Está en la página 1de 14

Suscríbete a DeepL Pro para poder editar este documento.

Entra en www.DeepL.com/pro para más información.

Informe del Instituto de Filosofía y Políticas Públicas

Esta no es la población de la que CUNY se nutre en 1999. -Robert K. Fullinwider


El "proletariado" contemporáneo de la ciudad de Nueva York
es
el producto del bajo rendimiento de las escuelas secundarias,
las familias
rotas
y las diferentes aspiraciones culturales para la educación.
ción. El título universitario se ha convertido en un cre-
dencial para entrar en la clase media, y
los estudiantes de CUNY
se esfuerzan mucho por conseguirlo, a menudo en medio de
dificultades
excesivas. Pero tienen una
visión muy instrumental
de su educación. Una cantidad sustancial de
trabajo intelectual de
primera clase
todavía se lleva a cabo en los
colegios
mayores de CUNY
, pero el centro de gravedad ha cambiado. No
La cantidad de "normas más estrictas" puede restaurar la
"cosecha" de City College.

Sin embargo, los campus de CUNY pueden ser


mejorados. Hay diferentes caminos posibles para alcanzar ese
objetivo.
El camino elegido por la Junta de Síndicos es una
apuesta de alto riesgo
que será conocida por sus frutos, como una
innovación
audaz y audaz
que sacó a las
escuelas
secundarias de bajo rendimiento de
su apatía e incitó a
los estudiantes
irresponsables
a ponerse serios académicamente, o como un desastroso
y rígido error de cálculo que evisceró a los estudiantes de
último año.
y tuvo que ser deshecho poco después de su adopción.
Fuentes: El Consejo de Administración de la City University of Murphy, acta de la reunión de la Junta celebrada el 26 de
York, texto de la Resolución 9 (25 de enero de 1999) y las actas mayo de 1998
de (citando la estimación del Canciller de la disminución de la
la reunión del Consejo celebrada el 26 de mayo de 1998; James inscripción que
Traub, por su parte. resultará de la acción de la Junta); Oficina de Finanzas
en una colina: Probando el Sueño Americano en el City College y Administración de
(Addison-Wesley SUNY
, 1994); Morris Freedman, "Sad City," American , Hechos y Cifras de SUNY (octubre de 1996);
Scholar, vol. 64 (otoño de 1995); Rudolph Giuliani, "1999 State Oficina de Investigación y Análisis Institucional de CUNY
of the City Address" (14 de enero de 1999); David E. Lavin y , CUNY.
David Flyllegard, Changing the Odds: Open Admissions and the Libro de datos del alumno: Otoño de 1997 (julio de 1998);
Life Chances of the Disadvantaged (Yale University Press, Clifford Adelman,
1996); "The Kiss of Death? An Alternative View of College
David E. Lavin, Richard D. Alba y Richard A. Silberstein, Right Remediation", National Crosstalk, vol. 6 (julio de 1998);
Versus Privilege: The Open-Admissions Experiment at the City Karen
University of New York (Free Press, 1981); Heather Anderson, "Classes Are Full at Catch-up U", New York Times
MacDonald, "Downward Mobility: The Failure of Open (31 de mayo de 1998); comentarios de Kathleen Pesile,
Admissions at City University," City journal (Verano de 1994); fideicomisaria de CUNY, en las
Report of the Evaluation Team of the Middle States actas de la reunión del Senado de la Facultad de la
Association of Colleges and Schools (1998) (señalando Universidad
la necesidad crítica de crecimiento de la matrícula de celebrada el 26 de enero de 1999 (en las que se describe el
City efecto que la Junta
College); William espera que su acción tenga en los estudiantes de
Trombley, "Remedial Education Under Attack," National secundaria); "Good
Crosstalk, vol. 6 (julio de 1998) (que proporciona las tasas Summer News at CUNY" (
recientes de aprobación/reprobación de las Buenas
pruebas de aptitud de los estudiantes de primer año); Noticias de Verano en el CUNY), publicado en el New York
declaración del síndico James Post (6 de junio de 1998).
La ética de la representación: Realismo e Idealismo en

