Está en la página 1de 2

Universidad del Balamand

Instituto de Teología
San Juan Damasceno

Lección 4 Sección 1
Los libros históricos: Los libros de Samuel
Bienvenida/o a la cuarta lección de nuestro curso de interpretación de los libros
históricos del Antiguo Testamento. La semana pasada pudimos aprender algo sobre
el libro de los Jueces de Israel, su estructura, los
personajes y su teología.

Como vimos, en el libro de Josué el pueblo


se mantiene fiel a las clausulas de la alianza, de
ahí que la conquista de la tierra fue un paseo
triunfal. Cuando la generación de Josué muere la
sucede la generación de los Jueces, que no
conocía al Señor ni todo lo que éste había hecho
por el pueblo. De ahí que durante la etapa de los
Jueces no todo es positivo sino que al lado del
bien aparece el mal. La fidelidad y la infidelidad
se alternan. En esta tercera etapa que vamos a
leer en esta semana la situación empeora. El
pueblo pide un rey y eso traiciona la tradición y es contraria al designio de Dios
según I Sam 12.

“Ahora pues, aguardad, y yo os haré cargo delante del Señor de todas las justicias de Dios,
que ha hecho con vosotros y con vuestros padres. Después que Jacob hubo entrado en Egipto y
vuestros padres clamaron al Señor, el Señor envió á Moisés y a Aarón, los cuales sacaron a
vuestros padres de Egipto, y los hicieron habitar en este lugar. Y olvidaron al Señor su Dios,
y él los vendió en la mano de Sísara capitán del ejército de Asor, y en la mano de los Filisteos,
y en la mano del rey de Moab, los cuales les hicieron guerra. Y ellos clamaron al Señor, y
dijeron: Pecamos, hemos dejado al Señor, y hemos servido a los Baales y a Astaroth: líbranos
pues ahora de la mano de nuestros enemigos, y te serviremos. Entonces el Señor envió a Jero-
baal, y a Bedán, y a Jephté, y a Samuel, y os libró de mano de vuestros enemigos alrededor, y

CBBE224 Históricos
© Este material es para uso personal del estudiante inscripto y
Para comunicarte con tu profesor:
tiene derechos de autor. Queda completamente prohibida su
E-mail: padregabrielcoronel@gmail.com
copia parcial o total sin permiso previo de la Universidad del
Balamand.

1
CBB: Cursos Bíblicos del Balamand

habitasteis seguros. Y habiendo visto que Naas rey de los hijos de Ammón venía contra
vosotros, me dijisteis: No, sino rey reinará sobre nosotros; siendo vuestro rey el Señor nuestro
Dios. Ahora pues, ved aquí vuestro rey que habéis elegido, el cual pedisteis; ya veis que el
Señor ha puesto sobre vosotros rey. Si temiereis al Señor y le sirviereis, y oyereis su voz, y no
fuereis rebeldes a la palabra del Señor, así vosotros como el rey que reina sobre vosotros, seréis
en pos del Señor vuestro Dios. Mas si no oyereis la voz del Señor, y si fuereis rebeldes a sus
palabras, la mano del Señor será contra vosotros como contra vuestros padres. Esperad aún
ahora, y mirad esta gran cosa que el Señor hará delante de vuestros ojos. ¿No es ahora la siega
de los trigos? Yo clamaré al Señor, y él dará truenos y aguas; para que conozcáis y veáis que
es grande vuestra maldad que habéis hecho en los ojos del Señor, pidiéndoos rey” (I Sam 12:7-
17).

Este discurso ciertamente hace de bisagra entre el período de los Jueces y la


Monarquia, es decir, sirve para hacer la transición entre la segunda y la tercera etapa
de la historia que venimos contando. Este texto nos servirá también de evaluación
global de la monarquía que casi siempre será negativa. El comportamiento de la gran
mayoría de los reyes que tendrá el pueblo será el motivo del destierro en Babilonia.

El período que comenzará ahora será el de los reyes. Los jueces tendrán una
ventaja en esta historia: ellos se levantan por Dios. Es el “espíritu de Dios” el que
viene sobre ellos para defender al pueblo, pero luego desaparecen para que el pueblo
siga con su vida y para que tengan como única referencia a Dios y al arca de la
alianza. Pero con la monarquía esto desaparecerá.

Con la monarquía tiene mucha cabida la iniciativa del pueblo hasta el punto de
poner en riesgo a la autoridad divina. Al pedir un rey se da una quiebra de la
dinámica de la historia que veníamos viendo hasta ahora. Ante el peligro, el pueblo
se volvía a Dios y Dios les concedía un salvador. Ahora el pueblo pide que esto no
sea así y Dios se los permite. Cuando se vieron agredidos, en vez de volver al Señor
lo que hicieron fue congregarse y elegir a Saúl y no esperar a que fuera Dios mismo
el que les enviara un hombre que los salvara.

CBBE224Históricos © Copyright by Univesity of Balamand.

También podría gustarte