Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR

DE SAN MARCOS
La extracción de (Universidad del Perú, Decana de
América)

recursos naturales Curso: Realidad Nacional


Profesor: Eudosio Sifuentes
Facultad: Ingeniería Electrónica y
eléctrica
Horario: sábado de 15:00hrs a
y la protesta social 18:00hrs
Alumno: Jaulis Conde André
Alexander
Código: 12190067

en el Perú
Resumen de la obra de Moisés Arce
CAPITULO 2: Las olas de política conflictiva en el Perú
Diversos estudian concuerdan que las movilizaciones en el Perú tienes tres grandes
características: la segmentación geográfica, la presencia de organizaciones débiles y finalmente
que el trasfondo de estas está lejos de un interés político. Además de percatarnos de estas tres
características, el autor busca entender un motivo general y convincente acerca de las protestas,
atribuidas generalmente a contextos de represión política o escasez económica, lo cual veremos
mas adelante no es del todo cierto.

En este capítulo veremos un periodo de protestas que va desde 1980 hasta el 2010 viendo como
no solo cambian los motivos de estas, sino los participantes van “evolucionando” a lo largo de
este tiempo.

EL PERU EN DEMOCRACIA

Durante la década de 1980, había cuatro partidos políticos que se disputaban los votos
populares (Acción Popular, APRA, Izquierda Unida y el PPC). Estos partidos tenían ideologías
definidas y además contaban con votantes definidos de forma clasista. Sin embargo, la lata
inflación y desempleo de la época llevo a que la influencia de estos partidos disminuyera
considerablemente, además en este contexto político y económico surgieron los movimientos
terroristas liderados por Sendero Luminoso y el MRTA.

En las elecciones de 1990, el Ing. Alberto Fujimori ganó la presidencia y disminuyó las penurias
económicas vividas en esa época, y ya durante su segundo mandato en 1995 los demás partidos
en conjunto apenas alcanzaban el 10% de las votaciones generales.

Tal como se le describe generalmente a Fujimori, este fue un político cuyo primer gobierno fue
de ensueño. Logró bajar la inflación hasta cifras de un digito, aumento el PBI y durante sus
posteriores mandatos controlo la violencia política en el país mediante acciones represivas. Sin
embargo, el famoso “autogolpe” y el despido de varios jueces del TC rodeaban su gobierno de
autoritario y corrupto.

Fujimori logró un tercer mandato en julio del año 2000, pero en vista del claro fraude electoral
y las protestas que ya venían acumulándose renunció en noviembre de ese mismo año y Valentín
Paniagua tomo el cargo temporalmente.

Creó la Comisión Nacional de la Verdad para investigar las consecuencias de lesa humanidad
que provocaron el enfrentamiento entre las fuerzas armadas y los insurgentes terroristas.
Finalmente llamó a elecciones en abril del 2001.

LA ERA POST-FUJIMORI

Este periodo se caracterizó por el aumento de las protestas, debido a una retoma de la
democracia después del mandato de Fujimori, pues la gente tenía mucha más participación y la
prensa tenia libertad de opinión. La creación de los gobiernos regionales comenzó a convertir a
las protestas en un medio de fines políticos.

Durante el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006) se priorizó la descentralización del país.


Toledo se dispuso a crear 25 gobiernos regionales para complementar el trabajo del presidente,
además esto serviría para que cada región pueda administrar mejor sus recurso y actividades
económicas. Esto también trajo un resultado inesperado, pues según el historiador peruano
Jorge Basadre, dividió al Perú en un “Perú oficial” situado en Lima y un “Perú profundo”
conformado por los pueblos indígenas.

Durante las épocas de elecciones de los gobiernos regionales, se vio la fragmentación del
sistema partidario peruano, ya que poco a poco los partidos políticos comenzaban a tener en su
autoridad menos regiones. Además, se verá mas adelante que los gobiernos regionales y el
estado tenían intereses en su mayoría muy diferentes lo que causara a largo plazo conflictos
inevitables.

En cuanto a políticas económicas, tanto Toledo como Alan García profundizaron en la liberación
económica del país mediante tratados de libre comercio con países como EEUU, China, Canadá,
etc. Durante los años de 2005 y 2006 Perú se adjudicó un incremento récord del PBI ganando a
economías potencias en ese entonces. Tanto así que durante el 2008 alcanzo un crecimiento
9.8% por lo cual fue comparados con las potencias asiáticas. Sin embargo, este boom económico
no fue compartido por todos los peruanos, los cuales se reflejaría en las elecciones posteriores.

En las elecciones del 2006, se dio el retorno sorpresivo de Alan García al poder, esto después del
desastre económico que significó su primer gobierno. Sin embargo, esto permitió darse cuenta
de una realidad en torno a lo que en ese momento se estaba dando económicamente.

