Está en la página 1de 18

Juzgado de 1ª Instancia y 36ª Nominación en lo Civil y

Comercial de la Ciudad de Córdoba


Protocolo de Autos
Tomo:……………...................................................
Folio:…………………………………………………..
Secretaria: Dra. María Soledad Inaudi de Fontana

AUTO NÚMERO: 747

Córdoba, veinticinco (25) de noviembre de dos mil

quince.--------------- Y VISTOS: Estos autos caratulados: “REHACE -

TERCERÍA DE MEJOR DERECHO EN AUTOS: ‘BANCO SUDAMERIS

ARG. S.A. c/ CHAIG, CÉSAR ALFREDO - EJECUTIVO POR COBRO DE

CHEQUES, LETRAS O PAGARÉS’”, Expte. N° 264351/36, de los que resulta

que a fs. 6/9 vta., comparece la Municipalidad de Córdoba, a través de su

apoderado Dr. Daniel G. Praddaude, e inicia tercería de mejor derecho, en

especial sobre el producido de la subasta en relación al inmueble que se detalla

bajo la siguiente nomenclatura catastral 13/10/015/053/00000/6, inscripto a

nombre del demandado, solicitando desde ya se haga lugar a la reserva de fondos

que motiva el crédito que se deduce del presente libelo, cuya liquidación se

acompaña a la que da por reproducida en todos sus términos. Expresa que el bien

citado adeuda a su poderdante la contribución que incide sobre los inmuebles, de

acuerdo al siguiente detalle, por los períodos fiscales 2012/03 a 2014/10

inclusive, la cual asciende a la suma de pesos tres mil doscientos treinta y uno

con diez centavos ($ 3231,10.-), a la que deberán adicionarse los accesorios que

generarán hasta el momento de su efectivo pago. Acompaña los documentos

(grabación electrónica) que da cuenta de dicha acreencia, expedida por la

repartición respectiva y suscripta por la autoridad competente. Señala que la

promoción de esta acción y la declaración jurisdiccional pertinente deja

claramente establecido la legitimidad del reclamo como el carácter que asume el


1
crédito de su poderdante, la que adquiere plena eficacia y legitimidad en la

sustanciación de la misma, convalidando el principio no procedat judex ex

officio, acogiendo favorablemente la pretensión articulada por este conducto.

Solicita imposición de costas en contra del ejecutante por haber mediado

oposición en los autos principales y se proceda a la retención de fondos dado el

privilegio que ostenta según lo sostiene el derecho sustantivo y la pertinente ley

ritual. Funda su acción en lo dispuesto por los arts. 436, 592 ss., y cc. del CPCC,

art. 3879, inc. 2 del Cód. Civ., y art. 86, inc. 19 y 20 de la Ley Orgánica

Municipal. Cita jurisprudencia.------------------------------------------------------

Impreso el trámite de ley (fs. 10), corrido traslado de la tercería al ejecutante del

juicio principal, a fs. 19/24 comparece el Dr. Carlos José Molina, en el carácter

de apoderado del Banco Patagonia S.A., se allana parcialmente —en los términos

del art. 131 del CPCC— a la tercería impetrada únicamente en relación al capital

histórico de los impuestos reclamados por la Municipalidad de Córdoba. Sin

perjuicio de ello, solicita el rechazo de la pretensión de cobro preferente en

relación a los accesorios del tributo, esto es los recargos y los intereses por

incumplimiento puntual. Aduce en relación a ello que los recargos y/o intereses

no ostenten privilegio alguno, por lo que su mandante debe cobrar su acreencia

con anterioridad a ellos. Sostiene que los accesorios no siguen la suerte del

principal (impuesto) el cual goza del privilegio necesario para ser cobrado con

preferencia a otros créditos. Cita doctrina en apoyo de su defensa. Por tanto,

reconoce el privilegio de la Municipalidad para cobrar la suma de pesos dos mil


Juzgado de 1ª Instancia y 36ª Nominación en lo Civil y
Comercial de la Ciudad de Córdoba
Protocolo de Autos
Tomo:……………...................................................
Folio:…………………………………………………..
Secretaria: Dra. María Soledad Inaudi de Fontana

doscientos cincuenta y dos con cuarenta centavos ($ 2252,40.-), importe que

resulta de sumar sólo el capital sin sus recargos y/o intereses. Invoca como

argumento de su pretensión defensiva lo preceptuado por el art. 242, Ln. 24.522.

