Está en la página 1de 10

C.

JUEZ DE DISTRITO EN TURNO EN MATERIA ADMINISTRATIVA EN EL DISTRITO


FEDERAL

ANA LAURA VÁZQUEZ DELGADO, por mi propio derecho, personalidad que solicito me sea
reconocida en los términos del Artículo 6 sexto de la Ley de Amparo, señalando como domicilio
convencional para oír y recibir toda clase de documentos y notificaciones el ubicado en Av. Hidalgo
2005, y autorizando para oírlas en los términos del Párrafo Segundo del Artículo 24 de la Ley de
Amparo, al Licenciado ANDRÉS LÁZARO ROMERO, ante usted con el debido respeto
comparezco y digo:

Con la personalidad que alego, vengo a demandar el Amparo y Protección de la Justicia Federal, en
contra de los actos de las Autoridades que más adelante habré de referirme; pero para cumplir con
lo dispuesto por el artículo 108 de la Ley Reglamentaria de los Artículos: 103 y 107
Constitucionales, expreso:

I. El nombre y domicilio del quejoso: ANA LAURA VÁZQUEZ DELGADO, con domicilio el
que ya se dejó indicado.

I. El nombre y Domicilio del Tercero Interesado: Bajo protesta de decir verdad, no hay.

III. La autoridad o autoridades responsables, son:

 Banco Santander (México) S.A., Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero


Santander y/o Santander Consumo S.A. de C.V., SOFOM, E.R. (Sociedad Financiera
de Objeto Múltiple, Empresa Regulada; por conducto de su Representante Legal.
 Instituto Mexicano del Seguro Social, Delegación Sinaloa.
 Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

IV. El Acto Reclamado, lo constituye: La supuesta orden de Embargo Precautorio recaído en el


oficio 2601219200/441/2011, o cualquier otro por el cual se ordene afectar mi cuenta bancaria
de nómina, amparada bajo el número de cuenta: 56-61644724-5, así como todos los actos
subsecuentes de ejecución.
Bajo protesta de decir verdad, desconozco si dicho oficio existe, toda vez que no me fue notificado
personalmente y hasta la fecha no he podido hacerme sabedor del contenido del supuesto acto de
autoridad, empero, el impedimento real para disponer de mis activos depositados en la cuenta
bancaria de nómina, amparada bajo el número de cuenta: 56-61644724-5 existe y es violatorio
de mis derechos humanos reconocidos y protegidos en la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos.

V.- PROTESTA LEGAL: BAJO PROTESTA DE DECIR VERDAD MANIFIESTO QUE LOS
HECHOS Y ABSTENCIONES QUE ME CONSTAN Y QUE CONSTITUYEN ANTECEDENTE
DEL ACTO RECLAMADO Y FUNDAMENTO DE LOS CONCEPTOS DE VIOLACION, SON
LOS SIGUIENTES:

ANTECEDENTES

a) Por petición de mi empleador, al cual presto mis servicios personales en la ciudad de


Guadalajara, Jalisco, aperturè una cuenta denominada “SUPER NÓMINA”, en el Banco Santander
(México) S.A., Institución de Banca Múltiple, Grupo Financiero Santander y/o Santander Consumo
S.A. de C.V., SOFOM, E.R. (Sociedad Financiera de Objeto Múltiple, Empresa Regulada),
Sucursal 0315, amparada bajo el número de cuenta: 56-61644724-5, en el cual se depositan la
totalidad de mis ingresos, con los cuales proveo a mi familia de alimento y sustento por ser jefa de
familia y tener 2 dos hijos menores de edad.

b) Con fecha 22 de junio del año 2020 dos mil veinte, la ejecutiva del banco me informó que no
podría hacer ningún movimiento bancario porque supuestamente había una orden de embargo en mi
contra, del cual nunca fui notificada y no habría razón alguna de existir, toda vez que jamás he
tenido actividad económica en el Estado de Sinaloa, de donde supuestamente proviene la orden,
emitida por el IMSS Delegación Sinaloa.

c) El supuesto oficio 2601219200/441/2011, que reitero jamás he tenido a la vista, donde se


contiene la orden de embargo precautorio de las cuentas de inversión o ahorro de la suscrita ponen
en riesgo tanto mi subsistencia como las de mis hijos.

d) Igualmente declaro que nunca he desempeñado alguna actividad económica que me pudiera
llevar a tener alguna obligación financiera o fiscal con el IMSS delegación Sinaloa y que este acto
de autoridad violatorio de mis derechos humanos de seguridad jurídica y patrimoniales, carece de
probidad y debida circunspección, toda vez que sería imposible que los supuestos adeudos a la
autoridad fiscal, efectivamente fueran de la suscrita.

