Está en la página 1de 11

Pau Gasol

 Biografía
 Cronología
 Palmarés
 Fotos
 Vídeos

Pau Gasol es la figura emblemática del alto nivel alcanzado en los últimos años por el
baloncesto español. Miembro eminente de una quinta conocida como los júniors de oro o
los niños de Lisboa, la temporada 2000-2001 marcó la eclosión de su talento: con el F.C.
Barcelona se proclamó campeón de la Liga ACB y de la Copa del Rey. Aclamado como el
mejor jugador de España, en junio de 2001 dio el salto a Estados Unidos para jugar en la
NBA, y en los Memphis Grizzlies inició su carrera norteamericana. La NBA le otorgó el
título de rookie, premio con que se distingue al mejor jugador novato de la temporada;
ningún europeo lo había obtenido antes que él. Su victoria en el Mundial de 2006 con la
selección española y su fichaje por Los Ángeles Lakers, equipo con el que disputó en 2008
la final de la NBA, son los hitos más recientes de una trayectoria que está lejos de terminar.
Este joven de 2,16 de estatura ha hecho realidad su sueño infantil de jugar entre los
grandes, haciéndose un sitio en la élite del baloncesto mundial.

Pau Gasol

Pau Gasol Sáez nació en Barcelona el 6 de julio de 1980, aunque sus padres son de Sant
Boi de Llobregat. Es el hijo primogénito del ayudante técnico sanitario (ATS) Agustí Gasol
y de la doctora Marisa Sáez, que miden 1,96 y 1,86 metros, respectivamente. Pau mide 2,16
metros (aunque tiene una envergadura de 2,29 metros, gracias a sus largos brazos), pesa
105 kilos y calza un 50. Su hermano Marc, nacido en 1984, mide 2,05 metros y jugaba, en
2001, en los cadetes del Barça, mientras que el benjamín, Adrià, nacido en 1994, aún no
había decidido por qué deporte se decantaría definitivamente, aunque, además de practicar
la natación, jugaba también al baloncesto.

El baloncesto había desempeñado un papel fundamental en el destino de la familia. Los


padres se conocieron gracias a este deporte. Agustí jugaba en el Gaudí, en el barrio de la
Sagrada Familia, donde sus padres regentaban la bodega Gasol, que vendía vinos al por
mayor, por lo que Pau es considerado un hijo de este popular barrio. La madre jugaba en el
Cornellà. Todos los miembros de la familia son aficionados del R. C. E. Español de
Barcelona y, como el abuelo paterno era directivo del C. F. Martinenc, Pau probó suerte en
el rugby y en el balompié, hasta que su espectacular desarrollo físico hizo que se decantara
definitivamente por el deporte de la canasta, primero en el equipo de la Escuela Deportiva
Llor y, después, en el Cornellà, el mismo club en el que había jugado su madre.

Nacido para el baloncesto

El entrenador del Cornellà, Juanjo Campos, fue el primero que se percató de las enormes
posibilidades de aquel joven espigado y voluntarioso que, a pesar de su altura, empezó
jugando de base, lo que le proporcionaría una envidiable técnica, de la que suelen carecer
los jugadores altos. Pau se ha distinguido por su rapidez, por ver la jugada con antelación y
por ser capaz de subir la pelota con la misma eficacia que un consumado base de 1,85
metros.

Estuvo dos temporadas en el Cornellà, de los trece a los quince años, edad en la que fichó
por las categorías inferiores del Barça a instancias del técnico azulgrana Agustín Cuesta,
jugador del Cotonificio en los años setenta y principios de los ochenta. Lo recomendó a
pesar de que otros técnicos opinaban que no tenía cuerpo para triunfar en el baloncesto. Ya
en aquella época, su peculiar constitución física le hizo acreedor del sobrenombre de La
Pantera Rosa. También fue conocido como Gasofa, por su apellido, y como E.T., porque
tiene los dedos de las manos muy largos.

