Está en la página 1de 25

SEBASTIAN FAURE

LOS ANARQUISTAS

QUIENES SOMOS
LO QUE QUEREMOS
NUESTRA REVOLUCIÓN

EDICIONES F.O.R.A.
Quienes somos
Ante todo: ¿quiénes somos?

Se tiene de los anarquistas, como individuos, una idea muy falsa.


Unos nos consideran como inofensivos utopistas, dulces soñadores; nos
tratan de espíritus quiméricos, de imaginación extravagante, como si
dijeran semi-locos. Estos, dignanse considerarnos como enfermos que
las circunstancias pueden convertir en peligrosos, pero no como
malhechores sistemáticos y conscientes.
Otros nos juzgan de muy diferente manera: piensan que los anarquistas
son brutos ignaros, plenos de odio, violentos y dementes, contra los
cuales no se sabría preservarse demasiado ni ejercer una represión
bastante implacable.
Unos y otros están equivocados.

Si somos utopistas, lo somos a la manera de nuestros predecesores que


osaron proyectar en la pantalla del porvenir imágenes en contradicción
con las de su época. Somos, en efecto, los descendientes y los
continuadores de esos hombres que, dotados de percepción y
sensibilidad más vivas que sus contemporáneos, presintieron la aurora
aunque estaban sumergidos en las tinieblas. Somos los herederos de
esos hombres que, viviendo en una época de ignorancia, de miseria, de
opresión, de fealdad, de hipocresía, de iniquidad y de odio, entrevieron
una ciudad de saber, de bienestar, de libertad, de belleza, de sinceridad,
de justicia y de fraternidad, y que con todas sus energías laboraron para
la edificación de esta ciudad maravillosa.

Que los privilegiados, los satisfechos, y toda la secuela de mercenarios y


de esclavos interesados en la conservación y la defensa del régimen del
cual son o creen ser los aprovechadores, dejen desdeñosamente caer el
epíteto despectivo de utopistas, soñadores, espíritus extravagantes,
sobre los animosos artesanos y los clarividentes constructores .de un
porvenir mejor; es su misión. Están en la lógica de las cosas.
Hay que reconocer, por otra parte, que sin estos soñadores, cuya
herencia hacemos fructificar, sin estos constructores quiméricos y esas
imaginaciones enfermizas -en todas las épocas se ha calificado así a los
innovadores y sus discípulos- estaríamos todavía en las edades ha
tiempo desaparecidas, las cuales nos cuesta trabajo creer hayan
existido, ¡tan ignorante, salvaje y miserable era el hombre con ellas!

¿Utópicos porque deseamos que la evolución, siguiendo su curso, nos


aleje más y más de la esclavitud moderna: el salario, y haga del
productor de todas las riquezas un ser libre, dichoso y fraternal?

¿Soñadores, porque prevemos y anunciamos ,la desaparición del


Estado, cuya función es explotar el trabajo, quebrantar las iniciativas,
avasallar el pensamiento, ahogar el espíritu de rebeldía, poner un dique
a los impulsos hacia lo mejor, perseguir a los sinceros, engordar a los
intrigantes, robar a los contribuyentes, mantener a los parásitos,
favorecer la mentira y la intriga, estimular las funestas rivalidades, y
cuando se siente su poder amenazado, lanzar sobre los campos de
carnicería, todo lo que el pueblo posee de más sano, de más vigoroso,
de más hermoso?

¿Espíritus quiméricos, imaginaciones extravagantes, semi-locos, porque


comprobando las transformaciones lentas, demasiado lentes para
nuestro deseo, pero innegable, que impulsan las sociedades humanas
hacia nuevas estructuras, edificadas sobre renovadas bases,
consagramos nuestras energías en debilitar, para finalmente destruir la
estructura de la sociedad capitalista y autoritaria?

Desafiamos a los informados y atentos de nuestra época a acusar


seriamente de desequilibrio a los hombres que proyectan y preparan
tales transformaciones sociales.

Insensatos, por el contrario, y no a medias, sino totalmente, los que se


imaginan interceptar el camino a las generaciones contemporáneas que
corren hacia la Revolución Social, como el río que se dirige hacia el
océano: puede ser que con la ayuda de poderosos diques y hábiles
desvíos, estos dementes moderen más o menos el curso del río, pero es
fatal que éste, tarde o temprano, se precipite hacia el mar.

