Está en la página 1de 25

Enric Jardí

Así se hace un libro


Índice

Agradecimientos 11
Qué es este libro 13
Contenido y herramientas 19
Tipos de libro 23
Formato 23
Encuadernación 27
Proporción 30
Formato e impresión 32
Partes de la tripa 41
Cuerpo del libro 41
Otras partes 45
Estructura de la tripa 51
Páginas 52
Páginas maestras 58
La mancha de texto 63
Diseño de la mancha 64
Márgenes 65
Columnas múltiples 68
Elección de la letra 73
Familia 73
Estilo 75
Redonda, itálica y versalita 79
Caracteres 82
Tipografías 84
El texto en el párrafo 91
Estilos de párrafo 93
Estilos de carácter 94
Cuerpo 95
Interletraje 98
Interlínea 99
Alineaciones y partición de palabras 105
Alineación 106
Partición de palabras 109
Marcar los párrafos y los capítulos 111
El párrafo 111
Capitulares 115
Capítulos 117
Saltos de carro 118
Titulillos 120
Ajustar la textura y detalles 123
Partición y justificación 123 Qué es este libro 13

Números 133
Ligaduras 134 Este libro pretende explicarse a sí mismo, mostrar al
Viudas y huérfanas 135 lector cómo es y transcurre una parte de su propio
Calles 138 proceso de gestación y alumbramiento, y explicarle con
Lo que no es cuerpo de texto 139 detalle cómo se diseña y ejecuta gráficamente hasta ver
Notas 141 la luz en la imprenta y llegar a sus manos. Pero no ha
Listas 143 sido concebido para cualquier lector, sino pensando en
Portada 144 todos aquellos interesados en ahondar en el diseño
Sumarios, índices, etc. 147 gráfico, el mundo del libro y la edición, desde quienes
Títulos 148 se dedican a dar forma al texto como diseñadores
Imágenes 149 profesionales o amateurs, hasta los que escriben y
Tablas, flujo de edición y elementos automáticos 155 quieren autoeditar sus trabajos. Se dirige, pues, a
Tablas 155 creadores de libros de lecturas de todo tipo, entendien-
Incorporar texto 156 do por libro de lectura el libro de lectura pausada o de
Flujo de texto 158 texto seguido.
Folios 160 Lo primero que debe saber el lector de esta obra es
Índices 164 que la forma de trabajar gráficamente un libro de
La cubierta 167 lectura corriente casi no ha variado a lo largo de los
El lomo 172 siglos. Eso es debido, en cierta medida, a que la técnica
Las solapas 174 para componerlos hasta hace poco era bastante limita-
Las guardas 175 da y a que estaba en manos de unos pocos profesiona-
Procesos de trabajo y seguridad 181 les, con más oficio que creatividad. Pero no es solo por
Buscar y cambiar 182 eso: en una medida aún mayor, los libros son así por
Diccionarios 184 costumbre. Llevamos más de 500 años haciéndolos
Visualizar alteraciones de espaciado 186 prácticamente igual, y está demostrado que lo que
Fuentes utilizadas 187 mejor leemos se adecúa a la forma en que estamos
Imágenes utilizadas 188 acostumbrados a ver. Pero quizás hay una tercera
Archivos en orden 189 razón: es muy difícil hacer cambios que optimicen
Versión electrónica 193 estos objetos como soportes y facilitadores de la lectu-
ra. Puede parecer un mensaje inmovilista, pero lo
cierto es que los libros ya han superado muchas prue-
bas de funcionalidad, y no es fácil mejorarlos.
Los libros han llegado a ser como son hoy por razo-
nes que veremos a lo largo de esta obra. Aunque mu-
chas veces pueda parecer que únicamente responden a
criterios formales o “de protocolo”, su desarrollo
formal y material se ha guiado sobre todo por cuestio-
nes funcionales. Sangrar la primera línea de un párrafo,
por ejemplo, no es algo que se haga para ganar elegan-
cia: se debe a un motivo práctico, y por eso se sigue
haciendo.
14
También hay elementos de los libros que no son más el cambio de la forma de las cajas de texto y los márge- 15

que el reflejo de la técnica con la que se han ido fabri- nes, la introducción de nuevos tipos de letra y las refor-
cando a lo largo de su historia. Es sabido que Johannes mas ortográficas, pero no en su diseño general, tal como
Gutenberg no inventó la imprenta de tipos móviles tal entendemos este concepto en el siglo xxi. Hasta que
como luego se conocería, sino que su aportación más llegó la época de la composición digital, cuando la
bien consistió en agrupar una serie de técnicas conoci- tecnología ha permitido por fin rebasar ciertos límites, el
das, la más importante de las cuales fue la tipografía, es libro común apenas había cambiado.Y aun así, muchos
decir, la escritura prefabricada. La composición con siguen sin ser diseñados.
tipos móviles se mantuvo hasta el siglo xx, y no fue hasta Hablamos de libros de lectura corriente, por supuesto.
la segunda mitad de este cuando la mayoría de los libros Caso aparte son los otros: ilustrados, libros de arte,
pasaron a componerse ya en monotipia y linotipia, libros con fotografías; libros de formato grande que
sistemas de composición del texto que fundían en metal combinan textos grandes y pequeños con imágenes.
los tipos y las líneas al momento. Una vez la impresión Libros que son más bien revistas o catálogos. Estas
tradicional de presión se sustituyó por el ófset o la categorías difíciles de clasificar son las que más han
litografía, los textos de los libros pasaron a ser compues- evolucionado formalmente y a las que prestamos más
tos casi siempre con el sistema conocido como fotocom- atención cuando hablamos de diseño. En estas obras
posición, un sistema informático complejo y menos cada página (o doble página) no se plantea como un
intuitivo que los ordenadores actuales, que solo podía fragmento de un flujo continuo que es el cuerpo de
ser manejado todavía por profesionales especializados. texto, sino como superficies que hay que considerar
Los textos, una vez editados y compuestos, se materiali- separadamente y donde hay que trabajar con un sistema
zaban, tras un proceso de revelado fotográfico, en fotoli- que organice los elementos para que se relacionen entre
tos, láminas de poliéster o acetato transparentes con los sí. Mientras que la página del libro de lectura ha de ser
textos filmados en negro, que servían para insolar las regular y solo marcar los hitos y las interrupciones que
planchas de impresión en ófset que servirían para obte- nos interesen, cada página del libro ilustrado es un
ner las obras impresas. espacio que hay que armar.Ya desde los primeros libros
Exceptuando casos especiales, desde la invención de ilustrados, antes y a partir de la invención de la impren-
la imprenta hasta hoy, los libros de texto por lo general ta, quien se enfrente con una obra de este tipo ha tenido
no se diseñaban. O, mejor dicho, se seguían una serie de que valorar en cada página hasta qué punto se mantie-
modelos prediseñados, que servían de referencia fija nen los elementos comunes a toda la obra (el sistema de
para cada formato y tipo de obra, con las variaciones columnas, etc.) o si hay que construir algo a medida.
que convinieran a cada título en concreto. Los impreso- Este es el tipo de libro que sí se diseña tal como se hace
res, editores, fotocomponedores, maquetistas, dibujantes con los otros géneros del diseño gráfico: los carteles, los
de imprenta o los diseñadores pocas veces decidían la periódicos, las revistas, la páginas web, etc. En ellos
forma del texto de un libro, sino que adaptaban los también se suele emplear una cuadrícula ortogonal,
modelos existentes. Podríamos decir que la evolución conocida como campo reticular, algo que el libro de
del diseño del libro se ha producido a base de ir introdu- texto corriente no necesita.
ciendo cambios a medida que desaparecían las limitacio- Pero, como hemos dicho, este no es el tipo de libro
nes técnicas que afectaban al tipo, el tamaño de letra o la que vamos a tratar aquí. Esta obra se centra en el diseño
interlínea. Por ejemplo, componer un libro a cuerpo 13 o tipográfico del libro de lectura, que gráficamente se
cerrar un poco el espacio entre caracteres era imposible define justo por oposición al libro ilustrado, el tipo de
en la época de la composición en metal. Durante la obra diseñada por antonomasia. Un contraste que quizá
mayor parte de su historia, el libro ha evolucionado con lleve al lector a preguntarse: si el libro ilustrado se dise-
16
ña, y el de lectura no, ¿cómo se puede hablar del diseño el mayor reformador, pero también el mejor apologeta 17

