Está en la página 1de 14

CONSERVATORIO “JULIAN AGUIRRE”

EDUCACION MUSICAL
METODOLOGIA EN LA INVESTIGACION DE LAS ARTES

PROYECTO DE INVESTIGACIÓN
Niñez y Tecnología
Alternativas artísticas para una infancia más expresiva y
sensible

Profesora: Mariana Pérez Cigoj


Estudiante: Ignacio Nicolas Contreras
Introducción

Una paradoja. “Buscando” en Internet (buscar es saber lo que se pretende encontrar.


Por eso las comillas) encontré una placa que de un lado mostraba a un bebe
de unos seis meses, calvo, con pañales y con una Tablet en las manos. Su
mirada errática de ojos claros, algo de saliva precipitándose de sus labios que
se confundían entre una sonrisa y asombro. Del otro lado, una niña, también
rubia y de ojos claros, pero de unos tres años, sonreía mientras se interpreta
que mueve un aro con sonajas de colores. Abajo, unas letras blancas con
fondo negro sentenciaban algo así como “aleja la tecnología de tus hijos y
acércales un instrumento musical”. En ese momento, pensé cuestiones
relacionadas a la paternidad sin ser padre, en cuanto me molesta que una
imagen me dé una orden y en que, a pesar de esto, me parecía interesante el
planteo de proponer experiencias artísticas a los niños y a las niñas ya desde
las primeras infancias. Seguí deslizando mi dedo y esa imagen quedó en mi
memoria.

Claro, las imágenes que no nos sirven pasan al olvido voluntario hasta que pueden
volver a servir.

Estuve buscando la imagen, pero no volvió a aparecer. Quizás algún colectivo de


community managers1 las hicieron desaparecer para que no bajen las ventas
de algún producto tecnológico, pero lo dudo. Lo que si apareció es un sinfín de
imágenes que mostraban a personas de todas las edades y colores
concentradas en las pantallas sostenían en sus manos. Instantáneamente,
sentí rechazo y perdí, otra vez, mi fe en la humanidad. Luego, se me vino a la
mente la infinidad de oportunidades en las que mis ojos no miraban más allá de
lo que me brindaba uno de estos aparatejos.

A pesar de que no encontré la imagen, se catalizó esta búsqueda con ánimos de una
alternativa.

Ahora pienso: muy linda, casi utópica, la consigna de esta placa. Un o una artista
tiene quizás algunas herramientas para favorecer este tipo de experiencias.
Pero ¿y quienes no? ¿Cómo podrían hacer algo semejante?

1
Quienes se encargan de administrar las redes sociales de las empresas o locales.
La siguiente investigación se propone mencionar y analizar algunos efectos del uso
tecnológico con acceso a internet en las infancias contemporáneas a nivel
mundial; Desde una perspectiva que buscará un equilibrio entre los beneficios y
perjuicios de lo que generan las nuevas comunicaciones y entretenimientos
digitales en la vida cotidiana y algunas variantes artísticas que faciliten el
acercamiento a las experiencias sensibles desde lo lúdico.

Niñez y Tecnología: Mundo On-line vs. Mundo Off-line

“Nosotros sabemos lo que es vivir sin Internet ni celulares, ellos (los niños) no tienen
cómo saber eso. Es muy difícil hacer el esfuerzo de desnaturalización. (...)
Cuando quiero provocar en ese sentido a mis alumnos, les pregunto: ¿Ustedes
piensan que Facebook va a ser siempre así, o que siempre va a existir? ¡Sus
nietos van a decir ‘qué antiguo, mi abuelo usaba Facebook!’. Pero a ellos les
resulta difícil entender esa transitoriedad, piensan que el futuro se ha detenido
y esto será siempre así. Como si el mundo hubiera estado preparándose para
esto y lo anterior eran meros ensayos, hasta que sucedió”

Paula Sibilia 2, problematiza en sus conferencias, la naturalización de lo tecnológico


que los “nativos digitales”3 asimilan de su lado de la brecha generacional en
contraposición de la gente “grande”. Adultos aseguran que es posible prescindir
de lo tecnológico para poder vivir. Algunos “Millenials” también aseguran lo
mismo. Pero, a pesar de esto, una gran mayoría no concibe su vida lejos de la
conectividad. Quedarse sin batería o sin “datos” equivale a una suerte de
aislamiento (estar en una isla) execrable del que es necesario salir con
urgencia. La niñez contemporánea esta rodeada de pantallas y sus
responsables las facilitan. Pero… ¿Cuáles son los efectos?

