Está en la página 1de 14

- CAPÍTULO SIETE

El sombrero seleccionador

La puerta se abrió de inmediato. Una bruja alta de cabello negro con túnica verde
esmeralda estaba parada allí. Tenía una cara muy severa y el primer pensamiento de Harry
fue que no era alguien a quien cruzar.
"Los primeros años, profesora McGonagall", dijo Hagrid. Gracias,
Hagrid. Los llevaré desde aquí.
Ella abrió la puerta de par en par. El vestíbulo de entrada era tan grande que podrías haber
instalado toda la casa de los Dursley en él. Las paredes de piedra estaban iluminadas con antorchas
encendidas como las de Gringotts, el techo era demasiado alto para poder distinguirlo y una
magnífica escalera de mármol que daba a ellos conducía a los pisos superiores.

Siguieron a la profesora McGonagall a través del suelo de piedra marcado. Harry


podía escuchar el zumbido de cientos de voces desde una puerta a la derecha: el resto
de la escuela ya debe estar aquí.
- pero la profesora McGonagall mostró a los de primer año en una pequeña cámara
vacía fuera del pasillo. Se apiñaron, de pie, más cerca de lo que normalmente lo
habrían hecho, mirando nerviosamente.

"Bienvenido a Hogwarts", dijo la profesora McGonagall. El banquete de inicio de


término comenzará dentro de poco, pero antes de tomar asiento en el Gran Comedor,
lo clasificarán en sus casas. La clasificación es una ceremonia muy importante porque,
mientras estés aquí, tu casa será algo así como tu familia dentro de Hogwarts. Tendrás
clases con el resto de tu casa, dormirás en el dormitorio de tu casa y pasarás tiempo
libre en la sala común de tu casa.

'Las cuatro casas se llaman Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin. Cada


casa tiene su propia historia noble y cada una ha producido brujas y magos
sobresalientes. Mientras estés en Hogwarts, tus triunfos ganarán tus puntos de casa,
mientras que cualquier infracción de reglas perderá puntos de casa. Al final del año, la
casa con más puntos recibe la Copa de la Casa, un gran
86 P ARTERIA

honor. Espero que cada uno de ustedes sea un crédito para cualquier casa que sea suya.

'La ceremonia de clasificación se llevará a cabo en unos minutos frente al resto de


la escuela. Les sugiero que se preparen tanto como puedan mientras esperan.

Sus ojos se detuvieron por un momento en la capa de Neville, que estaba sujeta bajo su
oreja izquierda, y en la nariz manchada de Ron. Harry nerviosamente trató de alisarse el
cabello.
'Regresaré cuando estemos listos para ti', dijo la profesora McGonagall. 'Por favor,
espera en silencio'.
Ella salió de la cámara. Harry tragó saliva.
¿Cómo nos separan exactamente en casas? le preguntó a Ron. 'Una especie de prueba, creo.
Fred dijo que duele mucho, pero creo que estaba bromeando '.

El corazón de Harry dio una sacudida horrible. ¿Una prueba? ¿En frente de toda la
escuela? Pero todavía no sabía nada de magia, ¿qué demonios tendría que hacer? No
había esperado algo así en el momento en que llegaron. Miró a su alrededor con
ansiedad y vio que todos los demás también parecían aterrorizados. Nadie hablaba
mucho, excepto Hermione Granger, que susurraba muy rápido sobre todos los
hechizos que había aprendido y se preguntaba cuál necesitaría. Harry se esforzó por
no escucharla. Nunca había estado más nervioso, nunca, ni siquiera cuando tuvo que
llevar un informe de la escuela a los Dursley diciendo que de alguna manera había
vuelto azul la peluca de su maestra. Mantuvo sus ojos fijos en la puerta. En cualquier
momento, la profesora McGonagall volvería y lo llevaría a su destino.