de algo que hemos dicho que no se diseña? del libro de lectura convencional, ya hizo. Con todas las
No hay que desesperarse: ahora lo veremos. salvedades y el debido respeto.
Siguiendo con la cronología, cuando a finales de la De la misma manera que solo mencionamos de paso
década de los ochenta apareció lo que se conocía enton- “cuadratines”, “prosas” o “secciones áureas”, hemos
ces como desktop publishing (lo que aquí se llamó “auto- querido que este libro explique claramente los procedi-
edición”), la edición y composición de texto en algunos mientos prácticos para aplicar lo expuesto. Para ello
casos empezó a cambiar de manos. Los talleres de recurrimos en cada momento a visualizar cómo se
fotocomposición siguieron haciendo libros, ahora gra- ejecuta cada paso y procedimiento en el ordenador, el
cias al lenguaje PostScript de Adobe, las fuentes digitales único medio con el que trabajamos hoy, y empleando
y los primeros programas que trabajaban con ambas siempre los programas más utilizados actualmente.
técnicas, como PageMaker. Ese cambio también permi- Creemos que no sirve de nada hablar de diseño de libros
tió que cualquiera que manejase este sistema —y un como si todavía los fabricásemos manualmente.
simple ordenador de sobremesa común lo permitía— Y asumimos que eso obligará a revisar este manual a
pudiese, al menos técnicamente, dar forma a un libro. medida que, más pronto que tarde, vaya cambiando la
A resultas de ello, la edición y composición de texto se manera de diseñar las publicaciones.
vulgarizaron, lo que facilitó su desprofesionalización, Tal como hemos hecho en otros libros de diseño, lo
con todos los errores y horrores que ello conllevó en la que exponemos aquí son consejos, no leyes. Los más
práctica, en cuanto a pérdida de estética y funcionalidad. experimentados buscan en este tipo de obras completar
Esta es la razón por la que existe este libro: poner en lo que ya saben, mientras que los jóvenes —contraria-
manos del lector aquello que necesita para hacer libros mente a lo que pueda parecer— buscan normas. Por lo
de lectura que no pierdan el saber que lleva siglos afian- que, dirigiéndome especialmente a estos últimos, un
zado, pero teniendo en cuenta las características y primer consejo: cuando diseñes un libro, cambia todo lo
ductilidad de la nueva tecnología. En él intentaremos que consideres, pero que siempre sea para mejorarlo.
explicar cómo se hace un libro tradicional en el año No creas: no te resultará fácil.
2019. Para ello hemos consultado manuales clásicos
sobre las “fórmulas” del diseño. Hemos actualizado u
omitido aquellas referencias a la composición en tipos
de metal —por alguna extraña razón, los libros que
hablan de tipografía, por actuales que sean, siguen
utilizando a veces conceptos y medidas basados en
tecnologías y técnicas en desuso— o las hemos “traduci-
do” a parámetros actuales. Asimismo, hemos eliminado
todas aquellas fórmulas que nos han parecido “protoco-
larias”, es decir, aquello que no puede justificarse y que
sigue haciéndose por costumbre, y también aquellos
procedimientos o reglas que ya casi nadie emplea.
Aunque hemos de admitir que no nos hemos atrevido
con todo y al final hemos tenido que hacer concesiones
y dejar algún “esto normalmente se hace así”, sin más.
En cualquier caso, hemos intentado que lo que expone-
mos tenga sentido y función, algo que Jan Tschichold,
Contenido y herramientas 19

Como ya hemos dicho, en esta obra vamos a profundi-


zar en el libro de texto; cómo se realiza y cómo lo prepa-
ramos para su producción en papel, pero también en
formato digital.
Lo primero que abordaremos es los tipos más comu-
nes de libros impresos, que vienen definidos por las
medidas en las que se suministra el papel, el tamaño de
las máquinas de impresión y la manera en que se
encuadernan.
Después trataremos las partes del libro: cómo se llama
cada una de ellas, qué función cumplen, en qué orden
aparecen y por qué, y qué forma se les ha dado tradicio-
nalmente. Una vez hayamos visto cómo se diseñan, nos
centraremos en la caja de texto, una parte esencial del
libro. Para ello hay que tratar los elementos del cuerpo
del texto en detalle: el texto normal, las citas, las jerar-
quías…, con todos los parámetros de composición y
distribución que debemos tener en cuenta: tamaño de la
letra, interlínea, alineación… Situaremos la caja de texto
en la página, y para ello tendremos que considerar
aspectos como los márgenes y la foliación. Veremos
también qué partes podemos automatizar para agilizar
la producción y evitar al máximo los errores. Más ade-
lante explicaremos cómo se arma una cubierta, y final-
mente también veremos cómo se plantea un libro digital
sencillo a partir de uno de papel y los problemas con los
que nos podemos encontrar.

Tal como dijimos en el capítulo anterior, la herramienta


con la que vamos a trabajar nuestro libro es un ordena-
dor, naturalmente. El sistema operativo que usemos es
indiferente, pero sí es recomendable emplear determina-
dos programas. Se pueden hacer libros con procesado-
res de texto como Word o Pages, también con otros
programas que permiten manipular el texto en colum-
nas, añadir otros elementos gráficos, etc., como Publi-
sher o Illustrator, e incluso con programas libres, de
código abierto, como Scribus. Hasta se puede hacer si se
desea una publicación en PowerPoint. Pero si se em-
20
plean estos recursos no se pueden aplicar muchas de las modificarlas una vez han sido colocadas. Aunque es un 21

