Está en la página 1de 14

La Almudena y el Folklore Cusqueño

31 de mayo de 2017 ·

HISTORIA DE LA MAMACHA BELEN.

Hacia mediados del siglo XVI, pescadores del pueblo de San Miguel en Lima hallaron flotando plácidamente sobre las
aguas del mar chalaco una caja de madera de grandes proporciones. La llevaron con la mayor presteza a la orilla, para
abrirla y examinar su contenido. Cuál sería su regocijo al depararse con una hermosa talla representando a la Virgen
María. Junto a ella había un sobre con un escrito que a la letra decía: “Imagen de Nuestra Señora de Belén para la
Ciudad del Cuzco”.

El suceso corrió de boca en boca. Ante las voces de “milagro”, tanto el Virrey como el Arzobispo tomaron cartas en el
asunto, y luego de investigar lo ocurrido resolvieron remitir aquel hermosísimo tesoro a la Ciudad Imperial. Al llegar la
imagen al Cusco la alegría no fue menor, y por disposición del Señor Obispo se echaron las suertes para determinar cuál
sería el templo que le guardaría. Al salir electa la iglesia de los Reyes Magos, ésta cambió a partir de entonces su nombre
por el de Nuestra Señora de Belén, en testimonio por tan gran dicha.

Algún tiempo después, durante una fuerte sequía que asoló aquella pródiga tierra, la ciudad que la había jurado como
Patrona resolvió invocar la piedad de tan dulce Señora. Por tal motivo fue sacada en procesión. Ya de regreso a su
templo, se desató una abundante lluvia que cubrió a todos de felicidad.

La Virgen fue Coronada Canonicamente el 8 de Diciembre de 1933, como Reina de la Ciudad del Cuzco, recibió la Corona
de manos de Monseñor Pedro Pascual Farfán, Arzobispo de Lima, delegado Papal para la Coronación. Asi mismo como
Reyna y Patrona Jurada de la ciudad se solia celebrar su festividad por todo lo alto el ultimo domingo del mes de Enero,
pero con los años se resolvió agasajarla en su fecha correspondiente que es el 20 de Enero de cada año.

UN PACTO MUY OSCURO EN EL CEMENTERIO DE LA ALMUDENA

En el año 1879 estando el Cusco en plena época republicana, habitaba en esta ciudad un joven de 20años llamado
Bonifacio, un muchacho huérfano de padre y madre quien desde muy niño tuvo que trabajar para sobrevivir en esta
ciudad. El cementerio de la Almudena ya existía en esos años y muchos difuntos de las familias más ilustres del Cusco
eran enterrados ahí, precisamente Bonifacio se dedicaba a dar mantenimiento a las tumbas y nichos del cementerio por
lo cual recibía una propina que le permitía cubrir algunos gastos básicos pero seguía inmerso en la pobreza, él veía que
existían personas y familias muy adineradas que a sus muertos llenaban de ofrendas y regalos lo cual le hacía notar que
la vida no era justa y es por eso que no creía en Dios. Una tarde después de culminar sus labores de mantenimiento en el
cementerio, Bonifacio quedó muy cansado y decidió tomar una siesta sobre una de las tumbas del campo santo,
seguramente su jornada de trabajo fue muy agotadora que el muchacho quedó profundamente dormido hasta que unos
ruidos extraños lo despertaron y cuando eso sucedió se dio cuenta que ya había oscurecido y él aún estaba dentro del
cementerio, lo cual tampoco le causó ningún temor puesto que su incredulidad le hacía pensar que en esta vida no
existía nada por lo que se pueda sentir miedo. Bonifacio se levantó y caminaba en la oscuridad queriendo encontrar la
salida y sin darse cuenta llego a las espaldas del Templo de la Almudena donde vió a un hombre de ojos muy brillantes y
con un extraño atuendo de color rojo rondando entre las tumbas que por ahí se encontraban, el muchacho sin sentir
temor alguno se le acercó y le preguntó al extraño hombre “¿Qué estas haciendo?” y el otro respondió “Ando en busca
de almas que me puedan servir”, Bonifacio le dijo “las almas NO existen” a lo que el extraño hombre respondió “Las
almas SI existen y son muy valiosas para mí, muchas de esas almas están aquí en el cementerio, por eso vengo a
buscarlas pero ninguna quiere irse conmigo a pesar que yo estoy dispuesto a ofrecerles todo lo que nunca han tenido”,
Bonifacio preguntó al extraño ser “¿Tú crees que yo tengo un alma?”, el hombre de ojos brillantes le dice “Yo estoy
dispuesto a darte todo lo que tu desees si me entregas tu alma”, el muchacho muy incrédulo de lo que sucedía le dijo “Si
tú me das una casa, mucha comida y mucho dinero sin necesidad de trabajar yo estoy dispuesto a darte mi alma cuando
yo cumpla 30años”. El extraño ser pensó en lo que un muchacho de 20años pudiera hacer teniendo riquezas,
seguramente alcohol, mujeres, despilfarro, perdición y muy contento le respondió al muchacho “Te daré todo lo que me
pides y en 10años TU ALMA SERÁ MIA”, de esta manera Bonifacio había firmado un pacto con el mismo diablo.

Los días pasaron y de acuerdo a lo pactado la suerte de Bonifacio cambió completamente, la suerte le había sonreído, la
bonanza finalmente llegó a su vida, comenzó a tener mucho dinero, compró una casa, nunca le faltó la comida, la gente
no sabía quién era ese muchacho que siendo solo y tan joven era dueño de tanta riqueza, ni tampoco sabían de dónde
provenía la misma. Bonifacio dejó de trabajar porque no le hacía falta, al principio se sentía muy bien, pero con el pasar
del tiempo llegó a extrañar las actividades que realizaba, todas las mañanas salía de su casa y se iba a caminar por los
alrededores del cementerio, muchas veces pasó por la puerta del Templo de la Almudena pero nunca se atrevió a
entrar, pudo ver a muchas personas que acudían a ese Templo, algunos entraban con angustia, con necesidad, otros en
busca de algún tipo de ayuda, notaba que en su mayoría se trataba de gente pobre (como él había sido en algún
momento). Bonifacio comenzó a preguntar a esas personas por que entraban ahí, ¿Qué cosa necesitaban? Pues
acordándose de las necesidades que él tuvo en algún momento comenzó a ayudar a esas personas otorgándoles
comida, otorgándoles un lugar donde dormir, otorgándoles dinero que puedan necesitar para aliviarse de algún mal. La
actitud que Bonifacio había tenido fue muy contraria a lo que el diablo esperaba, el joven decidió utilizar su riqueza en
beneficio de los demás. Muchas personas acudían a él para agradecerle por su ayuda y le decían “Nuestra mamita de
Almudena nos ha escuchado y seguro ella te ha enviado para ayudarnos, le rezaremos a ella para que te cuide y proteja
porque eres alguien muy bueno”. En un inicio Bonifacio no tomaba importancia a las palabras de la gente, solo se sentía
bien ayudándolos, pero el tiempo fue pasando muy rápido, el plazo estaba por cumplirse y Bonifacio todas las noches
tenia sueños perturbadores donde el diablo le decía “falta muy poco para que seas mío” “tu alma estará a mi servicio”
“Fuiste un tonto ayudando a esa gente” “Debiste haber gastado ese dinero en diversiones, en lujos, en cosas que valgan
la pena” “AHORA te toca pagar” “lo único que deseo es tu alma”, es recién ahí que Bonifacio se fue dando cuenta del
gravísimo error que había cometido.