Pantallas más, Pantallas menos

“Los niños están en medio de un experimento amplio, no planificado, rodeado de


tecnologías digitales que no estaban disponibles hace cinco años. En el
vértice de este auge está la introducción de aplicaciones para tabletas y
2
SIBILIA, PAULA.
3
Mark Prensky fue quien acuñó el término nativo digital (Prensky, 2001). Ese término describe a aquel
que, por haber nacido en la era digital —después del 1984—, está acostumbrado a recibir y procesar la
información de una forma que no puede hacerlo el que nació antes de esa era (inmigrante digital)
teléfonos inteligentes. Sin embargo, no hay tiempo, dinero o recursos
disponibles para evaluar cada aplicación a medida que se incorpora al
mercado. Por lo tanto, las aplicaciones “educativas”, cuya cantidad, a partir de
enero de 2015, era de 80.000 en la App Store de Apple (Apple, 2015), no están
generalmente ni reguladas, ni probadas. (Hirsh-Pasek et al., 2015)”

La tecnología digital cuenta con una industria que se desarrolla rápidamente y a nivel
mundial, lo cual genera que los artefactos sean obsoletos cada vez más rápido
por una lógica de consumo. Esto causa que los estudios sobre el impacto de
las nuevas tecnologías en la vida de las personas siempre estén atrasados y
no haya especificidades actualizadas. En esta desinformación, hay algunas
frases que se repiten y se aceptan pero que no tienen peso comprobable.

“Nuestros hijos son nativos digitales; así pues, tienen más facilidad para aprender a
relacionarse en el mundo digital” / “La tecnología no es buena ni mala,
depende de cómo se usa” / “La tecnología está aquí para quedarse, de modo
que es inútil atrasar su introducción y preferible adelantar su introducción.” / “Si
los niños se divierten, están aprendiendo.”

Estas afirmaciones parecieran ser suficiente para demostrar lo inofensivo del uso
tecnológico. Varias organizaciones desmienten esto entre las cuales se
encuentra la CPS que vaticina: “ningún estudio apoya la introducción de las
tecnologías en la infancia” (Canadian Pediátrica Society, 2017)

Usos y Abusosi

“Los caramelos también les gustan a los niños” (Linn & Poussaint, 1999)

Distintas asociaciones, entre ellas la Asociación Americana de Pediatría (AAP), han


recomendado el uso de las tecnologías según las etapas de la infancia:

 Antes de los 18 meses se aconseja la no utilización de las mismas.


Estos niños aún están madurando, lo cual su desarrollo depende de la
interacción con los adultos y otros estímulos como los sensoriales. Estos
niños se encuentran en una etapa de exploración hacia el mundo
externo, lo cual requiere de sus propios recursos para significar lo que
pasa a su alrededor.
 De los 18 a los 24 meses, el uso de la tecnología debe ser bajo la
supervisión de los padres, seleccionando el contenido apropiado a la
edad.
 De los 3 a los 5 años, quienes parecen ya dominar el mundo digital, su
interacción se basa fundamentalmente en lo social y en los juegos (no
digitales), por lo tanto, se recomienda que no excedan más de 1 hora al
día frente a las pantallas. También es importante la supervisión de algún
adulto en cuanto al tiempo de exposición y al contenido.

Recomendaciones de la Sociedad Canadiense de Pediatría (Canadian Paediatric


Society, 2017):

Limitar el tiempo de uso de medios digitales para los niños de menos de 5


años:
 Evitar la exposición a las pantallas para los niños de menos de 2 años.
 Menos de una hora al día para los niños de entre 2 y 5 años.
 Evitar la exposición a las pantallas una hora antes de ir a la cama.
 Evitar la exposición pasiva a las pantallas en los parvularios.
 Concretar tiempos libres de pantalla durante las comidas y durante el
tiempo de lectura.
Atenuar los riesgos asociados con el consumo de medios digitales:
 Controlar el contenido y estar, en la medida de lo posible, con el niño
mientras está expuesto a las pantallas.
 Dar prioridad a contenidos educativos y adaptados a la edad de cada
niño.
 Adoptar estrategias educativas para la autorregulación, la calma y el
establecimiento de límites.
Estar atento a la utilización de las pantallas:
 Tener un plan (no improvisar) con respecto al uso de las pantallas en el
hogar.
 Ayudar a los niños a reconocer y cuestionar los mensajes publicitarios,
los estereotipos y otros contenidos problemáticos.
 Recordar que demasiado tiempo dedicado a las pantallas deriva en
oportunidades perdidas de aprendizaje (los niños no aprenden a través
de la pantalla en esas edades).
 Recordar que ningún estudio apoya la introducción de las tecnologías en
la infancia.
Los adultos deberían dar el ejemplo con un buen uso de las pantallas:
 Sustituir el tiempo de pantalla por actividades sanas, como la lectura, el
juego exterior y las actividades creativas.
 Apagar los dispositivos en casa durante los momentos en familia.
 Apagar las pantallas mientras no se usan, evitar dejar la televisión
“siempre puesta”.

