Está en la página 1de 32

Facultad de enfermería

Primeros Auxilios
“Botiquín de primeros
Investigación documental : “Asfixia por
auxilios”
inmersión/ Ahogamiento”

Facilitador:
LE. Freyssi María Uc Cob
Facilitador:
PLE. Diana de los Ángeles Ku Che

3er
Semestre

Autores:
BR. Braga Magaña Gener Alberto
BR. Torres Rivero Leonardo
Alejandro
INDÍCE
Introducción....................................................................................... 3
Asfixia por inmersión/ Ahogamiento ................................................ 4
Generalidades .................................................................................... 4
Factores de Riesgo ............................................................................ 7
Manifestaciones clínicas ................................................................... 12
Fisiopatología.................................................................................. 16
Complicaciones ................................................................................. 18
Actuación en caso de primeros auxilios............................................. 21
Anexos ............................................................................................. 30
Bibliografía ..................................................................................... 32
Introducción
Como parte de la formación profesional, los estudiantes de la facultad de enfermería
realizan el siguiente trabajo de la materia de primeros auxilios, con el propósito de
recopilar los puntos más importantes referentes a “Asfixia por inmersión/
ahogamiento “ esto con la finalidad de entrar en el contexto y conocer de manera más
cercana la realidad de los problemas atendidos por primeros auxilios y sus
correspondientes atenciones.

Los ahogamientos son la tercera causa de muerte por traumatismo no intencional en


el mundo y suponen un 7% de todas las muertes relacionadas con traumatismos. En
2016, según las estimaciones, murieron por ahogamiento 320 000 personas, lo que
hace de ello un gran problema de salud pública en todo el mundo. Es posible que las
estimaciones mundiales subestimen notablemente la magnitud real del problema de
salud pública que suponen los ahogamientos.

Tratando siempre de exponer únicamente lo más pertinente, se ha decidido dividir


esta investigación por apartados y sub apartados correspondientes abarcando:
Concepto, generalidades, clasificación, manifestaciones clínicas, Complicaciones,
Actuación en caso de primeros auxilios e Información complementaria relevante.
Usando referencias de fuentes confiables.

La importancia de investigar la asfixia por inmersión radica en la capacidad de


resolución de emergencias de manera inmediata y la fundamentación que adquiere
el estudiante ante la toma de decisiones críticas en la estabilidad y seguridad de la
salud del paciente afectado por el problema, que en este caso es el ahogamiento. Es
mejor estar siempre informados de cada posible caso que se nos pueda presentar, a
dejar pasar la vida de alguien por falta de conocimiento y voluntad para aprender.

Como profesionales de la salud, debemos mantenernos en altos estándares de


formación y actitudes que permitan otorgar servicios del mismo nivel, para formar
parte de la inmensa red de profesionistas que laboran día a día por salvar una vida
incluso fuera de hora de trabajo.
Asfixia por inmersión/ Ahogamiento
Se define el ahogamiento como “el proceso de sufrir deficiencia respiratoria por
sumersión o inmersión en un líquido”. La insuficiencia respiratoria referida puede
derivar en muerte, morbilidad y no-morbilidad.

Generalidades
El ahogamiento es una de las principales causas de muerte accidental en el mundo.
Sin embargo, la mortalidad por ahogamiento está infraestimada y la morbilidad
desconocida. La prevención es el factor clave para la reducción de la mortalidad y
morbilidad, pero si esta falla, la rapidez y calidad del tratamiento tanto prehospitalario
como hospitalario determinarán el pronóstico. Por tanto, resulta fundamental conocer
los factores y mecanismos particulares implicados en esta emergencia.

El ahogamiento es una causa de


muerte que se asoció con menores
índices de financiación y
publicaciones de lo estimado en
base a su mortalidad, lo que se
traduce en una marcada
discrepancia entre la relevancia del
problema y el todavía escaso
volumen de información disponible.
Afortunadamente, el número de
publicaciones e iniciativas dirigidas a aumentar el conocimiento sobre esta importante
causa de muerte y prevenirla está aumentando, e incluso se ha llegado a crear la
denominada Cadena de Supervivencia del Ahogamiento

El problema de los ahogamientos: Las actividades acuáticas recreativas traen


grandes beneficios para la salud, pero es importante vigilar que estas actividades
sean más seguras. Las playas que no cumplen con las medidas de seguridad,
constituyen un problema en todo el mundo y pueden provocar, enfermedades,
discapacidades y muertes. Cuando alguien empieza a ahogarse la consecuencia, en
muchas ocasiones, es irremediable. Sin embargo, la supervivencia se define en el
lugar del evento y depende de actuar rápidamente sacando a la persona del agua y
de realizar una reanimación cardiopulmonar adecuada.

En los menores de edad, un descuido por parte de un adulto es una causa importante
que contribuye al ahogamiento. Los niños y niñas no solo se ahogan en las albercas,
lagos o mares, también en bañeras, cubos de agua, entre otros. Algunos tienen
conocimientos o han desarrollado habilidades para nadar o flotar, pero pueden tener
problemas si intentan ir más allá de sus capacidades. Cuando los ahogamientos no
son fatales, entre el 20 % y el 30 % de los niños y niñas sobrevivientes sufren daños
neurológicos.

Con base en la literatura internacional,


tres variables parecen influir en el
número de muertes por ahogamiento:
edad, sexo y localización del suceso.
En este sentido, los hombres tienen el
doble de probabilidades de ahogarse
que las mujeres, más de la mitad de
las víctimas son menores de 25 años
y la mortalidad en países de bajos ingresos triplica la de países de altos ingresos. Sin
embargo, siendo el ahogamiento un evento multifactorial, su epidemiología es
variable en cada país.