Ficción Infantil

En un artículo reciente para Horn Book, una revista dedicada a la El tipo de preguntas que abordaré
literatura infantil, Anne Scott MacLeod lleva a cabo una serie de ya son familiares a los autores y educadores que deben
novelas históricas muy apreciadas para decidir cómo interpretar y cumplir sus obligaciones con la
imponer valores e ideales contemporáneos al verdad histórica (pero también contemporánea). ¿Deben
pasado. Por ejemplo, en Catherine, Called Birdy, un presentar figuras como Abraham Lincoln y Martin
libro de Newbery Luther King, Jr. simplemente como héroes,
Honor, una heroína concentrándose en
medieval es representada como una los grandes logros por los que ahora son
feminista franca; en otro libro de Newbery Honor, famosos, u ofrecer un retrato más problemático de estos
Las verdaderas confesiones de Charlotte Doyle. seres humanos reales, con verrugas y todo? Preguntas
tury girl se convierte en capitana de un velero amotinado. similares
rodean a las representaciones de los medios de
Quiero usar las críticas de MacLeod a la nov-
comunicación dirigidas a una
El objetivo es plantear cuestiones éticas sobre el realismo y el
audiencia
idealismo
más amplia y
en la ficción
mayoritariamente adulta. ¿Un programa como The Cosby
infantil y juvenil de manera más general.
Mostrar realizar una función social útil mostrando la
función

13
Informe del Instituto de Filosofía y Políticas Públicas

éxito que los afroamericanos pueden lograr, o ¿deben ser criticados


por no reconocer los graves
problemas de la pobreza, el crimen y el abuso de sustancias
que afligen a muchas comunidades minoritarias?

Mi decisión de centrarme en la ficción infantil proviene


tanto del hecho de que los niños (un grupo que presumiblemente
necesita y tiene derecho a alguna protección especial) son
el público, como de las características distintivas
de la ficción, que parece tener una mayor latitud que la
no ficción para mostrarnos no sólo el mundo tal y como es sino
también el mundo tal y como es. También tengo un Porque es un mero prejuicio de la
interés personal melancolía que las representaciones del lado oscuro
en este tema, ya que yo mismo soy escritor de libros infantiles. de la vida tienen el
de la ficción de dren-y, podría decirse, uno que monopolio del realismo. De hecho, muchos libros
una vez fue ampliamente
castigado en el más público de los foros (el Nuevo elogiados como "realistas", como los de Robert
York Times Book Review) por escribir ficción que por- Cormier,
La mayoría de las veces, los niños se encuentran en una familia son, en mi opinión, extremadamente irrealistas,
relativamente feliz e intacta que rayando el límite de los fanáticos.
se enfrenta a problemas de hermanos y compañeros dinámicos en sabroso. La novela de Cormier La guerra del
lugar de, a cargo del revisor, chocolate, por ejemplo, es un
tiroteos cuento sombrío sobre el caos y la violencia sádica que
desde el automóvil puede
y adicción prenatal al crack. (El crítico estallar cuando una persona sola desafía un
llamó al libro "ciencia ficción sobre una familia en un sistema
universo paralelo"!) Finalmente, he elegido este tema monolítico
porque los argumentos a favor del realismo y el idealismo en la , aquí, cuando un niño se niega a participar en
ficción infantil pueden provocar la discusión de la venta anual de caramelos de
temas su
más amplios escuela. Aparentemente Cormier basó
-sociales, históricos y educativos- en la la novela en un incidente de la vida real.
ética de la representación. en un evento similar para recaudar fondos. La única
Buscando Realismo diferencia es
que en la vida real, a diferencia de la novela
Cualquiera que lea reseñas de literatura infantil "realista",
habrá notado que los libros sombríos (los de los los funcionarios de la
tiroteos desde el coche) son a menudo descritos como realistas, escuela
mientras que le dijeron al niño que no había problema, que no era
los libros esperanzadores (los que no tienen el tiroteo desde el gran cosa, que
coche...). podía participar o no, como él quisiera. ¿Realismo?
) se denominan idealistas. Quiero empezar desafiando a
estas etiquetas. Aún así, podemos hacer algunas distinciones aproximadas
entre
ifcción que trata de mostrarnos el mundo tal como es fren
la ficción.
que trata de mostrarnos el mundo como debería o podría
ser. Podemos entonces preguntarnos qué tipo de ficción -como
autores,
editores, maestros, bibliotecarios, padres- deberíamos
ofrecer a nuestros hijos, y por qué. Aquí nos encontramos con dos
tipos de argumentos, que, en mi opinión, son Primero, en defensa del realismo, es el argumento para el
problemáticos. valor de la verdad, para "decir las cosas como son", para un
14 testimonio
honesto
del mundo tal como lo encontramos. Los niños,
según este argumento, tienen derecho a que se les diga la
verdad, lo mejor que podamos. Además, si no les decimos
verdad, lo averiguarán de todos modos, eventualmente, y
luego
desconfiarán de nosotros por habérsela ocultado.