técnicas, procesos y trucos de los que hablaremos; y, lo poco complicado y menos común, lo mismo se puede
que es peor, en algunos casos no se podrán enviar los hacer también con el texto. Una vez puesto en página y
trabajos a imprimir de forma profesional. Por lo que si se ajustado, se puede reescribir en otro programa si se ha
quiere hacer un libro de manera profesional tal como se montado un sistema integrado de flujo de trabajo. Para
orienta aquí, habrá que trabajar con InDesign o este tipo de procesos se usa InCopy, otro programa del
QuarkXPress, dos programas que cubren perfectamente paquete de Adobe que hemos mencionado anteriormen-
las necesidades del proceso editorial. te. Algunos periódicos y revistas trabajan con otros
InDesign, de Adobe, es el programa estándar de la sistemas integrados que a veces incluyen InDesign o
industria para maquetaciones simples y complejas. Con QuarkXPress, además de otros programas específicos
este programa se puede hacer desde un folleto hasta un para la preimpresión. Pero estos sistemas están pensados
periódico. Básicamente es como un procesador de para diseños de página complejos y redes de trabajo con
textos —es decir, un contenedor prácticamente ilimita- varios usuarios; generalmente para periodistas que escri-
do de texto—, pero más versátil y con más posibilida- ben sus contenidos a partir de plantillas preestablecidas
des de dominio de la letra y el párrafo, que permite y ciñéndose a cantidades de texto preasignadas, algo que
además trabajar con distintas plantillas de páginas, estilos es poco común en el libro. Además, los textos de los
de párrafo, carácter y elementos gráficos, así como con libros se someten a muchos cambios antes de tomar su
bibliotecas. Tiene además cierta capacidad para editar forma definitiva, y es el diseño el que se va adaptando al
vectores y efectos especiales de imagen, tipo sombras, etc. contenido. El proceso con la prensa es algo distinto al de
InDesign prácticamente ha sustituido a QuarkXPress, libros.
el programa que fue más usado para estas tareas durante Existen también opciones intermedias ente los pro-
años. En cierto modo, InDesign se basó en la manera de gramas de maquetación profesionales y los procesadores
hacer de QuarkXPress, pero añadiendo algunas funcio- de texto, como sería el caso de LaTeX, un software de
nes más, y a diferencia de este, es más intuitivo y está composición de código libre empleado en ámbitos
integrado en un paquete donde se encuentran otros académicos. LaTeX permite hacer documentos largos y
programas de Adobe como Illustrator, InCopy o presentaciones, formatear el texto hasta un cierto nivel,
PhotoShop. De todas maneras, QuarkXPress sigue componer fórmulas matemáticas complejas, crear
siendo una alternativa muy buena para la producción índices, etc.
de libros de texto y tiene una mejor integración con xml, Generalmente, el original de un libro se presenta en
el lenguaje de “etiquetas” para marcar las categorías de documentos generados con un procesador de texto. La
texto antes y después de maquetar los libros. Dado que forma como se entrega pocas veces puede estar determi-
son programas parecidos, aunque las explicaciones en nada por las necesidades del diseñador o el maquetista,
este libro son para InDesign, en la mayoría de los casos pero sí nos convendría tener un cierto control sobre los
se podrán aplicar también en QuarkXPress; el nombre textos originales una vez nos los han entregado. Muchos
de las instrucciones es el mismo o afín, por lo que el de los errores provienen de la manera como han sido
lector que quiera utilizar QuarkXPress podrá hacerlo sin escritos y preformateados, y conviene resolverlos antes
demasiada dificultad. de maquetarlos. El procesador más utilizado hoy es
Tanto InDesign como QuarkXPress son esencialmen- Microsoft Word; la mayoría de los autores no conocen
te compiladores de texto e imágenes. A menos que otro programa, pero hay alternativas. Word no es dema-
incrustemos imágenes en un documento, estas son siado intuitivo y puede convertirse en una herramienta
externas, pero se mantienen vinculadas a él, de manera bastante irritante si no sabes cómo funciona la versión
que puede crearse un sistema de flujo que permita en curso. Básicamente, lo que necesitaremos para traba-
22
jar en la preparación de los originales para maquetación Tipos de libro 23

es un programa que nos permita abrir, modificar y


guardar archivos en el formato de Word (.doc o .docx), Como trataremos principalmente el libro impreso,
el archivo de intercambio más común. Hay diversos tengamos en cuenta antes que nada que, para imprimir
programas de pago y otros gratuitos, que podemos un volumen, hoy disponemos de diversas opciones. Las
instalar en nuestro ordenador o acceder a ellos online. dos más extendidas y económicas son la tradicional
El formato pdf se ha convertido en un estándar en litografía ófset (también conocida como litografía, o
algunas fases de la edición, no solo para la preimpresión, simplemente ófset) y el ófset digital.
sino muchas veces también en el proceso de corrección Si nos proponemos imprimir una cantidad pequeña,
de texto. Para manejar este tipo de documentos existen, de entrada lo mejor es hacerlo con el sistema de ófset
entre otros lectores y editores de pdf, la versión gratuita digital que ofrecen hoy las imprentas y copisterías. Está
de Acrobat y el Acrobat Reader, ambos de Adobe, que basado en una impresora láser de gran tamaño, una
permiten visualizar los documentos, pero también versión industrializada de las impresoras de oficina.
realizar búsquedas, cambios en el contenido y eliminar, Es considerablemente más económico que la versión
añadir o reordenar las páginas. tradicional del ófset y nos permite imprimir desde un
Por último, para manipular imágenes a fin de incluir- solo ejemplar hasta un cierto número no muy elevado de
las en la tripa o en la cubierta, se puede necesitar otro unidades. Es difícil precisar a partir de qué cantidad de
tipo de software. Para hacer retoque fotográfico en ejemplares nos conviene pasar de un sistema a otro. En
píxeles existe PhotoShop, Affinity Photo o Pixelmatory los últimos años las posibilidades del sistema digital han
(este solo para Macintosh). Estos programas pueden ido variando y ampliándose, y seguramente lo seguirán
servir para cambiar los formatos, el color o la resolución haciendo; pero, para que sirva de orientación, actual-
de los archivos de imagen. Para imágenes vectoriales de mente la frontera puede estar alrededor de los
una cierta complejidad están Illustrator o Affinity Desig- 500 ejemplares. Aun así, conviene siempre pedir un
ner. Sin embargo, hay que recordar que tanto InDesign presupuesto antes de decidirse, ya que hay otras varia-
como QuarkXPress tienen bastantes posibilidades para bles como la calidad, el número de tintas a emplear, el
la creación y manipulación de imágenes en vectores y de tipo de papel deseado, el formato o la encuadernación
efectos, como sombras o transparencias en píxel, que que pueden afectar el precio final en ambos sistemas.
permiten prescindir de los programas mencionados Casi todo lo que se puede hacer en litografía ófset se
anteriormente. En casos como mapas o esquemas puede hacer en ófset digital, sobre todo por lo que se
sencillos no es una mala idea que los textos estén en refiere a formatos y a tipos de encuadernación. Pero las
marcos de texto en el mismo InDesign o QuarkXPress y decisiones sobre formatos y número de páginas son más
que los vectores sean editables en lugar de formar parte complicadas y comprometidas cuando se va a trabajar
de una imagen importada. en litografía ófset, por lo que en este libro vamos a
considerar de entrada los requerimientos técnicos de
este segundo sistema.

El primer paso para diseñar un libro es decidir su forma- Formato

to. Cuando las razones económicas sean poderosas y


tengamos que decidir sobre medidas y tipos de encua-
dernación de nuestro futuro producto, tendremos que
considerar una serie de limitaciones que vienen dadas
24

tamaño de papel estándar en papelerías, pero más


grande de lo que normalmente empleamos en libros,
¿sabremos cómo distribuir el texto en la página y que
resulte legible? Más adelante veremos el problema de
por los tamaños en los que se fabrica el papel y por la las columnas de texto anchas. Si no las queremos así,
máquina con que se imprimirá, condicionantes que no hay más remedio que aplicar unos márgenes am-
revisaremos más adelante. Pero antes de hablar de plios, algo que seguramente no nos parecerá muy
formatos consideremos otras dos cuestiones básicas estético.
para el diseño: las funcionales y las estéticas. Una solución podría ser dividir la página en colum-
Antes que nada, pensemos en el libro como un arte- nas de texto contiguas, pero esto se hace en ciertos
facto concebido para facilitar la lectura. ¿Vamos a hacer tipos de libro con bloques de texto fragmentados, desti-
un libro con mucho texto, para una lectura prolongada? nados más a consulta que a una lectura continua.
¿Una novela, por ejemplo? Vemos, pues, que uno de los factores que condicio-
Si ha de ser un libro muy largo, deberíamos de nan el formato del libro es la columna de texto. Podría-
alguna manera intentar que no tuviese demasiadas mos, por tanto, empezar a diseñarla y después dar un
páginas, por razones económicas, pero también para formato al soporte que la contiene. Empezar a diseñar
que resulte manejable. Sabemos que imprimir más por la columna no es fácil, porque antes hay que tomar
páginas es más caro y, por otro lado, tal vez nos pueda decisiones sobre el tamaño y el tipo de letra, la interlí-
interesar editar un volumen que no parezca muy grue- nea, la alineación, etc., aspectos de la tipografía con los
so. Una solución a todo ello podría ser trabajar con una que tal vez uno todavía no esté familiarizado y que
página grande. Pero para que sea realmente rentable, la trataremos más adelante. Pero si se tiene una cierta
columna de texto debería ocupar el ancho de la página. experiencia, proceder en este orden puede ser una
Por ejemplo, si hacemos un libro en formato din a4, un opción.
26
Una columna de texto ancha, con muchas letras por 27

