Está en la página 1de 4

TRES CARTAS PARA LA REBELIÓN PACÍFICA DEL PUEBLO LIBRE

Acaba la era del pensar en uno mismo y del bien particular


Comienza la era del sentir con los demás y del bien común

En las páginas siguientes hay tres cartas que he realizado en diferentes momentos, desde hace más de 12 años (en-
tre enero del 2008 y enero del 2009), actualizadas el 1 de julio del 2020. Quiero que las leas con el corazón y no
con el pensamiento que lo desvirtúa todo con las falsas formas mentales, prejuicios e ideas preconcebidas.

Considero que quienes estamos algo más “vivos” o “despiertos” y queremos ser cada día más Justos hemos de
unirnos en los mínimos comunes y trabajar al unísono con todas nuestras energías y capacidades para que la Justi-
cia pueda ser, al menos entre nosotras/os, sólo así podemos cambiar la inercia de la historia. Con sólo un ser hu -
mano más que comience a cambiar, tiene sentido todo este hacer.

Para terminar quiero dejarte dos reflexiones, una hecha por Mevlana Rumi y otra por mi.

Dejadles dormir

Aquellos que no sienten este Amor


arrastrándoles como un río,
aquellos que no han bebido un amanecer
como una copa del manantial,
ni tomado una puesta de sol como cena,
aquellos que no quieren cambiar...
dejadles dormir.

Mevlana Rumi

Sabrás que es el Amor

Cuando seas como un niño,


coherente entre lo que
sientes, piensas y haces;

Cuando renuncies a todo


lo que tienes y deseas,
lo que crees y piensas;

Cuando sientas con todos


los seres que sienten
y compartas con ellos;

Entonces,
en ese momento,
sabrás que es el Amor.

Jesús
REBELIÓN PACÍFICA DEL PUEBLO LIBRE EN TODA LA TIERRA
- El Fin del viejo Mundo (la era del pensar en uno mismo y del bien particular) -

Soy Jesús, Soy Eisa, Soy Maitreya...

Quiero decirte que la única forma de sentirse bien con uno mismo es compartir recíprocamente con los otros seres
vivos que nos rodean. Cada uno, en cada una de las veces que acumula y no comparte, comete una injusticia con
los seres que le rodean que son iguales a él y que sufren como consecuencia de su afán de acumular. Quienes acu -
mulan tratan de someter, y la mayoría de las veces lo consiguen con los más débiles; en cambio se alían con aque -
llos que son más fuertes y para completar todo esto, encima pretenden después disimular su injusticia con la hipo -
cresía de aparentar que son “buenos” y “justos” tratando de ocultar lo que hacen volviendo a reprimir aún más a
las víctimas de sus injusticias haciéndolas parecer ante los demás que son “malos” e “injustos”. Son verdaderos
sepulcros blanqueados.

Nosotros en cambio, el Pueblo Libre de la Tierra que hemos sufrido el sometimiento durante tantos siglos sin tra-
tar de someter a otros, sí que sabemos compartir. A partir de ahora debemos ser Justos: Compartid solamente con
aquellos que sean recíprocos con nosotros por el principio de igualdad de todos los seres vivos. Nosotros somos
los únicos que estamos disfrutando de este paraíso que siempre ha estado aquí, nuestra Madre Tierra, el Cielo, el
Jardín, el Nirvana... Para disfrutar de él, sólo hay que saber compartir todo lo que se desea poseer, así perderá su
característica más negativa de propiedad privada, generadora de injusticia, para ser un bien común, disfrutado por
nosotros mismos y todos los que nos rodean.

Nada es lo que aparenta ser. Sólo compartir sin hipocresía nos hace libres, porque no estaremos sometidos, ya que
a partir de ahora exigiremos Justicia y por lo tanto reciprocidad. Nos distinguimos de los indignos que tratan de
acumular. Nosotros somos dignos, lo compartimos todo y por eso somos el Pueblo Libre. Vayamos unidos todos
los que somos dignos, juntos estamos cambiando el mundo.

