Está en la página 1de 5
Las Américas y el Mundo Boletín Núm.8/11-enero-2011. El equipo del proyecto Las Américas y el

Las Américas y el Mundo

Boletín Núm.8/11-enero-2011.

El equipo del proyecto Las Américas y el Mundo tiene el agrado de brindar- les una nueva entrega en nuestra serie de boletines analíticos que exploran las bases sociales de distintos temas internacionales en el hemisferio ameri- cano, utilizando datos derivados del proyecto de opinión pública y política exterior Las Américas y el Mundo. Para descargar ésta y otras notas analíti- cas visite la sección de publicaciones en nuestra página:

México y el libre comercio: Sacando un peso de diez centavos

Por: Jesse Rogers

comercio: Sacando un peso de diez centavos Por: Jesse Rogers Resumen Los mexicanos favorecen al libre

Resumen

Los mexicanos favorecen al libre comercio a pesar de la falta de creci- miento en términos laborales y salariales. Según resultados de la encues- ta México, las Américas y el Mundo 2008, el 55% de los mexicanos se han sentido beneficiados en su nivel de vida por el libre comercio, aún cuando un número similar manifiesta pesimismo respecto a su futuro económico. Tal incertidumbre económica no parecería ir de la mano del apoyo al libre comercio, particularmente en un país donde el crecimiento económico ha dado magros resultados. En este artículo exploramos esta aparente contradicción utilizando un modelo con base en la capacidad de consumo, revelando así la razón por la cual el libre comercio parece tener tal atractivo, incluso frente a un desempeño por debajo del esperado.

incluso frente a un desempeño por debajo del esperado. Las Américas y el mundo es el

Las Américas y el mundo es el único estudio de opinión pública sobre política exterior realizado en América Latina. Cada dos años se levanta una encuesta a una muestra representativa de la po- blación nacional mexicana y a un grupo de líderes.

El objetivo de este pro- yecto es conocer, medir y analizar las opiniones generales de la población y los líderes en América Latina con respecto a diversos asuntos .

La información recabada por este estudio es públi- ca, convirtiendo a Las Américas y el Mundo en una herramienta que asegura la transparenciay rendición de cuentas y fortalece la democracia de la región

Contáctenos:

Proyecto ‘Las Américas y el Mundo’ División de Estudios Internacionales

Tel 5727 9827 o 5727 9830

E-mail:

ana.gonzalez@cide.edu

mexicoyelmundo@cide.edu

Si desea no recibir estos boletines, por favor envíe un correo electrónico a: ana.gonzalez@cide.edu o a jan.roth@cide.edu

México y el libre comercio: Sacando un peso de diez centavos

Jesse Rogers *

Los mexicanos favorecen al libre comercio a pesar de la falta de crecimiento en términos laborales y salariales. Según resultados de la encuesta México, las Américas y el Mundo 2008 1 , el 55% de los mexicanos se han sentido beneficiados en su nivel de vida por el libre comercio, aún cuando un número similar manifiesta pesimismo respecto a su futuro económico. Tal incertidumbre económica no parecería ir de la mano del apoyo al libre comercio, particularmente en un país donde el crecimiento económico ha dado magros resultados en cuanto a la oferta de empleos y niveles salariales prometidos por la reforma comercial. Aun así, la encuesta muestra un fuerte apoyo hacia el libre comercio incluso entre las personas de menores ingresos y aquellos trabajadores que han sido más afectados por la apertura comercial de México. Un apoyo tan generalizado sugiere que las actitudes hacia el libre comercio no dependen por completo del balance de pérdidas y ganancias percibidas en términos laborales y salariales. En cambio, la simpatía por el libre comercio podría estar relacionada más con la mayor variedad de productos y servicios disponibles que ha acarreado la apertura comercial. Es posible, entonces, que los mexicanos evalúen al libre comercio más como consumidores que como actores en el mercado laboral.

Un fuerte apoyo al libre comercio sugiere que las preferencias individuales pueden ser explicadas por lo que estudiosos del fenómeno, como Adam Baker, Susan Minushkin y Matthew Kocher, como un modelo de “consumidores”. Estos autores plantean que los individuos, en lugar de formar sus preferencias según los cambios que perciben en las condiciones de empleo y salarios del mercado laboral, suelen evaluar los efectos del libre comercio en términos de su consumo personal y no en su “situación como productores y receptores de un salario”. 2 De acuerdo con Baker, los individuos que viven en países anteriormente protegidos del mercado global tienen “mayor probabilidad de juzgar la política comercial según su impacto, altamente visible, sobre las opciones del consumidor y no sobre el mercado laboral”. 3

Al contrario del modelo de comercio exterior presentado por Hecksher-Ohlin 4 , el cual predice que los individuos forman sus preferencias sobre la apertura comercial basándose en sus ganancias y pérdidas, un modelo basado en el consumidor nos ayuda a explicar por qué el apoyo hacia el libre comercio es alto incluso entre quienes ganan menos y quienes han sido afectados de forma negativa por la apertura comercial. Según el modelo basado en el consumidor, quienes ganan un salario bajo o intermedio son quienes reciben los mayores

* Jesse Rogers es asistente de investigación de la División de Estudios Internacionales del

Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Es licenciado en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Pennsylvania.