línea, nos dificulta el salto de línea y encontrar fácilmente


el principio de la siguiente. De la misma manera, leer
una columna demasiado estrecha para el barrido que el
ojo necesita hacer sobre el texto para extraer bloques de
información completa, resulta también irritante.Y
gráficamente ocasiona muchos cortes de palabra, cuesta
de justificar y aprovecha menos el espacio. Según algu-
nos estudios, una columna de texto para lectura prolon-
gada debería ocupar idealmente un promedio de 65
espacios —entendiendo que nos referimos a caracteres,
puntuación y espacios en blanco— por línea. Natural-
mente, podemos variar esta cifra, pero una columna por
debajo de 35 caracteres/línea no es recomendable, y por
encima de 75, tampoco.

35 espacios 65 espacios 75

¿Es un libro para leer y para mirar? ¿Contiene imáge-


nes? Entonces, seguramente vamos a requerir un libro
grande. No necesariamente grueso, sino grande.Y si es
grande, ¿cómo se supone que lo va a sostener el lector?
Y la página ¿va a ser horizontal? ¿Vertical? La mayo-
ría de los libros con los que nos manejamos tienen
páginas verticales, porque son más manejables y porque
acogen mejor la columna de texto vertical. Los libros de
texto horizontales, o apaisados, son poco corrientes y
tienen un espacio difícil de llenar si no es con varias
Otro factor a tener en cuenta en el momento de columnas. Se utilizan estas proporciones altura × anchu-
decidir el formato es qué le queremos comunicar al ra en casos como libros de fotografía o tiras de cómic.
lector con él. Hasta la segunda mitad del siglo xx, el Hay que recordar además que, cuando se diseña una
tamaño del libro estaba generalmente asociado a su uso, página apaisada, el espacio horizontal se multiplica
pero también al género o la categoría del libro. Obras visualmente por dos al abrir el libro.
importantes, libros grandes; obras populares, libros más
pequeños. Hoy no es tan así. ¿Vamos a hacer un libro
para consultar de vez en cuando? Si es el caso, cuanto También habrá que considerar la encuadernación. Encuadernación

más ligero, mejor. Lo que conocemos como manual La forma de las páginas es independiente del modo en
debería ser en principio algo manejable, y por ello no que estas se mantienen juntas, sea encoladas, cosidas o de
muy grande. otra forma. Básicamente existen dos tipos de presentación
final: tapa dura y tapa blanda, esta última conocida tam-
bién como encuadernación en rústica. Los libros más breves
28 29

Tripa
Tripa

Cubierta Cubierta

Tapa dura Rústica

acostumbran encuadernarse en rústica, mientras que las Los libros en tapa dura y algunas veces también los de
obras con más páginas se hacen en tapa dura, porque rústica pueden llevar una sobrecubierta. Se trata de una
soportan mejor el peso; pero no hay un criterio claro para lámina que envuelve la cubierta, y las solapas si las hay, y
escoger uno u otro acabado final. que suele llevar impreso lo mismo que estas o informa-
La tapa dura o la tapa blanda son independientes del ción más extensa. Sirve para enriquecer la presentación
cuerpo principal del libro, donde se encuentra el texto, del libro y también para protegerlo.
que se conoce técnicamente como tripa. La tapa y la tripa A partir de estas variables, existen otras formas de
se imprimen y se manipulan por separado y posterior- encuadernación: sobrecubiertas que envuelven la cu-
mente se juntan. Nos referimos a menudo a la tapa como bierta, cajas, encuadernaciones con la parte cosida a la
la cubierta, concretamente al diseño de la parte frontal. vista o cubierta con tela, espirales, etc. Pero las descritas
No hay que confundir la cubierta con la portada. anteriormente son las más comunes, entran dentro de
La portada, de la que hablaremos más adelante, forma los estándares de la industria gráfica y necesitan poca
parte de la tripa, y es una parte de los principios de una manipulación. Son, por lo tanto, las menos costosas.
obra. Lo normal es que en la cubierta y en el lomo figure Hay una cuarta pieza que también se imprime aparte:
algo que identifique la obra. Las cubiertas de tapa dura las guardas. Las guardas unen la tripa con la tapa dura al
van forradas con algún material especial, una cartulina o principio y al final. Al igual que la sobrecubierta, son
una tela con textura y color propios, y en la mayoría de los unas láminas sueltas que o bien se imprimen a uno o
casos impresos a un color, a veces con un efecto metaliza-
do, en plano o en relieve. También existe la tapa dura
forrada de papel blanco, con imágenes impresas previa-
mente a color, muchas veces para ediciones más comer-
ciales. Es lo que llamamos tapa dura forrada o cartoné.
A diferencia de las cubiertas de tapa dura que rebasan
unos milímetros en tamaño a la tripa, las cubiertas en
rústica tienen la misma medida que la tripa, excepto en el
caso de que lleven solapas. Si es así, son un poco más
anchas por la parte que se dobla hacia dentro. Las solapas
dan al libro en rústica un poco más de rigidez y sirven de
soporte para extender la información de cubierta.
30
varios colores, o bien son de un papel o cartulina distin- que sea intuitivamente agradable, sin preocuparse por si 31

tos a los de la tripa y la tapa. En los libros en rústica, la el resultado encaja en alguna fórmula. Un libro un poco
tripa va adherida con cola a la tapa por el lomo, por lo más estrecho puede parecer un poco más elegante (o tal
que las guardas no son técnicamente necesarias; si las vez pretencioso para algunos), mientras que otro más
hay, son ornamentales. Es lo que se conoce como guar- ancho puede parecer más amable. O justo lo contrario.
das falsas. La alternativa a crear un formato es copiarlo. Un libro
A lo largo de este libro se explicará qué tipo de infor- ya impreso y encuadernado es la maqueta perfecta de
mación figura tradicionalmente en cada una de las nuestro futuro libro. No hay razón para no optar por
partes de la tripa, de la tapa y de las guardas, y cómo se algo tan sencillo.
diseñan.
1 : 2 1 : φ 2 : 3