El problema con este argumento, dicho de manera sencilla


que
no hay ninguna verdad por ahí que la ficción pueda
tener que reflejar. Incluso con la no ficción, la cuestión de
qué es la verdad es muy discutida. MacLeod escribe
: "El historiador alemán Leopold van Ranke dijo que
escribir historia decía'lo que realmente pasó',
pero ¿para quién? Los escritores de historia seleccionan,
describen y explican la evidencia histórica y, por lo tanto,
la interpretan. No sólo la versión del perdedor de la guerra
nunca coincidirá con las interpretaciones del ganador, sino
que las interpretaciones históricas
de lo que sucedió, y por qué, están sujetas a una
revisión
interminable
con el paso del tiempo". Si esto es cierto en el caso de la no
ficción, cuánto
más en el de la ficción, que por su naturaleza, bien,
ifcción. Mientras sea fiel a sus personajes, a su propia
historia.
de una realidad más amplia. Judith
Lichtenberg, que escribe sobre la representación de las
minorías en los
dramas
televisivos
y en los noticieros, señala: "Un
programa de
policía
no es un libro de texto de estadística. En realidad, una noti
tampoco lo es.
Con la ficción histórica, especialmente la ficción
histórica para
niños, es difícil no ver la necesidad de tratar de
Lo que es noticia, como cualquier curso elemental de ser fiel al pasado actual. Si no vas a
periodismo te dirá, es lo que es nuevo, diferente, fuera de dar un retrato bastante fiel, ¿por qué escribir sobre el
lo común. Así que incluso en el mundo supuestamente real pasado
que en primer lugar? ¿Por qué poner tu libro en este o
los reporteros deben cubrir, la relevancia de aquel cen--?
lo típico no está clara". Vamos a la ficción, en particular, para tury, esta o aquella época histórica? Muchas nov-
ver a personajes que desafían lo típico, que rompen el os niños tienen al menos algunos
molde, que se atreven a hacer lo que el resto de nosotros sólo objetivos educativos implícitos
puede -conocer otro tiempo y
soñar con hacer. lugar, hacer que la historia "cobre vida" para los
jóvenes lectores;
Sin embargo, todavía esperamos que en la ficción realista (y no muchos de ellos son adoptados para su uso curricular,
en la fantasía) se intente anclar su historia en la realidad. De para desarrollar relatos de
hecho, incluso en la ficción fantástica, esperamos que un libros de texto del período que se estudia. En la mini-
autor sea fiel a las reglas básicas del mundo fantástico que él o mamá
ella ha creado: o los animales pueden hablar en este mundo, o , los autores necesitan hacer su investigación y dar
no pueden; o uno puede retroceder en el tiempo en este descripciones de la ropa, utensilios, comida, etc. del
mundo, o uno no puede. Las reglas no tienen que ser las reglas período en cuestión. Los anacronismos aquí arruinan
que gobiernan nuestro mundo, pero las reglas que nuestro disfrute de la historia y hacen que el lector se
existen deben ser obedecidas. arrepienta de la suspensión voluntaria (y ahora
aparentemente crédula) de su
incredulidad.
Viajeros en el tiempo
Informe del Instituto de Filosofía y Políticas Públicas

"¿Tienes piedras para dormir que no sean de la antigua Yugoslavia?"