¡No! Los anarquistas no son ni utópicos, ni soñadores, ni locos, y lo


prueba el hecho de que en todas partes los gobiernos los persiguen y
encarcelan con el fin de impedir que la palabra de la verdad vaya
libremente al oído de los desheredados, cuando, si la enseñanza
libertaria expresase la demencia o la quimera, les sería muy fácil poner
de manifiesto su sinrazón y absurdo.

Algunos pretenden que los anarquistas son brutos ignorantes.

Es cierto que no todos los libertarios poseen la vasta cultura ni la


superior inteligencia de los Proudhon, de los Bakunin, de los Eliseo
Reclus, de los Kropotkin.

Es exacto que muchos anarquistas, heridos por el pecado original de los


tiempos modernos: la pobreza, debieron desde la edad de doce años
abandonar la escuela y trabajar para vivir: pero, el sólo hecho de
haberse elevado hasta la concepción anarquista denota una viva
comprensión y manifiesta un esfuerzo intelectual del que sería incapaz
un bruto.

EI anarquista lee, estudia, medita, se instruye cada día.

Experimenta la necesidad de ensanchar sin cesar el círculo de sus


conocimientos, de enriquecer constantemente su documentación. Se
interesa por las cosas serias; se apasiona por la belleza que lo atrae, por
la ciencia que le seduce, por la filosofía de la cual está sediento. Su
esfuerzo hacia una cultura más profunda y más vasta no se detiene.
Cree que nunca será bastante. Cuanto más aprende, más se complace
en educarse.

Por instinto se da cuenta que, -si quiere alumbrar a los otros-, es


menester, ante todo, hacer provisión de luz.
Todo anarquista es un propagandista; sufriría si callara las convicciones
que le animan, y su mayor alegría consiste en ejercer a su alrededor, en
cualquier circunstancia, el apostolado de sus ideas. Estima que ha
perdido su día si nada aprendió o enseñó, y lleva tan alto el culto de su
ideal que observa, compara, reflexiona, estudia siempre, ya para
acercarse a este ideal y ser digno de él, ya para ponerse en condiciones
de exponerlo y hacerlo amar.

¿Y este hombre sería un bruto grosero?

¿Y un individuo de tal naturaleza sería de una crasa ignorancia?

¡Mentira! ¡Calumnia!

Es opinión extendida que los anarquistas son rencorosos, violentos.

Sí y no.

Los anarquistas tienen odios: éstos son vivaces, múltiples; pero, sus
odios son la consecuencia lógica, necesaria, fatal de sus amores. Odian
la servidumbre, porque aman la independencia; detestan el trabajo
explotado porque aman el trabajo libre; combaten violentamente la
mentira porque defienden ardientemente la verdad; execran la
iniquidad porque tienen el culto de la justicia; odian la guerra porque
luchan apasionadamente por la paz.

Podríamos prolongar esta enumeración y mostrar que todos los odios


que llenan el corazón de los anarquistas tienen por causa el
inquebrantable apego a sus convicciones, que estos odios son legítimos
y fecundos, virtuosos y sagrados.

No somos rencorosos por naturaleza. Somos, por el contrario, de


corazón afectuoso y sensible, de temperamento accesible a la amistad,
al amor, a la solidaridad, a todo aquello que acerque a los individuos.

No podría ser de otro modo, ya que lo más caro a nuestros sueños y


nuestro fin es suprimir entre los hombres todo lo que se levanta para
originar luchas de los unos contra los otros: Propiedad, Gobierno,
Iglesia, Militarismo, Policía, Magistratura.

Nuestro corazón sangra y nuestra conciencia se rebela ante el contraste


de la miseria y la opulencia. Nuestros nervios vibran y nuestros cerebros
se sublevan a la sola evocación de las torturas que sufren los hombres y
las mujeres que en todos los países y por millones agonizan en las
prisiones y las ergástulas. Nuestra sensibilidad se estremece y todo
nuestro ser llenase de indignación y de piedad, al pensar en las
salvajadas, en las atrocidades que, con la sangre de los combatientes,
empapan los campos de batalla.

Los rencorosos son los ricos, que cierran los ojos al cuadro de la
indigencia que los rodea y de la cual son causa directa; son los
gobernantes, que decretan la guerra a sangre fría, son los execrables
aprovechadores, que amasan fortunas con sangre y lodo; son los perros
de la policía, que hunden sus colmillos en la carne de los pobres; son los
magistrados, que sin pestañear condenan, en nombre de la ley y de la
sociedad, a los infortunados, sabiendo que son víctimas de esta ley y de
esta sociedad.