Proporción Cuando se decide la medida del libro, se considera el


tamaño de la página con su proporción, es decir, la
relación entre el ancho y el alto. Las posibilidades son
prácticamente infinitas, y es normal no saber por dónde
empezar. Existe bastante literatura referida a la relación
entre los valores de la horizontal y la vertical. Algunas
fórmulas sugieren trabajar con números irracionales,
toda una serie de ratios con números enteros o construc-
ciones geométricas para obtener ciertas proporciones. 1 : √2 3 : 4
La más famosa es la proporción áurea, expresada en el
número irracional phi o φ = 1,6180339…, una relación de
dos medidas que está referenciada desde la Antigüedad,
relacionada con las series de Fibonacci y sobre la que se
ha escrito todo tipo de curiosidades matemáticas. Más
adelante veremos que este tipo de cálculos se propone
también para situar elementos de la página, especial-
mente por lo que se refiere a los márgenes.
Aunque el uso de este tipo de fórmulas ha tenido
siempre un cierto predicamento entre arquitectos, artis- 1 : 1
tas y diseñadores, varios estudios recientes revelan que
casi nadie ve en objetos construidos con estas proporcio-
nes nada especial, o no más que en aquellos otros cons-
truidos con números aproximados. Es probable que sea
más bien nuestra mirada la que pone la belleza en las
cosas, y que todas estas fórmulas nacen más bien de la
necesidad de creer que bajo lo bello debe haber una
razón matemática. Es una idea del Renacimiento que
sobrevive hoy, pero que no ha demostrado tener una base
empírica. Tal vez sea más conveniente que cuando se
busque fijar una medida del ancho y el alto se escoja algo
Formato e El tamaño final de la página es importante, ya que afecta al 5 12 9 8
impresión
aspecto visual al leer, pero también porque estamos dando
forma a la tripa, la parte más voluminosa y costosa del
libro.Y en este sentido la decisión del tamaño de página
puede ser crítica.
La tripa está constituida por pliegos. Estos son hojas 9
sueltas que se imprimen por las dos caras y que, tal como
salen de la máquina, se doblan sobre sí mismas, siguiendo
5
un cierto orden. Los pliegos, una vez agrupados, se ligan 1
entre sí y se recortan por tres de sus lados. Las páginas del
libro, pues, no se imprimen siguiendo el orden de lectura,
sino que han sido distribuidas y puestas en una determina-
4 13 16 1
da orientación para conseguir este resultado.

7 10 11 6

En el dibujo adjunto se puede ver como están distribui-


2 15 14 3
das y orientadas las páginas en una hoja y cómo quedan
posteriormente una vez plegada esta. No es necesario
saber de memoria este orden; solo sirve para tener una
idea de cómo funciona este procedimiento (llamado Para producir libros corrientes en litografía ófset se
imposición y alzado) y entender con ello que no podemos emplean dos tipos de máquinas de imprenta: en plano y
hacer un libro con el número de páginas que se nos antoje. en rotativa. Se imprimen en imprenta plana los libros con
Como mínimo, un pliego ha de ser de 4 páginas, aunque tirajes no especialmente largos, con formatos grandes o
normalmente en un libro se trabaja con pliegos de cantida- especiales, o en impresión a una o varias tintas. Decimos
des superiores, siempre múltiplos de 4. Las tripas se que estas máquinas imprimen en plano, porque el papel
acostumbran hacer con pliegos con el mismo número de se toma en hojas planas ya cortadas, suministrado en
páginas cada uno; pero dependiendo de las necesidades se pilas. Las hojas acostumbran a ser de 70 × 100 cm,
pueden combinar con algunos pliegos de menos páginas. 100 × 140 cm o a veces también de 120 × 160 cm,
A su vez, los maquetistas de los libros ajustan el número de aunque este último formato es menos común. En el
páginas para que encajen con los pliegos, manipulando el formato 70 × 100 cm encajan bien los formatos tradicio-
diseño del texto y añadiendo o quitando páginas en blanco nales de los carteles y en un 90 × 65 cm encajan los
al principio o al final de la obra. formatos de la serie din a, que tienen la característica de
34
tener todos ellos la misma proporción y ser a la vez Esta manera de disponer las páginas no es la habitual 35

múltiplos. Aun contando con todos estos modelos, a para las tripas en los libros de lectura, ya que estos no se
partir de ciertas cantidades las imprentas suelen encargar imprimen con imágenes que sobresalgan de la página
a los fabricantes de papel hojas a medida para ahorrar y cortada, disposición que se conoce como a sangre. Para
no desechar parte de la hoja sin imprimir. imprimir tripas del tipo de libro a una sola tinta con
En el sistema de impresión en plano se recomiendan tiradas un poco largas, como por ejemplo 800 ejempla-
pliegos de un máximo de 32, ya que entre ellos hay que res, se suele emplear el otro sistema que mencionamos:
dejar espacio para las cuñas de color, las cruces de la rotativa. La impresión en rotativa emplea la misma
registro y corte, etc.; unas partes de la imagen impresa técnica ófset que la imprenta plana, pero en este caso el
que se generan en el proceso de preimpresión. papel que alimenta la máquina no está cortado en hojas,
sino que se suministra en una bobina continua. Aunque
hay rotativas a cuatro colores, como por ejemplo las
usadas para imprimir periódicos y revistas, también las
hay especiales para libros de texto, a una o dos tintas, en
las que se emplea una más oscura que la tinta negra de la
cuatricromía.
A partir de ciertas cantidades, este sistema de impre-
sión es más económico que el de hojas planas, pero
también es menos versátil con la distribución de las
páginas y los pliegos. Para hacer cálculos, estamos
65 × 90 cm condicionados por la longitud del ciclo del rodillo, que
70 × 100 cm puede variar según el tipo de máquina y también por el
tamaño de las bobinas. Para economizar el gasto de
papel, los impresores encargan las bobinas en anchos a
medida que van desde 108 hasta 153 cm. Esta longitud
se determina según el formato final de página del libro
100 × 140 cm
que se quiere imprimir y según la distribución de
pliegos que caben en un ciclo.
120 × 160 cm

DIN A5

DIN A4 DIN A3

DIN A2 DIN A1

65 × 90 cm
36
Veamos un ejemplo. Supongamos que diseñamos un Pero, en cambio, si ampliásemos el diseño a 37

libro que queremos que tenga unas medidas de página 21,5 × 21,5 cm, tendríamos que trabajar con pliegos de 48.
final de 15,7 × 21,5 cm. En una bobina de 132 cm de Eso significaría que para un mismo número total de
ancho caben 64 páginas distribuidas de la manera páginas, formatos ligeramente distintos pueden signifi-
ilustrada aquí. car más papel desaprovechado o más puestas en máqui-
na o arranques. Más o menos trabajo manual significa
más o menos costes.

15,7 × 21,5 cm

21,5 × 21,5 cm

32 hojas / 64 páginas

24 hojas / 48 páginas

Ahora, con la misma bobina, si redujésemos solamente el


ancho a 12,5 cm podríamos hacer pliegos de 80 páginas.
Los libros de texto de tamaño corriente se imprimen
en pliegos de 80, 64 o 48 páginas finales. Esto no
significa que necesariamente la tripa deba tener un
número múltiplo de estas cantidades. Se pueden com-
binar pliegos grandes con otros más pequeños, o
12,5 × 21,5 cm
cantidades que son la mitad o una parte de estos plie-
gos. Por ejemplo, para hacer un libro de 500 páginas
podemos combinar 6 pliegos de 80 páginas con
1 pliego de 20.
El ajuste de tamaño a pliegos requiere cálculos
bastante complicados y además dependerá también del
ancho de bobina de papel del que se disponga o se
pueda encargar, por lo que lo mejor es dejarse asesorar
por el impresor y recordar que muchas veces pueden
optimizar los costes con solo ajustar la página del libro
40 hojas / 80 páginas unos milímetros.
39

+ 80
+ 80
+ 80
+ 80

Dirección de la fibra
+ 80
+ 80
+ 20
= 500 páginas

El papel con el que imprimimos los libros, tanto en


hojas planas como en bobinas, está hecho de fibras en

Dirección de la fibra
forma de estrías invisibles a simple vista, que siguen una
dirección determinada. Las hojas están fabricadas de
manera que la fibra sigue la dimensión larga del papel o la
longitud de la bobina. El papel se curva de manera natu-
ral en forma perpendicular a la dirección de la fibra, como
si fuese una persiana que se enrolla en perpendicular a las
lamas. Los impresores saben que para que un libro se
abra bien cuando está encuadernado y cortado hay que
haber dispuesto las páginas de manera que la encuader-
nación siga la misma dirección que la fibra. Si no es así, el
libro acabado no se deja manejar bien y se cierra solo.
Algunos libros se hacen así por razones económicas; es lo
que se llama imprimir a contrafibra. Conviene advertir al

Dirección de la fibra
impresor que evite esto en nuestro libro.

