Está en la página 1de 9

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL P.P.P RELACIONES INTERIORES, JUSTICIA Y PAZ


MINISTERIO DEL P.P.P LA EDUC. UNIV., CIENCIA Y TECNOLOGIA
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LA SEGURIDAD
ACADEMIA NACIONAL DEL C.I.C.P.C
CENTRO DE FORMACION GUARICO
PNF INV. PENAL COHORTE 1RA AMBIENTE 1

U.C INVESTIGACION PENAL


FACILITADOR: ANDERSON RIVAS

INTEGRANTES
Arcia Irania, V-23.731.185
Bolívar Oswaldo, V-21.337.625
Hernández Jhon, V- 23.951.901
Jiménez Anderson, V- 23.792.648
Márquez Daniel, V-21.445.523
Oronoz Carlos, V- 21.235. 319
Lara Jesús, V- 23.951.882

ANALISIS SOBRE MOVIL DEL HECHO Y MODUS OPERANDI

En el derecho penal el móvil del hecho se puede definir como, motivación que

desencadena el acto criminal. En derecho penal, el móvil es el motivo que lleva a

una persona a cometer el crimen, sea por:

 por venganza

 por envidia
 para compensar un complejo de inferioridad

 por contenido erótico (o sexual)

 para compensar una carencia afectiva

 por falta de madures afectiva

 para compensar una carencia económica o privación económica inmediata.

 para imitar un personaje o delincuente famoso.

Ahora bien, el modus operandi, se puede definir como, los pasos y los

procedimientos que un sujeto o un conjunto de individuos ejecutan con la

intención de lograr algo, es decir, las pautas que suele seguir un delincuente para

cometer un delito. En otras palabras, el modus operandi en un hecho criminal es el

conjunto de pautas de comportamiento y actuación de un delincuente contra su

víctima en un tiempo y lugar determinados y a lo largo de sus diferentes crímenes.

El estudio de las características, métodos y armas empleadas, definen e

individualizan el perfil de asesino y por lo tanto son utilizadas para su

identificación y posterior captura y procesamiento.

El investigador penal con la utilización de sus métodos y técnicas, apoyándose

en lo que es la criminalística, criminología, medicina forense, psicología y

sociología criminal; podrá evaluar los aspectos que conforman el modus operandi

en un hecho criminal.

Teniendo en cuenta estas definiciones, trataremos un poco sobre lo que es el

delito, sus elementos, tipos y los aportes de la medicina legal en la identificación e

individualización del delito.


En consecuencia, cuando hablamos de "delito" podemos hablar de un acto

enteramente individual y voluntario, porque se demuestra que no interviene o

participa en ello la "voluntad" de los demás.

Según el artículo 1 del Código Penal Venezolano, se puede definir el delito,

como el hecho que la ley prohíbe con la amenaza de la imposición de una pena.

En consecuencia, delito es toda conducta que el legislador sanciona con una pena,

por tanto, es consecuencia directa del principio de legalidad penal, que establece

el “nullum crimen sine lege”, que rige el moderno derecho penal.

Pues el delito es propiamente la violación de la ley penal, para ser más

exactos, la infracción de una orden o prohibición impuesta por la ley; en

consecuencia, delito será todo hecho al cual el ordenamiento jurídico penal le

adscribe como consecuencia, una pena. Impuesta claro está, por la autoridad

judicial luego de cumplido con todas las exigencias que impone el debido proceso.

Con relación a los elementos del delito, tenemos que estos son:

 La acción

 La tipicidad

 Antijuricidad

 Culpabilidad

 Imputabilidad

 Punibilidad
La acción, es la manifestación de voluntad de una conducta externa que puede

ser positiva como negativa, humana, voluntaria y que produce cambios en el

mundo exterior, es decir, es el elemento básico del delito, consistente en el

comportamiento humano, manifestado mediante una acción, hecho, acto o

actividad de carácter voluntario, activo o negativo que produce un resultado.

La conducta puede manifestarse de dos formas: A través de una acción o de

una omisión.