Entonces sucedió algo que lo hizo saltar alrededor de un pie en el aire: varias
personas detrás de él gritaron.
'Que -?'
Jadeó. Lo mismo hicieron las personas a su alrededor. Unos veinte fantasmas
acababan de atravesar la pared del fondo. De color blanco perlado y ligeramente
transparentes, se deslizaban por la habitación hablando entre ellos y apenas miraban a los
de primer año. Parecían estar discutiendo. Lo que parecía un pequeño monje gordo decía:
'Perdona y olvida, digo, deberíamos darle una segunda oportunidad ...'

Mi querido fraile, ¿no le hemos dado a Peeves todas las posibilidades que se
merece? Nos da a todos un mal nombre y, ya sabes, ni siquiera es un fantasma. Digo,
¿qué están haciendo aquí?
Un fantasma que llevaba un ruff y leotardos había notado de repente
LES ORDENANDO 87

primeros años.

Nadie respondió.
'¡Nuevos estudiantes!' dijo el fraile gordo, sonriéndoles. ¿A punto de ser resuelto,
supongo?
Algunas personas asintieron en silencio.

¡Espero verte en Hufflepuff! dijo el fraile. Mi vieja casa, ya sabes.

"Muévete ahora", dijo una voz aguda. La ceremonia de clasificación está por comenzar.

La profesora McGonagall había regresado. Uno por uno, los fantasmas flotaron a
través de la pared opuesta.
"Ahora, forma una línea", dijo la profesora McGonagall a los de primer año, "y sígueme".

Sintiendo extrañamente como si sus piernas se hubiesen convertido en plomo, Harry se


puso en la fila detrás de un chico con cabello arenoso, con Ron detrás de él, y salieron de la
cámara, cruzaron el pasillo y atravesaron un par de puertas dobles hacia el Gran Comedor. .

Harry nunca había imaginado un lugar tan extraño y espléndido. Estaba iluminado
por miles y miles de velas que flotaban en el aire sobre cuatro largas mesas, donde el
resto de los estudiantes estaban sentados. Estas mesas fueron colocadas con
brillantes platos dorados y copas. En lo alto del pasillo había otra mesa larga donde
estaban sentados los maestros. La profesora McGonagall dirigió a los de primer año
aquí, de modo que se detuvieron en una fila frente a los otros estudiantes, con los
maestros detrás de ellos. Los cientos de rostros que los miraban parecían linternas
pálidas a la luz parpadeante de las velas. Salpicados aquí y allá entre los estudiantes,
los fantasmas brillaban con brumosa plata. Principalmente para evitar todos los ojos
fijos, Harry miró hacia arriba y vio un techo negro aterciopelado salpicado de estrellas.
Escuchó a Hermione susurrar: "Está hechizado para parecer el cielo afuera, Hogwarts:
una historia.

Era difícil creer que hubiera un techo allí, y que el Gran Comedor no se abriera
simplemente a los cielos.
Harry rápidamente miró hacia abajo nuevamente mientras la profesora McGonagall colocaba
silenciosamente un taburete de cuatro patas frente a los de primer año. Encima del taburete puso un
sombrero de mago puntiagudo. Este sombrero estaba parchado y deshilachado y extremadamente
sucio. Tía Petunia no lo habría dejado entrar a la casa.

Tal vez tuvieron que tratar de sacarle un conejo, pensó Harry salvajemente, eso
parecía el tipo de cosas, notando que todos en
88 P ARTERIA

el Salón ahora estaba mirando el sombrero, él también lo miró. Durante unos segundos, hubo un
completo silencio. Entonces el sombrero se retorció. Una rasgadura cerca del borde se abrió
como una boca, y el sombrero comenzó a cantar:

'Oh, puede que no pienses que soy bonita, pero no


juzgues lo que ves, me comeré si puedes encontrar un
sombrero más inteligente que yo. Puedes mantener
tus bombines negros, tus sombreros de copa
elegantes y altos, porque soy el Sombrero
Seleccionador de Hogwarts y puedo coronarlos a
todos.

