Está en la página 1de 8

Universidad Central del Ecuador

Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales


Biología de la Conservación

Grupo 4. Alicia Alarcón, Diego Bamontes, Sandra Caiza, Roger Caiza, Aquiles Pereira,
Sivoney Velasco/Octavo/19.06.20

1 ¿En qué radica la importancia ecológica de las macro y micro algas?

En ambientes acuáticos que van desde los “marinos, lacustres y ribereños”, la presencia de
algas es de suma importancia, pues son la base dentro de varias cadenas alimenticias. No
solo juega un rol importante como productores primarios, sino que la materia “algal muerta”
es aprovechada por otros miembros (descomponedores) y sirve como la base de otros
animales dentro de la cadena trófica (Primack et al. 2001) (Morales y Trainor 2001).

Por ejemplo, en ambientes lóticos (“ríos, arroyos, riachuelos)” las algas son una importante
fuente de energía para redes tróficas. Son productores primarios de suma importancia en
estos ambientes, pues frente a las plantas vasculares, son más abundantes y presentan la
capacidad de obtener materia orgánica de diversas fuentes (elementos químicos orgánicos)
(García & Uriza 2016). Lau y colaboradores (2009) mencionan que los consumidores en
ríos tropicales emplean entre “29% al 98%” de la biomasa de algas bentónicas.

Las características de algas y cianofitas (microalgas) de los bentos, las hacen importantes
dentro de ambientes lóticos, pues presentan una mayor abundancia, son de fácil digestión
(ausencia de lignina) por ello las hacen un “recurso más accesible para invertebrados y
peces” frente a plantas vasculares; es decir que son “la fracción más importante en términos
de alimento efectivamente asimilado por la biota” (García y Uriza 2016).

Referente a macroalgas en el litoral, estas especies presentan refugios para una gran
diversidad de especies animales (Primack et al. 2001) (Morales y Trainor 2001).

Las algas bentónicas en ambientes lóticos proporcionan microhábitats, que son importantes
para peces y macroinvertebrados que los emplean como “zonas de refugio, para depositar
sus huevos o como alimento”, pues estas especies modifican el ambiente al intervenir en
“ciclos biogeoquímicos, la retención de nutrientes, la formación y estabilidad de los
sedimentos y modifican la velocidad de la corriente” (García y Uriza 2016).

2 ¿Cuáles son los factores tanto bióticos como abióticos que determinan la
distribución geográfica de las algas?

Menciona Morales y Trainor (2001) que los principales factores abióticos que influyen en la
distribución de algas son, luminosidad, temperatura, transparencia, concentración de
nutrientes (PNS), elementos traza y vitaminas.
Además, existen otros factores abióticos importantes; profundidad, humedad, cambios
estacionales, altitud, pH, absorción de iones, cantidad de CO2 disuelto y dureza de agua.
Por otro lado, los factores bióticos son, organismos competitivos y depredadores,
microorganismos invasores, actividades antrópicas, etc. (Margalef 1951).

Los países centroamericanos son los que han realizado mayor número de investigaciones
respecto a la biodiversidad de algas, consideran Sánchez y colegas (2007) que las
actividades antrópicas, principalmente el derrame de petróleo y los compuestos inorgánicos
que ingresan a las aguas por el uso de pesticidas han afectado terriblemente la composición
de algas, especialmente la riqueza.

Un ejemplo es en Yucatán- México, donde investigadores encontraron que en una de las


franjas costeras entre el puerto Chuburná y Uaymitún, era uno de los lugares con mayor
incidencia de actividades humanas, ya que en este lugar desembocaban aguas
subterráneas y además, no faltaba el turismo y la pesca. Los investigadores compararon
una zona afecta y no afectada, y evidentemente, sus resultados arrojaron que existía mayor
diversidad en la zona no afectada, la cual se caracterizaba por tener menor impacto
ambiental (Sánchez et al. 2007).

Una de las preocupaciones que han experimentado varios biólogos e investigadores es la


falta de información que existe sobre el estado de conservación de las algas, sobre todo en
lugares turísticos. Consideran que es importante realizar levantamientos de riqueza de
algas, ya que en muchos lugares se realizan actividades pesqueras y navieras, sumado a
esto el turismo (Sánchez et al. 2007).

3 ¿Cuáles son los problemas más grandes de la conservación de las algas?

