Está en la página 1de 12

INFORME JOHN DEWEY

Informe John Dewey – Democracia y Educación


Karol Giovanna Bucheli Mejía
Universidad de Nariño

Facultad de Artes
Licenciatura Artes Visuales
Pasto – Nariño
2020
INFORME JOHN DEWEY

Biografía John Dewey


John Dewey (Burlington, Vermont, 20 de octubre de 1859 - Nueva York, Estados Unidos,
1 de junio de 1952) fue un pedagogo, psicólogo y filósofo estadounidense.
Graduado en Artes en la Universidad de Vermont en 1879, se doctoró en Filosofía en la
Universidad de John Hopkins en 1884. Inició su carrera en la Universidad de Michigan,
donde enseña entre los años 1884 y 1888. Posteriormente fue profesor en las universidades
de Minnesota, Chicago y Columbia desde 1904 hasta su jubilación como profesor emérito
en 1931. Contrajo matrimonio con Alice Chipman, la cual contribuyó a interesar a Dewey
en los temas educativos.
Estudió los sistemas educativos de México, China, Turquía, Japón y la Unión Soviética.
Durante su residencia en Chicago, se interesó en la reforma de la teoría y de la práctica
educativas. Contrastó sus principios educativos en la famosa escuela laboratorio de carácter
experimental, denominado Escuela Dewey, instituido en la Universidad de Chicago en
1896. Desarrolló una filosofía que defendía la unidad entre la teoría (democracia) y la
práctica (experimentalismo). Actualmente se le considera como el padre de la escuela
progresista.
Además de analizar y reflexionar sobre los sistemas educativos de los países que se
menciona en los párrafos anteriores Dewey se preocupó y luchó con ahínco a favor de la
igualdad educativa de la mujer y colaboró en el avance de la gente color; logrando así, que
en las Instituciones Educativas de Norte América se implantaran la Coeducación (Hombres
y mujeres). Dewey impartió conferencias en Japón y China de 1919 a 1921 y visitó
escuelas en Rusia en 1928.
John Dewey fue el filósofo norteamericano más importante de la primera mitad del siglo
XX. Su carrera abarcó la vida de tres generaciones y su voz pudo oírse en medio de las
controversias culturales de los Estados Unidos (y del extranjero) desde el decenio de 1890
hasta su muerte en1952, cuando tenía casi 92 años. A lo largo de su extensa carrera, Dewey
desarrolló una filosofía que abogaba por la unidad entre la teoría y la práctica, unidad que
ejemplificaba en su propio quehacer de intelectual y militante político.
Dewey tuvo una gran influencia en el desarrollo del progresismo pedagógico,
desempeñando un papel protagonista que abarca desde finales del XIX hasta la Primera
Guerra Mundial. Fue el pedagogo más original, renombrado e influyente de los Estados
Unidos y uno de los educadores más perspicaces y geniales de la época contemporánea,
influyendo en el curso de tres generaciones. El padre de la psicología progresista murió el 1
de junio de 1952 con 92 años de edad en New York.
Entre sus principales obras pedagógicas hay que destacar los siguientes:
- "Mi credo pedagógico" (1897) - "La escuela y la sociedad" (1889)
- "Democracia y Educación" (1916) - "Experiencia y Educación" (1938)
INFORME JOHN DEWEY