No hay nada oculto en tu cabeza que el Sombrero


Seleccionador no pueda ver, así que pruébame y
te diré dónde deberías estar. Podrías pertenecer a
Gryffindor, donde habitan los valientes de corazón,
su osadía, nervios y caballería distinguen a
Gryffindors; Puede pertenecer a Hufflepuff, donde
son justos y leales. Esos pacientes Hufflepuff son
verdaderos y no temen el trabajo; O, sin embargo,
en el viejo y sabio Ravenclaw, si tienes una mente
lista, donde los del ingenio y el aprendizaje,
siempre encontrarán su especie; O tal vez en
Slytherin harás tus verdaderos amigos, esa gente
astuta usa cualquier medio para lograr sus fines.
¡Así que ponme! ¡No tengas miedo! ¡Y no te metas
en una aleta!

Estás en buenas manos (aunque no tengo ninguna) ¡Porque soy un


gorro de pensamiento!

Todo el Salón estalló en aplausos cuando el sombrero terminó su canción. Se inclinó ante cada
una de las cuatro mesas y luego volvió a quedarse quieto.
LES ORDENANDO 89

¡Así que tenemos que probarnos el sombrero! Ron le susurró a Harry. 'Mataré a Fred,
estaba hablando de luchar con un troll'.
Harry sonrió débilmente. Sí, probarse el sombrero era mucho mejor que tener que hacer
un hechizo, pero desearía que se lo pudieran haber probado sin que todos lo observaran. El
sombrero parecía preguntar mucho; Harry no se sentía valiente o ingenioso ni nada de eso
en este momento. Si solo el sombrero hubiera mencionado una casa para personas que se
sintieran un poco mareadas, esa habría sido la indicada para él.

La profesora McGonagall se adelantó con un largo rollo de pergamino.

"Cuando llamo tu nombre, te pondrás el sombrero y te sentarás en el taburete para que


te ordenen", dijo. ¡Abbott, Hannah!
Una niña de cara rosa con coletas rubias se tambaleó, se puso el sombrero, que
cayó sobre sus ojos, y se sentó. Un momento de pausa

'¡HUFFLEPUFF!' gritó el sombrero.


La mesa de la derecha aplaudió y aplaudió cuando Hannah fue a sentarse a la
mesa de Hufflepuff. Harry vio al fantasma del fraile gordo que la saludaba alegremente.

¡Huesos, Susan!
'¡HUFFLEPUFF!' gritó el sombrero de nuevo, y Susan se escabulló para sentarse al lado de
Hannah.
¡Bota, Terry!
'¡RAVENCLAW!'
La segunda mesa de la izquierda aplaudió esta vez; varios Ravenclaws se pusieron
de pie para darle la mano a Terry cuando se unió a ellos.

'Brocklehurst, Mandy' también fue a Ravenclaw, pero 'Brown, Lavender' se convirtió en


el primer nuevo Gryffindor y la mesa en el extremo izquierdo explotó con vítores; Harry
pudo ver a los hermanos gemelos de Ron cantando.

'Bulstrode, Millicent' se convirtió en un Slytherin. Tal vez era la imaginación de Harry,


después de todo lo que había escuchado sobre Slytherin, pero pensó que parecían mucho
desagradables.
Estaba empezando a sentirse definitivamente enfermo ahora. Recordó haber sido elegido
para equipos durante las clases de deportes en su antigua escuela. Siempre había sido el
último en ser elegido, no porque no fuera bueno, sino porque nadie quería que Dudley pensara
que les gustaba.
¡Finch-Fletchley, Justin!
'¡HUFFLEPUFF!'
90 P ARTERIA

Algunas veces, notó Harry, el sombrero gritó de inmediato en la casa, pero en otras
tomó un poco de tiempo decidir. 'Finnigan, Seamus', el chico de cabello color arena
junto a Harry en la fila, se sentó en el taburete durante casi un minuto antes de que el
sombrero lo declarara un Gryffindor.

