Está en la página 1de 3

Buenos días alumnos, padres de familia autoridades que nos acompañan, Maestra

Marlene, compañeros maestros

Queridos alumnos y alumnas

Me es muy grato tener la oportunidad el día de hoy de saludarles aun sea a la


distancia a través de este medio, el cual nos permite interactuar desde distintos
lugares.

No podíamos dejar pasar un momento tan importante y significativo para todos


ustedes. Su graduación.

Hace tres años, con muchos temores e incertidumbre un grupo de niños , llegaron
por vez primera a la escuela secundaria Ignacio Allende, Ahora, ya sin aquéllas
desconfianzas, pero sí con tristeza estos jovenes se alejan, llegó la hora de la
despedida, de decir: ¡Adiós!

Se despiden de su escuela la cual los abrigo todo este tiempo, pero con la firme
certeza de regresar cuando ustedes así lo requieran.

Han sido tres años de mucho esfuerzo, de voluntad de salir adelante, los cuales no
han sido sencillos, en ocasiones, los deberes escolares fueron arduos, complicados
y de desvelos, Pero fueron también tres años de recompensas y satisfacciones, de
amistades y recuerdos que permanecerán para siempre en el libro de sus vidas.

Deben sentirse orgullosos ustedes lograron superar sus retos e inseguridades,


vivieron alegrías, tristezas, sobre todo en estos últimos meses en el que tuvimos
que contar nuestra rutina diaria, y permanecer en casa con la incertidumbre y el
miedo de no poder compartir con familiares y amigos.

Todo cambio con la llegada de la pandemia del coronavirus, las aulas quedaron
vacías, los patios de receso silenciosos, pero las lecciones no habian terminado.
Muchos hogares se convirtieron en escuelas usando las computadoras para
interactuar de manera virtual con sus maestros y algunas veces con los
compañeros.

Los padres no estaban acostumbrados a esta modalidad de estudio, tener a los


hijos en casa todo el tiempo, estar pendientes de la hora en que sus hijos tenían
que sentarse a estudiar o a conectarse con sus maestros.
Sin embargo en estos momentos tan duros que estamos viviendo, la solidaridad de
todos es fundamental. “En el mundo actual lleno de desigualdades ser solidaria
significa para mí ser congruente con mis principios y hacer frente en la medida que
me es posible, Ha sido una experiencia muy enriquecedora, tanto en el aspecto
cultural como en el emocional.

Ser solidario implica ver y reconocer las necesidades de los demás, algo a lo que
no se nos acostumbra cuando crecemos ya que se nos exige centrarnos más en
nuestros deseos que en lo que ocurre en nuestro entorno. Sin embargo, cuando ves
la alegría de una persona que valora el pequeño gesto que has tenido, sientes algo
diferente, una sensación de satisfacción. Hay muchas formas de solidaridad
El fin siempre es aportar algo positivo a los demás. Si somos capaces de mirar e
identificar lo que pasa a nuestro alrededor, seremos personas más abiertas y
dispuestas a cambiar el mundo en el que vivimos”

La solidaridad de todos es fundamental para superar esta pandemia. Cada uno en


función de sus posibilidades debe hacer lo que pueda para que todo esto pase
rápido y sea menos doloroso. No olvidemos que cuidándonos a nosotros, también
cuidamos a los demás

Los retos debemos convertirlos en oportunidades, la vida misma se los impondrá y


estoy segura que de la misma forma los superaran.

Son Ustedes, un buen ejemplo para los estudiantes que ingresarán a ocupar los
lugares vacantes.

A partir de este momento, la secundaria será un peldaño mas que han avanzado en
su preparación académica. Ahora se enfrentarán a un presente con nuevos
desafíos.

Una cosa les debe quedar clara: el aprendizaje, y solo el aprendizaje, será la llave
que les abrirá las puertas del presente y el mañana.

En un mundo cambiante como el que nos toca vivir, la preparación es la mejor


estrategia para enfrentar las desafíos venideros.

Queridos jóvenes, les hemos entregado todo que lo estuvo dentro de nuestras
posibilidades, aunque quisiéramos seguir instruyéndolos, esto ya no es posible,
ahora les corresponde a ustedes tomar su vida en sus manos y forjar su propio
futuro. Un futuro hecho a base de trabajo, esfuerzo, dedicación, pero sobre todo de
saberes; con la firme convicción de que en nuestro próximo encuentro podamos
mirarnos con la cara en alto, sin miedo o vergüenza orgullosos de quienes somos.
La vida se conforma de constantes aprendizajes, los padres y maestros hemos sido
los primeros en instruirlos en los principios y valores, por lo que ustedes estudiantes
que hoy egresan, están preparados para ser excelentes ciudadanos y poder
superar los retos venideros.

Su vida les pertenece, asuman con responsabilidad, coraje y sabiduría, las


decisiones que regirán sus caminos.

Por otra parte está, la lección de solidaridad que estamos dando los ciudadanos al
quedarnos en casa, las llamadas de teléfono a los abuelos que están solos o los
cientos de voluntarios que salen de sus casas a ayudar a los más vulnerables.