Presentación de la Obra
Democracia y Educación
Democracia y educación es una de las obras más importantes de la pedagogía del siglo xx.
Su reedición es especialmente oportuna como un recurso para evitar que una filosofía y un
concepto tan valiosos como «democracia» puedan llegar a convertirse en fórmula vacía, en
simple eslogan propagandístico.
John Dewey pone de manifiesto las cuestiones políticas y morales implícitas en los
discursos educativos. Defiende que el sistema educativo de una democracia se caracteriza
porque sus centros de enseñanza mantienen un claro compromiso con la promoción de
contenidos culturales y modalidades organizativas, que contribuyen a la formación de
personas comprometidas con valores y modelos democráticos de sociedad. Deja claro que
la educación es una modalidad de acción política en la medida en que obliga a la reflexión
y valoración de dimensiones sociales, políticas, económicas, culturales y morales de la
sociedad.
En sus numerosos capítulos el autor reflexiona con rigor sobre cuestiones como la función
social y los fines de la educación, los métodos de enseñanza, el significado y las
peculiaridades de los contenidos culturales o materias de estudio, los valores educativos, el
juego y el trabajo, los aspectos sociales y vocacionales de la educación, y las dimensiones
morales en las relaciones y los procesos educativos.
En esta obra, que es un clásico de la filosofía de la educación, relativiza el poder de
transmisión que tiene la escuela respecto de otras instituciones (familia, iglesias, partidos
políticos, empresas, medios de comunicación, etc.), orientada como tal a formar las
disposiciones de los seres inmaduros.
Para Dewey lo que caracteriza o debe caracterizar a una educación democrática es la
comunicación, en su significación pragmática, entendida como un proceso de compartir
experiencias, hasta que éstas pasan a ser una posesión común.
Por otra parte, Dewey otorgó explícitamente un valor "en sí" al conocimiento (de índole
científica o filosófica) y aclaró que el ánimo de su propuesta no perseguía reducir ésta a
fines utilitarios, a un pragmatismo deformado. En su pedagogía como teoría-práctica,
plantea que favorecer los hábitos de conocimiento implica o debería implicar que los
mismos operan en circunstancias diversas de la acción humana, donde lo sustantivo y lo
procedimental configuren la textura de la razón pragmática.
Dewey criticaba con fuerza y no estaba conforme con el sistema educativo imperante en los
Estados Unidos en su tiempo. Para él, el sistema educativo americano no proporcionaba a
los ciudadanos una preparación adecuada para la vida en una sociedad democrática. Ante
esto y con la experiencia adquirida con el conocimiento de otros sistemas educativos,
Dewey desarrollo el "método experimental". Este método define su pedagogía que se basa
en: "La educación de la destreza individual, de la iniciativa y del espíritu para la
adquisición de conocimientos científicos". Dewey con este método y reflexión, supuso que
autores posteriores contemporáneos de movimientos pedagógicos le siguiesen al compartir
dicha teoría. Dewey y sus seguidores pretenden que la primera responsabilidad de la
INFORME JOHN DEWEY

escuela, es invitar a la curiosidad natural y la actividad del niño y dirigirlos hacia la


investigación de materias de interés.

Democracia y Educación como aporte a la educación actual.


La Educación actual fundamenta su base en las ideas pedagógicas propuestas por Dewey.
Ésta se basa mayoritariamente, en que ha de ser el alumno quien experimente y descubra el
mundo de forma autónoma, todo ello a la vez que será el docente quien le guía.
Las evaluaciones de los alumnos tienen que cambiar con este cambio a los alumnos se les
medirían su progreso por medio de sus capacidades, no por la simple retención de
información. El alumno debe demostrar su habilidad demostrando sus capacidades, no
demostrar conocimientos o expresar información sin aprender o servirles de nada. La
evaluación consistía en la observación del comportamiento individual y social de los niños
en reuniones semanales. No se efectuaban exámenes, ni se puntuaba de manera tradicional.
Dewey es considerado el verdadero creador de la escuela activa y fue uno de los primeros
autores en señalar que la educación es un proceso interactivo. Afirmando que "los niños no
son recipientes vacíos esperando a que les llenen de conocimientos". Gracias a los
pensamientos de Dewey los autores posteriores, seguidores de él, provoco que surgiese, en
ellos, la idea de que los niños aprenden cuando hacen algo, dejando en segundo plano la
transmisión de conocimientos.
Dewey afirmaba que el alumno es un sujeto activo, y que es tarea del docente generar
entornos estimulantes para desarrollar y orientar esta capacidad de actuar. De este modo, es
el maestro quien debe conectar los contenidos del currículum con los intereses de los
alumnos. También entendía que el conocimiento no puede ser impuesto desde afuera o
transmitido en forma repetitiva, dado que en esa imposición ciega el alumno pierde la
posibilidad de comprender los procesos que permitieron la construcción de ese
conocimiento.
Según Dewey, "El diálogo no agota la experiencia cuando esta se hace común, ni aquel
cesa entonces, sino que la comunicación es dialéctica y reconstruye la experiencia, es decir,
la inquieta, la motiva a renovarse. Por ello, el maestro debe obrar de tal manera que
aumente el significado de la experiencia presente".
El énfasis puesto en el rol activo y experiencial del alumno, en la importancia de lo que hoy
llamaríamos "saberes previos" -a partir de la importancia otorgada a las experiencias
concretas de los sujetos en el mundo-, el rol asignado al docente -vinculado centralmente a
la búsqueda creativa por vincular currículum formal e intereses de los niños-, y su
concepción de escuela y democracia explican que Dewey sea un pedagogo cuya lectura
deja entre signos de interrogación algunos de los aspectos "duros" de la práctica escolar de
los últimos cien años. De este modo, cuestiones tales como el carácter descontextualizado
del conocimiento escolar, la escuela entendida como lugar cerrado y aislado, el lugar del
docente como fuente principal de conocimiento, y la poca importancia otorgada a los
conocimientos experienciales de los alumnos obtenidos fuera de la escuela, que son
cuestiones muchas veces invisibilidades en las prácticas, pueden ser repensadas a partir de
la lectura de su obra.
INFORME JOHN DEWEY