¡Granger, Hermione!
Hermione casi corrió hacia el taburete y se colocó el sombrero ansiosamente en la cabeza.

'GRYFFINDOR!' gritó el sombrero. Ron gimió.


Un pensamiento horrible golpeó a Harry, como los pensamientos horribles siempre lo hacen
cuando estás muy nervioso. ¿Y si no fue elegido en absoluto? ¿Qué pasaría si se hubiera quedado
sentado con el sombrero sobre los ojos durante años, hasta que la profesora McGonagall se lo
quitara de la cabeza y dijera que obviamente había habido un error y que sería mejor que volviera al
tren?
Cuando llamaron a Neville Longbottom, el niño que seguía perdiendo su sapo, se
cayó de camino al taburete. El sombrero tardó mucho en decidir con Neville. Cuando
finalmente gritó 'GRYFFINDOR', Neville salió corriendo todavía con el sombrero puesto
y tuvo que retroceder entre vientos para reírselo a 'MacDougal, Morag'.

Malfoy se tambaleó hacia adelante cuando lo llamaron y obtuvo su deseo de


inmediato: el sombrero apenas le había tocado la cabeza cuando gritó: "¡SLYTHERIN!"

Malfoy fue a reunirse con sus amigos Crabbe y Goyle, luciendo complacido consigo
mismo.
No quedaba mucha gente ahora.
'Luna' ... 'Nott' ... 'Parkinson' ... luego un par de gemelas, 'Patil' y 'Patil' ... luego
'Perks, Sally-Anne' ... y luego, en último -
¡Potter, Harry!
Cuando Harry dio un paso adelante, de repente susurraron como pequeños fuegos
silbantes por todo el pasillo.
'Alfarero, ¿ella dijo?
'Los ¿Harry Potter?
Lo último que vio Harry antes de que se le cayera el sombrero sobre los ojos fue el
Salón lleno de gente que intentaba mirarlo bien. Al segundo siguiente estaba mirando el
interior negro del sombrero. Él esperó.
'Hmm', dijo una pequeña voz en su oído. 'Difícil. Muy dificil. Mucho coraje, ya veo.
No es una mala mente tampoco. Hay talento, oh Dios mío, sí, y una buena sed para
demostrar tu valía, ahora eso es interesante ... Entonces, ¿dónde te pondré?

Harry agarró los bordes del taburete y pensó: 'No


LES ORDENANDO 91 91

Slytherin, no Slytherin.
'No Slytherin, ¿eh?' dijo la pequeña voz. '¿Estás seguro? Podrías ser genial, ya
sabes, todo está aquí en tu cabeza, y Slytherin te ayudará en el camino hacia la
grandeza, no hay duda de eso, ¿no? Bueno, si estás seguro, ¡mejor sé GRYFFINDOR!

Harry escuchó el sombrero gritar la última palabra a todo el Salón. Se quitó el sombrero y
caminó tembloroso hacia la mesa de Gryffindor. Estaba tan aliviado de haber sido elegido y no
haber sido puesto en Slytherin, que apenas se dio cuenta de que estaba recibiendo la mayor
alegría hasta el momento. Percy el Prefecto se levantó y le estrechó la mano vigorosamente,
mientras los gemelos Weasley gritaban: "¡Tenemos a Potter! ¡Tenemos a Potter! Harry se sentó
frente al fantasma en el collar que había visto antes. El fantasma le dio unas palmaditas en el
brazo, dándole a Harry la repentina y horrible sensación de que acababa de hundirlo en un balde
de agua helada.