El ahogamiento es más frecuente en la infancia, especialmente en niños que


comienzan a andar y entre los adolescentes. Se estima que aproximadamente cada
año en Estados Unidos se producen 74.000 casos de semiahogamiento y 6.000
casos de ahogamiento, constituyendo la tercera causa de muerte accidental. En
España se estima que la incidencia es de 1,5-1,6 por 100.000 habitantes y año. La
mayor parte de este tipo de accidentes se producen en piscinas privadas (50%),
lagos, ríos, corrientes, riadas (20%), y bañeras (15%). También se producen, aunque
en menor frecuencia, en lugares inusuales, como en baños de vapor y lavabos.

De las personas que murieron en México durante 2013 por ahogamientos, el 13.6 %
fueron mujeres. Por grupo de edad, el 16.6 % entraron en la categoría de 0 a 9 años,
el 18.8 % de 10 a 19 años y el 12.4 % fueron personas adultas de 60 años y más.

Con esto, los ahogamientos en 2013 se ubicaron en el noveno lugar dentro de las
principales causas de muerte en el grupo de menores de cinco años con 2.3
defunciones por cada cien mil habitantes, en el cuarto lugar en niños y niñas de 5 a
9 años con 0.8 muertes y en el quinto lugar en adolescentes con 1.7 muertes por
cada cien mil habitantes de esa edad. En las personas adultas mayores, los
ahogamientos se ubicaron en el lugar 46 entre los de 60 a 69 años y en el lugar 50
entre los de 70 años y más, con una tasa de mortalidad de 2.1 y 2.5 defunciones por
cada cien mil habitantes, respectivamente.
Factores de Riesgo
Presenta de forma resumida los distintos factores de riesgo que se identificaron en el
tema de los ahogamientos. Presentarlos, conforme el marco de referencia propuesto
por Haddon, permite identificar aquellos factores de riesgo que predisponen la
ocurrencia de ahogamientos (antes), aquéllos que se asocian a una mayor severidad
(evento) y los que están asociados a un peor pronóstico (después).

Por otra parte, de acuerdo con la OMS la edad es uno de los factores de riesgo más
importantes, en menores de cinco años se presentan los mayores índices de
mortalidad a nivel mundial. Por sexo, los niños duplican los índices de mortalidad en
comparación con las niñas; asimismo, los hombres tienen más probabilidades de ser
hospitalizados por un ahogamiento no mortal. Varios estudios indican que los
hombres están más expuestos al agua y tienen prácticas más riesgosas, por bañarse
en solitario, por consumir alcohol o navegar.

Huésped Agente Ambiente


(Persona) Físico Socioeconómico
A •Conocimiento de •Tipo de cuerpo •Sin supervisión •Leyes y
n los riesgos del acuático: (padres u otros). regulación.
t agua. Natural (lago, Sin salvavidas o •Vigilancia Apoyo
e •Habilidad para río, mar) sin patrulla comunitario
s nadar o flotar. Artificial acuática/costera •Programas de
•Condiciones de (bañera, •Sin seguridad
salud alberca, spa). señalización, acuática
preexistentes. •Acceso al barreras, bardas •Establecimiento
•Edad, sexo, cuerpo acuático o cercas. de ejemplo de
etnicidad. no resguardado •Acceso a adultos utilizando
•Edad de por barda servicios de sistemas
desarrollo o señalizada, emergencias personales de
retrasos. puerta cerrada o médicas, rotación a niños.
•Conductas de por una servicios de •Permisividad al
asunción de persona. rescate. abuso de
riesgos. •Embarcación •Sistema de sustancias
•Creencias sin equipo de advertencia de (alcohol,
culturales, normas. seguridad clima hostil, medicamentos de
• Disfrute o temor aprobado; inundaciones, prescripción y
al agua. operador marejada drogas ilícitas).
•Estado de la irresponsable. violenta, •Resguardo de
condición física. •Equipamiento condiciones bienes
•Disfunción por salvavidas no poco seguras; materiales,
efectos químicos: accesible. infraestructura propiedades y
Alcohol, inadecuada de animales.
medicamentos de seguridad que •En algunos
prescripción, puede generar casos, uno o
sustancias ilícitas. problemas: varios integrantes
Inconsciencia puentes, de familias
sobre el ambiente caminos, etc. prefieren
o el área. quedarse en casa
•Vivir en las orillas a pesar de la
de ríos de crecida del río,
respuesta rápida para vigilar sus
pertenencias.
E •Pobres •Sin dispositivos •Condiciones •Comunicación
v habilidades de personales de del cuerpo con los servicios
e supervivencia en flotación, de acuático en el médicos de
n agua (natación, a talla inadecuada momento: emergencia.
t prueba de o •Cubierto •Vigilancia
o ahogamiento). desabrochado. (aguas abiertas, (patrullas
•Solo en el agua •Embarcación cubiertas de acuáticas y
(sin compañía). de difícil hielo). costeras,
•Ataque de pánico, acceso. Frio (<70°F) advertencias,
inconsciencia, •Carencia de Caliente navegación
lesionado o con equipo (≥70°F). simultánea al
una condición salvavidas, •Profundidad, consumo de
física cornetas o oleaje, psicoactivos).
predisponente bengalas. corriente, •Grupos de
(corazón, •Sin protección marea. vigilancia,
pulmones). térmica. •Visibilidad bajo acciones
•Sobreestimar •Sin flotadores o el agua comunitarias.
habilidades, dispositivos de (clara o turbia).
resistencia. seguridad en •Condiciones
•Encontrarse alberca o climatológicas al
atrapado o sujeto bañera momento:
por restos cercanos. tormenta,
(materiales). •Ropas, calzado poca visibilidad,
• Caer al agua u otras prendas vientos
desde una no flotantes. fuertes.
embarcación, •Bañera o •Rivera
desde una aljibes mojados insegura,
cubierta. Ser y lo entorno
dejado en la suficientemente de la playa
bañera o alberca resbalosos para inseguro.
sin vigilancia. hacer difícil •Noche, invierno
Encontrarse bajo mantenerse de u otras
el agua, bajo hielo, pie. condiciones de
bajo restos. dificultad.
D •Fortaleza física y •Corriente, •Retrasos en el •Apoyo del
e rigor. víctimas de tiempo de servicio de
s •Complicaciones arrastre a causa respuesta de los emergencias.
p físicas/médicas: del oleaje. servicios •Acceso a
u Alcohol, •Sumersión más médicos de buenos
é sustancias de debajo de la emergencia. establecimientos
s prescripción o superficie del • No hay médicos.
ilícitas, hipotermia, agua. observadores •Respuesta de la
cardiopatías, •Hipotermia a en el área comunidad a una
afectación en causa del agua inmediata que tragedia causada
pulmones, sistema helada. Hielo, puedan llamar a por ahogamiento.
nervioso central y restos, otros emergencias o •Voluntad política
médula espinal o objetos que prestar auxilio, legislativa para
pánico. pueden atrapar primeros promover leyes o
•Salud a una víctima. auxilios, destinar recursos
mental/emocional. resucitación a programas de
cardiopulmonar. prevención.
•No hay
embarcaciones
en la proximidad
para prestar
auxilio.
• No hay
teléfono celular
ni radioteléfono
marino.
•No se cuenta
con un
desfibrilador
externo
automático.
•No hay oxígeno
médico ni
resucitación.
Clasificación
Clasificación estadística: Tomando como referencia la Clasificación Estadística
Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud, Décima
Revisión (CIE-10), el ahogamiento se clasifica en los códigos W65 a W74 los cuales
incluyen un amplio rango de ahogamientos, así como los no especificados.