En cuanto a la acusación de violencia, con la cual se pretende


aplastarnos, basta, para hacer justicia, abrir los ojos y comprobar que en
el mundo actual, así como en los siglos pasados, la violencia gobierna,
domina, tritura y asesina. Es la regla y está hipócritamente organizada y
sistematizada. Se afirma todos los días, bajo las formas y apariencias del
recaudador, del propietario, del patrono, del gendarme, del carcelero,
del verdugo, del oficial, todos profesionales, bajo múltiples formas, de la
Violencia, de la Fuerza, de la Brutalidad.

Los anarquistas quieren establecer la armonía libre, la ayuda fraternal,


el acuerdo armonioso. Pero saben –por la razón, por la historia, por la
experiencia- que sólo podrán edificar su voluntad de bienestar y de
libertad para todos, sobre las ruinas de las instituciones establecidas.
Tienen conciencia de que solamente una revolución violenta se hará
dueña de la resistencia de los amos y sus mercenarios. La violencia se
transforma así para ellos en una fatalidad: la sufren, pero no la
consideran sino como una reacción necesaria por el estado permanente
de legítima defensa en que se encuentran, a toda hora, los
desheredados.
Lo que queremos
El anarquismo no es una de esas doctrinas que emparedan el
pensamiento y excomulgan brutalmente a cualquiera que no se someta
a ellas en todo y para todo.

El anarquista es, por temperamento y por definición, refractario a todo


espíritu de reclutamiento que trace al espíritu límites y restrinja la vida.

No hay, no puede haber, ni credo, ni catecismo libertario.

Lo que existe y que se puede denominar la doctrina anarquista, es un


conjunto de principios generales, de concepciones fundamentales y de
aplicaciones prácticas sobre las cuales se ha establecido el acuerdo
entre individuos que son enemigos de la autoridad y luchan, aislados o
colectivamente, contra todas las disciplinas y trabas políticas,
económicas, intelectuales y morales que derivan de ella.

Puede, pues, haber, y en efecto hay, muchas variedades de anarquistas:


pero todas tienen un rasgo común que las separa de todas las otras
variedades humanas.
Ese punto común, es la negación del principio de autoridad en la
organización social y el odio de todas las trabas que tienen origen en las
instituciones basadas sobre este principio.
Entonces, pues, cualquiera que niegue la autoridad y la combata, es
anarquista. Se conoce poco la concepción libertaria; se la conoce mal. Es
menester precisar y desarrollar un poco lo que precede.

Voy a intentarlo.

En las sociedades contemporáneas, llamadas equivocadamente


civilizadas, la autoridad reviste tres formas principales que engendran
tres grupos de obligaciones:

1° La forma política: el Estado;


2° La forma económica: la Propiedad;
3° La forma moral: la Religión.
La primera: el Estado, dispone soberanamente de las personas; la
segunda: la Propiedad, reina despóticamente sobre los objetos; la
tercera: la Religión, pesa sobre las conciencias y tiraniza las voluntades.

El Estado toma al hombre en la cuna, lo matricula en los registros del


estado civil, lo aprisiona en la familia si la tiene, lo entrega a la asistencia
pública si es abandonado por los suyos, lo encierra en la red de las
leyes, reglamentos, prohibiciones y obligaciones, lo convierte en un
súbdito, un contribuyente, en soldado, a veces, en detenido o forzado;
en fin, en caso de guerra, en un asesino o un asesinado.

La Propiedad reina sobre los objetos: suelo, subsuelo, medios de


producción, de transporte, de cambio: todos los valores de destino
común hanse, paulatinamente, convertido, por la rapiña, la conquista, el
latrocinio, el fraude, la astucia o la explotación, en la cosa de una
minoría. Es la autoridad sobre las cosas, consagrada por la legislación y
sancionada por la fuerza, para el propietario, el derecho de usar y
abusar (ius utendi et abutendi), y para los no poseedores, la obligación,
si quieren vivir, de trabajar por cuenta y provecho de los que han
robado todo (“La propiedad, dice Proudhon, es un robo”). Establecida
por los espoliadores y apoyada sobre un mecanismo de violencia
extremadamente poderoso, la Ley consagra y conserva la riqueza de los
unos y la indigencia de los otros. La autoridad sobre los objetos; la
propiedad es hasta tal punto criminal e intangible, que donde es
impulsada hasta los límites extremos de su desarrollo, los ricos pueden
a su gusto e impunemente reventar de indigestión, mientras que, faltos
de trabajo, los pobres mueren de hambre (“La riqueza de los unos, dice
J.B. Say, el economista liberal, está amasada con la miseria de los
otros”).