Podía ver la mesa alta correctamente ahora. Al final, más cerca de él, estaba
sentado Hagrid, que le llamó la atención y le levantó el pulgar. Harry le devolvió la
sonrisa. Y allí, en el centro de la Mesa Alta, en una gran silla dorada, estaba sentado
Albus Dumbledore. Harry lo reconoció de inmediato por la tarjeta que había sacado de
la rana de chocolate en el tren. El cabello plateado de Dumbledore era lo único en todo
el Salón que brillaba tanto como los fantasmas. Harry también vio al profesor Quirrell,
el joven nervioso del Caldero Chorreante. Se veía muy peculiar en un gran turbante
morado.

Y ahora solo quedaban tres personas por clasificar. 'Turpin, Lisa' se convirtió en un
Ravenclaw y luego fue el turno de Ron. Él era verde pálido por ahora. Harry cruzó los
dedos debajo de la mesa y un segundo después el sombrero había gritado:
"¡GRYFFINDOR!"
Harry aplaudió ruidosamente con el resto cuando Ron se derrumbó en la silla a su
lado.
"Bien hecho, Ron, excelente", dijo Percy Weasley pomposamente a través de Harry
mientras "Zabini, Blaise" se convirtió en un Slytherin. La profesora McGonagall enrolló su
pergamino y se llevó el Sombrero Seleccionador.
Harry bajó la mirada hacia su plato de oro vacío. Acababa de darse cuenta de lo
hambriento que estaba. Las empanadas de calabaza parecían años atrás.

Albus Dumbledore se había puesto de pie. Estaba sonriendo a los estudiantes, con
los brazos abiertos, como si nada pudiera haberlo complacido más que verlos a todos
allí.
'¡Bienvenidos!' él dijo. ¡Bienvenido a un nuevo año en Hogwarts! Antes de comenzar
nuestro banquete, me gustaría decir algunas palabras. Y
92 P ARTERIA

Aquí están: ¡Nitwit! ¡Grasa de ballena! ¡Retal! ¡Retocar!


'¡Gracias!'
Se sentó de nuevo. Todos aplaudieron y vitorearon. Harry no sabía si reír o no.

¿Está ... un poco loco? le preguntó a Percy con incertidumbre.


'¿Enojado?' dijo Percy alegremente. ¡Es un genio! ¡El mejor mago del mundo! Pero él está un
poco enojado, sí. ¿Papas, Harry?
La boca de Harry se abrió. Los platos que tenía delante estaban llenos de comida.
Nunca había visto tantas cosas que le gustaba comer en una mesa: carne asada, pollo
asado, chuletas de cerdo y chuletas de cordero, salchichas, tocino y filete, papas hervidas,
papas asadas, papas fritas, pudín de Yorkshire, guisantes, zanahorias, salsa, ketchup y,
por alguna extraña razón, membrillos de menta.

Los Dursley nunca habían matado de hambre a Harry exactamente, pero nunca se le había
permitido comer tanto como quisiera. Dudley siempre había tomado todo lo que Harry
realmente quería, incluso si eso lo enfermaba. Harry llenó su plato con un poco de todo,
excepto los embaucadores, y comenzó a comer. Todo estaba delicioso.

"Eso se ve bien", dijo el fantasma en el collar tristemente, mirando a Harry cortar su


filete.
¿No puedes ...?
"No he comido en casi quinientos años", dijo el fantasma. No lo necesito, por
supuesto, pero uno lo echa de menos. ¿No creo que me haya presentado? Sir Nicholas
de Mimsy-Porpington a su servicio. Residente fantasma de la Torre Gryffindor.

'¡Se quien eres!' dijo Ron de repente. "Mis hermanos me hablaron de ti, ¡eres Nick
casi sin cabeza!"
'Me gustaría preferir que me llames Sir Nicholas de Mimsy ... —comenzó el fantasma con
rigidez, pero Seamus Finnigan, de pelo rubio, interrumpió.
'Casi ¿Sin cabeza? Como puedes ser casi ¿sin cabeza?' Sir Nicholas parecía
extremadamente molesto, como si su pequeña charla no fuera como él quería.

