Está en la página 1de 2

paciente que se encuentra por diferentes motivos obligado a permanecer inmóvil en

la cama, es necesario asistirlo en actividades de autocuidado y de la vida cotidiana


como: el baño, higiene personal, vestido, alimentación, cuidado del cuerpo, etc.

Es importante prevenir que presente:

 Alteraciones en la circulación sanguínea que desembocan en problemas


como trombosis venosa.
 Mala ventilación pulmonar con retención de secreciones y predisposición a
las infecciones respiratorias (neumonía).
 Pérdida de masa muscular, generando una atrofia y debilidad muscular.
 Rigidez articular.
 Aparición de lesiones en la piel, cuya profundidad puede variar desde una
erosión superficial hasta una afectación más profunda, con riesgo de llegar
hasta el hueso.
RECOMENDACIONES DE CUIDADO
 El aseo corporal alivia el dolor, la rigidez articular, y reduce molestias como el
prurito o comezón, ocasionado por la piel seca, se debe limpiar con una
esponja sumergida en agua tibia jabonosa. El jabón debe ser de pH
neutro, de lo contrario favorecerá la resequedad de la piel.
 Lo ideal es que la cama se haga una vez al día como mínimo, que esté bien
estirada para evitar arrugas, y por supuesto, cada vez que se manchen las
sábanas, hay que cambiarlas. Para el caso de los pacientes incontinentes se
recomienda colocar una sábana impermeable o algún material de plástico.
 Lavar la nariz instilando unas gotas de agua con sal o con una gasa
impregnada en suero salino. Debe cambiarse de gasa para cada fosa nasal.

 El lavado de la boca debe hacerse diariamente con suavidad, aun cuando el


paciente se alimente por otra vía diferente a la oral. En las personas
portadoras de prótesis, retirar las dentaduras y proceder a su limpieza tras
cada comida.
 Al alimentar al paciente, se debe colocarlo elevando la cabecera de la cama o
colocando almohadas para que apoye la espalda.
 La dieta deber ser variada, rica en proteínas, vitaminas y minerales que
faciliten la regeneración de los tejidos. En ocasiones se precisa un aporte
nutricional complementario.
 El consumo de líquidos debe ser 1,5 a 2 litros al día como mínimo, salvo que
existan contraindicaciones reseñadas por el médico.
 El paciente no debe acostarse inmediatamente después de comer, con el fin
de evitar reflujos de jugo gástrico. Solo puede hacerlo, hasta pasados 30
minutos después de la ingesta.
AUTOCUIDADO PARA EL CUIDADOR
 Mantener siempre posturas adecuadas para prevenir lesiones de columna.
 Tener dos o más cuidadores por paciente con el fin de rotar y repartir las
cargas.
 Procurar dormir períodos de tiempo adecuados, que permitan el descanso.
Los cuidados dependerán del estado general y mental del enfermo. En general se
intenta mantener la capacidad funcional, evitar complicaciones y lograr una buena
calidad de vida, con comodidad y afecto.

También podría gustarte