Así como en todas las áreas, el acompañamiento del adulto es fundamental para el
niño, tanto en la selección de los materiales y la disposición del tiempo en
relación al uso de las pantallas. Es sabido que el avance tecnológico no frenará
y que las incertidumbres suelen traer miedos. La UNICEF nos regala la
siguiente reflexión:

“Los juegos de video. La televisión. Los libros de historietas. La radio. Una búsqueda
en Google sobre las preocupaciones de la sociedad –o de los padres y
madres– en torno al impacto de la tecnología sobre el bienestar de los niños
pone de manifiesto que tales preocupaciones no son nada nuevo. A la radio se
le achacó que provocaba falta de sueño. De los libros de historietas se dijo que
incitaban la “criminalidad y promiscuidad” entre los niños. A la televisión se le
acusó de propiciar el aislamiento social. Y a los videojuegos, de fomentar la
agresión en la vida real. Ya en el siglo XVI, algunos temían que escribir podía
llevar a que la gente olvidara las cosas, porque ya no utilizaría la memoria para
obtener información. Les preocupaba también que los libros y la imprenta
llevaran a lo que hoy llamaríamos una sobrecarga de información. Sin
embargo, en comparación con sus predecesores en la innovación, el internet, y
la manera en que los niños lo utilizan, suscitan preocupaciones de diversa
magnitud. La conectividad y la interactividad son más difíciles de remover o de
desactivar. Su uso por los niños es más difícil de controlar. Y mientras los
niños acceden a sitios de ocio o de información, o a las redes sociales, a través
de un dispositivo conectado, esos dispositivos pueden reunir también
información sobre ellos. Entre los padres y madres, los educadores, los
políticos y los dirigentes de la industria abundan los interrogantes sobre las
consecuencias de la conectividad y de la interactividad. ¿Es la participación
digital una amenaza para el bienestar de los niños? ¿Pasan demasiado tiempo
conectados? ¿Puede causarles depresión? ¿Dependencia? ¿Obesidad?
¿Quién corre más riesgo? ¿Qué pueden hacer los padres y madres, o los
cuidadores, para ofrecer a los niños un espacio que les permita explorar y
desarrollarse de forma independiente al tiempo que también reciben una
suficiente supervisión?”4

Hay una serie de consecuencias posibles a nivel psicológico que enumera la AAP:

 Hay una temprana estimulación del desarrollo cerebral, que en algunos


casos puede alterar las funciones ejecutivas (déficit de atención,
impulsividad). Por ejemplo, no toleran cuando se les queda sin batería el
dispositivo y hacen berrinche.
 Se presentan trastornos en el sueño, si no hay supervisión de los padres
ante sus hijos a la hora de dormir en sus habitaciones, ocurre que
alguno de ellos disminuye sus horas de sueño, lo cual puede afectar al
rendimiento escolar negativamente, encontrándonos con niños agotados
que no descansan por las noches.
 La gran incidencia en todos los niveles y sectores de la sociedad de la
agresión física y sexual, llegan sin filtro ni restricción a las pantallas.
Algunos niños que tiene acceso a dichas imágenes pueden ser un riesgo
de agresión infantil.
 El uso de manera excesiva afecta mentalmente a los niños en tanto se
ha asociado a trastornos para relacionarse con otro, síndrome de
ansiedad, trastornos en el comportamiento, hasta depresión infantil.
 El déficit atencional también es una consecuencia. Se presentan
estímulos a alta velocidad de manera constante, lo que dificultad la
concentración y la memoria del niño, ya que provoca una poda neuronal,
es decir, el cerebro empieza a deshacerse de algunas conexiones
neuronales. Todo ello perjudica en su proceso de aprendizaje.

4
UNICEF 2017. NIÑOS EN UN MUNDO DIGITAL
 La tecno adicción: los padres atribuyen cada vez más a la tecnología el
aislamiento de sus hijos. Estos niños se conectan a sus dispositivos ante
la falta de atención de los padres generándoles una adicción a los
mismos.

Alternativas: “Todo juego significa algo”5

La importancia del Juego

“Jugar para un niño y una niña es la posibilidad de recortar un trocito de mundo y


manipularlo para entenderlo” Francesco Tonucci.

