
los temas
que han aparecido en los foros. Antes de nada, déjame decirte
que estamos muy contentos con el interés
que el curso ha despertado. Actualmente hay varios miles
de estudiantes matriculados en el curso, y esto genera mucha actividad
en el foro, como ya habrás visto. También debes saber que
este es nuestro primer MOOC. Estamos muy agradecidos
por vuestros comentarios y críticas y por apuntar los pequeños
problemas que puede haber en el curso para ayudarnos a mejorar. Dicho esto, uno de
los temas que
ha generado debate en los foros es el concepto de superstición. En su etimología es
un significado peyorativo y se usa a lo largo de la historia y actualmente. Desde
la Antigüedad
hasta hoy en día, varias creencias y comportamientos
han sido considerados supersticiones. Sabemos que la palabra superstición
viene del término latino "superstitio", aunque su traducción
literal es debatida. Hoy en día no hay consenso entre los expertos
sobre su significado original, pero parece que el término
latino es, hasta cierto punto, sinónimo del término
griego "desidaimonia". Ambos términos, el latino ""superstitio"
y el griego "desidaimonia", implican un temor
excesivo a los poderes numinosos, y fueron usados para referirse
a las creencias y prácticas de religiones extrañas. Sea como sea, el término
latino fue adoptado por las lenguas románicas
y el inglés durante el Medievo, y fue utilizado para designar
esas creencias y rituales no aprobados por la jerarquía
teológica oficial y considerados irracionales y falsos. Durante la mayor parte de
la Edad Media, la división que prevaleció
fue la de San Agustín, desarrollada en su famosa obra "La ciudad de Dios". Este
padre de la Iglesia entendió
la superstición no solo como un culto
ilícito al Dios verdadero, sino también como el culto a los falsos
dioses del paganismo. Así que por muchos siglos el término "superstición" fue un
sinónimo de paganismo. Cuando fue utilizado
por los autores cristianos, normalmente se refería
a la creencia en amuletos, en sueños y visiones, en talismanes, adivinación,
brujería, nigromancia, prodigios,
presagios, adivinación, hechizos y demás. Muchos de estos eran en realidad
supervivientes
de las creencias y ritos paganos y el clero los condenó como tales. Se atribuía
"la mente supersticiosa"
a la gente sin estudios, especialmente la gente del campo. Pero a menudo, estas
"supersticiones" existieron entre las clases altas también. En ese sentido, podemos
definir la superstición medieval como un conjunto de creencias y ritos que
coexisten pero son
desaprobadas por la religión oficial. De hecho, a lo largo de la historia el
término superstición ha sido
usado por muchos grupos sociales para referirse a cualquier
creencia de una forma peyorativa. El contenido específico de este
invariable término peyorativo depende solo de las creencias
de los definidores en su propio marco cultural. Por lo tanto, los romanos
bienpensantes calificaban el cristianismo
de superstición, mientras el cristianismo decía lo mismo
sobre el judaísmo o la religión pagana. A principios de la Edad Moderna, los
teólogos de la Reforma
denunciaron muchos aspectos de la fe católica y su culto
como supersticiones, de la misma manera que algunos científicos
occidentales actuales definen como superstición
una amplio abanico de creencias que no están validadas
por la ciencia moderna. Actualmente, sin embargo,
una sensibilidad creciente a las claras connotaciones negativas y la arrogancia
cultural
implícita conectada con el término hace que muchos estudiosos eviten
la palabra superstición en sus obras cuando hablan de creencias y prácticas que
son simplemente
diferentes a las suyas. Bien, espero que esto haya sido útil y te invito a mirar
la bibliografía
al final de este vídeo y a seguir dando tu opinión en los diferentes foros. La
semana que viene abordaremos
el tema de la magia y la herejía de la mano de Delfi Nieto, y luego me uniré a
vosotros
de nuevo en la unidad 3 para hablar de la brujería.
Hasta pronto.

También podría gustarte