Está en la página 1de 2

6 pasos para la planeación y el desarrollo de una clase o unidad didáctica

En términos generales la planeación y el desarrollo de una clase o unidad instruccional se guía


tomando en cuenta los siguientes pasos:

a. Selección del tema, tópico o problema. Por lo general, esta sección está
determinada por el programa académico que se está siguiendo, sin embargo es
importante hacer notar que en muchas instituciones educativas se enriquecen los
programas adicionando nuevos temas de un año escolar al siguiente, razón por la cual
es importante una revisión frecuente de los temas. Sobre todo pensando en la
posibilidad de que los nuevos temas añadidos al programa pueden requerir que el
alumno desarrollo habilidades o bien necesite algunos conocimientos previos para
lograr dominarlos.

b. Tomar en cuenta el objetivo de la clase y plantear el panorama general del tema:


Los objetivos se escriben como un panorama acerca de los contenidos del tema así
como lo que se espera que los alumnos aprendan. Para trata el objetivo de la clase
con los alumnos, es importante que el docente:

1. Esté completamente familiarizado con el tema y los materiales a utilizarse.


2. Consultar la documentación relacionada con el del tema con la finalidad de
obtener ideas
3. Decidir la dosificación del contenido (hasta qué punto llegar en esa clase) y los
procedimientos (lo que los alumnos deben aprender y cómo deben aprenderlo)
4. Escribir la expectativa que como docente se tiene de lo que espera que los
alumnos aprendan.
5. Asegurar que los objetivos del profesor sean congruentes con los del curso y el
nivel de grado del programa.

c. Seleccionar los objetivos instruccionales para esa clase. Para lograr este paso, es
necesario que el docente:

1. Incluya habilidades, actitudes, apreciaciones e ideales a conseguir


2. Ser específico, evitando las generalizaciones
3. Extraer del objetivo los términos que denoten conductas observables.

d. Explicitar a detalle los procedimientos a seguir. Estos procedimientos incluyen los


contenidos temáticos teóricos y las actividades de clase para un tópico en particular.
Para lograr obtener las mejores ideas a ser aplicadas en una clase, se pueden seguir
las siguientes estrategias:

1. Revisar a documentos, consultar con colegas o investigar en fuentes


confiables para obtener ideas para la creación de actividades de aprendizaje
aplicables para el tema de la clase.
2. Revisar concienzudamente las actividades de aprendizaje seleccionadas para
asegurar que efectivamente contribuyan al aprendizaje que se persigue en los
objetivos, desechando las ideas y/o actividades que pueden no funcionar.
3. Asegurar que las actividades sean asequibles: hacerse la siguiente pregunta:
¿Cuento con los recursos materiales y equipo así como el tiempo para
implementarla? Si la respuesta es negativa replantearse ¿Se pueden obtener?
¿Son estas actividades adecuadas para los niveles intelectuales y de madurez
de los alumnos?
4. Revisar si los recursos bibliográficos disponibles son veraces y soportan los
contenidos teóricos y las actividades de aprendizaje.
5. Tomar la decisión de cómo introducir la temática a ser tratada en la clase. Esto
puede ser hecho con la utilización de actividades introductorias que podrían ser
planeadas tomando en cuenta los intereses de los estudiantes, poner a prueba
sus habilidades o bien pueden ser actividades que sirvan de puente entre el
tópico a ser tratado en clase con otros temas vistos previamente o incluso,
cuando se tiene experiencia, involucrar a los alumnos en la planeación.
6. Planear actividades a desarrollar durante la clase, las cuales deben de
mantener al estudiante interesad en ella, tomando en cuenta la
heterogeneidad del grupo, las características individuales de los alumnos, etc.
7. Planear actividades de cierre que resumirán lo aprendido en clase. En muchos
casos resulta beneficioso hacer en estas actividades juegos que permitan
aplicar los conocimientos adquiridos recientemente en situaciones de la vida
cotidiana, esto brindará a los alumnos la oportunidad de probar su propio
aprendizaje y permitir la transferencia hacia otros contextos.

e. Planear la evaluación. En esta parte resulta conveniente la utilización de


evaluaciones parciales para monitorear los avances de los alumnos así como una
evaluación final para corroborar que se ha logrado el objetivo.

f. Revisar que los materiales necesarios estén disponibles La clase puede no


funcionar si los materiales necesarios para su realización no se encuentran disponibles,
por lo tanto, es necesario asegurarse que los materiales a ser utilizados se encuentran
disponibles y en buenas condiciones para ser usados como apoyo a la clase.