Finalmente el plazo se había cumplido, 10 años pasaron y Bonifacio tenía que acudir donde tan despreciable y maligno
ser, el encuentro seria en el mismo lugar donde se hizo el pacto, en el cementerio exactamente a espaldas del Templo
de la Almudena, nunca antes había sentido miedo, era su obligación cumplir con el pacto, mientras acudía a su destino
su corazón latía cada vez más fuerte, sus manos temblaban, el remordimiento en su conciencia lo atormentaba, al
mismo tiempo sentía que alguien lo seguía, volteó para atrás y le pareció haber visto a una mujer de atuendos muy
humildes tras de él, tenía que continuar sin distracciones y de una vez cumplir con su promesa y aceptar el cruel destino
que sin darse cuenta había elegido, un destino tormentoso y lleno de sufrimiento.

Al llegar a su encuentro con el demonio, éste se alegró de verlo y cuando estaba a punto de arrebatarle el alma se dio
cuenta que alguien estaba detrás de Bonifacio, inmediatamente los ojos del demonio se llenaron de espanto y dijo “Con
ella no puedo, quédate con tu alma, aléjate de mí” y desapareció. Bonifacio no podía creer lo que sucedía, al voltear vio
nuevamente a la mujer que parecía seguirle, ella se le acercó y dijo “Dios te ha salvado por que mostraste caridad con el
prójimo” “entrega tu alma a Dios y solo así podrás encontrar paz en tu corazón” “gracias por ayudar a tus hermanos en
momentos de necesidad”.

Bonifacio en ese mismo momento decidió entregar su alma a Dios, su corazón se llenó de paz y al salir del Cementerio
entró en el Templo de la Almudena (donde nunca antes había entrado) y pudo ver en el altar mayor la imagen de la
mujer que lo había ayudado, era ella sin duda, era la Virgen de la Natividad quien había intercedido por él ante Dios y
pudo salvarlo de las manos del diablo. Desde ese entonces no hubo hombre más fiel y devoto de Nuestra Señora de la
Almudena.
ENTRADA DE CORPUS

Curioso y jocoso es el “folklore” de nuestra tierra el Cusco. Se acerca la festividad del Corpus Christi donde los
protagonistas son nuestros santos y virgenes de quienes se teje una serie de historias donde ellos cobran vida y
adquieren un comportamiento digno de una sociedad terrenal.

Es miércoles en nuestra imperial ciudad del Cusco, pero no es un miércoles cualquiera, es un dia especial y en el antiguo
barrio de Q’armenq’a esta la Mamacha Santa Ana presurosa preparando la chicha de jora puesto que desde muy lejos
esta viniendo el doctor San Jeronimo de visita al Cusco para saludar a la Mamacha Belen en Santa Clara, él es muy
exigente y la chicha debe salir muy bien, a pesar que Santa Ana es una experta en la elaboración de esta bebida
ancestral, se esmera mucho mas para que el doctor quede a gusto.

Mientras Santa Ana prepara la chicha hay alguien que la observa a escondidas, se trata de su vecino de Colcampata
llamado Cristobal, por el olor él sabe lo que mamacha Santa Ana esta haciendo y para Cristobal no existe nada mas
delicioso que la chicha preparada por ella, pero lamentablemente no tiene el dinero suficiente para poder pagar su
precio.

Desde Poroy también viene al Cusco Santa Barbara la joven doncella que antes de llegar al centro de la ciudad entra de
visita al barrio de Qarmenqa puesto que ahí se encuentra Santa Ana quien la protege y cuida del asecho y galantería de
aquellos santos solteros que admiran su juventud y pretenden cortejarla(Santiago es uno de ellos). Con humildad ambas
se arreglan para ingresar al centro de la ciudad y evitar las criticas de aquellas enjoyadas y pomposas como son la
Mamacha Belen y la Mamá Puri.

Una vez listas para salir rumbo al centro, Santa Ana va en busca de la chicha que habia preparado para el doctor pero se
da con la sorpresa que sus recipientes estan vacios, alguien se habia tomado toda la chicha. Le causó sorpresa y con
mucha vergüenza tuvo que ir al centro de la ciudad, que cosa dirá el doctor cuando sepa que no hay chicha ☹.

Ya llegando al centro de la ciudad y de manera sospechosa ambas Santas logran ver al vecino de Colcampata llegar al
centro tambaleándose totalmente borracho, no había duda alguna, era San Cristóbal quien se había tomado toda la
chicha de Santa Ana. El doctor San Jeronimo llegó muy cansado al centro de la ciudad y lamentablemente no había
chicha para calmar su sed despues de tremenda carrera que tuvo con San Sebastian. Ni Santa Ana ni Santa Barbara
tienen el dinero ni el tiempo para llegar al centro de la ciudad enjoyadas y bien vestidas, siempre se han distinguido por
su sencillez y humildad, eso era algo que molestaba e incomodaba a la Mamacha Belen quien veía con muy buenos ojos
a su amiguísima la Mama Puri, tan elegante y enjoyada como ella y al mirar a Santa Barbara lo hacia con desprecio
puesto que no estaba vestida para la ocasión y Santa Barbara se limitaba a decirle “Yo seré pobre pero soy muy
honrada”, y Santa Ana en voz alta hacia el comentario “Ojalá que escuche bien la millonaria, nosotras somos pobres
pero honradas”, a lo que la mamacha Belen responde “Que tan honrada puede ser alguien tan vieja y sola que anda
cargando a su wawa”.

Entre tantas discusiones ven pasar a San Antonio corriendo con rumbo al mercado de San Pedro, todos creen que va a
recibir las llaves de la Catedral, pero en realidad va muy preocupado puesto que su chanchito ha desparecido y quizás
haya por ahí alguna q’uchinera (comerciante de carne de cerdo) desalmada que pretenda comercializar a su fiel amigo.

Finalmente, elegantes o no todos los santos se van juntando y acuden al llamado del Taytacha de los Temblores quien
como todos los años los cita en la Catedral para el Corpus Christi y rindan cuentas del comportamiento de los cusqueños
para que sean castigados o bendecidos por sus actos

1ro de MAYO - Entronizacion de la Virgen de la Almudena.


