Está en la página 1de 2

RESISTENCIA A LA INSULINA

¿Qué entiendes por resistencia a la insulina?


La resistencia a la insulina ocurre cuando el cuerpo no responde a la insulina que
produce (se caracteriza como una acción anormal de esta sustancia), la cual no
metaboliza correctamente los niveles de azúcar en la sangre, de tal forma que se
requiere más de ella; por lo que el páncreas sigue produciendo insulina pero no en la
cantidad adecuada para controlar los niveles de glucosa nivel muscular como hepático
La resistencia a la insulina sirve como base de trastornos como HTA, DM2, obesidad,
dislipidemias y enfermedades cardiovasculares.

¿Qué métodos de laboratorio existen para el diagnóstico de resistencia a


la insulina?
Se puede determinar directamente e indirectamente. A continuación se mostraran las
diferentes alternativas diagnosticas de RI.
Métodos directos: son medidas más confiables de RI.

 CLAMP HIPERINSULINEMICO EUGLUCEMICO: esta técnica estándar de oro para


evaluar sensibilidad a la insulina
 CLAMP HIPERGLUCMICO: esta técnica estándar de oro para evaluar secreción
de insulina.
 FSIVGT MODELO MNIMO: evalúa sensibilidad tisular y secreción de insulina.
Estos métodos se tratan de técnicas muy complejas, invasivas, difíciles de realizar en
población pediátrica.
Métodos indirectos: metodológicamente más sencillos que los directos.

 INSULINA PLASMA EN AYUNO: sencillo


 INDICE DE HOMA: es el método más utilizado para diagnosticar RI en la
población pediátrica. Es moderada a buena correlación con el clamp
 INDICE DE QUICKI: I (Quantitative Insulin Check Index) que se basa en un
modelo logarítmico que también se calcula a partir de las concentraciones de
glucosa e insulina en ayuno.
 INDICE MATSUDA-DE FRONZO: buena correlación con el clamp.
Curva de tolerancia a la glucosa oral: La prueba de tolerancia oral con 75 gramos de
glucosa que se utiliza en la práctica clínica para diagnosticar estados de intolerancia a
glucosa o diabetes, al agregar mediciones de insulinemia en cada momento de
medición de la glicemia

En conclusión, estamos en presencia de una alteración metabólica como consecuencia


del sobrepeso y la obesidad. La RI afecta más a los obesos. La estrategia más
adecuada de combatir la RI es tomar medidas preventivas manteniendo un peso
adecuado, una alimentación saludable y promover la actividad física.
BIBLIOGRAFIA:
Martínez Basila A, Maldonado Hernández J, López Alarcón M. Métodos diagnósticos de
la resistencia a la insulina en la población pediátrica. Bol. Med. Hosp. Infant. Mex. 
2011; 68(5): 397-404. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?
script=sci_arttext&pid=S1665-11462011000500010
Angulo N, Barbella de Szarvas S, Mathison Y, Hadad E, González D, Hernández A,
Guevara H. Diagnóstico de resistencia a la insulina por métodos indirectos en escolares
obesos. Invest. clín  2013 ;  54( 2 ): 149-160. Disponible en:
http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0535-51332013000200004
Calderón R, Villena J, Manrique H, Garmendia F, Arbañil H, Gamarra D. et al.
Resistencia a la Insulina. 1era ed. Breña, Perú: Perú offset editores EIRL; 2015.
Ontaneda Agurto L. Factores que determinan la Resistencia a la Insulina en
Adolescentes con Obesidad INSN tesis doctoral Lima: universidad Federico Villareal,
Facultad Tecnología Médica; 2019

Se dice que entre las causas más comunes se encuentran enfermedades como la
endometriosis, la ausencia de ovulación y obstrucción de trompas de Falopio, pero la
RESISTENCIA A LA INSULINA se considera como la de mayor crecimiento, esta afecta a
la población femenina, siendo un gran impedimento al momento de la fecundación.
“La resistencia a la insulina se observa principalmente en mujeres que tienen
antecedentes genéticos de esta condición o de diabetes, pero también en aquellas que
presentan sobrepeso u obesidad, especialmente la de tipo abdominal.

La resistencia a la insulina es muy frecuente en pacientes con síndrome de ovario


poliquístico. Aunque la causa exacta del síndrome de ovario poliquístico es aún
desconocida, una de las hipótesis más aceptadas en su fisiopatología es la resistencia a
la insulina e hiperinsulinemia.