La Religión -tomo este término en su sentido más extendido y lo aplico a


todo lo que es dogma-, es la tercera forma de la autoridad. Pesa sobre
el espíritu y la voluntad: entenebrece el pensamiento, desconcierta el
juicio, arruina la razón, avasalla la conciencia. Toda la parte intelectual y
moral del ser humano es su esclavo y su víctima.
EI dogma -religioso o laico- resuelve desde lo alto, decreta brutalmente,
aprueba o condena, ordena o prohíbe sin apelación: “¡Dios quiere o no!
- ¡la Patria lo exige o lo prohíbe! - ¡el Derecho Io ordena o lo condena! -
¡la Moral y la Justicia la mandan o lo prescriben!”

Prolongándose en el dominio moral, la Religión enseña e impone una


moral en perfecto acuerdo con la moral codificada, guardiana y
protectora de la Propiedad y del Estado, de la cual se hace cómplice
convirtiéndose en lo que en ciertos medios impregnados de
superstición, de chauvinismo, de legalidad y de autoridad, se denomina
con buena voluntad “la gendarmería suplementaria”.

No pretendo, de ninguna manera, agotar aquí la enumeración de todas


las formas de la autoridad y de la obligación. Señalo las esenciales, y
para distinguirlas más fácilmente las clasifico. Esto es todo.

Negadores y adversarios implacables del principio de autoridad que, en


el plano social, representa un puñado de privilegiados de todo el poder
y pone al servicio de este puñado la Ley y la Fuerza, los anarquistas
libran un combate encarnizado contra todas las instituciones que
proceden de este principio, e invocan para participar en esta batalla
necesaria a la masa prodigiosamente numerosa, a la cual estas
instituciones aplastan, condenan al hambre, envilecen y matan.

Queremos anonadar al Estado, suprimir la Propiedad y eliminar de la


vida la impostura religiosa, a fin de que, desembarazados de las cadenas
cuyo aplastante peso paraliza su marcha, todos los hombres puedan por
fin -sin Dios ni Amo y en la independencia de sus movimientos- dirigirse,
con paso acelerado y seguro, hacia los destinos del Bienestar y de la
Libertad que convertirán al infierno terrestre en un lugar de felicidad.

Tenemos la inquebrantable certeza que cuando el Estado, que nutre


todas las ambiciones y rivalidades, cuando la Propiedad, que fomenta la
concupiscencia y el odio, cuando la Religión, que mantiene la ignorancia
y suscita la hipocresía, hayan sido heridas de muerte, los vicios que
estas tres autoridades fusionadas lanzan al corazón de los hombres
desaparecerán a su turno.

Muerto el perro, se acabó la rabia.

Entonces, nadie querrá mandar, puesto que, por una parte, nadie
consentirá en obedecer, y que, por otra, toda veleidad de opresión
habrá sido quebrantada; nadie podrá enriquecerse a expensas de otro
puesto que la fortuna particular habrá sido abolida: sacerdotes
mentirosos y moralistas tartufos, perderán todo su ascendiente, puesto
que la naturaleza y la verdad habrán recobrado sus derechos.

Tal es, a grandes rasgos, la doctrina libertaria. He aquí lo que quieren los
anarquistas.

La tesis anarquista impone, en la práctica, algunas consecuencias que es


menester señalar.

La rápida exposición de estos corolarios, bastará para situar a los


anarquistas frente a todas las otras tesis y también a precisar los rasgos
por los cuales nosotros nos diferenciamos de todas las otras escuelas
filosófico-sociales.

Primera consecuencia. - El que niega y combate la autoridad moral: la


Religión, sin negar y combatir las otras dos, no es un verdadero
anarquista, y si se me permite decir, un anarquista integral, puesto que,
siendo enemigo de la autoridad moral y de las obligaciones que implica
queda partidario de la autoridad política: el Estado, y de la autoridad
económica: la Propiedad.

Pasa lo mismo y por el mismo motivo con aquél que niega y combate la
Propiedad, pero admite y sostiene la legitimidad y la beneficencia del
Estado y la Religión, y ocurre también lo mismo con aquél que niega y
combate el Estado, pero admite y sostiene la Religión y la Propiedad.

El anarquista integral condena con la misma convicción y ataca con igual


ardor todas las formas y manifestaciones de la Autoridad y se yergue
con igual vigor contra todas las obligaciones que comportan ésta o
aquéllas.

