Está en la página 1de 18

Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la

arquitectura de Carlos Raúl Villanueva a través de la secuencia espacial y


musical.

Daniel J. Atilano M.
Daniel.atilano@gmail.com

Caracas, julio de 2009


Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

La aproximación a la experiencia de la arquitectura resulta difícil de documentar y


transmitir al interesado que se inicia en arquitectura sin conocer los aspectos formales que
precisa esta disciplina. Los sistemas tradicionales de representación arquitectónica como
plantas, secciones, fachadas y axonométricas se hacen insuficientes al momento de
representar otros aspectos esenciales de la arquitectura como la luz, el ritmo, la textura, el
color, el sonido y la secuencia espacial. El presente artículo pretende describir, la
secuencia de imágenes y la música que se encuentra en el documento audiovisual “Camino
a la plaza” como un acercamiento a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva a en la
Universidad Central de Venezuela, su obra más representativa. En tal sentido se intenta
explorar la fenomenología como método de investigación.

Sobre la Fenomenología
En la actualidad cuando nos referimos a la fenomenología se tiende a entender como la
filosofía que estudia las esencias a través de un “método” o “modo de ver” a partir de los
estudios realizados por Edmund Husserl (1859 – 1938). La escuela fenomenológica es
compleja y variada en ella figuran en su fase alemana: Alexander Pfänder, Adolf Reinach,
Moritz Geiger, E. Stein, R. Ingarden, Scheler, Heideger, Hartmann. En la fase francesa
Gabriel Marcel, Jean-Paul Sartre, M. Merleau- Ponty, Paul Ricour (Ferrater, 1994) a esta se
suman otros como G. Bachelard y su discípulo G. Durand.
Este método propone que ciertos actos, tales como, la abstracción, el juicio, la inferencia,
etc. no son actos empíricos sino de naturaleza intencional que tienen sus correlatos en puros
términos de la conciencia como conciencia intencional. Esta conciencia no aprehende los
objetos del mundo natural como tales objetos lo que vemos no es el objeto en sí mismo,
sino cómo y cuándo es dado en los actos intencionales (Ferrater, 1994). El conocimiento de
las esencias sólo es posible obviando todas las presunciones sobre la existencia de un
mundo exterior y los aspectos sin esencia (subjetivos) de cómo el objeto es dado a nosotros.
Este proceso fue denominado epoché y se le caracteriza por poner entre paréntesis las
cosas; es decir, “ir a las cosas mismas”.
Merleau- Ponty cita en el prologo de su obra Fenomenología de la percepción:
La más importante de las adquisiciones de la fenomenología consiste, sin duda, en haber unido el
extremo subjetivismo y el extremo objetivismo en su noción de mundo o de racionalidad. La
racionalidad es exactamente medida a las experiencias en las cuales se revela. Hay racionalidad, es
decir, las perspectivas se recubren, las percepciones se confirman, aparece un sentido. Pero no debe ser

2
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

puesta aparte, transformada en Espíritu absoluto o en mundo en sentido realista. El mundo


fenomenológico no es el ser puro, sino el sentido que transparece en la intersección de mis
experiencias y las del otro, por el engranaje de las unas en las otras, es pues inseparable de la
subjetividad y de la intersubjetividad que integran su unidad por la reasunción de mis experiencias
1
pasadas en mis experiencias presentes, de la experiencia del otro en la mía.

Una obra arquitectónica como objeto significa ver el edificio, recorrerlo por dentro y por
fuera, tocarlo escucharlo, aprehenderlo en la integridad en la integridad de la experiencia
arquitectónica (Pedregosa, 2009). El acercamiento a una obra arquitectónica es siempre
parcial, incompleta, no se ve nunca el edificio en su totalidad, sino alguna de sus partes o
miradas de este. Por otra parte, nos encontramos con el edificio en la memoria y el recuerdo
como imagen que se contrapone o complementa lo que percibimos en nuestra cotidianidad.
De esta manera nos referimos a la obra arquitectónica como perspectiva, escorzo, mirada,
recuerdo, ensoñación, evocación, lo olvidado, lo amado, lo odiado, etc.
Christian Norberg-Schulz nos recuerda a J. Piaget indicándonos que:
Las primeras relaciones que aportan orden a estos espacios son de índole topológica y se establecen
aún antes de la constancia de la forma y tamaño. La topología no trata de distancias, ángulos y áreas
permanentes, sino que esta basada sobre relaciones tales como proximidad, separación, sucesión,
clausura (interior-exterior), y continuidad. [...]Si deseamos interpretar esos resultados básicos de la
psicología de la percepción, en términos más generales, podemos decir que los esquemas elementales
de organización consisten en el establecimiento de “centros” o lugares (proximidad), “direcciones” o
caminos (continuidad) y “áreas” o regiones (cerramientos o cercados)2.