The New Yorker Collection 1993

P. C. Vey de cartoonbank.com
Todos los Derechos Reservados

De la misma manera, se podría argumentar que la ficción histórica ¿Cuál es exactamente el problema con esto? MacLeod
debe esforzarse por ser también fiel a los intangibles de su período: a argumenta que al negarnos una comprensión realista del
las actitudes, valores y cosmovisión de las personas que la habitaron. pasado, tales novelas subvierten el propósito especial de s
ficción tropical: para transmitir las posibilidades ampliame
Este es el argumento que subyace en la crítica de MacLeod.
divergentes
tique. "Demasiada ficción histórica", escribe, "es
de la experiencia humana. "Escritores de ficción histórica
caminar alrededor de grandes losas de realidad conocida para contar
que quieren que sus protagonistas reflejen el siglo XX.
historias agradables pero dudosas desde el punto de vista histórico.
...las ideologías turbias... terminan por hacer de ellas
Incluso
excepciones a la
los autores
más
respetados cortan las piezas menos atractivas
Negándonos un entendimiento realista
del pasado para hacer que sus narrativas se ajusten a las
del pasado, algunas novelas subvierten
preferencias
el propósito especial de la ficción histórica.
sociales
y políticas
actuales sus propias culturas, de modo que en muchas novelas
". Por ejemplo, en el caso de las históricas el lector no aprende casi nada -o al menos
novelas sobre niñas o mujeres, "los autores quieren dar a nada
sus heroínas opciones más libres de las que sus culturas habrían simpático- de cómo la gente de una sociedad pasada
ofrecido de hecho. Para hacer eso, dejaron de lado las veía su mundo". La gente del pasado, insiste
costumbres MacLeod, "no éramos sólo nosotros vestidos de
sociales forma extraña... Lavar estas diferencias de las
del pasado como si fueran aflicciones ficciones históricas no es sólo una negación de la
menores. verdad histórica, sino un fracaso de la imaginación y
y sin dolor para que una la comprensión que es tan importante para el
mente independiente pueda superar." MacLeod continúa: presente como para el pasado".
"Estos protagonistas experimentan sus propias sociedades como si
fueran viajeros en el tiempo, señalando el racismo, el sexismo, la 15
intolerancia religiosa y la creencia anticuada como forasteros
, no como personas de y en sus culturas".
Informe del Instituto de Filosofía y Políticas Públicas

Ahora, mientras que la ficción histórica puede tener la


misión especial
de presentar otro tiempo y lugar con rea-
La mayor parte de la ficción infantil se libera de esta
acusación. Algunas novelas pueden ser de naturaleza
abiertamente sociológica, tratando de mostrar a los
lectores, por ejemplo, cómo es (realmente) vivir en un 292 páginas
proyecto de vivienda, o ser un trabajador migrante;
otras novelas, sin embargo, sólo están tratando de $68.50 (tela)
entretener, o tal vez de enseñar alguna lección sobre $22.95 (papel)
cómo llevarse bien en el mundo, en el contexto de un Prensa de la Universidad Estatal de Nueva York
entorno social más o menos dado por sentado. http: / / /www.sunypress.edu
Vivir sin filosofía: orderbook@cupserv.org DIFUNDE LA PALABRA-
Sobre la narrativa, la retórica y la moral
Tel..: (607) 277-2211
Peter Levine
Fax: (800) 688-2877
En Vivir sin filosofía, Peter Levine examina
cómo obtenemos lecciones morales de las historias. Algún teorema. 16
Los rists argumentan que cualquier historia con un significado moral debe
contienen - implícita o explícitamente - doctrinas o principios generales. Si
eso fuera cierto, entonces
tendríamos que analizar las narrativas para descubrir su trasero.
y necesitaríamos que la filosofía decidiera
si estas suposiciones eran correctas o incorrectas.
Levine argumenta, por el contrario, que las narrativas pueden
tener significados morales sin basarse en principios
generales.
ciples. Además, revela algunos de los escollos morales
que surgen cuando razonamos a partir de reglas éticas o doctrinas
. Proporciona un argumento filosófico para
su posición y lecturas de textos literarios en los que los
teóricos morales son retratados como personajes. Estas
obras incluyen Protágoras
de Platón, selecciones de los
Evangelios y Dante, Consolación de la Filosofía
de Boecio, Elogio de la Locura de
Erasmo, El Rey Lear de Shakespeare, Lolita
de Nabokov y la Carta de Martin Luther King de
Cárcel de Birmingham.