Los preceptos Constitucionales que estimo violados son: el 1, 14, 16 y 22, como podrá verse de los
siguientes:

CONCEPTOS DE VIOLACIÓN

PRIMERO. Las autoridades señaladas como responsables en el proemio del presente


escrito, al ordenar y ejecutar el embargo de mi Cuenta Bancaria que ha quedado precisada, resulta a
todas luces violatoria de los derechos contenidos en los artículos 14, 16 y 22, de la Constitución
Política de los Estado Unidos Mexicanos, por haber afectado mi esfera patrimonial sin que medie
un juicio ventilado ante las autoridades competentes en el que se me llame conforme a las leyes en
la materia.
En virtud de que desconozco que supuestas facultades haya ejercido el IMSS delegación
Sinala en detrimento de la suscrita, ya sea un 1) Aseguramiento precautorio, (Artículos 40, fracción
III y 145-A, fracciones I, II y III, del Código Fiscal de la Federación), 2) Embargo precautorio,
(Artículo 145, párrafo segundo), 3) Embargo dentro del procedimiento administrativo de ejecución,
(Artículos 151, fracción 9, o 4) Inmovilización y transferencia como medio de cobro, (Artículos
156-Bis, 156-Ter) y toda vez que se me han negado acceso al acto de autoridad que en mi perjuicio
ejecuto la Institución Privada de Crédito denominada “Santander”, supuestamente por orden judicial
a solicitud del IMSS, Delegación Sinaloa, resulta claramente violatorio de mis derechos humanos.
El hecho de que la autoridad no notifique al contribuyente de la inmovilización a sus
cuentas constituye principalmente, una violación a los derechos de audiencia y debido proceso de
los pagadores de impuestos garantizados en el artículo 14 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos.
Por su parte, la Ley Federal de los Derechos del Contribuyente, establece en las fracciones
IV y IX de su artículo 2°, el derecho que los pagadores de impuestos tienen de conocer la identidad
de las autoridades fiscales bajo cuya responsabilidad se tramiten los procedimientos en los que se
tengan condición de interesados; por lo que si el contribuyente no es enterado de la inmovilización
de sus cuentas y por ende qué autoridad la ordenó, implica que se le deje en total inseguridad
jurídica, pues se le limita su posibilidad de audiencia y defensa, además de que tal medida por sus
consecuencias le resulta al contribuyente sumamente onerosa, al no poder disponer de sus recursos
para hacer frente a sus obligaciones.
Igualmente, por resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, de 7 de
septiembre de 2007 (Excepciones preliminares) Caso Cantos vs Argentina, se establecen las
obligaciones mínimas de los Estados, cuando lleven procedimientos fiscales en menoscabo del
patrimonio de las personas y más aún cuando dicho crédito fiscal no es firme y la autoridad no se ha
cerciorado que el titular de la cuenta bloqueada, sea efectivamente el supuesto deudor.

Al tenor, se agrega la siguiente tesis jurispridencial:

“CUENTAS BANCARIAS. LA SUSPENSIÓN CONTRA SU EMBARGO PRECAUTORIO


PROCEDE PARA EL EFECTO DE QUE SE PERMITA AL QUEJOSO EL LIBRE MANEJO DE
AQUÉLLAS, SIEMPRE QUE NO SE ENCUENTRE DEMOSTRADA LA EXISTENCIA DE UN
CRÉDITO FISCAL LÍQUIDO Y EXIGIBLE.
Conforme a los principios de la apariencia del buen derecho y el peligro en la demora en
que descansa toda medida cautelar, es posible que ante un acto de autoridad que impide el
ejercicio de un derecho y que al prolongarse en el tiempo puede causar un daño irreparable al
quejoso, de estar acreditados esos presupuestos y, previamente, también los previstos en el artículo
124 de la Ley de Amparo, el órgano jurisdiccional conceda la medida con efectos positivos, esto es,
para que se permita el libre ejercicio del derecho que se paralizó con el acto, lo que implica un
adelanto provisional de los efectos de una hipotética concesión del amparo, sin perjuicio que de
negarse la protección constitucional, la autoridad pueda continuar ejecutando el acto hasta su
total cumplimiento. Sobre tales premisas, cuando en el juicio de garantías se reclama el embargo
precautorio o aseguramiento de cuentas bancarias, sin que esté demostrada la existencia de un
crédito fiscal líquido y exigible, reunidos los presupuestos mencionados resulta procedente que se
otorgue la medida cautelar con efectos positivos que se traducen en el levantamiento del
impedimento para manejar libremente las cuentas y, así, permitir la disposición de sus cantidades
y valores, dado que en ese evento no es posible evidenciar un daño económico específico para la
autoridad y, en cambio, de conservarse esa situación, se causarían al quejoso daños de imposible
reparación, pues sin estar acreditado que es el titular de una deuda tributaria líquida y exigible
que amerite la observancia de una medida de aseguramiento o embargo de bienes, sufriría la
restricción temporal del libre ejercicio de su patrimonio, lo que no se le resarciría ni mediante el
otorgamiento de la protección de la Justicia Federal, por haberse ya consumado
irremediablemente los efectos temporales del acto de autoridad. En este sentido, la concesión de la
suspensión sólo para el efecto de que las cosas se mantengan en el estado en que se encuentren
(medida cautelar negativa), esto es, para que tampoco la autoridad pueda disponer de las
cantidades y valores de las cuentas, además de que toleraría que se prolongara el daño en el
derecho del quejoso, sería ociosa e inútil, ya que de cualquier manera, la facultad de la autoridad
para disponer de los valores de las cuentas únicamente podría nacer de un crédito fiscal líquido y
exigible cuya existencia en ese caso no está demostrada.”

SEGUNDO. Las autoridades señaladas como responsables, al ordenar y ejecutar el


embargo de mi Cuenta Bancaria que ha quedado precisada, resulta a todas luces violatoria del
Derecho Individual contenido en el Artículo 14 Constitucional de nuestra Carta Magna, por
inexacta aplicación de las Leyes Secundarias en que presume fundaron su mandamiento.

En efecto: el Artículo 14 Constitucional en mención dice: “Se transcribe”

De ahí se desprende que para que a un gobernado se le prive de sus propiedades, posesiones
o derechos se requiere, como requisito previo, de un juicio, y solo después de ser escuchado por un
Órgano Jurisdiccional, en caso de que así se ordene, podrá existir la privación de forma legal.

Sin embargo, en este caso la orden de embargo y su ejecución en la cuenta corriente de


cheques que ya quedó indicada se hizo sin previo juicio, toda vez que a la hoy quejosa jamás se le
hizo saber que se seguía en su contra un procedimiento de cualquier tipo. ejecución de un embargo
es la consecuencia de una Resolución provisional o definitiva que ha pronunciado la autoridad
competente.

Sin embargo, como ya se ha establecido, la suscrita solicitante de la protección de la justicia


federal, resulta ser ajena a todo juicio o procedimiento. Así pues, es indubitable que el embargo y su
ejecución realizada en contra de los depósitos en cuenta de cheques o cuenta corriente de cheques,
de mi propiedad, resultan ser ilícitos porque no fue conforme a las leyes de la materia.

La ejecución del embargo referido, a todas luces, transgresora de mis derechos humanos
reconocidos por la Constitución y diversos Tratados Internacionales, porque, en ese supuesto, no se
cumplieron con las formalidades esenciales del procedimiento, ni fue conforme a las leyes
expedidas con anterioridad al hecho, dejando así a la hoy quejosa en completo estado de
indefensión jurídica, al no permitírsele designar bienes, tal y como lo estatuye el Artículo 155 del
Código Fiscal de la Federación, pues en los casos como en la especie es el contribuyente quien debe
designar los bienes que habrán de embargarse y sólo para el caso de que éste no designe, entonces
el derecho le corresponde al acreedor, por lo que el seguimiento del procedimiento administrativo
sin la presencia de la ahora quejosa evidencía la carencia de toda formalidad y fundamentación
legal, lo que contraría el derecho humano reconocido en el Artículo 14 de Nuestra Carta Magna.
Se añade, que como la suscrita no participó en la designación de bienes sujetos de Embargo,
si es que realmente lo hubo, ignora cabalmente las disposiciones legales en las que las autoridades
señaladas como responsables fundamentaron sus supuestas órdenes y actos de ejecución, pero
independientemente de que fueran o no aplicables los preceptos que hubieren invocado en su
mandamiento, el resultado es el mismo, en el sentido que la privación de sus propiedades, mediante
un procedimiento en el cual no se cumplieron con las formalidades esenciales del procedimiento, ni
fue conforme a las leyes expedidas con anterioridad al hecho.