A través de una acción. Consiste en actuar o hacer, es un hecho positivo que

implica que el agente lleva a cabo uno o varios movimientos corporales y comete

la infracción a la ley por sí mismo o por medio de instrumentos, animales,

mecanismos e incluso de personas. La conducta se puede realizar por un acto o

varios. Por ejemplo, para matar a una persona, el agente realiza las siguientes

conductas: comprar la sustancia letal, preparar la bebida, invitar a la víctima a su

casa y darle de beber el brebaje.

A través de una omisión, consiste en realizar una conducta típica con

abstención de actuar, esto es, no hacer o dejar de hacer. Constituye la forma

negativa del comportamiento. Es la inactividad voluntaria cuando la norma penal

impone el deber de ejecutar un hecho determinado. Si no se tiene el deber de

obrar no existe omisión ni delito alguno. La omisión presupone la existencia de

una norma que imponga la acción omitida.

La tipicidad, es una relación de perfecta adecuación entre un acto de la vida

real y una norma jurídica. El delito debe encausar, debe estar tipificado el código
penal. es un indicio para el encuadramiento del delito que se presume, por lo que

con su existir se vislumbra una conducta antijurídica, es decir, que no todo indicio

de una conducta típica es indiciaria de un delito, ya que deben concurrir los otros

elementos del delito. Debemos tomar en cuenta que no debemos confundir la

tipicidad con el tipo penal, el tipo penal es una figura que resulta de la

imaginación del legislador; es la averiguación que sobre una conducta se efectúa

para saber si presenta los caracteres imaginados por el legislador, y la tipicidad es

el resultado afirmativo de ese juicio.

La antijuricidad, la podemos entender como la relación de contradicción entre

el acto de la vida real y las normas objetivas del derecho positivo. La

Antijuridicidad, es pues, el choque de la conducta con el orden jurídico, entendido

no sólo como un orden normativo (antinormatividad), sino como un orden

normativo y de preceptos permisivos. En la legislación venezolana podemos

encontrar claramente definidos los actos que no son punibles:

“Artículo 65 del Código Penal: No es punible: 1) El que obra en

cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo de un derecho, autoridad,

oficio o cargo, sin traspasar los límites legales. 2) El que obra en virtud de

obediencia legítima y debida. En este caso, si el hecho ejecutado constituye

delito o falta, la pena correspondiente se le impondrá al que resultare haber

dado la orden ilegal. 3) El que obra en defensa de propia persona o derecho,

siempre que concurran las circunstancias siguientes: Agresión ilegitima por

parte del que resulta ofendido por el hecho; necesidad del medio empleado
para impedirla o repelerla; Falta de provocación suficiente de parte del que

pretenda haber obrado en defensa propia.”

La culpabilidad, se entiende como el nexo intelectual y emocional que liga al

sujeto con su acto, o también el conjunto de presupuestos que fundamentan la

reprochabilidad personal con la conducta antijurídica, es decir, está dada, por el

conjunto de presupuestos (que son presupuestos de hecho) que viene siendo el

hecho que se le señala a la persona.

La imputabilidad, es la capacidad de entender y querer, es decir, es el conjunto

de coincidencias de hecho y circunstancias de derecho en torno a un acto ilícito

que hacen que un individuo sea efectivamente señalado como sujeto activo del

delito. Para ser culpable un sujeto, precisa que antes sea imputable; si en la

culpabilidad intervienen el conocimiento y la voluntad, se requiere la posibilidad

de ejercer esas facultades. Para que el individuo conozca la ilicitud de su acto y

quiera realizarlo, debe tener la capacidad de entender y querer. La actitud

intelectual y volitiva constituye el presupuesto necesario de la culpabilidad.

La punibilidad, es aquella que supone la imposición de una pena cuando

estamos en presencia de los demás elementos del delito (tipicidad, antijuridicidad,

culpabilidad). La pena, restricción a un derecho fundamental como puede ser el

derecho a la libertad. Cuando un hecho sea típico, injusto y culpable, la

consecuencia evidente será la aplicación de una pena.