Las tripas se imprimen en imprenta plana y en rotativa,


mientras que las tapas, las sobrecubiertas o las guardas
se imprimen en imprenta plana. Es por ello por lo que
en estas últimas se pueden emplear otros colores y
acabados distintos a los de la tripa. Los criterios de
tamaño, aprovechamiento del papel y dirección de fibra
son, sin embargo, los mismos.
Existen, por supuesto, otras técnicas para tirajes más
largos, como la rotativa ófset de los periódicos o la de
revistas, que consiste en un sistema llamado huecogra-
40
bado, algo distinto del ófset. Pero estos sistemas no son Elección de la letra 73

comunes en libros de lectura. También está la impresión


digital que mencionamos al principio y que cada vez El cuerpo de texto, o texto principal, es el “grado cero”
gana más terreno, porque consigue hacer más rentables del diseño del libro. Es el estilo más neutro y debe trans-
los tirajes largos. Por su parte, en los últimos años, para mitir parámetros de neutralidad. Tal como explicaba
tirajes cortos, ha renacido la impresión tipográfica Beatrice Warde en su famoso artículo “The Crystal
tradicional, ahora con el nombre de letterpress. Cada uno Goblet”, la letra y la manera de disponerla deben llegar a
de estos sistemas tiene sus maquinarias y sus estándares, ser invisibles, no deberíamos percibir que están ahí, sino
medidas de papel y especificaciones técnicas propias, simplemente integrarlas. Aunque en realidad no existen
que pueden afectar la medida final del libro. los diseños invisibles, deberíamos aspirar a diseñar
formas lo más neutras posible, a partir de las cuales
poder marcar, por contraste, las excepciones. De la
misma manera que crearemos una mancha que pode-
mos derivar en otros elementos, ahora hay que empezar
con un cuerpo de texto que nos permita marcar casos
especiales dentro de él. Por ejemplo, con las cursivas.

Para diseñar el texto podemos empezar por varios Familia

elementos, pero lo más práctico es escoger primero una


tipografía o, mejor dicho, un tipo de letra o familia
tipográfica. Es decir, un conjunto de diversas fuentes
con un mismo diseño de base. No todas las letras que
tenemos a nuestra disposición pertenecen a una familia.
Por ejemplo, la fuente Slabo de Google Fonts solo está
disponible en esta plataforma en un estilo o variante.

En principio, con una familia es suficiente para poder


diseñar un libro, pero se puede utilizar un segundo tipo
aparte del cuerpo de texto para los títulos e incluso una
tercera para notas o los textos secundarios, como inter-
calados, titulillos, etc. En el caso de los títulos, puede ser
la misma familia que se utiliza en cubierta pero no tiene
74
Si se opta por una tipografía para el texto corriente y Estilo

otra para los títulos, a menudo se intenta que esta segun-


da refleje el tema o el espíritu del libro. Utilizar una letra
de terror o una letra romántica, por ejemplo, es algo que
se hace en ficción, de la misma manera que se ponen
ilustraciones u ornamentos. Esta práctica se da más en
libros para jóvenes y en países como el Reino Unido o
por qué ser necesariamente así. Debido a que en la Estados Unidos, donde son más atrevidos y tienen una
mayoría de las editoriales la tripa y la cubierta están visión más comercial del libro. En España, Francia o
realizadas por equipos distintos y con propósitos distin- Italia, por ejemplo, es menos común. Es una cuestión de
tos, pocas veces utilizan el mismo tipo. Solo a veces, en códigos locales.
las “zonas de transición” de una parte a la otra: la porta- En el pasado, la posibilidad de elección de letra para
dilla, la portada, etc. Al final de este capítulo veremos un libro era muy limitada. Estaba restringida a los
algunas tipografías útiles para todas las categorías de la modelos de que disponía el componedor, que normal-
tripa. Algunas de ellas se comercializan también en mente eran muy pocos. Tal como ha evolucionado el
familias con fuentes en versión “texto” y versión “dis- lenguaje visual y la tecnología, y vista la cantidad de
play”. Las “display” están diseñadas para tamaños más fuentes disponibles, hoy somos mucho más sensibles a
grandes. Generalmente son un poco más finas que la las razones estilísticas cuando hablamos de tipografía.
versión “texto”, a veces un poco más estrechas y tienen Nos preocupa más lo que esa letra “nos cuenta” que si
la altura de minúscula con respecto a la mayúscula un se ve bien. Sin embargo, cuando se trata de escoger un
poco más diferenciada. tipo de letra para la mancha de texto, lo primero que
deberíamos asegurar es que se lea perfectamente. La
letra, recordémoslo, debería ser “invisible” y simplemen-
te funcionar. Puede que vayan a ser muchas líneas de
texto, muchas páginas y, por lo tanto, debemos buscar al
máximo la comodidad del lector.
¿Y qué letra se lee mejor? Pues aquella que estemos
más acostumbrados a leer. En condiciones de lectura
extrema y en textos cortos, como los empleados en
señalizaciones, las letras de palo seco se reconocen mejor
debido a su geometría simple. Pero después de 500 años
de libros impresos, la letra romana ha sido la más em-
pleada en este soporte y, por lo tanto, es la que leemos
mejor. No es que tenga unas características especiales
que la hagan superior, sino que leemos mejor aquello
76
que nuestro cerebro espera encontrarse. Todos los Wilhelm Klingspor Gotisch Sabon 77

estudios de legibilidad concluyen que la familiaridad es


el factor más importante. También dicen que no leemos
Adobe Jenson Times New Roman
letra a letra, sino que reconocemos las palabras por su
contorno, y si venimos leyendo en letra romana desde
hace tiempo, lo normal es que identifiquemos mejor los Bembo Weiss
contornos de las palabras compuestas en este estilo. Pue-
de que parezca conservador afirmar que los libros deben
componerse en letra romana. Pero si nos fijamos vere- Adobe Garaond Aster
mos que, de hecho, todo lo que hacemos en el libro es
conservador. No solo la letra, sino también la manera
como disponemos el texto: las líneas, los párrafos, etc. Baskerville Quadraat
Y todos estos usos, más que tradiciones, son el resultado
de años de ensayo y error.
En la categoría de letras romanas hay muchas fami- Bell Utopia
lias. Algunos manuales aconsejan escoger un modelo
relacionado con la época de la obra. Por ejemplo, com- Adobe Caslon Minion
poner poemas de Jorge Manrique con un tipo renacen-
tista, un libro de Montaigne con una Garamond o las
obras de Newton con una Baskerville. Pero ¿quién se va Bauer Bodoni Swift
a dar cuenta de eso? Tal vez sería mejor escoger ante
todo una letra que nos funcione bien y que simplemente
no “chirríe” con el contenido del texto. HTF Didot Georgia
Desde que se inventó la imprenta, los libros se han
compuesto con tipografías que han variado según el
Escrow
lugar y el momento. Al principio se hacía con distintos
modelos de lo que hoy conocemos como letras góticas,
que imitaban la escritura manual, hasta que empezaron
a ser sustituidas por modelos de la letra romana creada
en las ciudades italianas durante el Renacimiento. La que se han convertido en el paradigma de modelo para
letra gótica permaneció como letra de lectura en el libro. También modelos estilizados de autores como la
entorno de la cultura germánica hasta mediados del Baskerville o la Bell, creada por Richard Austin. Letras
siglo xx y en títulos o cabeceras en los países anglosajo- de estilo clásico tardío de gran popularidad en Gran
nes. Pero la letra romana ha sido la más usada en los Bretaña y Estados Unidos, como la Caslon, o modelos
impresos en escrituras latina, griega y cirílica y, aunque geometrizados del Rococó, como la Bodoni o la Didot.
ha ido cambiando de forma sutil hasta el día de hoy, es la Con la industrialización de la imprenta aparecen tipos
letra de libro por excelencia. para libros que hoy han quedado relegados a periódicos
La mayoría de las letras utilizadas para componer y revistas, romanas de aspecto más robusto, lo que hoy
libros hoy son versiones actualizadas de tipografías llamamos escocesas. Son letras que, incomprensiblemen-
históricas. Se emplean revivals y reinterpretaciones de te, apenas se mencionan en los libros de historia de la
modelos renacentistas, como la Bembo, letras como la tipografía pero que sirvieron para componer gran parte
Garamond basadas en modelos originarios del siglo xvi, de la literatura del siglo xix. Con la linotipia y la monoti-
78
pia volvieron a introducirse tipos como la Caslon, la (el ófset) basado en la separación del agua y la tinta, 79