El conocimiento de las algas se ha centrado por varios años en taxonomía basada en


características morfológicas. Si bien esta es la base del conocimiento de estos organismos
no es el suficiente para plantear planes de conservación (Primack et al. 2001)

Uno de los problemas más importantes en la conservación de algas es que hay muy pocos
estudios sobre el número de especies (Primack et al. 2001). Sin embargo, en los últimos
años la conservación ex situ de colecciones de cultivo ya sea en crecimiento activo o
suspendida criogénicamente, se ha vuelto un medio para conservar algas, para un número
pequeño de especies (Sahayaraj 2015). Así mismo, no hay estudios longitudinales que
reflejen el grado de afección en lugares que hayan sufrido impactos directos en sistemas
acuáticos como por ejemplo la deforestación, eutrofización y contaminación (Morales y
Trainor 2001) Finalmente el poco conocimiento sobre la diversidad genética total de las
algas disminuye la visión real de su diversidad. Esto puede deberse a los altos costos que
implican estos estudios, además de la falta de teoría que se necesita para integrar la
biogeografía, taxonomía y filogenia molecular de estos organismos. (Primack et al. 2001,
Díaz et al 2015)

4 ¿Con respecto a los polimorfismos en el estudio de la diversidad de las algas, qué


tipo de problemas y conclusiones han generado?
Según Morales y Trainor (2001), el polimorfismo, expresa diversidad genética en relación a
los individuos de una misma especie, pero dicho polimorfismo ha sido poco investigado en
organismos como las algas; los mencionados autores señalan además que, distintos
genotipos en una misma especie expresan  también morfologías o fenotipos diferentes,
producto de ello las variantes morfológicas han dado lugar a clasificar dichas especies como
diferentes, lo cual implica que no se tiene una idea clara de la diversidad existente.

Morales y Trainor (2001), indican que el proceso de evolución convergente deriva en la


expresión de fenotipos parecidos por parte de dos o más especies diferentes, este proceso
ha sido poco estudiado en las algas; la falta de estudios de evolución convergente puede
generar errores de clasificación, por ejemplo, considerar a dos especies con genotipos
distintos como parte del mismo taxón.

Con respecto a lo anterior Lanteri y colaboradores (2002), expresan que para caracterizar
genéticamente una población natural es importante el estudio de polimorfismos a través de
marcadores moleculares, la implementación de estas técnicas ayuda a definir los límites de
poblaciones, revelar patrones evolutivos, variación genética en poblaciones, flujo genético y
detectar posibles declinaciones poblacionales.

Primack y otros (2001), mencionan que la identificación basada en caracteres morfológicos


genera errores muy comunes de clasificación. Referente a ello Premoli y colaboradores
(2011), señalan que el estudio de polimorfismos es una herramienta útil para el análisis de
varios individuos y poblaciones cuyos resultados se pueden ver reflejados en planes
concretos de conservación; los investigadores señalan también que preservar la diversidad
genética es fundamental para mantener la capacidad evolutiva de las especies.

5 ¿Cuáles otros ejemplos de especies con similares problemáticas pueden citar?


Argumenten al menos 4 ejemplos.

Acidobacterias

El phylum Acidobacteria es un grupo filogenético del dominio Bacteria, que al igual que las
algas es bastante diverso y ampliamente distribuido, pero a su vez poco caracterizado
(Dedysh et al. 2017) A pesar de que en los últimos 20 años pasaron de ser un grupo
completamente desconocido a ser uno de los más a abundantes y diversos de la tierra, la
mayoría de las muestras no han sido debidamente identificadas, ni validadas (Ludwig et al.
2010) (Kielak et al. 2016) Las Acidobacterias pueden llegar a representar hasta el 52% de
toda la comunidad bacteriana y el 20% en ecosistemas terrestres (Ludwig et al. 2010) Por el
momento existen alrededor de 27 géneros y 49 especies conocidas (Dedysh et al. 2017).

Estudios recientes con análisis de ADN metagenómico de muestras ambientales, han


descubierto el papel ecológico de las Acidobacterias (Kielak et al. 2016), Entre ellos se
encuentra su potencial capacidad metabólica para digerir algunos compuestos metálicos
como son el aluminio, calcio, boro, magnesio, y manganeso (Navarrete et al. 2013), también
son capaces de producir exopolisacáridos involucrados en la formación de la matriz del
suelo, así como la conservación del agua y nutrientes, por otro lado, dada su íntima relación
con otras bacterias del suelo, ayuda a la adhesión de agregados bacterianos. (Quaiser et al.
2003) Entre otras propiedades importantes que sirven para mantener la salud de los
ecosistemas terrestres (Kielak et al. 2016)