Gasol desembarcó en el Barça en su segunda temporada como júnior, junto a su inseparable


amigo Juan Carlos Navarro, con el que en 1998 se proclamó campeón de Europa de
selecciones juveniles y, al año siguiente, campeón del mundo júnior en Lisboa, lo que
constituye el mayor éxito de la historia del baloncesto español.

Pau fue un chico muy disciplinado y aplicado en los estudios. Su madre quería que fuera
músico. De hecho, entre los ocho y los trece años estudió solfeo y piano, y aún hoy canta de
maravilla, imitando a Pavarotti, cuando está entre amigos.

El día que decidió estudiar medicina, abandonó definitivamente la música. Llegaba a las
diez de la noche a casa después de un duro entrenamiento y aún era capaz de concentrarse
para estudiar hasta altas horas de la madrugada. Sin embargo, su paso al profesionalismo le
impidió proseguir estos estudios. Precisamente el abandono de los estudios fue uno de los
factores que más pesó en la familia, sobre todo en la madre, para quien la formación
intelectual es imprescindible «si se quiere tener un control de la vida», aunque sea difícil
compaginarla con el deporte de élite.

En el F. C. Barcelona

Su trayectoria en el F. C. Barcelona fue meteórica. Después de dos temporadas con el


equipo júnior, con el que se dio a conocer en una memorable final del campeonato juvenil
de Tenerife en 1998, entró a formar parte de la plantilla que disputaba la Liga EBA 1998-
1999, si bien participó ya activamente en los entrenamientos del equipo que aquella
temporada se proclamó campeón de la Liga ACB. Aun así, no tuvo ficha de profesional
hasta la temporada 2000-2001, con un salario de 40 millones de pesetas y una cláusula de
rescisión de 580 millones, IVA incluido.

En la temporada 1999-2000 ganó 13 kilos de músculo y, con ficha del equipo filial, el
Barcelona B, jugó prácticamente todos los partidos con el primer equipo, que quedó
subcampeón de Liga. Tres de los jóvenes que más destacaron en aquellas competiciones (el
propio Gasol, Raúl López y Juan Carlos Navarro) no fueron convocados, sin embargo, por
el seleccionador nacional, Lolo Sainz, para disputar los Juegos Olímpicos de Sydney, lo
que les permitió jugar el Campeonato de Europa Júnior de Ohrid 2000, donde conquistaron
la medalla de bronce.

Gasol no empezó a dar muestras de sus enormes posibilidades hasta bien entrada la
temporada 2000-2001, en la que se convirtió en el jugador revelación, sobre todo a partir de
su soberbia actuación en la final de la Copa del Rey, que después refrendaría en los play off
de la Liga ACB. El Barça conquistó el doblete gracias, en buena medida, a la
responsabilidad que Gasol asumió en los momentos decisivos. Dicha temporada, fue líder
en mates, con 62, lo que da una media de 2,07 por partido. Fue distinguido, además, como
el mejor jugador de la fase final de la Copa del Rey en Málaga. También fue elegido
integrante del Quinteto Ideal de la Euroliga. Finalmente, ganó el trofeo de mejor jugador de
las finales de la Liga ACB.

Camino de la NBA

Estas estadísticas llamaron la atención de los ojeadores de la NBA, que se fijaron como
objetivo prioritario la contratación de Gasol. El 27 de junio, en el escenario majestuoso del
Madison Square Garden de Nueva York, Pau, acompañado por sus nerviosos padres ("Si no
me lo tratan bien ya desde ahora, me lo llevo a casa", dijo Marisa), oyó cómo el
comisionado de la NBA, el influyente David Stern, pronunciaba su nombre tras los de
Kwame Brown, elegido como número uno por Washington Wizards, y Tyson Chandler,
número dos por Los Ángeles Clippers.