En las condiciones anotadas, es inconcuso que la garantías contenida en la Constitución


Política de los Estados Unidos Mexicanos, de legalidad y seguridad jurídica invocada, establece
límites claros e inalterables a la función de las autoridades administrativas para el ejercicio de sus
atribuciones impositivas, de tal forma que las facultades para emitir una orden de embargar de
forma precautoria las cuentas bancarias de un contribuyente, no deben entenderse como un poder
omnímodo que permita a la autoridad fiscal emitir actos de molestia que lesionen al particular,
afectando arbitrariamente sus propiedades por virtud de los cuales pueda resultar perjudicado en
cualquier forma, sino la posibilidad de verificar que cumplen legalmente con las disposiciones
fiscales correspondientes.

Consiguientemente, habiendo quedado demostrada la flagrante violación a los derechos


humanos reconocidos en la Constitución en comento, por las Autoridades Fiscales (IMSS
Delegación Sinaloa), es incuestionable la Procedencia del Amparo y Protección de la Justicia
Federal que se solicita.

TERCERO. También, las autoridades que he dejado indicadas como responsables, al


ordenar y ejecutar la intervención en las Cuentas Bancarias de la hoy amparista, volvieron a violar
el derecho individual ya mencionado, por falta de aplicación del Artículo 772 del Código Civil
Federal, de aplicación supletoria, que refiere el derecho a la propiedad privada.
En razón de que la cuenta de cheques o cuenta de nómina que ha quedado concretizada con
anterioridad, pertenecen en pleno dominio a la quejosa, por lo cual, erga omnes no puede
aprovecharse en ninguna forma de dichos bienes sin el consentimiento de su respectivo dueño, que
en la especie, o bien, porque así lo autorice un autoridad mediante una resolución de un órgano
jurisdiccional, el cual deberá estar cumplidamente fundado y motivado.

Pero, no obstante la claridad del precepto, las autoridades señaladas como responsables,
ordenaron y ejecutaron embargo sobre la Cuenta Bancaria ya aludida, obrando así de mutuo propio,
unilateral y arbitrariamente, esto es, a espaldas de la hoy quejosa, sin previa notificación o derecho
de audiencia, en virtud de que el Acto Administrativo consistente en la supuesta Orden de Embargo
Precautorio y su ejecución, se llevo a cabo con flagrante violación al dispositivo legal en cita.

Por consiguiente, el Acto Administrativo y su Ejecución se llevó a cabo trasgrediendo el


repetido Artículo 772, máxime que, como se expresó en el primer concepto de violación, las
autoridades hacendarías no me permitieron participar en el embargo, violando con ello además el
Artículo 155 del Código Fiscal de la Federación.

Así pues, en ese orden, queda evidenciada la vulneración al derecho contenido en el


Artículo 14 de la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicanos, por falta de aplicación de
la Ley Sustantiva Civil Federal, contenida en el Artículo 772 ya invocado, por lo que también por
este otro concepto debe concederse a la suscita, la protección de la Justicia Federal que se solicita,
para el efecto de levantar el embargo trabado en la Cuenta Bancaria citada, declarando, desde luego,
nulo todo lo Actuado Administrativamente en relación con la Orden de Embargo Precautorio.

CUARTO. Las autoridades que se dejaron indicadas como responsables, al ordenar y


ejecutar el embargo precautorio en el depósito de cuenta de cheques o cuenta corriente de cheques
ya referida, cuya propiedad corresponde a la peticionaria de este juicio constitucional, no solo
violentaron mis derecho humano de seguridad jurídica y mi esfera patrimonial, sino que pusieron en
riesgo la supervivencia de mis hijos menores de edad y de la suscrita, al bloquear la única fuente de
sustento de mi núcleo familiar, sin que de por medio hubiera una mandato judicial debidamente
fundado y motivado.
Es por eso que, aunado a los argumentos esgrimidos, solicito se me supla la deficiencia de
la queja, para proteger los intereses superiores de los menores, y no se vulneren sus derechos por
un actuar infundado, equivoco e irresponsable por parte de la autoridad fiscal.