Asimismo, plantea la inconstitucionalidad del art. 593, CPCC, con fundamento

en que dicho precepto obliga a retener el capital con más los accesorios del

crédito. Señala al respecto que la inconstitucionalidad del art. 593, ib., deviene

no de su contradicción con el art. 242, Ln. 24.522, sino por su falta de

adecuación con el art. 3879, inc. 2, CC, norma ésta de mayor jerarquía

constitucional.--------------------------------------------------------------------------------

----- Corrido traslado del planteo de inconstitucionalidad a la parte actora del

juicio principal, esta lo evacua a fs. 26/26 vta., solicitando el rechazo del mismo.

Destaca sobre el punto que en realidad el art. 593, CPCC, no fija un orden de

prioridad para el cobro sino una mera reserva a las resultas de la decisión que

recaerá en la tercería de mejor

derecho.-------------------------------------------------------- Corrido traslado a la Sra.

Fiscal a cargo de la Fiscalía Civil, Comercial y Laboral de 2ª Nominación, Dra.

María L. Ferreyra de Reyna, la misma lo evacua a fs. 34/37, solicitando la

declaración de inconstitucionalidad del art. 593, ib., que ordena reservar no sólo

el monto del crédito sino también el importe de sus accesorios, puesto que no

puede una norma procesal alterar ni modificar la ley sustancial que es la que

regula y establece las condiciones de operatividad de los

privilegios.------------------------------------------------------------------------------------
3
----- Dictado el decreto de autos (fs. 40), una vez firme el mismo, queda la causa

en condiciones de ser

resuelta.------------------------------------------------------------------ Y

CONSIDERANDO: I) La Litis. La Municipalidad de Córdoba, a través de su

apoderado, inicia tercería de mejor derecho, sobre el producido de la subasta en

relación al inmueble inscripto a nombre del demandado, solicitando se haga lugar

a la reserva de fondos que motiva el crédito que se deduce del presente libelo,

cuya liquidación se acompaña a la que da por reproducida en todos sus términos.

Expresa que el bien citado adeuda a su poderdante la contribución que incide

sobre los inmuebles por los períodos fiscales 2012/03 a 2014/10 inclusive, la cual

asciende a la suma de pesos tres mil doscientos treinta y uno con diez centavos ($

3231,10.-), a la que deberán adicionarse los accesorios que generarán hasta el

momento de su efectivo pago; todo conforme a la relación de los hechos y el

derecho que invoca en su escrito introductorio y que se dan por reproducidos en

honor a la

brevedad.--------------------------------------------------------------------------- El

ejecutante —Banco Patagonia S.A.— contesta el traslado de la tercería,

allanándose parcialmente a la misma únicamente en relación al capital histórico

de los impuestos reclamados por la Municipalidad. Se opone, empero, a que el

privilegio que invoca la tercerista se extienda a los recargos y/o intereses del

crédito. Solicita la inconstitucionalidad del art. 593, CPCC. Todo ello en función

de los argumentos que fueron explicitados en los vistos precedentes a los que me
Juzgado de 1ª Instancia y 36ª Nominación en lo Civil y
Comercial de la Ciudad de Córdoba
Protocolo de Autos
Tomo:……………...................................................
Folio:…………………………………………………..
Secretaria: Dra. María Soledad Inaudi de Fontana

remito brevitatis

causae.------------------------------------------------------------------------- Siendo que

el demandado del juicio principal se encuentra rebelde, no fue necesario practicar

un nuevo emplazamiento (art. 440, CPCC).---------------------------- Así ha

quedado trabada la Litis.----------------------------------------------------------- II)