Gasol fue elegido por Atlanta Hawks, que cedió después los derechos a Vancouver
Grizzlies, una franquicia canadiense que en la temporada 2001-2002 debía jugar en
Memphis, Tennessee, y que para hacerse con los servicios de Gasol se desprendió de su
máxima estrella, Shareef Abdur-Rahim, miembro del Dream Team que ganó la medalla de
oro en los Juegos Olímpicos de Sydney. Los Grizzlies estrenaron su nueva página web
como el único equipo de la NBA en Memphis con Gasol en portada.
Animando a los Grizzlies en un
partido que se perdió por lesión

«Es fantástico. Amo la NBA y quiero jugar ya en esta Liga», dijo nada más ser elegido,
lanzando un claro mensaje a los directivos del F. C. Barcelona, cuyo propósito era retenerlo
dos temporadas más. Su privilegiada posición le permitía pagar la cláusula de rescisión, ya
que en los tres primeros años, aunque por edad tuviera un tope salarial, había de ganar sólo
en ficha más de 1.500 millones de pesetas. Un dato a tener en cuenta es que una vez
expirado el primer contrato de tres años como rookie, el jugador en cuestión queda libre y,
por lo tanto, en disposición de fichar por el equipo que prefiera. O lo que es lo mismo: de
firmar el contrato de su vida en la NBA, por varios millones de dólares.

Pau cumplía su sueño e iba a estar en el mismo campeonato que sus admirados Allen
Iverson, Shaquille O'Neal y Tim Duncan, y quién sabe si con su gran ídolo, Michael
Jordan, quien en octubre de 2001 decidió regresar por enésima vez a la competición y que
en su día fue también el tercero del draft en 1984. Tenía también veinte años, pero Gasol no
olvidaba que Air Jordan no se consagró hasta los veintiséis años. Ningún europeo había
alcanzado una posición tan alta en el draft. Ni Drazen Petrovic, ni Arvydas Sabonis, ni Toni
Kukoc -con el que tiene cierto parecido físico y similar manera de jugar-, ni Vlade Divac,
ni siquiera la gran estrella alemana Nowitzki, cuyo noveno puesto en 1998 ha quedado
eclipsado por la suerte que corrió Gasol.

Una estrella sencilla

En los primeros seis meses en Estados Unidos, como hicieron otras madres de jugadores
europeos, le acompañó Marisa, quien pidió una excedencia en la Seguridad Social. No le
fue difícil adaptarse, pues Gasol, durante su estancia en Nueva York, tuvo ya tratamiento de
estrella, una estrella sencilla que cautivó a los jóvenes norteamericanos, un tanto hartos de
las excentricidades de sus ídolos. De hecho, fue ya una estrella de la televisión, pues en su
visita a la tienda de la NBA intervino en un show televisivo junto a otros dos grandes del
draft 2001. El mejor piropo le vino de una de las personas que más entiende de baloncesto,
Chris Ekstrand, el analista oficial de la NBA: «Se trata de un jugador con unas grandes
cualidades técnicas, capaz de manejar el balón como un base o un escolta, lo cual es muy
notable en un jugador de siete pies».
Aunque el equipo que eligió a Pau Gasol en el draft fueron los Atlanta Hawks, la operación
ya estaba pactada de antemano con los Memphis Grizzlies, que traspasarían a los Hawks a
su máxima estrella, Shareef Abdur-Rahim, a cambio del español, lo que da buena muestra
del interés mostrado en Gasol. La franquicia de los Grizzlies se hallaba en pleno proceso de
reconstrucción, ya que abandonaba su primer asentamiento en la localidad canadiense de
Vancouver para trasladarse a Memphis, buscando un mayor apoyo de público.