De diferentes formas, el juego aparece como una necesidad en todas las edades de
la vida: el acto de jugar es vital en el proceso de desarrollo del ser humano, “es
una capacidad que nos viene dada por código genético y es una posibilidad
natural que no se aprende, sino que es intrínseca al él”. (Borja i Solé, 2006, p.
3). Aquí adjunto diversas teorías y pensamientos que ven al juego de diversas
perspectivas6:

 Teoría del Descanso (Lazarus): el juego es visto como una actividad para
descansar y recuperar energías de la vida cotidiana.
 Teoría del Exceso de Energía (Spencer): descargar la energía no agotada del
día a día.
 Teoría Intelectual (Piaget): la actividad lúdica es reflejo de las estructuras
intelectuales propias de cada momento del desarrollo del individuo.
 Teoría Social (Vygotsky): el individuo se desarrolla en función de los juegos
que va practicando.

La adopción de los derechos de infancia se da en el siglo XX con la


Declaración de los Derechos del Niño por la Organización de Naciones Unidas
en 1954 y en 1989, cuando la Asamblea General de la Organización acoge la
Convención sobre los Derechos del Niño. Los garantes por excelencia de
dichos derechos son los adultos, responsables ineludibles. Sobre esto,
Giddens dirá luego:

5
HUIZINGA, JOHAN.
6
DANIEL MUÑOZ RIVERA. EF DEPORTES. Revista Digital - Buenos Aires - Año 13 - N° 126 - noviembre de 2008
“Los niños tienen derecho, no sólo a ser alimentados, vestidos y protegidos,
sino también a ser atendidos emocionalmente, a que se les respete sus
sentimientos (…) Para los niños y las niñas, especialmente los pequeños, que
no son capaces de articular verbalmente sus necesidades, el reclamar sus
derechos es imposible. Esto debe realizarse por medio de los adultos, en
forma de argumentación ética. (Giddens, 1992, p. 102).”

¿Cómo acercarse más al arte? Lo empírico

Muchísimos años de la humanidad se habló de talento como requisito indispensable


para el arte. También se dijo que el arte era para unos pocos. Quienes podían
entenderlo o quienes podían pagarlo. Hoy aún quedan vestigios de estos
pensamientos exclusivistas, pero también es nuestra responsabilidad seguir
problematizándolos para desnaturalizarlos y ser libres de poder expresarnos
artísticamente sin miedo a represalias

"Todos los niños nacen artistas. El problema es cómo seguir siendo artistas al crecer."

Pablo Picasso

La niña y el niño (en sus primeros años) pueden quedar en un estado de


contemplación profunda ante estímulos que les rodeen. Una flor, un ave, un
dibujo, un sonido. La sonrisa, la risa o el rechazo bien pueden aparecer
espontáneamente, sin importar el que dirán. Esta sensibilidad tan efervescente
es un estado fértil no solo para la admiración si no para la creación, que
también es una forma de apropiarse del mundo, conocerlo y transformarlo.

Así, como decía Vygotski (1931) explicando su teoría de la zona del desarrollo
próximo, es fundamental la ayuda que un humano recibe de parte de otros,
sean tutores o pares, que le permiten extender sus posibilidades de desarrollo.
Este desarrollo consiste en la interiorización de instrumentos de la cultura,
como el lenguaje, a través justamente de esta interacción con los demás
humanos.

Quizás el problema sea que en la familia del niño o la niña no haya algún referente
artista que pueda proponer desde el conocimiento técnico alguna experiencia
artística orientada. Pero para remediar esto, propongo que una de las formas
más primitivas de intercambiar experiencias: IMITACION.
Mientras más tiempo se pase con alguien, mas se parece a nosotros o mas nos
parecemos a ese. Hay veces que de forma involuntaria transmitimos al niño
que nos rodea, un gesto o una muletilla, y el niño la reproduce hasta
incorporarla. Si el niño nos ve leyendo, muy probablemente lea. Si el niño nos
ve con el smartphone…

Como adultos influyentes, también podemos proponer cuestiones artísticas


para ser imitadas: Cantando una melodía, transformarse en un personaje (en
un animal o una profesión. Un héroe o un dibujito animado), haciendo un ritmo
con nuestras manos sobre algún objeto, dibujar o pintar, bailar diferentes tipos
de música, etc. Para disfrutar de todo esto, no son necesarios conocimientos
previos específicos, quizás solo animarse y predisponer del tiempo y los
elementos para el disfrute. Siempre proponiendo, nunca imponiendo.