A partir de estos acercamientos sobre el método fenomenológico abordaremos la


arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

Camino a la Plaza

Este documento audiovisual sobre la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva consiste en


una secuencia de 95 imágenes fotográficas de la Universidad Central de Venezuela
realizadas en un recorrido desde la Facultad de Arquitectura hasta la Plaza del Rectorado.
Esta secuencia es acompañada con una pieza musical “Aria de la Bachianas brasileira Nº 5
de Heitor Villalobos interpretada por el grupo Camerata Brasil. La duración de la
secuencia es de 6:11 minutos y se reconocen nueve (9) momentos:

1
Merleau-Ponty. M. (1957). Fenomenología de la percepción. México: Ed. Fondo de Cultura Económica.
2
Norberg-Schulz, C. (1975). Existencia, espacio y arquitectura. Barcelona: Editorial Blume. P.20

3
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

1º. Momento: jardín exterior de la Facultad de Arquitectura e inicio de la secuencia


en el pasillo cubierto.
2º. Momento: secuencia en el pasillo cubierto hacia la primera intersección.
Reconocimiento del pasillo derecha e izquierda.
3º. Momento: secuencia desde la primera intersección hasta la segunda intersección
(inicio del pasillo de los libreros).
4º. Momento: secuencia desde la segunda intersección a la tercera intersección (inicio
pasillo de Facultad de Administración y Economía)
5º. Momento: secuencia desde la tercera intersección hasta el encuentro con el
damero chaguaramos.
6º. Momento: secuencia del damero de chaguaramos hasta cuarta intersección (vista
externa del conjunto de la biblioteca, sala de lectura y sala de conciertos).
7º. Momento: secuencia desde la cuarta intersección (vista de árboles en “tierra de
nadie”) hasta inicio de la Plaza Cubierta (escultura de Ernesto Maragall).
8º. Momento: secuencia de la Plaza cubierta hasta la Plaza abierta del Rectorado.
9º. Momento: secuencia de la Plaza abierta del Rectorado hasta vista final de la Torre
del Reloj.
Cada uno de esos momentos en la secuencia de imágenes sugiere, evocan, recuerdan y
despiertan sensaciones en la experiencia de este recorrido.
Antes de describir cada momento señalaremos dos aspectos importantes: la escogencia de
la arquitectura y el recorrido y de la música.

La arquitectura y el recorrido
La Universidad Central de Venezuela ha estado presente en la vivencia y formación de
numerosas personas en Venezuela. La Ciudad Universitaria, sede de la Universidad
Central de Venezuela, fue fundada en 1953 y declarada Patrimonio Mundial, Cultural y
Natural de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.
El recinto universitario, cuenta con más de 70 edificaciones, con la segunda biblioteca más
importante de la nación y con 9 de las 11 facultades que conforman la universidad. En el
centro de la Ciudad Universitaria se encuentra el Conjunto Central. Administrativo/
Cultural compuesto por el Aula Magna, la sala de Conciertos, la biblioteca, salas de

4
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

lecturas, sala de exposición, Plaza Cubierta, oficinas administrativas, edificio del rectorado
y Plaza del Rectorado. Todas las edificaciones en la Ciudad Universitaria están conectadas
o relacionadas físicamente a través de vías, caminos, pasillos o senderos diseñados por el
arquitecto o creados por los usuarios.
El camino y la música sugerida en esta secuencia surge del memoria del autor al visitar a su
madre, quien era profesora de la Escuela de Medicina Tropical, en horas del tarde. La
escuela está ubicada diagonalmente a la Plaza del Rectorado. La ruta de la Facultad de
Arquitectura a la Escuela de Medicina Tropical tenía varias opciones de recorrido de
acuerdo a las necesidades: El camino de los Libreros (ver o comprar libros o fotocopiar un
documento), El camino de las Canchas (para llegar a través del perímetro desde la entrada
de Plaza Venezuela) o el camino de la Plaza (atravesando las plazas de la universidad)
El caso escogido fue el Camino de la Plaza tomando como la meta final la Plaza del
Rectorado visualizando la Torre del Reloj de la universidad. Se extendió el trayecto de la
Plaza Cubierta por ser significativo arquitectónicamente para este trabajo.