Causa externa Código CIE-10


Ahogamiento y sumersión mientras se W65
está en la bañera
Ahogamiento y sumersión consecutivos W66
a caída en la bañera
Ahogamiento y sumersión mientras se W67
está en una piscina
Ahogamiento y sumersión consecutivos W68
a caída en una piscina
Ahogamiento y sumersión mientras se W69
está en aguas naturales
Ahogamiento y sumersión posterior a W70
caída en aguas naturales
Otros ahogamientos y sumersiones W73
especificados
Ahogamiento y sumersión no W74
especificados

Por nivel del agua:

Ahogamiento por inmersión: vías respiratorias superiores por encima de la superficie


del agua. La inmersión desencadena una serie de respuestas cardiorrespiratorias
ligadas a cambios en las temperaturas central y periférica, las cuales dependen de la
temperatura del agua de inmersión. es el acto de introducir algo en un líquido, total o
parcialmente

Ahogamiento por sumersión: vías respiratorias superiores por debajo de la superficie


del agua. La sumersión se relaciona con otra serie de respuestas cardiorrespiratorias
y del sistema nervioso autónomo, además de las derivadas de la hipoxia por eventual
aspiración de agua, que marca en gran medida la fisiopatología. es inmersión total
hasta quedar el cuerpo cubierto por el líquido.

Por fisiología

• Ahogamiento húmedo: cuando el agua


(también arena, lodo o vómito) es aspirada a
los pulmones. Supone el 80-90% de los
hallazgos en las necropsias. se produce
principalmente en adultos por inundación de
las vías respiratorias al inspirar tras un
periodo de apnea e hipoxia. Los fallecidos
presentan color azul debido a la cianosis.

• Ahogamiento seco: atribuido a laringoespasmo que persiste hasta que acontece la


muerte por anoxia. Supone el 10-20% de los casos restantes. La asfixia se produce
debido a que la glotis se cierra por espasmo. Es el tipo más frecuente en niños. Los
fallecidos presentar color pálido debido a la apnea. El pulmón de estos pacientes
presenta un déficit de surfactante y un aumento de la permeabilidad capilar pulmonar,
lo cual conlleva la producción de hipoxemia e hipercapnia

• Ahogamiento secundario: Algunos pacientes parecen mejorar inicialmente, pero


repentinamente se deterioran. A esta circunstancia se le ha definido durante mucho
tiempo como ahogamiento secundario y ocurre aproximadamente en un 5% de los
casos. Se debe al desarrollo de
edema pulmonar y aparece
aproximadamente a las 12 h de la
inmersión, aunque también pudiera
ocurrir varios días más tarde.
Manifestaciones clínicas
Las alteraciones más importantes observadas son las derivadas de los trastornos
pulmonares y equilibrio ácidobase, de las alteraciones del volumen sanguíneo y
electrolitos, de la hemoglobina y hematocrito, de trastornos cardiovasculares y
renales y, finalmente, de las alteraciones neurológicas.

1. Alteraciones pulmonares y equilibrio ácido-base

La consecuencia única más importante del


semiahogamiento es la hipoxia. La severidad del
daño hipoxémico depende del tiempo que la
víctima permanece sumergida, así como de si ha
aspirado líquido. La hipoxia se produce tras la
aspiración de agua dulce o agua salada, pero los
cambios fisiológicos que contribuyen a la hipoxemia difieren en cada medio. En
circunstancias normales las diferentes zonas de los pulmones tienen un cociente
ventilación/perfusión (V/Q) de 1 aproximadamente.

En casos de aspiración de agua salada o hipertónica (el agua del mar es una solución
salina al 3,5%), los alveolos se rellenan de líquido, pero permanecen todavía
perfundidos, con el resultado de un shunt intrapulmonar. En estas condiciones,
algunas áreas de los pulmones no son ventiladas, pero sí perfundidas; su relación
V/Q es aproximadamente 0, contribuyendo de esta forma a la hipoxia. Sin embargo,
el agua salada no altera de forma significativa el surfactante pulmonar. Si se aspira
agua dulce, el líquido es rápidamente absorbido, pasando a la circulación. Este
líquido hipotónico altera las propiedades del surfactante pulmonar, de manera que su
tensión superficial no desciende de forma máxima. Estas alteraciones en el
surfactante producen inestabilidad y colapso alveolar, causa principal del shunt
intrapulmonar e hipoxemia.