Pues de hecho y de derecho, el anarquismo es antirreligioso,


anticapitalista (el capitalismo es la base históricamente contemporánea
de la propiedad) y antiestatista. Afronta el triple combate contra la
Autoridad. No ahorra sus golpes ni al Estado, ni a la Propiedad, ni a la
Religión. Quiere suprimir a los tres juntos.

Segunda consecuencia. Los anarquistas no creen en la eficacia de un


simple cambio en el personal que ejerce la Autoridad. Consideran que
los gobernantes y los poseedores, los sacerdotes y los moralistas, son
hombres como los otros, que no son por naturaleza, ni peores ni
mejores que el común de los mortales, y que, si encarcelan, si matan, si
viven del trabajo ajeno, si mienten, si enseñan una moral falsa y
convencional, es porque están funcionalmente en la necesidad de
oprimir, de explotar y de mentir.

En la tragedia que se representa es el papel del gobierno, cualquiera


que sea, hacer la guerra, recaudar los impuestos, golpear a los que
infringen la Ley y masacrar a los que se rebelan; es el papel del
capitalismo, cualquiera que sea, explotar el trabajo y vivir como
parásito: es el fin del sacerdote y del profesor de moral, cualesquiera
que sean, ahogar el Pensamiento, obscurecer la conciencia y encadenar
la voluntad. He ahí por qué combatimos a los malabaristas, cualesquiera
que sean, de todos los partidos; cualesquiera que sean. Su único
esfuerzo tiende a persuadir a las masas cuyos sufragios mendigan, que
todo marcha de mal en peor porque ellos no gobiernan y que todo
marcharía bien si ellos gobernaran.

Tercera consecuencia. Se infiere de todo lo dicho que, siempre lógicos,


somos adversarios de· la autoridad que se ejerce, con la misma razón y
en el mismo grado que de la autoridad que se sufre.No querer
obedecer, pero querer mandar, no es ser anarquista. No permitir
explotar su trabajo, pero consentir en explotar el trabajo ajeno, no es
ser anarquista.
El libertario rehúsa dar órdenes, así como rehúsa recibirlas. Experimenta
por la condición de jefe tanta repugnancia como por la de subalterno.
No da su consentimiento para constreñir o explotar a los otros ni ser él
mismo explotado u obligado. Está a igual distancia del amo que del
esclavo. Puedo declarar que, en último término, concedemos a los que
se resignan a la sumisión circunstancias atenuantes que rehusamos
formalmente a los que consienten en mandar: pues los primeros se
encuentran a veces en la necesidad -es para ellos, en ciertos casos,
cuestión de vida o muerte- de renunciar a la rebeldía, mientras que
nadie es constreñido a mandar, ejercer función de jefe o de amo.

Aquí se pone de manifiesto la profunda oposición, la distancia


infranqueable que separa las agrupaciones anarquistas de todos los
partidos políticos que se dicen revolucionarios o pasan por tales. Pues,
del primero al último, del más blanco al más rojo, todos los partidos
políticos luchan por desplazar del poder al partido que lo ejerce y
convertirse en amos a su vez. Todos son partidarios de la Autoridad, a
condición de que ellos la ejerzan.

Cuarta consecuencia. No queremos solamente abolir todas las formas


de la autoridad; queremos destruirlas todas simultáneamente, y
proclamamos que esta destrucción total y simultánea es indispensable.

¿Por qué?

Porque todas las formas de la autoridad se apoyan, están


indisolublemente ligadas las unas a las otras. Son cómplices y solidarias.
Dejar subsistir una sala es favorecer la resurrección de todas. ¡Maldición
a las generaciones que no tengan el valor de ir hasta la total extirpación
del germen morboso, del foco de infección!

Verán pronto reaparecer la podredumbre. Inofensivo al principio,


imperceptible y como sin fuerza, el germen se desarrollará, se
fortificará, y cuando el mal, habiendo pérfidamente crecido en la
sombra, estalle en plena luz, será menester recomenzar la lucha para
derribarlo definitivamente.
¡No! ¡No! Nada de formas vagas, nada de medias tintas, nada de
confusiones. Todo o nada.

La guerra está declarada entre los dos principios que SE; disputan el
imperio del mundo: Autoridad o Libertad. El democratismo sueña con
una conciliación imposible: la experiencia ha demostrado el absurdo de
una asociación entre estos principios que se excluyen.