Garamond o versiones a medida para estos sistemas, que es una materia grasa. Revivals como la Bembo o la
como la Sabon. Estos modelos —como la Times, un Garamond pueden ser más o menos fieles a los mode-
pastiche histórico—, en versiones digitales, siguen los originales, pero lo que importa es cómo queden
utilizándose hoy para ser impresos en ófset, mientras impresos. Muchos de estos modelos históricos son
que letras como la Weiss o la Aster, que eran la norma en demasiado finos para el ófset y los papeles empleados
muchos de los libros compuestos con estos sistemas y en los libros hoy.
que todavía manejamos, han caído en desuso. En las
últimas décadas se diseñan los tipos de letra directamen-
te con técnicas digitales. Algunas son de inspiración
histórica, como la Quadraat; otras tienen algunas carac-
terísticas de las formas del pasado, como la Utopia o la
Minion; otras más están pensadas directamente para el
medio digital y la impresión en ófset, como la Swift, y
algunas directamente han sido concebidas para dar buen
rendimiento tanto en la pantalla como en el papel, como
la Georgia. Pero, de momento, los editores parecen Otro aspecto importante a tener en cuenta en el momen- Redonda,
itálica y
seguir prefiriendo los revivals anteriores. to de escoger una familia es prever qué vamos a necesitar versalita
Que una letra sea “un clásico” no significa necesaria- para componer el original actual y lo que pueda venir en
mente que nos vaya a funcionar para nuestro libro. Hoy, el futuro. Antes mencionamos la familia tipográfica como
los textos se componen con unos sistemas totalmente una lista de letras en distintos grosores, pero el grupo
distintos a la época de la composición manual con tipos tradicional para componer tripas de libros consta solo de
móviles, en la que las letras de plomo se montaban una a estas tres formas: redonda, itálica y versalita.
una. Pero sobre todo hay que tener en cuenta que los Llamamos redonda al estilo o variante de letra opuesto
libros se imprimen también con un sistema distinto. Con a la itálica en lo que se refiere a la inclinación, o a la letra
la técnica actual, los tipos no dejan marcadas sus formas central respecto a otras características, como el grosor y
en el papel por tener relieve, sino gracias a un sistema la anchura. Sería, para entendernos, la letra “por defecto”
con la que componemos el texto normal. La itálica, o
cursiva, no es exactamente la versión inclinada de la
redonda —aunque lo está—, sino una letra basada en un
antiguo estilo de escritura de tipo caligráfico y distinto de
la redonda, pero que hoy consideramos como una va-
riante secundaria. La redonda y la itálica, especialmente
en el caso de las letras romanas, tienen algunas letras con
formas muy distintas entre sí, como es el caso de la “a”,
la “g”, la “o” o la “v” minúsculas, mientras que las ma-
yúsculas son prácticamente iguales pero inclinadas.
Hoy, la itálica es una letra subordinada a la redonda, que
se utiliza en usos y con valores específicos; por ejemplo,
para resaltar palabras y frases sueltas dentro de párrafos
compuestos en redonda, en la mención de títulos de
Tipo Bembo impreso en tipografia de metal Tipo Garamond impreso en ófset
obras creadas, para marcar extranjerismos, etc. Es decir,
80
se usa para remarcar aquello que tiene una entidad
diferenciada o un nivel de significado distinto o excep- Versalitas
cional, de forma similar al uso que hacemos de las
comillas. En el mundo anglosajón, las itálicas tienen
Falsas versalitas
también la función de destacar las ideas principales,
como lo hacen las negritas en otro tipo de publicaciones.
Los usos de la itálica y las comillas son complejos y a
veces complementarios, y vienen determinados por los
manuales de ortotipografía de cada lengua.

utilizarlas. Por defecto, tanto en los procesadores de texto


como en los programas de maquetación avanzada, cuan-
do se activa este estilo a partir de un texto compuesto en
redonda, las minúsculas quedan reemplazadas por ma-
yúsculas reducidas y no por auténticas versalitas, por lo
En el pasado era común componer libros o bien en que sus trazos se reducen y se ven más finas que las
itálica o bien en redonda, pero hoy no es muy corriente demás letras del texto. Para activar las versalitas reales hay
componer un texto largo en itálica. Como variante que utilizar una fuente de formato OpenType que tenga
independiente del uso de la redonda, se usa a veces en este estilo incluido. Para acceder a ellas hay que especifi-
partes completas, como prólogos o introducciones, o en carlo en el apartado OpenType de las características de
párrafos específicos, como las citas intercaladas, las tipo. Algunas familias tipográficas están organizadas por
poesías, las dedicatorias, los títulos, etc., pero siempre estilos, de modo que las versalitas están separadas de la
que no se trate de textos muy largos. redonda y hay que invocarlas como una fuente aparte con
Las versalitas son letras con la forma de las mayúsculas el nombre en inglés, Small Caps, o a veces bajo el nombre
pero con la altura de las minúsculas. Pueden componerse Expert.
solas o pueden combinarse con las mayúsculas como si Los manuales de ortotipografía también nos indican
fuesen minúsculas. Las versalitas son las grandes olvida- los usos de las versalitas. El caso de aplicación más
das del mundo de la edición desde que se empezó a común son los números romanos de los siglos y las
trabajar con medios electrónicos. La mayoría de las dinastías o las siglas. Sirven más que nada para hacer
fuentes no las incluyen o hay que cambiar de fuente para que las mayúsculas no destaquen mucho en medio de
82 83

Caslon
un texto en redonda y minúsculas combinadas con
mayúsculas ortográficas. También se usan a veces en los
nombres de autores de las obras referenciadas en las
bibliografías y en otros casos específicos.
¿Y la negrita? La negrita, en oposición a la redonda,
es un estilo de letra más gruesa y “oscura”, lo que dentro
de una familia tipográfica llamaríamos “un peso más Georgia
grueso”. La negrita es en principio una letra ideada para
títulos, que aparece en el siglo xix y que las fundiciones
incorporan a las familias tipográficas como una opción,
pero que no tiene tradición en el libro. Se empieza a plement, y este grupo no incluye el checo ni el islandés.
utilizar en impresos comerciales y después en gacetas y Para ello deberemos recurrir a otro grupos anexos, que
periódicos, separada de la redonda o con un uso pareci- se llaman Latin Extended 1 o Latin Extended 2. Estos
do a la itálica, para enfatizar o resaltar. grupos puede que estén o no en las fuentes que escoja-
La negrita conduce la vista a un punto concreto del mos. Para saberlo, deberemos consultar los archivos que
texto e invita a romper la lectura continua. Hoy es difícil acompañan a las fuentes o mirar en la web de la fundi-
encontrar negritas en libros de lectura si no es en obras ción donde la obtengamos. Otra manera de saberlo es
que requieran algún tipo de énfasis en el texto normal o
en partes destacadas, como es el caso de libros académi-
cos, científicos o escolares.