Narración y Argumentación
Democracia y Educación – Capitulo III: La educación como
dirección.
1. El ambiente como factor directivo

La dirección expresa la función básica que tiende en un extremo a convertirse en una ayuda
guiadora y, en el otro, en una regulación o regla. Pero, en todo caso, debemos evitar
cuidadosamente un sentido que, a veces, se atribuye al vocablo «control». El control denota
entonces el proceso por el cual se le lleva a subordinar sus impulsos naturales a fines
públicos o comunes. Puesto que, por concepción, su propia naturaleza es enteramente ajena
a este proceso y se opone a él más bien que la ayuda, el control tiene desde este punto de
vista un aire de coacción o compulsión.
El control, en verdad, significa sólo una forma acentuada de dirección de los poderes y
abarca sus propios esfuerzos, tanto como lo que se realiza cuando otros toman la
dirección. En general, todo estímulo dirige la actividad. Sale al encuentro del estímulo y la
respuesta. La dirección supone ya enfoque de la acción para que pueda ser una verdadera
respuesta, y esto requiere una eliminación de movimientos confusos e innecesarios.
En segundo lugar, aunque no puede producirse ninguna actividad sin que la persona
coopere en cierta medida, la respuesta, sin embargo, puede ser de un género que no se
adapte a la sucesión y continuidad de la acción. En suma, la dirección es, a la
vez, simultánea y sucesiva. Sucesivamente, requiere que cada acto se equilibre con los que
le preceden y con los que le siguen, para alcanzar el orden de la actividad. El enfoque y el
orden son así los dos aspectos de la dirección, el uno espacial, el otro temporal.
La actividad debe ser centrada en un momento dado de tal modo que prepare para lo que
venga después. El problema de la respuesta inmediata se complica porque hay que tener en
cuenta las ocurrencias futuras. De un lado, la dirección puramente externa es
imposible. Aun cuando las costumbres y reglas de los adultos proporcionan estímulos que
dirigen al mismo tiempo que evocan las actividades del joven, éste, al fin y al
cabo, participa en la dirección que toman finalmente sus acciones.
Sólo conociendo las energías que operan ya podrán ser eficaces las tentativas de
dirección. Por otra parte, el control ofrecido por las costumbres y las regulaciones de los
demás puede ser de corto alcance. Puede lograr su efecto inmediato, pero a expensas de
desequilibrar la actividad ulterior de la persona.
INFORME JOHN DEWEY

2. Modos de dirección social

Pero los modos más permanentes e influyentes de control son aquellos que operan de
momento a momento continuamente sin tal intención deliberada de nuestra parte. En tales
casos, nuestro control se hace más directo y, desde este momento, estamos más expuestos a
cometer los errores de que acabamos de hablar. En tales casos de acción inmediata sobre
los demás, necesitamos distinguir entre los resultados físicos y los resultados morales. Un
niño tendrá que ser retirado del fuego con brusquedad para que no se queme.
¡Puede tener éxito un tono duro y autoritario para alejar al niño del fuego y se logrará el
mismo efecto! físico que si se le hubiese apartado. Cuando confundimos un resultado físico
con un resultado educativo perdemos siempre la oportunidad de lograr la propia disposición
participante de la persona para obtener el resultado deseado y, por consiguiente, para
desarrollar en él una dirección intrínseca y persistente en el camino recto. En general, la
ocasión para los actos más conscientes de control debería limitarse a los actos que son tan
instintivos o impulsivos, que quien los realiza no tiene medios para prever sus resultados.
Si una persona no puede pre- ver las consecuencias de sus actos, y no es capaz de
comprender lo que sobre ellos le dicen las personas de más experiencia, le será imposible
guiar sus actos inteligentemente.
Pero algunos tipos de acción son demasiado molestos y peligrosos para que pueda
permitirse su curso. O bien se apela a las tendencias contrarias del niño para desviarle de
esta perturbadora línea de conducta. Métodos de control son tan obvios que no valdría la
pena mencionarlos si no fuera por la cita que podemos hacer aquí, a modo de contraste, de
la forma de control más importante y permanente. Nosotros propendemos a separar uno de
otro los medios físico y social en que vivimos.
La separación es causa, por una parte, de una exageración de la importancia moral de los
modos más directos o personales de control de que hemos hablado y, por otra parte, de una
exageración en la psicología y filosofía corrientes de las posibilidades intelectuales de
contacto con un medio puramente físico. No hay, de hecho, tal cosa como el influjo directo
de un ser humano sobre otro, independientemente del uso del medio ambiente físico como
intermediario. Una sonrisa, un ceño fruncido, una represión, una palabra de advertencia o
de estímulo, todo ello envuelve algún cambio físico. El ambiente físico se reduce a un
simple medio de contacto personal.
La imitación, la emulación y la necesidad de trabajar juntos refuerzan el control. Si la
madre da al niño algo que necesita, el niño tiene que recogerlo por su parte para lograrlo. El
modo como el niño maneja la cosa una vez que la ha obtenido y el uso a que la aplica están
seguramente influidos por el hecho de que el niño ha observado a la madre. Cuando el niño
ve a los padres buscar algo es tan natural que busque también el objeto y lo recoja cuando
lo encuentre, como lo fue recibirlo en otras circunstancias.
Al decir esto repetimos solamente lo que hemos dicho antes acerca de la participación en
una acción conjunta como el modo principal de formar las disposiciones. Tropiezo con una
INFORME JOHN DEWEY