Por otra parte, además del agua, puede ser aspirado el contenido gástrico
regurgitado, provocando una neumonía añadida. La hipoxia cerebral producida
puede provocar, a su vez, un grave edema pulmonar neurogénico, mediante
mecanismos no bien conocidos. Clínicamente es imposible diferenciarlo del edema
causado por la aspiración de agua.

Los gases demuestran la existencia de una hipoxia acompañada de hipercapnia y


acidosis. Aunque la severidad de la hipoxia arterial y de la acidosis refleja la extensión
de la lesión pulmonar, no debe utilizarse en la sala de urgencias como valor
pronóstico de supervivencia en ningún paciente.

2. Alteraciones en el volumen sanguíneo y electrolitos

La aspiración de líquido hipotónico en una cantidad que


exceda 11 ml/kg supone un aumento del volumen sanguíneo
en proporción directa con la cantidad aspirada. En la
práctica, cualquier paciente sospechoso de haber aspirado
una cantidad significativa de líquido, bien hipotónico o
hipertónico, puede requerir monitorización de la presión
venosa central o presión pulmonar enclavada. No obstante, la mayoría de las víctimas
de semiahogamiento no han aspirado suficiente líquido para causar cambios en el
volumen sanguíneo que pongan en peligro la vida del individuo.

La concentración de electrolitos en plasma puede variar dependiendo de la cantidad


y del tipo de líquido aspirado. En casos de aspiración de agua muy salada, como la
del mar Muerto, una pequeña cantidad puede inducir alteraciones electrolíticas
importantes.
3. Alteraciones en la hemoglobina y el hematocrito

En casos de aspiración de un gran volumen de líquido


hipotónico en un paciente hipóxico, se produce una
importante hemólisis, con la consiguiente elevación de la
hemoglobina plasmática y descenso del hematocrito.
Estos hallazgos, sin embargo, no son frecuentes, lo que
sugiere que las personas semiahogadas no aspiran
grandes cantidades de agua.

4. Alteraciones cardiovasculares y renales

Las víctimas de ahogamiento pueden presentar:

• Arritmias supraventriculares: focos ectópicos auriculares, fibrilación y flutter


auricular. Por debajo de 30ºC, aparecen extrasístoles y fibrilación ventricular.

• Insuficiencia cardiaca, en rarísimas ocasiones.

• En hipotermia podemos encontrar en el ECG un progresivo enlentecimiento del


estímulo sinusal con inversión de la onda T, alargamiento del PR, ensanchamiento
del QRS, descenso del ST y elevación del punto J. Por debajo de 28ºC, fibrilación
ventricular o asistolia.

• El edema pulmonar y el bajo gasto cardiaco se deben, por lo general, a las lesiones
pulmonares secundarias a la aspiración de agua.

• Para que se produzcan alteraciones de la volemia por la aspiración de agua se


necesitaría un volumen mínimo aspirado de 11 ml/kg, lo cual como se ha comentado,
es poco frecuente.

En general, la función cardiovascular de los pacientes semiahogados, permanece


estable, aunque se pueden observar cambios en el trazado del electrocardiograma,
tanto en casos de aspiración de agua salada como dulce. En casos de aspiración de
grandes volúmenes puede aparecer muerte por fibrilación ventricular. La función
renal se ve alterada en casos excepcionales; puede aparecer necrosis tubular aguda,
inducida por la acidosis láctica y la hipoxia, así como por la hemoglobinuria y la
hemoglobinemia producidas por hemólisis.

5. Alteraciones neurológicas

Las manifestaciones neurológicas son variadas. La mayoría de los pacientes sufren


un período de pérdida de conciencia debido a la hipoxia cerebral.

El principal determinante será la duración y la gravedad del daño hipóxico-isquémico.


Posteriormente, puede desarrollarse edema cerebral que afecta a la perfusión tisular
y exacerba aún más el daño. Desde el punto de vista clínico y de tratamiento inicial
sigue siendo muy útil la clasificación neurológica de Conn y Modell:

Categoría A (Awake): despierto, estado alerta, consciente.

Categoría B (Blunted): aturdido,inconsciente con respiraciones normales, respuesta


pupilar y respuesta adecuada al dolor.

Categoría C (Comatoso): C1: decorticado, respuesta en flexión, respiración


irregular.

C2: descerebrado, respuesta extensora, hiperventilación central.

C3: flácido, sin respuesta, apnea.

El pronóstico de recuperación total en pacientes llegados al hospital despiertos o