Es menester elegir.

Únicamente los anarquistas se pronuncian en favor de la libertad.


Tienen en contra el mundo entero.

¡No importa! Vencerán.


Nuestra revolución
"Los anarquistas quieren instaurar un medio social que asegure a cada
individuo el máximo de bienestar y de libertad adecuados a cada
época».

Impregnad bien vuestro cerebro con esta declaración; pasad


sucesivamente y sin apresuraros cada término; seguid el
encadenamiento riguroso del pensamiento expresado y comprenderéis
todo el programa libertario.

Hace ya muchos años (en 1894), que he escrito estas líneas en mi


ensayo de filosofía libertaria “EI Dolor Universal: ¡Bienestar y Libertad!".

Tal ha sido, ayer, la divisa de los anarquistas: tal es la de los libertarios


de hoy y se puede, atrevidamente, decir que será la de los anarquistas
del futuro.

“Bienestar y libertad” asegurados lo más ampliamente posible a cada


individuo, he aquí el fin constante hacia el cual han tendido y tenderán
con toda su voluntad, los anarquistas de todos los tiempos.

Una vez abierto ante cada individuo, es decir, ante todos los seres
humanos sin ninguna excepción, el camino que conduce a un bienestar
sin cesar creciente, y a una libertad siempre más completa, el avance se
producirá, la marcha hacia adelante seguirá su curso tan rápidamente y
tan lejos -sin detenerse jamás- como el progreso infinito.

Pero es indispensable que, ante todo, la ruta sea abierta, y para que lo
sea es necesario destrozar los obstáculos que la obstruyen.

Hemos visto ya que estos obstáculos son: el Estado, la Propiedad y la


Religión.

Este triple obstáculo sólo puede ser aplastado por el esfuerzo violento y
victorioso de las masas oprimidas, explotadas y engañadas.
He ahí en primer término una obra revolucionaria o, mejor aún, la
Revolución misma.

Han comprendido esta verdad, los adeptos del sindicalismo antipolítico,


del sindicalismo que, rechazando la tutela y la subordinación a todos los
partidos políticos, confían en sí mismos, en sus efectivos, en su
organización y en su propia acción, todas las fuerzas de las cuales tienen
necesidad para libertar el trabajo y realizar sus fines de emancipación
integral.

Lo han comprendido de esta manera todos los que trabajan


sinceramente y de todo corazón por la Revolución social.

Se abusa de este mágico vocablo: "¡revolución!” Se le deshonra en tal


forma que si los anarquistas no estuviesen para conservarle su pura,
elevada, clara y exacta significación, terminaría por ser despojado de su
sentido positivo, como la palabra "República” o el vocablo
“Democracia”.

El advenimiento al poder del Partido Socialista nada tiene de común con


la Revolución, cuyo objeto es y cuyo resultado debe ser la desaparición
de las clases antagónicas y la instauración en común de todas las
riquezas y de todos los medios de producción.

La conquista del poder por el Partido Comunista, la torna de posesión


del Estado por los campesinos y los obreros y la organización de la
dictadura denominada del proletariado sólo son la máscara y la
negación de la Revolución social en lugar de su verdadera faz y
afirmación.

Nadie, ciertamente, puede impedir a los partidos socialistas y


comunistas pretender ser revolucionarios: pero es evidente que no lo
son.

La exactitud de esta aserción ha sido demostrada teóricamente muchas


veces; en el terreno práctico los hechos lo han atestiguado tan
reciamente y tan francamente que es obvio presentar la prueba.
En verdad, sólo son revolucionarios verdaderos, positivos, los
anarquistas, puesto que únicamente ellos no se proponen modificar
más o menos profundamente el estado de cosas actual, y, sobre todo, el
Estado y la Propiedad, sino que están resueltos a suprimir totalmente el
Estado y abolir definitivamente el derecho de Propiedad.

Salta a la vista: entre nuestra revolución que tiende a no dejar subsistir


ninguna de las instituciones presentes de tiranía, de represión, de
explotación, de mentira y de odio, y la revolución preconizada por los
partidos socialistas y comunistas, pseudo-revolución que se limita a
enmendar más o menos estas instituciones y transformarlas en
apariencia y superficie más que en realidad y en profundidad, hay todo
un mundo de diferencias, de oposiciones.

Nos queda señalar nuestros métodos revolucionarios y establecer su


valor.

Tal como nosotros la concebimos, la Revolución Social abarca e implica


necesariamente tres períodos que se suceden metódicamente y se
encadenan cronológicamente:

Primer período: Antes de la Revolución.