En esta nueva fase, los directivos de los Grizzlies apostaron por el espectáculo y la
diversión. Además de los tres jugadores más destacados de la estancia en Vancouver de la
franquicia, el escolta Michael Dickerson, el alero alto Stromile Swift y el pívot Lorenzen
Wright, los Grizzlies traspasaron a Mike Bibby a Sacramento Kings a cambio de Jason
Williams, el base más genial de la NBA, además de elegir en el mismo draft que a Gasol a
otros jóvenes talentos: el ala-pívot griego Antonios Fotsis y la estrella universitaria de
Duke, campeón de la NCAA en el 2001, el alero Shane Battier. Con todos estos mimbres,
el entrenador Sidney Lowe se dispuso a armar un conjunto atrevido, descarado y
espectacular que compitiese en la conferencia Oeste buscando mejorar la situación anterior
en Canadá.

Gasol con los Grizzlies

Pau Gasol debutó en la NBA el 1 de noviembre de 2001, en un partido en el que los


Memphis Grizzlies fueron derrotados por unos Detroit Pistons en los que su estrella, Jerry
Stackhouse, se mostró imparable. El discreto encuentro de Gasol, con 4 puntos y 4 rebotes,
respondió a los nervios del debutante y al lógico período de aclimatación que le esperaba
por delante en una competición tan exigente como la NBA. Sin embargo, la explosión del
pívot barcelonés no tardó en llegar y, aunque los Grizzlies cerraron la temporada con un
pobre balance de 23 triunfos frente a 59 derrotas, la progresión de Gasol superó los
pronósticos más optimistas. Fue elegido mejor debutante (rookie) en los meses de
noviembre (2001), enero y marzo (2002) antes de lograr el título de rookie del año, un
premio a la regularidad y a la efectividad de su juego que, nunca antes, había logrado un
jugador europeo. Y entre los estadounidenses distinguidos, figuraban nombres legendarios
como Abdul-Jabbar, Bird, Jordan, O'Neal o Vince Carter.

Cargado de plenitud física y técnica, mentalidad ganadora y esfuerzo personal, el joven


pívot español jugó su primer año junto a los mejores del básquet mundial sin prejuicios y
sin complejos y ganó su sitio. Los números avalaron de inmediato la temporada mágica del
pívot catalán. Disputó una media de 36,7 minutos en 82 partidos y logró promedios
sorprendentes de 17,6 puntos; 8,9 rebotes; 2,7 asistencias y 2,1 tapones por encuentro.
Ningún otro debutante lo hizo mejor y 117 de los 126 periodistas especializados que eligen
al mejor rookie de la NBA entregaron su voto a Gasol. Sólo nueve jugadores, desde la
institución del galardón en 1953, ganaron en su día con un porcentaje superior de votos.
Una extraordinaria noticia para el deporte español.

2003 fue el año de la confirmación de Gasol. Cumplió con creces las expectativas que había
despertado en su debut, afianzó su liderazgo en el club y reivindicó un merecido
protagonismo en la mejor liga del mundo. También fue la estrella indiscutible de la
selección española que logró la medalla de plata en los Europeos de Suecia. A su regreso a
la disciplina de la NBA, Pau renovó hasta 2005 su contrato con los Grizzlies.

En abril de 2004 rubricó una página importantísima en la NBA, pues los Grizzlies, que
tienen en Gasol una de sus máximas estrellas, y aunque cayeran eliminados en cuartos por
4-0 frente a los campeones, los San Antonio Spurs, consiguieron de manera muy meritoria
acceder a los exigentes play off de la liga más importante del mundo. Jamás este equipo
había llegado tan lejos en sus diez años de franquicia, por lo que su eliminación tuvo un
inequívoco aire de triunfo. Este éxito contribuyó a afianzar la excelente evolución del pívot
español, quien acabó la temporada con una media de 17,7 puntos por partido, 7,5 rebotes y
31,6 minutos jugados.

Con la selección española

En septiembre de 2004, tras su gran actuación en los Juegos Olímpicos de Atenas, a pesar
del decepcionante resultado de la selección española (acabó séptima, después de haber
quedado primera de su grupo, ganando todos los partidos; su cruce en cuartos con una
mediocre Estados Unidos fue fatal), fue elegido mejor jugador europeo del 2004 por la
Federación Internacional de Baloncesto (junto a la rusa Maria Stepanova en categoría
femenina).