Arquitectura y música: el espacio y el tiempo


La música ha estado relacionada a la arquitectura desde la antigüedad. La música, como
teoría de la música, ha coincidido con la arquitectura en el componente de la belleza
(venustas), o sea en los aspectos formales basados en la teoría de las proporciones
musicales. Sin embargo, a partir del siglo XVIII estas relaciones basadas en las
proporciones musicales cambian con los aportes de los filósofos y artistas ingleses y
alemanes liderados por las ideas de Hume, quien había declarado que “todo razonamiento
probable no es sino una especie de sensación” (Tatarkiewicz, 170). A esta idea siguieron
otros enfoques de críticos del arte quienes asumiendo este argumento filosófico,
establecieron una nueva visión del mundo y le adjudicaron a la percepción la base de
interpretación de la belleza y de las formas.
A finales del siglo XIX Adolf Hildebrand incorpora la percepción del espacio
arquitectónico a través del movimiento (la visión cinética del espacio) dando origen al
concepto moderno de espacio en arquitectura que va a estar vinculado a la experiencia del
desplazamiento espacial en el tiempo, es decir, el recorrido (Van de Ven, 72). Éste
concepto de espacio fue abordado con la introducción del tiempo en la percepción total de

5
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

la imagen y fue finalmente aceptado en la arquitectura a principios del siglo XX, gracias a
los descubrimientos de Einstein y a la aplicación de su teoría general de la relatividad por
los cubistas en la plástica (Van de Ven, 239).
La comprensión del espacio arquitectónico moderno va a depender entonces del
desplazamiento en el tiempo, es decir, “la visión en movimiento” (Van de Ven, 298). De
allí la vinculación del espacio con el tiempo.
El tiempo es una de las dimensiones primarias de la música (Rowell, 38). La música es el
arte del tiempo. Ella tiene reglas, principios y teorías que la regulan como disciplina
artística dependiente del tiempo.
La experiencia auditiva y la experiencia musical se dan en el tiempo, la experiencia del
espacio arquitectónico que se da en el tiempo. Es a través del tiempo en que ambas
experiencias se puedrán relacionar.

La música
La experiencia que se manifiesta en este trabajo audiovisual es un acercamiento a una
secuencia espacial a través de la música. La pieza musical utilizada es el aria de la
Bachiana Brasileira n° 5
La Bachiana Brasileira n° 5 fue compuesta por Heitor Villalobos (1887 – 1959) en 1938 es
la más conocidas se este ciclo; escrita para voz y ocho violonchelos, ha sido interpretada
en muchas otras combinaciones instrumentales, como en este caso por la Camerata Brasil
formada por saxofón soprano, 2 mandolinas, 2 guitarras (tradicional de seis cuerdas y
violao de siete cuerdas), un cavaquinho, un contrabajo, piano y percusión brasileña.
En su versión original, fue interpretada por Victoria de los Ángeles y dirigida por el propio
compositor hacia 1957, escuchada por el autor a mediados de la década de los setenta. La
pieza se va a caracterizar por tres aspectos que van a repercutir en la memoria, de allí su
audición y escogencia. Estos aspectos son los siguientes: el tempo (velocidad de la pieza),
la textura (relación entre melodías y acompañamiento), el timbre (instrumentos), la forma
(organización en partes del material musical) y el estilo de composición (reinterpretación
del preludio contrapuntístico bachiano con aspectos populares de la música brasileña).