2 Baker, Adam. 2003. Why is Trade Reform So Popular in Latin America? A Consumption-Based Theory of Trade Policy Preferences. World Politics 55 (3) 423-55.

3 Ibid 4 Hecksher, Eli F., y Bertil Ohlin, Hecksher-Ohlin Trade Theory, MIT Press, 1991.

beneficios del libre comercio, pues los bienes que probablemente enfrenten una mayor competencia externa -alimentos, electrodomésticos, electrónica y servicios de comunicación como telefonía celular, el internet o la televisión- conforman un alto porcentaje de sus gastos. Como proponen Minushkin y Kocher, el apoyo al libre comercio debería alcanzar su nivel máximo “a niveles de ingreso intermedios”, puesto que “las importaciones y bienes importados competitivos conforman el mayor segmento del presupuesto doméstico de los consumidores de ingresos medios”. 5

Las medidas de ingresos utilizadas en la encuesta nos permiten poner a prueba este modelo, pues es posible evaluar estas variables en términos de la capacidad de consumo de las personas. Se les pidió a los entrevistados que evaluaran si su nivel de ingreso es suficiente para cubrir sus gastos mensuales, con las siguientes opciones de respuesta: aquellos que encuentran “grandes dificultades” para cubrir sus gastos, aquellos con “dificultades” para hacerlo, aquellos cuyo ingreso les “alcanza” para cubrir sus gastos y quienes cuentan con un ingreso que “les alcanza y pueden ahorrar”. Esta pregunta es una medida no solamente de ingreso, sino de ingreso relativo a necesidades, lo cual hace que sea una medida adecuada de

la capacidad adquisitiva y de consumo. Por lo tanto, al cruzar esta medida con la pregunta

“¿Usted cree que el libre comercio ha sido bueno o malo para el nivel de vida de personas

como usted?” nos es posible evaluar el apoyo al libre comercio en términos de consumo.

Efectivamente, los resultados de la encuesta parecen cumplir las predicciones hechas por Minushkin y Kocher. Como puede verse en la Gráfica 1, el apoyo al libre comercio entre las dos categorías intermedias - aquellos que tienen “dificultades” y a quienes les “alcanza”- es notablemente similar. Un 54% y 55% respectivamente consideran que el libre comercio les ha beneficiado en cuanto a su nivel de vida. Sin embargo, aunque el apoyo al libre comercio en las categorías intermedias es alto, no es el grupo que más favorece al libre comercio, pues los mexicanos a quienes “les alcanza y pueden ahorrar” reportan en un 66% que el libre comercio ha mejorado su nivel de vida, frente a un 48% de aquellos a los que no les alcanza

y tienen grandes dificultades.

Este resultado parece apoyar un modelo de ganadores y perdedores, en el cual el apoyo por el libre comercio

y perdedores, en el cual el apoyo por el libre comercio 5 Minushkin Susan y Matthew

5 Minushkin Susan y Matthew Adam Kocher. 2006. Trade and Investment Policy Preferences and Public Opinion in Mexico. Documento de trabajo de la División de Estudios Internacionales del CIDE.

incrementa junto con el ingreso.

Un modelo basado en ganadores y perdedores no logra, sin embargo, explicar por qué aquellos que ganan menos siguen reportando significativamente que el libre comercio ha mejorado su nivel de vida. A pesar de existir diferencias importantes entre los niveles más altos y más bajos de ingreso, el apoyo al libre comercio es alto de manera consistente:

aquellos en el escalón más bajo consideran en 48% que el libre comercio los ha beneficiado, frente a un 34% que considera lo opuesto (el 18% restante dijo no saber o no contestó la pregunta). Dado que el crecimiento de ingresos ha sido lento durante las dos décadas de mayor experiencia con el libre comercio en México, este apoyo por parte de aquellos con menores capacidades de consumo probablemente refleja el impacto de la reducción de precios y el acceso a bienes de mayor calidad.

