Está en la página 1de 2

El burro

Reglas del juego

1. Uno de los participantes se encarga de mezclar las cartas y, a continuación,


dar tres cartas a cada jugador. El montón restante queda en el centro de la
mesa.
2. Al jugador que se encuentra a la derecha de quien ha repartido le
corresponde iniciar la ronda, poniendo una de sus cartas sobre la mesa. A
continuación, el resto de los jugadores debe tirar, en su turno, una carta del
mismo palo. (En España los juegos de cartas se realizan en el sentido
contrario al de las agujas de reloj, es decir, de izquierda a derecha). Si algún
jugador no tiene ninguna carta de ese palo, debe coger todas las cartas del
montón que sean necesarias hasta que le salga la primera carta del palo
requerido, que pondrá sobre la mesa.
3. El jugador que haya tirado la carta más alta (el 2 es la carta más baja; el as,
la más alta) gana esta ronda, y es ahora quien decide el palo de la siguiente.
4. Se repite el procedimiento hasta que se acabe con todas las cartas del
montón. Cuando esto ocurra, el jugador que no tenga ninguna carta del palo
requerido deberá coger de la mesa todas las cartas que hayan tirado los
jugadores anteriores.
5. Gana la partida el primer jugador que consiga deshacerse de todas sus
cartas. Aun así, el juego continúa hasta que todos los jugadores, salvo uno,
se queden sin cartas. Este último es el perdedor.
El bobo
Reglas del juego

1. Uno de los participantes se encarga de retirar un as del mazo (cualquiera de


ellos, salvo el de oros), mezclar las cartas y, a continuación, repartirlas entre
el resto de jugadores.
2. Una vez repartidas, cada jugador toma sus cartas, hace todas las parejas
posibles de cartas con el mismo número (salvo el uno o as de oros, que no
puede formar pareja con los otros ases), y se descarta de ellas, hasta
quedarse solo con las que no hacen par.
3. A continuación, el jugador que ha repartido las cartas se las ofrece a quien
se encuentra a su derecha para que coja una. (En España los juegos de
cartas se realizan en el sentido contrario al de las agujas de reloj, es decir,
de izquierda a derecha). La cara de las cartas debe estar a la vista de quien
las ofrece, y ocultas a quien coge una. Si este último ve que la carta que ha
cogido hace par con alguna de las que tiene en la mano, se deshace de
ambas. En el caso de que con ello se deshaga de todas sus cartas, el jugador
en cuestión se retira.
4. Se repite el mismo procedimiento con el siguiente jugador (siempre hacia la
derecha), quien, del mismo modo, debe coger a ciegas una carta de la mano
del jugador anterior.
5. El juego termina cuando el último jugador en descartarse se queda
únicamente con el as de oros (el bobo).

*Variante: también se puede jugar retirando una carta a ciegas al principio del
juego, de modo que los participantes no sepan cuál es el bobo hasta no
percatarse de que una de las cartas no hace pareja con ninguna otra.

También podría gustarte