Allanamiento parcial. Como vimos, el ejecutante del juicio principal se allana

parcialmente a la pretensión incoada por la Municipalidad, en relación al capital

histórico del impuesto cuyo cobro preferente se persigue.--------------------------

Destaca FASSI que “El allanamiento es el acto jurídico procesal del demandado

del que resulta su sometimiento a la demanda [nosotros diríamos pretensión],

conformándose con que el proceso se falle total o parcialmente de acuerdo con

ella” (autor citado por FORNACIARI, Mario, Modos anormales de terminación del

proceso, Depalma, t. I, p. 105).---------------------------------------------- Sabido es

que el allanamiento puede ser total o parcial, según recaiga sobre todas o algunas

de las pretensiones de la parte actora. Si es parcial, la causa continúa por las otras

cuestiones controvertidas y a la postre se dictará sentencia que contemple, el

objeto de allanamiento y la decisión que por el resto arribe el

juez.--------------------------------------------------------------------------------------------

----- En el caso de marras, el allanamiento formulado por el ejecutante al crédito

y privilegio que invoca sobre el capital histórico de la deuda por impuesto

municipal a la contribución que incide sobre los inmuebles, por la suma de pesos

dos mil doscientos cincuenta y dos con cuarenta centavos ($ 2252,40.-), resulta
5
incondicional y expreso y lo ha sido conforme a derecho, en una correcta

inteligencia del art. 352, CPCC. Ello me exime de mayores consideraciones

sobre este punto, puesto que se trata de derechos de carácter patrimonial en los

que no se encuentra comprometido el orden público y, por ende, disponibles y

renunciables por las

partes.---------------------------------------------------------------------- En función de

ello, atento al privilegio otorgado a favor del Fisco (en el caso, Municipal), por el

art. 3879, inc. 2, Cód. Civ., por el cual se rompe la paridad creditoria, siendo

preferido en el pago de sus acreencias las municipalidades por impuestos

públicos directos o indirectos, y a mérito a la procedencia del allanamiento

formulado por la actora del juicio principal, esta primera cuestión no merece

mayores consideraciones, por lo que resulta parcialmente procedente la tercería

impetrada. Esto es, deberá reconocerse que la Municipalidad de Córdoba ostenta

privilegio o preferencia de cobro con anterioridad al ejecutante y ejecutado del

juicio principal, por la acreencia reconocida, esto es por el capital histórico del

tributo devengado en el período 2012/03 a 2014/10

inclusive.-------------------------------------------------------------------- III) Lo

controvertido. Recargos y/o intereses. Una vez dilucidada esta primera

cuestión, resta adentrarnos al tratamiento de la preferencia en el cobro invocada

por la Municipalidad de Córdoba ahora en relación a los recargos y/o intereses

por falta de cumplimiento oportuno en el pago del impuesto que se reclama,

contenidos en la liquidación que se acompaña a fs. 2/4.--------------------------


Juzgado de 1ª Instancia y 36ª Nominación en lo Civil y
Comercial de la Ciudad de Córdoba
Protocolo de Autos
Tomo:……………...................................................
Folio:…………………………………………………..
Secretaria: Dra. María Soledad Inaudi de Fontana

III.1) Inconstitucionalidad del art. 593, CPCC. Sin embargo, preliminarmente

analizaré la tacha de inconstitucionalidad impetrada por la actora del juicio

principal, del art. 593 de nuestra compilación adjetiva.------------------ En primer

lugar diré que, diversamente a lo sostenido por el quejoso, el precepto

cuestionado no determina en modo alguno una preferencia o privilegio en el

cobro de las acreencias del Fisco.--------------------------------------------------------

Antes al contrario, sólo se limita a ordenar al tribunal para el supuesto de que se

hubiera deducido tercería de mejor derecho, que una vez pagados los gastos de

justicia con preferencia sobre el crédito del tercerista, se reserve el importe de

éste último con más los accesorios hasta la resolución de la tercería, y se aplique

el resto al pago de quien corresponda. Como puede verse, se trata de una mera

reserva de fondos ordenada por la ley para garantizar las resultas de la tercería de

mejor derecho, esto es para el hipotético caso que esta pretensión prospere.