En enero de 2005 alcanzó la cifra récord de 5.023 puntos logrados en su trayectoria en la


NBA, en la que hasta ese momento había disputado 275 partidos. Dicha temporada acabó
de manera similar a la anterior: los Grizzlies alcanzaron otra vez los play off de la NBA,
pero de nuevo acabaron perdiendo en primera fase contra los San Antonio Spurs, a pesar de
la gran actuación del pívot catalán. Los números de Gasol fueron aún mejores que los de la
temporada anterior: una media de 18,9 puntos por partido, 7,7 rebotes y 32 minutos
jugados.

La temporada 2005-2006 empezó de manera brillante para Gasol. Para febrero de 2006
sumaba ya 48 partidos disputados, con las siguientes estadísticas medias por partido: 18,2
puntos, 8,4 rebotes y 39m 24s de juego. Con estos números parecía un serio aspirante a
jugar el All Star, el "partido de las estrellas", pero los votos de los aficionados no fueron
suficientes. Sin embargo, fueron precisamente los que "más saben", los entrenadores de
cada uno de los equipos de la NBA, los que decidieron que el catalán jugara dicho partido,
uno de los mayores honores que puede recibir un baloncestista. Así, el día 19 de febrero se
hizo realidad el sueño: un español saltó, por primera vez, a la cancha para disputar el mítico
partido de exhibición, que esta vez tuvo como escenario el Toyota Center de Houston. El
papel de Gasol en dicho partido fue, además, muy meritorio, pues consiguió ser el máximo
reboteador, con doce, a pesar de que no consiguiera anotar ninguna canasta.

Gasol en el All Star (partido de las estrellas) de 2006

Poco después de su participación en el "partido de las estrellas" consiguió un nuevo récord


de anotación en su carrera en la NBA: 39 puntos, conseguidos contra los Wizards de
Washington el 28 de ese mismo mes de febrero. Poco después, en un enfrentamiento contra
los Supersonics de Seattle, consiguió su primer "triple doble": 21 puntos, 12 rebotes y 12
asistencias. A pesar de todo, su equipo, que volvió de nuevo a clasificarse para los play off,
cayó derrotado por 3-0 en la primera eliminatoria ante los Dallas Mavericks de un enorme
Dirk Nowitzki, lo que no enturbió una excelente actuación del pívot catalán.

Campeón del mundo con España

En plena forma, y una vez concluida su temporada en la NBA, el pívot catalán se dispuso a
preparar, junto a sus compañeros de selección, el Mundial que se iba a celebrar en Japón. El
nuevo seleccionador, Pepu Hernández, construyó un sólido conjunto en el que a los
veteranos Garbajosa y Jiménez se unieron los grandes nombres de los famosos júniors de
oro, como Navarro, Reyes o Cabezas, a los que acompañaron a su vez nuevos talentos del
baloncesto español, como José Manuel Calderón, Rudy Fernández, Sergio Rodríguez o
Mumbrú, además de la sorpresa del propio hermano de Pau, Marc Gasol, que se incorporó
en el último momento por la lesión de Fran Vázquez.

Con un comienzo fulgurante, en el que parecía que no había rival a la altura del conjunto
español, Gasol y los suyos se presentaron en Japón con la mayor confianza y deseosos de
hacer un gran papel. Así, vencieron con facilidad a todos sus rivales en la ronda preliminar,
y fueron poco a poco salvando escollos en su camino a la final. Primero fue Serbia y
Montenegro, a la que vencieron por un contundente 87-75. En cuartos, el temido corte que
tantas veces fue la espada de Damocles para el combinado nacional, España consiguió
vencer a la temida Lituania por un aún más contundente 89-67.