Segundo período: Durante la Revolución.

Tercer período: Después de la Revolución.

Es como un drama fabuloso cuya acción comienza en el primer acto,


alcanza en el segundo su punto culminante y decisivo, y en el tercero, su
desenlace.

En materia de Revolución, se atribuye a los anarquistas -¡es menester, si


el proverbio es verdadero, que seamos ricos para que se nos atribuyan
tantas cosas!- yo no sé qué concepción romántica, anticuada y absurda.

He encontrado por centenas, -¡y quién sabe cuántas encontraré


todavía!- gentes que me han dirigido esta pregunta: “Si la Revolución
estallase inesperadamente, ¿qué haríais?” ¡Y era menester ver con que
satisfacción me era espetada esta difícil pregunta!

Y bien, yo no respondo a una pregunta tan absurda. Sí, absurda es esta


pregunta, cuando ella se dirige a los anarquistas. ¡Ah! Yo no concibo que
se la dirijan a los socialistas o a los comunistas. Para ellos, basta que se
apoderen del Poder, que en él permanezcan y la Revolución es un hecho
realizado: sólo hay que establecer la dictadura para defender y
estabilizar el flamante Estado.

AI día siguiente, aparecen como en el pasado, gobernantes y


gobernados; dictadores en ejercicio y una masa de esclavos, altos y
bajos, funcionarios en multitud, burócratas en cantidad, una
muchedumbre de interesados que cuanto menos producen más
zumban y se agitan; otra vez aparece el Estado con sus Leyes, sus
tribunales y sus prisiones, con sus jueces, sus gendarmes, sus
diplomáticos, sus políticos y sus soldados.

En realidad, nada han cambiado excepto la etiqueta y el color: testigos,


Rusia, donde el zar se llama X, Y o Z y los ministros comisarios del
pueblo; donde los espías y los soldados son rojos, donde los agiotistas
hacen su agosto, donde algunos yantan más de lo que han menester,
mientras que la mayoría se ciñe la cintura.

No hay duda que una revolución de este calibre puede estallar


Inesperadamente, por un simple golpe de fuerza diestramente
preparado y felizmente ejecutado.

Pero que se nos diga qué hay de común entre este cambio de etiqueta y
la Revolución Social. Sobre la etiqueta que lleva el frasco leo
claramente: “Estado Obrero y Campesino, dictadura proletaria;
gobierno de los soviets”. Veo claramente todavía que la etiqueta y el
frasco son de color rojo, pero el líquido en el contenido es siempre el
brebaje de servidumbre, de miseria y de mentira.
Nuestra revolución trastocará de abajo a arriba toda la estructura
política, económica y moral, y sobre este derrumbe instaurará un medio
social que asegure a cada individuo el máximo de bienestar y libertad.

Tal resultado -imbécil el que así no lo concibe- presupone un período


preparatorio cuya duración nadie puede fijar, pero del cual es razonable
prever que abarcará cierto tiempo.

Cuando, por una parte, el atolladero político, la incoherencia económica


y los abusos escandalosos de las clases dirigentes hayan llegado al
colmo de la indignación popular; cuando por otra parte la educación de
los trabajadores haya llevado su comprensión al punto de que se harán
conscientes de la incapacidad de la clase burguesa y de la capacidad de
la clase obrera; cuando el proletariado haya reforzado su organización,
multiplicado y fortificado sus agrupaciones de combate; cuando -en fin-,
se haya preparado para, la acción por una serie de luchas: huelgas,
motines, agitaciones de toda naturaleza que alcancen, en ciertos casos,
hasta la insurrección; entonces bastará la gota de agua que hace
desbordar la copa para que la Revolución estalle.

a) Una ruptura cada vez más evidente en el equilibrio político,


económico y .moral del régimen capitalista;

b) Una propaganda activa y perseverante, que estimule la educación


revolucionaria de los trabajadores:

c) Una organización sólida, poderosa, capaz de reunir en el momento


señalado por la gravedad de las circunstancias, todas las tuerzas de
rebelión, constituidas por numerosas y enérgicas agrupaciones:

d) Un proletariado llevado a la acción decisiva por una serie de


desórdenes, de agitaciones, de huelgas, de motines, de insurrecciones;

Reunidas estas condiciones se puede tener la certeza de que una


revolución estallando bajo la influencia de uno de estos
acontecimientos que levantan, arrastran y apasionan a las masas
populares y las precipitan instintivamente, con avasallador empuje
contra el régimen que quieren derribar, no se detendrá a medio camino.