"Vivir sin filosofía está muy bien escrito, es claro


y fácil de leer. Relaciona los debates previos en la historia
de las ideas con los temas contemporáneos de una forma clara.
de manera inusual y su tema es centralmente relevante
para los debates actuales sobre la naturaleza apropiada de la
teoría
moral
".

-Jonathan Dancy, Universidad de Reading


Sin embargo, creo que aquí también sabemos cuándo los
autores
que, por poner un ejemplo, mi
se están
propio marido lo hace. También he hecho que las madres
desviando de la realidad tal y como la conocen: a fin de
mis
establecer un modelo a imitar, desafiar un estereotipo,
libros sean más amables y gentiles que
plantear un punto de vista. En
yo
uno de mis propios libros de fácil lectura, Gus aprende a
, por tomar otro
montar una
ejemplo
bicicleta de dos ruedas sin ruedas de entrenamiento y
destacado
finalmente se pone al
, soy yo mismo. Cuando los niños en mis libros juegan
día con el niño vecino superior; el libro se
bromas crueles, estas son mucho menos crueles que algun
basa en la lucha de mi propio hijo por montar en bicicleta, a
que he
una
visto en la vida real; cuando se entregan al humor burdo,
edad en la que fue eclipsado por nuestro
es mucho menos burdo que el humor que deleita a mis
hijo vecino
propios
superior (y
hijos. Al suavizar los contornos tanto de la crueldad como
más rico). En mi vida real,
la
el vecino perfecto era blanco. En las fotos de
grosería, estoy tratando deliberadamente de evitar sugeri
el libro, su contraparte ficticia es un
que la crueldad y la grosería son las normas en los niños.
afroamericano. El ilustrador era libre de dibujar el carácter.
y, al hacerlo, evitar
De esta manera, se supone que los autores no deben dictar
reforzarlas como normas. Después de todo, el mundo que
detalles que no estén respaldados por el texto, y yo
niños expe-
no me
a experiencia es en una parte significativa del mundo que
había
creamos
referido en absoluto a la raza del niño. Aún así, en la
para ellos. Y estoy tratando de crear un cierto tipo de
vida
mundo para los niños, en los libros para los que escribo y
real en
a los que les leo, a los pocos niños a los que puedo llegar.
general, pocos de nosotros vivimos en un vecindario integrado.
aburrimiento, y rara vez es el niño no blanco el
más privilegiado que el blanco.
En defensa del idealismo
¿Por qué el ilustrador quería un personaje negro en el
libro? Por razones obvias: dejar que los niños negros se vean Ahora hemos seguido claramente el argumento de al
a sí mismos en las páginas de la ficción. menos cierto grado de idealismo en los libros infantiles.
raras veces tienen la oportunidad de hacerlo; y tal vez Creo que en defensa del idealismo, tal vez el
dar un pequeño paso hacia el día en que argumento
los vecindarios más
integrados convincente sea una apelación consecuencialista a los
y las amistades mestizas sean menos resultados: Nos irá mejor en la producción de niños moral
raras. que realmente tratarán de mejorar el mundo, si
hacemos que las soluciones parezcan al menos posibles, s
Del mismo modo, a menudo me esfuerzo en mis libros para describir a ofrecemos
los padres que participan en las tareas domésticas en un grado mucho modelos a seguir y héroes. Al escribir sobre la presentació
mayor. su historia
a los jóvenes estudiantes, Robert Fullinwider sugiere
que si queremos cultivar el patriotismo y el orgullo cívico
Informe del Instituto de Filosofía y Políticas Públicas