Sólo es sometido aquel que se deja someter. Si compartimos entre nosotros, el Pueblo Libre de la Tierra, no tenemos
que estar sometidos a nadie. Ésta es la rebelión pacífica del Pueblo Libre. Tal y como van las cosas, en la actualidad
no es difícil de entender que el Pueblo somos la mayoría, ya queda muy poco para ser una mayoría muy generalizada.
Ya está aquí la gran crisis humana y medioambiental a nivel mundial a la que nos han conducido los “ricos” y “bue -
nos” con la complicidad del Pueblo. Seamos conscientes que un día no muy lejano nos necesitarán y no nos
podrán someter. Éste es el fin del injusto y viejo mundo y el comienzo del Justo y nuevo mundo.

No creas en las religiones, las ideologías y las filosofías. Déjate orientar sólo por las palabras y hechos de sus fun -
dadores y conócete a ti mismo, porque aunque todos los seres conscientes y coherentes anteriores a nosotros apunta-
ron a la “luna”, sus seguidores se quedaron mirando el dedo que la señalaba. Lo que piensas está equivocado y
deformado en tu mente por los condicionamientos mentales a los que te han sometido desde niño con la deforma -
ción de la enseñanza original de las religiones, ideologías y filosofías. Todo esto lo han manipulado unos pocos gru -
pos de personas para justificar el afán de acumulación de sus miembros y la hipocresía con la que tratan de taparlo.
Esta manipulación que has sufrido te aleja de los demás seres cuando piensas que sólo lo que tu crees es lo verdade -
ro, entonces te sientes mejor que los demás y con más derechos. Para salir de este falso laberinto del pensamiento
cree en ti mismo cuando estás sintiendo recíprocamente (compartiendo) con otro ser vivo que es igual que tú y al
que tienes enfrente. Cuando tengas la mente clara y transparente, es decir sin prejuicios, sin falsas formas mentales
ni expectativas de futuro, sólo entonces podrás empezar a sentir con los otros seres que tienes alrededor hasta enten-
derlos como si fueras tú mismo. Entonces comprenderás qué significa “interser”, el auténtico Amor.

Cuéntalo a quien te encuentres en tu camino y quiera escucharte. Dile cómo estás viviendo el descubrimiento de
este nuevo mundo. Ésta es la primera señal, lo primero que hay que hacer: Compartir recíprocamente todo
lo que se posee sirviendo de ejemplo. No hay otra manera.

Soy el que Soy y el que no Soy, Somos los que Somos, el Pueblo Libre.

Jaén, 23 de enero de 2008 (Actualiz. 1/7/2020)


REBELIÓN PACÍFICA DEL PUEBLO LIBRE EN TODA LA TIERRA
- El Juicio Final (separar a los Justos de los injustos) -

Soy Eisa, Soy Maitreya, Soy Jesús...

Estamos al final de la era del pensamiento y del bien individual, el fin del viejo mundo. Ha llegado el momento
del Juicio Final en que quienes queramos ser Justos nos separemos de quienes quieran seguir siendo injustos,
puesto que el nuevo mundo sólo será disfrutado por los seres dignos y, por lo tanto, Justos.
Todos los otros seres vivos, excepto el ser humano, son dignos y Justos. El ser humano es actualmente la especie mal-
dita, la única que con el pensamiento dedicado al afán de acumulación actúa, casi siempre, con hipocresía sembrando
injusticia y, por lo tanto, sufrimiento en otros seres vivos y en la madre Tierra. Una gran parte de la naturaleza y la
mayoría de las personas están impregnadas de este sufrimiento que los seres humanos llevan siglos causando. Tanto es
así que los alimentos que se obtienen bajo la explotación o maltrato de las personas, los animales o de la naturaleza
cargan con este sufrimiento y lo trasmiten a los que los consumen como se sabe en la ciencia oriental.
Sirva como ejemplo el aceite de oliva de Jaén (España) obtenido con la explotación y humillación de seres humanos
en muchos campos, ciudades y pueblos, incluidos algunos albergues como el de la capital, además de la contamina -
ción química de la Tierra. Este producto será maldito mientras que se obtenga así y trasmite a quién lo consume todo
el sufrimiento con el que se produce. No hay más que dar un paseo por la provincia de Jaén para comprobar que la
inmensa mayoría de las personas adultas, consumidores diarios del aceite de oliva, llevan consigo la enfermedad y la
tristeza. Al igual que el aceite de oliva de Jaén, son malditos otros muchos productos producidos de la misma forma.
Se consciente y consume sólo aquellos productos que están limpios de destrucción y sufrimiento. Ésta es la Justicia
Natural que el ser humano debe respetar, pero por su avidez empleada en acumular y enriquecerse la ha alterado sem -
brando injusticias que se vuelven contra él.