piedra y la aparto con el pie de un modo puramente físico. Puede acostumbrarse a un niño a
hacer una reverencia siempre que encuentra a una persona, doblando los músculos del
cuello, y la reverencia se hará, al fin, automática. Tener las mismas ideas sobre las cosas
que los demás tienen, ser de espíritu semejante a ellos, y ser así realmente miembros de un
grupo social es, por consiguiente, atribuir el mismo sentido a las cosas y a los actos que los
demás.
No hay, en este caso, ninguna consecuencia común a que se refieren los diversos actos, y de
aquí que no haya ningún intercambio o asociación auténticos, a pesar de la yuxtaposición y
a despecho de la circunstancia de que su hacer respectivo contribuya a un solo resultado.
Pero si cada uno considera las consecuencias de sus propios actos como ejerciendo un
influjo sobre los actos de los demás y tiene en cuenta las consecuencias de su conducta
sobre sí mismo, entonces hay un espíritu común, una Intención común en la conducta. Hay
una inteligencia establecida entre los diferentes contribuidores, y esta inteligencia común
controla la acción de cada uno. Claramente se ve que tal acción no tendría objeto ni sentido.
Pero supongamos que cada uno llega a conocer lo que hace el otro y llega a interesarse por
los actos de los demás y por tanto por lo que hace conexión con ellos. Un niño pequeño
tiene hambre y llora mientras se le prepara el alimento en su presencia. Basta que
mantengamos una actitud de acentuada indiferencia para que los movimientos de esa
persona se mantengan en el nivel de cualquier cambio físico remoto que podamos notar.
Referimos su acción a algo que estamos haciendo nosotros o que debiéramos hacer.
En todo caso, el cambio que efectúa en el ambiente físico es para nosotros un signo de
cómo debemos conducirnos. Nuestra acción es socialmente controlada porque tratamos de
referir lo que debemos hacer a la misma situación en que está él actuando. El lenguaje es,
como ya hemos visto, un caso de esta referencia conjunta de nuestra propia acción y la de
otro a una situación común. Un niño ve que las personas con quienes vive usan sillas,
sombreros, mesas, azadas, arados, caballos, monedas, de cierto modo.
Los actos prevalentes de usar los productos del arte humano y los materiales brutos de la
naturaleza constituyen para todas las singularidades el modo más profundo y eficaz de
control social. El producto neto de esta discusión es que el medio fundamental de control
no es personal, sino intelectual. Y el espíritu en este sentido es el método del control social.