Ahora bien, ya hablado sobre los elementos del delito, es de vital importancia

también conocer sus tipos desde el punto de vista de la teoría del delito, así como

los tipos que contempla la legislación venezolana. Entre estos tenemos:

Según sus formas de culpabilidad, tenemos: Delito doloso, que es cuando el

autor del crimen lo comete a conciencia de lo que hacía, pues no fue un acto

accidental, si no premeditado, es decir con intención. Delito culposo o

imprudente, que trata cuando el delincuente no quiso cometer el crimen, pero sin

embargo lo hizo debido a su imprudencia u otras condiciones atenuantes. Delito

preterintencional, es decir, que quien cometió el crimen aspiraba a un hecho de

menor envergadura, como por ejemplo una pelea, este decide golpear a la persona

y sin querer lo mata.

Según la acción cometida: Delito por comisión que ocurre cuando el

delincuente es responsable de la acción; Delito por omisión, cuando es por

inacción del delincuente.

Según el delincuente: Delito especial, que es cuando lo pudo haber cometido

alguien con alguna posición privilegiada, y delito común, cuando es cometido por

cualquier ciudadano.

Según el daño que causan: Delito de lesión, es decir cuando existe un daño

apreciable a la persona y sus bienes; delito de peligro, cuando se expuso a un daño

posible a un bien jurídico o una persona y delito de resultado, que es aquel que

requiere de una conducta llevada a cabo y de esta se obtengan resultados.


De acuerdo a los tipos de delitos según como los agrupa la legislación

venezolana tenemos:

 Delitos contra la independencia y la seguridad de la nación, entre estos

tenemos; traición a la patria, atentado a la república, espionaje político

militar, conspiración contra la forma política, entre otros

 Delitos contra la libertad, entre los cuales tenemos: reducción a la

esclavitud, perturbación de ceremonias religiosas y violación contra las

libertades políticas.

 Delitos contra la administración de justicia, como lo son: simulación de

hecho punible, calumnia, falso testimonio, fuga de detenidos,

encubrimiento, entre otros.

 Delitos contra el orden público, como lo es la fabricación, comercio,

detentación y porte de arma, agavillamiento, excitación a la guerra civil,

desobediencia a la autoridad, entre otros.

 Delitos contra la fe pública, entre los cuales tenemos, falsificación de la

moneda, falsificación de documentos de identidad, de actas, documentos,

pasaportes, entre otros.

 Delitos contra la conservación de los intereses públicos y privados, entre

los cuales tenemos, incendio, participación en explosión, provocación de

naufragio, daños al servicio ferroviario, entre otros.

 Delitos contra las buenas costumbres y el buen orden de la familia; la

violación, la seducción, la prostitución, actos carnales, actos lascivos, el

adulterio, la bigamia, entre otros.


 Delitos contra las personas, como lo es el homicidio, lesiones, aborto

provocado, difamación, entre otros

 Delitos contra la propiedad, entre los cuales tenemos, el robo, el hurto, la

extorsión, el secuestro, entre otros.

Con respecto a el aporte de la medicina legal en la identificación e

individualización del delito pues tenemos que contribuye en aportar y facilitar el

apoyo en la administración de justicia y todas aquellas actividades judiciales en

las que sea requerida, asi como a el investigador y a el Ministerio Público en el

esclarecimiento de la verdad en un caso específico (delito), es decir a través de

esta se aportan dictámenes periciales sobre determinado aspecto que se encuentre

sometido a litigio; para ser más claro y preciso tiene como función esencial

proporcionar las pruebas periciales, científicas y técnicas necesarias para una

correcta administración de justicia, dentro del marco legal vigente, y sobre todo

bajo los principios de ética, imparcialidad, honestidad, calidad y prontitud, con

una constante de servicio y responsabilidad social. Puede calificarse como una

herramienta útil y muy importante en el esclarecimiento de la verdad real de los

hechos que constituyen delitos.