En el año de 1680, exisitia en el Cusco el barrio denominado "Chimba" cuyo nombre en la epoca del incanato fue
"Kayaocachi" y con la llegada de Monseñor Manuel de Mollinedo y Angulo llegó a llamarse "Almudena" por la siguiente
razón:

En esos años toda la poblacion que habitaba esta zona pertenecía a la jurisdiccion del Templo de San Pedro, pero
muchos de ellos no podian acudir a tiempo a los acontecimientos eclesiasticos por la distancia y por el rio que los
separaba (Chunchullmayo - rio de tripas), es ahi que el pueblo solicita la construccion de una nueva parroquia en esta
parte de la ciudad, oportunidad que aprovechó el Mecenas del Cusco Manuel de Mollinedo y Angulo (Obispo del Cusco
en ese entonces) para construir una parroquia en honor a la advocacion mariana mas importante de España y de la cual
él era muy devoto, nos referimos a la Virgen de la Almudena. Finalmente concluye la construccion de esta nueva
parroquia y se ordena colocar en el trono central la imagen de la virgen de la Natividad. Es el 01 de Mayo de 1686 que se
inaugura la parroquia de la Almudena y se resguarda la hermosa imagen realizada por Juan Thomas Tuyro Tupac la cual
lleva una astilla en el cuerpo, una astilla que pertenece a la imagen original de la Virgen de la Almudena de Madrid. De
esta manera la zona de Kayaocachi, llamado despues Chimba y ahora conocido como el barrio de la Almudena tiene su
parroquia en honor a la Virgen de la Natividad.

Cabe mencionar que la Natividad de la Almudena lleva consigo un rostro bastante andino y NO español como debiera
ser, y mas aun lleva al niño en brazos como lo hace la mujer andina en el Cusco.

SANTISIMA VIRGEN PURIFICADA Y SU SIGNIFICADO ANDINO

Como cusqueños y herederos de una gran riqueza cultural tenemos el deber de recordar y transmitir la manera como
nuestros antepasados incas han tratado de mantener vigente el respeto a los Apus sin desmerecer el valioso significado
que tienen nuestros Santos y Virgenes protectores del Cusco.

Durante la epoca colonial y con motivo de evangelizar a los indígenas quechuas llega al Cusco la hermosa imagen de la
Santisima Virgen Purificada la cual por su belleza y esplendor gána admiración en los antiguos cusqueños, hecho que
aprovechan los españoles para darles a conocer el significado de la Virgen Maria la madre de nuestro señor Jesucristo.
Sin embargo los quechuas de ese entonces a pesar de ser cautivados por la imagen de la santísima virgen aun mantenian
vivo el respeto por los Apus y es aquí que tenemos que hablar de uno de los Apus mas importantes del valle del Cusco.
Mama Simona es una montaña ubicada en la parte nor-oeste de la ciudad del Cusco, esta montaña es fácil de distinguir
puesto que es la mas alta y sobresaliente entre las demás, su veneración surge cuando los quechuas se dan cuenta que
en cada amanecer los primeros rayos del sol que iluminan el dia caian sobre el Mama Simona antes que caigan en
cualquier otro lugar y por esta razón este Apu se consideraba bendecido y digno de veneración. La belleza, brillo y
esplendor de la Virgen Purificada hace recordar a los antiguos quechuas la imponencia del Apu Mama Simona, es ahí
que nace la idea de colocar a la Virgen Purificada sobre andas muy elevadas (la mas alta entre todos los santos y
vírgenes del corpus), le colocan mantos en forma triangular asemejándola a la montaña y también se le coloca la
sombrilla que solo era digno de colocar sobre la Coya del incanato. De esta manera surge una nueva visión religiosa en
nuestro Cusco, mientras los españoles veneran a la Santisima Virgen Maria, los indígenas quechuas veneraban al Apu
Mama Simona, ambos significados dignos de respeto y admiración.

Hoy en dia la Santisima virgen Purificada o la Mama Puri como la conocemos habita en Cusco y mantiene viva la gran
herencia hispano-andina que representa.

MAMACHA BELEN Y SU SIGNIFICADO ANDINO.

Como cusqueños y herederos de una gran riqueza cultural tenemos el deber de recordar y transmitir la manera como
nuestros antepasados incas han tratado de mantener vigente el respeto a los Apus sin desmerecer el valioso significado
que tienen nuestros Santos y Virgenes protectores del Cusco.
Durante la epoca colonial llega al Cusco la hermosa imagen de Nuestra Señora de Belen, representacion que es
designada para la parroquia de "Los Reyes Magos", una parroquia que en ese entonces era habitada por pobladores
100% quechuas. Es asi que los españoles y su afan de evangelizar les dan a conocer el significado de la Virgen Maria la
madre de nuestro señor Jesucristo. Sin embargo los quechuas de ese entonces aun mantenian vivo el respeto por los
Apus y es por eso que para no olvidar su veneracion le colocan a la Mamacha Belen sus mantos en forma triangular
asemejandola a una montaña, con bordados extraordinarios que representan la flora de nuestra region y tambien le
colocan la sombrilla protectora que en la epoca de los incas tambien se le colocaba a la Coya, pues mientras los
españoles veneraban a la Virgen Maria, los indigenas quechuas veian una montaña sagrada pues segun las creencias
andinas la Mamacha Belen representa al Apu Mama Anawarque, una de las montañas que rodean el Valle del Cusco
ubicado en la zona de Mairasco, segun la creencia de los antiguos indigenas es en esa montaña que descanza el espiritu
de Mama Ocllo (La gran fundadora del Cusco), es por ello tambien que con mucha felicidad los antiguos cusqueños han
reconocido a la Mamacha Belen como la Patrona Jurada del Cusco.

HISTORIA DEL TAYTACHA DE LOS TEMBLORES.