Adviértase que de lo contrario, si a pesar de la deducción de tercerías de mejor

derecho (invocando un crédito privilegiado esto es, con preferencia de cobro)

igualmente se pagase al ejecutante como si ésta no existiese, de resultar favorable

el planteo (acogimiento de la tercería) el acreedor privilegiado se vería

imposibilitado de cobrar su acreencia

preferente.-------------------------------------------- Además, en rigor de verdad, la

directriz en cuestión se refiere a cualquier tipo de tercería de mejor derecho, es

decir, no solamente cuando el acreedor es el Fisco e invoca un privilegio para el

cobro de tributos, sino también para cualquier acreedor que se repute


7
privilegiado, como el prendario, el hipotecario, entre

otros.-------------------------------------------------------------------------------------------

----- La regla general es que quien alegue un derecho preferente sobre el

producto de la cosa cautelada, necesita interponer tercería de mejor derecho, y lo

puede realizar válidamente hasta que se realice el pago (art. 436, CPCC). Es por

ello que una vez realizada la subasta, si se hubiera interpuesto tercería de mejor

derecho, al suspenderse el pago (art. 438, CPCC), se realiza la reserva para los

terceristas hasta que se dilucide su derecho, excepto el caso de los gastos de

justicia que tengan preferencia sobre el crédito del tercerista que deben ser

pagados (art. 593, CPCC, y 3900 del CC). En sintonía con lo expuesto, el nuestro

Cupular Tribunal ha sostenido que es necesario impetrar tercería de mejor

derecho para que se torne operativa la reserva de fondos. Así, sostuvo: “En el

caso de las cargas fiscales del inmueble subastado, pese a que el art. 3° de la ley

22.427 ordena la retención y pago al ente recaudador de la deuda informada, se

ha sostenido, bajo la vigencia del código anterior, que el fisco debía promover

tercería de mejor derecho para hacer valer su privilegio (confr.: voto del doctor

Ferrer en ‘Cargnelutti c/ Konstrucciones S.A.’ A.I. 66 del 15/02/1996) criterio

que el nuevo Código Procesal ha receptado en el art. 592, al menos toda vez que

la liquidación informada sea observada. La reforma contenida en la ley 8465

(ADLA, LV-C, 3922), con pauta que debe ser utilizada para interpretar la norma

anterior, clarifica el punto disponiendo la retención y depósito ‘en caso de

haberse deducido tercería de mejor derecho’ (art. 593) de donde resulta que la
Juzgado de 1ª Instancia y 36ª Nominación en lo Civil y
Comercial de la Ciudad de Córdoba
Protocolo de Autos
Tomo:……………...................................................
Folio:…………………………………………………..
Secretaria: Dra. María Soledad Inaudi de Fontana

articulación de ésta (la tercería) es condición de la reserva de fondos” (TSJ Sala

Civ. Com. en “José Huespe e Hijos S.A.I.C. c/ Mirna Rita Lamberti - Ejecutivo -

Recurso directo - Hoy Recurso de Revisión”, Auto Nº 249 de fecha 06/08/1998;

Foro de Córdoba 52, p. 142; BJC, t. III-1998 p.

681).--------------------------------------- Pero ello, insisto en aclararlo, no significa

que la ley procesal otorgue un privilegio sobre los accesorios, cuestión esta

que compete a la ley sustancial.--------- En función de lo expuesto y habiendo

quedado claro que la norma procesal atacada no consagra un privilegio al crédito

del Fisco que se extiende a los accesorios, corresponde rechazar el planteo de

inconstitucionalidad por falta de caso. Al respecto, cabe precisar que todo control

judicial de constitucionalidad, cualquiera sea la vía que se emplee para su

proposición (incidental o de excepción, recursiva, de acción, etc.), sólo tiene

andamiento en el marco de un “caso” concreto (Conf. TSJ Cba., Sala CC, in re:

“Bogoslavky Abraham c/ Bco. Pcia. de Cba. - Despojo - Daños y perjuicios -

Apelación y nulidad - Recurso Directo - Recurso de Revisión”, A.I. Nº 247 del

05/12/2006). Siendo ello así, toda inspección jurisdiccional de constitucionalidad

queda supeditada necesariamente a que la misma opere “in concreto” y no “in

abstracto”, debiendo resolverse la cuestión conforme las particularidades del

supuesto de hecho singular sometido a

juzgamiento.----------------------------------------------------------

----- La existencia de “caso” —por su parte— implica que exista un sujeto que

reclame el control constitucional en función de verse “perjudicado” o


9
“agraviado” de un modo “suficientemente directo” o “substancial” por la

normativa opugnada (Conf. CSJN, Fallos: 306:1125; 307:1379; 308:2147, entre

otros). De este modo, la “legitimación” es el núcleo central del instituto de la

“causa o controversia”, existiendo entre ambas nociones íntima vinculación

(Conf. TSJ Cba., Sala CC, en autos: “Bogoslavky…” citado ut

supra).------------------- En suma, para la admisibilidad de un planteo de

inconstitucionalidad es recaudo insoslayable que quien inste tal control alegue y

acredite padecer un agravio o perjuicio, o inminencia de tal, derivado de la

normativa puesta en tela de juicio. Contrariamente, no se encuentra —

procesalmente— habilitado para plantear la inconstitucionalidad de una norma,

quien no pueda alegar un específico menoscabo (o inminencia de sufrirlo), en un

derecho propio, pretendidamente reconocido por el ordenamiento, en una

situación concreta.----------- Como hemos visto, la correcta interpretación de la

directriz contenida en el art. 593, CPCC, en el sentido de que la misma no

consagra un privilegio al Fisco (ni a ningún otro acreedor que se repute

privilegiado) sobre los “accesorios” de su crédito, perjudica la procedencia del

planteo por ausencia de perjuicio (falta de legitimación) en el interesado; lo que

así queda decidido.----------------------------------- III.2) Extensión del privilegio

del Fisco a los recargos y/o intereses de la deuda por impuestos. Conforme a

la redacción del art. 3875, CC, el privilegio es el derecho dado por la ley a un

acreedor para que sea pagado con preferencia a otro, de donde se desprende dos

elementos: a) confiere una preferencia para el cobro del crédito y b) que la


Juzgado de 1ª Instancia y 36ª Nominación en lo Civil y
Comercial de la Ciudad de Córdoba
Protocolo de Autos
Tomo:……………...................................................
Folio:…………………………………………………..
Secretaria: Dra. María Soledad Inaudi de Fontana

misma surge directa y exclusivamente de la ley. Así, correlativamente, el art.

3876, CC, establece que el privilegio no puede resultar sino de una disposición

de la ley, vedando al deudor la posibilidad de crear privilegio a favor de ninguno

de los acreedores.---------------------------------------------- A) Como puede

vislumbrarse de lo anteriormente expuesto, dentro de los caracteres

fundamentales de los privilegio se brega por su creación legal exclusiva. Esta

norma se justifica ampliamente pues nadie puede por su sola voluntad crear un

privilegio y quebrar, de tal modo, el principio de igualdad en que se encuentran

los acreedores frente a su patrimonio.------------------------------------ Siguiendo

estos lineamientos y como segunda característica, podemos mencionar la

excepcionalidad, justamente porque quebrar la paridad de los acreedores. De

este carácter se desprenden dos consecuencias relevantes: a) en materia de

privilegios no cabe la analogía y b) son siempre de interpretación restrictiva. Así,

se ha sostenido que “En caso de duda respecto de la existencia o inexistencia de

un privilegio, de su mayor o menor extensión (v.gr., si comprende capital o

intereses o sólo capital), habrá de estar siempre a la última alternativa

señalada: inexistencia del privilegio y menor extensión respectivamente...” (cfr.

PIZARRO - VALLESPINOS, Instituciones de derecho privado. Obligaciones, t. 2, p.