Un modelo basado en el consumidor también nos explica por qué el apoyo al libre comercio se muestra elevado, incluso entre los sectores que más han sido afectados por la apertura

comercial de México. Los empleados asalariados son al mismo tiempo los que más ingresos tienen y los que más se sienten beneficiados por el libre comercio. Sin embargo, el apoyo al libre comercio de los asalariados no es mucho mayor al apoyo visto en otros sectores económicos, los cuales han crecido más lentamente o incluso registran pérdidas en términos reales. De acuerdo con la Gráfica 2, mientras que un 59% de los asalariados consideran que se han beneficiado por el libre comercio, el 56% de los obreros en manufactura y el 46% de los trabajadores agrícolas consideran lo mismo. Particularmente el apoyo mostrado por el muy golpeado sector agrícola, a de

pesar

significativamente más bajo que en los otros dos sectores, es superior a lo esperado si consideramos que el sector agrícola perdió más de un millón de empleos entre 1994 y 2003.

perdió más de un millón de empleos entre 1994 y 2003. ser La razón por la

ser

La razón por la cual el apoyo al libre comercio en el sector agrícola es más bajo que en los otros dos sectores también puede ser revelada al ampliar las conclusiones de un modelo basado en el consumidor. Así, mientras que los trabajadores agrícolas mexicanos pueden haber perdido algo debido a la apertura comercial, esto no los ha aislado totalmente de las importaciones más baratas y de mayor calidad. El hecho que el 46% de ellos considere que se

han beneficiado a causa del libre comercio es evidencia del impacto positivo que tienen los bienes de consumo sobre la percepción del bienestar. Sin embargo, los trabajadores del sector agrícola se verían más aislados de los varios productos disponibles gracias al libre comercio - electrónicos, internet, algunos bienes de importación- que los trabajadores en zonas urbanas de los sectores manufacturero y de servicios, lo cual explica el porqué el apoyo al libre comercio es menor al de estos últimos.

Quienes proponen un modelo basado en el consumidor también señalan su utilidad para determinar las preferencias en cuanto a comercio y política exterior, siempre que la inversión extranjera sea dirigida “al mercado doméstico y no a sectores de exportación,” como dicen Minushkin y Kocher. De hecho, como se muestra al ver la pregunta “¿Debe el gobierno permitir la inversión extranjera en Telecomunicaciones?”, una de los sectores con mayor beneficio potencial en términos de precios y servicios, la mayoría del público en general está en contra de la inversión extranjera, mientras que aquellos que consideran que el libre comercio los ha beneficiado son mucho más abiertos a esta posibilidad, pues el 49% se muestran a favor de permitir el libre comercio en el sector de telecomunicaciones frente a un 43% entre el público general.

De manera similar, una mayoría de mexicanos que sienten haber sido beneficiados por el libre comercio consideran, 52% contra 44%, que la inversión extranjera debe ser permitida en medios masivos. Sin embargo, el apoyo a la inversión extranjera en los sectores petrolero y de producción energética es mucho menor, tanto entre el público en general como entre los que se sienten beneficiados por el libre comercio. Estos últimos expresaron en un 65% su rechazo a la inversión extranjera en petróleo, cercano al 70% del público general.

Los bajos niveles de apoyo a la inversión extranjera en los sectores petrolero y energético no contradicen al modelo comercial basado en el consumidor. En primer lugar, las telecomunicaciones y los medios - televisoras, revistas, periódicos, telefonía e internet- están más vinculados con el consumo diario, mientras que el petróleo y la energía eléctrica no forman parte de la canasta básica diaria de las personas. En segundo lugar, la oposición hacia la inversión en el sector petrolero puede ser explicada por motivos de cultura política, dado que el control estatal sobre el petróleo mexicano es considerado un símbolo histórico de la soberanía nacional. Debido a que este sector permanece cerrado, es difícil predecir o evaluar los posibles beneficios de una mayor apertura.

Aun cuando un modelo basado en el consumidor puede explicarnos el por qué existe tanto apoyo al libre comercio en un ambiente de poco crecimiento económico, este también genera nuevas interrogantes. ¿Es la creencia de que el libre comercio ha mejorado los niveles de vida una percepción acertada, aún cuando los salarios llegan a caer más rápido que los precios? Si la apertura le ha brindado una ganancia neta a México, ¿cómo se explica la fuerza de los movimientos anti-globalizadores y la percepción pesimista sobre el futuro de la economía mexicana cuando el 55% de los encuestados no esperan que su situación mejore el próximo año? ¿Es posible que los activistas o grupos políticos tengan una mayor voz que el público en general? ¿Podrían los líderes y activistas políticos tergiversar o manipular las preferencias del público mexicano? Esta serie de preguntas serán analizadas en artículos futuros.