Está en la página 1de 2

EL DISEÑO COMO UNA DISCIPLINA.

Archer nos habla de cómo se toma la metodología del diseño de manera equivocada se
tiene una epistemología errónea del diseño.
La metodología que se usa en el diseño es muy amplia, las palabras y notación científica
utilizada crean imágenes mentales, influyendo en el proceso de exteriorizar, antes, durante
y después.
Esta influencia en la exteriorización crea así un lenguaje comparable con el verbal, esta
expresión se hace a través de bocetos, así pues, la actividad de diseño es comparable pero
muy distinta a las actividades científicas y académicas, siendo el modelado un conductor de
entrar en tema de ámbitos que no son considerados o no se asocian habitualmente con el
diseño.
Se divide la ciencia de las humanidades dando, la importancia general de que las personas
brillantes optaran más por la ciencia dado que en la educación se tendrá más en cuenta
cualidades más cuantitativas, ya que dividimos estas dos entonces hablamos de lo que
queda fuera de ellas, ya que la sociedad como la percibimos también tiene problemas que
necesita ámbitos académicos e investigativos diferentes a los números y las letras, llamando
este una conciencia de los asuntos de la cultura material, poniendo el ejemplo de como la
antropología para ver la cultura de un pueblo toma la literatura y los número con la misma
importancia que su material cultura es decir todo lo del ámbito de las humanidades.
También que es preocupante que las personas que tienen la verdadera autoridad en este
material como funcionarios del gobierno ya dejaron estos temas como irrelevantes y en el
pasado, ya que por la separación de ciencia y humanidades se le restó importancia a la
segunda.
Nos habla también de que el método científico es científico por la forma en que se realiza y
que lo eruditos de las humanidades pueden conocer, pero no cambiar nada respecto a la
teoría ya que las humanidades como ya se tiene en opinión conjunta “las Humanidades
están especialmente preocupadas por los valores humanos y la expresión del espíritu del
hombre”.
También de cómo cada quien excluye ciertas áreas ya que están en los límites del ámbito
que trabajan.
Explica como los eruditos de cada sector toman ciertos ámbitos es decir que el científico
habla de ciencia, lo que considere referente a su ámbito, no tocaría algo que tenga que
sesgo con algo de humanidades.
Habla de que hay tres de áreas conocimiento que no están incluidas en la clasificación ya
mencionada de ciencia y humanidades dado que tienen un enfoque diferente al ya asociado
a esos temas.
También hablamos de la tercera área de las artes útiles las cuales nos hablan más de la
practica como lo son la carpintería y la metalurgia que con una formación técnica podemos
ejercer.
Son tres áreas de las humanidades que están fuera de la clasificación regular: “La primer
área es la de las humanidades, que se basa en la observación, medición, hipótesis y prueba,
la segunda es la de las humanidades, que es el conjunto de conocimientos interpretativos
basados en la contemplación, la crítica, la evaluación y el discurso, y la tercera es la de los
conocimientos prácticos basados en la sensibilidad, la invención, la validación y la
aplicación que son que con una formación técnica podemos solventar”.
En conclusión, Archer nos da razones y nos explica por qué el diseño puede ser tomado
académicamente como una disciplina, que el diseño en si abarca muchos temas que en
realidad no se asocian con él a primera vista y que su metodología debe ser tomada con
mayor importancia de lo que ahora se hace.