Caracteres Otro aspecto que deberíamos tener en cuenta al escoger


una tipografía es que tenga todos los elementos tipográ-
ficos necesarios para componer textos en la lengua —y
sobre el tema— con la que vamos a trabajar o con las
que podamos hacerlo más adelante. Si vamos a utilizar
castellano, inglés, francés o alemán, vamos a tener pocos
problemas para encontrar fuentes que cubran nuestras
necesidades; aunque hay que vigilar algunas fuentes
gratuitas: a veces no tienen siquiera los caracteres para
esas lenguas. Pero si vamos a diseñar con textos en
lenguas menos extendidas, como el checo o el islandés,
por ejemplo, puede que no sea tan fácil. Las letras que
cubren las escrituras de las lenguas del primer grupo
están dentro del estándar conocido como Latin 1 Sup-
84
abriendo la paleta “Pictogramas” de InDesign en Venta- letra de aspecto antiguo que, sin embargo, funciona muy 85

na > Texto y tablas > Pictogramas. bien para texto largo hoy. Es algo estrecha y tiene un ojo
La colección de libros que vamos a diseñar ¿será bastante grande, es decir, una minúscula grande con res-
también en ruso? ¿Habrá nombres en griego clásico? pecto a la mayúscula. Estos dos aspectos hacen que se
¿Tendrá fórmulas matemáticas? ¿Necesitamos símbolos ahorre espacio al componer. Vista de cerca parece que
de monedas actualizados? En la paleta “Pictogramas” las letras “bailen” un poco, pero es precisamente esta
están todos los caracteres que contiene cada fuente irregularidad lo que la hace muy legible.
ordenados por subgrupos. Si escogemos “Fuente com-
pleta” aparecen igualmente todos, pero también pode-
mos verlos ordenados. Por ejemplo, algunas fuentes Janson Text ha sido muy usada en composición de libros,
incluyen alfabetos griegos o cirílicos. Si tenemos un especialmente desde que apareció en versión digital. El
ordenador Macintosh, podemos usar gratuitamente las nombre es un homenaje al impresor Anton Janson, pero
fuentes incluidas que Adobe publica con la extensión la letra está inspirada en los tipos que el grabador húnga-
“Pro” en el nombre. Si las seleccionamos en la paleta ro Miklós Kis creó a finales del siglo xvii.
“Pictogramas”, podemos ver los juegos completos de
caracteres y también seleccionarlos haciendo doble clic
en cada casilla. Las versiones digitales que tenemos hoy de la tipografía
Baskerville pueden parecer demasiado delicadas para
ser reproducidas en litografía ófset, pero en una buena
Tipografías Para terminar este capítulo vamos a ver ejemplos de impresión y con un tamaño suficiente, esta letra sigue
algunas tipografías que nos pueden servir para el cuerpo siendo una buena opción para diseñar la tripa de un
de texto de nuestros libros. Todas son letras romanas y libro. Baskerville es el ejemplo más notorio (y práctica-
de aspecto bastante corriente. No hay ninguna ley que mente el único) de lo que se ha dado en llamar inade-
obligue a hacer los libros con letras así, pero siguiendo lo cuadamente estilo “de transición”, porque tiene unas
recomendado antes, hemos escogido letras “invisibles”, formas que parece que transiten desde las de los tipos
con juegos de caracteres y estilos completos para un clásicos del siglo xvi, como Garamond, más caligráficas
libro de lectura y que han sido puestas a prueba. y redondeadas, hasta las formas más geométricas y
contrastadas de las llamadas letras modernas del Roco-
có, como son Didot o Bodoni.
Anteriormente hemos mencionado dtl Documenta, de Baskerville es una letra elegante, que da a la mancha
la Dutch Type Library (generalmente, las siglas antes del un aspecto neoclásico e ilustrado.
nombre de una fuente indican la fundición de la que
procede: ff es FontFont, lt es Linotype, etc.). Es un tipo
de letra que, como otros de este mismo fabricante, está Las letras del estilo de Miller se suelen emplear hoy
inspirado en modelos neerlandeses clásicos. Si existe especialmente en periódicos y revistas, pero durante un
algún estilo “local” en tipografía de libro, es el neerlan- largo periodo de la historia se utilizaron para hacer
dés. Se trata de un estilo histórico, pero sin pasar por alto libros. Miller fue diseñada en 1997 por Matthew Carter,
que estamos en el siglo xxi. el mismo autor que diseñó Georgia, a la que se parece
bastante y que encontraremos utilizada en infinidad de
páginas web. Miller está disponible en una versión para
En la misma línea de tipografías basadas en la tradición texto y una versión display para cuerpos grandes.
holandesa está la ff Quadraat de Fred Smeiers. Es una La Palatino es un tipo que tiene bastantes detalles cali-
86
gráficos. Detalles como una “P” que no cierra o algunas fica en algunos detalles, pero tiene un ojo más grande y 87

formas angulosas donde esperaríamos ver una curva es mucho más consistente en su conjunto. Actualmente
suave hacen que parezca que las letras estén dibujadas a es una de las letras más usadas en composición de libros.
pluma. Eso es debido a que su autor, Hermann Zapf, fue
un gran calígrafo y también un gran tipógrafo. Es una DTL Documenta
letra del siglo xx que, a pesar de esos detalles, se lee muy
bien cuando se imprime en ófset y da al texto un aspecto
robusto y clásico.

Garamond es una tipografía clásica para libro, que ha


devenido el modelo paradigmático. Garamond podría
parecer, pues, una buena elección; sin embargo, la
mayoría de las fuentes que se comercializan con este
nombre —y hay muchas— no han sido pensadas para la
impresión en ófset. Algunas son muy fieles a los tipos
que fabricó Claude Garamond y otras están sacadas de FF Quadraat
modelos de la misma época. Pero precisamente porque
en aquella época la diferencia entre las letras de un
mismo punzonista de tamaño grande y de tamaño
pequeño era notoria, todas estas Garamond están basa-
das en los cuerpos grandes y resultan demasiado finas
para los libros de hoy.

Sabon es una tipografía que se inspira en el estilo de las


Garamond y que fue encargada a principios de la década
de 1960 por Jan Tschichold para que se adaptase a las
diversas técnicas de composición en metal del momento.
La versión digital posterior mantiene la claridad de las Janson Text
versiones en metal, y aunque no lleve el nombre Gara-
mond, es probablemente lo que hoy más se parece a este
estilo histórico una vez está impresa en papel.

Por último, una letra más fina que las anteriores y que
encontraremos en formato OpenType Pro: la Minion,
creada por Robert Slimbach en Adobe. Minion es una
buena alternativa a Times, una letra omnipresente en
nuestras pantallas pero que no es tan recomendable para
papel, ya que tiene mucho contraste y partes muy finas.
Minion es un poco más estrecha y un poco más caligrá-
88 Baskerville Adobe Garamond 89

Miller Sabon

Palatino Minion