Todo lo que hemos hecho hasta ahora por estar inconscientes nos lo podemos perdonar a nosotros mismos. El
Pueblo Libre ya está juzgando a “vivos” y “muertos en vida”, y está “resucitando” a algunos que estábais
“muertos en vida” y con su ejemplo abre los ojos, de quien quiere, para que por un instante vea y así pueda
decidir entre estar “vivo” y ser Justos o seguir “muerto en vida” siendo injusto. Sólo en esto consiste el Jui -
cio Final. Aquel que oiga estas palabras auténticas y decida seguir causando destrucción y sufrimiento por acción
u omisión sobre otros seres vivos o sobre la naturaleza seguirá maldito y seguirá condenado a sufrir.
Para cumplir con la Justicia Natural debes dejar la hipocresía con la que te autojustificas, en caso contrario tu
autocondena, que es la enfermedad y el sufrimiento, es inevitable, así puedes saber si estás cumpliendo con la Ley
Natural y, por lo tanto, si estás siendo Justo o injusto. La avidez o el deseo de poseer hace que te sientas infeliz,
con ansiedad y hastío. Si sigues estos impulsos estás siendo injustos. Tu paz y alegría sólo es posible cuando no
acumules nada, compartas recíprocamente todo incluso la tierra que crees poseer a nivel individual y colectivo,
cuando respetes y alientes en su desarrollo pleno a cada ser vivo que te rodea, no ejerciendo ni opresión ni repre-
sión contra ellos. El Pueblo Libre estamos aquí para alentar la separación de las parejas, familias y grupos con
actitudes de posesión; para fomentar la desaparición de los individualismos particulares y colectivos como identi-
dades grupales que se creen por encima de la igualdad de todos los seres sintientes y la naturaleza. Con todo esto
estamos creando el nuevo mundo basado en la igualdad y la comunidad de todos los seres.

El daño causado está empezando a cobrar sus deudas, pero sólo estamos al principio. La inmensa mayoría de los
que leéis esto no moriréis sin, en breve, ver como todo a vuestro alrededor comienza a exigir Justicia. Están empe -
zando a manifestarse las grandes crisis: Medioambiental y humana. Las señales van a ser más que evidentes inclu -
so para los que no quieren ver. Los que se creen dueños del mundo y de nuestros destinos, que quieren aparentar
que controlan todo, no podrán controlar nada; ya están haciendo mucho más daño queriendo mantener sus ilegíti-
mos privilegios, pero también están cayendo como frágiles construcciones de paja frente al huracán de la Justicia
Natural y de la rebelión pacífica del Pueblo Libre de toda la Tierra.
Ahora que puedes ver las graves injusticias en las que has participado tienes la última oportunidad para salir del
infierno en el que vives. Sé Justo aquí y ahora y gozarás de serenidad y paz. Si quieres seguir siendo injusto segui-
rás siendo maldito y, por tanto, condenado a sufrir y a que, por Justicia, seas ignorado en este nuevo mundo.

Soy el que Soy y el que no Soy, Somos los que Somos, el Pueblo Libre.

Jaén, 23 de julio de 2.008 (Actualiz. 1/7/2020)


REBELIÓN PACÍFICA DEL PUEBLO LIBRE EN TODA LA TIERRA
- El comienzo del Paraíso (la era del sentir con los demás y del bien común) -

Soy Maitreya, Soy Jesús, Soy Eisa...

Estamos ante tus ojos y no nos ves; te hablamos del Amor auténtico, libre y Justo y no nos escuchas. Actúas como
ciego, sordo y mudo. Ha llegado el momento: El ser humano debe elegir entre perpetuar los hábitos de injusticia y
perecer o tratar de ser justo cambiando en coherencia para sobrevivir. Es necesario dejar de justificar con el falso
pensamiento el bien individual para empezar a sentir con los demás el bien común.