Su principal problema, es la dificultad dada por el carente éxito, en las estrategias de cultivo
aplicadas (Kielak et al. 2009) Lo que dificulta la determinación de características fisiológicas
(Kielak et al. 2016). Además del creciente cambio de uso del suelo, que afecta a las
comunidades microbianas. Se ha comprobado que cada ecosistema, sea este macro o
micro, posee su propia comunidad de Acidobacterias autóctonas, de las cuales se
desconoce (Navarrete et al. 2013, Kalam et al. 2017) Como se mencionó anteriormente son
difíciles de cultivar, por lo tanto, dificulta su identificación y conservación (Quaiser et al.
2003)

Insectos

Los aportes de un conocimiento de la diversidad biológica resultan de vital importancia en la


biología de la conservación, pues existe una estrecha correlación con el ajuste de las
especies y el medio. De tal manera que las estimaciones de diversidad genética de
especies y poblaciones de insectos contribuye un gran aporte para determinar
distribuciones geográficas, plagas, actualizaciones en la filogenia, además de otros
intereses comerciales y interpretar procesos evolutivos (Avise 1994). Los estudios de
distintos organismos mediante la estructura genética se han podido evidenciar cómo les
afecta la fragmentación del hábitat, la introducción de especies exóticas y factores
antropogénicos (Lande 1999).

Los estudios demográficos en insectos aplicando marcadores moleculares aporta a los


científicos a adoptar medidas en favor a la conservación de especies en peligro (Baker &
Palumbi 1994) sin embargo los insectos por su amplia distribución y amplia diversidad no
son tomados en cuenta para conservarlos, ya que no se ha tomado en cuenta los roles
ecológicos que cumplen como herbívoros, polinizadores, además son fuente de alimento
para ciertos animales insectívoros (Malcolm 1997).

Es de vital importancia conocer los factores como flujo genético inter poblacional, variación
genética inicial, número de eventos fundacionales y presiones de selección para poder
determinar la diversidad genética de las poblaciones naturales (Harlt 1980). En la actualidad
el análisis genético juntamente con los estudios de ecología de poblaciones se ha centrado
en planes de conservación ayudando a la reducir problemas de tamaño poblacional,
viabilidad de poblaciones y diversidad genética (Samways 1994).

Invertebrados Acuáticos

Los invertebrados acuáticos (ETP) Ephemeroptera, Plecoptera y Trichoptera, son de gran


importancia para realizar estudios ecológicos y biomonitoreo de agua dulce. (Tenjo &
Cárdenas 2015) Ya que son los más utilizados como bioindicadores de la calidad del agua,
y reflejan las perturbaciones que presentan los ecosistemas acuáticos. (Skuja & Spuņģis
2010) A pesar de ser más estudiados que las microalgas, incluso en Sur América Tenjo &
Cárdenas 2015), uno de los principales problemas de este grupo, es la dificultad para
identificar especies, utilizando caracteres morfológicos en sus etapas larvales, lo que
dificulta su investigación (Zhou et al, 2010). En relación con esto, existe otro problema
palpable, que es la falta de especialistas en taxones poco conocidos, que conforman la
mayor parte de la diversidad de este grupo (Neboiss 1986, Zhou et al, 2016).

En las últimos años se ha visto una creciente preocupación por el aumento de la


contaminación del agua dulce, que afecta a los ecosistemas ribereños y lacustres (Neboiss
1986) Los invertebrados acuáticos del grupo (EPT) se desarrollan sólo en ambientes sin
contaminación, en este caso son obligados a dejar los ambientes contaminados ,
cambiando así la composición y distribución espacial de estos órdenes, este hecho afecta a
todo el ecosistema.(Pedroza et al, 2016 ) dado que son una de las principales bases de las
redes tróficas (Skuja & Spuņģis 2010)

Bivalvos

Los bivalvos han sido poco conocidos hasta la actualidad, se distribuyen por todo el ecuador
y son poseen un alta fecundidad y densidad comúnmente se los encuentra en las costas y
son esencialmente acuáticos, su alta capacidad de adaptarse en ambientes contaminados
de alta salinidad y temperaturas elevadas, este grupo ha sido de interés para la mayor parte
de científicos (Stanley 1970). La variación poblacional y la diversidad de especies en los
estudios de genética ha llevado a usar marcadores moleculares de polimorfismos para
diferenciarlos entre individuos, especies y poblaciones (Skibinski 1994), esto ayudado a
entender aún más su filogenia mediante estudios de ADN mitocondrial y nuclear (Milyutina
& Petrov 1989) separando especies que por mucho tiempo se creía que eran iguales.