Gracias a las combinaciones y al primer puesto conseguido en la fase preliminar, España no


tuvo que enfrentarse a la supuesta "bestia negra" del campeonato, Estados Unidos, pero
tuvo que sufrir lo indecible para vencer a una pétrea Argentina en la semifinal en un final
de partido de infarto, con un punto por encima para España y posesión de varios segundos
para los argentinos. La consigna de Hernández fue una férrea defensa y la ausencia de
faltas; la jugada salió bien, y el triple lanzado por Nocioni no entró a canasta. Con todo, la
gran noticia de la presencia en la final del equipo español se vio empañada por otra: Pau
Gasol, que hasta ese momento había sido la referencia del equipo español, y que llevaba un
promedio de 21,3 puntos y 9,4 rebotes en el campeonato, caía lesionado y se perdería la
final.
Garbajosa y Marc Gasol sacan a Pau de la cancha
tras lesionarse en la semifinal frente a Argentina

Ante este duro trago, el equipo se concentró aún más y quiso dedicar la consecución del
título al gran pívot barcelonés. El "repaso" que dieron a Grecia fue antológico, pues el
resultado final fue 70-47. Todo el equipo tuvo presente a Gasol como si estuviera en la
pista, y fue tal el reconocimiento de su labor que fue elegido "jugador más valioso" del
torneo, a pesar de haberse perdido la final.

Con todo ello, a su excelente palmarés Gasol sumó también nada menos que un título
mundial en un año inolvidable para él y todos sus compañeros de la selección. En el
capítulo más amargo, los médicos dieron al pívot la noticia de que su recuperación
supondría al menos cuatro meses de baja, por lo que Pau se resignó a perderse buena parte
del comienzo de una NBA más española que nunca, pues aparte de él jugarían en la mejor
liga del mundo los españoles Juan Manuel Calderón, Jorge Garbajosa y Sergio Rodríguez.

Por fin, Los Ángeles Lakers

La temporada 2006-2007 supuso un paso atrás para el equipo de Gasol, los Grizzlies, que
sin contar con él durante buena parte de la temporada debido a la lesión producida en el
Mundial, no lograron alcanzar las eliminatorias por el título. En el verano de 2007, Gasol
volvió a formar parte de la selección española de baloncesto para disputar el Eurobasket en
España. La selección comandada por Gasol realizó un gran campeonato tras un inicio
dubitativo, hasta llegar a la final, donde tristemente se vio superada por Rusia, con último
tiro fallado por el propio Gasol que dejó sin la medalla de oro a los anfitriones.

La temporada 2007-2008 comenzó con ilusión y fuerzas renovadas para los Grizzlies, que
además se vieron reforzados por otro jugador español que se aventuraba en la mejor liga del
mundo y gran amigo de Gasol, Juan Carlos Navarro, procedente del F.C Barcelona de la
ACB. Tras un prometedor inicio de temporada, el equipo poco a poco fue empeorando,
arrastrando un gran número de derrotas consecutivas a pesar de los esfuerzos de la pareja
española.

Pau Gasol y Kobe Bryant en los Lakers

Sorprendentemente, y tras muchas especulaciones y rumores, Pau Gasol fue traspasado a


Los Ángeles Lakers el 1 de febrero de 2008, logrando así el deseo del jugador de poder
desplegar su talento en un equipo con aspiraciones reales a conseguir el campeonato. El
inicio de Gasol en el equipo californiano, bajo el liderazgo de Kobe Bryant, no pudo ser
más prometedor, logrando enlazar diez victorias consecutivas en sus primeros partidos. El
propio Kobe Bryant elogió el juego desplegado por el español, al que calificó de
"increíble". Juntos llevaron a Los Ángeles Lakers a la final de los play off de la NBA, tras
derrotar a Denver Nuggets, Utah Jazz y San Antonio Spurs: por primera vez un español
llegaba a una final de la NBA. Y aunque los Lakers cayeron en la final frente a los Boston
Celtics (4-2), ya casi todos los expertos opinan que algún día Pau Gasol formará parte del
equipo vencedor de la mejor liga del mundo.