El Cielo, el Paraíso, el Nirvana, el Jardín de Alá siempre han estado aquí, es la Madre Tierra vivida con Amor. Las
religiones, las ideologías y las filosofías se han fundamentado en los sueños de una paz futura del ser humano. Sin
embargo esa paz sólo se puede disfrutar ahora, realizándola constantemente. No hay más “cielo” ni más “infierno”
que el que generamos en cada momento. No existe el futuro ni el pasado, sólo son imágenes de nuestra mente.
Todo lo real es presente. ¡Cambia la percepción!
En este presente puedes hacer realidad el paraíso que soñaste cuando eras niña o niño transformándote a ti mismo
y de esta manera puedes transformar todo lo que te rodea. Para ello debes hacer igual que todo el resto de seres
vivos de la Tierra: Usar un medio que es de todos sin poseerlo. La forma de empezar es, como siempre, la más
sencilla y coherente: Quitar las cadenas, las alambradas, los muros y por supuesto, las fronteras. Para conseguir
esto es indispensable primero quitar todos los muros y fronteras de nuestra mente, dialogar, consensuar y compar -
tir recíprocamente.

Si quieres ser Justo aquí y ahora, sin postergarlo para el futuro, comparte lo que por ahora estás considerando tus
propiedades. Si a cambio de esto no recibes respeto por parte de alguno de los demás, será porque éste es injusto.
Lo descubrirás porque acumula, roba, miente, es hipócrita, perezoso y sobre todo no actúa con reciprocidad con
respecto a lo que le ofreces, pues lo que hace o usa lo realiza sólo pensando en su provecho individual. Debes
hablar claro con él y, si no cambia, expulsarlo del “paraíso de compartir” pues no ha respetado lo que estaba sien-
do compartido para todos. Así separaremos a los Justos de los injustos y todos los seres humanos dignos que esta -
mos dispuestos a compartir recíprocamente nos uniremos sirviendo como ejemplo coherente para aquellos otros
que quieran hacerlo igual.

Ha comenzado la rebelión pacífica del Pueblo Libre, pues por dignidad y Justicia sólo compartimos con los nos
demuestran querer ser Justos y recíprocos, negándonos a trabajar para el enriquecimiento de los injustos que no
comparten, generando formas autogestionarias de trabajo común. Este mundo y sus recursos naturales pertenecen
de forma Justa y natural a todos los seres que lo habitamos pero los injustos, indignos codiciosos y ricos (verdade-
ros terroristas, asesinos o cómplices), mediante la manipulación, las ilegítimas leyes inventadas e impuestas y la
salvaje represión, quieren apoderarse cada vez más de éste, y sometiéndonos, vivir a costa del trabajo y el empo -
brecimiento de todos los demás llevándonos con ello a la presente y cercana insostenibilidad y autodestrucción.
No hay más que ver la gran crisis financiera, social y medioambiental que no ha hecho nada más que empezar.
¿Creéis que podemos seguir dependiendo de estos psicopatas, indignos y corruptos “ricos” (empresarios, religio-
sos, políticos...) que quieren mantener por encima de todo sus ilegítimos privilegios? ¿No será más bien que tratan
de justificarse criminalizando y reprimiendo salvajemente a los demás para que nadie les reclame los Derechos
Naturales que tenemos como seres vivos?
Por tanto, estos malditos “ricos” se justificarán con la mayor de las hipocresías y tratarán de someternos mediante
diversas formas de violencia y terrorismo legalizado. Pero así harán más claro todavía que quieren arrebatarnos
todo en pos de conseguir sus deseos, hasta la misma vida. Pero no conseguirán someternos porque compartien-
do recíprocamente y dándoles la espalda acabaremos con las injusticias. Ahora que estás viendo por un ins-
tante la realidad, puedes elegir entre estar vivo (siendo Justos compartiendo) o seguir muertos en vida (siendo
injusto acumulando) mientras te llega la hora de perecer, más cercana de lo que imaginas. Si no hacemos reali-
dad el “paraíso de compartir” los seres humanos nos exterminaremos a nosotros mismos.

Soy el que Soy y el que no Soy, Somos los que Somos, el Pueblo Libre.

Jaén, 23 de enero de 2.009 (Actualiz. 1/7/2020)

También podría gustarte