'Me gusta esta,' Dijo irritado. Se agarró la oreja izquierda y tiró. Toda su cabeza se
desprendió de su cuello y cayó sobre su hombro como si fuera una bisagra.
Obviamente, alguien había tratado de decapitarlo, pero no lo había hecho
correctamente. Pareciendo complacido por las miradas atónitas en sus rostros, Nick
Casi Decapitado volteó su cabeza hacia atrás a su cuello, tosió y dijo: '¡Así que nuevos
Gryffindors! ¿Espero que nos ayudes a ganar el Campeonato de la Casa este año?
Gryffindor nunca ha pasado tanto tiempo sin ganar. Slytherin
LES ORDENANDO 93

¡Tengo la copa seis años seguidos! El Bloody Baron se está volviendo casi
insoportable: es el fantasma de Slytherin.
Harry miró hacia la mesa de Slytherin y vio un horrible fantasma sentado allí, con los
ojos en blanco, una cara demacrada y túnicas manchadas de sangre plateada. Estaba
justo al lado de Malfoy, a quien, Harry estaba contento de ver, no parecía muy satisfecho
con la disposición de los asientos.

¿Cómo se cubrió de sangre? preguntó Seamus con gran interés.

"Nunca he preguntado", dijo Nick Casi Decapitado delicadamente. Cuando todos


comieron tanto como pudieron, los restos de la comida desaparecieron de los platos,
dejándolos relucientes como antes. Un momento después aparecieron los postres.
Bloques de helado en cada sabor que se te ocurra, tartas de manzana, tartas de melaza,
éclairs de chocolate y rosquillas de mermelada, bagatelas, fresas, gelatina, arroz con leche
...

Mientras Harry se servía una tarta de melaza, la conversación se dirigió a sus familias.

'Soy mitad y mitad', dijo Seamus. 'Mi papá es un muggle. Mamá no le dijo que era
bruja hasta que se casaron. Un poco desagradable para él.

Los otros se rieron.


¿Y tú, Neville? dijo Ron.
'Bueno, mi abuela me crió y ella es una bruja', dijo Neville, 'pero la familia pensó
que yo era toda Muggle por años. Mi tío abuelo Algie siguió tratando de atraparme con
la guardia baja y forzarme a sacarme algo de magia; una vez me empujó fuera del
muelle de Blackpool, casi me ahogo, pero no pasó nada hasta que cumplí los ocho
años. El tío abuelo Algie vino a tomar el té y me estaba colgando de una ventana del
piso de arriba por los tobillos cuando mi tía abuela Enid le ofreció un merengue y
accidentalmente me soltó. Pero reboté, todo el camino hacia el jardín y hacia la
carretera. Todos estaban muy contentos. Gran estaba llorando, estaba muy feliz. Y
deberías haber visto sus caras cuando llegué aquí; pensaron que podría no ser lo
suficientemente mágico como para venir, ya ves. El tío abuelo Algie estaba tan
contento que me compró mi sapo.

Del otro lado de Harry, Percy Weasley y Hermione estaban hablando de lecciones
('I hacer Espero que comiencen de inmediato, hay mucho que aprender, estoy
particularmente interesado en la Transfiguración, ya sabes, convertir algo en otra cosa,
por supuesto, es
94 P ARTERIA

se supone que es muy difícil ... '; 'Comenzarás con algo pequeño, solo combinas con
agujas y ese tipo de cosas ...').
Harry, que comenzaba a sentirse cálido y somnoliento, volvió a mirar la mesa alta.
Hagrid estaba bebiendo profundamente de su copa. La profesora McGonagall estaba
hablando con la profesora Dumbledore. El profesor Quirrell, en su absurdo turbante,
estaba hablando con un maestro de cabello negro grasiento, nariz aguileña y piel pálida.