La ciudad del Cusco guarda grandes riquezas histórico-culturales y uno de los principales tesoros que guardamos los
cusqueños es la imagen de nuestro Taytacha de los Temblores a quien como todos los años rendimos homenaje el
último domingo del mes de Octubre. Es importante conocer la historia de nuestro Patrón Jurado del Cusco la cual
mostramos a continuación:
El año de 1620, período del Rey Felipe II en España, escucha que los antiguos quechuas seguían rindiendo culto al Tayta
Inti, y se preguntaba el ¿Por qué sucede eso? Quizás la gente de esas tierras necesita conocer el sacrificio que hizo
nuestro señor Jesucristo por salvarnos de la desgracia y el pecado. Inmediatamente el monarca mandó esculpir en
Sevilla la imagen de un Santo Cristo de gran talla y belleza la cual concluida debía ser enviada al Virreinato del Perú,
asegurada en un arca y afianzada en la cubierta de una nave destinada a cruzar el mar y llegar al puerto del Callao, desde
donde sería trasladada a la ciudad del Cusco.
Pero resulta que en alta mar, la embarcación sufrió amenazantes tormentas y los sacerdotes comisionados, en su
desesperación, sacaron del baúl al Santo Cristo, lo aseguraron al trinquete mayor e imploraron piedad y clemencia para
que detuviera la cólera del mar y así fue. Se sosegaron las aguas, cedió el viento y en gratitud por su mediación
salvadora le llamaron SEÑOR DE LAS TORMENTAS.
Una vez en el puerto del Callao, la imagen fue transportada al Cusco, dentro de la comitiva encargada de hacer llegar la
imagen al Cusco habían muchos quechuas quienes escucharon del milagro sucitado en altamar en beneficio de
sacerdotes y españoles, es por eso que al pasar por la Villa de Mollepata (Anta – Cusco) aseguraban que la imagen se
había tornado muy pesada y quizás era deseo de la imagen quedarse en el lugar. En realidad los quechuas NO estaban
dispuestos a recibir en el Cusco al salvador de los españoles, pues por el contrario los quechuas necesitaban una deidad
que los proteja a ellos de todo el abuso y crueldad de los españoles. ¿Cómo sería posible eso? Surge la idea de realizar
otra imagen del cristo crucificado, pero éste cristo protegería a los quechuas de todas las desgracias que estaban
atravesando y en su elaboración utilizaron la técnica del "T'eque cusqueño" en base a maguey (agave americana) y
moldeado en pergamino de llama colocando en su interior diferentes representaciones andinas y por el exterior
mantenía un color cobrizo y facciones que les permitía a los quechuas reconocer su sufrimiento en la divina imagen.
La imagen enviada desde España se queda en Mollepata y hasta el día de hoy lo conocemos como Señor de exaltación
de Mollepata.
La grandiosa obra hecha por los indígenas quechuas a base de materiales otorgados por la PachaMama, imagen que
recibió la bendición del Dios Wiracocha y del Tayta Inti y cuya misión fuese proteger a los quechuas de todo mal
finalmente llegó al Cusco y fue acogido en la Basílica Catedral. A su llegada la imagen fue admirada y querida por todos
los pobladores de la ciudad incluyendo a los descendientes de los españoles y a los propios quechuas y lo llamaron
Cristo de la Buena Muerte.
A finales del mes de marzo de 1650 un terremoto asoló la ciudad del Cusco y se sacó en procesión a la divina imagen del
Cristo crucificado, coincidentemente el movimiento fue detenido. Definitivamente la imagen había venido a proteger al
Cusco de toda desgracia y lo rebautizaron y hasta el día de hoy lo conocemos como el Taytacha de los Temblores.
Los españoles en un inicio habían nombrado al Patrón Santiago “Patrón Jurado del Cusco”, pero los cusqueños le
quitaron ese título para otorgárselo al Taytacha de los Temblores en el año 1720.
Desde ese entonces los cusqueños mantenemos orgullosamente la imagen de Nuestro Taytacha de los Temblores como
la máxima representación de FE en nuestra ciudad puesto que guarda un valor celestial pero al mismo tiempo mantiene
un gran significado andino y por ello lo resguardamos majestuosamente con Ñucchu y le cantamos en quechua.

SAN PEDRO y su importante presencia en Cusco.

Como cusqueños y herederos de una gran riqueza cultural tenemos el deber de recordar y transmitir la manera como
nuestros antepasados incas han tratado de mantener vigente el respeto a los Apus y deidades incas sin desmerecer el
valioso significado que tienen nuestros Santos y Virgenes protectores del Cusco. Anticipadamente pedimos las disculpas
necesarias en caso de manera involuntaria llegamos a atentar la susceptibilidad de algunos de nuestros seguidores.

San Pedro es uno de los 15 santos que participa en la procesión del Corpus Christi, se dice que durante la época colonial
y con motivo de evangelizar a los indígenas quechuas los españoles transmiten la gran importancia que tuvo San Pedro
dentro de la iglesia Católica, él fue considerado la primera piedra de la iglesia y tenía que hacerse una representación de
San Pedro en Cusco para ser venerado por los quechuas de ese entonces. Los españoles (con aires de triunfo) notaban
que los indígenas acogían con gran alegría y admiración a los santos y vírgenes que iban trayendo (sin saber que para los
quechuas cada santo representaba un Apu), pero con San Pedro fue diferente, lamentablemente San Pedro no causaba
admiración en los cusqueños del pasado, por el contrario casi siempre era olvidado, nadie quería hacerse cargo de su
festividad, en el corpus christi cusqueño San Pedro era llevado prácticamente por obligación, nadie lo quería llevar en
hombros, los sacerdotes tenían que pagar para que San Pedro sea llevado al corpus. ¿Qué estaba pasando?. Según la
creencia de los quechuas, y según las enseñanzas que habían recibido de los españoles, San Pedro fue la primera piedra
de la iglesia, una iglesia que trajo desgracia al Tahuantinsuyo, una iglesia que pretendía borrar sus creencias religiosas,
una iglesia que trajo mala suerte, es por ello que en las creencias populares se decía que San Pedro traía mala suerte.

Era un mes de Febrero, la festividad de San Blas se daba por todo lo alto recibiendo donaciones y atuendos nuevos,
pasada esa festividad un robo se había suscitado en ese Templo, las capas y mantos de San Blas habían sido robados,
nadie pudo encontrar a los responsables de ese llamado “sacrilegio”. Ya en el mes de Junio en la festividad del corpus
christi, toda la ciudad acudía a la plaza de armas del Cusco para ver a los santos y vírgenes de su devoción, es ahí en que
muchos de los asistentes reconocieron los atuendos robados, pues nada mas y nada menos que San Pedro era quien los
estaba luciendo.

Muchos aún deben de recordar que el Padre Doroteo (Q.E.P.D.) tenía que pagar a los humildes cargadores del mercado
para que San Pedro pueda participar en el corpus.

Hoy en dia las cosas han cambiado, San Pedro cuenta con una hermandad bien organizada, año tras año se para
luciendo con capas y mantos propios muy elegantes.

Cada uno de los santos que llegaban al Cusco impuesto por los españoles tenía que representar de manera secreta algún
Apu sagrado para ser aceptado dentro del santoral cusqueño, es por ello que segun la ideologia ANDINA San Pedro
representa al APU PUQUIN (Apu sagrado donde se encontraba el PokenCancha un lugar de sabiduria), el cual esta al
costado del APU MAMA SIMONA (la montaña mas alta del Cusco que representa a la Virgen Purificada), es por eso que
ambos siempre tienen que ir juntos.

Todas estas narraciones forman parte del ‘Folklore cusqueño’ del cual nosotros tambien somos parte.
MAMACHA BELEN Y SU SIGNIFICADO ANDINO.

Como cusqueños y herederos de una gran riqueza cultural tenemos el deber de recordar y transmitir la manera como
nuestros antepasados incas han tratado de mantener vigente el respeto a los Apus sin desmerecer el valioso significado
que tienen nuestros Santos y Virgenes protectores del Cusco.