6
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

El tempo de la pieza (negra = 108) llevado a cabo por violoncelos punteados (pizzicato) en
corcheas lo que sugiere la velocidad de una persona al caminar relajadamente, e incorpora
disminuciones en tempo (rallentando) que permiten bajar la velocidad para observar.
En cuanto a la textura, la cual refiere a la relación entre las melodías que se escuchan en la
pieza, sugiere la combinación contrapuntística del preludio en do mayor de Juan Sebastian
Bach en la versión del Ave María (Bach- Busoni) donde una melodía a manera de
cantilena flota o surge sobre la sinuosidad de arpegios. En este caso los arpegios en
pizzicato por parte de los violoncelos en el cual aparece una melodía por la soprano y una
contra melodía llevada a cabo por un violoncelo solista. Esto insinúa la libertad y
tranquilidad de la visión ante el paisaje mientras nos desplazamos en una medida constante.
El timbre de voz soprano, llevada en la pieza original y reemplazada por el saxofón soprano
en esta versión, rememora un canto de arrullo o cantilena de la tarde. El acompañamiento
de arpegios, a cargo de cuerdas punteadas y acompañadas por la sutil percusión
afrobrasileña de esta versión, contribuye junto al ritmo armónico a la secuencia y
continuidad de los pasos del transeúnte refiriéndolos al clima de los trópicos.
El estilo de la composición realizada en las Bachianas por Villalobos es un homenaje al
gran compositor barroco Juan Sebastián Bach y se basan en la reinterpretación moderna
con lo tradicional popular.

7
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

Villanueva – Villalobos: una reinterpretación moderna de arquitectura y música


popular
Las propuestas arquitectónicas
de Villanueva se basaron en
una aplicación de elementos
tradicionales reformulados en
una nueva arquitectura
realizada en Venezuela.
Descubrir por una parte esta
reinterpretación con las
mismas intensiones musicales
de Villalobos en arquitectura
y además de ello utilizar el arte
integrado con arquitectura con
los criterios de persuasión barroca en la Plaza cubierta generaron en mi una simbiosis
musical - arquitectónica en la apreciación de ambas disciplinas.REVISAR
Villalobos fue el representante musical del modernismo brasileño el significó un
rompimiento con el tradicionalismo, “la nueva música” tenía influencia de los movimientos
modernistas europeos pero tomaban en cuenta a la música folklórica y tradicional brasileña.
Esta reinterpretación de lo tradicional con espíritu modernista tuvo un impacto en la música
latinoamericana y significó una búsqueda en la composición musical de muchos
compositores
latinoamericanos.

8
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

El esquema en planta del Conjunto Central ha sido estudiado por Sibyl Moholy – Nagy
planteando una secuencia de recorrido en cinco movimientos: I. Plaza del Rectorado, II.
Paraninfo, III. Plaza Cubierta, IV. Hall de la Sala de Concierto y V. Biblioteca.
Se podría entender como una partitura musical donde los elementos están fijos y el usuario
en el recorrido señala el movimiento permitiendo a través de sus sentidos captar, percibir o
escuchar a la arquitectura.
En la música el usuario esta fijo y quien se mueve son los elementos.

Ciudad Universitaria recorrido “Camino a la Plaza”

Los nueve momentos

9
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

Esta descripción consiste en lo que podemos extraer de cada secuencia, claro esta que este
desarrollo permite otras visiones.
1º. Momento: jardín exterior de la Facultad de Arquitectura e inicio de la secuencia
en el pasillo cubierto.
Esta es la introducción al recorrido. Aparece la imagen
fachada del pasillo externo señalando la entrada al foyer del
auditorium de arquitectura desde el jardín (antes
estacionamiento de la facultad de arquitectura). La siguiente
imagen es una vista desde el pasillo este viendo hacia el sur donde aparece una
parte de la fachada con recuadros revestidos en mosaicos amarillos y blancos de
los laboratorios de química de la facultad de ingeniería. El ambiente es tranquilo,
calmado hasta bucólico. Este momento inicia el recorrido por el pasillo.
Musicalmente es la introducción de la pieza con los pizzicatos en las cuerdas
hasta la aparición de la melodía con el saxo soprano.

2º. Momento: secuencia en el pasillo cubierto hacia la primera intersección.