La distribución geográfica de los bivalvos y los niveles de contaminación de ciertos


ecosistemas que lo habitan han sido gracias a estudios genéticos de poblaciones  (Osorio &
Bahamonde 1968) determinando así  la variedad de especies y la riqueza de su estructura
genética en las poblaciones, además fortalece una buena determinación de ciertos
problemas que amenazan a las especies como son los niveles de contaminación, factores
bióticos y abióticos que alteran la densidad de la población o problemas fisiológicos
(Dondero et al 2006). De cierta forma los análisis del ADN de numerosas especies
fortalecen la capacidad de separar poblaciones iguales o especies parecidas, por los
factores anteriormente mencionados en el estudio evidencian que existe una selección
neutral proporcionando mutaciones y deriva génica en la que se ve beneficiada la población
ante un cambio ambiental o alteración ecológica  (Ramorino & Campos 1979).

Referencias bibliográficas

Avise C. 1994. Molecular markers, natural history, and evolution. Chapman and Hall, New
York.

Baker S & Palumbi A.1994. Which whales are hunted? A molecular genetic approach to
monitoring whaling. Science 265: 1538-1539.

Dedysh SN, Kulichevskaya IS, Huber KJ, Overmann J. 2017. Defining the taxonomic status
of described subdivision 3 Acidobacteria: proposal of Bryobacteraceae fam. nov.
Microbiology Society. 67(2).
Diaz J, Senties A, Nuñez M, Lopez M y Drekmann K. 2015. La genética de poblaciones
como herramienta útil en diversos estudios de macroalgas marinas. Cymbella. Revista de
difusión sobre algas. 1(1): 3-4.

Dondero F, Dagnino A, Jonsson H, Capri F, Gastaldi L. & Viarengo A.2006. Assessing the
occurrence of a stress syndrome in mussels (Mytilus edulis) using a combined biomar-
ker/gene expresión approach.Aquatic Toxicology, 78S, 13-24.

García y Uriza. 2016. La importancia ecológica de las algas en los ríos. Hidrobiológica,
México. 26 (1): 1-8.

Harlt L. 1980. Principles of population genetics. Sinauer Associates Inc., Sunderland, MA.

Kalam S, Das SN, Basu A, Podile AR. 2017. Population densities of indigenous
Acidobacteria change in the presence of plant growth promoting rhizobacteria (PGPR) in
rhizosphere. Journal of Basic Microbiology. 57(5): 376.

Kielak AM, Pijl AS, van Veen JA. 2008. Phylogenetic diversity of Acidobacteria in a former
agricultural soil. ISME. 3(3): 378–382.

Kielak AM, Barreto CC, Kowalchuk GA, van Veen JA, Kuramae EE. 2016. The Ecology of
Acidobacteria: Moving beyond Genes and Genomes. Front. Microbiol. 7(744): 1-16.

Lande R. 1999. Extinction risks from anthropogenic, ecological and genetic factors. In:
LANDWEBER, L. F. & A. P. DOBSON (eds.) Genetics and the extinction of species. DNA
and the conservation of biodiversity. Princeton University Press, Princeton, New Yersey, 1-
22 p.

Lanteri A, Loiácano & Margaría C. 2002. Aportes de la Biología Molecular a la Conservación


de Insectos. Red Iberoamericana de Biogeografía. 2: 207-220.

Lau D, Leung K y Dudgeon D. 2009. Are autochthonous foods more important than
allochthonous resources to benthic consumers in tropical headwater streams?" Journal of
the North American Benthological Society 28, no. 2: 426-439.

Ludwig W, Euzéby J, Whitman WB. 2010. Taxonomic outlines of the phylum Bacteroidetes,
Spirochaetes, Tenericutes (Mollicutes), Acidobacteria, Fibrobacteres, Fusobacteria, -
Dictyoglomi, Gemmatimonadetes, Lentisphaerae, Verrucomicrobia, Chlamydiae, and
Planctomycetes. Krieg N.R. et al. (eds). New York-NY: Bergey’s Manual of Systematic
Bacteriology, Springer. 21–24 p.

Malcolm R. 1997. Insect biomass in Amazonian forest fragments. In: STORK, N.E., J. ADIS
& R. K. DIDHAM (eds.). Canop.

Margalef R. 1951. Regiones limnológicas de Cataluña y ensayos de sistematización de las


asociaciones con el alga. Collectanea Botánica 3(2): 44-67.