3. La imitación y la psicología social

En sustancia, esta llamada psicología social ha sido elaborada sobre la Idea de la


imitación. Por consiguiente, discutiremos la naturaleza y papel de la imitación en la
formación de las disposiciones mentales. Según nuestra teoría, lo que se llama aquí
imitación es un nombre equívoco para designar el hecho de compartir con otros el uso de
las cosas que llevan a consecuencias de interés común. El error básico en la idea
corriente de la imitación es que pone la carreta delante de los bueyes.
INFORME JOHN DEWEY

La semejanza objetiva de los actos y la satisfacción mental que se encuentra en estar


conforme con los otros se bautizan con el nombre de imitación. Una parte considerable de
lo que se llama imitación es simplemente el hecho de que siendo las personas análogas
en estructura responden del mismo modo a estímulos semejantes. Con tal independencia
de la imitación, los hombres que se ven insultados se vuelven coléricos y atacan al
insultador. Esto ocurre, como se dice, porque el modelo supuesto para la imitación es
diferente.

Pero no es necesario apelar a la imitación. Lo que se llama el efecto de la imitación es


principalmente el producto de la instrucción consciente y del influjo selectivo ejercido por
la confirmación y la ratificación inconsciente de aquellos con quienes nos
asociamos. Puede sobrevenir la imitación, pero su valor es subordinado. La presión de la
semejanza en la acción que proviene de esta fuente es tan grande, que hace enteramente
superfluo apelar a la imitación.

En realidad, la imitación de los fines, como algo distinto de la imitación de los medios para
alcanzar los fines, es un asunto superficial y transitorio que deja sólo poco efecto en
nuestras disposiciones. La imitación de los medios de realización es, por otra parte, un
acto inteligente. Sólo el fracaso de la tentativa para tener en cuenta las situaciones en que
las personas están mutuamente implicadas lleva a tratar la imitación como el agente
principal para promover el control social.

4. Algunas aplicaciones a la educación

Sólo se utiliza un reducido número de estos recursos naturales y no se les maneja en su


verdadero valor. Así, estos recursos del arte proporcionan una protección, quizá nuestra
mayor protección, contra un recrudecimiento de esas creencias supersticiosas, mitos
fantásticos e imaginaciones estériles sobre la naturaleza en que se ha empleado gran parte
del más valioso poder intelectual del pasado. Si añadimos otro factor, a saber, que tales
recursos no son solamente medios usados, sino usados en interés de una verdadera vida
compartida o asociada, entonces los recursos se convierten en los recursos positivos de la
civilización. Si Grecia, con una escasa décima parte de nuestros recursos materiales, realizó
una carrera artística e intelectualmente noble y valiosa, es porque Grecia consagró a
perseguir fines sociales todos los recursos materiales de que disponía.
Pero su realización en la práctica requiere que el ambiente escolar sea equipado con
recursos para la acción y con instrumentos y materiales físicos en una medida que rara vez
se alcanza. Sólo se alcanza la dirección social de las disposiciones dedicándose a una
actividad conjunta, en la cual el uso que hace una persona del material y de los
instrumentos se refiere conscientemente al uso que están haciendo otras personas de sus
capacidades y recursos.
INFORME JOHN DEWEY

Resumen del Aporte


Democracia y Educación - Capitulo III: La educación como
dirección.

1. El ambiente como factor directivo:

o En general, todo estimulo dirige la creatividad. No solamente la excita o la


agita, si no que la dirige hacia un objeto.

o En cierta medida, pues, todo control o dirección es una actividad guiada


hacia su propio fi; es un auxilio para hacer plenamente lo que algún órgano
está tendiendo ya a hacer

o En suma, la dirección es, a la vez, simultánea y sucesiva. En un momento


dado requiere que, de todas las tendencias parcialmente suscitadas, se
seleccionen aquellas que centran la energía en el punto necesario.

o El control ofrecido por las costumbres y las regulaciones de los demás


pueden ser de corto alcance. Puede lograr su efecto inmediato, pero a
expensas de desequilibrar la actividad ulterior de la persona
INFORME JOHN DEWEY

2. Modos de dirección social:

o Los modos más permanentes e influyentes de control son aquellos que


operan de momento a momento continuamente sin tal intención deliberada
de nuestra parte

o Cuando los demás no hacen lo que nosotros quisiéramos que hicieran o


amenazan con la desobediencia, somos más conscientes de la necesidad de
controlarlos y de los influjos por los cuales son controlados

o La verdadera existencia del medio social en que un individuo vive, se mueve


y tiene su ser es el agente efectivo permanente para dirigir su actividad

o La diferencia entre una adaptación y un estímulo físico y un acto mental


estriba en que este último supone la respuesta a una cosa en un sentido y el
primero no.

o Tener las mismas ideas sobre las cosas que los demás tienen, ser de espíritu
semejante a ellos, y ser así realmente miembros de un grupo social, es, por
consiguiente, atribuir el mismo sentido a las cosas y a los actos que a los
demás

o El medio fundamental de control no es personal, sino intelectual. No es


¨moral¨ en el sentido de que una persona se mueve por una apelación
personal directa de las demás, por importante que sea este sentido en los
momentos críticos.