«Los juegos son un constante mensaje de vitalidad que se graba en quienes lo


realizan, como una especie de combustible vital básico. Son herramientas de la
alegría y la alegría, además de valer por sí misma, es una herramienta de la
libertad».

Luis M. Pescetti.

Es muy difícil olvidar nuestras propias experiencias lúdico artísticas. Las canciones
que nos cantaban de niños, la música que se escuchaba en casa, los cuentos
que nos leían, las veces que armábamos castillos con cajas o cuando bailamos
o actuamos frente a toda la comunidad de la escuela a la que íbamos. Estas
experiencias, quedan marcadas por ser altamente significativas. El propósito de
esta investigación es generarlas como propuesta alternativa ante el uso
tecnológico que aísla y enfría.

Canciones o juegos tradicionales, objetos para percutir, colores y papeles, música


para mover nuestro cuerpo, pinturas y demasés pueden ser para las niñas y los
niños experiencias gratas con las cuales, podrían descubrir que pueden
acercarse al mundo que los rodea desde la sensibilidad y esa “magia”
inexplicable que regala el arte.
Conclusión

De nada sirve oponerse a los avances tecnológicos. Varias empresas multinacionales


desarrollan una industria cada vez mas avanzada y que propone facilitar
posibilidades cotidianas haciendo que sea cada vez más difícil poder concebir
la vida sin estos artefactos novedosos que se van sucediendo. Esta
investigación nunca pretendió ir en contra de este progreso tecnológico, si no
que el motivo principal era poder problematizar sus usos que, con la posibilidad
de conectarnos con una infinidad de información y con personas de cualquier
parte del mundo, nos separa de quienes nos rodean. Tanto es así que hasta
podría llegar a separarnos de nosotros mismos. Por eso, las expresiones se
limitan, las apariencias se contaminan de mentiras y la sensibilidad queda en
una jaula que solo podría indicar debilidad ante una productividad tan
homogeneizada y legitimada.

Insisto, no estoy en contra del avance tecnológico, de hecho, escribo desde una
computadora y estoy agradecido por poder disfrutar y usufructuar programas
de grabación y producción de sonido de forma digital, entre otras cosas. Pero
veo también necesario haber un avance en lo humano, en las expresiones
genuinas del alma, en lo lúdico que no se preocupa por los resultados de ganar
si no solo por el simple hecho de jugar. Y considero que es una necesidad la
toma de conciencia del abuso tecnológico y sus perjuicios en la vida creativa.
Es el tiempo de hacer nuestra la responsabilidad, las familias y los artistas, de
facilitar el acercamiento al arte para que tengamos generaciones mas
sensibles, empáticas y expresivas. En definitiva, mas humanas, y no tan
robotizadas y frías.
IGNACIO CONTRERAS

Bibliografía

CERLAIC, 2019. “Lectura Digital en la Primera Infancia”

UNICEF, 2017. “Niños en un mundo digital”

http://www.tecnologiasi.org/chicosytecnologia.pdf

https://cermed.com.ar/uso-abuso-tecnologia-ninos/

Anexo

 https://elpais.com/sociedad/2019/10/29/actualidad/1572364902_758721.html?
utm_medium=Social&utm_source=Facebook&Echobox=1572441868&fbclid=Iw
AR1OcySfL_vjV_PKOZXjpdDfiCXe_PrJnwzAMCDnVNgD5TZiSPKhYutok34#Tr
acking%20Code=%3Fssm%3DFB_CM
 https://rodin.uca.es/xmlui/bitstream/handle/10498/19823/FTM%20Araceli
%20Fem%25%C2%A0%20C3%A1ndez%20Eslava.pdf?sequence=1
 El Juego y el Desarrollo Infantil. Gerardo Martínez Criado · Octaedro
 Abriendo puertas a las artes, la mente y mas allá. Verónica Boix Mansilla.
Editora
 Según la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo Conductual
(AEPCCC - 2014) podemos distinguir entre:
 Uso: La conducta no se realiza de forma continuada. La persona es
capaz de interrumpir la acción en cualquier momento que se le solicite o
que lo desee para dedicarse a otra actividad, sin que ello le produzca
ningún problema o disgusto.
 Abuso: La conducta es desadaptativa. La persona dedica todo el tiempo
que le es posible a una actividad y puede ocurrir que abandone otras,
que antes le gustaban, para dedicarse exclusivamente
 Dependencia: La conducta es reiterativa. La persona ha ido adaptando
sus necesidades a la conducta compulsiva y suple su necesidad de
emoción, compañía, reto, superación, distracción, etc. Con ello, busca
incesantemente la sustancia, cosa o situación, hasta conseguirla como
sea, sin importar nada más
i