363).--------------------------------------------------------------------------------------------

----- B) Anticipando opinión diré que —a mi juicio— la extensión del privilegio

del Fisco no alcanza a los llamados “recargos” (que en realidad revisten la

naturaleza de intereses) por mora o intereses moratorios que se aplican en razón


11
del incumplimiento puntual del contribuyente. El silencio que se verifica en la

ley no permite aquí efectuar, como lo adelanté, una interpretación que avance en

detrimento de otros créditos que expresamente contienen naturaleza preferencial.

Doy

razones:---------------------------------------------------------------------------------------

En primer lugar, corresponde destacar que la extensión del privilegio también

tiene base legal, conforme a lo cual, el mismo se extiende sólo sobre el capital,

salvo que una disposición legal determine lo contrario, como sucede con los

créditos hipotecarios (arts. 3110 y 3936, CC), que lo extiende a las costas y los

intereses o los acreedores prendarios, que lo extiende a los intereses (art. 3229 o

art. 2º del Dto.-Ley 15348/46). En definitiva, debe colegirse que los privilegios

son de derecho estricto y no pueden ser extendidos ni por las partes ni por el

Juez, so pretexto de analogía, por favorable que sea un crédito.--------------------

En este sentido ha dicho la jurisprudencia local: “El privilegio del crédito

principal no se extiende a los accesorios del mismo y siendo los intereses un

accesorio, no gozan salvo expresa disposición legal en contrario, de la

preferencia del capital. La razón de ser del privilegio otorgado a los impuestos

públicos no radica en que el acreedor sea el fisco, sino en la naturaleza y

destino de los mismos, sin cuya percepción el Estado no podría cumplir sus fines

sustanciales. Pero los intereses no constituyen un impuesto propiamente dicho,

sino accesorios del mismo, por lo que no cabe hacerles extensivo el privilegio

del impuesto a que acceden...” ( cfr. CC San Francisco, “Banco de la Provincia


Juzgado de 1ª Instancia y 36ª Nominación en lo Civil y
Comercial de la Ciudad de Córdoba
Protocolo de Autos
Tomo:……………...................................................
Folio:…………………………………………………..
Secretaria: Dra. María Soledad Inaudi de Fontana

de Córdoba, c/ Alberto Rubén Rodríguez Ejecutivo”, 09/04/2002, ZEUS

Córdoba, Revista N° 13, t. 1, p.

353).---------------------------------------------------------------------- Por otra parte

debe destacarse que cuando el legislador se ha creído necesario otorgar el

privilegio por lo intereses y las costas judiciales, lo ha hecho de modo expreso,

como ha ocurrido en los casos que hemos mencionado anteriormente, lo cual con

entera lógica hace pensar al juzgador que por vía de interpretación no pueden

darse soluciones idénticas para los otros casos en que el legislador no ha

concedido idéntico beneficio.------------------------------------------------ Además,

esta cuestión ya fue zanjada —antes de ahora— por el más Alto Tribunal

provincial, en el mismo sentido que aquí se propone. En efecto, en ocasión de

resolver una casación impetrada por el motivo sustancial, ejerciendo su función

nomofiláctica (art. 383, inc. 3, CPCC) en relación a “si el privilegio que goza un

crédito fiscal en la ejecución individual puede extenderse a los intereses llamados

recargos por mora”, sostuvo: “Asimismo, en base a la inexistencia de un

principio general, nuestra legislación fondal prevé algunos casos en los cuales

expresamente se extiende la preferencia a otros rubros diferentes del capital,

v.gr.: hipoteca art.3936 C.C., o el privilegio del vendedor de cosa inmueble

(art.3925, C.C.). El reconocimiento de privilegio para ciertos rubros diferentes

del principal denotaría que el Codificador tuvo una visión restrictiva respecto al

tema (VILLANUEVA, Julia, ob.cit., p.38, en especial nota Nº 2). En sintonía con

esta hermenéutica, y encaminándose hacia la senda de la unificación, el art.