Sucedió muy de repente. La maestra con nariz de gancho miró más allá del turbante de
Quirrell directamente a los ojos de Harry, y un dolor agudo y ardiente atravesó la cicatriz en la
frente de Harry.
'¡Ay!' Harry se llevó una mano a la cabeza. '¿Qué es?'
preguntó Percy. 'N-nada'.

El dolor había desaparecido tan rápido como había llegado. Más difícil de sacudir fue la
sensación que Harry tuvo de la mirada del maestro, una sensación de que no le agradaba Harry en
absoluto.
¿Quién es ese profesor que habla con el profesor Quirrell? le preguntó a Percy.

'Oh, ya conoces a Quirrell, ¿verdad? No es de extrañar que se vea tan nervioso,


ese es el profesor Snape. Enseña Pociones, pero no quiere, todos saben que está
detrás del trabajo de Quirrell. Sabe muchísimo sobre las artes oscuras, Snape.

Harry observó a Snape por un momento, pero Snape no lo miró de nuevo.

A último, los postres también desaparecieron y el profesor


Dumbledore se puso de pie nuevamente. El salón quedó en silencio.
'Ejem - solo unas pocas palabras más ahora estamos todos alimentados y regados. Tengo algunos
avisos de inicio de plazo para darle.
'Los de primer año deben tener en cuenta que el bosque en los terrenos está prohibido para todos
los alumnos. Y algunos de nuestros estudiantes mayores harían bien en recordar eso también '.

Los ojos centelleantes de Dumbledore destellaron en dirección a los gemelos Weasley.

El señor Filch, el conserje, también me ha pedido que les recuerde a todos que no
se debe usar magia entre clases en los pasillos.

'Los ensayos de quidditch se realizarán en la segunda semana del mandato. Cualquier persona
interesada en jugar para los equipos de su casa debe comunicarse con Madam Hooch.

'Y finalmente, debo decirte que este año, el tercer piso


LES ORDENANDO 95

El corredor en el lado derecho está fuera del alcance de todos los que no desean morir de
una muerte muy dolorosa.
Harry se rió, pero fue uno de los pocos que lo hizo. ¿No habla en
serio? le murmuró a Percy.
"Debe ser", dijo Percy, frunciendo el ceño a Dumbledore. 'Es extraño, porque
generalmente nos da una razón por la cual no se nos permite ir a algún lado: el bosque está
lleno de bestias peligrosas, todo el mundo lo sabe. Creo que al menos podría habernos dicho
prefectos.
'Y ahora, antes de irnos a la cama, ¡cantemos la canción de la escuela!' gritó
Dumbledore. Harry notó que las sonrisas de los otros maestros se habían vuelto bastante
fijas.
Dumbledore le dio a su varita un pequeño movimiento como si estuviera tratando de sacar una
mosca del extremo y una larga cinta dorada salió volando de ella, que se elevó por encima de las
mesas y se torció en forma de serpiente.
"Todos eligen su canción favorita", dijo Dumbledore, "¡y nos vamos!"

Y la escuela gritó:

'Hogwarts, Hogwarts, Hoggy Warty Hogwarts, enséñanos algo por favor,


ya seamos viejos y calvos o jóvenes con rodillas escamosas, nuestras
cabezas podrían llenarse con algunas cosas interesantes, por ahora
están desnudas y llenas de aire, moscas muertas y pedacitos de pelusa,
así que enséñanos cosas que valga la pena saber, trae de vuelta lo que
hemos olvidado, solo haz tu mejor esfuerzo, haremos el resto y
aprenderemos hasta que nuestros cerebros se pudran.

Todos terminaron la canción en diferentes momentos. Finalmente, solo quedaron los


gemelos Weasley cantando junto a una marcha fúnebre muy lenta. Dumbledore
condujo sus últimas líneas con su varita, y cuando terminaron, fue uno de los que
aplaudió más fuerte.