Milyutina A & Petrov B.1989. Divergence of unique DNA sequences in bivalve molluscs of
subfamily Mytilinae (Bivalvia Mytilidae). Molecular Biology,23, 1091-1098.

Morales E y Trainor F. 2001. Las algas: conceptos críticos en la evaluación de su


diversidad. En: Primarck R, Rozzi R, Feinsinger P, Dirzo R y Massardo F. 2001.
Fundamentos de conservación biológica perspectivas latinoamericanas. México: Fondo de
Cultura Económica. 45-52 p.
Neboiss A. 1986. Atlas of Trichoptera of the SW Pacific — Australian Region. USA-Boston.
DR W. Junk Publishers. 285 p.

Navarrete AA, Kuramae EE, Hollander M, Pijl AS, van Veen JA, Tsai SM, Acidobacterial
community responses to agricultural management of soybean in Amazon forest soils. FEMS
Microbiology Ecology. Brasil -São Paulo. 607–621 p.

Osorio C & Bahamonde N. 1968. Los moluscos bivalvos en las pesquerías chilenas.Biología
Pesquera Chile,3, 69-128 oils. FEMS Microbiology Ecology. Brasil -São Paulo. 607–621 p.

Pedroza A, Caraballo P y Aranguren N. 2016. Estructura trófica de los invertebrados


acuáticos asociados a Egeria densa (Planch. 1849) en el lago de Tota (Boyacá-Colombia).
Intropica. 11(1): 21-34.

Premoli A, Quiroga M, Souto C y Mathiasen P. 2011. Genética de la conservación: de


poblaciones a filogeografía. En: Simonetti R. 2011. Conservación Biológica: Perspectivas
desde América Latina. Buenos Aires - Argentina: Editorial Universitaria. 31- 45 p.

Primack R, Rozzi R, Feinsinger P, Dirzo R y Massardo F. 2001. Fundamentos de


conservación biológica perspectivas latinoamericanas. México: Fondo de Cultura
Económica. 45-52 p.

Quaiser A, Ochsenreiter T, Lanz C, Schuster SC, Treusch AH, Eck J, Schleper C. 2003.
Acidobacteria form a coherent but highly diverse group within the bacterial domain: evidence
from environmental genomics. Molecular Microbiology. 50(2): 563–575.

Ramorino L. & Campos B.1979. Desarrollo larval y postlarval de Perumytilus purpuratus(La-


marck, 1819).Anales del Museo de Historia Natural, 12, 207-214.

Sahayaraj K. 2015. Biological values and conservation of marine algae: an overview.


Conservation and Sustainable Utilization of Marine Resources”. 21-22.

Samways J. 1994. Insect conservation biology. Chapman & Hall. London, New York.

Sánchez I, González J, Zetina C y Casanova R. 2007. Análisis de la biodiversidad de algas


marinas situadas entre Uaymitún y Chuburná, Yucatán. Ingeniería 11(1): 43-51.

Skibinski F.1994. DNA technology and genetics of aquatic invertebrates. En: Beaumont,A.
R. (Ed.),Genetics and Evolution of Aquatic organisms, London, England:Chapman & Hall.
223-245 p.

Skuja A, y Spuņģis V. 2010. Influence of environmental factors on the distribution of


caddisfly (Trichoptera) communities in medium-sized lowland streams in Latvia. Estonian
Journal of Ecology. 59(3): 197-216.

Stanley M. 1970. Relations of shell form to life habits in the Bivalvia (Mollusca). Geological
Society Memoir.

Tenjo A y Cárdenas E. 2015. Importancia y utilidad de los bioindicadores acuáticos.


Biodiversidad Colombia. 40-48 p (Disponible en:
https://d1wqtxts1xzle7.cloudfront.net/53426006/3550-8654-1-PB_1.pdf. Consultado el 19 de
junio del 2020).

Zhou X, Jacobus LM, DeWalt RE, Adamowicz SJ, Hebert PDN. 2010. Ephemeroptera,
Plecoptera, and Trichoptera fauna of Churchill (Manitoba, Canada): insights into biodiversity
patterns from DNA barcoding. Journal of the North American Benthological Society 29(3).
814-837.

Zhou X., Frandsen PB, Holzenthal, RW, Beet CR, Bennett, KR, Blahnik RJ, Kjer K M. 2016.
The Trichoptera barcode initiative: a strategy for generating a species-level Tree of Life.
Philosophical Transactions of the Royal Society B. Biological Sciences, 371(1702): 2-11.

También podría gustarte