Durante la epoca colonial llega al Cusco la hermosa imagen de Nuestra Señora de Belen, representacion que es
designada para la parroquia de "Los Reyes Magos", una parroquia que en ese entonces era habitada por pobladores
100% quechuas. Es asi que los españoles y su afan de evangelizar les dan a conocer el significado de la Virgen Maria la
madre de nuestro señor Jesucristo. Sin embargo los quechuas de ese entonces aun mantenian vivo el respeto por los
Apus y es por eso que para no olvidar su veneracion le colocan a la Mamacha Belen sus mantos en forma triangular
asemejandola a una montaña, con bordados extraordinarios que representan la flora de nuestra region y tambien le
colocan la sombrilla protectora que en la epoca de los incas tambien se le colocaba a la Coya, pues mientras los
españoles veneraban a la Virgen Maria, los indigenas quechuas veian una montaña sagrada pues segun las creencias
andinas la Mamacha Belen representa al Apu Mama Anawarque, una de las montañas que rodean el Valle del Cusco
ubicado en la zona de Mairasco, segun la creencia de los antiguos indigenas es en esa montaña que descanza el espiritu
de Mama Ocllo (La gran fundadora del Cusco), es por ello tambien que con mucha felicidad los antiguos cusqueños han
reconocido a la Mamacha Belen como la Patrona Jurada del Cusco.

HISTORIA DE LA MAMACHA BELEN.

Hacia mediados del siglo XVI, pescadores del pueblo de San Miguel en Lima hallaron flotando plácidamente sobre las
aguas del mar chalaco una caja de madera de grandes proporciones. La llevaron con la mayor presteza a la orilla, para
abrirla y examinar su contenido. Cuál sería su regocijo al depararse con una hermosa talla representando a la Virgen
María. Junto a ella había un sobre con un escrito que a la letra decía: “Imagen de Nuestra Señora de Belén para la
Ciudad del Cuzco”.

El suceso corrió de boca en boca. Ante las voces de “milagro”, tanto el Virrey como el Arzobispo tomaron cartas en el
asunto, y luego de investigar lo ocurrido resolvieron remitir aquel hermosísimo tesoro a la Ciudad Imperial. Al llegar la
imagen al Cusco la alegría no fue menor, y por disposición del Señor Obispo se echaron las suertes para determinar cuál
sería el templo que le guardaría. Al salir electa la iglesia de los Reyes Magos, ésta cambió a partir de entonces su nombre
por el de Nuestra Señora de Belén, en testimonio por tan gran dicha.

Algún tiempo después, durante una fuerte sequía que asoló aquella pródiga tierra, la ciudad que la había jurado como
Patrona resolvió invocar la piedad de tan dulce Señora. Por tal motivo fue sacada en procesión. Ya de regreso a su
templo, se desató una abundante lluvia que cubrió a todos de felicidad.

La Virgen fue Coronada Canonicamente el 8 de Diciembre de 1933, como Reina de la Ciudad del Cuzco, recibió la Corona
de manos de Monseñor Pedro Pascual Farfán, Arzobispo de Lima, delegado Papal para la Coronación. Asi mismo como
Reyna y Patrona Jurada de la ciudad se solia celebrar su festividad por todo lo alto el ultimo domingo del mes de Enero,
pero con los años se resolvió agasajarla en su fecha correspondiente que es el 20 de Enero de cada año.

San Antonio Abad del Cusco - Patron de las 'Cuchineras' (Comerciantes de carne de cerdo).

El 17 de enero de cada año en el antiguo barrio de San Cristobal (Cusco) se celebra la fiesta en honor a San Antonio
Abad, esta festividad es protagonizada por todos los comerciantes de carne de chancho a quien en Cusco se les conoce
como 'Cuchineros', aun recordamos a las familias Dolmos, Loayza, Sancho entre otras, quienes en su momento hicieron
que esta festividad sea celebrada por todo lo alto en nuestra tierra el Cusco. Hoy en dia esta festividad mantiene
presencia en nuestra ciudad pero no debemos olvidar su riqueza cultural, ni sus origenes, ni mucho menos a quienes la
protagonizaban.

Sobre el santo patron se generan muchas historias sobre todo dentro de las celebraciones del Corpus Christi, como bien
sabemos San Antonio todos los años antes de entrar a la catedral del Cusco se dirige hacia San Pedro, la tradicion cuenta
que va a recibir las llaves de San Pedro para poder abrir las puertas de la Catedral puesto que es el primero en hacer su
ingreso. Sin embargo, algunas malas lenguas dicen que el verdadero motivo por el cual San Antonio va hacia San Pedro
es para ver a la Virgen Purificada (quien vive en San Pedro) de quien anda enamorado y pretende cortejarla antes que
llegue Santiago quien tambien tiene un corazon solitario y quizas pudiera cautivar a tan bella señora. Otras lenguas dicen
que San Antonio se dirige hacia el mercado de San Pedro en busca de su chanchito perdido, puesto que pudo haber
caido en manos de alguna cuchinera mal intencionada que pueda comercializar a su eterno compañero.

Hermoso es el folklore cusqueño y hermosas nuestras tradiciones, este 17 de enero es oportuno recordar a San Antonio
Abad quien forma parte de nuestra imperial ciudad desde tiempos muy antiguos.

UN RAYO DE FLORES AMARILLAS

En el año de 1953, vivía en Cusco Ramiro Amachi, un muchacho humilde con grandes dotes para la escultura, Ramiro
venía desde el humilde poblado de Poroy hasta el Cusco para trabajar en el taller de Don Manuel de Cornejo, reconocido
escultor en madera a quien acudían todas aquellas familias que deseaban tener obras de arte en su casa. Ramiro era
uno de los ayudantes más eficientes de Don Manuel, éste reconocido escultor cusqueño tenia una hija de nombre Ana
Isabel, una joven hermosa que se ganaba la admiración de todos los muchachos en edad casamentera por su belleza,
belleza que no era ajena a los ojos de Ramiro. Ana Isabel amaba mucho a su padre y sentía un gran afecto por Ramiro
quien ya tenia muchos años junto a la familia mostrando lealtad y apoyo en el trabajo, todos los días era ella quien
llevaba el almuerzo para su papá y sus colaboradores, para Ramiro era el momento mas agradable del dia puesto que la
presencia de Ana Isabel era su motivación para realizar su trabajo dia a dia. El trabajo de Don Manuel se había
incrementado de sobremanera, la hija preocupada veía como su papá y sus colaboradores trabajaban sin descanso y
pudo notar que el material que utilizaban (madera) se les estaba acabando y en su afán de ayudar tomó el caballo y la
carreta de carga que tenía su padre y pretendió ir por el material necesario, pero en una mala maniobra la muchacha
hizo que el caballo diera un salto haciéndola caer al piso dejándola inconsciente, Ramiro escucho el grito de la joven y
salió inmediatamente en su ayuda, la tomo en sus brazos y la llevó a casa mientras la familia llamaba al médico,
lamentablemente la muchacha no reaccionó y el medico dijo que había recibido un fuerte golpe en la cabeza y que sería
un milagro que la joven reaccione. Esta situación generó gran tristeza en toda la familia y en especial en Ramiro quien
todos los días antes de ir al Cusco desde su pequeño pueblo de Poroy entraba al templo y pedía a Santa Bárbara que la
bella Ana Isabel pueda salir de la difícil situación en la que se encontraba. Una noche mientras Ramiro dormía tuvo un
sueño en el que una bella joven se le aparece y le dice “Deja la tristeza que la persona por quien lloras despertará muy
pronto, solo tienes que llevarle las flores amarillas que están en la puerta de tu casa y tienes que hacer que las huela”.
Ramiro despertó de un salto puesto que estaba lloviendo y un trueno pareció haber estallado en sus oídos, se dio cuenta
que llovía fuerte y al recordar su sueño salió inmediatamente a su puerta en busca de flores, pero no había ninguna flor
amarilla, en realidad no había ni una sola flor, en eso nota que un destello de luz se genera en el horizonte y un rayo cae
justo en frente de su casa dejándolo ciego por un instante, al recobrar la vista se da cuenta que en su puerta aparecieron
lindas flores amarillas las cuales no dudó en llevarlas a casa de Don Manuel para que su hija las pudiera oler, para
sorpresa de todos Ana Isabel despierta de su sueño profundo devolviendo la alegría y tranquilidad a toda la familia y
también a Ramiro.