solo en estado de obnubilación, es de alrededor del 90%, si se aplican los cuidados
necesarios. Este porcentaje se estima más pequeño en casos de niños. Los niños
que sobreviven sufren con más frecuencia que los adultos lesiones cerebrales
significativas, porque sus corazones pueden resucitarse después de largos períodos
de parada, pero sus cerebros no toleran la hipoxia tanto como sus corazones.
Fisiopatología
La fisiopatología del ahogamiento se relaciona con dos conceptos: la inmersión (vías
respiratorias superiores por encima de la superficie del agua) y la sumersión (vías
respiratorias superiores por debajo de la superficie del agua). Ambos eventos
también se diferencian en las respuestas fisiológicas que desencadenan. El
ahogamiento es un problema respiratorio derivado de la inmersión/sumersión en un
líquido que hace que el ritmo de un corazón sano se reduzca gradualmente hasta
detenerse por hipoxia tisular.
• Inmersión: Desencadena una serie de respuestas cardiorrespiratorias ligadas a
cambios en las temperaturas central y periférica, las cuales dependen de la
temperatura del agua de inmersión.
• Sumersión: Se relaciona con otra serie de respuestas cardiorrespiratorias y del
sistema nervioso autónomo, además de las derivadas de la hipoxia por eventual
aspiración de agua, que marca en gran medida la fisiopatología.
Cuando una persona no es capaz de mantener las vías respiratorias fuera del agua,
el agua que entra en la cavidad oral puede ser expulsada o bien ingerida. Aunque la
siguiente respuesta consciente consiste en aguantar la respiración, con el paso del
tiempo la musculatura respiratoria es estimulada por la hipercapnia (aumento en la
concentración de CO2) y la hipoxemia (disminución de O2) hasta producirse
involuntariamente la respiración. Tras esta respiración refleja que permite la entrada
de agua a los pulmones por la vía aérea, se desencadenan dos mecanismos
involuntarios de defensa: la tos y el laringoespasmo.
Durante la fase de laringoespasmo se introducen grandes cantidades de agua por
vía digestiva. Al cesar el laringoespasmo se introduce agua en las vías respiratorias.
El agua que penetra en los pulmones desencadena una respuesta inflamatoria que
da lugar a exudado pulmonar y disminución de la distensibilidad, generando
atelectasias. Además, de forma subaguda, el agua aspirada daña localmente la
membrana alveolo-capilar, particularmente las células alveolares tipo II, con la
consecuente detención en la producción de surfactante y contribución a la
atelectasia. La reducción de la zona de intercambio gaseoso dificulta la llegada de
oxígeno a los capilares durante la ventilación, manteniéndose la hipoxia tisular. Si la
persona no es rescatada, la aspiración de agua continúa y la hipoxia conllevará la
pérdida de consciencia.
En cuanto a las diferencias entre aspiración de agua dulce y salada, existen estudios
que apoyan que el daño causado por la aspiración de agua salada es
significativamente mayor que por agua dulce.
El agua salada, debido a su mayor osmolaridad respecto al plasma, atrae líquido
desde la circulación pulmonar al alveolo, favoreciendo así el edema pulmonar, la
hipovolemia y la hemoconcentración.
El agua dulce, al ser hipotónica, pasa rápidamente de los alveolos a la circulación,
diluyendo el surfactante pulmonar y contribuyendo a la hipervolemia, la hemólisis y
las alteraciones electrolíticas
En ambos casos, además de incrementarse la discordancia ventilación-perfusión, se
altera la homeostasis del medio interno debido a variaciones plasmáticas de los
electrolitos, y la gravedad de las complicaciones dependerá del volumen de agua
aspirada.
En cuanto a la actividad eléctrica cardiaca a lo largo del proceso de ahogamiento, se
ha descrito la aparición de taquicardia ventricular, seguida de bradicardia extrema,
actividad eléctrica sin pulso y, finalmente, asistolia. No obstante, en la práctica, el
proceso puede variar en función de las circunstancias del incidente y las
características de la víctima, siendo los mecanismos fisiopatológicos exactos todavía
desconocidos en gran medida.
Respecto a la neurofisiología del ahogamiento, gran parte de la información asumida
procede de modelos experimentales de parada cardiorrespiratoria (PCR) pese a que
el mecanismo de hipoxia en la PCR es diferente. Mientras que en la PCR por
fibrilación ventricular la circulación cerebral se interrumpe inmediatamente, en el
ahogamiento la hipoxia cerebral es progresiva. La duración de la hipoxia y la
temperatura del agua son factores externos determinantes del daño cerebral y la
supervivencia: la mayor duración de la hipoxia cerebral agrava el daño neurológico,
mientras que el agua fría actúa como factor protector, ya que produce un enfriamiento
del cerebro, reduciendo su metabolismo y la demanda de oxígeno.
Este mecanismo persistirá hasta que cesen los movimientos respiratorios y cardiacos
(aproximadamente 70 segundos postsumersión). El metabolismo cerebral se ve
reducido aproximadamente un 5-6% por cada grado centígrado de temperatura
perdido.
Complicaciones
Las complicaciones médicas derivadas del ahogamiento requerirán generalmente
monitorización y tratamiento en una unidad de cuidados intensivos (UCI). La lesión
pulmonar aguda es el cuadro predominante y puede requerir distintas medidas
terapéuticas para garantizar una adecuada oxigenación. Además, la hipoxia puede
resultar en distintos grados de afectación neurológica y ocasionar problemas
cardiocirculatorios, hematológicos, renales y electrolíticos, generalmente transitorios.
Principales complicaciones
• Complicaciones pulmonares
•Lesión pulmonar aguda/Síndrome del distrés respiratorio agudo
•Infección pulmonar
• Complicaciones neurológicas
•Diversos niveles y duración de deterioro neurológico
•Daño local leve
•Problemas cardiocirculatorios
•Coagulopatía intravascular diseminada
•Insuficiencia renal aguda
•Desórdenes electrolíticos
•Hipotermia

• Complicaciones Pulmonares
El compromiso respiratorio se manifiesta típicamente como
disnea, taquipnea, tos, cianosis y crepitantes húmedos a la
auscultación, así como expulsión de espuma por la boca en
los casos más graves de edema pulmonar. Inicialmente, la
gasometría arterial mostrará hipoxemia y acidosis
metabólica (por ácido láctico) y puede evolucionar a una
acidosis mixta. El cuadro clínico guarda grandes similitudes
con la lesión pulmonar aguda (LPA) o síndrome de distrés
respiratorio agudo (SDRA), con la principal diferencia de
que, inicialmente, el ahogamiento afecta solo a los
pulmones. El LPA/SDRA producido tras un evento de
ahogamiento puede presentarse inmediatamente tras el
rescate o en las siguientes 6-24 horas. Además de todo lo descrito, el deterioro
respiratorio inicial puede verse agravado por infecciones primarias causadas por una
amplia variedad de microorganismos o asociadas a la ventilación.
Principales causas de complicaciones respiratorias derivadas del ahogamiento
•Aspiración de agua
•Aspiración de microorganismos y desarrollo de infección respiratoria
•Aspiración de químicos
•Aspiración de material sólido con obstrucción de vías aéreas
•Edema pulmonar inducido por la natación
•Edema pulmonar y laringoespasmo

