Está en la página 1de 2

EDUCACIÓN RELIGIOSA

TERCERO DE SECUNDARIA

Estimada estudiante,
Comenzamos esta nueva etapa de nuestras
vidas. Será una interesante aventura llevar el
área de Educación Religiosa por estos medios
tecnológicos. No podremos estar de manera
presencial, así que será un reto, de ustedes y
nosotros, desarrollar esta asignatura por medio
del FACEBOOK.
El área de Educación Religiosa les encaminará a
dos objetivos: madurar en su capacidad de amar
y profundizar en el amor de Dios. Por ello, la
frase tiene mucho sentido, a pesar de los
tiempos de coronavirus, Dios nos anima y nos da
la esperanza que todo esto pasará y vendrán nuevos momentos para compartir.

Para lograr nuestros objetivos, atentas a las siguientes indicaciones:


1. Te enviaremos cada semana unas hojas con la información del área, no es necesario que
las imprimas, bastará que en unas hojas que tengas (pueden ser de reciclaje) resuelvas
las preguntas y actividades.
2. Estas hojas que contienen tus respuestas las archivaras en tu portafolio (fólder).
3. Nosotros queremos conocer tus logros y dificultades en el desarrollo de los temas, por
ello tienes que tomarles unas fotografías a las hojas resueltas y colgarlas por la unidad
de Educación Religiosa en Facebook.
4. El día viernes, los profesores y hermanas religiosas estaremos de 2 a 4 de la tarde en el
Facebook para resolver cualquier pregunta o duda.
5. Si tienes alguna dificultad o problema en el desarrollo del curso. Por favor,
comunícate por el Facebook con nosotros o por el Whatsapp con el/la tutor(a) para
buscar alternativas de solución.
6. Vuelve a leer la indicación 5.
TEMA 1: LA ORACIÓN EN LA VIDA CRISTIANA
Propósito: Que la estudiante descubra que en medio de los momentos de alegría y tristeza Dios la
acompaña, y puede hablar con Él a través de la oración, para ello leerá los contenidos, buscará los
textos bíblicos y elaborará una oración.

PARÁBOLA La mañana siguiente, el camello había


Un maestro desaparecido. “¿Dónde está el camello?” le
viajaba con un preguntó el maestro. “No lo sé” contestó el
discípulo suyo discípulo. Tienes que preguntárselo a Dios.
montados sobre Anoche lo dejé en sus manos porque estaba
un camello. demasiado cansado. No es culpa mía que se haya
Llegaron a un escapado o haya sido robado. Yo he pedido a Dios
hotel y el dueño que lo vigilara. Es Dios el responsable de todo
le encargó de cuidar del camello para que nadie lo esto. ¿No me dices siempre, maestro, que tengo que
robara. Pero el discípulo, que se caía del sueño, confiar en Dios con todo mi corazón?”
pensó que podía encargar a Dios para que vigilara “Tienes que confiar en Dios con toda tu alma”, le
sobre el camello. Antes de acostarse rezó a Dios contestó el maestro, “pero también ata el camello,
diciéndole: "Por favor, cuida Tú el camello, yo porque Dios no tiene otras manos que las tuyas”.
tengo demasiado sueño para hacerlo. Te lo confío,
vigílalo Tú”.

REFLEXIÓN: Esta breve parábola nos dice que Dios no interviene si no tomamos nosotros nuestras
responsabilidades. Nosotros tenemos que hacer nuestras historias, debemos tomar nuestras decisiones
y asumir sus consecuencias. ¡Qué triste sería la vida si no fuéramos libres! ¿Te imaginas que Dios te
tratara como un títere e hicieras sólo lo que Él disponga? Pero no es así, Dios te ha dado tu libertad,
tú decides.
Entonces, se estará preguntando alguna estudiante, si todo depende de los actos de uno, para qué sirve
la oración. Si tú eres esa estudiante pues vas por buen camino, porque la religión se trata de preguntar,
para ir profundizando y conociendo más la vida y a Dios.
Vamos hablar de la oración personal. La oración es el acto más sincero que puedas hacer, ya que
nadie ve lo que piensas o dices en tu mente, estás totalmente sola contigo misma. Y en ese silencio,
es cuando puedes hacer oración hablando a Dios, diciéndole lo que desees, quejarte de las situaciones
difíciles, agradecer por las bonitas experiencias que has vivido, contarle tus sueños o fracasos, darle
a conocer tus preocupaciones, etc. Y en esos momentos, vas pensando y sintiendo que Dios está a tu
lado, que está de tu parte, que te ama, por eso
te acompaña a lo largo de tu vida. Por eso, la
oración se define como la comunicación con
Dios.
Que no te pase lo del discípulo de la parábola,
creyendo que Dios resolverá todo. A ti, a
nosotros, a todos nos corresponde solucionar
nuestros problemas, y vaya, que ahora se
hicieron muy grandes. Y la oración será el
momento para contarle a Dios nuestras
vivencias y descubrir su infinito amor, será
nuestro momento de descanso y momento de
motivación para continuar nuestro camino.

ACTIVIDADES:
1. Jesús de Nazaret nos enseña sobre la oración: busca, en tu Biblia
Mc 1,35; Lc 11,1 y Mt 6,6-7 y transcríbela en tu hoja de trabajo.
2. Haz una oración cristiana con tus propias palabras teniendo en cuenta la situación que estamos
viviendo. Escríbela en la misma hoja y hazle un recuadro.

También podría gustarte