persona básicamente comprensiva a pesar de sus


prejuicios -un prejuicio, además, ampliamente
en nuestros hijos (un objetivo legítimo, en su opinión), la
compartido en la época- ha dado a algunos padres
historia que les presentamos "no puede ser `debunking';
nativos americanos la razón para negarse a compartir
tiene que haber antepasados y antepasados dignos de
la información.
admiración y emulación, y empresas morales de las
Libros de Little House con sus hijos.
que se pueda enorgullecerse. Tampoco puede ser `objetivo'
cuando esto signifique introducir toda la complejidad de
todos los temas estudiados. Así como la enseñanza de las
virtudes debe comenzar con reglas simples, la enseñanza de
la historia nacional para
desarrollar vínculos cívicos debe comenzar con
relatos simples (y por lo tanto selectivos y distorsionados)
del
curso del desarrollo nacional".

Al evaluar los argumentos a favor del idealismo, debo


recordarme Arco Iris Requerido
a mí mismo que los escritores hacemos cumplir ciertas Quiero desarrollar (brevemente) dos líneas de objeción
normas, por pequeñas y sutiles que sean, al
independientemente de lo que escribamos. Aunque sólo argumento del idealismo. En primer lugar, aunque
estemos tratando de presentar "el mundo tal como es", si pueda parecer
presentamos ese mundo sin ponerlo abiertamente en tela plausible que los retratos idealistas ayuden a los niños
de juicio, y si lo poblamos con personajes simpáticos con a crecer
los que el lector se identifica y que parecen respaldar ese moralmente, mientras que los retratos realistas
mundo, sugerimos, aunque sólo sea por medio de nuestro pueden inhibir el
silencio, que el mundo tal como es es es, es el mundo crecimiento
como debería ser. Por eso, los autores que presentan moral
rasgos desagradables del "mundo real", pasado y (o, al menos, causar un dolor significativo y no
presente, a compensado), tal argumento es imposible de evaluar
menudo tratan de distanciarse de ellos de en ausencia de evidencia empírica, y es muy dudoso
varias maneras incómodas y poco convincentes. que tal evidencia pueda existir.
Por eso, en los libros a los que MacLeod se opone, sympa- Hay tantas influencias morales en los niños que
Los personajes políticos son introducidos a cuestionar la es extremadamente difícil aislar e identificar los
esclavitud, o los efectos de una sola. Como señala Lichtenberg, mirando
juicios de brujería, o el antisemitismo, porque de lo la investigación empírica sobre la representación de
contrario personajes minoritarios en los medios de comunicación
la autora siente que los ha dejado sin cuestionar, incluso , "Los estudios de los efectos de audiencia...
implícitamente respaldados. son a menudo vagos e inconclusos; siempre es difícil
De hecho, incluso cuando los personajes de un libro saber si los `efectos' que se alegan son el resultado del
expresan objeciones a ciertas actitudes desagradables que par-
se muestran o de otros fenómenos,
allí, algunos lectores pueden sentirse perturbados porque como actitudes sociales más penetrantes".
estas actitudes no se denuncian con más vehemencia. En
los libros de la Pequeña Casa de Laura Ingalls Wilder, por
ejemplo, Ma expresa constantemente odio hacia los indios,
mientras que Pa y su hija Laura cuestionan estas actitudes y
en
algunos momentos sienten una fuerte identificación con los
personajes indios. El hecho de que Ma siga siendo una
se ha vuelto opresivo tanto
a los escritores y a los lectores.