• Complicaciones neurológicas
El daño neurológico puede variar desde una ligera
disfunción cognitiva temporal a un estado vegetativo
permanente. En pacientes comatosos no es posible
aventurar el pronóstico neurológico hasta pasados al
menos tres días, mediante la combinación de
exploración clínica (Escala de Coma de Glasgow), el
electroencefalograma continuo, la neuroimagen
(resonancia magnética cerebral) y pruebas
neurofisiológicas (potenciales evocados
somatosensoriales), además de marcadores
bioquímicos como la enolasa específica neurona.
• Problemas cardiocirculatorios
La hipotensión arterial es común inmediatamente después de la reanimación a
consecuencia del bajo gasto cardiaco o la vasoplejia. En el contexto de ahogamiento
en agua salada, también puede contribuir a ello la hipovolemia por extravasación de
líquido a los alveolos, aunque ello dependerá de la cantidad de agua aspirada30. Ya
que la mayoría de las víctimas son jóvenes y sanas, la hipotensión transitoria
generalmente se corregirá espontáneamente. Los trastornos del ritmo, especialmente
las arritmias supraventriculares, son frecuentes en víctimas de ahogamiento y se
resuelven habitualmente al corregir la hipoxia y la acidosis. Además, en víctimas
hipotérmicas, pueden presentarse alteraciones electrocardiográficas (alargamiento
del PR, ensanchamientos del QRS, descenso del ST o elevación del punto J),
generalmente inespecíficas y transitorias.
• Coagulación intravascular diseminada
Aunque se trata de una complicación habitual en el paciente ahogado, no ha sido
estudiada en profundidad. Se cree que es inducida por hipoxia, que promueve la
liberación del activador tisular del plasminógeno. Este trastorno se manifiesta con
altas concentraciones de dímero D y anticuerpos antiplasmina, baja concentración de
fibrinógeno y alargamiento de los tiempos de coagulación.
• Insuficiencia renal aguda
Pueden presentarse anormalidades analíticas en plasma y orina, así como tasas de
filtrado glomerular bajas durante las primeras 72 horas. El fallo renal agudo es
relativamente infrecuente, más habitual en casos graves de ahogamiento y en
hombres. Su origen es multifactorial, por lesión tubular aguda por hipoxia, sobrecarga
osmótica abrupta en el túbulo distal, vasoconstricción renal, rabdomiólisis e
hipotermia. Suele ser reversible y raramente requiere terapia sustitutiva renal.
• Trastornos electrolíticos
La variación de electrolitos por aspiración/ingestión tanto de agua dulce como salada
se han estudiado en modelos animales. Sin embargo, su importancia clínica real es
limitada, dado que la redistribución de líquidos en el organismo restaura rápidamente
el equilibrio electrolítico.
• Hipotermia
Con frecuencia las victimas de ahogamiento se encuentran
expuestas en un medio que predispone la perdida de calor
corporal. Si además presenta algún grado de ahogamiento,
es posible que su cuerpo no logre una adecuada
termorregulación y desarrolle hipotermia aun en aguas que
podrían no ser extremadamente bajas, incluso en época
estival. El manejo de la temperatura del paciente es un
aspecto crítico que puede determinar el pronóstico. Debe
medirse la temperatura corporal lo antes posible, ya que la
hipotermia espontánea en el momento de la admisión del
paciente en UCI es un fuerte predictor de pronóstico
desfavorable.
Actuación en caso de primeros auxilios

1. La víctima ahogada se muere fundamentalmente por déficit de oxígeno, por lo


que la prioridad en el ahogamiento es la oxigenación y la ventilación.

2. Por este motivo, la reanimación cardiopulmonar (RCP) debe comenzar por la


ventilación, garantizando una adecuada oxigenación, y no por la compresión,
siendo el buen manejo de la vía aérea un aspecto clave.

3. Cabe diferenciar dos situaciones: la reanimación en el medio acuático y la


reanimación en tierra firme. Dado que es posible que la víctima ahogada responda
solamente con ventilaciones, se recomienda que ante una víctima ahogada en el
medio acuático se comiencen las ventilaciones antes de la extracción a tierra firme
si se poseen la seguridad y el entrenamiento suficientes. Se ha documentado la
posibilidad real de ventilar de forma efectiva en el medio acuático, lo que, por otra
parte, aumenta el tiempo de rescate.

4. Soporte básico de vida dentro del agua : Es por eso que el objetivo principal
del personal de rescate especializado en rescate acuático como Guardavidas y
Socorristas es acortar el tiempo de hipoxia para lo cual, si las condiciones lo
permiten deben realizarse las ventilaciones dentro del agua iniciando el protocolo:
I. Siendo 1 o 2 Guardavidas que estén
entrenados en esta maniobra y cuenten
con elementos necesarios para poder
realizarla como elementos personales
de rescate EPR; (torpedos / tubos de
rescate/tablas) o se encuentren en
aguas poco profundas estando de pie.
II. Siempre que no se corra ningún riesgo en el lugar para el rescatador o la
victima
III. Cuando No hayan transcurrido más de 15 min de sumersión confirmada de
la víctima. La reanimación debe contar con el soporte dentro del agua solo
con las ventilaciones ya que las compresiones han sido evaluadas y no solo
no son efectivas, sino que retrasarían la extracción al área seca y su
reanimación completa de ser necesaria.
IV. Este protocolo de reanimación en el agua proporciona a la víctima 4,4 veces
más posibilidades de sobrevivir sin secuelas
V. Tan solo con la comprobación de la ausencia de capacidad de respuesta de
la víctima (inconsciencia), el Guardavidas/Socorrista debería intentar de ser
posible suministrar diez ventilaciones boca a boca antes de iniciar el
remolque hacia el área seca.

VI. Si la víctima tose, se mueve o respira en algún momento, interrumpirá la


reanimación para realizar el rescate sin demora. Si nada de esto ocurre lo
hará luego de completar las diez ventilaciones.