"Ah, música", dijo, secándose los ojos. ¡Una magia más allá de todo lo que hacemos aquí! Y ahora,
hora de acostarse. ¡Fuera trote!
Los de primer año de Gryffindor siguieron a Percy a través de las multitudes parlanchinas,
salieron del Gran Comedor y subieron la escalera de mármol.
96 P ARTERIA

Las piernas de Harry eran como plomo otra vez, pero solo porque estaba muy cansado
y lleno de comida. Tenía demasiado sueño incluso para sorprenderse de que las
personas en los retratos a lo largo de los pasillos susurraran y señalaran al pasar, o
que dos veces Percy los guiara a través de puertas ocultas detrás de paneles
deslizantes y tapices colgantes. Subieron más escaleras, bostezando y arrastrando los
pies, y Harry se preguntaba cuánto más tendrían que ir cuando se detuvieran de
repente.

Un paquete de bastones flotaba en el aire delante de ellos y cuando Percy dio un


paso hacia ellos, comenzaron a arrojarse sobre él.

"Peeves", susurró Percy a los de primer año. Un poltergeist. Levantó la voz,


"Peeves, muéstrate".
Respondió un sonido fuerte y grosero, como el aire que sale del globo.

¿Quieres que vaya al Barón Sangriento? Hubo un popular y apareció un hombrecillo


con ojos malvados y oscuros y una boca ancha, flotando con las piernas cruzadas en
el aire, agarrando los bastones.

'¡Oooooooh!' dijo, con una carcajada malvada. ¡Ickle, primogénitos! ¡Qué divertido!'

De repente se abalanzó sobre ellos. Todos se agacharon.


¡Vete, Peeves, o el barón se enterará de esto, lo digo en serio! ladró Percy.

Peeves sacó la lengua y desapareció, dejando caer los bastones sobre la cabeza
de Neville. Lo escucharon alejarse, sacudiendo escudos de armadura al pasar.

"Usted quiere tener cuidado con Peeves", dijo Percy, mientras partían de nuevo. 'El
Bloody Baron es el único que puede controlarlo, ni siquiera nos escuchará, prefectos.
Aquí estamos.'
Al final del pasillo colgaba un retrato de una mujer muy gorda con un vestido rosa
de seda.
'¿Contraseña?' ella dijo.
«Caput Draconis» dijo Percy, y el retrato se balanceó hacia adelante para revelar un
agujero redondo en la pared. Todos se apresuraron a través de él (Neville necesitaba una
pierna) y se encontraron en la sala común de Gryffindor, una acogedora sala redonda llena de
sillones achaparrados.
Percy dirigió a las niñas a través de una puerta a su dormitorio y a los niños a
través de otra. En lo alto de una escalera de caracol, obviamente estaban en una de
las torres, encontraron sus camas.
LES ORDENANDO 97

por fin: cinco carteles con cuatro cortinas de terciopelo rojo oscuro. Sus baúles ya habían
sido criados. Demasiado cansados ​para hablar mucho, se pusieron el pijama y cayeron en
la cama.
Buena comida, ¿no? Ron le murmuró a Harry a través de las cortinas. 'Obtener apagado, Scabbers!
Está masticando mis sábanas.
Harry iba a preguntarle a Ron si había comido algo de la tarta de melaza, pero se durmió
casi de inmediato.
Quizás Harry había comido demasiado porque tenía un sueño muy extraño.
Llevaba el turbante del profesor Quirrell, que seguía hablando con él, diciéndole que
debía transferirse a Slytherin de inmediato, porque era su destino. Harry le dijo al
turbante que no quería estar en Slytherin; se hizo más y más pesado; Trató de lograrlo,
pero se apretó dolorosamente, y allí estaba Malfoy, riéndose de él mientras luchaba
con eso, luego Malfoy se convirtió en el maestro enganchado, Snape, cuya risa se hizo
alta y fría: hubo una explosión de luz verde y Harry se despertó, sudando y temblando.

Se dio la vuelta y volvió a quedarse dormido, y cuando despertó al día siguiente, no


recordaba el sueño en absoluto.