Está en la página 1de 4

ESCUELA SUPEIOR POLITÉCNICA CHIMBORAZO

FACULTAD DE MECÁNICA
CARRERA DE INGENIERÍA INDUSTRIAL

ÉTICA PROFESIONAL
ING. EDUARDO VILLOTA

TRABAJO INDIVIDUAL III PARCIAL

ANA MARÍA JÁCOME 6 443

2 020/ 01 / 19
1. UNA INTRODUCCIÓN A LA ÉTICA EN LOS NEGOCIOS

La ética en los negocios se basa en una serie de reglas escritas y tácitas sobre los
principios que rigen las acciones y toma de decisiones de una empresa. La ética viene
de una rama de la filosofía que ve los valores humanos en relación con su conducta a
lo bueno o malo, lo correcto e incorrecto. En el mundo de los negocios, esta ideología
asegura mejores colaboradores y más inversiones.

La ética define a una gran parte de nuestra personalidad, es la que determina nuestra
conducta, principios y valores morales. Sin embargo, esta palabra es sumamente
compleja, ya que lo que puede ser “bueno o malo” para una persona, lo es de forma
diferente para otra. Fuimos educados y formados de manera distinta, crecimos en un
entorno y en un ambiente familiar diferente, desde pequeños captamos las normas de
acuerdo a la manera en que nos las dictaron.

Sin embargo, ¿de qué manera podemos relacionar la ética con los negocios?
Diariamente salimos a la calle y nos enfrentamos con un mundo distinto al nuestro.
Consideramos que hacemos nuestro trabajo bien, que somos leales con los demás y
que en nuestro ambiente laboral “nunca” hemos sido objeto de algún escándalo
(fraude, manipulación, espionaje, conspiración, malversación de fondos).

El problema está cuando nos topamos con aliados, clientes o compañeros de trabajo
que difieren de nuestro comportamiento ético. En este caso, ¿nos dejamos llevar por
la actitud maliciosa o decidimos conservar nuestra postura? A continuación, te
brindamos algunas recomendaciones.

Ética y negocios

Como bien lo dijo el Rey Salomón, “debemos darnos cuenta de que la moral es el
principio rector individual más importante detrás de todo lo que hacemos o decimos”,
incluyendo nuestro trabajo. Somos éticos no sólo en nuestra faceta personal, gremial y
estudiantil, sino también en nuestra dimensión profesional. Actualmente muchas de
las grandes organizaciones poseen un código de ética.

Ray Cotton señala que existen compañías que trabajan duro para comunicarle a sus
empleados “valores bíblicos”, como, por ejemplo: honrar a Dios en todo lo que
hacemos, ayudar a que las personas se desarrollen, seguir la excelencia y crecer con
ganancias. Así como los periodistas deben ser éticos a la hora de informar, evitando
poner en boca de algún vocero algo que no haya dicho o aislándose de la objetividad;
el empresario, gerente y empleado también deben demostrar un compromiso no sólo
con ellos mismos, sino también con sus compañeros y con la propia empresa.

Ética y actividad empresarial

Toda actividad empresarial tiene como objetivo la


obtención de beneficios. En la dirección de empresas cabe
distinguir dos fines fundamentales: la que orienta a la
empresa hacia la búsqueda del beneficio como un fin en sí
mismo (si solamente se busca el beneficio, como tal, se
llega a la deshumanización) y la que lo busca añadiendo un
fin social, es decir, que a la vez que obtiene beneficio
trata, además, de satisfacer una demanda existente con aquello que fabrica.
En base a dicho razonamiento existe un límite en la obtención de beneficios que viene
marcado cuando una demanda está totalmente satisfecha, aunque de hecho, en la
práctica, todas las empresas intentan incrementar sus beneficios hasta cantidades
ilimitadas olvidando si han cumplido ya ese fin social que se propusieron como meta.
El planteamiento anterior lleva a considerar la ética empresarial como algo necesario
en un estado de bienestar, por ello cabe preguntarse ¿cómo se subordinan las
actividades empresariales hacia otros fines distintos de los puramente económicos,
pero más importantes para el ser humano?. La respuesta es la ética. Una respuesta de
este tipo puede ser acogida con escepticismo en mentalidades que solamente buscan
soluciones pragmáticas, de rápida aplicación y de resultados seguros e inmediatos; por
tanto, el planteamiento de un problema, su reconocimiento y saber que la solución
debe darse en el plano de la ética implica renunciar a soluciones falsas aunque
económicamente sean rentables para la empresa.
Si la ética debe impregnar las acciones humanas, todas las actividades que afectan a la
empresa la condicionan en todos sus niveles de actuación. Al analizar cualquier acción
humana orientada hacia fines concretos, por ejemplo, la obtención de beneficios,
existe la gran tentación de omitir en su análisis las consecuencias éticas. La pregunta
es: ¿se puede limitar la toma de decisiones desde el punto de vista de obtención de los
máximos beneficios económicos, prescindiendo de sus consecuencias en otros
órdenes? De proceder así, el hombre sería tan inútil y peligroso como el médico que se
limitase a aliviar síntomas prescindiendo de si el tratamiento es o no perjudicial para el
paciente. La evaluación de decisiones desde el punto de vista ético, es lo más
importante en la dirección empresarial, en tanto que garantiza decisiones correctas
que ponen de relieve la subordinación de los fines.

Pasos para la aplicación de criterios éticos en la empresa

- Definición de sus valores


- Compromiso y voluntad de os ejecutivos
- Elaboración de un código de conducta
- Estrategia de comunicación interna y externa
- Gobernabilidad corporativa
- Políticas de apoyo a la comunidad

Beneficios que obtiene una empresa ética

- Reduce sus gastos


- Capta más inversión
- Recluta a los mejores empleados
- Disminuye el riesgo de demandas legales
- Mejora su reputación ante clientes, inversionistas, accionistas y autoridades