5. Pedir ayuda y activar el servicio médico de emergencias: Si es posible debe


darse aviso inmediatamente mediante señales de mano por ejemplo alzando
el brazo y moviéndolo hacia los costados por encima de la cabeza para que
otro componente del plan de acción active el Sistema de Emergencias
Médicas (SEM) y eventualmente pueda acudir en apoyo.
6. Extracción: Al extraer del agua a la víctima de ahogamiento debe hacerse de
manera tal que la cabeza quede más elevada que el tronco y la vía aérea
controlada. La carga tipo bombero descripta para muchas situaciones está
contraindicada en estos casos puesto que la víctima permanece con la cabeza
más baja que el tronco, la vía aérea generalmente cerrada y una compresión
abdominal constante con lo que aumentará seguramente la posibilidad de
regurgitación o vómito que ya es de alta ocurrencia.

7. El uso de embarcaciones semirrígidas contribuiría a reducir los tiempos de


intervención, además de brindar la posibilidad de realizar ventilaciones y
compresiones a bordo44. Una vez en tierra, existen diferentes técnicas para
abrir la vía aérea, oxigenar y ventilar a una víctima ahogada en situación de
PCR.

8. Colocación y posición: Una vez en el área seca sea, en la arena o borde de la


piscina, debe colocarse a la víctima en decúbito dorsal sobre superficie plana,
dura y horizontal.
a) La posición de Trendelemburg, con la cabeza más alta que los pies
incrementa 5 veces la posibilidad de regurgitación e incluso aumenta la
mortalidad hasta un 19 %.
b) En tanto la posición de Trendelemburg invertido, con los pies más bajos
que la cabeza se asocia a mayor hipoxia cerebral e hipotensión y un
consecuentemente daño cerebral.

c) La posición horizontal por el contrario se asocia a mejores niveles de


perfusión cerebral durante la reanimación y es por ello que debe ser
adoptada para la reanimación.
d) En playas o áreas de planos inclinados se recomienda colocar a la víctima
de forma paralela a la costa o al plano inclinado para evitar alterar la
horizontalidad.
Particularmente en playas, el costado derecho de la víctima debe quedar
del lado del espejo de agua, no muy próximo al mismo para evitar la
posibilidad de ser alcanzados por las olas durante las maniobras.
Esta posición beneficiará
al rescatador
colocándose del lado
derecho de la víctima, de
espaldas al agua, para
inclinarse sobre la misma
al realizar las compresiones, será más conveniente en caso de
regurgitación y le posibilitará lateralizar a la víctima sobre su propio lado
derecho y con ello el fluido podrá drenar por el desnivel evitando o
minimizando la posibilidad de bloqueo de la vía aérea y consiguiente
broncoaspiración.

9. Una vez colocada en la posición horizontal detallada se aconseja NO realizar


ninguna maniobra de rutina previa al inicio de la reanimación con la finalidad
de:
a) Sacar o drenar el agua de los pulmones o
del estómago, con maniobra de Heimlich u
otra similar de presión abdominal en
ninguna de sus variantes.
b) Colocar en decúbito lateral a la víctima para
inspeccionar y despejar la vía aérea o
permitir el drenaje del agua.
c) La intención de intentar drenarlo para beneficio de la víctima sería
inviable, peligroso y solo aumentaría aún más la hipoxia y las
posibilidades de regurgitación. Solo el líquido estomacal es el que
tiende a salir con estas maniobras acompañado de alimentos ingeridos
previamente.

10. El inicio del protocolo apunta al ABC tradicional de la RCP y se da debido a la


necesidad de suministrar oxígeno mediante las ventilaciones. Para ello
primero se realiza la apertura de la vía aérea y una vez lograda, mediante el
M.E.S, (Mirar, Escuchar y Sentir) por 5 y no más de 10 segundos verificar si
está presente la respiración normal.

11. Respiración anormal: El Gasping (respiración agónica de patrón anormal) en


una víctima inconsciente de ahogamiento es usual y no es una respiración
normal por lo que debe tomarse como ausencia de respiración.

12. El gasping en víctimas de ahogamiento puede ser el indicio de que la víctima


está en paro respiratorio (grado 5) y que su corazón todavía pueda estar
latiendo (PR). Diferentes son las respiraciones agónicas, boqueo o jadeo
frecuente en la etapa temprana del PCS por FV/TV donde debe tomarse como
signo temprano de PCR y asociarse a una mayor supervivencia.
13. Si la víctima respira normalmente deberá colocarse a la misma en posición
lateral de seguridad (PLS) o de recuperación en decúbito lateral del lado
derecho. El pulmón derecho es generalmente el más afectado porque el
bronquio fuente derecho está posicionado más verticalmente que el izquierdo.

14. Si la víctima no respira o no lo hace con normalidad (gasping/jadeo) debe


activarse si no lo hizo antes avisando mediante señas de mano desde adentro
del agua, al SEM local o número local de emergencias médicas, dando detalles
de la dirección exacta del lugar (referencias), edad y estado de la víctima, la
ayuda que se le está suministrando y datos del incidente ocurrido.

15. Luego, una vez que se haya puesto en marcha el protocolo de activación del
SEM, se reafirma la apertura de la vía aérea para suministrar 5 ventilaciones
de rescate iniciales boca a boca o boca a mascarilla (lo disponible en el primer
momento fuera del agua) con una duración de un segundo aproximadamente,
suministrando un total aproximado de 500/600 ml
(6-7 ml/kg) teniendo en cuenta el parámetro de
que debe ventilarse hasta que el tórax se eleve y
se observe que esto ocurra, dejando una pausa
de 2 segundos aproximadamente para que el
tórax vuelva a su posición normal y volver a
ventilar.

16. Para la permeabilidad de la vía aérea, chequeo y posterior ventilación se


utilizan además de la maniobra de inclinación de la cabeza y elevación del
mentón o tracción mandibular las cánulas orofaríngeas, (Guedel o Berman) de
simple colocación, sin riesgo y sin requerir extenso entrenamiento ni acabado
conocimiento anatómico de la VA. Las mismas son utilizadas en el ámbito pre
hospitalario para ello incluso por Guardavidas/Socorristas y Primeros
Respondientes.