Reconocimiento del pasillo derecha e izquierda.
Empieza la secuencia o recorrido hacia el oeste por el pasillo
cubierto en dos laminas plisadas en concreto y porticado. La
perspectiva remata en una reja tipo “alfajol” y atrás se
visualiza al lado izquierdo a unos jóvenes jugando futbolito.
Mas atrás se distingue entre la vegetación un techo en arco que conduce hacia la
entrada de la Facultad de Ingeniería. En el piso se distingue una línea que
demarca el contraste entre la luz solar y la sombra arrojada por el techo.
Musicalmente la melodía con el saxo soprano expone el motivo primeramente en
el registro medio y en el registro agudo.

3º. Momento: secuencia desde la primera intersección hasta la segunda intersección


(inicio del pasillo de los libreros).
Al llegar a la intersección se visualiza hacia el sur la entrada
al pasillo que une a las facultades de arquitectura,

10
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

humanidades y economía. Hacia el norte se distingue la longitud del pasillo


cubierto, la secuencia de los pórticos y las entradas de luz por el oeste en la
cercanía y por el este en la lejanía. La secuencia nos lleva hacia la primera
intersección.
Musicalmente: El saxo soprano sigue llevando la melodía con una secuencia
descendente de notas largas y el acompañamiento cambia al iniciar la secuencia
fotográfica hacia el norte con los arpegios descendentes de las mandolinas en
pizzicato.

4º. Momento: secuencia desde la segunda intersección a la tercera intersección


(inicio pasillo de Facultad de Administración y Economía).
Este momento se inicia con la mirada al “pasillo de los
libreros” y la continuación hacia el norte a la Facultad de
Administración y Economía. Resalta el cambio de techo en
una lámina ondulada de concreto con una columna de apoyo
y tubos atirantados. Se percibe las fachadas de la Facultad de Humanidades
viendo hacia el oeste con acabado en mosaico amarillo y blanco, repitiendo el
motivo de los laboratorios de química expuesto en la introducción pero aparece el
“brise – soleil” de concreto como una variación del motivo. Estas fachadas dan
hacia un jardín entre el pasillo cubierto y el edificio. Se presenta de esta manera
un contrapunto entre la estructura del pasillo, la secuencia de los troncos de
árboles y el ritmo estructural de la fachada acompañado del juego de sombras
entre el pasillo el jardín y las entradas y la luz al otro lado. Asoma a continuación
la vista lateral del jardín de las aulas de humanidades que nos acompañaran en el
siguiente momento.
Musicalmente el saxo soprano continúa llevando la melodía, no obstante hay una
cadencia, retoma y sigue la exposición de la melodía inicial. El ritmo armónico,
del contrabajo y de las mandolinas nos refiere al contrapunto estructural expuesto
anteriormente.

11
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

5º. Momento: secuencia desde la tercera intersección hasta el encuentro con el


damero chaguaramos.
Se inicia este momento con la vista del pasillo cubierto de
techo ondulado de concreto ubicado entre la entrada de la
Facultad de Economía y las aulas de humanidades con vista
al oeste. Esta visión es determinante por la longitud del
pasillo y gran contraste entre luz y sombra. Este contraste nos induce a voltear la
mirada hacia el sur, hacia las aulas donde se mantiene el motivo del brise – soleil
introducido en el momento anterior pero con una nueva variación son paneles de
concreto de piso a techo que definen el espacio de cada aula con puertas
plegables de vidrio con herrería blanca. Estas cuando están cerradas definen un
ritmo por el modulo de cada hoja, cuando están abierta el ritmo cambia por el de
la estructura de los paneles de concreto. Resulta muy agradable imaginarse en
esos espacios abiertos hacia el jardín. Nos acompaña el recorrido los troncos de
las palmeras lo que viene a constituir una variación de la estructura vegetal. Este
momento culmina con la aparición del damero de chaguaramos.
Musicalmente culmina la exposición de la melodía por parte del saxo soprano con
una nota larga y el contrabajo asciende en las notas graves reforzándonos la
perspectiva y el contraste de sombras entre piso y techo.

