Está en la página 1de 2

IES ALPAJÉS.

ANA ROBLES

LA POESÍA DE LA GENERACIÓN DEL 27

Se conoce con este nombre a un grupo de escritores españoles nacidos a


finales del XIX y comienzos del XX, que empiezan a escribir sobre los años
20. El nombre del grupo les viene del homenaje al poeta barroco Góngora,
celebrado en 1927; poeta al que toman como modelo poético por sus
creaciones metafóricas. Todos sus componentes poseen una gran cultura
literaria y tienen un origen familiar acomodado. Mantuvieron actitudes
liberales en política y durante la Guerra Civil apoyaron a la República y al
finalizar la contienda la mayoría se exilió. Se relacionan entre sí en la
Residencia de Estudiantes de la Institución Libre de Enseñanza krausista y
comienzan a participar en acontecimientos culturales comunes (la
celebración del tercer centenario de Góngora o a colaborar en las mismas
revistas, p. ej: Litoral, Vértice, Revista de Occidente.

Además de reconocer como maestros a Juan Ramón Jiménez y a Ortega, en


todos ellos es palpable la influencia de los clásicos del Renacimiento y del
Barroco que consideran la base de la poesía española; de Bécquer, sobre
todo en Cernuda; de la poesía tradicional popular que deja su huella
fundamentalmente en Alberti y Federico García Lorca y de las
vanguardias principalmente el ultraísmo tal y como muestra Gerardo
Diego en sus libros Imagen, Manual de espumas y el surrealismo como se
puede apreciar en casi todos los autores si bien, Vicente Aleixandre,
nuestro premio Nobel Sirvió de maestro a la generación de los jóvenes
poetas después de la guerra es quizá el poeta más surrealista del grupo.

Crearon un lenguaje generacional, todos conceden importancia al estilo,


cultivan la metáfora y consideran la poesía en su vertiente estética. Las
aportaciones más importantes de este grupo a la Literatura y más en
concreto a la poesía española del siglo XX fueron el Interés por la obra bien
hecha. García Lorca decía: “Soy poeta por la gracia de Dios y por mi
esfuerzo”; la renovación poética con dos elementos comunes: – La imagen
(base expresiva de la poesía). – La métrica (incorporación del verso libre y el
versículo) y la recuperación de la lírica popular en temas, estructuras y
métrica.

Etapas de la Generación

Se distinguen 3 períodos:

Etapa inicial, hasta 1927. Se impone el ideal de la poesía pura de


Juan Ramón Jiménez , Guillén, representante esencial de este tipo de
poesía, la definió como “poesía químicamente pura es lo que
permanece en el poema después de haberle quitado todo lo que no
es poesía” y la influencia vanguardista; es el momento del arte
deshumanizado. Estilísticamente hay un refinamiento de la lengua,
versos y estrofas clásicas. La imagen y metáfora son la base del
poema y cualquier objeto de la vida cotidiana puede convertirse en
materia poética (ej: Underwood girls (máquina de escribir) o el poema
a una bombilla de Pedro Salinas) Al mismo tiempo, coexiste con una
poesía neopopular.

1
IES ALPAJÉS.
ANA ROBLES

De 1928 a la Guerra Civil: Se produce un cambio de estilo poético


y se pasa de la poesía pura a una poesía más comprometida debido
también a la Influencia del poeta chileno Pablo Neruda, por medio de
la revista Caballo verde para la poesía, y del peruano César Vallejo
por su poesía de corte dramático, existencial y comprometido. Surgen
así los temas relacionados con la condición de la existencia humana,
angustia vital, existencialismo y los sociales y políticos.

La influencia del surrealismo se deja ver en los temas (la vida es


como una pesadilla), en la creación de metáforas oníricas
(provenientes del sueño), enumeraciones caóticas y en la métrica en
la utilización del verso libre y el “versículo”.
A partir de este momento de definen diferentes trayectorias poéticas,
dependiendo de la ideología de cada uno de los componentes del
grupo, p.ej: Alberti con temas más políticos por ser del Partido
Comunista o Gerardo Diego con temas menos políticos y sociales por
su afinidad con los franquistas.

Después de la Guerra Civil. Abandonan el surrealismo, pero sus


poemas tienen un tono dramático y existencial. Tras la contienda Civil.
Puede considerarse deshecho el grupo, aunque mantuvieron la
amistad y crearon obras importantes.

La guerra provoca de un lado el asesinato de Lorca, poniendo fin a una de


las voces más representativas y personales de la poesía y del teatro
anterior a la guerra civil, y la obligatoriedad de seguir escribiendo en
exilio como ocurre con Salinas, Guillén, Alberti y Cernuda, quienes tratan
en numerosas ocasiones ese tema [reflejo de la angustia existencial y
preocupaciones éticas y sociales].
En este periodo y ya en solitario merece la pena destacar a Dámaso
Alonso y su obra publicada en 1944, Hijos de la ira y a Vicente Aleixandre
con Sombra del Paraíso e Historia del corazón

(Nombres que integran la Generación del 27: Pedro Salinas, Jorge


Guillén, García Lorca, Rafael Alberti, Luis Cernuda, Manuel Altolaguirre,
Emilio Prados, Vicente Aleixandre, Gerardo Diego, Dámaso Alonso. En
realidad este último forma parte del grupo por sus estudios sobre el poeta
Góngora, pero su producción poética es más importante después de la
guerra civil, como “poeta desarraigado”. A Miguel Hernández se le
considera parte del grupo, pero otros críticos lo clasifican dentro de la
Generación del 36.)