Ya había pasado unos meses, el mes de Junio estaba por llegar y el párroco del distrito de Poroy andaba un poco
preocupado puesto que se venia el Corpus Christi y Santa Bárbara no tenia un manto adecuado para la ocasión puesto
que los pocos que tenia ya habían perdido hasta el color, asi también el anda estaba muy deteriorado y necesitaba uno
nuevo. Al enterarse de esto Ramiro y recordando el milagro que habia recibido de la Santa de su devoción, tuvo la
iniciativa de realizar un anda nuevo, sencillo pero muy bien hecho, asi mismo utilizó sus ahorros para mandar a realizar
un manto nuevo el cual pueda ser utilizado en el corpus. Cuando Ramiro se presenta ante el párroco, éste muy contento
lo recibe y le pregunta “¿Cuánto es que te debo hijo mío?” a lo que Ramiro responde “Padrecito, el día que Ud. me
pague por esto será el día de mi muerte, mucho tengo que agradecer a Santa Bárbara y lo que hago hoy es un acto de
agradecimiento”.

Ya habían pasado las fiestas del Corpus en Cusco y se acercaba el cumpleaños de Ana Isabel, sin querer Ramiro había
escuchado que la cumpleañera deseaba como regalo un vestido nuevo, vestido que era costoso, pero Ramiro estaba
dispuesto ha hacer todo lo posible por ver feliz a su amada. El muchacho fue a casa y trató de juntar todo lo que tenia
pero NO era suficiente para el regalo de Ana Isabel, no sabia de donde sacar mas dinero, asi que recordó las palabras del
sacerdote meses atrás: “¿Cuánto es que te debo hijo mio?”, acudió a él y le dijo “Padrecito, vengo porque aun no me ha
pagado lo que me debe por el trabajo que hice” a lo que el sacerdote muy extrañado responde: “Hijo mío, lamento lo
sucedido pero pensé que NO era necesario hacer un pago”, Ramiro con una sonrisa fingida le dice “¿Cómo va decir eso
padrecito? El trabajo hecho esta y necesito mi paga” El párroco aun extrañado por la situación toma un dinero para
realizar el pago y se retira. Ramiro satisfecho con el pago que recibió se da la vuelta y ni bien sale del templo ve que en
el horizonte se genera un destello de luz y al instante cae un rayo sobre él dejándolo en cenizas.

UN AMOR QUE NACE Y MUERE EN SANTIAGO

Plazoleta de Santiago (Construida sobre un USNU INKA).

En la ciudad del Cusco años previos a la república, vivía en el distrito de Santiago una hermosa joven que respondía al
nombre de Felicitas Arrisueño, encantadora joven cusqueña proveniente de un hogar muy conservador, Felicitas era la
hermana menor y única mujer de 5 hermanos, su familia se dedicaba a la ganadería, actividad que les permitía vivir
cómodamente y en agradecimiento a ello toda la familia Arrisueño participaba activamente de las celebraciones en
honor al Patron Santiago cada 25 de Julio.

Era inicios del año 1781 y la parroquia de Santiago había quedado sin párroco pues el último había fallecido víctima del
cansancio y la edad muy avanzada. Mientras llegaba el nuevo sacerdote los curas de las diferentes parroquias de la
ciudad se turnaban para oficiar las misas en Santiago puesto que se desconocía cuando llegaría el nuevo encargado.

Don Genaro Arrisueño (patriarca de la familia) junto con su hijo mayor Alcides eran los responsables de realizar los viajes
para llevar y traer el ganado que tenían que comercializar junto con un pequeño grupo de colaboradores,
definitivamente estos viajes eran riesgosos puesto que en el camino estaban expuestos a peligros como el de ladrones,
quizás animales salvajes o algo peor.

Era inicios del mes de Julio y ya los gritos de libertad en el país se habían dado por Tupac Amaru II, a consecuencia de
ello habían muchos conflictos civiles en el territorio patrio, Don Genaro y Alcides Arrisueño no regresaban al Cusco
después de su último viaje, había pasado ya mucho tiempo y las esperanzas de que esten vivos eran cada vez menores,
esta situación afectaba emocionalmente a Felicitas quien se imaginaba lo peor y constantemente iba al templo de
Santiago y con lágrimas en los ojos reclamaba el porqué había sido castigada con el sufrimiento, ni su padre ni su
hermano habían cometido mal alguno en toda su vida.

Una de esas tardes mientras ella estaba dentro del templo vio un joven que daba los últimos retoques decorativos al
Patron Santiago para el inicio de su novena, probablemente sería el hijo de alguna familia devota del patrón, era un
joven que nunca antes había visto, un joven muy apuesto, ella miraba y contemplaba con cierta admiración el
entusiasmo que tenia el joven de ver la imagen de Santiago impecable los días previos a su festividad. El muchacho no
fue ajeno a la presencia de Felicitas y sin pena alguna se acercó a ella y le dijo “Noto lágrimas en tus ojos e imagino que
el motivo por el cual estas aquí es para pedir un milagro verdad?” A lo que Felicitas no supo responder. El joven continuó
diciendo “Nuestro patrón Santiago ha sido testigo del poder de Dios y por eso creo que has venido al lugar correcto, Dios
es grande y veras que todo lo que le pides con FE te lo hará realidad, no hay nada imposible para ÉL”. Felicitas haciendo
caso al joven entró en un estado de oración muy profundo y desde el fondo de su corazón pidió a Dios por el bienestar
de su padre y hermano y haga posible también su pronto retorno.