6º. Momento: secuencia del damero de chaguaramos hasta cuarta intersección (vista
externa del conjunto de la biblioteca, sala de lectura y sala de conciertos).
Este es uno de los momentos más importantes del documento
ya que funciona como una elisión musical, es decir, es cierre
e inicio de dos estructuras solapadas de recorridos
importantes. Este “damero” aparece al final del pasillo de la
Facultad de Economía y de las aulas de humanidades. Su aparición es sorpresiva
y llamativa, tanto que invita a recorrerlo, a “meterse” en él. Salimos de la
protección del pasillo cubierto para aventurarnos en exploración de una
organización vegetal. La secuencia de palmeras de las aulas culminan con esta
estructura de chaguaramos que resumen lo que hemos estado viendo a través del

12
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

recorrido pero a su vez es un preludio de lo que vamos a ver a continuación en la


Plaza cubierta: un techo sostenido por columnas de sección circular. Esta sección
termina con un regreso al techo como despedida y visualiza nuestro próximo
objetivo: el Conjunto Central con la vista del edificio de la biblioteca, sala de
lectura y fachada externa de la sala de conciertos.
Musicalmente el tema inicial es expuesto por la mandolina y la percusión. En la
versión original es expuesta por un violoncelo solista. Esta ejecución de la
mandolina es muy apropiada para esta sección ya que ese elemento puntual de
notas separadas, muy característica de este instrumento, identifica los elementos
puntuales de cada chaguaramo actuando en conjunto. Además nos recuerda a la
estudiantina universitaria como grupo que identifica al Conjunto Central, allí
ensaya esta institución musical.

7º. Momento: secuencia desde la cuarta intersección (vista de árboles en la “tierra de


nadie”) hasta inicio de la Plaza Cubierta (escultura de Ernesto Maragall).
Este momento se inicia con la mirada de los árboles en la
“tierra de nadie” denominada así por la comunidad
universitaria refiriéndose a un lugar que no tiene una
denominación conocida. Seguidamente reconocemos una
pendiente suave para llegar a la Plaza Cubierta, antes de llegar nos llama la
atención una escultura de Ernesto Maragall colocada allí en homenaje a los
estudiantes caídos en un accidente aéreo en las Azores cuando el Orfeón
Universitario nos iba a representar en un festival en España. Este espacio sin
techo y entre techos nos permite ubicarnos en la ciudad de Caracas, podemos
mirar hacia el norte y ver al Ávila, al sur vemos la iglesia de San Pedro en los
Chaguaramos, al este visualizamos el camino recién dejado recorriendo el pasillo
y edificios de la Facultad de Humanidades y al Oeste el Conjunto Central con una
perspectiva de abajo hacia arriba levantando la mirada. Una vez llegado a la Plaza

13
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

Cubierta reconocemos los techos y sus variaciones de alturas, su juegos de


sombra a una escala mayor, sus columnas circulares rememoran lo vivido hace
unos instantes, los techos nos recuerdan el estudio y juego bajo la sombra en una
“casa que vence la sombra” donde convive el arte con la arquitectura, con la
música, con el hombre, con el niño, con la madre. Un tronco es una columna, una
copa de árbol es un techo.
Musicalmente el saxo soprano canta una melodía melancólica casi un llanto de
una madre. En la versión original es una melodía cuasi recitada con la siguiente
letra de Ruth Valadares Corrêa:
Tarde uma nuvem rósea lenta e transparente.
Sobre o espaço, sonhadora e bela!
Surge no infinito a lua docemente,
Enfeitando a tarde, qual meiga donzela
Que se apresta e a linda sonhadoramente,
Em anseios d'alma para ficar bela
Grita ao céu e a terra toda a Natureza!
Cala a passarada aos seus tristes queixumes
E reflete o mar toda a Sua riqueza...
Suave a luz da lua desperta agora
A cruel saudade que ri e chora!
Tarde uma nuvem rósea lenta e transparente
Sobre o espaço, sonhadora e bela!3

8º. Momento: secuencia de la Plaza cubierta hasta la Plaza abierta del Rectorado.
Se inicia esta secuencia dentro de la Plaza Cubierta con el
Bimural de Fernand Lèger, el Amphion de Henri Laurens, el
Homenaje a Malevich de Victor Vasarély y el Mural de
Pascual Navarro, esta obras están iluminadas con luz natural
y las percibimos con la presencia constante de las columnas cilíndricas que
sostienen al gran techo, el jardín y el calado. Elementos que nos han acompañado
durante todo el recorrido pero ahora no ante una fachada sino ante obras de arte.
La presencia de los troncos de los chaguaramos se confunde con las columnas del