Este movimiento, en el cual los anarquistas se lanzarían los primeros,


con la rapidez, el impulso, la resolución y la valentía que los caracteriza,
y del cual continuarán siendo los animadores, iría hasta el fin, es decir,
hasta la victoria.

Esta fase más o menos larga del drama revolucionario constituiría el


segundo acto; el punto culminante y decisivo.

Sólo finalizará cuando el soplo puro y regenerador de la revolución


libertaria haya destruido todas las instituciones del despotismo, del
robo, de la decadencia intelectual y de la podredumbre moral que se
encuentran en la base de todo régimen social inspirado en el principio
de autoridad.

Esta revolución llevará en sus flancos todos los gérmenes en desarrollo


del nuevo mundo que dará a luz, entre el pánico angustioso de los amos
y la alegría y el entusiasmo de los parias.

Los anarquistas velarán para que no se produzca un aborto: sabrán


sacar provecho de las rudas enseñanzas que implican los movimientos
revolucionarios registrados por la historia. Permanecerán tanto tiempo
como sea menester en estado de permanente insurrección contra las
tentativas de restauración autoritaria: política, económica o moral. No
confiarán a ningún poder la salvaguardia de las conquistas
revolucionarias. Llamarán para defender estas conquistas contra
cualquier dictadura a la multitud -¡por fin!- libertada de la esclavitud.

Permaneciendo siempre, después de la tormenta revolucionaria, como


antes y durante ella, los enemigos irreductibles del principio de
autoridad y de sus nefastas consecuencias, se limitarán a ser los
consejeros, los animadores y los guías de la masa obrera. Orientarán y
sostendrán los primeros pasos de esta multitud en la vía,
definitivamente abierta de la organización libre de la vida social.
Y, estremecida y agitada aún por la batalla apenas terminada y
coronada por la victoria, esta multitud no regateará su confianza a los
anarquistas que, por la audacia en las iniciativas, la intrepidez en la
acción y el ejemplo de su desinterés habrán sido los mejores obreros de
esta victoria.

Sabiendo claramente lo que se quiere a todo precio, y mejor aun, lo que


no se quiere a ninguno, los anarquistas beneficiarán de esta confianza,
de la cual sabrán hacerse dignos, para oponer a toda tentativa de
dominación política o de explotación económica, un frente de batalla
sólido e invencible.

La tarea no se limitará, pues, a la victoria. Consistirá en evitar las


desviaciones y falsas maniobras; se dedicará sobre todo a hacer
inmediatamente posibles y tangibles las ventajas que una verdadera
revolución debe poner a disposición de todos.

Los anarquistas se consagrarán con ardor a inspirar y secundar


vigorosamente los esfuerzos de las masas trabajadoras, buscando en
ellas mismas y encontrando en sus aptitudes naturales, unidas a la
experiencia, las formas superiores de producción fraternal y de reparto
equitativo de las riquezas, cuya única fuente es el trabajo.

La vigilancia de los compañeros no cesará sino cuando todas las


instituciones del autoritarismo hayan definitivamente desaparecido;
sino cuando el amor y la práctica de una vida libre hayan saturado tan
fuertemente al hombre nuevo, que todo retorno ofensivo s las
conspiraciones autoritarias no sea de temer, por su impotencia.

Cuando las masas obreras y campesinas hayan tomado en sus manos


sus propios destinos; cuando, en posesión de su auto-dirección ejerzan
el dominio de sus movimientos, pensamientos y propios sentimientos,
no tardarán en depositar en ellas mismas esta confianza, que en todo
tiempo, los jefes se han esforzado en arrebatarles con la finalidad de
explotar en su provecho la creencia de las multitudes alucinadas y
equivocadas, en la necesidad de la Providencia y los Salvadores.
Entonces, gracias al libre acuerdo y gracias a la convivencia fraternal
que los gobernantes no podrán ya turbar, gracias, en fin, al espíritu de
solidaridad que surgirá naturalmente de la desaparición de las clases y
de la reconciliación de los intereses individuales, se edificará una
estructura social cada vez más bella, más espaciosa, más ventilada, más
luminosa, donde cada uno se instalará según sus deseos y
conveniencias, en la cual todos los humanos gustarán los encantos de la
paz, la dulzura del bienestar, las alegrías o más bien recreos de la
cultura y los beneficios incomparables de la Libertad.

También podría gustarte