A la mañana siguiente en casa de la familia Arrisueño un gran alboroto despertó a Felicitas, no entendía lo que pasaba,
se levantó rápidamente y al salir de su habitación los ojos nuevamente se le llenaron de lagrimas pero esta vez las
lagrimas eran de alegría puesto que su padre y hermano habían vuelto sanos y salvos, despues de darse cuenta que no
era un sueño, la muchacha se dirigió inmediatamente al templo de Santiago a dar gracias por el milagro. De regreso a
casa también pudo ver por la calle al joven que había visto dia antes a quien se acercó y no dudó en darle un abrazo muy
fuerte y en agradecimiento e inundada de alegría le dio un beso en la mejilla, hecho que sonrojó al muchacho quien solo
se limitó a decir “Me alegra verte feliz, definitivamente eres mas hermosa cuando una sonrisa enmarca tu rostro”.

Los días pasaron y el joven desconocido dijo llamarse Salvador, era un muchacho descendiente de una familia española y
que recién había llegado al Cusco donde no tenía a nadie y poco a poco terminó cautivado por la dulzura y belleza de
Felicitas a quien comenzó a frecuentar muy discretamente sin que la familia Arrisueño sepa de su existencia, lo único
notorio era que la hija menor de la familia desbordaba felicidad. Salvador entregado a su instinto de joven enamorado
llenaba de poemas y elogios a Felicitas, sin duda alguna se trataba de una pareja muy hermosa y que ambos recién
comenzaban a experimentar los dulces juegos del amor, juegos que trajeron consigo un embarazo inesperado.

Definitivamente era una situación difícil de manejar, pero Felicitas estaba dispuesta a enfrentar la situación y compartir
con su familia la dicha que ella sentía, pero fue Salvador quien se lo impedía puesto que el NO estaba de acuerdo en
informar lo sucedido ni a sus padres ni a sus hermanos ni a nadie, mas por el contrario le propuso a Felicitas escapar
muy lejos para que puedan comenzar una nueva vida en familia.

Felicitas no podía comprender la razón por la cual Salvador se negaba a hacer pública su relación, cada vez que tocaban
el tema él se ponía muy nervioso e insistía en decir que tenía razones muy poderosas para que nadie se entere de lo
sucedido y hasta con lágrimas en los ojos decía a Felicitas que por favor huyeran lejos puesto que el amor que él sentía
era muy grande y estaba dispuesto a dejarlo todo para comenzar una nueva vida juntos y era capaz de entregar su
propia vida por el bien de ella y de su bebé.

Felicitas regreso a casa y encontró a toda su familia reunida y se dio cuenta que era imposible alejarse de ellos, los
amaba demasiado, inmediatamente regreso donde Salvador, pero sin darse cuenta que su hermano Danilo (el menor de
los varones Arrisueño) la seguía. Una vez mas la pareja conversaba sobre la difícil situación que les tocó vivir. Viendo
Salvador el sufrimiento de su amada, tuvo que confesar las razones por las que quería escapar junto a Felicitas sin que
nadie lo sepa. Resultó que Salvador vino desde España para hacerse cargo de la parroquia de Santiago puesto que él era
sacerdote y el primer dia que llegó a Cusco fue el dia que había conocido a Felicitas, quedando cautivado por ella NO se
hizo anunciar ni comento a nadie el verdadero motivo por el cual estaba en esta ciudad. Es por ello que antes que el
Obispado del Cusco se de cuenta de lo sucedido era mejor escapar lejos. Esta conversación llego a los oídos de Danilo
quien inmediatamente corrió a casa y advirtió a Don Genaro que el muchacho que cortejaba a su hermana era sacerdote
y estaba a punto de raptarla. Toda la familia Arrisueño salió al rescate de Felicitas y tomaron a Salvador como si fuera un
delincuente atado de manos lo llevaron hasta el obispado donde a través de la Inquisición lo condenaron a la hoguera.
La plazoleta de Santiago fue escenario de este acto tan espeluznante en presencia del pueblo cusqueño y de la familia
Arrisueño.

NUESTRA SEÑORA DE LA ALMUDENA - CUSCO.


En el año de 1680, exisitia en el Cusco el barrio denominado "Chimba" cuyo nombre en la epoca del incanato fue
"Kayaocachi" actualmente conocido como "Almudena". Toda la poblacion de esa zona pertenecia a la jurisdiccion del
Templo de San Pedro, pero muchos feligreses no podian acudir a tiempo a los acontecimientos eclesiasticos por la
distancia y por el rio Chunchullmayo(*) que los separaba , es ahi que solicitan la construccion de una nueva parroquia en
esta zona. Oportunidad que aprovecho el Mecenas del Cusco Mons. Manuel de Mollinedo y Angulo (Obispo del Cusco en
ese entonces) para construir la Parroquia de la Almudena y colocar en el trono central la imagen de la virgen de la
Natividad. Es el 01 de Mayo de 1686 que se inaugura la parroquia de la Almudena y se coloca en el trono la hermosa
imagen realizada por Juan Thomas Tuyro Tupac la cual lleva una astilla en el cuerpo, una astilla que pertenece a la
imagen original de la Virgen de la Almudena de Madrid. De esta manera la zona de Kayaocachi, llamado despues Chimba
y ahora conocido como el barrio de la Almudena tiene su parroquia en honor a la Virgen de la Natividad.

Cabe mencionar que la Natividad de la Almudena lleva consigo un rostro bastante andino y NO español como debiera
ser, y mas aun lleva al niño en brazos como lo hacen las mujeres autóctonas en el Cusco.

(*) Chunchullmayo - Rio de Tripas, es sabido que el antiguo camal de la ciudad estaba ubicado en la calle Umanchata, y
de ahi se botaban las tripas al rio y es por esa razon que lo bautizan con ese nombre.

ORIGEN DE LA DANZA SAQRA

¿Sabías que? Existe una versión muy interesante sobre el origen de la danza Saqra.

Según versiones que se transmiten de generación en generación se dice que esta pintoresca danza nace en la colonia,
curiosamente en una de nuestras callecitas del centro histórico del Cusco.

Se dice que en la época de los incas como en todas las culturas existió el oficio más antiguo del mundo "la prostitución",
las mujeres que se dedicaban a esta actividad tenían que llevar un traje muy llamativo para cautivar a las almas solitarias
que rondaban en busca de un poco de cariño, ellas notaron que a los hombres les gustaban los colores muy vistosos y
más aún si iban puestos en una mujer, es así que confeccionaron un traje de colores muy peculiar similares al arcoíris y
se ubicaron en una zona céntrica de la ciudad, una zona muy movida por la actividad que se realizaba ahí, una zona llena
de colores y es por eso que con el tiempo la bautizaron como KUYCHIPUNKU (Puerta del arcoíris), calle que existe hasta
el día de hoy en nuestra ciudad.