3
http://letras.kboing.com.br/heitor-villa-lobos/bachianas-brasileiras-no-5/

14
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

techo. La arquitectura con sus rampas y techos curvos se convierten en escultura


y la perspectiva de la plaza se mimetiza con los árboles de la “tierra de nadie”, al
regresar la mirada vemos al Pastor de Nubes de Jean Arp ante el Mural de Mateo
Manaure a través de los “troncos – columnas” que soportan al techo y se reflejan
en la resolana del piso. La transparencia y tamiz del calado nos sugieren espacios
externos e internos que nos invitan a seguir descubriendo velos, columnatas,
perspectivas y situaciones de cariño y amistad.
Buscando la luz descubrimos un mural curvo de M. Manaure y una secuencia de
chaguaramos que sugiere una secuencia de columnas aumentada en escala cuyo
motivo se repite en un corredor que asoma con columnas se sección cuadrada y
en el interior las de sección circular. Seguidamente nos reconfortamos con una
imagen de un niño que descansa sobre las piernas de su madre en la penumbra y
al fondo se ilumina un Mural de M. Manaure, este juego de luz y sombra se
manifiesta en Positivo y Negativo de Vasarély junto al Mural de Pascual
Navarro, culmina este espacio en el acceso sur de la plaza con una escalera que
igualmente nos define un juego geométrico de luces y sombras. Ya de regreso
divisamos la secuencia de columnas e ingresamos a la biblioteca, los colores del
vitral de Fernand Léger nos captura. Ya de salida hacia la Plaza del Rectorado
nos despiden dos pequeños jardines, el Personaje Vertical en evolución
Horizontal de O. Vigas y la vista del acceso a la Plaza Cubierta con la secuencia
de techos, la perspectiva de los murales, el muro calado y las columnas.
Musicalmente este momento contiene dos partes: el final del recitativo cuya letra
se mencionó en el momento anterior y la repetición de la melodía o cantinela
inicial. Esta melodía proveniente del recitativo se nos presenta nostálgica, dulce
y un tanto dramática acompaña la secuencia de las obras de arte bajo el gran
techo. La cantinela y el acompañamiento inicial aparecen con la presencia de la
luz del exterior y termina el recorrido hasta la vista del acceso a la plaza,
recordándonos el ritmo y la visión al caminar.
9º. Momento: secuencia de la Plaza abierta del Rectorado hasta vista final de la Torre
del Reloj.

15
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

Este es el momento de cierre de todo el recorrido y de la


música. Inicia con la fachada del Paraninfo Universitario
seguidamente registramos los dos murales en el edificio del
Museo Universitario y culmina con un acercamiento a un
hito o símbolo de la Universidad Central de Venezuela la Torre del Reloj y como
fondo otro símbolo que identifica a la ciudad de Caracas, el Ávila. Este recorrido
se convierte en recuerdo o nostalgia con la última imagen que se torna sepia.
Musicalmente es la última cadencia y culmina con el saxo soprano en una nota
aguda.

A modo de conclusión
Este trabajo trata sobre la fenomenología como método de investigación en la
aproximación a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva a través de un recorrido
en la Universidad Central de Venezuela. Se estableció como herramienta la
imagen secuenciada y la música. Se ubicaron algunos textos y artículos referentes
a los temas tratados.
El documento audiovisual realizado logra captar a través de la imagen y la
música una experiencia vivida y escudriña una mirada de la arquitectura
consiguiendo reunir percepciones, sensaciones, recuerdos, memorias,
evocaciones desde la experiencia de la arquitectura.
Puedo, a partir de la realización y observación de este documento, inferir sobre la
presencia constante de la luz y la sombra. Caminar la sombra, observar la luz. El
recurso del techo con variaciones permite y exige lanzar las miradas hacia los
espacios laterales y disfrutar de las fachadas, las luces, los colores y ritmos del
arte y de la hermosa vegetación. Pude observar individuos y grupos disfrutando
del juego y del estudio en libertad bajo la protección gentil de los techos. El
soporte de éstos o no se concibe como una obligación estructural sino como un
juego de motivos rítmicos y variaciones que se intercalan con la vegetación.
La Cantinela de Villalobos con su medida constante arrulla y mima bajo la fresca
sombra de las cubiertas.