17. Al suministrar 5 ventilaciones iniciales, en casos de ahogamiento donde puede


aún haber un remanente de líquido en la vía aérea superior, además de la
resistencia pulmonar existente en estas víctimas hacen que tal vez no sean
efectivas las primeras ventilaciones de la secuencia no pudiéndose ventilar
correctamente, sin poder aportar oxigeno si esto se hiciera mediante
solamente dos ventilaciones iniciales como las planteadas por el protocolo de
la American Heart Association (AHA).

18. Luego de las 5 (cinco) ventilaciones de rescate se evalúa la respuesta de la


víctima a las mismas, con el chequeo de los signos de circulación (tos,
movimiento y respiración normal) y pulso. Puede verificarse el pulso carotideo
por un tiempo de 5 segundos y no más de 10.

19. Si no se constata signos de circulación ni pulso, o si se estuviese en duda, se


deberá comenzar con las compresiones torácicas. Las mismas deben ser de
alta calidad y para ello debe seguirse este patrón:
a. Hacer las compresiones en el la mitad inferior del esternón y sobre una
superficie plana y firme y horizontal.

b. Comprimir a una profundidad de aproximadamente 5 cm, pero no más de 6


cm para el adulto.

c. Comprimir el tórax a una frecuencia de 100 a 120/min con el menor número


de interrupciones posible y solo cuando sea necesario por no más de 10
segundos.
d. Permitir que el tórax se re-expanda por completo después de cada
compresión y no permanecer apoyado con fuerza sobre el mismo.

20. Son 30 compresiones y 2 ventilaciones las indicadas si la reanimación está a


cargo de un reanimador solitario en todas las edades. En el caso de trabajo
en equipo se recomienda la rotación de la posición de los reanimadores cada
2 minutos o 5 ciclos aproximadamente con el afán de poder mantener dichas
compresiones de alta calidad y no estar extenuados durante el proceso de
compresiones lo que lleva a bajar la calidad.

21. Cada 2 (dos) minutos debe re-chequearse la respiración y pulso para ver si ha
cambiado el estado de la víctima y si se debe proseguir o no la reanimación.
22. Si la víctima no respira pero tiene pulso carotideodebe seguir suministrándose
ventilaciones boca a boca, boca a mascarilla o BVM otorgando una
ventilación cada 5/6 segundos controlando el pulso cada 10 ventilaciones
(aprox. 1 minuto).
23. Si la victima recupera la ventilación espontanea debe colocársela en decúbito
lateral en posición de seguridad del lado derecho (PLSD). Esta posición debe
adoptarse tanto en estos casos de recuperación del PCR o en los casos de
que al evaluar la victima esta inconsciente o estuporoso pero respira como
podría ser en los grados 3 y 4.

24. Repetir estos últimos 3 pasos hasta que llegue la ayuda.


DEA

Detenga la RCP solo si es necesario justo antes de colocar los parches. En el caso
de que el paciente tenga un marcapasos o un cardio desfibrilador implantado (CDI)
se recomienda colocar los parches al menos a 8 cm de distancia del mismo puesto
que las espigas de marcapasos con estimulación unipolar pueden confundir el
software del DEA e impedir la detección de una FV.

Es importante evitar colocar los electrodos del DEA sobre estos dispositivos. Del
mismo modo, no es recomendable ubicar los electrodos directamente encima de un
parche transdérmico de medicamentos (nitroglicerina, nicotina, analgésicos,
sustitutos de hormonas, antihipertensivos), porque el parche puede bloquear la
entrega de energía desde el parche al corazón y causar pequeñas quemaduras en la
piel.

Los DEA están programados para indicar pausar después de 2 minutos la RCP y
analizar el ritmo, en este caso coincidente con la recomendación para re chequear
pulso y ventilación incluso en casos de ahogamiento. Si la víctima es reanimada y
vuelve a respirar espontáneamente (grado 4) deben tomarse cuidados post
reanimación en la escena hasta la llegada del SEM ya que en la siguiente media hora
podría caer en PCR nuevamente, por lo tanto el chequeo debe ser constante y una
vez colocado en posición lateral de seguridad derecho y si se tiene DEA en uso deben
dejarse los parches colocados, así estarán dispuestos si es necesario comenzar
nuevamente la RCP.
ANEXOS
Prevención

Cadena de supervivencia en ahogamiento


Bibliografía
• [Internet] Gomez C.A., Tipton M.J., Gonzales V., “El ahogamiento:
epidemiología, prevención, fisiopatología, reanimación de la víctima ahogada
y tratamiento hospitalario”. Revista Científica de la Sociedad Española de
Medicina de Urgencias y Emergencias. 2019. [Cosultado en junio de 2020].
Disponible en: https://n9.cl/6kv2

• [Internet] Manino, Leonardo & Pizzini, Diego. Ahogamiento: Situación especial


de reanimación Manejo pre-hospitalario. Discover the world's research. 2019.
[Cosultado en junio de 2020]. Disponible en: https://n9.cl/3gm4g

• [Internet] J. Fleta Zaragozano,L. Moreno Aznar, M. Bueno Lozano.


“Ahogamiento y semiahogamiento: recuerdo fisiopatológico y
tratamiento”. Boletín de la Sociedad de Pediatría de Aragón, La Rioja y Sori.
2016. [Cosultado en junio de 2020]. Disponible en: https://n9.cl/jcenv

• [Internet] Sara Pons Morales. “Protocolos diagnósticos y terapéuticos en


urgencias de pediatría”. Sociedad Española de Urgencias de Pediatría
(SEUP), 3ª Edición, 2019. [Cosultado en junio de 2020]. Disponible en:
https://n9.cl/vwxo

• [Internet] “Modelo para la Prevención de Ahogamientos en Grupos Vulnerables


en México” Secretaría de Salud/STCONAPRA. México, Distrito Federal. 2016.
[Cosultado en junio de 2020]. Disponible en: https://n9.cl/pbmdu