Los españoles a su llegada vieron que esta actividad se realizaba en Cusco y con mucha indignación enseñaron a los
antiguos quechuas que ese acto era obra del demonio, esas mujeres las llevarían al mismo infierno puesto que
representan al DIABLO, nuestros antepasados captaron la idea y la satirizaron dando origen a esta hermosa danza
SAQRA.

No tenemos un sustento escrito sobre esta versión, pero recordemos que en la época de los incas NO hubo escritura y
muchas de nuestras tradiciones se mantienen por versiones verbales que han pasado de generación en generación y que
lamentablemente se están perdiendo. Sobre el sustento de esta versión solo tenemos el traje que hasta el día de hoy
podemos ver en la danza saqra y también la existencia de la calle KuychiPunku.

oy imágenes de santos y vírgenes se congregan en Cusco para participar del Corpus Christi. En esta importante fiesta
religiosa, además de la fuerte devoción de los fieles, está también las historias y curiosidades que humanizan a los
santos. En esta crónica recopilamos algunas de estas estampas.

Comenzaremos, con el orden como suelen ingresar a la Catedral del Cusco, en la víspera al Corpus Christi, con San
Antonio Abad. La efigie lleva consigo un jabalí; se dice que al llegar al cercado visita a San Pedro, pero durante esa visita
se le pierde el animal, se cree, en esa angustiante búsqueda de sus fieles, que el jabalí terminó en el Mercado (cercano al
templo de San Pedro).

Le sigue San Jerónimo, él lleva un león a su izquierda que trata de alejarse en la procesión, porque se dice que el león
quiere comerse al jabalí de San Blas. Tal parece ser cierta este jácara, por que entre ambos santos hay un marcado
espacio.

Uno de los santos, considerado atractivo por la juventud femenina es sin duda San Cristóbal, su robusto cuerpo al
deslizarse causa atracción. De este santo sus jóvenes cargadores cuentan que gusta de la chicha de jora y siempre
escapa a un barrio vecino, a Santa Ana, donde se hace la mejor chicha. En una de sus constantes huidas llegó a
emborracharse y al retornar, ya cruzando el río Saphy, notó que no tenía al niño Jesús en su hombro; éste se había
confundido y peor aún se había llevado a otro niño a “carlitos tocto”.

De Santa Bárbara no se dice mucho, para sus devotos. Reza la tradición que es indispensable llevar un K’epe, o atado de
lliclla o manta con comida, el cual es degustado con alegría en el Arco de Tica-Tica. La efigie es la que recorre 12
kilómetros para participar de la procesión.

Santa Ana parece tener un vínculo con San Cristóbal, ella destaca por su elaboración de la chicha de jora y es la “patrona
de las picanterías”, para sus devotos ella vive en una incertidumbre en estos días ya que intenta saber quién se tomó el
aríbalo de chicha “no dejó ni el concho o base”. En su inquietud no deja de deducir que fue San Cristóbal.

San Sebastián y Santiago

San Sebastián, el santo desnudo, es conocido como el “calatito” y “champita” de él no se dice mucho, pero sus
cargadores hacen alusión a la desnudes solo con los pies descalzos “calapatitas” y así lo traen en hombros desde su
distrito, que lleva el mismo nombre, en el que se ha edificado una iglesia que está de espaldas a Cusco, en son de
rebeldía.

De Santiago, el patrón matamoros, recrean que es infantería en la guerra cristiana, y que su amigo San Sebastián es de
caballería; un día Santiago le pidió prestado el caballo, pero bajo la condición de que tenía que devolverlo a San
Sebastián ante la posibilidad del asedio de los moros. La devolución no se dio y el santo desnudo murió flechado. De
Santiago se dice que las vírgenes y santos no quieren que ingrese a la Catedral todo porque una vez causó un alboroto al
ingresar al templo con su caballo.
Sobre San Blas sus devotos muestran la mano derecha, éste descifra ciertas frases parea sus cargadores, ya que lleva
elevados los dedos, índice y medio: “dos chichas más, y nos vamos”, al estar acompañado de monaguillos, suele decir
también “dos son mis hijos, el resto de quién será”.

San Pedro, que es el más allegado de Jesús, suele ser quien lleva las vicisitudes y alegrías, quejas y satisfacciones que
atraviesan los que se reúnen en la Basílica Catedral en la víspera al Corpus CHristi; este santo cuenta de las formas más
hilarantes o sosegadas posible, ante la imagen del Taytacha de Los Temblores, “¿qué cosas todavía no hablarán?” y
sobre la cual tomarán decisiones.

San José, a este santo sus fieles suelen ponerlo en una postura de celoso empedernido, dicen que es muy celoso de la
Virgen de Belén, que por las joyas que lleva y un rostro de “coqueta” suele ser asediada por San Cristóbal y Santiago. Los
"celos" de San José son tan fuertes que incluso "manda al niño Jesús a golpear con su cayado, a un inoportuno San Blas".
En la efigie se ve a un San José como si ordenara a un atento Jesús.

Vírgenes del Cusco

Entre las vírgenes que se desplazan a la Basílica Catedral, hay ciertas discrepancias. La Virgen Purificada, es conocida por
ser “La Millonaria” por sus joyas, pese a que lleva dos tórtolos en una canastita, sinónimo de “la purificación”, dicen de
ella sus feligresas que es la más “chelera” término que se le atribuye por que gusta de la cerveza, de que sin ella no hay
fiesta.

La Virgen de La Natividad, es la más sencilla y a la vez humillada por la Virgen de Belén que es suntuosa en joyas y de
maravillosa anda de platería; en la procesión a La Basílica Catedral, a la “Nati”, según los devotos, la “Belén” le dice de
reojo “mírale a esta nana, la que cuida los niños” mientras que la Nati le responde “seré nana pero honrada”.

De La Virgen de Belén, sus propios devotos la enaltecen por la misma presunción de su rostro risueño y sus múltiples
joyas en todo el cuerpo. Ella es tan religiosa que dos semanas antes baja a la iglesia de Santa Clara e incluso se da el lujo
de acceder al claustro. A ella, por excelencia se la conoce como la que prepara el más exquisito Chiriuchu, plato bandera
del Cusco.

A la Virgen de Los Remedios, sus seguidores le atribuyen milagros a sus “kilquitos” pequeños niños que rebozan de
alegría en sus costados y espalda de la imagen, se dice que si una persona añora tener bebés, pese a que es infértil, la
Virgen le puede conceder el milagro. Las demás Vírgenes suelen tener también sus “Kilquitos” y también se atribuyen
milagros. La de Los Remedios tiene tres.
Por último, está la Virgen Inmaculada Concepción, conocida como “La Linda de la Catedral”, por su belleza; a diferencia
de las 14 imágenes de Vírgenes y Santos, es la anfitriona en su recinto, ya que en ella aguarda la llegada de las efigies el
día de Corpus Christi. De la Virgen dicen que es la más recatada en la lúgubre Catedral, pero en medio de esos eternos
días suele darse una escapadita por las noches a visitar a sus amigas, entre ellas a la Virgen de Los Remedios.