QUINTO. La orden y ejecución del Embargo de la Cuenta Bancaria aludida, no solamente


contravinieron el derecho de rango constitucional contenido en el Artículo 14, sino también el
derecho humano de seguridad jurídica que se reconoce en el Artículo 16 que, en su parte
conducente, dice:

“Se transcribe.”

En los argumentos anteriores, quedó asentado que la quejosa ignora el supuesto origen del
procedimiento que se siguió en contra y el cual culminó con la orden y ejecución del embargo
trabado en su Cuenta Bancaria, toda vez que como se dijo, ella jamás a salido del Estado de Jalisco,
y mucho menos ha emprendido actividades económicas en el Estado de Sinaloa, que la pudieran
poner en una situación de adeudo con la autoridad fiscal denominada IMSS. Y si bien pudo ser un
procedimiento en el cual no fue llamada a juicio, pero suponiendo que el asunto que nos ocupa se
ubicara en esta hipótesis, es inconcuso de que se trata de actos arbitrarios, que no pueden ni deben
darse en un Estado de Derecho.
De cualquier forma, el acto administrativo no deja de ser una infracción al derecho
individual tutelado por el Artículo 16 constitucional, por los siguientes motivos:

1°. Porque no existió mandamiento escrito debidamente fundado y motivado.


2°. Porque suponiendo que hubiere existido el mandamiento escrito, éste fue emitido por
una autoridad incompetente, y con falta de debida diligencia.
3°. Porque suponiendo, sin conceder, que las autoridades administrativas ya mencionadas
fueren competentes para ordenar embargos y ejecutarlos en la Cuenta Bancaria del contribuyente al
no existir el mandamiento por escrito, ¿cómo puede hablarse de fundamentación y motivación?

Entonces, como se ve, la vulneración a la garantía constitucional de la que se está tratando


es innegable, toda vez que al intervenir, bloquear o congelar los depósitos en cuenta de cheques o
cuenta corriente de cheques de la hoy Amparista, le causa molestia en su persona, familia, papeles y
posesiones, por no existir ningún mandamiento por escrito de autoridad competente que funde y
motive la causa legal del procedimiento, por todo lo cual la Justicia de la Unión debe ampararme y
protegerme, para el efecto debe ordenar se levante el Embargo trabado en su Cuenta Bancaria.

SUSPENSIÓN DEL ACTO RECLAMADO

En virtud de que no se causa perjuicio al interés social, ni se contravienen disposiciones de


orden público, y con fundamento en los artículos 125, 128, 129, 136 y 138 de la ley de amparo,
solicito la suspensión del Acto Reclamado, para el efecto de que se mantengan las cosas en el
estado que guardan actualmente, haciéndole saber a las autoridades responsables que no pueden
disponer del saldo de mi Cuenta Bancaria que ha quedado precisada en líneas arriba y de que se
libre atento oficio tanto a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, como a la Institución
Privada de crédito denominada “Santander”, para que no entregue ninguna cantidad de mi saldo a
favor de las autoridades que quedaron señaladas como responsables. Así mismo, de que se
descongele o desbloquee la Cuenta Bancaria en cuestión para el caso de que estuviera intervenida.

En mérito de lo expuesto y con apoyo en los Artículos 103 y 107 Constitucionales y además en los
Artículos: 1°, 2°, 4°, 5°, 11, 27, 116 y demás relativos de la ley de amparo y los aplicables de la Ley
Orgánica del Poder Judicial de la Federación,

Finalmente y en atención al principio general de derecho “Da mihi factum, dabo tibi ius”, en caso
de que mi solicitud adolezca de algún fundamento jurídico, suplico a esta H. autoridad, en su actuar
jurisdiccional perfeccione el derecho correspondiente.

A USTED C. JUEZ, atentamente, pido se sirva:

PRIMERO. Tenerme por presentado con la personalidad que ostento, interponiendo esta
demanda de amparo en contra de los actos de las autoridades que han quedado precisados y
señaladas en esta demanda de garantías.

SEGUNDO. Oportunamente concederme la protección de la Justicia Federal que solicito


para los efectos legales que se dejaron indicados también en este propio escrito.
TERCERO. Conceder a la suscrita la suspensión provisional y posteriormente la
definitiva.
CUARTO. Se giren oficios a la CNBV, a la Institución Bancaria denominada “Santander” y
al IMSS para que se lleve a cabo el desbloqueo de cuentas que se ejecuto en mi perjuicio.

PROTESTO CONFORME A DERECHO

Firma autógrafa del promovente.

También podría gustarte