3. La imitación y la psicología social:

o Solo en tiempos relativamente pequeños se ha llegado a percibir la


influencia predominante de la asociación con los compañeros en la
formación de las disposiciones mentales y morales.

o El control social de los individuos se apoya en la existencia instintiva de los


individuos a imitar o a copiar la acción de los demás.

o El error básico en la idea corriente de la imitación es que pone a carrera


delante de los bueyes. Toma un efecto por su causa.

o La semejanza objetiva de los actos y la satisfacción mental que se encuentra


en estar conforme con los otros se bautizan con el nombre de imitación.

o En realidad, la imitación de los fines, es un asunto superficial y transitorio


que deja solo poco efecto en nuestras disposiciones.
INFORME JOHN DEWEY

4. Algunas aplicaciones a la educación:

o En cierto sentido, el espirito de los pueblos salvajes es más bien un efecto


que una causa de sus instituciones retrasadas. Sus actividades sociales son
propicias para restringir los objetos de su atención e interés, y, por tanto,
para limitar los estímulos para el desarrollo mental.

o Los primeros esfuerzos humanos se han realizado bajo condiciones


naturales, tal como originalmente se dieron eran diferentes a los desempeños
humanos.

o La educación intencional significa, como ya hemos visto, un ambiente


especialmente seleccionado, haciéndose la selección sobre la base de los
materiales y métodos que promueven específicamente el desarrollo de la
dirección deseada.

o Cuando las escuelas se apartan de las condiciones educativas y eficaces del


medio extraescolar, necesariamente sustituyen un espíritu social por un
espíritu libresco y seudo intelectual.
INFORME JOHN DEWEY

Opinión Personal

Se debe tener un sentido de dirección y control en el campo educativo que sea muy
equilibrado ya que el estudiante no es un subordinado que debe seguir unas órdenes
específicas la educación es un campo donde los dos roles involucrados deben estar
retroalimentando continuamente sus metodologías por tanto el docente es un guía en el
aprendizaje de cualquier alumno y debe generar motivación al aprendizaje orden en el
ambiente y trazar metas para el aprendizaje.
Ahora bien las diferentes directrices que se tomen deben ser mesuradas conforme a la
situación que se vive con el alumno pues no se debe crear un ambiente hostil donde el
docente se convierta en un ente autoritario y poco sociable, el docente debe guardar su rol y
su directriz manteniendo en equilibrio todo; Con respecto a la desobediencia debe tratarse
con un poco más de paciencia entendiendo que tras de cada actitud mala hay algo que está
causando dicha actitud el diálogo y la ayuda Psicológica son gran herramienta para una
persona que no quiera acatar las reglas.
Ya que el autor se refiere a la imitación de las acciones puedo destacar la importancia que
tiene un educador en el grupo donde trabaja pues es imagen de lo que quiere reflejar, por
ello es necesario que sea consciente y maduro con los actos por los cuales sea observado en
su entorno ya que impacta mucho la actitud personalidad y actuar de un docente en las
personas quienes de alguna manera siguen sus enseñanzas.
También habla del entorno social donde se ejecuta la educación, que en mi opinión un
ambiente educativo con mayores herramientas de trabajo supone un ambiente que motiva a
aprender, incluso que no sea innovador solo en cosas materiales sino en metodología, ayuda
a la motivación para el aprendizaje y que en un ambiente de dificultades no afecte su
desempeño, es decir, que si un colegio llamado en esta situación vulnerable tiene una
metodología nueva que inspira a que los estudiantes estén activos en sus clases y aprendan
de mejor manera con uno que otro material nuevo, es un ambiente que no se deja afectar de
las situaciones adversas en donde se encuentra situado.
De igual manera el actuar de un educador debe estar ligado a un cambio constante a
diferentes factores como espacio, materiales, dificultades económicas y demás que puedan
presentarse en el campo educativo, creciendo como una persona versátil que pueda
adaptarse a diferentes contextos y desde cualquiera haga un aporte a la sociedad.

Referencia Bibliográfica
1. https://www.monografias.com/trabajos107/aportes-educacion-john-dewey/aportes-
educacion-john-dewey.shtml
2. https://es.wikipedia.org/wiki/John_Dewey
3. https://es.slideshare.net/ewedihalew/capitulos-democracia-y-educacin