16
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

Este camino transitado hacia mi madre al resguardo de los techos es una mirada,
un escorzo, un recuerdo, una parte, sin embargo, creo, que es la Universidad
Central de Venezuela de Carlos Raúl Villanueva.

Referencias

Atilano, D. (2003). El mundo virtual de Antonio Estévez. [Tesis de maestría, no publicada],


Universidad Central de Venezuela, Escuela de Artes, Caracas.

Bachelard, G. (1965). La Poética del Espacio. México: Fondo de Cultura Económica

Ferrater, J. (1994). Diccionario de Filosofía. Barcelona: Editorial Ariel

Merleau-Ponty. M. (1957). Fenomenología de la percepción. México: Ed. Fondo de


Cultura Económica.

Moholy – Nagy, S. (1964). Carlos Raúl Villanueva y la Arquitectura de Venezuela.


Caracas: Editorial Lectura.

Norberg-Schultz (1975). Existencia, Espacio y Arquitectura. Barcelona: Editorial Blume

Rasmussen, S. (1978) Experiencing Architecture. (15ª ed.). Cambridge, MA: The M.I.T.
press.

Roth, L. (1999). Entender la arquitectura. Barcelona: Gustavo Gili, S.A.

Rowell, L. (1996). Introducción a la filosofía de la música: antecedentes históricos y


problemas estéticos. Barcelona: gedisa.

Scruton, R. (1985). La estética de la arquitectura. Madrid: Alianza Editorial

Sierra, P.J. (2006). Música especulativa y música práctica en el P. José de Sigüenza.


Madrid: Real Monasterio de El Escorial/Ciudad de Dios

Tatarkiewicz, W. (2006). Historia de seis ideas: arte, belleza, forma, creatividad, mímesis,
experiencia estética. Madrid: Tecnos/Alianza.

Van de ven, C. (1981). El espacio en la arquitectura: la evolución de una idea en la teoría


e historia de los movimientos modernos. Madrid: Ediciones Cátedra, S.A.

Villanueva, P. Pintó, M. (2000). Carlos Raúl Villanueva. Madrid: Tanais Ediciones, S.A.

Villota, J. (2006ª). El discurrir de la memoria: la arquitectura litoral como signo de la


Modernidad. De Ocumare de la Costa a El Playón. En Straka. T. (Ed.), La Tradición de lo

17
Camino a la plaza: una aproximación fenomenológica a la arquitectura de Carlos Raúl Villanueva.

moderno. Venezuela en diez enfoques. Caracas: Fundación para la Cultura Urbana.


Documento en proceso de publicación.

Rivas, C. (2009). La fenomenología revisitada. [Articulo en línea]. Disponible:


http://www.ameritalia.id.usb.ve/Amerialia.003.RivasBalboa.htm
[Consulta 2009]

Enciclopedia Itaucultural (2005). Modernismo en Brasil. [Articulo en línea]. Disponible:


http://www.itaucultural.org.br/aplicExternas/enciclopedia_ic/index.cfm?fuseaction=termos
_texto_esp&cd_verbete=4506 [Consulta 2009]

Kboing letras (2009). Bachianas Brasileiras no. 5 [letras de música en línea]. Disponible:
http://letras.kboing.com.br/heitor-villa-lobos/bachianas-brasileiras-no-5/ [Consulta 2009]

Pedragosa, P. (2009). Estética Fenomenológica: La obra de arte arquitectónica. [Articulo


en línea]. Disponible: http://arbor.revistas.csic.es/index.php/arbor/article/view/286/287
[Consulta 2009]

Héitor Villa-Lobos Bachianas Brasileiras no. 5, I. Aria (cantilena), de


Grabación histórica de 1957, interpretada por L'Orchestre National de la Radiodiffusion
Française y la soprano española Victoria de los Ángeles, bajo la conducción del propio
Villa-Lobos. [Grabación en línea].Disponible:
http://www.youtube.com/watch?v=sPf5GZYzhJk
[Consulta 2009]

Camerata Brasil. (2000). Bach in Brazil: Aria - Bachianas Brasileiras no. 5. Arreglo: H.
Cazes. Estados Unidos: EMI Classics

18