13
2577 del Proyecto de Código Civil y Comercial de la Nación del año 2012 ha

sido diseñado en este sentido, pues se reconoce que los privilegios no se

extienden a los intereses, ni a las costas, ni a otros accesorios del crédito, salvo

disposición legal expresa en contrario. Por otra parte, la normativa concursal

ha previsto el tema cuando estipula que ‘Los privilegios se extienden

exclusivamente al capital del crédito, salvo en los casos que a continuación se

enumeran en que quedan amparados por el privilegio: 1) Los intereses por dos

(2) años contados a partir de la mora de los créditos enumerados en el inciso 2

del artículo 241; 2) Las costas, todos los intereses por dos (2) años anteriores a

la quiebra y los compensatorios posteriores a ella hasta el efectivo pago con la

limitación establecida en el artículo 126, cuando se trate de los créditos

enumerados en el inciso 4 del Artículo 241. En este caso se percibirán las

costas, los intereses anteriores a la quiebra, el capital y los intereses

compensatorios posteriores a la quiebra, en ese orden […]’. Así como sería un

desgaste jurisdiccional inútil no reconocer en el juicio individual lo que en un

proceso de carácter universal se le reconocería (VENICA, Oscar Hugo, ‘Los

privilegios generales, con especial referencia a los tributos. Su ejercicio en

tercerías de mejor derecho’, Semanario Jurídico Nº 1166, ps. 505/506, Nov.

1997); de la misma manera parece que otorgar una extensión mayor al

privilegio sin considerar la que el propio sistema concursal estipula podría

también forzar aquel desgaste” (TSJ Cba., Sala CC, A.I. Nº 236, del

11/09/2013).----------------------- Además, esta solución es compartida también


Juzgado de 1ª Instancia y 36ª Nominación en lo Civil y
Comercial de la Ciudad de Córdoba
Protocolo de Autos
Tomo:……………...................................................
Folio:…………………………………………………..
Secretaria: Dra. María Soledad Inaudi de Fontana

por doctrina autoral y jurisprudencial vernácula (Cfr.: FLORES, Jorge Miguel,

“Privilegio de los tributos: no corresponde hacerlo extensivo a los recargos”,

Semanario Jurídico Nº 1510, ps. 757 y ss.; Cám. Civ. y Com. 4ª Córdoba,

“Tercería de mejor derecho de la D.G.R. en: ‘Fernández Zamora, Catalina

Argentina c/ Claudio Jesús Britos y otros - Ejecutivo’ ”, Sent. Nº 78 del

30/04/2004, y Cám. Civ. y Com. Cont. Adm. de San Francisco, in re

“Municipalidad de Morteros en: ‘Banco de la Provincia de Córdoba c/ Manzi,

Aldo A. y otra’ ”, del 09/05/2000, LLC, 2000-

1124).------------------------------------------------------------------------------------------

----- Para finalizar diré que esta hermenéutica ha sido la que el legislador

nacional ha consagrado en el novel ordenamiento sustancial (Código Civil y

Comercial de la Nación, Ln. 29.994). Y si bien esta compilación sustancial no

resulta aplicable al caso de marras, considero que en esta etapa de transición

resulta de utilidad recurrir a la misma. Máxime cuando, el nuevo Compendio de

Fondo ha receptado la doctrina y jurisprudencia mayoritaria en la

materia.--------------------------------------- Así las cosas, como señala el art. 2577,

CCCN, el privilegio no comprende a los intereses, a las costas ni a los accesorios

del crédito. Para incluir tales rubros la ley debe disponerlo expresamente (v.gr.:

art. 2583, ib.). El artículo 242 de la ley 24.522 acoge el mismo orden de ideas

(Conf. TANZI, Sivila - FOSSACECA, Carlos A. (h.), “Privilegios en el Código Civil

y Comercial. Su comparación con el plexo falencial”, LL, 21/05/2015, p. 1).

