Está en la página 1de 3

EL MERCADO LABORAL

¿Qué características tiene el mercado laboral?


La actividad laboral es un factor de la producción que no solo permite el crecimiento
económico, sino también la realización personal de los trabajadores y el desarrollo de
las sociedades. El trabajo, como todos los factores y elementos que intervienen en el
proceso productivo, está inmerso en una dinámica que depende de las condiciones
económicas del país. Por eso, se dice que existe un mercado laboral. Este mercado está
constituido por todos los trabajadores y las empresas e instituciones que requieren de
sus servicios. Por lo tanto, el mercado laboral incluye el trabajo remunerado o
empleo.
Demanda y oferta laboral
En el mercado laboral, el intercambio se produce entre los individuos, que ofrecen su
trabajo, y las empresas, que actúan como demandantes de la capacidad ofrecida por
aquellos.
La demanda de trabajo se refiere a todos los servicios que las empresas o instituciones
están dispuestas a contratar, es decir, las vacantes de trabajo (plazas laborales) que es
necesario ocupar. Esta demanda varia, pues las necesidades de contratación cambian por
diversos factores, el más importante de los cuales es el crecimiento de la economía.
El aumento sostenido y constante de la producción de bienes y servicios y del flujo
monetario favorece las inversiones y el consumo, lo que estimula el crecimiento de las
producciones y con ello la demanda de nuevos trabajadores.
La oferta de trabajo está constituida por el conjunto de personas que ofrecen sus
servicios, es decir, su capacidad física o intelectual, a cambio de una remuneración. Al
igual que la demanda, la oferta laboral depende de una serie de factores que afecta a una
cantidad de personas que están dispuestas a trabajar:
 Los cambios demográficos, procesos como el aumento o disminución de la
población activa. También las migraciones afectan la oferta de trabajo.
 Los cambios culturales, que propician la incorporación a l trabajo de sectores
tradicionalmente ligados a actividades no remunerativas. Es lo que ocurrió con las
mujeres a lo largo del siglo XX. Pero también puede suceder lo contrario. Por
ejemplo, el rechazo al trabajo infantil tuvo como consecuencia la salida del mercado
de trabajo de los niños y de los adolescentes, al menos en el ámbito formal.
El equilibrio en el mercado laboral
El mercado laboral está condicionado por la interacción de la oferta y la demanda,
dinámica que, como se ha explicado ya, tiende hacia el equilibrio.
En este mercado se combinan los intereses de los que demandan trabajo y de los que lo
ofertan. Por esta razón, el monto de las remuneraciones que percibe un trabajador se
encuentra determinado por el precio del mercado de la actividad que desempeña:
Es más alto si hay una gran demanda de la actividad y pocas personas dispuestas o
capacitadas para desempeñarla. Por el contrario, si existe una gran oferta de trabajo para
una determinada actividad y poca demanda, las remuneraciones serán bajas.
Otras situaciones que condicionan la relación entre oferta y demanda dentro del
mercado laboral son el nivel de competencia de las empresas, las posibilidades de
creación de empleo o las medidas que dicta el gobierno, como el establecimiento e un
salario mínimo.
Las categorías del mercado laboral
Todas las personas mayores de catorce años que están en capacidad de trabajar y
ofrecen sus servicios forman parte de la población económicamente activa (PEA),
independientemente de su situación laboral. En el año 2009, la PEA peruana estaba
compuesta por 15, 950,983 personas.
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) distingue tres grupos dentro de la
PEA:
 PEA empleada. Está constituida por todas las personas que tienen trabajo a tiempo
completo y regulado por la ley; incluye a los trabajadores independientes. En el
Perú, esta cantidad está representada por el 51,6% de la PEA (año 2009).
 PEA subempleada. Se diferencia dos grupos: los subempleados por horas, que son
aquellos trabajadores cuyas jornadas es inferior a 35 horas semanales, pero desean
trabajar más y están en condiciones de hacerlo; y los subempleados por ingresos,
trabajadores (asalariados e independientes) cuya jornada es superior a 35 horas
semanales, pero sus ingresos son inferiores al valor de una canasta mínima de
consumo familiar. En el Perú, alcanza el 44,1% de la PEA (año 2009).
 PEA desempleada. Están conformadas por las personas que no se encuentran
trabajando, pero están disponibles para hacerlo y además buscan una plaza laboral.
Representa el 4,0% de la PEA peruana (año 2009).
Problemas en el mercado laboral
Uno de los principales problemas laboral peruano es la informalidad. La explicación a
este fenómeno radica en los llamados “sobre costos laborales”, es decir, el hecho de
contratar un trabajador implica otros costos no salariales, como beneficios sociales e
impuestos. El incremento en la informalidad implica que, pese a que el desempleo no
crece, se produce una migración de los empleos formales hacia los informales. En
definitiva, hay menor protección para el trabajador y mayor evasión de
responsabilidades por parte de empleados y empleadores.
El segundo aspecto por considerar sobre el entorno laboral de nuestro país es la escasa
calidad del factor humano. El bajo nivel del sistema educativo peruano reducida en una
insuficiente preparación de la gran masa laboral, lo que afecta a la productividad de
estos trabajadores.
En tercer lugar podemos identificar un problema de información asimétrica en el
mercado laboral que impide acercar a ofertantes con demandantes. Las dificultades para
obtener información relevante por parte de ambos agentes repercuten en el incremento
de los costos para acceder y asignar los empleos, respectivamente. Así, en el mercado
de trabajo peruano presenta un excedente acumulado de mano de obra que no puede ser
absorbido por la demanda laboral.
La inclusión laboral
En todas las sociedades son pocas las personas con discapacidad que tienen un empleo
remunerado. De hecho, en la mayoría de los países, la proporción de personas con
discapacidad desempleadas es muy elevada, de hasta el 80 %, y también lo es la de
personas subempleadas o que ni siquiera tienen acceso al mercado laboral. La falta de
oportunidades y a la existencia de actitudes negativas son las principales causas de la
desproporcionadamente baja participación de las personas con discapacidad en la fuerza
de trabajo.

TAREAS
1. ¿Cómo se llega al equilibrio entre la oferta y la demanda en el mercado laboral?
2. ¿Cuál de todos los factores que influyen en la dinámica laboral es el más importante
en el Perú?
3. ¿Por qué crees que el crecimiento económico del país no ha eliminado el alto nivel
de subempleo?
4. Elabora una breve encuesta entre tus familiares que trabajan. Plantea preguntas sobre
su categoría de empleo y los beneficios sociales de los que disfrutan.
5. ¿Qué soluciones plantearías para enfrentar los problemas mencionados en el mercado
laboral?
6. ¿En qué sector laboral te gustaría insertarte cuando empieces a trabajar?
7. ¿Crees que la preparación que estas recibiendo es adecuada para tu futura vida
laboral? ¿Por qué?

También podría gustarte