Además, necesitaríamos alguna forma de decidir si la representación Recientemente tuve la oportunidad de hacer un
de actitudes específicas era, en última instancia, perjudicial. Uno estudio de
podría, por ejemplo, aprender de la representación de Ma en los libros infantiles
libros de sobre jardines urbanos, una serie de libros en los que
la Pequeña Casa la valiosa lección de que la las comunidades del centro de la ciudad reclaman
sabiduría de los adultos terrenos baldíos para crear
no siempre está a la altura de la espacios prósperos y multiculturales. Todos los libros
autoridad de presentan
los adultos Si es así, los niños podrían, en conjunto, ganar en el arco iris de la diversidad étnica; todos muestran
lugar de perder en su encuentro literario con Ma. personajes que se transforman a sí mismos y a sus
La segunda objeción a una insistencia en el idealismo en la comunidades
ficción infantil es que cierta con facilidad y sin conflictos. El más extremo de estos
forma libros es el muy elogiado Seedf olks de
políticamente correcta Paul Fleischman.
de idealismo obligatorio en los libros infantiles La historia de Fleischman sobre la transformación
se ha vuelto opresiva tanto para los escritores como para comunitaria del
los lectores por jardín y la transformación individual de todos los
derecho propio. Una amiga mía que hace ilustraciones de que participan en él está narrada por trece
libros de texto tiene historias cómicas y tristes sobre la personajes
rigidez de los requisitos impuestos a la ilustración de libros diferentes
de texto: ningún personaje femenino puede ser mostrado : sus hablantes son vietnamitas, rumanos,
como otra cosa que no sea fuerte y triunfante (se rechazó guatemaltecos, judíos, haitianos, coreanos,
una ilustración que mostraba a una niña pequeña mexicanos,
haciendo un gesto de timidez y vacilación al presentar a la afroamericanos, indios, británicos e incluso
reina; la ilustración fue aceptada cuando el mismo gesto blancos estadounidenses. Y justo cuando la cínica
tímido y vacilante fue hecho en su lugar por un niño lectora se
pequeño). pregunta: "Pero, ¿dónde está la persona en silla
de ruedas
? Los
personajes de Fleischman se transforman
instantáneamente, literalmente instantáneamente, al
ver el jardín por primera vez.
Así, el tío abuelo de Gonzalo, Tío
Juan, que se ha vuelto infantil y dependiente
después de su traslado de Guatemala a Estados
Unidos, sale
a plantar algunas semillas y ese mismo día sus ojos
se vuelven "concentrados, no lejanos ni confusos".

Una cierta forma políticamente correcta de 17


idealismo obligatorio en los libros infantiles
Informe del Instituto de Filosofía y Políticas Públicas

Había pasado de ser un bebé a ser un hombre". Mientras que el libro


afecta un sabor de realismo arenoso (en sus descripciones de
la basura, la basura, la rata que se escabulle obligatoriamente), a un
nivel más profundo, es, en mi opinión, ofensivamente irrealista.

Ahora, el argumento del idealismo puede responder


que
hay algo maravilloso en ofrecer a los
niños
pequeños
una cosecha de esperanza de que nosotros, individual ¿Cuáles son entonces mis conclusiones? ¿Quiero decir que
y un
colectivamente, podamos transformarnos a nosotros error retratar las amistades interraciales fuera
mismos de esta de proporción a su ocurrencia en la población?
manera ¿Que es un error suavizar la crueldad de los niños,
positiva y atemperar los excesos de su humor, embotar las
afirmadora de la vida. El anhelo de volver y expresiones de racismo, sexismo y xenofobia a medida qu
redimirse en un jardín ha perseguido a los poetas y pasamos de la vida real a los libros
mitólogos de prácticamente todas las culturas; ¿por infantiles? No.
qué no debería perseguirnos todavía? Los niños son niños; necesitan ser introducidos a
las duras realidades del mundo tanto suave como
gradualmente. (También necesitamos recordar aquí el pun
El argumento del realismo dice que anterior
necesitamos entender el mundo de que no todas las realidades son duras.)
para poder cambiarla.