También se ha sostenido, en cuanto al carácter restrictivo de los privilegios, que


15
éstos no se extienden a los intereses, ni a las costas, ni a otros accesorios del

crédito, excepto disposición legal expresa en contrario (art. 2577, que coincide

con el art. 242 de la Ley de Concursos). Esta disposición consagra la opinión

mayoritaria respecto de los intereses, y en cuanto a las costas, no implica que se

suprima el privilegio de los que hoy denominamos "gastos de justicia", ya que

seguirán gozando de una situación preferente respecto del crédito que han

beneficiado (ITURBIDE, Gabriela A., “Los privilegios en el nuevo Código Civil y

Comercial de la Nación”, LL Sup. Especial Nuevo Código Civil y Comercial,

Noviembre 2014, p. 181; cita Online: AR/DOC/3845/2014; en similar dirección:

MARIANI DE VIDAL, Marina, “Los privilegios en el Proyecto de Código”, LL,

08/08/2012, p. 1). Las excepciones a este principio las regula el art. 2583,

empero esta clase de créditos (fiscales) no se encuentra enumerada en ella.------

IV) Por todo lo expuesto, debe hacerse lugar parcialmente a la presente tercería

de mejor derecho por el monto del capital reclamado de pesos dos mil doscientos

cincuenta y dos con cuarenta centavos ($ 2252,40.-), debiéndose excluir del

cobro preferente los recargos y/o intereses que aplica la administración en razón

del incumplimiento puntual del contribuyente.------------------ Ello así, sin

perjuicio de reconocer el crédito de la tercerista que asciende a la suma de pesos

tres mil doscientos treinta y uno con diez centavos ($ 3231,10.-), el que se

encuentra debidamente demostrado conforme el título que se acompaña a fs. 2/4

de marras. La porción del crédito no privilegiado de la Municipalidad

(concretamente, los recargos y/o intereses que figuran en el título base de la


Juzgado de 1ª Instancia y 36ª Nominación en lo Civil y
Comercial de la Ciudad de Córdoba
Protocolo de Autos
Tomo:……………...................................................
Folio:…………………………………………………..
Secretaria: Dra. María Soledad Inaudi de Fontana

pretensión) será tratada como un crédito quirografario.------------------------- V)

Costas. Respecto a las costas, en atención a las resultas del presente y lo

normado por el art. 131 y art. 130, in fine, CPCC, corresponde sean impuestas

por el orden causado. En efecto, el allanamiento parcial efectuado con los

requisitos previstos por el art. 131, ib., atento que la impugnación a los créditos

fiscales efectuadas a fs. 401/401 vta., de los autos principales había versado

sobre la improcedencia de extender el privilegio de la Municipalidad a los

intereses, como así también la existencia de doctrinas divergentes en torno a la

cuestión referida a la extensión de los intereses (vgr.: LLAMBÍAS, Jorge J.,

Tratado de derecho civil. Obligaciones", 3ª ed., t. I, Nº 490; Cám. 6ª Apel. Cba.,

in re: “Merlo, Carlos Lisandro c/ Alessandrini, Luis Vicente - Ejecutivo por

cobro de cheques, letras o pagarés - Tercería de mejor derecho de la

Municipalidad de Córdoba”, Expte. 1049853/36, Auto Nº 332 del 19/09/2007)

(arg. art. 130, in fine, ib.), propician que los gastos causídicos sean impuestos por

su orden.------------------------------------- En mérito de ello, no corresponde

regular, en esta oportunidad honorarios a los letrados intervinientes (art. 26, Lp.

9459 —a contrario sensu—).---------------------- Por todo lo

expuesto;------------------------------------------------------------------------

RESUELVO: 1) Hacer lugar parcialmente a la tercería de mejor derecho

impetrada por la Municipalidad de Córdoba y declarar la prelación de pago con

respecto al ejecutante del juicio principal por el capital puro de la deuda

correspondiente a la contribución que incide sobre los inmuebles por los períodos
17
fiscales 2012/03 a 2014/10 inclusive, que asciende a la suma de pesos dos mil

doscientos cincuenta y dos con cuarenta centavos ($ 2252,40.-), esto es,

excluidos los recargos y/o intereses, crédito éste último que será cobrado como

un quirografario después del

ejecutante.----------------------------------------------------------- 2) Imponer las costas

por el orden causado. PROTOCOLÍCESE, HAGASE SABER Y DESE

COPIA.

También podría gustarte