El contrincante en las elecciones presidenciales de Alan García fue el nacionalista Ollanta


Humala. El voto popular fue claramente divisorio. García obtuvo la mayoría de votos en la zona
de la costa central mientras que Humala los de la sierra y selva. Este apoyo divisivo tan abrupto
reflejaba el descontento de las regiones indígenas, ya que esa expansión económica de la que
se hablaba, no llegaba o se reflejaba en su día a día. Esto también se vio reflejado en las
votaciones del 2011 entre Humala y Keiko Fujimori.

García no hizo caso a su electorado opositor y priorizo satisfacer a su electorado. En su gobierno


hubo una clara marginación sobre el trabajador urbano y rural lo cual daría a conflictos e el
interior del país. Ambos presidentes, Toledo y García enfocaban el crecimiento económico con
las actividades extractivas, sin embargo, estaban visto en aprietos a la hora de las protestas
regionales, ya que debían estar o del lado de las comunidades o los inversionistas. Obviamente
no querían ceder ante la presión popular, pero tampoco perder la confianza de los
inversionistas.

Lo que se critica de ambos gobiernos es su pasividad de respuesta ante los conflictos. Algunos
autores sugieren que esperaban que la expansión económica al fina y al cabo logre llegar a las
comunidades interinas del país y eso calmaría las protestas. Otra idea era que esperaban que
los gobiernos regionales pudieran resolver los conflictos, pero en ve de eso los gobiernos
regionales en su mayoría apoyaban las movilizaciones.

Según el novelista peruano Mario Vargas Llosa, el gobierno se encargó de usar una táctica a lo
que el llamó “el arte de mecer”. Según sus propias palabras: “Mecer” es un peruanismo que
quiere decir mantener largo tiempo a una persona en la indefinición y en el engaño, pero no de
una manera cruda o burda, sino de manera afectuosa y hasta amable.

El gobierno instalaba las famosas mesas de dialogo para conversar con los protestantes,
haciéndoles creer que sus exigencias iban hacer escuchadas. Sin embargo, era solo un mero
engaño, esperando que al fin y al cabo por el largo tiempo que requiere mantener una
movilización, además de los recursos que se gastan las protestas poco a poco pierdan impacto
y consiguientemente la toma de medidas sea de menos urgencia.
A pesar de que ambos gobiernos, de Toledo y García, hallan vivido similares entornos de
protestas, la forma de sus accionares eran distintas.

Toledo fue el primer presidente de ascendencia indígena, y su accionar fue más pasivo,
buscando atender las necesidades de los pueblos indígenas ante los estragos ambientales que
precedían las actividades extractivas en el país. Por otro lago Gracia fue mucho mas represivo, y
como ejemplo tenemos a lo ocurrido en Bagua en el 2009 cuando envió a la policía y fuerzas
armadas a reprimir a los manifestantes dejando un saldo de 33 muertos.

LAS EXPLICACIONES USUALES DE LAS PROTESTAS EN EL PERÚ

El Perú pasó por dos oleadas de protestas desde 1980 hasta el siglo XXI. Estas dos oleadas tenían
condiciones sociopolíticas y económicas diferentes. La primera oleada se dio en un ambiente de
declive económico mientras que la otra durante una expansión económica haciendo así surgir
dudas al respecto de los argumentos comúnmente usados para explicar estas tendencias
protestantes en el Perú.

En torno a la economía, se sugiere que las crisis envalentaron a los sectores populares a
movilizarse sin embargo durante el sigo XXI esta ya no fue un motivo con Vicente para explicar
las movilizaciones.

En torno a la violencia política, se dice que más represión a movilizaciones era el motivo del
descontento social. Sin embargo, estas a pesar de la época post-fujimorista donde se retomo la
democracia, estas en vez de disminuir, aumentaron. La información sobre la violencia política
viene de La Comisión de la Verdad y Reconciliación.

LA DEMOCRACIA COMO UNA OPORTUNIDAD PARA LA REPOLITIZACION

Se sabe que represión política ha caracterizado en gran medida a los años 1980-2000
mayormente durante el gobierno de Fujimori. Debido a estas tanto la prensa como la ciudadanía
estaban abyectos a expresar ideas neoliberales. Luego de la caída de la dictadura de Fujimori,
tanto la prensa como la ciudadanía tuvieron un respiro de aire fresco, sufrieron una
reestructuración en la cual su participación tanto en política como económicamente, fue en
aumento. Esto traje el surgimiento de nuevos participantes en las movilizaciones y protestas,
pues antes sindicatos e trabajadores en su mayoría estaban por delante de estas, Ahora su
participación es casi nula, reemplazada ahora por frentes regionales, originados por la
descentralización, y los frentes de defensa. Y ahora, donde no había intereses políticos, los
había. Las movilizaciones van dirigidas a ministerios de poder y al gobierno central.