Como una sugerencia bastante tímida, quiero


Los jardines son lugares mágicos; nuestras ciudades
terminar
necesitamos cualquier ayuda que podamos darles plantando
haciendo una recomendación en contra de lo que
cualquier semilla que podamos plantar. Sin embargo, los clichés de los
llamaré
Seedfolks
"realismo incidental" e "idealismo mayorista". Por
me ofenden. La diversidad cultural debe celebrarse, pero
"realismo incidental" quiero decir "toques" de
no tan mecánicamente; la trasformación individual y comunitaria
realismo negativo que no juegan un papel central
es posible, pero no instantánea. Nuestro problema
en la gran historia: personajes menores que hacen
Los lemas son reales; las soluciones para ellos no serán fáciles.
un comentario racista que se deja sin cuestionar en
el marco de la historia, líneas de humor gratuitas y
groseras (aunque este es el tipo de humor que los
Libros para lectores atentos niños estarían compartiendo alegremente en el
Ahora hemos cerrado el círculo con el argumento a favor patio de recreo), y así sucesivamente. En este caso,
del realismo. Karl Marx comentó que la tarea de la el efecto de estos toques negativamente realistas,
filosofía no es entender el mundo, sino creo, es simplemente reforzar las características de
cambiarlo. El argumento del realismo dice que la cultura que preferiríamos moderar o desterrar
necesitamos entender el mundo para cambiarlo - por completo. Sin embargo, en las novelas de
que si vas a plantar un jardín, vas a "realismo total", los rasgos negativos del mundo en
tener que cavar en la tierra y emerger de tu jardín el que vivimos -o en el que vivieron otros- pueden
con algo de tierra bajo tus uñas. ser presentados en toda su complejidad para el
examen del lector reflexivo, a quien se le haría un
flaco favor por la simple inclinación de la realidad
que MacLeod denigra. Colocaría los libros de Little House,
por ejemplo, en la
categoría de realismo al por mayor, aunque su alegre
representación de la propiedad de la pradera también tiene
elementos idealistas.
Con idealismo, quiero sugerir, la situación se
18 invierte. Yo alentaría el "idealismo incidental",
mostrando al padre lavando los platos, dibujando al
niño
de al lado como afroamericano, vislumbrando
algunas pequeñas posibilidades de cambio social,
pero
desalentaría el "idealismo mayorista", la asquerosa,
inteligente y
descarada corrección política que nos golpea en la
cabeza
en Fleischman's Seedfolksfolks. Esto también le hace
un flaco favor al
lector reflexivo
.

Y por supuesto, esta recomendación tentativa va


acompañada de la conclusión adicional de que lo
que más necesitamos hacer es proporcionar a los
niños muchos libros, tanto realistas como
idealistas, de una amplia gama de formas, así
como muchas oportunidades para hablar de
estos libros y de algunas de las preguntas más
profundas que plantean, con los padres, con los
maestros y entre sí.

-Molinos de Claudia

Claudia Mills, profesora asistente de filosofía en la


Universidad de Colorado en Boulder, publicará dos
libros de texto para niños.
los libros de dren este año: Gus y el abuelo y la
bicicleta de dos ruedas, ilustrada por Catherine
Stock (4-8 años), y You're a Brave Man, Julius
Zimmerman (8-42 años), ambos de Farrar Straus
Giroux. Fuentes: Anne Scott MacLeod, "Writing
Backward: Modern Models in Historical Fiction",
Horn Book, vol. 24, no. 1 (enero/febrero 1998);
Judith Lichtenberg, "Truth, Ethnic Stereotypes, and
the Media", conferencia presentada en la Webster
University (febrero 1999); Robert K. Fullinwider, "Civic Culture, and Laura Ingalls Wilder (University of
Education and Traditional American Values", en Values and Massachusetts Press, 1997); Paul Fleischman,
Public Policy, editado por Claudia Mills (Harcourt Brace, Seedfolks, ilustrado por Judy Pedersen
1992); Arm Romines, Constructing the Little House: Gender, (HarperCollins /Joanna Cotler Books, 1997).